RSS

José Luis Burgos

26 gen.

burgos2.jpeg

Ayer podías encontrar los argumentos y la lucha de José Luis Burgos en el blog de Rosa Maria Artal. Hoy me enorgullece brindarle cobijo aquí, porque tampoco yo puedo quedarme con los brazos cruzados, tampoco yo quiero callarme ante los poderosos de entre los que destaca en el mundo de habla hispana el Banco de Santander, porque ya estoy harta de tanta gente viviendo en la zozobra, en la precariedad, en la calle, perdiendo su casa, mientras los grandes bancos se apoderan de vidas y haciendas, del dinero de todos, y nadie habla de las heoroicas disidencias, de las resistencias fundamentales, de los José Luis Burgos que se enfrentan con la razón y motivos más que de sobra a los Goliath de la barbarie.

José Luis Burgos, 48 años, discapacitado físico, se enfrenta al Banco de Santander que va a subastarle su casa. Por cómo relata su peripecia, se ve que repasa continuamente los detalles de un absurdo cuya dimensión solo es capaz de sentirse cuando se vive en primera persona. Si aquel director de sucursal en su pueblo cursó honestamente el papeleo de la hipoteca, y sobre todo del seguro –quid de la cuestión-, si uno se fió en exceso en aquel festín de crédito fácil que ha hundido a tantas familias.

Con polio desde pequeño, una escoliosis de columna hace apenas 3 años, le sujeta a una silla de ruedas. Y se termina su trabajo en el despacho de profesor mercantil, y hay que pedir y conseguir una pensión por minusvalía.

Se levanta a las 5,30 de la mañana y a las 7 de la madrugada ya está en el banco, con toda la parafernalia que precisa un discapacitado para trasladarse en coche y silla de ruedas. Regresará a casa pasadas las 9 de la noche. Como no come, el principal problema operativo es ir al lavabo. Para evitarlo restringe las bebidas, lo que ha agravado una incipiente insuficiencia renal. Se está jugando su salud.

-Yo soy una persona que por suerte o desgracia estoy acostumbrado a luchar por las cosas, a apreciar la vida. Falta que tengas una desgracia, cualquier tipo de discapacidad como la que yo tengo, para que muchas veces valores detalles en los que otras personas no ponen nunca atención.

En las largas horas la gente se para o no se para. Algunos le piden que se encomiende a Dios, que él le ayudará. Uno, que acudió varios días seguidos, le pidió el móvil y desapareció con él. Se lo robó. La mayoría le muestran, sin embargo, su solidaridad. E incluso le dan las gracias.

-Al final llegas a pensar si no serás un bicho raro ¿te comportas tú de manera normal o es la gente la que se comporta de manera normal? No me cabe en la cabeza que gente que rompe a llorar por atropellos que está sufriendo, no haga nada más ¿Dónde están los parados de este país, donde está todo el mundo? Me dan las gracias, porque dicen que mi lucha es en beneficio de todos. ¿Por qué no coge una silla y se sienta a mi lado?

Su mujer le apoya absolutamente “tenemos ya un histórico de haber pasado peripecias y estas cosas nos unen más que nos separan”. Sus dos hijos, 18 y 22 años, sufren al verle en esta situación y tratan de disuadirle de que continúe.

-Sé que es un palo duro ver a tu padre en estas condiciones, en la puerta de un banco. Y aún así pienso que es una lección importante de realismo y democracia lo que yo estoy haciendo y me gustaría que se quedasen con esa enseñanza”.

El seguro, cuya validez no admitía el Banco de Santander que le hizo suscribirlo -y pagarlo, por supuesto-, ahora sí sirve ya para la entidad, justo tras la primera huelga de hambre. Solo que le dan 90.000 euros y, solo de gastos, le reclaman 110.000. No ha querido firmar el finiquito, y ha emprendido una nueva huelga. Y el banco ha respondido con una notificación del juzgado en la que se anuncia otra vez la subasta para el 9 de Febrero. No piensa ceder. Y puede perder el piso. Se arruga levemente al responder por esa más que probable posibilidad.

-Será un palo muy fuerte, no es algo de lo que yo pueda reponerme en las condiciones en las que estoy ahora. Allí está el trabajo de toda una vida. Y es más el sentimiento que va en ello que no los bártulos que hay en una vivienda. No nos moriremos nadie, yo tengo mi pensión, pero sí consideraré que esta vida es una mierda –con perdón de la expresión-. Esto es una dictadura en todos los términos, nunca la había sufrido tan directamente en mis carnes. Además, con una arrogancia, una falta de educación, una falta de respeto y de sensibilidad de esta gente (los directivos del banco) que están viendo que estoy aquí en unas condiciones climáticas casi inhumanas, y te diría que hasta se ríen entre ellos cuando pasan y hacen algún comentario. Es que algunos aprovechan para pisar el cartel.”

Pero es que no sólo pisan el cartel, José Luis, pisotean lo que de civilizado tiene nuestra civilización, mientras pretenden borrar de nuestra consciencia y nuestro andamiaje social de progreso los mismos derechos humanos.

Seguir leyendo en El Periscopio

 
2 comentaris

Publicat per a 26 gener 2011 in Ciutadania/Política

 

2 responses to “José Luis Burgos

  1. willyrapido

    26 gener 2011 at 19:33

    No cedas, José Luis, lucha como un león, porque te lo mereces, tú y tu familia. Yá es hora de que las entidades financieras, sepan que los ciudadanos, no nos quedamos inermes, ante la insolencia y prepotencia de un banco, por muchos accionistas, que tenga, y “muchos derechos que defender”.
    Si en este pais ha habido abuso, es porque se han valido, de la escasa presencia y potencia del vigor ciudadano, y ahora que empiezan a protestar y vindicar sus derechos, a la hora de sentencias recientes de valoracion de inmuebles, es posible que empiezen a reflexionar. Su único “librillo de cabecera”, para el banco, ha sido, “el Código Civil”, “El Código de Comercio”, y todas las disposiciones emanadas del Consejo Superior Bancario, y de Asociacion de la Banca, como instrumento de coaccion al ciudadano, cuando tenía que firmar una letras, o documento indibitativo de crédito concendido, y que solia regalarse con esta “muletilla”, en las clasusulas: “el prestario del crédito, se subrogará, en aquella entidad, o entidades de crédito, en las que este Banco, haya traspaso sus créditos preferentes, así como la renuncia expresa, al fuero que le pueda corresponder, en favor del domicilio, que designe libremente el Banco, bla,bla, bla..”. eso es al menos, lo que figuraba en las clausulas, de otorgacion del préstamo hipotecario, cuando el cliente se subrogaba en la Confederación de Cajas de Ahorros, cuando firmaba, en su Caja habitual, a efectos de domicilio, del prestamista.

     
  2. Raúl Ibáñez Martínez

    11 Mai 2011 at 9:08

    A José Luis Burgos deseándole un pronto y total restablecimiento:
    A los buenos, a los misericordiosos, a los limpios de corazón, a los que no soportan la injusticia y luchan contra ella, a esos que están dispuestos a dar la vida por sus amigos, como el Otro.
    A esos les pido que no se enfermen, que no se mueran. Les prohíbo enfermar, les ordeno que no se mueran y si se empeñan, que sea en el éxtasis del mejor de los orgasmos, Siempre nos quedará, a los que les admiramos y queremos, el consuelo de saber que tuvieron una muerte dulce, sin un mal pensamiento que desvíe su trayectoria directa al Cielo, de saber que están instalados en la Gloria del orgasmo eterno.

     

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s

 
%d bloggers like this: