RSS

Tiempo de chantaje para la clase obrera

20 març

manifestacion-seat_reuters1196678537616801134.jpg

Venció el miedo, venció el chantaje, venció la división sindical al servicio de los intereses empresariales… los trabajadores y trabajadoras de SEAT han aceptado reducir sus salarios en los términos que planteaba UGT (sin demasiadas garantías de nada, por lo que ahora se ve, escucha y se tiene que tragar)… Venció “apretarse el cinturón” por estéril convencimiento o por impotencia, pero no lo suficiente para la avidez de la empresa que ya se relame –sin tiempo de recuperación– con nuevos encarnizamientos.

“Vencida y quebrada la que era considerada vanguardia obrera de Catalunya…”   Así podría rezar el parte de victoria del  presidente del consejo de Seat y vicepresidente del grupo VW, Francisco Javier García Sanz, que según la prensa española obtuvo una remuneración de 9,5 millones de euros el año pasado, frente a los 2,8 millones de 2007, al embolsarse 6,5 millones en stock options. Mientras se redactaban los términos del referendum de la vergüenza sobre la disminución de salarios, el consejo del grupo alemán se triplicó el sueldo el año pasado, pasando de 16,4 a 45,3 millones..

Pero ahora quieren más, al margen de la substanciosa ayuda que desde el Ministerio de Industria y de la Generalitat se les va a ofrecer a fondo perdido (ahora se habla de 100 millones de euros para SEAT, pero hace unas semanas se aseguraba que la cifra era de más del doble… y puede ser que lo sea). Cuanto más consigue la patronal de SEAT, más quiere: más subvenciones, más humillación de los trabajadores y trabajadoras y sus sindicatos… y más insolencia…

Así no se sale de la crisis, y todo el mundo lo sabe… ¿Cómo se les deja –cómo les dejamos– tratar con tanto menosprecio a las personas, al dinero de nuestros impuestos y a los Gobiernos elegidos democráticamente?

 
6 comentaris

Publicat per a 20 Març 2009 in Economia crítica

 

Etiquetes: , , , ,

6 responses to “Tiempo de chantaje para la clase obrera

  1. rafa hortaleza

    20 Març 2009 at 10:57

    así no se sale de la crisis…

     
  2. Toni Barbarà

    20 Març 2009 at 11:53

    En efecto Àngels, así no se sale de la crisis…y además se te queda una cara de idiota insoportable, salvo en caso de declarado masoquismo ( como diría Brassens). En las mesas selectas de aquello que los “clásicos” llamábamos la “patronal” las risotadas y el cachondeo es cruel. Quosque tandem, Capitalismus, abutere patientia nostra ?? Quando nos ponemos todos y todas “DEMPEUS” ??
    A pesar de todo…Salut !!
    Toni Barbarà

     
  3. RGAlmazán

    20 Març 2009 at 12:05

    Querida Àngels, creo que ha sido un error hacer este referéndum. No conozco la situación real, y es posible que haya que congelar el salario, pero darle esta publicidad, crea un precedente muy peligroso y además ya ves como han respondido desde la empresa. Lamentable. Nunca se ha debido llegar a este acuerdo sin tener firmada la contrapartida, o sea la fabricación del modelo y el mantenimiento de la plantilla.
    Salud y República

     
  4. ceronegativo

    20 Març 2009 at 21:31

    acabaremos pagando por trabajar.

     
  5. Eli

    21 Març 2009 at 11:26

    Sí, Àngels así no se sale de la crisis… pero el miedo paraliza a las personas, las hace frágiles, sumisas y manipulables. Son siempre los mismos los que obtienen beneficios en estas circunstancias, los que abusan de los que no dicen PROU!
    Totalmente de acuerdo con el Toni. ¿Para cuándo tod@s DEMPEUS?
    ¿Cómo transmitir a las personas que el miedo es su peor aliado?
    Salut!

     
  6. marisol brunet

    6 Abril 2009 at 22:42

    Cuando el trabajo es alienado, ni aún en épocas de euforia económica la clase obrera llega a convencerse de que trabaja para sí misma. El capitalismo sólo entiende de precio y de ganancia; no tiene absoluta idea de lo que es una mujer, un hombre, pero sí sabe su precio. En épocas de crisis siempre acabamos observando cómo el capital presiona a la clase obrera a que sea ella misma quien rebaje su precio. No existe una deontología para poner límite y condiciones a las ganancias del capital y a los sueldos obscenos de sus capitostes, pero para ratear el sueldo de quienes poseen la fuerza de trabajo todo es lícito. Un hombre solo, así tomado de uno en uno, a la patronal no le es nada y si se le rebela, lo manda al alienista. Pero frente a una clase entera que decide dejar de darle de comer, enseguida se pone de acuerdo. ¿Hasta cuando la rueda seguirá girando? ¿Hasta cuándo hay que seguir empujando? ¿Cuándo el agua, por fin libre de su fuerza se entregará a trabajar para ella sola? Son preguntas formuladas por Brecht en una coyuntura de crisis parecida a la actual. Hemos avanzado poco. Cuando la clase obrera claudica, la patronal aún se vuelve más avariciosa; es una relación de causa-efecto, aritmética pura; hemos de asumir que aún estamos ahí y con un aparato judicial que es de antes que la abuela de Bertold Brecht hubiera nacido. ¿Qué hacemos?

     

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s

 
%d bloggers like this: