RSS

Vaya amigos tiene el Rey

28 nov.

don-juan-carlos-alargada.jpg

Los amigos del Rey no son demasiado amigos de España, y en cuestión de días se ha puesto de manifiesto la veracidad de lo que digo en dos cuestiones especialmente sensibles:

Por el lado de las relaciones internacionales, el “amigo” de D.Juan Carlos I, el rey Mohamed VI de Marruecos, nombró ayer defintivamente a Ahmed Ould Souilem embajador de su país en España. La propuesta de este saharaui que hasta hace 16 meses ocupaba un puesto de responsabilidad en el Frente Polisario y nunca ha vivido en Marruecos había preocupado al anterior responsable de Exteriores, Miguel Angel Moratinos, porque se trata de una persona que, si surge algún problema bilateral, “no siempre sabrá qué tecla tocar ni a quién llamar en Rabat para resolverlo”. Pero quizá de eso se trata, porque con este nombramiento Marruecos hace una jugada de ajedrez, y somete todas las relaciones con España a la cuestión del Sáhara. Y además, bajo un determinado enfoque que naturalmente no podía agradar a Moratinos. En junio de este año el que finalmente ha sido nombrado embajador declaraba a El Pais: “Poco a poco el Polisario que conocí dejó de existir para convertirse en un movimiento que sólo sirve para legitimar las pretensiones hegemónicas de Argelia en la región. Y además tenemos un drama humanitario, el de los refugiados, que urge resolver”. Y concluía “Su sufrimiento es utilizado, de manera inmoral, en provecho de Argelia”. Pero en el mismo artículo se recogen también las declaraciones hechas al semanario Jeune Afrique de su ex amigo Bachir Mustafá Sayed en el sentido de que “Hay que recurrir a psicólogos para diagnosticar y curar esa enloquecida tendencia al suicidio que caracteriza, desde hace unos años, a parte de nuestros cuadros dispuestos a vender su alma a cambio de mezquinos privilegios personales”. Uno de ellos, naturalmente, la codiciada embajada de Marruecos en Madrid.

Y por el lado de las inversiones económicas, el presidente de la mayor gestora del mundo, BlackRock, Laurence Fink decidió la pasada semana reducir “su exposición a la deuda española”, tres semanas después del insólito encuentro que mantuvo con el Rey Juan Carlos en el Palacio de la Zarzuela, con si el monarca fuera algo así como el Ministro de Economía del Gobierno, aunque desde la Casa Real lo justificaron por “las grandes inversiones de BlackRock en España”. Pues bien, de poco han servido las justificaciones, porque los esfuerzos del Rey por “vender” España no han convencido al Imperio BlackRock –con sede en Nueva York pero intereses en todo el mundo gracias a que en el año 2009 había comprado Barclays Global Investors, lo que la colocó en cabeza de los todopoderosos “mercados” que ejercen, para su provecho, una dictadura económica que no respeta ni las cabezas coronadas. El 30 de septiembre del 2010, los activos administrados por BlackRock alcanzaban los 3.446 billones de dólares entre valores de renda fija, inversiones alternativas, en inmuebles, estrategias de inversión, etc…

O sea, por lo que se ve, el Rey Juan Carlos tiene amigos muy poderosos, pero por lo que vienen demostrando, muy poco de fiar.

Una extensa información sobre BlackRock puede encontrarse en esta noticia de Sírius

votar

 
1 comentari

Publicat per a 28 Novembre 2010 in Economia crítica, Pau

 

Etiquetes: , ,

One response to “Vaya amigos tiene el Rey

  1. observador subjetivo

    1 Desembre 2010 at 0:21

    Os invito a leer esta reflexión sobre la crisis financiera y el papel de Europa:
    http://observadorsubjetivo.blogspot.com/2010/11/por-que-no-nos-salimos-del-euro.html

     

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s

 
%d bloggers like this: