RSS

Arxiu d'etiquetes: Clara Valverde

La programada deshumanización de los servicios de Urgencias: Una denuncia clave de @enfermarebelde

Cadena de montaje en hospitales: quieren profesionales/robots y pacientes/objetos

2012-01-26_IMG_2012-01-26_11 35 02_urgencias

Lean: Filosofía de pensamiento y práctica holística de cómo hacer funcionar toda una organización basándose en los principios y métodos recogidos de Toyota.

El número de pizzas, horas y clientes. Los segundos utilizados para: amasar, poner tomate, cortar, hacer la forma, montar la pizza, tiempo en el horno.

(Del material de la formación utilizado en hospitales por David Pumer Delgado del ConsorciSanitari Integral, ingeniero con 8 años de experiencia en implantación del método Lean en la compañía Mercedes-Benz.)

Explica Clara Valverde en su artículo, que leyendo el material utilizado en la formación de los profesionales sanitarios de los servicios de urgencias en hospitales de Catalunya, uno no se imagina que el “producto” al que se refiere es, en realidad a personas enfermas, pacientes, ni que esta formación es para profesionales de la sanidad pública.

La metodología “Lean” (“magro” en inglés) se desarrolló en los años 1990 para aumentar la eficacia de las cadenas de producción de coches Toyota en los EEUU (ahora también aplicada en la producción de pizzas, entre otras cosas). Está inspirada en los libros de James P. Womack y Daniel T. Jones , gurus “neo-cons” que adaptaron el Toyota ProductionSystem de Japón, de TaiichiOhno y ShigeoShingo[1], y metodología que ahora llega a España, sobre todo a Catalunya, de la mano del ConsorciSanitari Integral (CSI), para ser aplicada en la sanidad pública[2].

Como explica el crítico de Lean, Stuart D. Green de la Universidad de Reading, esta metodología, que pretende ser una manera de aumentar la eficacia, es en realidad una aplicación directa de la ideología totalitaria neoliberal enfocada en la explotación de los trabajadores[3]. Green también explica que el método Lean no ha tenido gran éxito en otros países debido al rechazo, o “resistencias”, como dicen los promotores de Lean, por parte de los trabajadores. Pero aun así, ahora se está implantando en países en los que los derechos de los trabajadores están disminuyendo y en los que se han desmantelado los controles sobre los excesos del capitalismo.

Aunque ningún promotor de la aplicación del método Lean en la sanidad lo dice, esta forma de trabajar es perfecta para forzar a los trabajadores sanitarios a ser cómplices de los recortes y del robo de la sanidad pública por la privada. Y no debe ser casualidad que se estéimplantando esta metodología en los servicios de urgencias de varios hospitales como el MoisesBroggi de Sant Joan Despi, el Clinic de Barcelona yen otros departamentos de hospitales como el Trueta de Girona yel ConsorsiSanitari del Garraf, con la ayuda del ConsorciSanitari Integral y numerosas compañías de consultores.

El problema del desborde en las urgencias hospitalarias en Catalunya, como sabe cualquier trabajador sanitario, es debido a los recortes y, más específicamente, al cierre de camas y plantas por decisión del Conseller de Salut, Boi Ruiz, con la excusa de “las vacaciones”[4]. Camas que no se vuelven a abrir. (Es muy interesante seguir los tuits diarios de los adjuntos de urgencias del Hospital de la Valld’Hebró en la cuenta Twitter @adjuntosdeurgen para constatar que hay siempre entre 70 y 90 pacientes esperando camas de hospitalización en los pasillos de urgencias. Algunos esperan hasta cinco días).

¿Casualidad o causalidad?

Hay que superar barreras que interfieren con el método Lean, como las restricciones que crean ciertas leyes.

                                                               Joel Cutcher-Gershenfeld, “Barriers to Lean” 1999

Los expertos que están promocionando la metodología Lean mencionan, como si fuera una casualidad, que la implantación de esta metodologíase está haciendo en tiempos de recortes y privatización, situación que ellos definen de las siguientes maneras:

“…Hay dificultades para mantenerse en el tiempo con una economía solvente…en una situación de reajustes económicos…el método Lean ha irrumpido con sigilo pero con fuerza en la sanidad del país justo en los años en los que la crisis económica ha dejado al descubrimiento su necesidad”. Javier Barbado, Revista Médica, 21/12/2014.

“El entorno socioeconómico actual lleva a las organizaciones sanitarias y sociales a replantearse sus políticas y estrategias”. Miquel Arrufat, Gerente del CSI, II Jornadas Lean Healthcare España 2012, patrocinadas por los ServeisFunerarisIntegrals.

O, directamente, se intenta despistar, culpabilizando a los pacientes de la situación en urgencias, como hace Adela Morcillo, del Departamento de Enfermería de la Universitat de Barcelona, en su trabajo sobre la aplicación del método Lean en el Hospital Broggi: “El uso inadecuado de urgencias por parte de la población comporta esperas prolongadas”[5]. Este muy revelador trabajo nos recuerda que “Lean no es tanto un resultado como una forma de pensar”.

Propaganda

Haciendo del pensamiento Lean la base de nuestra cultura.

El camino Lean del Consorci Sanitari del Garraf , mylean.org

Leanpretende ser un método de aumentar la eficacia pero es, en realidad, lo que dice Morcillo: “una forma de pensar”, una gran campaña de propaganda disfrazada de palabras como “científico” y “evidencia”[6] para que los trabajadores se identifiquen como parte de una cadena de producción. Esto se hace, según Green, con metáforas como “trabajo en equipo” que esconden la realidad de la explotación de los trabajadores y que les fuerza, sin que muchos de ellos se den cuenta, a comprometerse con el orden político-económico neoliberal.

Para los gestores sanitarios y su prensa, la aplicación de Lean al sistema sanitario público es un paso lógico como explican en Revista Médica: “Bien mirado, los hospitales son equiparables a una fábrica donde la plantilla de profesionales hace posible el producto final, en su caso la salud de los pacientes, de forma muy similar a la cadena industrial, esa que idearon a comienzos del siglo XX, Frederick Taylor y Henry Ford”.

¿Cómo implantan el método Lean?

1. Disfrazando y confundiendo

El método de cadena de montaje de hacer coches o pizzas se disfraza con palabras japonesas para hacer su implantación más aceptable, como si fuera Feng-Shui, como si fuera algo espiritual parecido al “Zen” (palabra que se utiliza en la formación Lean). Las palabras japonesas seiri(clasificar), seiton (ordenar), seiso(limpiar), seiketsu(estandarizar) y shitsuke (sostener) parecen hacer amables lo que en realidad son factores de control y explotación.

En muchos de los artículos y manuales de Lean se utiliza la palabra sensei para referirse a los jefes. Senseien realidad es la palabra japonesa para honrar a los maestros ancianos y sabios. Con este travestismo de la palabra, el jefe explotador comienza a ser visto de una manera más aceptable, lo cual crea la tan necesaria confusión que se necesita para implantar métodos de explotación como Lean.

2. Cientifismo y manipulación

Gestionar la sanidad como se fabrican coches.

Javier Barbado, Revista Médica

Los promotores de Lean utilizan la palabra “científico” y “evidencia” constantemente, pero sin ningún contenido para demostrarlo[7]. La reorganización de la cadena de producción de, por ejemplo, una pizzería dista mucho de poder considerarse un método científico. Y aún más de la realidad de un sistema sanitario público, de sus trabajadores y de sus usuarios.

Las formaciones, manuales y artículos a favor del método Lean en su aplicación a la sanidad mencionan “un aumento del 20% en la producción” gracias a la utilización de este método[8]. Al indagar en la literatura académica sobre Lean, comprobamos que este “aumento en la producción” se refiere a pequeños detalles técnicos, tales como el aumento del volumen de radiografías en un hospital de EEUU. Casos aislados y de poco impacto.

Los autores españoles y catalanes que escriben sobre Lean o no han leído a fondo la bibliografía que ellos mismos citan o no saben inglés.

En los materiales y escritos sobre Lean para aplicar a la sanidad del ConsorsiSanitari Integral (CSI) y de las compañías de consulting, se puede observar la repetición del concepto del “tiempo”. ¿Quecon el método Lean los pacientes podrían ser dados de alta un 20% antes? Es posible. Aunque las altas prematuras no son un indicador de un sistema sanitario eficaz ya que llevan, a menudo, en nuevas visitas a urgencias y reingresos.

Los profesionales sanitarios de urgencias en Catalunya que ahora utilizan el método Lean nos dicen que por mucho que los supervisores les persigan con cronómetros, con cada paciente se necesita una cantidad de tiempo diferente. El pinchar en vena requiere más tiempo si el paciente está muy enfermo, necesita apoyo o las venas son de difícil acceso, por ejemplo.

Se ha intentado implantar el método Lean en algunos hospitales de otros países,sobre todo en la sanidad privada de los EEUU[9], pero, en general, ha fracasado según los investigadores. Joosten y sus colaboradores insisten en que la pretensión de que Lean aumenta la seguridad, la moral de los trabajadores y que reduce los costes es simplista y no toma en consideración el gran abanico de temas que surgen si se intenta aplicar Lean a la sanidad. Joosten informa de que no existen estudios sobre la satisfacción de los pacientes con el método Lean y lanza el aviso del daño a largo plazo que un servicio sanitario que se organiza con el método Lean podría causar.

3. Despolitizar

La propaganda de los gestores reemplaza los valores democráticos.

Noam Chomsky, El beneficio es lo que cuenta

En la formación y aplicación del método Lean se omite el contexto y se enmascara cualquier referencia a por qué se quiere transformar la atención sanitaria hospitalaria en una cadena de producción. Las razones políticas se evitan. Este método se presenta sin ningún contexto y no se pregunta: ¿a quién beneficia?

En la literatura sobre Lean se refuerza la importancia de que “los trabajadores construyan una identidad Lean”, que es lo opuesto a la identidad del trabajador con derechos, iniciativa, empatía, creatividad, pensamiento crítico, formación e inteligencia. El control ideológico es uno de los productos más beneficiosos del método Lean. Lean no es neutral. Green afirma muy claramente que Lean es el triunfo del dogma sobre la inteligencia.

4. Humillar

Los profesionales sanitarios que cuestionan el método Lean (como han hecho los del Hospital Trueta de Girona[10]) son humillados y tachados de “antiguos” llenos de resistencias, como podemos constatar en un artículo de Revista Médica: “Pero antes de que el médico vocacional que lea estas líneas se lleve las manos a la cabeza (es de sobra conocida la antigua visión del jefe de servicio, por ejemplo, como maestro al que se le debe veneración y obediencia ciegas, concepción que dista mucho de admitir el símil de un fábrica de productos) debe advertirse que desde hace tiempo hay quienes se han atrevido a aplicar al entorno sanitario una manera de entender la producción bautizada como ‘Lean’ y que coincide con la fórmula original en los centros de la conocida marca japonesa de automóviles Toyota”.

Se pretende que solo hay dos opciones: o ser “moderno” y apoyar el método Lean o ser un viejo médico paternalista. Nada sobre los profesionales sanitarios con conciencia social y política, con una metodología humanista y empática, y con habilidades para crear y llevar a cabo una relación terapéutica eficaz con conocimientos científicos.

También en el mundo fantasioso de Lean (la fantasía: que los trabajadores sanitarios se conviertan en robots obedientes de Toyota) se utiliza constantemente la palabra “flexibilidad”, cuando ese concepto es algo totalmente ajeno a esta manera de trabajar.

5. Infantilizar

En la formación Lean en Catalunya para los profesionales sanitarios llevada a cabo por el Consorci Integral Sanitari se hace todo lo posible por infantilizar a los participantes, esos profesionales sanitarios que trabajan en condiciones precarias debido a los recortes, y que,aun así, están salvando nuestras vidas. Se compara su trabajo con el hacer pizzas y tienen que hacer largos ejercicios de cálculos sobre el tiempo que se podría ahorrar si se pone el tomate en la pizza en un cierto tiempo.

También son infantilizados con ejercicios humillantes sobre “El Sr X que siempre llega 2 minutos tarde”. Repasando detalladamente las tareas que hace el Sr X antes de salir de su casa (ducharse, lavarse los dientes y un largo etc.) y los movimientos por su casa que esas tareas requieren, los participantes, con numerosas hojas de “recogida de tiempos” y mapas de la casa del Sr X, tienen que recortar 2 minutos del tiempo del Sr X en su rutina matinal.

¿A quién beneficia la metodología Lean?

1. No beneficia a los pacientes ni a los profesionales sanitarios

Mientras la retórica Lean sobre la “flexibilidad”, “calidad” y “trabajo en equipo” es seductora, los observadores críticos afirman que se traduce en control, explotación y vigilancia.

Stuart Green

Los teóricos sobre la calidad de la atención sanitaria demuestran, en sus estudios, que la satisfacción de los pacientes en los servicios de urgencias hospitalarias depende de tres factores, en orden de importancia: 1. Las habilidades interpersonales de los profesionales sanitarios, 2. La información y explicaciones proporcionadas por los profesionales y 3. El tiempo de espera.[11] Con el método Lean, el único factor que podría verse mejorado es el tercero pero sacrificando los otros dos.

Según los investigadores de Lean, los profesionales que están atendiendo a pacientes siguiendo esta metodología sufren un alto nivel de ansiedad[12], deshumanización y desempoderamiento[13]. Estas condiciones laborales, de las cuales nos hablan profesionales de urgencias catalanes (que prefieren mantener su anonimato), en las que existe acoso y control, no dan pie a una relación con el paciente empática y de calidad.

Sin duda, se necesita mejorar la eficacia de los servicios de urgencia en Catalunya y evitar las situaciones actuales de masificación en las que hay pacientes en los pasillos durante días sin privacidad ni atención correcta. Para esto hay que dejar de recortar y privatizar la sanidad pública (camas y personal) y devolver a las arcas de la sanidad pública los fondos que se han desviado a la privada.

Para llevarlo a cabo, es necesario revocar las leyes aprobadas por CiU y ERC que legalizan la privatización. También hay que cesar y llevar a la justicia a los gestores de la sanidad pública que tienen incompatibilidades, como el Director del CatSalut, Josep María Padrosa (incompatibilidades que ha admitido la Oficina Antifrau de Catalunya)[14] y los implicados en casos de corrupción con fondos de la sanidad pública.

También, para aumentar la eficacia y la calidad de la atención sanitaria, se necesita retomar modelos humanistas comenzados en los años 1990 como la Medicina Centrada en el Pacientey otros modelos[15]que se han visto pisoteados por el pensamiento neoliberal.

2. A los “expertos”

Los auto-proclamados “expertos” en Lean tienen ahora en Catalunya y en el resto de España, posibilidades de negocios seguros pagados por las administraciones públicas. En Catalunya los principales beneficiados son el Consorci Sanitari Integral y consultoras como Institut Lean y Mylean.

También surgen entre los expertos la farmacéutica Novartis, centros académicos privados como ESADE y universidades públicas como la Universitat de Barcelona y la Universitat Autónoma de Barcelona que surten de estudios y material de apoyo a la metodología Lean[16].

3. A la administración sanitaria pública actual

Ya se ha demostrado en numerosas ocasiones, y se sigue demostrando, que la actual administración pública catalana (Departament de Salut, CatSalut e InstitutCatalà de la Salut) está implicada en desviar fondos públicos a la sanidad privada[17]. De esta manera, promocionan los negocios de los consorcios y compañías privadas de las que estos administradores provienen.

Recortan los servicios públicos con la excusa de “la crisis”, la necesidad de medidas de “austeridad” y de que “Madrid nos roba”. El método Lean, implantado sobre todo en los servicios de urgencias hospitalarias, afianza las políticas de recortes con la colaboración de los profesionales sanitarios.

4. Al neoliberalismo

La implantación de metodologías como Lean no se puede separar del asalto brutal que sufre ahora el sindicalismo yque sufre el derecho de los ciudadanos a una sanidad pública y universal. Es difícil no conectar el pensamiento Lean a los tratados económicos que favorecen las desigualdades y que dan un golpe fatal final al estado de bienestar como el tratado TTIP y, en general, no se puede separar la retórica Lean de las políticas que excluyen a los más vulnerables.

Métodos como Lean son parte de la necropolítica del neoliberalismo. Es en el contexto de estas políticas, donde se dejan morir a los enfermos de Hepatitis C, se abandonan a los dependientes y se impide el acceso a la sanidad a los nuevos llegados y a los enfermos de Síndromes de Sensibilidad Central, en el que el enfoque Lean se sitúa.

Lean es una manera más de destruir lo público, de fomentar la propaganda neoliberal y de aumentar y forzar la colaboración de expertos, académicos y hasta de trabajadores explotados, en sus políticas mortíferas.

Pero afortunadamente, hay voces que denuncian este nuevo asalto. El sindicato CATAC-IAC ya se ha pronunciado en contra de Lean. ¿Y los otros sindicatos?, ¿y las asociaciones vecinales y de pacientes?

——–

[1] Mock, Lauren, Healthcare Thinks Lean, 2013https://www.ocf.berkeley.edu/~issues/articles/20.2_Mock_L_Healthcare_Thinks_Lean_1.html

[2]http://www.csi.cat/professionals/jornadas_lean/es_index.html

[3]Green, Stuart http://www.ce.berkeley.edu/~tommelein/IGLC-7/PDF/Green.pdf

[4] Sánchez Bayle, Marciano, Los problemas de las urgencias hospitalarias, nuevatribuna.es, 12 enero 2014

[5]López Morcillo, Adela, Implantación de la metodología Lean en un servicio de urgencias,

Màster Oficial de Lideratge i Gestiód’Infermeria, Universitat de Barcelona, 2013.http://diposit.ub.edu/dspace/bitstream/2445/28916/7/28916.pdf

[6]Joosten T, Bongers I, Janssen R, Application of lean thinking to health care: issues and observations, DOI: http://dx.doi.org/10.1093/intqhc/mzp036341-347Publicado online: 20 agosto 2009

[7] Green, ibid

[8]http://www.uch.cat/la-unio-102/comunicacio-i-sala-de-premsa/notes-de-premsa-associats/el-consorci-sanitari-integral-pioner-a-espanya-en-laplicacio-integral-del-metode-lean-healthacare.html

[9]http://www.leanglobal.org/

[10]http://www.rmedica.es/edicion/216/gestionar-la-sanidad-como-se-fabrican-los-coches

[11]Taylor C, Benger JR. Patient satisfaction in emergency medicine. Emerg Med J 2004; 21(5):528-532.

[12]Joosten, ibid

[13] Green, ibid

[14]http://ccaa.elpais.com/ccaa/2013/10/19/catalunya/1382207486_791924.html

[15]http://www.equipoaquo.com/Material_files/articulo.LOS%20PACIENTES%20SANGRAN%20HISTORIAS.doc.pdf

[16]http://www.tdx.cat/bitstream/handle/10803/120554/bof1de1.pdf?sequence=1

[17]http://ccaa.elpais.com/ccaa/2014/09/13/catalunya/1410630262_318928.html

 

Etiquetes: , ,

Clara Valverde: Perdiendo la vida

imageClara Valverde, presidenta de la Liga SFC escribe este primer artículo de una serie sobre los 200.000 catalanes que viven enfermos con los Síndromes de Sensibilidad Central (SSC), patologías como la Encefalomielitis Miálgica/Síndrome de Fatiga Crónica (EM/SFC), Sensibilidades Químicas Múltiples (SQM) o la fibromialgia, enfermedades reconocidas en España y clasificadas a nivel mundial desde hace décadas. La mayoría de estos enfermos tiene dos SSC al mismo tiempo, enfermedades que alteran los sistemas inmunológico, endocrinológico y neurológico. Los estudios demuestran que hasta un 80% de los afectados están invalidados para llevar a cabo actividades normales. No tienen acceso a la sanidad pública porque o no hay especialistas en estas enfermedades en su región (para SQM no hay ninguno en Catalunya), o, cuando los hay, las listas de espera son de dos años, y si consiguen acceder a un especialista, no se les hace las analíticas y tratamientos que ya están disponibles (según los pocos especialistas, por razones de coste). Los pocos enfermos de SSC que tienen ingresos, o familiares con ingresos suficientes, acuden a la sanidad privada pagando entre 6.000 y 9.000 euros al año.

Aunque en el 2008 el Parlament de Catalunya votó por unanimidad la Resolució 203/VIII, según la cual se proporcionaría atención sanitaria a los enfermos de SSC como a cualquier otro enfermo (incluidos pediatras para los niños con estas enfermedades), esta no se ha cumplido.

La mayoría de los enfermos viven desatendidos, aislados, en la precariedad y desatención. Olvidados.

Lee el artículo entero aquí:

http://www.eldiario.es/catalunya/diarisanitat/Jordina-Jordi-Perdiendo-vida_6_314678531.html

Y este es el video de la presentación de la ILP en el Parlament de Catalunya:

Angels M.Castells |Intervenció al Parlament de Catalunya
Debate a la totalidad de la Proposición de Ley de la Atención a la Fibromialgia y el síndorme de la Fatíga Crónica|Proposició de Llei per l’Atenció a la Fibromiàlgia i Síndrome de la Fatiga Crónica

 

Etiquetes: , ,

Tiempos difíciles para las personas enfermas, y de represión para quienes lo denuncian…

Clara Valverde XMRVmanif geli y amapolas y aviones 004Esta es la triste noticia de la represión, y Clara Valverde me la cuenta: A Mario Arias, presidente de la asociacion de enfermos de Sensibilidad Química Múltiple de Tarragona le habían valorado el grado de invalidez absoluta. Sin embargo, el ICAM le ha reducido su pension porque dicen que “ayudar a los enfermos es como un trabajo”. Clara lo toma como serio aviso para todas las personas enfermas y una nueva medida de “castigo” para quienes denuncian sus condiciones de invisibilidad y desprotección, o simplemente quieren defender la dignidad y los derechos de quienes enferman y no se resignan a quedarse mudos, sordos y aislados, sin ayudar a quienes pasan por los mismos trances.

Desde el Col.lectiu RONDA valoran que vienen tiempos difíciles, pero NO pensaban que pudieran llegar a serlo TANTO. Y es que ellos han seguido muy de cerca el proceso por el que MARIO ARIAS, presidente de la asociación AQUA (afectados químicos y ambientales) de TARRAGONA que lleva muchos años luchando por el reconocimiento de los derechos de los enfermos de SQM, Síndrome de FATIGA CRONICA Y FIBROMIALGIA. Ahora, en una resolución sin precedentes, le han rebajado la pensión porque el ICAM considera que ayudar a los enfermos es como trabajar!!

Es un primer paso hacia una sociedad que pretenden menos libre y solidaria, y más deshumanizada. Y la Generalitat de Catalunya lo da, nos AVISA, y lo hace castigando: Según el Instituto Catalán de Evaluaciones Médicas (ICAM), Mario Arias desarrolló una intensa y destacada actividad en defensa del colectivo de personas afectadas por sustancias químicas y radiaciones. Entre otras cosas, exige la creación de una unidad especializada en sensibilidad química múltiple en la provincia de Tarragona, pero su actividad de reivindicación y ayuda ya es razón suficiente para reducir su grado de invalidez, a pesar de la existencia de informes médicos encargados por el propio ICAM que avalan la persistencia de las lesiones. Desde el ICAM se justifica la reducción del grado de su invalidez absoluta argumentando que “se tiene constancia de que el paciente Realiza y participa activamente en reuniones y conferencias como representante de la Asociación AQUA y OTROS Colectivos y se dedica a Ayudar a Otros Afectados y sobre todo a litigar y defender los Derechos de los Afectados”.

JUSTIFICANDO LO INJUSTIFICABLE:

“Desde luego, no veo a este paciente capacitada para ningún tipo de trabajo”. Esta contundente declaración es la frase con la que concluye el informe médico del Dr.. Julián Márquez Sánchez (Neurólogo y especialista en neurofisiología clínica. Ex-Jefe de la Sección de Neurofisiología Clínica del Hospital Universitario de Bellvitge), emitido a instancias del ICAM para evaluar si era necesario o no revisar el grado de invalidez reconocido al señor Mario Arias.

En su informe, el Dr. Márquez considera que persiste en el afectado un Síndrome de Sensibilidad Química Múltiple con “afectación multisitèmica” y “trastornos de tipo neurocognitivo así como de carácter respiratorio, digestivo, fatiga crónica, fibromialgia y, más específicamente, intolerancia ambiental”. Un cuadro clínico bastante severo como para justificar plenamente el mantenimiento de la situación de invalidez absoluta (incapacidad para ejercer cualquier empleo) que el Sr. Arias tenía reconocida desde el año 2002.

Contra el criterio de este prestigioso facultativo que elabora su informe a petición expresa del ICAM, el organismo evaluador contrapone un segundo informe médico sin identificar el nombre del médico que lo confecciona donde se considera que el señor Arias puede realizar “otro tipos de Trabajo que no supongan esfuerzos o exposición a químicos “, a pesar del cuerpo del Sr. Arias reacciona virulentamente a químicos tan cotidianos como un perfume, ambientador o los detergentes que habitualmente empleamos para lavar la ropa.

Pero es que además, la decisión de revisar el grado de invalidez de Mario Arias llega justamente cuando está a punto de ejecutarse una sentencia que obliga a la Generalitat de Catalunya a abonarle una importante cantidad en concepto de daños y perjuicios. La incapacidad del presidente de AQUA deriva de las enfermedades contraídas como consecuencia de la exposición a agentes químicos nocivos que sufrió cuando trabajaba como peón de Obras Públicas en el mantenimiento de carretera y que fueron provocadas por la falta de medidas de seguridad de los que los tribunales han hecho responsable a la Generalidad de Catalunya.

Ronda

El próximo martes en la sede del Col.lectiu Ronda de Tarragona se realizará una rueda de prensa para denunciar la situación, y Mario Arias debería contar con nuestro apoyo.

TODAS LAS PERSONAS QUE NO ACEPTAMOS QUE NOS RECORTEN O ELIMINEN NUESTRA DIGNIDAD Y DERECHOS COMO PERSONAS ENFERMAS O DEFENSORAS DE LA SANIDAD PÚBLICA, ENVIEMOS NUESTRAS FOTOS por CORREO ELECTRONICO a aquatarragona@gmail.com para formar un gran mural ante el que se celebrará la rueda de prensa el próximo martes, 15 de julio, a las 11:30 h.. con Mario Arias y los abogados del Colectivo Ronda en Rambla Nova 37, 3er 2a de Tarragona.

En dicha rueda de prensa el Col-lectiuo Ronda quiere denunciar lo que consideran una cacería de brujas emprendida contra una persona que desde hace años ya pesar de las enormes dificultades que supone su enfermedad ha trabajado incansablemente para dar a conocer esta patología y ayudar a todas las personas que, como Mario, se ven obligadas a luchar sin descanso para acceder a tratamientos médicos adecuados y ver reconocidos sus derechos como enfermos y enfermas. Una persona que, desde su posición de presidente de la Asociación AQUA de enfermos químicos y ambientales de Tarragona, es uno de los miembros más activos y significados de la comunidad de afectados por la Sensibilidad Química en apoyo de otros enfermos y enfermas y para quien la revisión del grado de discapacidad conlleva una pérdida económica considerable al pasar del 100% de la base de cotización sin tributación (invalidez absoluta), al 75% y sujeto a cotización por IRPF (invalidez total), además de una rebaja en el importe del recargo que le corresponde como consecuencia del origen profesional de sus dolencias.

Resulta absolutamente intolerable que el ICAM revise el grado de invalidez de una persona anteponiendo el criterio médico de un especialista en la materia a la que el propio organismo ha encargado un informe consideraciones tan subjetivas y carentes de rigor como, por ejemplo, que “reaaliza y participa activamente en reuniones y conferencias”.

Aparte de oponerse judicialmente a la injustificable decisión del ICAM, desde el Colectivo Ronda expresan todo su apoyo y reconocimiento al señor Mario Arias contra los intentos de demonizar la actitud de quien ante la adversidad deciden ponerse en pie y ayudar a los demás a hacerlo, incluso si esta forma de actuar molesta estamentos médicos y administrativos que siguen negando a tantas y tantas personas afectadas de Sensibilidad Química el reconocimiento y la atención que requieren.

Y todas nosotras, en persona o representadas por nuestras fotos, estaremos también con la Asociación AQUA y con Mario Arias.

 
 

Etiquetes: , , , , ,

Clara Valverde abre las fosas comunes de las palabras

image

El último parte de guerra de Franciso Franco, después de declarar “cautivo y desarmado el Ejército Rojo” anunciaba que la guerra (provocada por el alzamiento de los facciosos contra la legítima II República) había terminado. Las tropas mal llamadas “nacionales” habían alcanzado sus últimos objetivos militares. Y mientras continuaba el horror de la represión, empezaba una larga senda de perpetuación de su vengativa victoria contra nuevas víctimas aún por nacer, concebidas entre el horror de los bombardeos, o el miedo a las sacas y los paseos que acababan en las cunetas… y que se extendería a los hijos de sus hijos. Como una maldición bíblica. Como una tragedia que apenas se muestra ni se distingue, y que se vive en la casi inconsciencia de unos seres que heredan, sin saberlo, lo que va a enfermarles: las miradas que se ciegan de los seres más queridos, sus silencios atronantes, sus palabras enterradas.

Clara Valverde nos habla en su nuevo libro de la transmisión generacional del trauma. Y basta con leer a quién dedica su libro (a su abuelo materno Wilhelm Gefäll, cuya familia no sobrevivió al Holocausto nazi, y a su abuelo paterno J.M. Valverde Cano, preso de Franco) para entender que nada de lo que escribe puede serle ajeno. La gran ventaja que la autora nos lleva es que ha sabido identificar la herencia no deseada, reconocer sus daños, elaborar su duelo, y convertirlo generosa y lúcidamente, en palabras vivas y con relieve.

imageLas personas que se asomen al último libro de Clara Valverde podrán ir descubriendo invisibilidades y enigmas de su propia historia, del mismo modo cómo he podido hacerlo yo al comprobar que acertaba sin saberlo cuando intuía un dolor paralizante en gestos inexplicables que acababan inconcretos y en el vacío, o en “manías” y sobresaltos cotidianos que se exacerbaban por un trozo de pan que no se comía, o un ruido inesperado, o la visita de un pariente cuya sombra no podía traspasar el dintel.

El largo trabajo de destrucción y carcoma de una guerra que nunca acabó de terminar, de una memoria histórica no elaborada, de unas palabras tan necesitadas de oxígeno (y sin embargo, falsamente enterradas) muta en sus efectos -como los virus más resistentes- según la generación a la que se pertenece, la historia familiar y la propia elaboración personal y colectiva del duelo. Un duelo que los verdugos niegan, mientras cronifican un odio que atraviesa también generaciones, haciendo imposible que ninguna transición pueda presumir de ejemplar.

En la presentación del libro editado por Icaria con prólogo de la documentalista Montse Armengou, autora de numerosos trabajos sobre la dictadura y la represión franquista, Clara Valverde estuvo acompañada por Jorge Barudy, el neuropsiquiatra chileno que fue también víctima del golpe pinochetista. Barudy no escatimó elogios sobre la autora y el libro, al que definió como un “minitratado sobre la psico-traumatología”, mientras confesaba su perplejidad ante el hecho de que en España no se fuera más consciente de cómo sigue afectando a toda la sociedad la traumatización sufrida a raíz del alzamiento franquista. Barudy resaltó la diferente manera de abordar el shock (o no quererlo abordar en el caso de España) en los dos países, a pesar de que en Chile hubo 8.000 desaparecidos, y para España hablamos de más de 100.000. “Cuando la sociedad hace todo lo posible por no reconocer los traumas, tiene todos los números para seguir traumatizada para siempre”.

Carlos Jiménez Villarejo recordó por su parte en la presentación de “Desenterrar las palabras”, que a finales del 2013 había visitado España el grupo de expertos en desapariciones de la ONU y el relator especial para la promoción de la verdad, la justicia, la reparación y las garantías de no repetición. Lo destacable de la visita, y que pone de relieve la oportunidad y necesidad del libro, es que en el año 2013 dicho comité sólo fue a tres países: Nepal, Siria y España. “El silencio, el miedo, las penas sufridas en España desde julio de 1936 conllevan una dificultad de las generaciones posteriores para asumirlo”, sostuvo Jiménez Villarejo, que lamentó también la inexistencia de una Comisión de la Verdad “como forma de conocer la realidad de la violencia impuesta y el grado de violación de los Derechos Humanos que se produjo”.

No me resisto a reproducir unas palabras del prólogo escrito por Montse Armengou y con las que me identifico plenamente:

“En esa espiral infernal que causa el maltrato y la tortura —características esenciales de la represión franquista junto con la humillación y la aniquilación física y psíquica del «enemigo»— y en la que la víctima acaba sintiéndose culpable, el padre asesinado termina siendo el responsable de la desgracia familiar. Solo en el momento en el que la víctima —porque los hijos y los nietos siguen siendo víctimas como muy bien explica y analiza Clara Valverde en su trabajo— se reconoce como tal en el contexto de un simple documental, es cuando aprehende su condición de víctima y entiende que lo es y lo fue porque unos diseñaron un plan sistemático para que así sucediese.

Así que psicólogos, periodistas, antropólogos, forenses, historiadores, etc., que deberíamos estar al servicio de las más elementales políticas de reparación impulsadas por el Estado, acabamos siendo los bomberos del rescate de la represión de la dictadura y, lo que es más grave y vergonzoso, del olvido de la democracia.

imageEl magnífico libro que nos presenta Clara Valverde habla de las víctimas, de esas voces silenciadas, de los sucesos que sucedieron ayer y que les han marcado de por vida. Pero, ¿qué tiene esto que ver conmigo? y ¿cómo nos afecta?, se interroga la autora. Todo, porque el libro habla principalmente de hoy, del presente, de esa salud democrática afectada por un trauma no resuelto y que vamos transmitiendo de generación en generación.”

Clara Valverde nos ayuda de nuevo a transitar por los caminos saludables de la verdad, a respetar las palabras, a no tener miedo a nuestra propia imagen en una historia cruel para que el futuro pueda construirse de modo más digno, y a poner en alto las palabras que importan para acabar con los silencios que nos quieren cómplices y culpables. Abramos las fosas comunes de nuestro relato para ennoblecer nuestra memoria.

Clara Valverde Gefaell es escritora sobre biopolítica y resistencia. Profesora de enfermería. Es coordinadora del Equipo Aquo de Formación en relación terapéutica, trauma transgeneracional y activismo, activista en el #15M y presidenta de la Liga Síndrome de Fatiga Crónica/Encefalomielitis Miálgica. Entre sus libros destacan: Desenterrar las palabras. Transmisión generacional del trauma de la violencia política del siglo XX en el Estado español (Icaria, 2014), No nos lo creemos: Una lectura crítica del lenguaje neoliberal (Icaria, 2013) y «Pues tienes buena cara». Síndrome de la Fatiga Crónica. Una enfermedad políticamente incorrecta (Martínez Roca, 2009).

Ver también “El trauma de la represión franquista en la España de nuestros días” en La Marea

 
2 comentaris

Publicat per a 31 Març 2014 in Uncategorized

 

Etiquetes: , ,

Joan Barril: Los males menores

Publicado en El Periódico de Catalunya

joan-barril.jpg

En el fragor del combate contra la extraña gripe de los enmascarados, las otras enfermedades pasan desapercibidas. Anteayer, día 12, se conmemoraba el Día Internacional del Síndrome de Fatiga Crónica (SFC) y de la Fibromialgia. Me llega un libro de Clara Valverde que ayer se presentó en el auditorio de la ONCE con un título ingenioso y dramático: Pues tienes buena cara.
La autora define el SFC como una enfermedad políticamente incorrecta. Al menos así se infiere de la escasa repercusión que tiene en la sociedad y en la medicina oficial. Se trata de una enfermedad invalidante que conlleva una altísima exclusión social, pero que los que no la padecen suelen menospreciar. La respuesta de los sanos consiste en dudar del enfermo de SFC y decirle: “Pues tienes buena cara”. Sin duda, los que padecen esa enfermedad no ofrecen la imagen de Stephen Hawking postrado en su silla de ruedas por la esclerosis lateral amiotrófica. Tampoco se percibe en esos enfermos la alopecia de la quimioterapia contra el cáncer. Se trata de enfermos, ya ven, con buena cara. En ellos, la procesión va por dentro. Y sienten el dolor físico de su síndrome y el dolor espiritual de no ser ni comprendidos ni siquiera creídos por médicos y políticos.
Tanto la nueva gripe como el SFC comportan dos efectos secundarios que afectan a la sociedad. La gripe, en tanto que flagelo mortal, moviliza a los estados y prescribe como remedio el aislamiento de los individuos. El culpable de la posible infección ya no es el virus, sino el humano transmisor. Se nos viene a decir que la muerte llegará por la proximidad de otro como nosotros. No habrá besos, ni caricias, ni siquiera palabras dichas al oído. El sistema político-sanitario mundial reconoce que a la gripe no se la puede atacar. De la gripe solo nos podemos defender. Y nos defenderemos estigmatizando a los portadores, recluyéndoles en ámbitos cerrados, sospechando de ellos, aislándoles en sus países. A estas alturas, la nueva gripe ha matado a alguna gente, pero ha destruido la confianza mutua entre millones de personas que deseaban encontrarse, cuidarse y comprenderse. Desde las antiguas islas de leprosos hasta hoy, poco se ha avanzado.
El efecto secundario de la SFC es todo lo contrario. Conscientes de que la fatiga crónica no se contagia, el mejor remedio es la ignorancia. El sistema político-sanitario también desprecia cuanto ignora. Si los afectados hacen buena cara, ¿para qué invertir en investigación por lo que, al fin y al cabo, solo puede ser considerado un mal menor? El mensaje oficial ante lo desconocido refuerza la cínica idea de que no se puede luchar por una sociedad absolutamente sana. Se trata de evitar muertes. Pero nadie se va a preocupar de la calidad de vida de esos centenares de miles de personas que sienten el doble dolor del cuerpo y del alma. Hay cosas del cuerpo que no interesan al sistema. Y para las cosas del alma ya están los curas occidentales o los curanderos orientales. Caso cerrado, señora. Yo también estoy muy cansado. Y además tiene usted muy buena cara para estar enferma.
El neohigienismo necesita enemigos visibles. De ahí la cruzada contra el tabaco, el alcohol o el sedentarismo. Luchar contra algo conocido siempre compensa. En cambio, dudar de lo que no se conoce exige una grandeza de miras que el sistema político-sanitario no está dispuesto a admitir. Pero cuando el mal menor afecta a tanta gente, merece una respuesta mayor que la de dar el alta porque el paciente tiene buena cara.

 

Etiquetes: , ,

Presentació del llibre i documental de Clara Valverde

En el bloc de Dempeus per la salut pública:

Presentació del llibre de Clara Valverde: “Pues tienes buena cara”

Ahir, dins dels actes conmemoratius del dia mundial de la Fibromiàlgia i la Síndrome de Fatiga Crònica, va tenir lloc la presentació del llibre de la Clara Valverde “Pues tienes buena cara: una enfermedad políticamente incorrecta” i del documental “Amapola y los aviones”


llibro Pues tienes buena cara de Clara Valverde“Pues tienes buena cara.
Síndrome de Fatiga Crónica:
una enfermedad
políticamente incorrecta”

de Clara Valverde.

i presentació del documental:

“Amapola y los aviones”
dirigida per Ana de Quadras i Clara Valverde

La presentació ha estat un éxit complert de públic, de continguts i de compromís, es van vendre molts llibres i tothom va coincidir en que el documental és magnífic i caldrà donar-li la màxima difusió!

Lídia Monterde de la Lliga SFC  va ser una mestra de cerimònies excepcional, i des de la taula varen parlar en Jordi Calm, president de l’Associació de Familiars de Malalts de Fibromiàlgia i SFC,  en Sergi Estanyol, coordinador de l’ACAF, la Clara Valverde, presidenta de la Liga SFC i autora del llibre i coautora del documental i l’Ana de Quadras,  l’altra coautora del documental. 

Entre el públic hi havia cares conegudes com la dels parlamentaris Belén Pajares, Francesc Sancho i Lluis Postigo, i en Toni Barbarà,  del Consell Assessor de Salut Laboral de l’Ajuntament de Barcelona i fundador de Dempeus per la Salut Pública.  Cristina Montané i Marta Rosselló, ambdues de la Comissió Promotora de la ILP FM-SFC, acompanyaven els parlamentaris.

En les intervencions que es varen anar desgranant des de la taula va quedar clar que les persones malaltes ja no estan soles, que cal que qui té a la seva mà el poder de fer la vida més amable a qui pateix una malaltia crònica té l’obligació de fer-ho, i que és poc oportú desafiar a qui té poca cosa a perdre… nomès alleugerir el seu dolor. 

La pel·lícula va impactar molt a tot l’auditori i als polítics, com també ho varen fer les intervencions de les persones del públic que varen fer de l’acte una exposició molt plural d’una desatenció sanitària massa palesa. És molt important aconseguir fer una bona difusió de la pel·lícula  perque la gent que desconeix aquestes malalties –i en especial, moltes de les persones que ens governen– ho vegin tot des d’una altre perspectiva i es decideixin finalment a actuar en benefici de les persones afectades… i del respecte a la democràcia. Tothom es va emocionar molt: es respirava felicitat, complicitat  i el convenciment de que la Clara Valverde i l’Ana de Quadras havien fet un treball magnífic, i valia la pena el seu esforç –i el del públic assistent que en alguns casos s’havia desplaçat des de força lluny.

En resum: un acte dels que fan sentir l’orgull de pertànyer a un col.lectiu en el que persones com la Clara, en Sergi, la Lídia i en Jordi en formen part!

 

Etiquetes: ,

Clara Valverde: “Pues tienes buena cara”

libro_clara-valverde_pues-tienes-buena-cara-sfc.jpgEl libro de Clara Valverde “Pues tienes buena cara” Síndrome de Fatiga Crónica. Una enfermedad políticamente incorrecta, es también –afortunadamente– un libro tan políticamente incorrecto como necesario. Alguien tenía que poner negro sobre blanco la narrativa personal de una enfermedad como el Síndrome de Fatiga Crónica… Y quien mejor que Clara Valverde, que sabe escoger las palabras que mejor capturan y proyectan la incomprensión y el sufrimiento de las personas con SFC, pero que sólo llegan a oír y entender quienes escuchan desde la ausencia de dogmas, preconceptos y mediocridades tan al uso. Clara habla desde su experiencia y su dolor, pero en su libro se reconocerán muchas Claras –demasiadas– todas pacientes e impacientes, todas perplejas e insumisas. Un mundo plural de Claras con buena cara víctimas de la incomprensión crónica de las personas supuestamente sanas que no se asoman de su mundo umbilical, de las batas blancas con manual aprendido y del personal de ministerios y conselleries que han substituido neuronas por diagramas en un intento desesperado por aparentar eficacia en la gestión sesgada y socialmente incompetente.

claravalverde.jpgClara sabe encontrar las palabras. De casta le viene… Y en sus palabras doloridas, también, la poesía… Y en su libro nos ofrece este descubrimiento lento y muy, muy personal, de cómo se opera y se metaboliza la metamorfosis invalidante de una enfermedad crónica y –sin inocencias– especialmente  negada y escondida.

Si algo se le puede pedir a Clara Valverde es que se replantee los dos últimos capítulos de su libro como la futura introducción de una épica más plural, donde lo invisible cruce al otro lado del espejo y las  moléculas confundidas de tantas personas con SFC no necesiten perdón y encuentren, finalmente, en una ciencia y  una sociedad mejor, el necesario alivio.

Ediciones Martínez Roca SA
Colección mr ahora
ISBN 978-84-270-3536-2

 

Etiquetes: ,

Carta abierta al ministro Moratinos

nengaza50b.jpg


Estimado Sr Moratinos,
Es una vergüenza que ni usted ni su partido condenen el terrorismo que Israel está llevando a cabo contra el pueblo palestino como lo hacemos las fuerzas democráticas. Usted sabe bien que para que ustedes, el PSOE, puedan participar en la vida democrática internacional, “es requisito imprescindible esa condena de la violencia” ya que, como su ejecutivo ha dicho recientemente, “la violencia no conduce a nada” y que sólo “la unidad de la ciudadanía y de todas las fuerzas políticas democráticas acabará con el terrorismo”.

Pero usted sabe muy bien que el terrorismo de Israel es algo que ustedes permiten porque hay intereses políticos por medio. Las elecciones israelís se acercan y Netanyahu por un lado y el bloc Olmert-Livin por el otro, quieren recaudar el máximo número de votos matando a palestinos (¿una muerte palestina es igual a cuántos votos? ¿y si el muerto es un niño cuenta por más votos?).

Usted se dedica, estos días, a intentar convencer a los españoles que la culpa del holcausto israelí contra Gaza es de Hamas por no renovar la tregua. Pero, Sr Moratinos, algunos estamos informados sobre lo que ocurre en el Medio Oriente por fuentes más directas y fiables que la prensa española. Hemos seguido muy de cerca las discusiones y las evaluaciones en las últimas semanas de la tregua y usted sabe bien que esa tregua no fue tregua y que frenó la entrada de ayuda humanitaria en Gaza. Hamas decidió no renovar la tregua para que los palestinos de Gaza pudieran comer.
Y dado que su gobierno presume de tener más en común con el presidente electo Obama que con Bush, ¿podría usted sugerir al Sr Obama que es imprescindible que los EEUU concluyan su boycot de Gaza para que puedan retomarse el diálogo con Egipto y otros agentes necesarios para negociar una paz con justicia en la zona?

Aunque no comparto con la Sra María Mar Blanco, hermana de Miguel Ángel Blanco, muchas ideas políticas, le recordaré lo que dijo ella hace poco, que creo que es muy relevante esta semana, ante la falta de condena del PSOE de la masacre que Israel está llevando a cabo: “Cualquier persona o formación política que no condene el terrorismo es de la misma cuerda y unos terroristas. Quien mata a una persona o contribuye a ello con su silencio es un terrorista”.

Sinceramente,
Clara Valverde Gefaell
Barcelona

Clara Valverde anima a enviar misivas parecidas a: secretaria.ministro@mae.es.
Y también a Javier Solana, a: cristina.gallah@consilium.europa.eu

 
3 comentaris

Publicat per a 31 Desembre 2008 in Pau

 

Etiquetes: , ,

Sobre l’Afganistà

La primera vegada que em vaig sentir molt especialment implicada en la situació de les dones a l’Afganistà va ser desprès d’una conferència a la UB de la periodista i escriptora Anna Tortajada. Ens va convidar a posar-nos un burka: l’experiència va ser colpidora. Les noies es queixaven de que sota la burka no podien veure per on anaven, ni podien respirar bé. Els pocs nois que ho varen provar quedaven en silenci: experimentaven per primera vegada l’opressió del patriarcat i el fonamentalisme més fanàtics, i poc desprès un d’ells justificava la intervenció a l’Afganistan per erradicar per sempre aquesta mena de presó de roba que desfà identitats tot i proclamant l’imperi d’una teocràcia irracional i despótica.

Ara que ja ningú nega que les burkes han tornat, que potser no han deixat mai de ser-hi, rebo aquestes reflexions de l’amiga Clara Valverde, amb permís per reproduir. Tot i que la temàtica és prou més ampla, m’ha tornat a fer sentir el pes aclaparador de la burka, i la xarxa tupida davant els ulls.

afgana_burka.jpg

“LA OCUPACIÓN DE AFGANISTÁN: NI RECONSTRUCCIÓN NI AL-QAEDA

per Clara Valverde

La realidad de la ocupación de Afganistán y del verdadero aumento de las tropas de la ONU ha sido silenciada por las noticias sobre las muertes cotidianas en Iraq y por el mito de que lo de Afganistán es una “misión de paz”. La prensa española habla de la ocupación de Afganistán como “reconstrucción” mientras que la americana habla de que es para que Al-Qaeda no se extienda por el mundo.
Ni reconstrucción ni Al-Qaeda. El proyecto americano de controlar Afganistán (después de haberlo entregado a la vieja URSS en los años 1970 y de haberla retomado, en el 2001 de Paquistán, quienes pusieron a los Talibán en Kabul cuando los soviéticos se hartaron), es la razón de esta “operación de paz” que está destruyendo más aún ese país tan dañando. Aunque el gobierno paquistaní es la policía de los EEUU en la región, los americanos, en el fondo, no se fían de Musharraf (también conocido como “Busharraf”), que rápidamente tomaría control de Afganistán si los EEUU se fueran. Eso daría al gobierno paquistaní mucho poder en el juego de ajedrez que se está llevando a cabo en la región entre Irán, los fragmentos de Irak y el Medio Oriente.
Los EEUU dan la excusa de liberar a la humanidad de Al-Qaeda, Talibanes, opio y burkas, y con sus aliados, como España, llevan a cabo el control y la destrucción de Afganistán sin casi oposición ni alarma internacional. Y los títeres de los americanos del gobierno de Karzai no se quejan porque no sufren la parcial pérdida de la riqueza de las plantaciones de opio que hayan podido ser destruidas, ya que la “ayuda internacional” les está manteniendo en el lujoso estilo de vida al cual se habían acostumbrado.

En las últimas semanas Afganistán está más en las noticias pero, como hasta ahora, no oímos información fiable. Es necesario buscar otras fuentes de información y analizar lo que hay detrás de cada titular. Ya hay un aumento de las tropas de ocupación en el sur de Afganistán con la excusa de “frenar la ofensiva talibán”. En realidad habría que preguntarse: ¿por qué los EEUU han decidido llevar a cabo una ofensiva en el sur?

El sur del país comenzaba a estar controlado por los afganos más moderados de Hizb-i-islami. El líder de esta región, Gulbuddin Hekmatyar, ¿podrá contra las fuerzas internacionales? y, más importante, ¿podrá mantener su relativa neutralidad dado que durante la ocupación soviética recibió grandes cantidades de ayuda de los EEUU y de Paquistán? Hekmatyar tiene apoyo en la región porque los pashtún del sur de Afganistán y del norte de Paquistán nunca han aceptado la artificial división de la Linea Durand de 1893. Esta resistencia pashtún (que en la prensa la llamarán erróneamente, en las próximas semanas, “los terroristas” o “los talibanes”) está compuesta por la gente humilde que están hartos de la pobreza y de los campos de refugiados, y de los jóvenes y niños (muchos de ellos huérfanos) a los que la “reconstrucción” no dio ni escuelas ni futuro.
Otra razón es que el oeste de Afganistán no sería una diana fácil para las tropas de la ONU porque esa área ha conseguido cierta estabilidad gracias a Irán. Los americanos, por mucho que amenacen, no están dispuestos a enfrentarse a Irán. Y el noreste tampoco es una opción desde el punto de vista de la ocupación. Ahí es donde está el opio con sus respectivos dueños y, por mucho que los americanos hablen de los males de las drogas, estas plantaciones, el 90% del cultivo mundial del opio, son una baza demasiado importante para ponerla en peligro. Con lo cual, las fuerzas de ocupación atacan, desesperadamente, lo que piensan que es la diana más fácil. Pero la resistencia de los pashtún les volverá a recordar a Vietnam.
¿Qué futuro es posible para Afganistán si consiguiera liberarse de las superpotencias que la han arrasado tantos años? La respuesta pertenece al pueblo afgano porque la historia muestra, como en África del Sur, que los cambios duraderos son los que vienen de abajo y no de arriba. Lo único que va a conseguir la ocupación que están llevando a cabo nuestras tropas es más pobreza y, como en Irak, la fragmentación del país.”

 
Deixa un comentari

Publicat per a 5 Octubre 2007 in Mitjans de comunicaci

 

Etiquetes: ,

En tránsito de sueño en sueño de Clara Valverde.

Mi libro de Sant Jordi 2007 se publicó hace un par de años por ElCobre ediciones, Barcelona. Creo que será mucho más sugerente que cualquier comentario que pueda hacer transcribir un par de páginas de la experiencia que Clara Valverde vivió durante cuatro años con los indios cri del norte de Quebec. El interlocutor de Clara en este pasaje es Samuel, un indio cri.

“Bajo el sol tibio de mediados de mayo, las cinco primeras canoas, en una de las cuales estábamos nosotros, navegaron hacia la punta sur del lago. Todas iban cargadas con grandes cantidades de material. Noté el agua alarmantemente cerca del borde de la nuestra. Aunque nado bien, supe que no serviría de mucho en caso de que volcáramos o nos hundiéramos, ya que la temperatura nos provocaría hipotermia: cada verano algún cri se ahogaba al no poder reaccionar en las aguas gélidas de los ríos o lagos del Norte. El Consejo Cri de Salud había contratado a un médico especialista en salud pública con el fin de que desarrollara algún método para prevenir esas muertes. Con la ayuda de un par de compañías, se estaba diseñando un tipo de chaleco salvavidas que pudiera mantener la temperatura del cuerpo estable en caso de naufragio.
Hice un esfuerzo para no añadir más preocupaciones a la bola de nieve que tenía en la cabeza e intenté disfrutar del paisaje mientras nuestra canoa se adentraba en el ancho río que desembocaba en el lago. Estaba muy a gusto mirando los árboles y fui cerrando los ojos medio hipnotizada por el ronroneo del motor y el sonido rítmico del agua.
En este estado, alejada de reuniones y de vuelos, me puse a contemplar mi vida como si fuera una espectadora. Me fijé en que, aunque mi cotidianidad se había llenado poco a poco con la realidad cri, no había tomado una decisión clara de quedarme con ellos. Había renovado mi contrato por otro año, quería comprometerme por más tiempo, y aunque estaba entusiasmada con la aventura que vivía, me preguntaba si llegaría a ser parte de este mundo. “Siendo inmigrante -pensé- uno es de varios sitios y de ninguno.” Me acordé de un amigo chileno de Montreal que me decía: “Una vez te vas de tu país, flaca, ya lo has estropeado”. (…)
–¡Qué importante es volver al sitio de los recuerdos, de las historias! Si no se ven a menudo los lugares de la infancia, las sensaciones de entonces se pierden. Éste es el viejo poblado de Nemaska, que quiere decir “el lugar de muchos peces”. Era el punto de referencia para cientos de cri y aquí vinieron los europeos de la Compañía Hudson’s Bay a finales del siglo XVIII a comprar pieles. Cuando se marcharon, en 1970, la mayoría de los cri se fueron a Mistissini o Waskaganish, a otros poblados donde aún se podían conseguir la harina y la munición a las cuales se habían acostumbrado. Cuando el poblado aún no se había recuperado de este éxodo, en 1977, Hydro-Quebec anunció que iba a constuir pantanos en estas tierras. (…)
– Hydro- Quebec cambió de idea (…) ya sabes como són los blancos… -dijo, y pareció olvidarse de que yo también era blanca- Ahora cualquier cosa escrita en un trozo de papel no tiene valor para mí. Los blancos dan mucha importancia a lo que está escrito, pero luego no hacen más que cambiar las palabras. Si se siguen cambiando las palabras ¿dónde está la verdad? Eso es lo que yo pregunto.
– “Sí –pensaba yo– la historia de los indios norteamericanos es una larga letanía de pactos rotos”. Lo que me sorprendía es que aún otorgaban confianza a algunos blancos. Y hoy, aquí, cuatro años después, me acuerdo a menudo de las palabras de Samuel cuando constato que no se respetan los acuerdos, las leyes, ni las peticiones escritas en la vida política ni en la privada. Tenía razón: los blancos cambiamos las palabras escritas y acordadas según nuestros intereses. Ahora ya es demasiado tarde para verificar si Samuel conocía la palabra oportunismo, pero creo que era a eso a lo que él se refería.”

 
1 comentari

Publicat per a 22 Abril 2007 in Serveis Públics

 

Etiquetes: , ,

 
%d bloggers like this: