RSS

Arxiu d'etiquetes: Assemblea 15-M Terrassa

El nuevo rapto de Europa

Al empezar Assemblea 15-M en Terrassa sobre Reforma Constitución y Recortes. Foto Zé Moreira

Hablaba el pasado domingo en Terrassa sobre la limitación constitucional del déficit y el recorte de los servicios públicos, en especial de los de salud. Hablé del engaño y estafa que representa la consagración constitucional de política económica neoliberal esperpéntica, “constitucionalizada” al margen de todo lo que significa de proceso democrático un texto constitucional. Estábamos de acuerdo en que sólo el hecho de que nos creyéramos que podíamos ser protagonistas de nuestra historia, escribir nuestras leyes (también la Constitución) y demostrarlo con la organización y la acción y lucha sociales podía impedir que las estafas de todo tipo (la que llaman crisis, pero también el saqueo de nuestros servicios públicos y el desaforado incremento de las desigualdades) llevaran a nuestra generación y a las venideras al abismo.

La reforma de la Constitución se ha escrito al dictado del FMI, del BCE y de la Unión Europea –en especial de los países dominados por el eje franco-alemán y la Sra. Merkel. Pero de hecho se trata de la extensión a Europa del sistema tan lejano a la equidad de los Estados Unidos, con sus dictados de desigualdad y privatización, si fuera posible, de todo el planeta. Lo explicaba muy bien Noam Chomsky hace pocos días, en un artículo de mayor extensión y que trataba también otros temas. Pero por lo que se refiere a privatizaciones y desigualdades, nos decía que los EE.UU. habían detentado el máximo poder después de la Segunda Guerra Mundial, cuando, literalmente, la mitad de la riqueza del mundo era suya. Sin embargo, ya a principios de los 1970, su participación en la riqueza global había disminuido a cerca del 25 por ciento, y el mundo industrial se había convertido en tripolar: América del Norte, Europa y el Este de Asia (en aquel entonces con sede en Japón).

La economía empezó a cambiar de forma importante en la década de los 1970 hacia la financiarización de la producción y la exportación, pero dio un vuelco definitivo en los años 90. A nivel interno, convergieron varios factores que crearon un círculo vicioso de extrema concentración de riqueza, sobre todo en la fracción superior del 1 por ciento de la población como ya nos recordó Stiglitz, lo cual indujo a la concentración del poder político y a que por tanto las políticas del Estado siguieran el proceso de concentraran de la riqueza con la fiscalidad sesgada, la desregulación, y muchos elementos más: uno de ellos, que los costos de las campañas electorales se dispararon y el capital se puso a los partidos en el bolsillo. Las elecciones se transformaron en una farsa dirigida por la industria de las relaciones públicas, como demuestra el hecho de que después de su victoria en 2008, Obama ganara un premio por la mejor campaña de marketing del año. En la prensa de negocios, los eufóricos ejecutivos explican que venían comercializando candidatos como mercancías desde Ronald Reagan, pero que el 2008 fue su mayor logro. Y ya se frotan las manos porque las elecciones del 2012 tendrán un costo de $ 2 mil millones, que procederán en su mayor parte de la financiación empresarial. . A nadie le puede extrañar entonces que Obama (ni Artur Mas, porque cada vez más son más los países de Europa que se encuentra bajo el rapto neoliberal) seleccione líderes empresariales para los puestos más destacados de su gobierno, aunque la gente esperara otra cosa de sus gobiernos.

La riqueza y el poder se han concentrado en una franja muy estrecha, sufriendo con ello la equidad y la justicia. Para la mayoría de la población los salarios reales se han estancado, y han ganado menos por más horas de trabajo, mientras las deudas y el desmantelamiento del entramado regulador a partir de la década de los 80 aumentaba la precariedad, el paro, el desasosiego…. Aunque nada de esto es demasiado problemático para los muy ricos, que se benefician de la póliza de seguro del gobierno llamada “demasiado grandes para quebrar” mientras, como ahora ya todo el mundo sabe, la secretaria de Warren Buffet paga más impuestos que su multimillonario jefe. Chomsky lo explica con toda claridad: los bancos y las empresas de inversión puede realizar transacciones de riesgo, con grandes beneficios, y cuando el sistema se bloquea, pueden acudir al Estado para el rescate con el dinero de los contribuyentes mientras blanden los libros de Friedrich Hayek y Milton Friedman. E insiste: Desde los años de Reagan, cada crisis ha sido más extrema que la anterior para la población en general. En este momento, el desempleo real está en los niveles de la Depresión (aunque nada demasiado grave si lo comparamos con el de España que hoy mismo hemos sabido que ha vuelto a subir), mientras que Goldman Sachs, uno de los principales arquitectos de la crisis actual, es más rico que nunca. Pero no sirve de nada llamar la atención sobre los desaforados beneficios y los bonos de los grandes ejecutivos, ya sean de Goldman Sachs o de la CAM, porque a lo que se da publicidad es a lo que cobran los trabajadores del sector público, sus salarios, sus pensiones, y así hasta imitar también en Catalunya la fantasía reaganiana de madres negras en limusina cuyo chófer las lleva a recoger el cheque de la asistencia social… (¿No les suena, en menor escala, las mentiras que se dijeron son quienes percibían el PIRMI?)

En estos momentos se trata de machacar al personal de los servicios públicos de educación y salud, en un intento deliberado por destruir el sistema de educación pública desde preescolar hasta la privatización de las universidades. No sólo en los Estados Unidos. También en España y Europa, para seguir desmantelando los servicios básicos de bienestar, los que pueden permitir una distribución progresiva de la renta o mejorar las oportunidades ¡de cuidado médico, de salud! de las personas más necesitadas. Son buenas medidas para los ricos, pero un desastre para la mayoría de la población.

votar

Sobre otras privatizaciones, magnífica hoy la reflexión de Emilio Lledó “¿Quién privatiza a los políticos?”

 
1 comentari

Publicat per a 4 Octubre 2011 in Ciutadania/Política, Europa

 

Etiquetes: , , ,

Mas-Colell invita al saqueo de los servicios públicos

Ayer lo comentamos en la Asamblea del 15-M de Terrassa para ilustrar en el fondo la gran estafa que es la crisis y la pérdida de derechos y conquistas sociales que puede significar para la ciudadanía. En la edición de Catalunya del diario Público del sábado, 1 de octubre, en catalán, podían leerse una columna en la que se nos informaba que la crisis y los recortes están provocando en poco tiempo una “contracción” (¡malditos eufemismos!) de los servicios públicos. Ante eso, el conseller d’Economia, Andreu Mas-Colell, había hecho un llamamiento al sector privado a ocupar el espacio que los “ajustes” dejan en el sector público.

Nos recordaba la columna (sin firmar) que el Govern de CiU ya se manifestó a favor de que la población opte por acudir a mútuas privadas en lugar de seguir confiando en los servicios que presta la sanidad pública, pero el conseller d’economia considera que este “reemplazo” se puede aplicar a todos los sectores. “Me gustaría que tomaseis la iniciativa: ahora está muy claro que desde el sector público no se podrán atender grandes proyectos de rentabilidad económica y social”… estas fueron algunas de sus afirmaciones ante el Cercle d’Economia. Y más adelante añadió: “Esto no significa que el sector público y la Generalitat no tengan ningún papel, sino que el sector privado aproveche los espacios de los que la Administración se retirará“.

Para dejarlo más claro, Mas-Colell dijo al calibrar el impacto de los recortes que “entiendo que haya quejas. Pero si todos contribuimos (añado yo a modo de ejemplo: el Govern privatizando, el sector privado aprovechando la coyuntura y la ciudadanía intentando la difícil tarea de apretarse el cinturón mientras se baja los pantalones) podremos salir antes de la situación y llegar a otras de equilibrios mayores”. Lo que no dice el Conseller es todo lo que nuestra generación habrá dejado en el camino de dignidad, bienestar, empleo y seguridad, y lo poco que quedará para las generaciones venideras si se cae en la trampa de perseguir los imposibles “equilibrios” del neoliberalismo.

Pero, además, es que algo falla en esta ocupación de los servicios públicos por los privados: algo que es demasiado triste per la sociedad y demasiado doloroso para las personas enfermas, mayores, que necesitan cuidados. Vean si no esta otra noticia que reproduce Dempeus per la Salut Pública:

La clínica Sant Antoni de Barcelona pide a los pacientes que lleven las medicinas

Se trata de una clínica privada integrada en la Xarxa Hospitalària d’Utilització Pública (XHUP),  dedicada especialmente a geriatría. La Clínica Sant Antoni nació de la fusión de las clínicas La Figuerola y Provenza y fue inaugurada el pasado 16 de setiembre por el consejero de Salud, Boi Ruiz, y el alcalde de Barcelona, Xavier Trias (CiU). 
Los recortes anunciados por el gobierno de CiU se están dejando sentir ya. La Clínica Sant Antoni de Barcelona ha pagado  sólo el 65% de la nòmina de setembre. Reducción del 35% de las nóminas de los trabajadores y que los pacientes traigan sus propios medicamentos. Este es el plan que ha puesto en marcha la Clínica Sant Antoni de Barcelona.
Estos recortes repercuten directamente en los enfermos, la situación que están viviendo los enfermos de esta clínica va mucho más allá del co-re-pago, es una vuelta a los hospitales y clínicas de los países más pobres del mundo. ¿Es este el trato que el president Mas quiere que se de a nuestros mayores? ¿Es esta la calidad en los servicios de salud a la que aspira el “gobierno de los mejores”? ¡Una vergüenza, eso es lo que es!
 

Los familiares contratan a cuidadores porque los empleados ya no dan abasto

ALBA CASANOVAS – Barcelona – 02/10/2011

Un hospital sin más de 40 medicamentos básicos, con escaso material de curas y con una plantilla que no puede atender a los pacientes. Los recortes sanitarios de la Generalitat han dejado en esa situación a la clínica Sant Antoni de Barcelona.

Los 184 trabajadores de la clínica no solo sufren una reducción del 35% del salario de septiembre, la misma cantidad que el Departamento de Salud ha pagado de menos al centro. También se ven en la tesitura de pedir a los familiares de los pacientes, más de 200, que traigan de sus casas algunos de los medicamentos que necesitan.

La mayoría de los 40 fármacos que faltan son básicos, como analgésicos, inhibidores de coágulos que favorecen la circulación sanguínea y complementos alimenticios, según explica Margarita Capitán, una de las presidentas del comité de empresa. “La dirección dice que no puede hacerse cargo de los gastos”, añade. Este periódico trató ayer de obtener la versión del centro, sin éxito.

“Los enfermeros nos negamos a solicitar ayuda a los familiares. Se lo comunican los médicos”, dice otro trabajador, que no quiere dar su nombre. Ante tal situación, los parientes acuden a los centros de atención primaria en busca de recetas para comprar las medicinas. “Es una vergüenza”, comenta Juan L. R., que admite adquirir fármacos para su mujer.

Los empleados también denuncian la escasez de material de curas. “En lugar de tener apósitos de última generación, utilizamos gasas convencionales”, explica un miembro del comité de empresa. Y critica que la clínica “se excuse con los recortes” para no comprar el material necesario.

Los enfermeros del centro también revelan que tienen a su cargo más pacientes de lo que les corresponde. Ayer, dos auxiliares de enfermería atendieron a 36 pacientes, y un enfermero, a 83. Es el caso de Jesús Pizarro, enfermero de 29 años, que trata a 76 enfermos. “La calidad en la asistencia brilla por su ausencia”, lamenta mientras confiesa no sentirse “realizado”. “No hago ni la mitad de lo que podría hacer”, puntualiza.

A los familiares les explican las carencias que sufren. Algunos lo entienden. Otros no. “Se deben de acumular las quejas”, pronostica Juan mientras entra en la clínica por detrás (la entrada principal está cerrada) custodiado por dos vigilantes que el centro ha contratado para impedir que los trabajadores lo invadan.

Familiares y empleados afirman que hay enfermos que aguantan más de una hora con el pañal sucio y a los que no se les levanta de la cama cuando toca. De ahí que la mayoría de los pacientes dispongan de un cuidador. Es el caso de Ana Velasco, de 57 años. Asiste a su paciente siete horas al día. “Se lo hago todo”, dice. “Sus familiares pueden pagar mis servicios, pero ¿qué pasa con los que no pueden?”, se pregunta mientras se encoge de hombros.

votar

 

Etiquetes: , ,

 
%d bloggers like this: