RSS

Arxiu d'etiquetes: Bradley Manning

Julian Assange: Hay unidad en la represión

Discurso completo de Julian Assange desde la embajada de Ecuador en Londres Assange compareció ante el público por primera vez después de haber acudido a la embajada del país andino en el Reino Unido
 (Última actualización: 20 ago 2012 | 8:12 GMT AFP / Carl Court)

.

El caso de Julian Assange, que publicó miles de documentos secretos de varios países y es perseguido por Suecia acusado de presuntos abusos sexuales, alcanzó su apogeo el jueves cuando Ecuador otorgó al australiano asilo diplomático. RT les presenta el discurso completo de Julian Assange desde la embajada de Ecuador en Londres.
.
“Yo estoy aquí hoy porque no puedo estar allí afuera con ustedes. Pero gracias por venir, gracias por su determinación y por su generosidad de espíritu. El miércoles por la noche, luego de que enviaran una amenaza a esta embajada y de que la Policía invadiera este edificio, ustedes vinieron para vigilar y trajeron consigo los ojos del mundo. Dentro de esta embajada, después del ocaso, yo podía oír a los equipos de Policía entrando al edificio por las escaleras internas de emergencia. Pero yo sabía que habría testigos. Y esto es gracias a ustedes. Si el Reino Unido no contravino la Convención de Viena la otra noche fue porque el mundo estaba pendiente. La próxima vez que alguien les diga que es inútil defender aquellos derechos que nos son tan preciados, recuérdenles su vigilia en la oscuridad ante la embajada de Ecuador y cómo en la mañana el sol salió en un mundo distinto, y una valiente nación latinoamericana se impuso por la justicia.
.

Así que, para estas valientes personas: Le doy las gracias al presidente Correa, por el coraje que ha demostrado al considerar y otorgarme el asilo político. Y le doy las gracias al Gobierno y al ministro de Asuntos Exteriores, Ricardo Patiño, que defendió la Constitución ecuatoriana y su noción de los derechos universales en la consideración de mi caso. Y al pueblo de Ecuador, por apoyar y defender su Constitución. Y tengo una deuda de gratitud con los funcionarios de la embajada, cuyas familias viven en Londres y me han demostrado hospitalidad y amabilidad, a pesar de las amenazas que recibieron. El próximo viernes tendrá lugar una reunión extraordinaria de los cancilleres latinoamericanos en Washington DC para discutir esta situación. Y por ello estoy agradecido a las personas de los gobiernos de Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, El Salvador, Honduras, México, Nicaragua, Brasil, Perú, Venezuela y de todos los demás países de América Latina que han salido a defender el derecho a asilo. A la gente de los EE.UU., del Reino Unido, de Suecia y de Australia que me han apoyado, a pesar de que sus gobiernos no lo han hecho. Y a aquellas mentes brillantes en el Gobierno que todavía luchan por la justicia, su día llegará. Para los trabajadores, los que apoyan y las fuentes de WikiLeaks, cuyo coraje, dedicación y lealtad no tienen igual. A mi familia y a mis hijos a los que se les ha negado su padre, perdonadme, nos vamos a reunir pronto.
.

Y mientras WikiLeaks siga bajo amenaza, también lo estará la libertad de expresión y la salud de nuestras sociedades. Debemos usar este momento para articular la oportunidad que tiene delante el Gobierno de Estados Unidos. ¿Volverá esta y reafirmará los valores en los que fue este país fundado? ¿O caerá en un precipicio, arrastrándonos a un mundo peligroso y de represión, en el cual los periodistas callan por temor a la persecución y sus ciudadanos tienen que susurrar en la oscuridad? Yo digo que esto tiene que cambiar. Le pido al presidente Obama que haga lo correcto. EE.UU. debe renunciar a esta cacería de brujas contra WikiLeaks. Estados Unidos debe archivar su investigación del FBI. EE.UU. debe prometer que no perseguirá más a la gente de WikiLeaks y a los que nos apoyan. EE.UU. se debe comprometer ante el mundo a que no se perseguirá a los periodistas por sacar a la luz los crímenes secretos de los poderosos. Debe detenerse esta persecución a los medios de comunicación, ya sea WikiLeaks o el New York Times. La Administracion de los EE.UU. debe terminar su guerra contra los informantes. Thomas Drake, William Binney, y John Kirakou y otros heroicos informantes de los EE.UU. tienen que ser absueltos y compensados por el duro trabajo que realizaron como servidores del bien público. Y el soldado que todavía sigue en una prisión militar en el Fuerte Leavenworth en Kansas, que fue encontrado por la ONU tras haber soportado meses de tortuosa detención en Quantico (Virginia) y que todavía tras haber estado 2 años en prisión tiene que ir a juicio, tiene que ser liberado. Y si Bradley Manning realmente hizo aquello de lo que se le acusa, entonces es un héroe, un ejemplo para todos nosotros y uno de los prisioneros políticos más famosos del mundo. Bradley Manning tiene que ser liberado. El miércoles, Bradley Manning cumplió el día 815 de detención sin un juicio. El máximo legal permitido son 120 días. El jueves, mi amigo Nabeel Rajab fue sentenciado a 3 años de cárcel por un tuit. El viernes, una banda rusa [Pussy Riot] fue sentenciada a dos años por una ‘performance’ política. Hay unidad en la opresión. Tiene que haber una absoluta unidad y determinación como respuesta.”
.

Texto completo en: http://actualidad.rt.com/actualidad/view/51827-vivo-discurso-julian-assange-embajada-ecuador-londres?fb_comment_id=fbc_10151353861758047_27896420_10151354694548047

 
 

Etiquetes: ,

WikiLeaks y el precio de la justicia para Bradley Manning

freebradlleymanning.jpg

Sabemos que Estados Unidos es uno de los pocos países del mundo en los que, aunque puede permitírselo de sobras, tienen un alto precio derechos básicos, humanos y elementales como el de tener un jucio justo o el acceso a la salud. Una persona podrá curarse o tendrá más posibilidades de ir a la cárcel según el precio que se pueda pagar, al margen del valor que como sociedad que se supone evolucionada y educada asumamos que tenga la igualdad frente a la ley, o que todas las personas enfermas tengan accesibilidad a los servicios médicos.

En esta Catalunya que copia lo peor de los Estados Unidos (privatizaciones de derechos y servicios públicos reservando la salud para quien la pague) se está hablando también mucho del precio y el coste de los servicios sanitarios para ocultar su valor que reside, y entre otros aspectos, en su accesibilidad y universalidad. Y si seguimos por este camino puede ser que pronto nos encontremos con situaciones como las que ha vivido esta semana la Red de Apoyo a Bradley Manning, que ha recibido finalmente los 15.100 dólares que WikiLeaks se había comprometido a hacer llegar como contribución a la defensa de Manning. Dicha cantidad aportada por Wikileaks y recogida de múltiples donaciones, se dedicará exclusivamente a los gastos de defensa legal de Manning tras su detención en mayo de 2010 para que pueda tener un juicio justo.

coins.jpeg

En algún momento pareció extremadamente difícil que se consiguiera esta cifra dadas las vergonzosas “retiradas” de Visa, Mastercard y PayPal negando sus servicios a WikiLeaks a instancias del gobierno de los EE.UU. Fíjense en el enorme contrasentido de la situación: el gobierno, que debería velar porque se imparta justicia, trata de impedir que se recoja dinero para asegurar a Bradley Manning un juicio justo (ya que en los USA, como he dicho, poder disponer de una buena defensa ante los tribunales cuesta una fortuna).

Y así es: una fortuna. Porque se han recibido finalmente de Wikileaks 15.100 dólares, pero la cantidad mínima necesaria para montar una defensa vigorosa de Bradley Manning se estima en 115,000 dólares, de los que se llevan recogidos en estos momentos unos 100.000 dólares.

justicia.png

Los fondos que se recaudan (una vez asegurada en casi su totalidad la factura legal ante el Tribunal Militar) se destinan también a explicar a la sociedad los cargos contra Bradley y las condiciones inhumanas de su reclusión en una celda de la brigada de Quantico, Virginia, que ya expliqué en este otro post. Pero existen otras cuestiones sobre lo que todo el mundo debería poder estar informado y opinar; temas como la transparencia gubernamental, la libertad de expresión, el contenido de los materiales filtrados y la urgencia de poner fin a las guerras de ocupación.

Por eso es importante además que se mantenga viva la campaña de apoto a Bradley Manning hasta que comaprezca ante el Tribunal Militar este verano, según parece estar previsto, para evitar que tenga que comparecer en un juicio a puerta cerrada, ni puedan utilizar al soldado Bradley Manning como chivo expiatorio de guerras imperialistas ni de los sangrientos “errores” militares de los Estados Unidos.

votar

 
3 comentaris

Publicat per a 16 gener 2011 in Mitjans de comunicaci, Pau

 

Etiquetes: , , , ,

Lynn Parramore, Bradley Manning, Wikileaks y la tortura

El grado de civilización de una sociedad puede ser juzgado al entrar en sus prisiones.
~ Fiódor Dostoievski

aislamiento3.jpg

“En los primeros días de los Estados Unidos un grupo de bien intencionados cuáqueros de Filadelfia se propusieron reformar el sistema penitenciario. La idea era que los presos no tuvieran que sufrir el hacinamiento, caos y corrupción de las cárceles existentes. Pensaron que si los recluían en celdas de aislamiento recobrarían su salud mental y espiritual a través de la reflexión. Y construyeron la cárcel de Walnut Street, sin ventanas, donde se privaba a los prisioneros de conversación, de contemplar la calle… nada perturbaba su penitencia, esperando que “quedarse a solas con dios, les rehabilitaría”.

Pero hubo un pequeño problema. Muchos de los prisioneros se volvieron locos, y la cárcel de Walnut Street se cerró en 1835.

Sin embargo, la palabra “penitenciaría” pasó a formar parte del lenguaje, y la idea de encerrar a los presos en régimen de aislamiento no murió. Parece tan razonable –mucho más que las cadenas de presos o los amontonamientos en prisiones… Y de nuevo se abrieron cárceles construidas en base a la teoría de que la soledad puede conducir a los delincuentes hacia la salvación.

Charles Dickens tenía un gran interés en las condiciones de las cárceles ya que fue testigo del arresto, por deudas, de su padre en una cárcel victoriana. Cuando se enteró de la última innovación de América, quiso verla por sí mismo. En la Penitenciaria del Estado de Filadelfia pudo ver en régimen de aislamiento unos espectros humanos que miraban fijamente, con mirada vacía, las paredes de sus celdas. Llegó a la conclusión de que el aislamiento es una tortura, y escribió:

“Creo que pocos hombres son capaces de valorar la enorme tortura y agonía que supone este castigo terrible, prolongado durante años… considero que esta lenta y diaria manipulación con los misterios del cerebro es infinitamente peor que las torturas del cuerpo: y aunque no se muestre de forma palpable a la vista y al tacto como las cicatrices de la carne, aunque sus heridas no salgan a la superficie, y aunque no provoque gritos que el oído humano puede oír; lo denuncio como un castigo secreto e impropio de la humanidad.”

Dickens, un hombre que había visto muchas inhumanidades en su vida, consideraba el régimen de aislamiento “rígido, estricto, cruel sin esperanza… y equivocado.”

Eso fue 1842. Desde entonces, montones de estudios científicos, junto con los relatos vívidos por las víctimas, han confirmado lo que ya era obvio para Dickens. El aislamiento es peor que los huesos rotos y la carne desgarrada. Cuando se priva a los seres humanos de contacto social, incluso por unas pocas semanas, se quiebra su capacidad de concentración, se lesiona su memoria y las personas se desorientan. Con el tiempo, muchos prisioneros experimentan una rabia explosiva, alucinaciones, catatonia, y acaban auto mutilándose. Algunos se vuelven irremediablemente locos. Lejos de conseguir seguridad, que es la justificación más comúnmente citada, el aislamiento amplifica los impulsos violentos, convirtiendo a los prisioneros en bombas de relojería, mucho más peligrosos para la sociedad humana de lo que nunca fueron (véase el documental de National Geografic sobre el tema.) (…)

Salvo la pena de muerte, el aislamiento es la sanción más extrema permitida por la ley. Como la esclavitud y toda forma de crueldad institucionalizada, debe ser desterrada a los anales oscuros de la historia como un ejemplo de lo que sucede cuando la humanidad fracasa. Pero, por el contrario, el gobierno de Estados Unidos lo utiliza como método de terror y coacción con a un ciudadano que ni siquiera ha sido declarado culpable de un delito.

Según varios periodistas han documentado con valentía, reuters_salon.jpgBradley Manning, de 22 años de edad, del Ejército de EE.UU., fue acusado de filtrar documentos clasificados a Wikileaks, y lleva detenido en confinamiento solitario durante los últimos siete meses a pesar de no haber sido condenado por ningún delito, comportarse de forma modélica en la cárcel y no haber dado señales de violencia ni haber cometido faltas disciplinarias. Manning ha estado solo en una celda durante 23 horas al día, sin posibilidad de hacer ejercicio, privado de sueño. Se le ha negado incluso una almohada o sábanas para su cama. Según informa Glenn Greenwald, “el personal médico administran dosis regulares de antidepresivos a Manning para evitar que su cerebro se resienta de los efectos de este aislamiento.” Y todavía no se ha fijado la vista de su causa.

El mensaje del gobierno de EE.UU. a sus ciudadanos es claro: haced sonar el silbato y vuestro cerebro quedará mutilado incluso antes del juicio.

Pero puede ser que para vergüenza del gobierno de los EE.UU., nuestra humanidad dormida se despierte. El régimen de aislamiento – la tortura, porque tenemos que llamar las cosas por su nombre – de Bradley Manning está iluminando, irónicamente, toda esta brutalidad y el peligro del autoritarismo. Las Naciones Unidas han abierto una investigación sobre el caso Bradley, y el tambor de indignación en la blogosfera suena con más fuerza cada día. Sea lo que sea lo que se piense de Manning y su participación en las filtraciones de WikiLeaks de información clasificada, nada justifica la tortura. Como sostiene Greenwald, estas prácticas debilitan la posición del gobierno de Estados Unidos, tanto en el extranjero como en el interior del país. Otros países lo pensarán dos veces antes de aceptar las solicitudes de extradición a un lugar donde se sanciona el trato inhumano a los prisioneros. Su posición moral en el mundo se debilita, mientras que la ciudadanía estadounidense, que ya sospechaba de la existencia de abusos de poder después del 11 de noviembre, se alarma al tiempo que su confianza en la justicia se deteriora.

Encerrar a seres humanos en régimen de aislamiento no es una medida que se corresponda con su depravación, sólo denuncia la nuestra“.


lynn-parramore-web-headshot-1.jpgOriginal en inglés aquí.
Lynn Parramore
es Editor de New Deal 2.0, Media Fellow en el Roosevelt Institute, y Co-fundadora de Recessionwire.
Firmar en favor de Bradley Manning, pulsando aquí!

votar

 

Etiquetes: , , ,

 
%d bloggers like this: