RSS

Arxiu d'etiquetes: crecimiento

De Apple e iTunes, paraísos fiscales, austeridad y crecimiento

Nos ponen zanahorias inalcanzables y así se van desgranando artículos, informaciones, tertulias… Con las orejeras puestas, escucho contraponer crecimiento a austeridad sin rubor hasta que incluso Soraya Sáez de Santamaría se da cuenta del dislate que pocos minutos antes había denunciado Joaquín Estefanía en la Cadena Ser. Pero no se abre la panorámica: roemos y rumiamos un concepto tras otro sin ofrecer alternativas que no sean más de lo mismo. En una ciénaga que se traga implacable a los más débiles, culpabiliza Artur Mas al gobierno del PP (a pesar de que le apoya en sus políticas), mientras Santamaría acusa de las ineptitudes de su gabinete a Grecia. Y el pueblo de Grecia está sufriendo un chantaje económico y moral porque se rebela contra las directrices del FMI y de Merkel, mientras se obvia lo fundamental: que los poderosos del sistema se comportan como quieren, sin estándares morales (como siempre) e imponen las políticas que les interesan y que sólo van a su favor. Por eso nadie habla ya de redistribución en serio cuando debería ser la política determinante para salir de la crisis… y entramos en la caricatura cínica de hablar del repago en medicamentos como una manera de que “paguen más los que más tienen”. El cinismo de los políticos al servicio de la desigualdad y la ocultación de responsabilidades deja sin aliento…

Todavía hay, sin embargo, quien no se deja distraer de lo esencial, e insiste en acabar con los paraísos fiscales y poner una tasa a las transacciones financieras internacionales. Porque hay que seguir denunciando que España renuncie a la lucha contra el fraude, y que para acabar con la propuesta del Parlamento Europeo sobre la tasa Tobin baste con que Cameron diga que el Reino Unido no la acepta. Y así vamos dando vuelta a la noria de las falsas soluciones y apuntando a objetivos equivocados.

Les voy a poner un ejemplo de lo que digo. Hace unos días leí que Apple, la empresa con beneficios récords, no es nada amiga de la política de redistribución de sus rentas. Gracias a la excusa de la optimización y a las filiales localizadas en paraísos fiscales, la empresa sólo paga un 9,8% de impuestos a nivel mundial. Una pérdida de ingresos de gran importancia en el presupuesto de California pero también en el francés y en el de otros países. Sus maniobras son legales pero lo que revela la larga investigación del New York Times es indignante: Sólo unas semanas atrás, Apple se preguntaba qué hacer con sus 100.000 millones de tesorería. La solución econtrada es crear sociedades pantalla en los paraísos fiscales, como iTunes SARL en Luxemburgo. El 70% de los beneficios de la empresa se esfuman en los paraísos fiscales fuera de Estados Unidos.

Apple tiene su sede social en Cupertino, California, donde el impuesto sobre sociedades es del 8,84%, pero transfiere todos sus impuestos a Nevada -mediante una filial llamada Braeburn Capital- y consigue el tipo impositivo del estado de Las Vegas, que es del 0%. A Apple no le importa que California sea el Estado más endeudado de Estados Unidos, que decenas de miles de funcionarios hayan recibido su carta de despido y que los impuestos sobre el consumo, principalmente la gasolina, hayan aumentado. Ni que se haya reducido de manera dramática el programa de salud pública, ni que disminuya en casi 5000 millones la financiación pública a universidades y jardines de infancia. (Por cierto, todos estos recortes, ¿no les recuerdan, en forma y fondo, algunos muy dolorosos y próximos?)

Sin embargo, al margen de los puestos de trabajo, Apple aumenta el déficit en California jugando con el dumping fiscal. Y no es ella sola. Se le unen otras empresas importantes como Microsoft, Cisco, Oracle, Harley Davidson, y centenares de otras empresas con filiales en Nevada o Delaware. Y no se trata sólo de los Estados Unidos: Apple también consigue ahorros fiscales en uno de los estados fundadores de la maltrecha Unión Europea. La dirección de Apple lo explica bien: el gobierno de Luxemburgo promete impuestos bajos sobre los ingresos de iTunes a condición de que todas las transacciones pasen por el pequeño estado europeo. Las transacciones de iTunes tendrían que haber pagado impuestos a varias Haciendas, pero poco importa dónde se encuentre el iPhone o el Mac: lo que se compre de iTunes, tributará en Luxemburgo.

Apple se ha beneficiado tambien de las ventajas de Irlanda: Con dos filiales de poca monta en la isla, Apple se aprovecha de los acuerdos europeos libre-cambio y puede inundar Europa con sus productos casi sin pagar impuestos. El New York Times cita para concluir a un investigador en derecho fiscal en California, que explica que esta estrategia fiscal de Apple y de otras multinacionales no es solamente una gran pérdida en impuestos para Estados Unidos y California, sino también para Alemania, Francia, Inglaterra y decenas de otros países.

Pero seguimos dando vueltas a la noria, talando a diestro y siniestro lo que es fundamental para el bienestar y la supervivencia de las personas más débiles, y fijándonos sólo en la última zanahoria que nos cuelgan (por letales que puedan ser sus efectos si llegamos a morderla). Se impone la austeridad a los que ya casi nada les queda. Y se entiende por crecimiento que Apple, iTunes y tantas otras empresas tecnológicas, químicas, farmacéuticas y financieras mejoren sus resultados con su comportamiento insolidario. ¿Quién cuestiona su irresponsabilidad social? ¿Quién les exige que tributen de manera más equitativa? Lo adivinan: nadie. Quizá cueste verlo porque los árboles no dejan ver el bosque, y estos días, menos que nunca. Nos imponen una miopía suicida. Sin embargo, aunque los árboles estén podridos, en saber orientarnos en el bosque nos va la vida.

 
2 comentaris

Publicat per a 16 Mai 2012 in Economia crítica, Europa

 

Etiquetes: , , , , , ,

Lecturas actualizadas de los avatares de la crisis (II)

especulacion_inmobiliaria.jpg

Se quejaba el amigo José Vicente Verdú Gisbert en su blog Basseta que su alcaldesa (del PP) siguiera defendiendo la industria del ladrillo como motor de la economía. Como mi amigo vive en una Comunidad particularmente dañada por los estragos hechos por constructores, promotores y políticos sin escrúpulos con una especulación desenfrenada, me sumo a sus intentos de impartir racionalidad. Y hacerlo, además, dando toda la difusión posible a unos gráficos demoledores  como el que se reproduce a continuación y contiene, en una sola imagen, el periplo económico del sector de la construcción en los últimos 12 años.

Aunque los datos objetivos dejan sin aliento, quizás puedan seguir leyendo las opiniones del concejal y portavoz de IU en el Ayuntamiento de IBI:  “Muchas personas oyen hablar de las hipotecas “subprime” y piensan que es cosa de los extranjeros. Les puedo asegurar que también existen “spanish subprime“, es decir, hipotecas otorgadas con la garantía de terrenos y construcciones que ya no valen lo que valían (si alguna vez lo valieron).

Cualquiera que tenga dos dedos de frente sabe que un activo vale lo que alguien que está en el mercado está dispuesto a pagar por él. Si ese alguien está dispuesto a pagar menos, el activo se deprecia (lo que añade otro problema a la situación de las entidades financieras del Reino de España: ¿a qué valor tienen contabilizados en sus balances los pisos que promotoras inmobiliarias, o particulares, les han ido dando a cambio de una deuda que llegado un momento no han podido pagar?).

Pongo un ejemplo: para ajustar sus balances, el BBVA ha modificado la valoración de los inmuebles que sirven como garantía a los préstamos promotor dudosos, rebajándola en un 65 %. Y es que la tasa de morosidad de este tipo de créditos llega al 17 % en el BBVA). Según algunos analistas, si esto mismo lo hicieran algunas Cajas de Ahorro, muchas tendrían que declararse en quiebra.

A consecuencia de los errores cometidos por entidades bancarias sin escrúpulos, en complicidad con constructoras sin miramientos, nos hemos encontrado con una situación de crisis económica catastrófica. Lo peor no es que las cosas están mal, lo peor es que se van a poner muy mal, y peor aún resulta comprobar que algunos están pensando en “soluciones imaginativas”, como el convertir en pública esa deuda que ahora es privada: esos 325.000 millones que el subsector no puede pagar.

No está mal pensado, no. Lo han hecho/van a hacer con las entidades financieras y la población “ha tragado”. No digamos los medios de (in)comunicación tradicionales españoles, que tanto respeto le tienen a la gran banca (que es anunciante y acreedora de los grandes editoriales).

Dejo en este enlace una serie de gráficos complementarios al anterior (elaborados por Ricard Verges), entre los que están algunos muy interesantes que comparan las comunidades autónomas donde ha habido más contratación de obra pública. La Comunidad Valenciana destaca por su doble error: por encima de la media española en construcción de viviendas y por debajo de la media en obra pública. Así nos luce el pelo.”

Gracias, José Vicente, por compartir esta entrada.

 
3 comentaris

Publicat per a 8 febrer 2010 in Economia crítica

 

Etiquetes: , , , ,

Crecimiento sin equidad ¡no, gracias!

desigualdad.jpg

En relación a las diferencias de renta entre los países que forman la Unión Europea que ofrecía en mi post anterior –y que ofrecen una amplia gama de lecturas—sólo he recibido un largo comentario de HilarioIdeas (sic) que creo merece alguna puntualización. En esencia, en el comentario se afirma que si se quiere que el PIB crezca más que el de otros países de la U.E. hay que continuar la política de liberalizaciones y reformas estructurales que él atribuye al PP pero que de hecho surgieron mucho antes… El largo texto sólo contiene, de hecho, esta propuesta que hace dudar de lo acertado del seudónimo, ya que la idea ni siquiera es original: se viene repitiendo desde el conservadurismo económico hasta la saciedad, y encuentra su filón más importante comparando el comportamiento macroeconómico de los Estados Unidos con el de los países centrales de la Unión Europea. El argumento, en el fondo, nos dice que si optamos por más privatizaciones y mayor desigualdad social creceremos más. Por el contrario, cualquier política económica intervencionista y una red de protección social estructurada desde el sector público inducirán menor crecimiento e inflación.

Los abogados de esta simplificación que se encuentran en todos los periódicos, fundaciones neoliberales –y también en los lobbys de Bruselas– olvidan que por lo que al crecimiento económico se refiere, la realidad es contradictoria. Su modelo puede ayudar bajo determinados supuestos a incrementar el crecimiento, pero casi siempre a costa de incrementos mucho mayores –y más dolorosos—de la desigualdad. Y el crecimiento con igualdad es en general un objetivo preferible en las democracias que ganar carreras de aumento del PIB a costa de desgarro social. Por ejemplo, nos recordaba Lourdes Beneria que “el gran éxito de la industrialización y el crecimiento de los tigres asiáticos de los últimos cincuenta años (incluyendo el caso japonés) ha tenido lugar sobre una base social relativamente igualitaria. Por el contrario una región como América Latina, con unos niveles de desigualdad entre los más altos del planeta, no ha logrado un crecimiento económico que pueda compararse con el asiático.” Podríamos añadir además que en América Latina se habían realizado los procesos de privatización más importantes de los últimos tiempos, lo cual no ayuda nada a las tesis defendidas por los neo-conservadores. De forma similar, para los países con menor PIB per capita de la Unión Europea, parece preferible un proceso de convergencia más lento pero menos generador de desigualdades internas ya que también la mayoría de países que encabezan la lista –excluido Luxemburgo—gozan de un estado del bienestar envidiable.

No hay nada demostrado sobre la tesis que se pretende irrefutable de que el mercado sin intervenciones lleve a tasas de crecimiento mayores. Pero en cualquier caso, desde el punto de vista del bienestar social, es difícil aceptar que éste sea el primer objetivo de la política económica. Volviendo a L. Beneria: “La maximización del crecimiento es un objetivo economicista que ignora otros objetivos sociales fundamentales, En primer lugar no presta ninguna atención a las ideas asociadas con el llamado enfoque del desarrollo humano, el cual va más allá de lo económico y fija su atención en la expansión de las “capacidades” de las personas para “ser” y para “hacer.” Tal como inicialmente lo expuso el premio Nobel de Economia Amartya Sen y tal como ha sido desarrollado por otros autores e instituciones como el PNUD (Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo), el impacto de este enfoque ha sido enorme y es difícil ignorarlo. Por otra parte la maximización del crecimiento económico como objetivo principal no puede ignorar el problema tan urgente de la sostenibilidad del sistema. A estas alturas de deterioro del medio ambiente y de los grandes riesgos en torno a la misma sobrevivencia de nuestro planeta, la búsqueda del mayor crecimiento económico sin tener en cuenta los problemas de sostenibilidad parece ya no sólo irresponsable sino altamente arriesgada.”

 
1 comentari

Publicat per a 21 Desembre 2007 in Benestar, Economia crítica, Europa, Igualtat

 

Etiquetes: , , ,

 
%d bloggers like this: