RSS

José Saramago: Ni leyes ni justicia

13 febr.

monsjuizcopy1.JPG

En la Tribuna de hoy en El Pais:

En Portugal, en la aldea medieval de Monsaraz, hay un fresco alegórico de finales del siglo XV que representa al Buen Juez y al Mal Juez, el primero con una expresión grave y digna en el rostro y sosteniendo en la mano la recta vara de la justicia, el segundo con dos caras y la vara de la justicia quebrada. Por no se sabe qué razones, estas pinturas estuvieron escondidas tras un tabique de ladrillos durante siglos y sólo en 1958 pudieron ver la luz del día y ser apreciadas por los amantes del arte y de la justicia. De la justicia, digo bien, porque la lección cívica que esas antiguas figuras nos transmiten es clara e ilustrativa. Hay jueces buenos y justos a quienes se agradece que existan; hay otros que, proclamándose a sí mismos justos, de buenos tienen poco, y, finalmente, además de injustos, no son, dicho con otras palabras, a la luz de los más simples criterios éticos, buena gente. Nunca hubo una edad de oro para la justicia.

Hoy, ni oro, ni plata, vivimos en tiempos de plomo. Que lo diga el juez Baltasar Garzón que, víctima del despecho de algunos de sus pares demasiado complacientes con el fascismo que perdura tras el nombre de la Falange Española y de sus acólitos, vive bajo la amenaza de una inhabilitación de entre doce y dieciséis años que liquidaría definitivamente su carrera de magistrado. El mismo Garzón que, no siendo deportista de élite, no siendo ciclista ni futbolista o tenista, hizo universalmente conocido y respetado el nombre de España. El mismo Garzón que hizo nacer en la conciencia de los españoles la necesidad de una Ley de la Memoria Histórica y que, a su abrigo, pretendió investigar no sólo los crímenes del franquismo sino los de las otras partes del conflicto. El mismo corajoso y honesto Baltasar Garzón que se atrevió a procesar a Pinochet, dándole a la justicia de países como Argentina y Chile un ejemplo de dignidad que luego sería continuado. Se invoca en España la Ley de Amnistía para justificar la persecución a Garzón pero, según mi opinión de ciudadano común, la Ley de Amnistía fue una manera hipócrita de intentar pasar página, equiparando a las víctimas con sus verdugos, en nombre de un igualmente hipócrita perdón general. Pero la página, al contrario de lo que piensan los enemigos de Baltasar Garzón, no se dejará pasar. Faltando Baltasar Garzón, suponiendo que se llegue a ese punto, será la conciencia de la parte más sana de la sociedad española la que exigirá la revocación de la Ley de Amnistía y que prosigan las investigaciones que permitirán poner la verdad en el lugar donde estaba faltando. No con leyes que son viciosamente despreciadas y mal interpretadas, no con una justicia que es ofendida todos los días. El destino del juez Baltasar Garzón está en las manos del pueblo español, no de los malos jueces que un anónimo pintor portugués retrató en el siglo XV.

 
7 comentaris

Publicat per a 13 febrer 2010 in Ciutadania/Política

 

Etiquetes: , ,

7 responses to “José Saramago: Ni leyes ni justicia

  1. angels

    13 febrer 2010 at 10:37

    Tampoco Amnistía Internacional (AI) da crédito a lo que está ocurriendo con el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón por sus actuaciones respecto a los crímenes de la Guerra Civil y el franquismo. Giulia Tamayo, responsable de Investigación y Políticas de la ONG, aseguró ayer a Servimedia que esta situación es “paradójica” e “inédita a nivel mundial” y que si el juez tuviera que sentarse en el banquillo y abandonar su puesto “sintetizaría el extremo desprecio a los derechos de las víctimas”.

     
  2. Elena Alvarez

    13 febrer 2010 at 12:15

    T’escric per comprovar si es pot erscriure al teu bloc, però sobre tot i el més important per afegir-me a la dunúncia que fas de la companya contra el Juez Baltasar Garzón. És absolutament incomprensible que la dreta espanyola pugui encara sortir-se amb la seva. I el jutge Garzón ha demostrat amb escreix com la justícia ha de perseguir als tirans als genocides, als assassins fins l’últim racó del mon i no pot quedar-se amb les mans creuades. Tens raó, el desenllaç del “cas Garzón” està a les nostres mans, no podem consentir aquest postrer acte de tirania.

     
  3. Elena Alvarez

    13 febrer 2010 at 12:16

    Dons sí, ja deixa deixar comentaris, “valga la redundancia”. Només cal saber la capial de Catalunya.

     
  4. inés

    13 febrer 2010 at 13:09

    Una reflexión sentida y necesaria

     
  5. Basseta

    13 febrer 2010 at 17:20

    Lo he dicho en varios sitios y lo repito aquí: el pecado de Garzón no tiene relación con la ideología, ni con la política, ni con los rojos ni los fachas, el pecado de Garzón ha sido TRABAJAR. En un país donde funcionarios y autoridades se las ingenian para no dar ni un palo al agua, Garzón ha demostrado lo que puede hacer una persona que trabaja, que es para lo que cobra del Estado, ni más ni menos.

     
  6. Marisol

    13 febrer 2010 at 18:11

    Qué bonita pintura, el fresco de los jueces, de Monsaraz. Según se ve, se le estaba haciendo una omertá al arte universal con la ocultación de una obra como esta. En cuanto al juez Garzón, el comportamiento de sus compañeros de oficio -parece que Varela es la principal instigadora- sólo puede causarnos una gran consternación a propios y contrarios; es una mala señal para el funcionamiento de una justicia anclada en el retraso y lo obsoleto; para una vez que un juez entiende que los principios morales son universales y que abre causas contra atrocidades históricas que lo son sin ningún género de dudas, los cuatro pacatos del Supremo arremeten contra él enarbolando la rancia bandera ¿de qué? Que alguien me lo diga, que no me entero; yo le echaba una buena reprimenda a Garzón por cargarse a los ciervos en cacería, que eso sí me repugna y me revuelve las entrañas de la solidaridad más primaria que tengo que es la animal, pero intentar defenestrarlo porque trabaja por la memoria histórica en un estado que anda tan desmemoriado, ¿de qué?

     
  7. elena martin alcón

    15 Mai 2010 at 16:14

    Angels,hoy si escribo desde la indignación(cosa que hago desde hace tiempo) y una vez más estoy de acuerdo en que somos nosotros que debemos forzar cualquier manifestación de la manera que sea para frenar en la medida que se pueda las formas fascistas que tienen de impartir justicia .Estoy de acuerdo en que todo va en la misma dirección, recortes sociales,supresión de derechos y más , total malos tiempos efectivamente.

     

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s

 
%d bloggers like this: