RSS

Aslak Sira Myhre: Reflexiones políticas sobre la tragedia noruega

25 jul.

Unas reflexiones que vale la pena difundir y compartir. Recordemos las primeras informaciones que dieron todos los medios de comunicación sobre el atentado de Noruega: todos apuntaban hacia el fundamentalismo islamista… Cuando se supo que era el fundamentalismo cristiano el responsable, ninguna autocrítica, ninguna reflexión sobre la manipulación de fondo que alimenta estas tramas fascistas de mayor o menor intensidad que recorrern Europa. Ahora se nos quiere hacer creer que es un fenómeno “nórdico” para que no nos demos cuenta de que los tenemos en casa, y de que algunos partidos en el gobierno de ciudades o Comunidades Autónomas beben de su ideario excluyente y xenófobo para arañar votos. O reaccionamos de forma clara, denunciando dónde está el foco de infección que atenta contra la dignidad de los seres humanos y la convivencia de una sociedad evolucionada,  o quizá se repita muy pronto otro nuevo atentado de estos “lobos solitarios” (dicen) que tan bien acompañados están en sus congresos internacionales y en sus repartos de fondos transeuropeos que financian campañas infames.

“Como cualquier otro ciudadano de Oslo, vagué por las calles y los edificios atacados. He visitado incluso la isla en la que fueron masacrados los jóvenes activistas políticos. Comparto el sentimiento de miedo y de dolor de mi país. Pero la cuestión sigue siendo por qué: esa violencia no fue ciega.  El terror en Noruega no ha venido de extremistas islámicos. Tampoco de la extrema izquierda, aunque ambos han sido acusados una y otra vez de constituir una amenaza interna para “nuestro modo de vida”. Hasta ahora, incluyendo las terribles horas de la tarde del 22 de julio, el poco terrorismo que ha conocido mi país ha venido siempre de la  extrema derecha.

Durante décadas, la violencia política en este país ha sido privilegio prácticamente exclusivo de los neonazis y otros grupos racistas. En los 70 atentaron con explosivos contra librerías de izquierda y contra una manifestación del Primero de Mayo. En los 80, dos neonazis fueron ejecutados bajo sospecha de haber traicionado a su grupúsculo. En las dos últimas décadas, dos jóvenes noruegos no-blancos murieron a causa de ataques racistas. Ningún grupo extranjero ha matado o herido a personas en territorio noruego, excepción hecha del servicio secreto de Israel, el Mosad, que asesinó por error a un inocente en Lillehammer en 1973.

Sin embargo, y a pesar de esos elocuentes antecedentes, cuando ahora nos golpeó este devastador terrorismo, las sospechas recayeron inmediatamente en el mundo islámico. Eran los jihadistas. Tenían que ser ellos. Se denunció sin tardanza un ataque a Noruega, a nuestro modo de vida. Tan pronto se conoció la noticia, muchachas vestidas con hijabs y de apariencia árabe fueron acosadas por las calles de Oslo.

Natural. Durante al menos 10 años se nos ha contado que el terror viene del Este. Que un árabe es, por serlo, sospechoso; que todos los musulmanes están marcados. Regularmente, vemos cómo la seguridad aeroportuaria examina a gente de color en cuartos aparte; hay infinitos debates sobre los límites de “nuestra” tolerancia. En la medida en que el mundo islámico se ha convertido en “el Otro”, hemos empezado a pensar que lo que les distingue a “ellos” de “nosotros” es la capacidad para matar civiles a sangre fría.

Hay, huelga decirlo, otra razón para que todo el mundo esté pendiente de al-Qaeda. Noruega ha sido parte en la Guerra de Afganistán durante 10 años, durante algún tiempo intervinimos también en la Guerra de Irak y ahora tiramos bombas sobre Trípoli. Cuando participas durante tanto tiempo en guerras foráneas, puede llegar un momento en que la guerra te visite a domicilio.

Mas, aun cuando todos sabíamos eso, apenas se mencionó la guerra cuando sufrimos el ataque terrorista. Nuestra primera respuesta arraigaba en la irracionalidad: tenían que ser “ellos”. Yo temía que la guerra que librábamos en el exterior pudiera llegar a Noruega. ¿Y entonces, qué? ¿Qué pasaría con nuestra sociedad? ¿Con nuestra tolerancia, con nuestro debate público, y sobre todo, con nuestros inmigrantes y sus hijos nacidos en Noruega?

Pero no fue así. Una vez más, el corazón de las tinieblas anida en lo más hondo de nosotros mismos. El terrorista era un varón blanco nórdico. No un musulmán, sino un musulmanófobo.

Tan pronto quedó eso claro, la carnicería comenzó a ser discutida como obra de un loco; dejó de verse como un ataque a nuestra sociedad. Cambió la retórica; los titulares de los periódicos desplazaron el foco. Nadie habla ya de guerra. Se habla de un “terrorista”, en singular, no en plural: un individuo particular, no un indefinido grupo fácilmente generalizable para incluir a simpatizantes o a cualquiera que caiga bajo una fantasía arbitraria. El terrible acto es ahora oficialmente una tragedia nacional. La cuestión es: ¿habría ocurrido igual de ser el autor un loco, pero de origen islámico?

Yo también estoy convencido de que el asesino está loco. Para cazar y ejecutar a adolescentes en una isla durante una hora, tienes que haber perdido la chaveta. Pero, lo mismo que en el caso del 11 de septiembre de 2001 o en el caso de las bombas en el metro de Londres, se trata de locura con causa, una causa que es tanto clínica como política.

Cualquiera que haya echado un vistazo a las páginas Web de los grupos racistas, o seguido los debates online de los periódicos noruegos, se habrá percatado de la furia con que se difunde la islamofobia; del odio venenoso con que escritores anónimos escupen contra los “pijoprogres” antirracistas y contra toda la izquierda política. El terrorista del 22 de julio participaba en esos debates. Ha sido un miembro activo de uno de los grandes partidos políticos noruegos, el partido populista de derecha Partido de Progreso noruego. Lo abandonó en 2006 y buscó su ideología en la comunidad de grupos antiislamistas de Internet.

Cuando el mundo creía que esto era obra del terrorismo islamista internacional, todos los hombres de Estado, desde Obama hasta Cameron, dijeron que estaban al lado de Noruega en nuestra lucha contra el terrorismo. Y ahora, ¿en qué consiste la lucha? Todos los dirigentes occidentales tienen el mismo problema dentro de sus fronteras. ¿Librarán una guerra contra el creciente extremismo de derecha, contra la islamofobia y el racismo?

Unas horas después de estallar la bomba, el primer ministro noruego, Jens Stoltenberg, dijo que nuestra respuesta al ataque debería de ser más democracia y más apertura. Si se compara con la respuesta de Bush a los ataques del 11 de septiembre, hay razones para sentirse orgullosos. Pero tras la más terrible experiencia que haya conocido Noruega desde el final de la II Guerra Mundial, a mí me gustaría ir más lejos. Es necesario tomar pie en este trágico incidente para lanzar una ofensiva contra la intolerancia, el racismo y el odio, crecientes no sólo en Noruega, no sólo en Escandinavia, sino en toda Europa.”

Aslak Sira Myhre es un escritor noruego, director de la Casa de Literatura en Oslo y exdirigente de la Alianza Electoral Roja noruega.  

Traducción para www.sinpermiso.info: Mínima Estrella

 
7 comentaris

Publicat per a 25 Juliol 2011 in Ciutadania/Política, Europa

 

Etiquetes: , ,

7 responses to “Aslak Sira Myhre: Reflexiones políticas sobre la tragedia noruega

  1. Jaume

    25 Juliol 2011 at 10:14

    Excel·lent l’article periodístic. Potser serà un comentari frívol, però quan m’ho van comentar uns amics, em va venir el cap Erik Larsson i Millennium. Quina realitat amaga la ficció? És escandalós com els mitjans de comunicació es posicionen davant de notícies com aquesta. Ja es va veure l’11-S. El capitailisme occidental sempre li cal un soci: el terror. Abans era el comunisme; ara, l’islamisme. La qüestió és atemorir per controlar i negociar. Suposo que si furguem, l’extrema dret deu estar connectada amb la indústria armantística.

     
    • angelsmcastells

      25 Juliol 2011 at 10:35

      Gràcies pel comentari, Jaume. Moltes persones han fet la mateixa relació que tu fas amb Larsson. També hi ha un escriptor norueg de novel·la negra ,Jo Nesbø, que ha parlat molt de com està organitzada l’extrema dreta d’Oslo. Està traduït al català a l’editorial Proa. Una abraçada!

       
  2. elenamartinalcon@gmail.com

    25 Juliol 2011 at 11:08

    No se pude ser más claro en el análisis del escritor Noruego , porque además lo hace desde la prespectiva que le da vivirlo de primera mano . Lo escribí ayer en mi anterior comentario , se mira hacia otro lado cuando se deben de decir las cosas por su nombre . Fascismo puro y duro , pero lo mejor es ir a por el moro , así de simple .

     
  3. María

    25 Juliol 2011 at 14:51

    Todavía algunos están asimilando (tragando) lo de fanatismo cristiano, masonería y de derechas.
    Es lo que más “pupa” hace.
    El saber que puede que estén muy equivocados.
    Todo el que sea algo más moreno de piel, o hable algún idioma “raro” es culpable porque sí. Y bajarse de ese burro les va a costar trabajo.
    Y si no, ved las reacciones cuando dices que el asesino es blanco y cristiano…luego contadme.
    Saludos

     
  4. richmart

    25 Juliol 2011 at 17:12

    Creo que tiene razón el artículo al decir que el autor es un loco. También al decir que si llega a ser islámico, la que se habría organizado…

    Pero es cristiano, (todos culpables), es de ultraderecha, (votad sólo a la izquierda!!)

    He descubierto que el terrorista tenía en su casa parabólica y se hizo socio del Atlético de Madrid. Nuevo titular:

    “Hincha del Atleti mata a más de 90 personas en un doble atentado en Noruega”.

    Verdad que suena igual que:

    “Fundamentalista islámico mata a más de 90 personas en un doble atentado en Noruega”
    ó
    “Un Cristiano mata a más de 90 personas en un doble atentado en Noruega”
    ó
    “La derecha mata a más de 90 personas en un doble atentado en Noruega. Se investigan sus posibles conexiones con Rajoy”

    Tan mala es una cosa como es la otra. Si juzgamos a los conjuntos por las salvajadas de un loco enajenado, nos estaremos equivocando sea islámico, judío, cristiano o del Atleti.

     
  5. Ectòrix

    27 Juliol 2011 at 16:23

    Realment molt encertada la reflexió d’aquest autor noruec. Trobo especialment interessant que digui que el terrorista és un “boig amb causa”, ja que el feixisme és tota una ideologia, tot un conjunt de creences i doctrinies amb les quals, crec, qualsevol podria congregar i, fins i tot, es podria dir que és tan legítim ser feixista que no feixista. Però no és així perquè el feixisme és irracional i una de les seves bases polítiques és destruir el règim establert, sigui quin sigui, per implantar-ne un altre d’irracional i doctrinari. Serveixi d’exemple les estupideses que deia l’assassí en vincular anacrònicament i sense fonaments els templers, els maçons, un suposat règim islamofeixista i qualsevol atre cosa. Realment cal que els mitjans de comunicació també ho reconeguin, en comptes de pintar els musulmans com els dolents, i cal que es refermin els principis democràtics.
    D’altra banda, l’extrema dreta, i la dreta no tan extrema, sempre és igual, això ho sabem tots: Breivik desitjava en el seu escrit de 1.500 pàgines que Plataforma per Catalunya aconseguís guanyar més vots. Així que, nens, ja ho sabeu: no voteu mai a la dreta!

     

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s

 
A %d bloguers els agrada això: