RSS

Arxiu de la categoria: Memoria Historica

ANDREU MAYAYO: “no invoquin el nom del PSUC en va”

Per “reiniciar” el bloc desprès de la tempesta del #27S, trio aquest text breu però contundent d’Andreu Mayayo. La memòria a 10 anys també pot ser molt aclaridora per la història, i pot ajudar a vèncer cants de sirenes que no són altra cosa que caríssimes tramoïes polítiques per deixar sense alternativa les classes treballadores. (Mentre vaig fent aquesta entradeta, no deixo de pensar en amics comuns que dissortadament ja no estan entre nosaltres, i que segurament veurien bé les idees fonamentals de Mayayo per recomençar la necessària drecera.)

image

.

EL CATALANISME: ALLÒ QUE EL VENT S’ENDUGUÈ

Avui fa deu anys d’una foto històrica a l’hemicicle del Parlament, amb els diputats dempeus aplaudint. En la instantània hi vèiem, a la primera fila, Pasqual Maragall radiant, Artur Mas sense ulleres posant la mà a l’espatlla d’una Manuela de Madre somrient, al seu costat Josep-Lluís Carod-Rovira amb cara de satisfet i tot seguit Joan Saura picant de mans. Darrere de les seves espatlles es distingeixen Miquel Iceta, Joan Ridao, Felip Puig, Josep M. Pelegrí, Francesc Homs… Tan sols quedava fora de pla Josep Piqué, president del Grup Parlamentari del PP, que de ben segur arrufava el nas.

El 30 de setembre del 2005 el Parlament de Catalunya aprovava per 120 vots a favor i 15 en contra el nou projecte d’Estatut d’Autonomia. El catalanisme polític, liderat pel Govern d’Esquerres, havia fet el cim. Un catalanisme polític, convé recordar, representat per CiU, PSC, ERC i ICV-EUIA, que aplegava, des de feia vint-i-cinc anys, el 90% dels diputats i el 85% del vot popular. Això sí, amb una forta abstenció diferencial, respecte les eleccions a Corts, que oscil·lava entre el mig i el milió de vots.

Després d’una intervenció unilateral en el procés negociador d’Artur Mas amb el president Rodríguez Zapatero, que esquerdava la unitat catalanista, en el referèndum –aquest sí amb paperetes del sí i del no– ERC es despenjava del sí i coincidia –per raons diferents, per descomptat– amb el no del PP. L’Estatut naixia afeblit i amb plom a les ales que feia preveure una volada curta, sobretot davant la fugida d’estudi del PSOE i l’acarnissament del PP. El relat d’aquest darrers deu anys és més o menys conegut encara que caldrà explicar-ho tot amb pèls i senyals per a treure l’aigua clara.

Les eleccions del proppassat diumenge, amb una participació extraordinària, suposen un canvi radical en el sistema de partits i en la correlació de forces al Parlament. Hem passat de la polarització social (dreta/esquerra) a la polarització identitària (independentistes/unionistes). Surfejant amb habilitat sobre l’onada d’indignació popular, Artur Mas –l’únic supervivent polític de la primera fila de la foto de deu anys enrere– ha estat l’arquitecte del nou escenari polític postcatalanista. Artur Mas ha decretat la fi de la política, del conflicte social, de la confrontació d’esquerres i de dretes tot dibuixant i etiquetant els nous subjectes polític. Ras i curt: no hi ha espai electoral pel catalanisme no independentista i l’alternativa és un partit català però anticatalanista. En aquest sentit, podem passar d’una nació sense Estat a un Estat sense nació. I un prec final, deixin de llençar floretes i d’invocar el nom del PSUC en va. Aquesta no és la Catalunya del PSUC.

 

Etiquetes: , , , ,

14 de Abril: Municipalismo, Libertad de prensa y República y con El Roto

Valora Javier Gallego desde @carnecrudaradio que si hace 84 años se celebraban las elecciones municipales que daban paso a la II República, el programa de hoy celebrará esa proclamación hablando de municipalismos. Movimientos sociales y ciudadanos que pueden alcanzar las instituciones locales en las próximas elecciones municipales y autonómicas de mayo. Para comprender este fenómeno, nos visita Ada Colau, candidata a la alcaldía de Barcelona por Barcelona En Comú. Contamos también con la candidata de Ahora Madrid al ayuntamiento de la capital, Manuela Carmena.

image

Y añadimos algunas sonrisas (de esas que conectan con el cerebro) de El Roto…

image

image

image

image

Para acabar con una propuesta de memoria republicana que hoy se estrena en los cines Girona de Barcelona y en la plataforma Vimeo on Demand. Se trata del documental Heraldo de Madrid ¡Viva el periodismo libre!, dirigido por Gil Toll, autor del libro Heraldo de Madrid, tinta catalana para la II República española (Renacimiento 2013) producido por la Fundación Periodisme Plural y realizado por laQuimera editora audiovisual. El documental, de una duración de 44 minutos, retrata el ansia de libertad de los medios surgidos en los últimos años en España y su nuevo compromiso con los lectores, que tienen ahora un papel activo en la financiación del periodismo a través de nuevas fórmulas.

Los máximos responsables de los medios colaboradores, como Ignacio Escolar, Jesús Maraña, Pere Rusiñol o Magda Bandera aportan sus puntos de vista sobre la situación de los nuevos medios. Asimismo, el documental recoge impactantes testimonios de familiares de los editores de Heraldo de Madrid y de algunos de los periodistas que trabajaron en el periódico. Una realidad ignorada por la historia oficial, rechazada en el Congreso por el PP y el PSOE. El estreno del documental en plataformas de VOD será un importante precedente para la producción de audiovisual informativo de calidad financiado directamente por la venta al público. Una nueva frontera que el periodismo digital se dispone a cruzar sin el permiso de las autoridades competentes y con la gozosa colaboración del público.

image

 

Etiquetes: , , ,

Neus Català, dona comunista, Medalla d’Or al Mérit Cívic

imageNeus Català ja és Medalla d’Or al Mèrit Cívic de la Ciutat de Barcelona. La darrera supervivent catalana viva dels camps d’extermini nazis va rebre ahir la distinció, als seus 99 anys, al Saló de Cent. Tots els grups municipals de l’Ajuntament de Barcelona havien acordat el juny passat atorgar la Medalla a la militant antifeixista, “com a reconeixement a la seva trajectòria vital, defensant els drets de les dones i per la seva especial contribució en preservar la memòria històrica”, i agraint que l’activista cedís a l’Ajuntament de Barcelona, al Fons d’Història Oral de l’Arxiu Històric de la Ciutat, les gravacions que va fer recollint el testimoni de dones que, com ella, van patir l’horror dels camps nazis. La distinció per a Català va comptar amb el suport exprés de l’Amical de Mauthausen i del Centre d’Estudis Internacionals-Pavelló de la República (CEHI) de la UB.

“La memòria no existeix si no és compartida”, ha declarat durant l’acte la seva filla, Margarita Català, encarregada de glossar la figura de la seva mare entre les nombroses persones que han acudit a l’acte de reconeixement. Entre elles, una àmplia delegació de companyes i companys d’EUiA i de veïns de la seva vila. Una de les seves amigues, Mariona Castellví, ha estat encarregada de llegir la segona glossa a Català. “Reculls aquesta medalla en nom de totes les dones que van perdre la vida als camps, i de les que van lluitar per mantenir viva la memòria”.

“En nom de totes les dones que van pedre la vida als camps”

imageTambé han acudit a l’acte membres de l’Amical de Ravensbrück, l’entitat memorialística que va impulsar Català, una de les dones republicanes que van estar preses en aquell camp d’extermini nazi. Hi va ser internada després de ser presa pels nazis mentre ajudava a la resistència antifeixista en l’exili francès. Abans, havia creuat la frontera amb un grup d’infants republicans que havia cuidat durant la guerra del 1936 al 1939. Un cop alliberada dels camps, Català va maldar per localitzar i recollir el testimoni d’altres dones que havien estat preses. Filla dels Guiamets, on va impulsar el PSUC el juliol del 36, actualment torna a viure en aquest poble del Priorat.

Fa uns anys vaig tenir la sort de poder estar parlant molta estona amb la Neus Català. A la Neus li agrada de sempre definir-se com una “dona de poble”, l és cert. La dona de poble amb més saviesa que es pot trobar a Catalunya. Amb tota cordialitat, sense donar-hi cap importància, i en el fluir de la conversa més amable i com aquell que rès, et fa plantar cara a les coses més importants de la vida sense ni un bri de trivialitat; la veu se li fa més forta quan parla de l’orgull de ser una dona comunista des de ben jove, el gest s’ennobleix quan recorda com se’n sentia d’inquebrantable a Ravensbruck (i pesava poc més de 30 kilos) i el mirar es fa més fosc però la rialla esclata quan recorda la por que sentien ella i les seves companyes en el camp de concentració i el riure era l’aliment que les feia fortes… Resistent en el camp, resistent a la vida, la Neus va ser la gran protagonista de la diada de Sant Jordi del 2006, quan va ser proclamada CATALANA DE L´ANY per votació popular. Amb guardons com els que es mereix, i de sobres, la Neus Català, moltes persones que no l’haurien conegut d’altra manera podran saber qui és aquesta dona menuda que parla amb la raó de la història, aprofondint a cada paraula la seva inquebrantable coherència.

A cap poble se’l pot obligar a oblidar la seva història, i és un exercici democràtic fonamental, tot recordant i honorant dones com la Neus Català, no transigir ni dissimular amb els que anteposen la seva cobdícia i el seu egoïsme sense mesura al bé comú. Que per molts anys poguem tenir amb nosaltres la Neus Català, càlida i somrient, memòria històrica feta dona.

 

Etiquetes: , ,

Ana Bernal se pone seria (y republicana)

image

Gran artículo de Ana Bernal Triviño en andaluces.es

“Si hay algo que durante estos días no he parado de escuchar, entre políticos y tertulianos, sobre el planteamiento del referéndum monarquía/república, han sido las palabras: “Seamos serios”. Alguno, para justificar su opinión, matiza con ahínco que es “republicano”, como si decirlo le confiriese una salvaguarda. Y, justo después, viene el “pero” y añaden que la monarquía española es “intocable”, y subrayan que hay que ser serios a la hora de plantear un referéndum… Como si sus solicitantes fuesen una panda de locos irresponsables e inmaduros, con hormonas en plena ebullición. Para ellos, lo que hemos visto hasta ahora es el camino del bien, el adecuado. No cabe cuestionar.

De acuerdo, seamos serios…

No sé si, cuando pronuncian estas palabras, más allá de reflejar su postura conservacionista, se dan cuenta del alcance de lo que dicen. Lo que sí es serio es lo que vivimos ahora. Es muy serio reconocer que la Constitución no ha funcionado, porque para muchos españoles se convierte en papel mojado cuando quieren reclamar sus derechos. Yo no he visto nada tan serio como que un niño pase hambre, el suicido de una persona desahuciada, familias completas en paro, abandonar España en busca de trabajo, recortes en sanidad, o que las élites de este país roben, repriman y condenen a la miseria con sus políticas, mientras se van con los bolsillos llenos.

Es muy serio que se quiera establecer una monarquía como una cadena perpetua para las siguientes generaciones, que ven en la Constitución un documento que sólo se puede modificar con urgencia para satisfacer al capital o que sirve para dejar atada, y muy bien atada, la dinastía monárquica y su continuidad.

Es muy serio que el dinero de todos los españoles vaya a costear la vida no sólo del jefe del Estado, sino de sus descendientes, sin una transparencia verdadera en las cuentas que justifiquen qué hacen con nuestro dinero.

Es muy serio e inquietante que el rey Juan Carlos, ese monarca campechano, tenga entre sus amistades a dictadores y empresarios de la cúpula del Ibex 35. Es decir, que en lugar de estar cerca del pueblo, su cercanía más contributiva está con el poder económico y político.

Seamos serios y reconozcamos que, cuando hablamos del rey, hablamos de la élite de este país y no de sus ciudadanos. Que la monarquía profundiza y mantiene las deficiencias de nuestra democracia, porque proviene de una legitimidad franquista. Que del pueblo que él menciona en los discursos de Navidad, no conoce ni una mínima parte de su necesidad y su lucha diaria.

Ninguna de sus iniciativas promovidas ha repercutido de forma directa en quienes más sufren esta crisis, ni ha ayudado a aliviar los efectos de los recortes en su pueblo. No ha mencionado una palabra de cuestionamiento a las políticas de la troika financiera y sus decisiones sólo sirven para amparar los negocios de alto nivel. Parece que si un político negocia con dictadores, favorece a multinacionales, gasta dinero sin justificar y tiene una amante, se inicia el linchamiento de la política, con la conocida frase de “todos son iguales”. Pero si quien realiza todas esas acciones es el rey, esa exigencia desaparece, se perdona y se difumina en el tiempo. Todo, aderezado con las defensas del establishment de turno.

El problema de España es que, cuando empezaba a ser un país serio, instruido y culto, hubo un golpe de Estado que lo terminó convirtiendo en el bufón de Europa, al que sólo conocían por los toros y el folclore. El problema es que no queremos ser serios y asumir que arrastramos la misma estructura putrefacta de antaño.

Dicen que los republicanos son una minoría. No. Reconozcamos que fueron una amplia mayoría, a la que aniquilaron y tiraron en cunetas. Si todos ellos y sus descendientes hubiesen estado en la construcción de este país, nuestra historia hubiese sido muy diferente. Es muy serio que seamos el segundo país con más desaparecidos después de Camboya, y que este rey de todos los españoles garantizase la impunidad de aquellos culpables. Los que hoy día permanecen en las fosas, en su memoria, también reclamarían una república. Y ojo, de izquierdas o de derechas. Porque aquellos a los que asesinaron sí que se tomaban en serio la libertad y la democracia. Así que lecciones de seriedad, dignidad y democracia, las justas, por favor.”

 

Etiquetes: , , ,

El muro de Berlín que cae sin cesar sobre las mujeres…

berlin 1989Hace tiempo leí una frase que me impactó de la Conferencia de Mujeres de Pekín. Una delegada afirmó: “el muro de Berlín cayó sobre las mujeres”. De hecho, guardo las mayores discrepancias con el enunciado anterior sólo en el tiempo verbal. El muro, como metáfora del triunfo de un sistema que sólo crece en la desigualdad (y aún así, fallido) sobre otro sistema que no supo ser ni convencer, sigue cayendo sobre las mujeres y las personas más débiles de todas las sociedades occidentales con el robo de derechos laborales, las privatizaciones, los recortes en dependencia, sanidad, enseñanza, y los enormes pasos atrás que se dan en educación laica, libre y científica. Por tanto, creo que la frase sigue teniendo una gran vigencia aquí y ahora, y a la lógica indignación por unos retrocesos tan claros de género y de clase, se une (como una cantinela monocorde) la memez repetida en algunos medios estos días de que fueron los socialistas españoles del entorno de Felipe González los que “inventaron” el Estado del Bienestar. Sin negar su labor, lamento su poca capacidad para captar no sólo los matices, sino aceptar que su moneda tiene dos caras y la que quieren ocultar fundamenta ya los orígenes de la prostitución de la política para servir una economía que sólo beneficia a los menos, pero muy poderosos.

Y por ser la fecha que es, recurro a un artículo de Bruni de la Motte publicado en The Guardian el 8 de noviembre del 2009, para que las añoranzas del bienestar no se detengan sólo en lo que hizo una Europa en la que un compromiso ya roto entre democracia-cristiana y socialdemocracia quería poner límites (y hacer perder atractivo) a otra manera de entender la economía.

muro Berlín“El 9 de noviembre 1989, cuando cayó el muro de Berlín, me di cuenta de que pronto le seguiría la unificación alemana. Se produjo un año después, con el fin de la República Democrática Alemana (RDA), país en el que nací, creci, dí a luz a mis dos hijos, obtuve el doctorado y disfruté de un trabajo satisfactorio como profesora de literatura inglesa en la Universidad de Potsdam. Por supuesto, la unificación trajo consigo la libertad de viajar por el mundo y, para algunos, más riqueza material, pero también la desintegración social, el desempleo generalizado, las listas negras, un materialismo craso y más que la competitividad, una “sociedad de golpes de codo”, así como la demonización del país en el que vivía y ayudó a formarme. A pesar de las ventajas, para muchos era más un desastre que un evento la celebrada unificación.

Sólo dos ejemplos. Mi mejor amiga, profesora de idiomas extranjeros, perdió su trabajo y pasó a formar parte de la lista negra, ya que en el momento de la caída del muro estaba dando clases en la Facultad de Derecho. No era miembro del PDS, ni siquiera le interesaba la política. Después de la unificación, y con mucho esfuerzo, logró encontrar trabajo ayudando a los jóvenes excluidos de la escuela, pero sin contrato fijo y con un salario mucho más bajo. Mi hermano, que tiene un doctorado en filosofía de la ciencia, perdió su trabajo de investigación en la academia y desde entonces sólo ha podido encontrar empleos temporales, poco relacionados con lo que le interesa, y mal pagados .

No se ha difundido gran cosa de lo que sucedió a la economía de la RDA cuando cayó el muro. Una vez abierta la frontera, el gobierno decidió la creación de un fideicomiso para asegurar que “las empresas de propiedad pública” (que eran la mayoría) serían transferidos a la ciudadanía que habían creado la riqueza. Sin embargo, pocos meses antes de la unificación, el gobierno conservador entonces recién electo entregó la tutela a determinadas personas designadas desde el lado oeste que representaban a grandes intereses comerciales e industriales. La idea de los activos de “propiedad pública” que debían transferirse a los ciudadanos se abandonó en silencio, mientras se privatizaban a una velocidad vertiginosa. Más de 85% paso a manos de alemanes occidentales y muchos se cerraron poco después. En el campo, se vendieron más de 1,7 millones de hectáreas de tierras agrícolas y forestales, y el 80% de los trabajadores agrícolas perdieron su trabajo.

En julio de 1990, cuando todavía existía la RDA, se construyó a toda prisa una “unión monetaria” precipitada con el resultado de que la economía de la RDA se hundió en la bancarrota. Antes de la unificación del marco, la divisa de la Alemania Occidental valía 4,50 marcos de la RDA. Sin embargo, en la unión monetaria se fijó la paridad con un tipo de cambio de 1:1. El resultado fue que los productos de exportación de la RDA subieron de precio en un 450 % durante la noche y dejaron de ser competitivos. Como ressultado, el mercado de exportación (un 39 % de la economía de la RDA), se desplomó de manera inevitable.

Un gran número de trabajadores manuales perdieron sus puestos de trabajo, pero también lo hicieron miles de investigadores y académicos. Como resultado de la depuración de los centros universitarios, de investigación y científicos después de un proceso de investigación de antecedentes políticos, más de un millón de personas con grado superior perdieron sus puestos de trabajo. Representaba la mitad de todas las que habían alcanzado la mayor cualificación académica y cientídica, y con ello se creó en el este de Alemania el mayor porcentaje de desempleo profesional del mundo: todos los rectores y cargos académicos delas Universidades de la RDA y 75.000 profesores perdieron sus puestos de trabajo… y muchos de ellos pasaron a engrosar las listas negras. Este proceso contrastaba fuertemente con lo que ocurrido en la Alemania occidental después de la guerra, cuando los ex-nazis mo fueron tratados de esta manera.

En la RDA, todo el mundo tenía una seguridad jurídica garantizada sobre el disfrute y propiedad de los inmuebles en los que vivían. Después de la unificación, se atendieron las reclamaciones hechas por 2,2 millones de ciudadanos de fuera de la RDA que dejaron sin hogar a personas que habían estado viviendo en sus casas durante décadas: Varias se suicidaron antes de abandonar lo que para ellas era su hogar. Irónicamente, las reclamaciones de restitución a la inversa, de propiedades de los alemanes del este en el oeste, fueron rechazadas por presentarse “fuera de tiempo”.

Desde la desaparición de la RDA , muchos han llegado a reconocer y lamentar el desmantelamiento de los verdaderos “logros sociales” de que disfrutaban: igualdad social y de género, pleno empleo y la seguridad de que nada esencial para la existencia pordía faltarles; por ejemplo, alquileres subvencionados, transporte público, acceso casi ilimitado al mundo de la cultura y a las instalaciones deportivas. Por desgracia, el colapso de la RDA y del llamado “socialismo de Estado” se produjo poco antes que el colapso posterior del sistema de “libre mercado” en occidente.”

Video tomado del blog de mi amiga Rosa María Artal, la periodista entonces de Informe Semanal que pudo dar la primicia y a quien “le” abrieron el muro.

 

Etiquetes: ,

Porque los crímenes contra la humanidad no prescriben: “Comisión de la Verdad”.

memoriaLeo en InfoLibre que la Fundación Internacional Baltasar Garzón (FIBGAR) exige una Comisión de la Verdad sobre el franquismo, sumándose a más de un centenar de asociaciones que reivindican este procedimiento necesario para conocer nuestra propia historia (que incluye el reconocimiento y visibilidad de los perdedores) y empezar a desmantelar la mentira fundamental sobre la que se ha basado un proceso de transición que hoy hace aguas por todas partes mientras perpetua la impunidad y los privilegios de quienes no pueden seguir engañándonos. Amnistía no puede ser amnesia, en ningún caso, y menos cuando el franquismo (el real y el llamado “sociológico”) está rebrotando con su violencia contra la ciudadanía, sus saludos fascistas y su ideología represora y excluyente.

Afirma Federico Mayor Zaragoza, ex director general de la Unesco y presidente de la Fundación Cultura de Paz: “Un pueblo que no conoce bien su Historia no puede diseñar bien su futuro”. Bajo esa premisa, sigue contando InfoLibre, la de esclarecer la verdad y permitir a los familiares de las víctimas de la dictadura franquista encontrar a sus seres queridos, y con el objetivo de sensibilizar la opinión pública,  la Fundación Internacional Baltasar Garzón  ha hecho público este viernes un vídeo que presenta los hechos desde la perspectiva de un desaparecido anónimo.

No son pocas las víctimas de la dictadura que continúan en paradero desconocido: son más de 150.000 los desaparecidos y más de 30.000 los niños robados que aún no han podido ser encontrados por sus familiares. El documento también subraya que, de las 2.232 fosas comunes localizadas, apenas se han abierto 390.

El pasado miércoles una jueza argentina pidió la extradición de cuatro ex altos cargos policiales por torturas durante la dictadura. “Es algo que debe animarnos a todos”, dice Mayor Zaragoza, que explica que la visión de “justicia universal” es la misma que empleó Garzón para acusar de crímenes contra la humanidad a Pinochet. “Así se hace ver que no puede haber impunidad a escala internacional”, concluye. (…)

Seguir leyendo en Infolibre, “La Fundación Baltasar Garzón exige una comisión de la verdad sobre el franquismo”

 
3 comentaris

Publicat per a 20 Setembre 2013 in Memoria Historica

 

A.Espasa: Arthur Rosenberg, historiador del socialismo y la democracia real

En este fin de semana de luto tory, con la mirada puesta en Francia y Grecia, con Isma, Javi y Dani ya en casa, la solidaridad sigue con Laura exigiendo su libertad. Y en el tiempo libre — y porque la historia es fundamental para entender el presente– os propongo este texto de Andreu Espasa, historiador y profesor en la Universidad de Harvard, en el que amplía y actualiza un texto anterior publicado en catalán por la revista L’Espurna en 2009 y que tomo, con permiso del autor, de Mientras tanto.

A finales de los años treinta, Nueva York era la capital emblemática del izquierdismo estadounidense. Era la época del Frente Popular, que en los Estados Unidos se concretaba en un amplio movimiento social que daba un apoyo crítico al presidente Roosevelt y donde el Partido Comunista de los Estados Unidos jugaba un papel central. Sus principales luchas eran la erradicación de la discriminación racista, la extensión de los derechos sindicales y la solidaridad internacionalista con China y, sobre todo, con la España republicana. El grueso de la izquierda frentepopulista eran sindicalistas, pero entre sus filas también se contaban numerosos artistas e intelectuales, muchos de los cuales eran refugiados de la Alemania nazi. Arthur Rosenberg, historiador de la democracia y el socialismo, era una las cabezas más privilegiadas de aquella generación.

La etapa norteamericana de Arthur Rosenberg es el último episodio de una biografía política y académica muy accidentada. Nació en Berlín en 1889, en el seno de una familia de clase media judía. Al estallar la Primera Guerra Mundial, Rosenberg era un joven de ideología nacionalista alemana que trabajaba como profesor de historia antigua. Se alistó como voluntario al ejército imperial en 1915 y sirvió la mayor parte del tiempo en su Departamento de Prensa de Guerra. Para Rosenberg, la catástrofe de la guerra significó una profunda decepción con el sistema político imperial. El joven historiador abandonó el nacionalismo alemán para abrazar la causa del internacionalismo proletario. En noviembre de 1918, Rosenberg se afilió al Partido Socialdemócrata Independiente de Alemania (USPD). Dos años más tarde siguió al ala izquierda del USPD en su confluencia con el Partido Comunista Alemán, donde ocupó varios cargos. Su producción académica también se vio profundamente afectada por su nuevo compromiso político. Después de la guerra, su interés se irá desplazando progresivamente al campo de la historia contemporánea.

A partir del otoño de 1925, Rosenberg empezó a mostrar signos de desconformidad con la línea política de sus camaradas hasta que, finalmente, en abril de 1927, abandonó el partido comunista, denunciando la subordinación de los distintos partidos del Comintern a las directrices de Moscú como principal causa de su ruptura. Rosenberg también lamentaba que la política de los comunistas hubiera derivado en una fraseología revolucionaria —romántica e inofensiva— que ya no servía para derrocar el orden capitalista. Siguió como diputado independiente en el Reichstag hasta 1928 y se reincorporó a la enseñanza, desde donde trató de conciliar su pasión política y su carrera profesional a través de escritos sobre la historia de la democracia. La vida calmada fuera de la política duró pocos años. Huyó de Alemania en cuanto Hitler fue nombrado canciller, en el invierno de 1933. Después de una breve estancia en Suiza, retomó el rumbo hacia Inglaterra, donde trabajó como lector de historia antigua durante tres años en la Universidad de Liverpool. Acabado el contrato en Liverpool aceptó una oferta en Brooklyn College, en los Estados Unidos. Rosenberg llegó a Nueva York con su familia en noviembre de 1937. Con el raquítico sueldo que recibía por sus clases y las ayudas de una organización de solidaridad con los refugiados, el historiador alemán se dispuso a rehacer su vida como intelectual comprometido. Entre las pertenencias que había traído hasta Nueva York se encontraba el manuscrito del que sería su último libro: Democracia y Socialismo [1].

La democracia entendida como el gobierno de la mayoría de pobres libres

Entre las principales premisas de la obra de Rosenberg, destacan la voluntad de historizar la democracia, el rechazo a las abstracciones descontextualizadas de cierta literatura politológica y la centralidad de un análisis de clases libre de esquematismos deterministas. En efecto, la importancia otorgada por Rosenberg a las clases sociales en la historia de la democracia no va reñida con una visión llena de matices y respetuosa con la complejidad histórica. Las clases sociales no son estáticas ni tienen un comportamiento predecible, sino que son realidades dinámicas y fluidas, donde el elemento subjetivo ejerce una influencia relevante. El historiador berlinés no pretendía definir categorías de clase válidas para cualquier contexto histórico ni limitar la clase a factores meramente económicos. Rosenberg tampoco veía posible escribir una historia de la democracia a partir del relato embellecido de sus defensores intelectuales, cómodamente instalados en una liberal República de las Ideas en la que no hacía falta esforzarse por entender las condiciones económicas y sociales de cada periodo histórico. Es por eso por lo que Rosenberg se propone la novedosa tarea de historizar la democracia, trazando la evolución de su significado variable y definiendo las fuerzas sociales que le han dado apoyo a lo largo del tiempo.

En Democracia y lucha de clases en la Antigüedad (1921) encontramos un buen ejemplo de su método histórico. Rosenberg nos recuerda que la democracia, según los antiguos, era el gobierno de las clases populares, de la mayoría de pobres libres. La extensión que conformaba esta mayoría era cambiante y dependía de cada momento histórico, pero no sólo a causa de las exigencias de los diferentes modos de producción. También influía la habilidad del movimiento democrático a la hora de agrupar la mayoría del pueblo a su alrededor y aislar a los más ricos. Para Rosenberg, las clases sociales se crean y se redefinen a través de la lucha política. La originalidad de su marxismo queda demostrada en su desafío a determinadas certezas de la historiografía marxista tradicional. Como marxista, defiende que la lucha de clases es el motor de la historia, pero, para que esta afirmación mantenga un valor heurístico, exige que se examine de cerca las distintas clases en lucha en cada momento histórico determinado. El carácter heterodoxo del marxismo de Rosenberg llega al extremo de hacerle rechazar la teoría histórico-evolutiva de los modos de producción. Ya en 1921, el historiador socialista señala que, en la Antigüedad, la lucha de clases determinante no se dio entre esclavos y amos. Sitúa la esclavitud como una relación social minoritaria y como un régimen de explotación menos duro que la servidumbre de la gleba, la cual aparece de forma intermitente durante la Antigüedad. Rosenberg concluye que, en contra de lo que se afirma en el primer capítulo del Manifiesto Comunista, las principales luchas de clases para los antiguos no fueron entre señores, por un lado, y esclavos o siervos, por el otro, sino entre pobres libres —demos, la plebe— y ciudadanos ricos —los oligoi, los patricios—[2].

Las bases del marxismo original de Rosenberg aplicadas a la historia de la democracia ya se pueden apreciar en sus textos de principios de los años veinte. La misma metodología y temática le servirá para explicar el bolchevismo [Una Historia del Bolchevismo (1932)] y los orígenes de la República de Weimar [Alemania Imperial (1928)]. En 1938 aparecerá en Holanda la versión alemana de Democracia y Socialismo (1938) y, un año más tarde, la traducción en inglés [3]. Democracia y Socialismo será su obra más ambiciosa, tanto por el alcance cronológico como por la dimensión internacional del período estudiado. Como indica su título, el libro trata sobre la relación histórica del movimiento socialista con la democracia e intenta demostrar que desde los tiempos de Marx y Engels el socialismo se había insertado en la tradición de la democracia revolucionaria. La primera parte del libro trata de la democracia moderna antes de Marx, con especial atención a Jefferson y Robespierre, a quienes considera dos versiones del mismo movimiento democrático, a pesar de la leyenda negra que persigue al revolucionario francés. El grueso del libro, no obstante, se encuentra en la segunda parte, dedicada a la evolución del pensamiento socialista desde 1848 hasta los inicios de la Segunda Internacional.

En un principio, como se puede observar en el último capítulo del Manifiesto Comunista, Marx y Engels situaban el comunismo como una rama del movimiento democrático. Si se autodefinían como comunistas y demócratas es porque entendían que el objetivo de socializar la propiedad de los medios de producción sólo se conseguiría como resultado de una gran revolución democrática, que diera al proletariado el dominio político que le correspondía por su gran fuerza numérica y su misión histórica específica. Además, Marx y Engels nunca creyeron que su modesta organización, la Liga Comunista, fuera capaz de tomar el poder en ninguna nación europea. Los escritos anteriores a 1848 muestran una gran convicción en la inminencia de la revolución porque, como comunistas, tenían plena conciencia de pertenecer al amplio movimiento democrático. Su tarea intelectual consistía en influir al movimiento democrático con el objetivo de liberarlo de ilusiones y retrasos propios de la pequeña burguesía y hacerlo consciente de la necesidad de centralizar la actividad industrial moderna, con un programa de transición gradual hacia el socialismo donde los privilegios de cuna más injustificables, como el derecho a herencia o los impuestos regresivos, serían abolidos inmediatamente. El movimiento democrático se fundaba en una coalición interclasista que incluía trabajadores, campesinos y pequeña burguesía. En esta vasta coalición, la misión de los comunistas consistía en el fortalecimiento del liderazgo del proletariado, dado que ninguna otra clase social se encontraba en mejor posición para entender la necesidad histórica y el significado profundo del movimiento democrático. Del mismo modo que el éxito de la revolución democrática pasaba por el liderazgo del proletariado, el éxito del socialismo era inconcebible sin su medio principal, es decir, sin la conquista del poder por parte del proletariado a través de la revolución democrática. La teoría política de Marx y Engels, pues, no se puede entender sin tener en cuenta su relación con el movimiento democrático de masas.

Después de 1850, las relaciones de Marx y Engels con los líderes oficiales del movimiento democrático sufrieron un gran cambio. Para los líderes comunistas, los dirigentes oficiales del movimiento democrático, una vez aislados y derrotados, perdieron todo interés. Las duras críticas contra los líderes demócratas no evidenciaban, sin embargo, una renuncia sustancial en la apuesta democrática de Marx y Engels. Para los socialistas, el auténtico cambio hacia el movimiento democrático se dio a partir de la derrota obrera en la Comuna de París. En octubre de 1847, Friedrich Engels escribía que las discusiones entre comunistas y demócratas no tenían ningún sentido, ya que unos y otros coincidían en todas las cuestiones de política inmediata. Además, el dominio del proletariado equivalía al dominio democrático de la mayoría. En cambio, una generación después, en diciembre de 1884, el mismo Engels escribiría en una carta sobre el peligro de que las fuerzas de la reacción, en una situación revolucionaria, se agruparan bajo la bandera de la “pura democracia” para impedir la hegemonía política del proletariado. La evolución de los conceptos democracia y socialismo es aún más profunda si se tiene en cuenta que, antes de 1848, democracia era una palabra ofensiva para la gran burguesía, una palabra que olía a sangre y barricadas, mientras que socialismo tenía unas connotaciones más bien inofensivas, asociadas con aquellos que se entretenían en discutir sobre modelos de utopía social.

En efecto, la derrota de la Comuna de París de 1871 y la represión posterior supusieron un duro golpe para el movimiento obrero europeo. El exterminio de decenas de miles de obreros también trajo consigo la aniquilación de la memoria democrática popular. Se esfumó el significado de pueblo y de democracia, tal y como se entendían en la tradición política de la democracia revolucionaria. El movimiento obrero socialista que renació en Francia ignoró el legado de Robespierre, un radical de clase media sobre quién caerá una leyenda negra. El declive del movimiento democrático coincidió con un importante cambio de percepción hacia el sufragio universal. Hasta 1848, se entendía que la extensión del derecho a voto tendría como consecuencia inevitable el dominio económico y político de las masas. Las luchas por la extensión del sufragio se libraron con la vehemencia y ferocidad que una creencia como ésta podía suscitar en todos los bandos, pero la experiencia posterior provocó un fuerte desencanto en los sectores politizados de las clases populares, sobre todo en los obreros franceses, traumatizados por el hecho de que la supresión de la Comuna había contado con la aprobación de una Asamblea legitimada por el sufragio universal masculino. En la medida en que la obtención del sufragio universal no suponía una amenaza para las clases altas ni una mejora notable en las condiciones de vida de los trabajadores, la fracción más radical del movimiento obrero empezó a despreciar el sistema democrático, que ya no se asociaba con el autogobierno de las masas como medio para su emancipación social y política, sino con la organización política del capitalismo.

La socialdemocracia alemana liderada por Ferdinand Lassalle también supondrá un punto de ruptura respecto a la etapa anterior, cuando el socialismo se entendía como una rama de la tradición de la democracia revolucionaria, basada en un movimiento interclasista y popular. Uno de los motivos de disputa más graves entre Lassalle y Marx será justamente el desprecio de los socialdemócratas alemanes hacia la necesidad de aliarse con la clase media. En el Congreso de unificación de los socialdemócratas alemanes de 1875 celebrado en el municipio de Gotha, la tendencia de Lassalle era la dominante. El programa adoptado, conocido como el Programa de Gotha, contenía muchas concesiones de los socialistas “marxistas”. Para Marx y Engels, el resultado de la negociación fue muy decepcionante, ya que el nuevo partido sufría el mal del sectarismo obrerista, además de ser excesivamente estatista e insuficientemente internacionalista. La Segunda Internacional vivirá, durante décadas, con una política de obrerismo estrecho, cifrando sus esperanzas de crecimiento numérico al proceso mecánico de proletarización de las clases medias.

Lenin, buen lector de Marx, fue el dirigente socialista que recuperó el viejo programa marxista: revolución democrática con el liderazgo del proletariado. En la profunda crisis de legitimidad a que la Primera Guerra Mundial condenó al zarismo, la bandera de la democracia revolucionaria se mostró muy eficaz en la toma de poder. El programa inicial de los bolcheviques era, en efecto, un programa de radicalidad democrática: poder para los consejos democráticos de trabajadores, campesinos y soldados, convocatoria inmediata de elecciones para la Asamblea Constituyente, cese incondicional de la guerra imperialista a través de negociaciones de paz transparentes, con luz y taquígrafos, y confiscación de la gran propiedad agrícola. Los enemigos de la Revolución Rusa eran la aristocracia latifundista, la gran burguesía industrial y la burocracia absolutista —en ningún caso, la democracia o la clase media—. El trágico golpe de timón vendrá después, cuando las circunstancias de extrema dureza que los bolcheviques deberán afrontar para sobrevivir los forzarán a abandonar los ideales ultrademocráticos de democracia soviética —es decir, democracia directa, asamblearia— por el recurso desesperado a la dictadura de partido. Ésta no fue la única contradicción que tuvo que afrontar Lenin. Además, los bolcheviques habían llegado al poder con un partido que pretendía hacer una revolución democrática, pero que, internamente, se había regido con prácticas autoritarias, heredadas, según Rosenberg, de las mismas malas prácticas de Marx y Engels en sus relaciones con los trabajadores socialistas.

El descrédito casi absoluto que sufrió la democracia entre el movimiento obrero no llegará hasta los últimos años de la Primera Guerra Mundial y, sobre todo, en la posguerra. Este cambio no se deberá en exclusiva al éxito aparente de la nueva dictadura bolchevique. En Estados Unidos, por ejemplo, la guerra se había librado como una cruzada para construir a world safe for democracy. El impagable monto de deuda impuesto a la nueva República alemana, la creciente desigualdad social de los años veinte y el final abrupto de la falsa prosperidad en el crack de 1929 revelaron el carácter cínico y vacío de las promesas democráticas de las potencias vencedoras. El ascenso del fascismo en los años treinta cambiará las cosas de nuevo. La irrupción de un movimiento explícitamente antidemocrático y antiilustrado, que se proponía exterminar las conquistas democráticas de la clase trabajadora y hasta el propio movimiento obrero, hará revivir una nueva fe democrática entre los trabajadores. Con la aparición de la cultura política del frentepopulismo, la defensa de la democracia irá acompañada de una drástica redefinición de sus bases. El carácter democrático de un régimen ya no se juzgará únicamente en función del respeto a sus aspectos procedimentales, como el sufragio universal o el derecho a la libertad de expresión. El nuevo empuje del frentepopulismo enfatizará la necesaria inclusión de fuertes garantías sociales como prerrequisito indispensable para una democracia plena. Para la izquierda frentepopulista, el fortalecimiento de los aspectos sustanciales de la democracia ­—servicios de educación y sanidad públicas accesibles para todos, seguridad económica en caso de infortunio, nacionalización de los monopolios— constituían la mejor garantía para evitar que un régimen aparentemente pluralista acabara en manos de la oligarquía como máscara instrumental para su dominio sobre la mayoría popular.

Es en este contexto de resurgimiento democrático entre la izquierda, donde los libros de Rosenberg cobrarán un sentido especial. Su obra ofrecía las tesis históricas que el Frente Popular necesitaba. Democracia y socialismo eran la misma cosa desde los tiempos del joven Marx. La derrota de la Comuna de París y la miopía política de los dirigentes de la Segunda Internacional rompieron temporalmente el vínculo entre el socialismo y la democracia revolucionaria y dieron paso a una política obrerista, despreocupada del resto de clases populares. Lenin, el marxista que lideró una revolución victoriosa, fue el encargado de reconciliar el socialismo con el movimiento democrático. El reencuentro fue breve, debido a las peculiaridades y las durezas de la nueva Rusia soviética. Ahora el empuje del fascismo exigía retomar, a través de los Frentes Populares, la vieja tradición marxista. El movimiento obrero debía intentar liderar una coalición interclasista con un programa mínimo de radicalidad democrática. Para hacer realidad este programa, era imprescindible el abandono de la doctrina del pacifismo abstracto, un dogma compartido por el movimiento obrero socialista y por la vieja democracia liberal, pero totalmente ajeno al pensamiento político de Marx y Engels y a la tradición de la democracia revolucionaria. En este sentido, la política exterior del Frente Popular —defensa de la política de seguridad colectiva, según la cual, en caso de conflicto, las sanciones contra las naciones agresoras debían de ir acompañadas de medidas de auxilio para las naciones agredidas— suponía un cambio de gran significación histórica.

Arthur Rosenberg es, hoy en día, un intelectual bastante olvidado [4]. El historiador Joaquín Miras atribuye el desconocimiento general de Rosenberg a su radicalidad política e independencia de criterio (en afortunada expresión de Luciano Canfora, Rosenberg fue un comunista sin partido), así como al poco interés general por la historia de la democracia como movimiento sociopolítico de las clases populares [5]. Sin duda, la obra de Rosenberg presenta debilidades que no pueden escapar al lector crítico de hoy, especialmente su manifiesta incapacidad para integrar el racismo y el colonialismo en su relato historiográfico. Pero, más allá de los aciertos e insuficiencias de la obra historiográfica de Rosenberg, Democracia y Socialismo mantiene todo el interés por su significación política, muy representativa del espíritu de la época frentepopulista. Refutar la pretendida antinomia entre comunismo y democracia representa una tarea intelectual que no parece muy alejada del significado histórico del Frente Popular, entendido como la reconciliación del comunismo con el movimiento democrático y la rectificación inconfesada respecto a muchas de las premisas que habían provocado la ruptura con los socialistas, incluyendo la diferencia sobre la inminencia de la revolución.

Volver a leer a Arthur Rosenberg hoy

En la lectura de las obras de Rosenberg, se pueden encontrar muchas lecciones útiles para los que luchan hoy por una democracia real. Quizás la más importante sea la constatación histórica de que la democracia, además de un ideal político, es también un movimiento. Su avance depende de la articulación de un amplio frente de movilización social, que ponga fin a la fragmentación de las clases populares e implante un programa de desarrollo democrático. En una situación de crisis y ante el pánico represivo de las clases dirigentes, el primer y más inmediato objetivo del movimiento democrático pasa por la defensa del derecho a la protesta. A medio plazo, cualquier programa democrático serio tendrá que proponerse eliminar la excesiva concentración de poder económico y político por parte de la clase dominante. Esto sólo será posible si se recuperan objetivos tradicionales del movimiento democrático como la renacionalización de los oligopolios privatizados, la financiación pública y transparente de las campañas electorales, la expropiación de los grandes de medios de comunicación en manos privadas, la nacionalización de la banca, la implantación de una fiscalidad progresiva y la mejora de unos servicios públicos en sanidad y educación que neutralicen en gran medida los efectos del azar de cuna. Sólo con medidas drásticas se facilitará la cesión del poder secuestrado por las minorías plutocráticas a la mayoría popular y el establecimiento de un marco verdaderamente pacífico para la solución de los conflictos sociales.

La otra gran lección de Rosenberg tiene que ver con la relación entre capitalismo, socialismo y democracia. Después de cuatro años de dura crisis económica, la conciencia de vivir en una democracia de cartón está muy extendida. En menor medida, también es relativamente fácil escuchar lamentos sobre la incompatibilidad de la democracia con la lógica expropiadora y cortoplacista del capitalismo y sus insostenibles objetivos de incrementos constantes en las tasas de beneficio empresarial caiga quien caiga. Sin embargo, los debates sobre la necesidad del socialismo o sobre la relación entre socialismo y democracia siguen sin estar presentes en la agenda de la mayor parte de la izquierda intelectual. Parece que, como respuesta a la radicalización derechista de las élites políticas y económicas, gran parte de la izquierda ha buscado refugio en la franja más progresista dentro del espectro de lo políticamente respetable. En España, esta desmoralización ideológica provoca situaciones francamente extravagantes. Un ejemplo de ello se encuentra en el espejo estadounidense. ¿Cómo es posible que la izquierda española tienda a reverenciar a keynesianos conservadores como Paul Krugman y Joseph Stiglitz en detrimento de la figura más destacada del socialismo norteamericano, John Bellamy Foster, editor de Monthly Review?

Con un socialismo pluralista que ha cosechado considerables éxitos en América Latina y con la esperanzadora ola de movimiento democrático mundial —desde el 15-M hasta el movimiento Occupy Wall Street—, la lectura de la obra de Rosenberg puede resultar una refrescante invitación para retomar la tarea de batallar intelectualmente por el socialismo, conectándolo con la lucha por una democracia real. Y es que, para evitar el inminente colapso social y medioambiental, la propaganda por el socialismo como principio de organización social que sitúa la satisfacción de necesidades humanas y ecológicas en el centro de sus prioridades presenta una afinidad mucho más coherente con los anhelos democráticos de la mayoría que la defensa de un retorno a los niveles de falsa prosperidad de antes de la crisis.

Notas

[1] Carsten, Francis L., “Arthur Rosenberg: Ancient Historian into Leading Communist”, Journal of Contemporary History, vol. 8, núm. 1, enero de 1973, pp. 63-75.

[2] Rosenberg, Arthur, Democracia y lucha de clases en la Antigüedad (1921), Barcelona, El Viejo Topo, 2006 (prólogo de Joaquín Miras), p. 45.

[3] Rosenberg, Arthur, Democracy and Socialism. Contribution to the Political History of the past 150 Years, Nova York, Alfred A. Knopf, 1939 (traducción de George Rosen).

[4] A pesar del olvido aparente de Rosenberg, su obra ha dejado huella entre destacados intelectuales de izquierda. El caso más relevante es el de Noam Chomsky, quien leyó Democracia y Socialismo cuando era adolescente y frecuentaba el entorno de Avukah, la misma organización sionista de izquierdas en la que Rosenberg colaboró en sus últimos años. La historia del grupo Avukah y su relación con Arthur Rosenberg y Noam Chomsky, en: Barsky, Robert F., Noam Chomsky. A life of dissent, Cambridge, The MIT Press, 1998, pp. 58-70.

[5] Prólogo de Joaquín Miras en Rosenberg, Arthur, Democracia y lucha de clases en la Antigüedad (1921), Barcelona, El Viejo Topo, 2006, pp. 7-40. La excepción más notable al desinterés por la historia de la democracia en una perspectiva similar a la de Rosenberg la encontramos en: Canfora, Luciano, La democracia. Historia de una ideología, Barcelona, Crítica, 2004. En el campo de la filosofía política, otra obra igualmente excepcional y con un enfoque parecido: Domènech, Antoni, El eclipse de la fraternidad. Una revisión republicana de la tradición socialista, Barcelona, Crítica, 2004.

 

Viva el 1º de Mayo

Porque también ésta es nuestra MEMORIA:

… sus voces, su lucha y sus ideas se volvieron poderosas!

Una producción para TVPTS – HISTORIA DEL 1º DE MAYO y LOS MARTIRES DE CHICAGO –
Suplemento LUCHA DE CLASES, peridiódico semanal La Verdad Obrera – Partido de los Trabajadores Socialistas

 
 

Etiquetes: , ,

Miquel Caminal, Mena, Garzón y el malestar de la democracia española

En la sala de actos de CC.OO en Via Laietana se celebró el pasado martes un acto de apoyo al juez Baltasar Garzón en el que participaron el ex-fiscal José Maria Mena, la periodista Montserrat Armengou y el profesor de Derecho Constitucional y director hasta hace pocos meses del Memorial Democràtic, Miquel Caminal. No fue un acto de palabras blandas ni contemporizaciones. Aquí les reproduzco algunos extractos de las intervenciones del ex fiscal jefe del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), José María Mena, que no dudó en calificar al recientemente desaparecido Manuel Fraga como “verdugo de Grimau” y “asesino de Vitoria”. Y siguió opinando: “Fraga, dicen ellos, llevó a los franquistas, más o menos resignados, a convivir con la democracia, y era su mérito. Yo más bien creo que llevó la democracia a convivir con el franquismo aún no derrotado”.

Miquel Caminal ​desgranó, un magnífico discurso del que recojo la parte final:

“No puede haber reconciliación democrática sin memoria democrática. Podemos, y creo que debemos, defender una democracia abierta a todos, incluidos los recién llegados y a los que hasta ayer se alineaban con el autoritarismo. Pero en ningún caso podemos aceptar el accidentalismo político en la historia, ayer dictadura hoy democracia y mañana quien sabe. Tampoco podemos tolerar que se confundan hechos con opiniones. El hecho es que fue la derecha la que conspiró desde el primer día contra la Segunda República, el hecho es que fue Franco y los generales fascistas los que se sublevaron contra la República y provocaron el horror de la guerra civil, el hecho es que Franco, Hitler y Mussolini, es decir el fascismo internacional, ganaron por las armas e impusieron un régimen de terror y de exterminio, con una planificada persecución contra todos los republicanos. Esto son hechos, no opiniones subjetivas. Y no puede haber justicia sin la necesaria explicación de la verdad, la reparación moral y material y el reconocimiento para todas las personas que sufrieron injusticia y represión.

También se desnaturaliza la democracia cuando se impone desde el poder una determinada memoria histórica. Es el caso, por ejemplo, del enfoque patriótico de algunos memoriales, en forma de pueblo escogido, por lo que tiene de manipulación histórica por parte del poder, por lo que tiene de utilización de las víctimas del pasado a los intereses de la política del presente. Tampoco comparto una concepción de la memoria encadenada siempre al discurso negativo, porque hace el juego a aquellos que la quieren disecar, petrificar. Un ejemplo gráfico de este sesgo es la decisión de enviar la sede del Memorial Democrático al Castillo de Montjuïc. Esta localización es perfecta para identificar la imagen negativa de la memoria. Un castillo-fortaleza que mira al mar pero dispara contra la ciudad, que reúne una historia de terror y represión vigilante sobre Barcelona. Con el historial que acumula sería mejor destruirlo que no convertirlo en la sede del Memorial Democrático, con cínico oportunismo. Evidentemente, es un espacio desgraciadamente muy importante de nuestra memoria colectiva, que debe ser conocido y explicado de una manera muy diferente a la imagen turística que se le ha dado hasta hoy. Otra cosa son el monumento de Tortosa, incomprensiblemente aún no retirado, de apología bélica a los combatientes de la Batalla del Ebro, o el faraónico Valle de los Caídos. En este caso, lo recomendable es dejar que la naturaleza proceda a su metamorfosis, porque todas las falsas soluciones que se han ido dando forman parte de un juego de disparates. La memoria democrática sólo tiene un deber insoslayable en este punto: el apoyo a la voluntad de los familiares de los republicanos allí enterrados forzadamente.

cartells d'Antoni Tàpies

El discurso de la memoria democrática debe ser crítico y positivo si queremos promover una sólida cultura democrática como garantía de futuro. Debe ser crítico hacia un pasado con la voluntad de afrontar las injusticias y las violaciones de los derechos humanos, sean cuales sean los responsables. En este sentido, todas las dictaduras son condenables y perderíamos la razón democrática si aceptáramos excepciones, ni que fuera una sola. De igual manera, hay que denunciar todos los crímenes contra víctimas inocentes, sea cual sea la justificación ideológica que les ha amparado. Una de las características del juez Garzón es que se ha metido en campos ideológicamente minados, lo que le ha comportado desencuentros que no tienen justificación. La violencia y el terrorismo son siempre incompatibles con la democracia. La denuncia y reparación de las injusticias son condición necesaria para construir un futuro de paz y libertad. Al mismo tiempo también, se deben tener presentes las conquistas democráticas del pasado, como referentes en la lucha colectiva para avanzar hacia sociedades más libres y solidarias. En este punto, es necesario rendir homenaje a Antoni Tàpies y a su compromiso antifranquista, con motivo de su muerte.

En verdad, y gracias a Baltasar Garzón, estamos hablando no ya de memoria democrática sino de justicia y calidad democrática. En pleno proceso de degradación de las democracias europeas, y de la nuestra en particular, no podemos aceptar que el esfuerzo hecho en los últimos años para recuperar la memoria democrática sea anulado y combatido por los gobiernos conservadores de Catalunya y España. Cuando Baltasar Garzón afirma en la película-documental de Isabel Coixet que corrupción y democracia son incompatibles, o proclama ante el tribunal que “la única razón de Estado es la razón democrática de los ciudadanos”, está yendo al núcleo de lo que sostiene la verdad democrática. No hay justicia que prevalezca sobre la democracia. La justicia se inscribe dentro -y no al margen o por encima- del estado social y democrático de Derecho. Desde este postulado, el Tribunal Supremo no puede dar la espalda a los crímenes cometidos bajo el régimen totalitario anterior. Por tanto, no es legítima una justicia que antepone la continuidad del ordenamiento jurídico estatal a la razón democrática”. (…)

La periodista Montserrat Armengou, pidió también la “absolución de Garzón”.

 
1 comentari

Publicat per a 9 febrer 2012 in Memoria Historica

 

Etiquetes: , , ,

The New York Times sobre el proceso a Baltasar Garzón

Recuerdo cuando en el franquismo la prensa internacional se hacía eco, ante el silencio obligado de nuestros medios, de las vergüenzas de la dictadura.  Ahora, hoy, de nuevo, con un editorial lúcido y valiente del NYT, lo que queda de los viejos tiempos franquistas vuelve a avergonzarnos, pero por suerte, se reproduce la noticia en la prensa española. Y vale la pena difundirlo, para que se enteren y se avergüencen las viejas quimeras de la proto-historia:  Los mejores periódicos del mundo están de acuerdo en que el proceso al Juez Garzón es una ofensa a la justicia, pero la imagen de Baltasar Garzón ante los Tribunales muestra de nuevo al mundo todas las debilidades y carcomas de nuestra transición, que sólo se pudo presentar como ejemplar mientras las víctimas siguieran amordazadas, o se renunciara a recuperar la Memoria Histórica más entrañable y más nuestra de las cunetas.

La noticia la reproduce El Pais:

El ‘New York Times’: “Procesar a Garzón es una ofensa a la justicia y a la historia”

El diario publica hoy un duro editorial contra el Supremo, al que reclama la absolución del juez

El juez Baltasar Garzón, en Madrid. / SERGIO BARRENCHEA (EFE)

La verdad a juicio en España. Así se titula el editorial que el prestigioso diario estadounidense The New York Times publica hoy en defensa del juez Baltasar Garzón. “España es ahora una democracia viva, pero el juicio contra Baltasar Garzón iniciado la pasada semana [el de la memoria histórica] es un preocupante eco del pensamiento totalitario de la era de Franco”, asegura la cabecera para quien el juez estaba amparado por el derecho internacional cuando estableció que ante crímenes contra la humanidad no podían aplicarse leyes de amnistía. “Miles de fosas siguen cerradas”, recuerda el diario.

Para The New York Times, el Tribunal Supremo “nunca debió haber aceptado este caso”, abierto, recuerdan, tras la denuncia de “dos grupos de extrema derecha”.

El diario llama también la atención sobre el hecho de que en España, “donde los procesos contra magistrados son poco frecuentes”, un solo juez tenga tres causas abiertas, lo que “podría frenar la independencia judicial”.

“El juez Garzón se hizo famoso por sus procesos contra los terroristas vascos, torturadores argentinos, el dictador chileno Augusto Pinochet y políticos españoles. Sus poderosos enemigos ahora ven la oportunidad de terminar con su carrera. El juez Garzón es a veces innegablemente ambicioso, pero procesarle por excavar en los crímenes de la era franquista es una ofensa a la justicia y a la historia. El Tribunal Supremo debe absolverle”, concluye el periódico

 
2 comentaris

Publicat per a 6 febrer 2012 in Memoria Historica

 

Etiquetes: , ,

 
%d bloggers like this: