RSS

DEMPEUS en castellano

11 febr.

183_dempeus_f.jpg
Lo que llamamos modelo sanitario catalán tiene su despliegue y apoyo en la Ley de Ordenación Sanitaria de Cataluña (LOSC) de julio de 1990, que consolidó un modelo “mixto” y creó la Red Hospitalaria de Utilización Pública (XHUP). El año 1991 se crea el Servicio Catalán de la Salud (CatSalut), como un ente adscrito al Departamento de Salud responsable de garantizar la prestación de los servicios sanitarios de cobertura pública a la ciudadanía de Cataluña sin ningún tipo de discriminación, ni de género, ni clase, ni lugar de procedencia. Estas modificaciones catalanas de involución liberalizadora precedieron a las privatizaciones y desregulaciones del PP en todo el Estado español mediante la Ley 15/97 de “nuevas formas de gestión”. Con respecto a la U.E, van surgiendo orientaciones y propuestas reiteradas hacia un “mercado sanitario interno” desde contenidos en redacciones de Tratados y Directivas diversas.
Después de 23 años de depredación de los recursos sanitarios con privatizaciones, externalitzaciones, quiebras económicas fraudulentas, modelos de gestión mercantilistas, medidas de apoyo a la privada, sometimiento a las grandes compañías aseguradoras o mutuas privadas y a la industria farmacéutica, la degradación del sistema público concluye en un importante déficit público en los servicios públicos de salud… Desgraciadamente esta tendencia no se ha corregido todavía. Más de la mitad del presupuesto sanitario de la Generalitat se sigue derivando a conciertos, consorcios y entidades de carácter privado o mixto.

SITUACIÓN ACTUAL
Constatamos, con preocupación, como en estos últimos tiempos surgen una serie de iniciativas patrocinadas y promovidas desde diversas instancias que, con lo pretexto de “modernizar” y hacer “sostenible” el Sistema Nacional de Salud de Cataluña, reclaman nuevas aportaciones económicas por parte de la ciudadanía, que pasa a ser considerada como “cliente”. Es lo que se conoce como ” co-pagos”, o nuevas tasas, o limitaciones de la cartera de servicios. Se da prioridad a una supuesta gestión “eficaz y actual” y de “mercado” por encima de la satisfacción de los derechos democráticos, económicos y sociales.
En situación de crisis económica se recortan los gastos sanitarios mientras se invierten cifras astronómicas de dinero público en la banca privada. Se reiteran los viejos argumentos de que no hay bastante dinero para sanidad y que hay que poner unos “límites” al gasto. Se culpabiliza la ciudadanía del gasto sanitario público con el fin de vencer las resistencias hacia un RE-pago y se la dirige hacia aseguradoras y coberturas privadas. En este sentido, vemos con inquietud cómo se quiere imponer como hecho consumado una especie de “Pacto Apolítico”, supuestamente “técnico” y “neutral” que abriría camino a la mercantilización de todo el sector… cuando estas políticas neoliberales están demostrando su fracaso por todas partes.

EL DERECHO LA SALUD
Nos reafirmamos en la concepción de la Salud como una categoría superior a la simple atención en sanidad: la salud va mucho más allá de la ausencia de enfermedad y se considera “un estado completo de bienestar físico, mental y social”. Podemos afirmar que las causas de las enfermedades que más nos afectan se deben a un tipo de “progreso” que nos ha sido impuesto y que provoca desigualdades, accidentes diversos, enfermedades cardiovasculares, enfermedades cancerosas, problemas de salud mental, envejecimiento, etc…. no hay duda de que la mayoría de causas de la NO salud dependen de cuestiones laborales, culturales, económicas, de género y ambientales. Nosotros defendemos que la salud individual sólo puede abordarse de forma colectiva y social. Enfermamos, o no, en función de cómo vivimos y de las condiciones económicas y psico- sociales de nuestra vida que producirán a menudo más enfermedad, o más salud, que la propia condición biológica e individual.
Entendemos este concepto de salud en sentido positivo, no en contraposición al concepto de enfermedad. La Salud es aquella manera de vivir autónoma, jubilosa, llena, solidaria y armónica con uno mismo/a, el resto de personas y con el entorno. Es una herramienta necesaria para la promoción de la persona en el plan personal y social, directamente vinculada con las condiciones de vida, relación y de trabajo.
De ninguna manera tenemos que pagar la actual crisis económica con reducciones de salarios ni de servicios públicos. No somos los responsables de la crisis. Ahora más que nunca, los gobiernos tienen que invertir en prestaciones y en apoyos sociales. Y en Catalunya, es muy discutible “cómo” y “cuánto” gastamos, ya que seguimos por debajo de las aportaciones de la UE-15. Disponemos de una financiación insuficiente y además la gastamos erróneamente. Hay que conseguir un importante incremento relativo de la protección, prevención y promoción de la salud.
La participación ciudadana organizada es el otro agente socio- sanitario imprescindible. Necesitamos más que nunca la articulación de un movimiento transversal y unitario de las organizaciones, de las redes ciudadanas, de las asociaciones políticas, sindicales y vecinales para defender el carácter público, universal, de calidad, integral, solidario y equitativo del Sistema Nacional de Salud. El derecho a la protección de la salud para toda la ciudadanía es uno de los derechos fundamentales de cualquier estado democrático.

DEFENDEMOS LA SALUD PÚBLICA
Nos pronunciamos en defensa del Sistema Nacional de Salud en todo su carácter conquistado: público, universal, de calidad, integral, solidario y de equidad garantizada. Consideramos igualmente que su objetivo irrenunciable es el de dar la cobertura y servicios para garantizar el derecho constitucional de la ciudadanía a la protección de la salud, sin discriminación de ningún tipo. Y no sólo en la vertiente reparadora o curativa sino también, cómo hemos dicho, en las acciones de prevención, y promoción de salud. Nos orientamos a promover la reflexión colectiva, generar debates, y buscar sinergias en favor de la acción cívica y política por una movilización social. Tres de los ámbitos en los que inicialmente nos proponemos trabajar son:
1. – La defensa del carácter PÚBLICO del sistema nacional de salud. En forma argumentada y sostenida desde el rigor científico y el interés colectivo, la bondad social, la justicia política y la oportunidad del momento. Sin “híbridos- mixtos” ni fórmulas parasitarias, siempre orientadas hacia el beneficio final del mercado, y que supondrían una pérdida grave de universalidad y de equidad.
2. – Participación social, “empoderamiento” y co- decisión, incorporando el gran abanico de potencialidad de la red de sociedad civil organizada, las asociaciones y grupos de ayuda. La salud, naturalmente pública, por esencia y concepción, sólo lo será si incorpora realmente a estos agentes sociales.
3. – Abordaje interdisciplinario y de calidad de las nuevas patologías emergentes (o las poco usuales, mal llamadas “raras”) sometidas a un trato injusto para ser incorporada dentro del sistema de atención sanitario y de cobertura económica y social, a pesar de una prevalencia y/o severidad incuestionables. La reivindicación para atender dignamente la salud mental o la reciente experiencia participativa y movilizadora de la ILP para la Fibromialgia y el Síndrome de Fatiga Crónica son ejemplos paradigmáticos y que hay que ham de acabar en un triunfo pleno.
Con nuestro manifiesto hacemos también un llamamiento abierto a todos aquellos grupos, colectivos o personas que ya trabajan por estos objetivos con el fin de generar una necesaria y urgente movilización social y política reivindicativa.

tarjet1.jpg

MANIFIESTO: EN PIE POR LA SALUD PÚBLICA
Las personas que nos adherimos a este documento consideramos que el momento presente es determinante con respecto al futuro de la sanidad y la salud en Cataluña y nos pronunciamos en defensa del Sistema Nacional de Salud con todo su carácter público, universal, de calidad, integral, solidario y de equidad garantizada.
Consideramos igualmente que su objetivo irrenunciable es el de dar la cobertura y los servicios adecuados para garantizar el derecho constitucional de la ciudadanía a la protección de la salud, sin ningún tipo de discriminación, tampoco para las personas inmigradas, que trabajan o quieren trabajar, en nuestro país. La equidad y la lucha contra las desigualdades en salud son objetivos fundamentales y necesarios.
Últimamente, desde diversos ámbitos de las Administraciones y empresas vinculadas al sector de la salud, se quiere restringir de muchas maneras el ámbito público. Por ejemplo, se reclaman nuevas aportaciones económicas de la ciudadanía (“copagos”), limitación de servicios, contrataciones de pólizas de seguro privado y particulares, tasas, tratamiento mixto de la financiación, generalización de prácticas de privatización o de externalización. Es decir, valores de “mercado” por encima de los sociales y políticos, y la supremacía de una gestión orientada por valores privados por encima de la satisfacción de los derechos democráticos, económicos y sociales.
La situación de crisis económica se viene a sumar al viejo argumento de los “límites económicos de la financiación pública”, para debilitar la exigencia de los derechos y culpabilizar la ciudadanía. Se quiere imponer un tipo de “Pacto Apolítico neutral” que abriría camino a la mercantilización de todo el sector … cuando estas políticas ultra-liberales están fracasando a todas partes.
Nosotros, que provenimos de diferentes experiencias, formaciones, oficios y disciplinas, organizaciones sociales y políticas, de diversas luchas y amplios compromisos sociales, nos reafirmamos en la concepción de la Salud como una categoría superior a la simple atención en sanidad o la ausencia de enfermedad. Salud es aquella manera de vivir, personal y colectiva, autónoma, jubilosa, plena, solidaría y armónica con un/a mismo/a, con el resto de personas y con el entorno. Una definición que permite abordar el binomio salud/ enfermedad desde una visión en sus tres dimensiones: biológica, psicológica y social. Por lo tanto nos comprometemos a actuar en la promoción, protección y prevención de la salud, y a partir de sus causas, de los Determinantes de Salud: trabajo y sus condiciones, género, clase social, educación, estilos de vida, medio ambiente, urbanismo, origen, autonomía, movilidad, etc.
Nos orientamos a promover la reflexión colectiva, generar debates, buscar acuerdos desde nuestra pluralidad, manifestar públicamente nuestras opiniones y propuestas, animar la movilización social y la acción cívica y política hacia los objetivos acordados. Igualmente, por las características y composición del Grupo, nos comprometemos a dar a conocer las elaboraciones colectivas y personales que tengan interés para la reflexión y la acción sobre el tema. Y a comprometer al máximo de personas en la defensa de la salud pública.
Algunos de los ámbitos en los que inicialmente nos proponemos trabajar son:
1. – La defensa del carácter PÚBLICO del sistema nacional de salud.
2. – Participación social, con otras asociaciones que vienen trabajando desde hace tiempo en la defensa de lo público, y grupos de ayuda.
3. – Abordaje interdisciplinario y de calidad de patologías no suficientemente reconocidas, enfermedades mal atendidas como las mentales, las incorrectamente llamadas “raras”, o las nuevas patologías emergentes sometidas a un trato injusto para ser incorporada dentro del sistema de atención sanitaria y para una cobertura económica y social, a pesar de su prevalencia y severidad incuestionables. La reciente experiencia de la ILP sobre la Fibromialgia y el Síndrome de Fatiga Crónica es un ejemplo que hace falta acompañar hasta su triunfo definitivo.
Sin competir con ninguna de las plataformas, asociaciones y colectivos que coinciden en estos objetivos, y haciendo un llamamiento a la mayor unidad y apoyo mutuo, entendemos necesario, urgente y oportuno, difundir esta Declaración en defensa del Sistema Público de Salud y pedir a todas a las personas que defienden su carácter público a darle apoyo.

 
6 comentaris

Publicat per a 11 febrer 2009 in Ciutadania/Política, Salut

 

Etiquetes: , , ,

6 responses to “DEMPEUS en castellano

  1. rafa hortaleza

    11 febrer 2009 at 22:42

    muy interesante Angels. Lo reenvío y si hablo de salud lo cito.

     
  2. CAS MADRID

    13 febrer 2009 at 11:30

    Somos de la Coordinadora Anti Privatización de la Saniadad,estamos interesados en contactar.
    Nuestra pagina es: http://www.casmadrid.org

     
  3. Lóis Uxío Taboada Arribe

    15 febrer 2009 at 21:27

    Muchas felicidades por tener una iniciativa tan movilizadora e importante para detener el permanente deterioro de los servicios y derechos públicos.
    Sana envidia y un fuerte abrazo y cordial saludo desde Galicia.

     
  4. Mamen

    12 Març 2009 at 1:45

    Una iniciativa maravillosa, a todos nos puede tocar.
    Soy de Euskadi y creo que el derecho a la Sanidad Pública es algo que tenemos que defender hata el final.
    ¡Contad conmigo!.
    Mi firma ya la tenéis y en el Blog pondré un comentario y a ver si podemos obtener las firmas que necesitáis.
    Un saludo.
    Salud…

     
  5. angels

    12 Març 2009 at 19:39

    Gracias, Mamen, bienvenida a “punts de vista” y a DEMPEUS. Seguimos en contacto, EN PIE, para defender la sanidad pública. Un abrazo!

     
  6. Visi (Visitación)

    4 febrer 2010 at 14:53

    Ya es hora de que se reconozca, pero de verdad) los derechos de las personas afectadas-

     

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s

 
%d bloggers like this: