RSS

Arxiu d'etiquetes: desempleo

Stiglitz al Gobierno de izquierdas portugués:

stigl_ing

¿Es posible que existan  márgenes  dentro del sistema para hacer políticas favorables a un crecimiento más equitativo? ¿Es posible incluso “dentro de las limitaciones del euro”?  El premio Nobel de Economia Joseph Stiglitz intervino ayer martes en Lisboa en una conferencia organizada por la Fundación Calouste Gulbenkian  sobre temas claves en un momento de cambio de la política potuguesa, y  ha mostrado “grandes esperanzas” de que el Gobierno de izquierdas portugués liderado por António Costa será capaz de conseguir crecimiento con mayor equidad si utiliza bien el sistema fiscal.

Stiglitz centró su discurso en el tema que más le ha preocupado a lo largo de su carrera: la desigualdad. Y una vez más denunció la política de austeridad como una de las causas de las desigualdades crecientes: “Con la austeridad y el aumento del desempleo, es difícil mantener el crecimiento económico en el futuro, ya que es la destrucción de capital humano productivo”, dijo, y advirtió que “nuestras estadísticas no captan la destrucción del capital humano que se está produciendoen  este tiempo en Europa “.

No pretendo competir com Stiglitz, pero prefiero otra formulación para “capital humano” que refleje mejor el drama del “austericidio”, en especial  en las personas más jóvenes. Los recortes en investigación, educación y formación impiden que ya desde la infancia se niegue el acceso universal  a los servicios públicos que permiten un desarrollo de las potencialidades del ser humano en armonía y que puedan alcanzar, pot tanto, en sociedad y para la sociedad,  el máximo de sus capacidades intelectuales. No es sólo (aunque clave) la desnutrición infantil, especialmente lesiva antes de los cinco años:  también la precariedad vivida como elemento perturbador cotidiano, la ausencia de un futuro tangible donde se pueda esperar (a ratos) ser feliz…. Ha  dejado de tener sentido prepararse para una profesión cuando las personas pobres con trabajo(s) tienen que acudir también, en demasiadas ocasiones, a los comedores sociales…  Hablar en esta barbarie creciente de “capital humano”,  aunque sea para denunciar su destrucción,  me parece tomar prestadas a los peores adversarios principios teóricos que incrementan la confusión (y nos pierden en el camino).  El pleno desarrollo de la igualdad de oportunidades, la necesaria acción social que permita a cualquier joven alcanzar el máximo de sus potencial intelectual, nada tiene que ver con el “capital” aunque se le califique de “humano” y sí mucho con los derechos humanos, nuestro desarrollo como sociedad y un mundo mejor en equidad, en el que se respete a las personas, sus derechos y necesidades, en especial ya desde la infancia.

En cambio, sí estoy completamente de acuerdo con Joseph Stiglitz en no recomendar reducir impuestos a las empresas en todos los ámbitos, no sólo porque no existe evidencia de que con ello crece la economía:  “Todo el mundo siempre se queja de que paga demasiados impuestos, pero con más impuestos se puede invertir en las personas, en la tecnología… y ello es fundamental cuando nos enfrentamos a una situación de emergencia debido a la “enorme incremento en los niveles de desigualdad” que requiere tomar decisiones radicales en el corto tiempo puede revertir la tendencia de las últimas tres décadas y media.

“La desigualdad es una elección. Una elección que no está hecha por los pobres, sino por nuestros sistemas políticos “, dijo, recordando cuáles eran las medidas políticas tomadas en los Estados Unidos durante los años 80 del siglo pasado, lo que llevó al aumento de las desigualdades, tanto de la riqueza y el ingreso como oportunidades.

Y siguió diciendo Stiglitz: “Hemos tomado una serie de decisiones en el último tercio de siglo. El presidente Reagan dijo que mediante la reducción de los impuestos a los más ricos, el pastel sería más grande y por lo tanto la proporción que cada uno tendría derecho sería mayor. Lo que sí sabemos de esta experiencia es que la economía se ha ralentizado y que los únicos que se beneficiaron fueron el 10% más rico, especialmente el 1% más rico “.

Stiglitz repitió varias veces que una política económica que invierte en “dar más dinero a los más ricos y esperar a que vaya rodando hasta los pobres” es una fantasía. Por ello hay que empezar a tomar medidas en el sentido contrario de las que se iniciaron en los EE.UU. en los años 80, y se mostró particularmente crítico en relación a las llamadas reformas estructurales, las políticas de austeridad y los acuerdos comerciales internacionales. “Para los Estados Unidos, esta política ha sido un desastre para el país. Lo que no entiendo es cómo otros países, al ver lo que ha pasado, quieren emular el modelo estadounidense “, dijo, refiriéndose a Europa.

En su discurso, Stiglitz dejó un mensaje final con el que no puedo estar más de acuerdo: “El problema de la desigualdad no es económico, es político”.  Y añadiría: es también ideológico. Y por ello cabe actuar más allá de la economía: en una nueva estructuración de valores que mejoren la convivencia y actúen contra las desigualdades de base.

Ojalá el nuevo Gobierno portugués lo tenga en cuenta.

 
1 comentari

Publicat per a 2 Desembre 2015 in Economia crítica, Uncategorized

 

Etiquetes: , , , ,

Josep Fontana: La otra cara de la recuperación

Quienes, basándose en datos puntuales, celebran la recuperación que se supone que estamos disfrutando, se olvidan generalmente de examinar a quién está favoreciendo este proceso. Porque si hay un dato alarmante para el conjunto de los ciudadanos de este país es el que nos ha ofrecido el último informa de la OCDE, que revela que España es, con mucha diferencia, el país en que está aumentando más la desigualdad. ¿Qué efectos va a tener para los ciudadanos españoles este aumento de la desigualdad? El primero es el de la escasez y degradación de las oportunidades de trabajo. El informe de 2014 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre el paro en el mundo nos dice que el número de parados en el mundo es de 202 millones, con un aumento de cinco millones sobre el año anterior, y que si las condiciones actuales persisten, la cifra crecerá y llegará a ser de más de 215 millones en el año 2018.

A lo cual hay que añadir unos 23 millones que han abandonado el mercado de trabajo formal, como consecuencia del desánimo que engendra el paro de larga duración, que lleva a que muchos queden sin ayudas del gobierno; estos “trabajadores perdidos”, que se caen de las estadísticas, alimentan la ilusión de que el paro disminuye. Además de las cifras de ocupación, debemos tomar en cuenta cómo han cambiado, para empeorar, las condiciones del trabajo. La propia OIT calcula que un 48 por ciento de los que trabajan lo hacen en puestos “vulnerables”, con el riesgo de no tener ni unos ingresos asegurados ni acceso a la seguridad social. Todo esto ha ido aumentando con el auge del “trabajo flexible”, que se da cada vez más en las empresas que contratan un gran número de trabajadores, como los almacenes, los supermercados o los negocios de comida rápida, donde abundan los contratos de diez, de ocho e incluso de cero horas.
image

En Estados Unidos calculan que cerca de la mitad de los trabajadores en negocios de comida rápida necesitan ayudas sociales para sobrevivir

Una investigación realizada por el departamento de sociología de la Universidad de Cambridge en dos grandes empresas de supermercados, una británica y otra de Estados Unidos, llega a la conclusión de que esta situación “causa ansiedad, estrés y depresión en los trabajadores, como consecuencia de la inseguridad a que se ven sometidos”. En Estados Unidos calculan que cerca de la mitad de los trabajadores en negocios de comida rápida necesitan ayudas sociales para sobrevivir. Los contratos de cero horas, que no garantizan un mínimo de paga y obligan a los trabajadores a estar disponibles para cuando se les necesite, se destinan sobre todo a mujeres, jóvenes y mayores; pero el gobierno británico se propone forzar a los parados a aceptarlos, cuando se los ofrezcan, si no quieren perder los subsidios de paro por tres meses o más.

Como dijo no hace mucho José Vicente González, el presidente de la patronal valenciana, “no hay empleo ni salarios basura (…), todos los empleos son buenos, porque no estamos en una situación para ponernos exquisitos”. Vamos a ver un ejemplo de estos “buenos trabajos” que el avance del “trabajo flexible” está produciendo entre nosotros. Uso en este caso un ejemplo español, analizado hace un tiempo por La Lamentable, como es el de Telepizza, donde hay sueldos de 250 € a 350 € al mes, pero que hace ahora contratos de 24 horas mensuales, con un salario de 125 €, esto es a 5 € la hora. Su plantilla está integrada mayoritariamente por menores de 25 años, muchos estudiantes, y cada vez más padres y madres de familia en situación precaria, y con miedo a perder el empleo. ¿Son estos los cientos de miles de puestos de trabajo que se nos prometen para el futuro? Lo peor es que el paro se está convirtiendo en una situación permanente para muchos.

Perder el trabajo, algo que puede suceder fácilmente en las actuales condiciones de indefensión social, puede significar el inicio de un largo calvario, ya que el paro a largo plazo tiende a perpetuarse, porque los que buscan trabajadores discriminan a este tipo de parados. Esto está creando una clase especial de parados casi permanentes, que son sobre todo los que pierden su ocupación a partir de los 45 años, que se ven obligados a caer en la economía sumergida, realizando faenas ocasionales, sin ninguna garantía de estabilidad. En febrero de este año la Cruz Roja de Catalunya publicó un estudio sobre el impacto de la crisis en las personas de más de 45 años, que muestra la vulnerabilidad de un grupo en que figura un gran número de hombres y mujeres que no habían trabajado anteriormente como asalariados y que se ven ahora obligados, por el aumento de cargas familiares –por ejemplo, por la tardía emancipación de los hijos, o por el retorno de los que ya se habían emancipado- a buscar un trabajo en condiciones difíciles. A los que hay que añadir a quienes han perdido su trabajo y se ven obligados a buscar otro con urgencia para asegurarse una pensión de jubilación, que podría verse afectada por los cambios en la exigencia de años trabajados y cotizados. Entre las conclusiones de la encuesta figuran estos datos: sólo el 16’4 por ciento de las personas encuestadas está trabajando, de los que más de la mitad lo hacen con contrato a tiempo parcial; el 67 por ciento de los contratos tiene una duración inferior a un año; más de la mitad de quienes trabajan lo hacen por ingresos mensuales inferiores al salario mínimo interprofesional. Lo cual, concluye el estudio, demuestra que tener un trabajo no garantiza tener unos ingresos económicos suficientes como para salir de la exclusión. Entran a formar parte del grupo, cada vez más amplio, de los trabajadores pobres.

image

Evolución del número de parados en España

El otro gran foco de exclusión es el de los jóvenes, con tasas de paro muy superiores a las de los adultos, con el problema añadido de que cuánto más tarden en incorporarse al mercado de trabajo, más probable es que hayan de contentarse con un lugar de baja calificación y poco sueldo. A lo cual se añade el problema del encarecimiento de su formación, que está creando situaciones en que comienzan a generalizarse las noticias de estudiantes universitarios que pasan hambre. Estoy hablando de un panorama global, a partir de los análisis de la OIT, que se refieren a un mundo en que la tasa de paro media es del 6 por ciento y la de los jóvenes del 13 por ciento. Pero estas perspectivas habrán de acomodarse al caso de España, donde estas tasas son del 25 y del 55 por ciento. Para ilustrar la diferencia citaré un informe que afirma que en España hay 110 parados por cada oferta de trabajo que se presenta, en contraste con la media europea que es de unos 12 por cada oferta. Resulta escandalosa la forma en que se han manipulado en España los últimos datos sobre ocupación, con el fin de presentarlos como signos de un cambio positivo de tendencia. Para desengañarnos de estas fantasías los informes de la comisión europea insisten en que el paro se va a mantener en un 24% en 2015.

Un informe confidencial de Natixis, un banco corporativo y de inversión francés, publicado en un boletín de 3 de abril de este año, asegura que la recuperación de los niveles de empleo en España puede tardar 25 años. Y a las cifras del paro hay que añadirles, además, las que nos indican que cuatro millones de estos parados no tienen en la actualidad prestación alguna para ayudarles a sobrevivir. Pero es que, además, no hay que interpretar una posible recuperación del empleo como un retorno a la situación de antes de la crisis. No hay que dejarse engañar por este juego tramposo de cifras, que nos oculta la realidad de las condiciones de trabajo. Lo más importante del caso es que las reglas del juego han cambiado y que las nuevas reglas están aquí para mantenerse. En este terreno no hay recuperación prevista. Hay que contar, por ejemplo, con la devaluación del trabajo especializado. Creíamos que la tecnología iba a reemplazar el trabajo de los obreros menos preparados y a aumentar la demanda de los especializados y no es así, sino que una buena parte del trabajo desplazado lo es en actividades especializadas, no en las manuales, donde los bajos salarios hacen menos rentable la introducción de tecnología. Entre los empleados en los supermercados se puede encontrar ya a licenciados universitarios que trabajan por sueldos de miseria. Si no cambia por completo el contexto político hay que prever que persistirá la progresiva destrucción de la capacidad negociadora de los sindicatos y, con ella, la degradación de las condiciones de trabajo (eso que ahora se llama la “flexibilización”) y la continuidad de los sueldos bajos. Si se consigue, como pretenden algunos empresarios, flexibilizar el trabajo hasta reducirlo todo a contratos de pocas horas, o de cero horas, se puede llegar a una situación que superaría a la de la propia esclavitud, puesto que en este nuevo sistema el empresario se ahorra incluso la necesidad de alimentar al trabajador.

La combinación de falta de trabajo y descenso de los salarios -el Banco de España reconoció que de 2010 a 2012 hubo un descenso acumulado del 5 por ciento- está llevando a una extensión de la pobreza. Un informe de la Fundación Foessa calcula, a partir de los datos de 2013, que un 60’7 % de los parados hace más de un año que buscan trabajo, que hay un 10’5 % de hogares en que todos los activos están en el paro y que tenemos unas tasas de pobreza que se estiman entre 21’6 y el 28%, según los indicadores que usemos para calcularlas. Tampoco me parece que haya que esforzarse para demostrar que se ha producido una caída general de los servicios sociales que los gobiernos nos proporcionan en terrenos como la salud, la enseñanza o las pensiones, y que de alguna manera contribuyen a mejorar la calidad de vida de los ciudadanos. Eso se pretende justificar con el déficit, pero John Pilger sostiene que eso del déficit es “un término cínico y engañoso para designar los enormes pagos del estado a bancos tramposos”, que ahora se pretende que compensen los ciudadanos corrientes. Eso se dijo para Gran Bretaña pero vale para España, donde los gobiernos se han endeudado para cubrir las pérdidas de bancos y cajas de ahorro, y siguen con la misma voluntad de rescatar los fracasos de las grandes empresas, como el de las autopistas radiales de Madrid -que se nos está ocultando cuántos miles de millones nos van a costar- o la indemnización milmillonaria que habrá que pagar a la ACS de Florentino Pérez por el fiasco de la operación Castor, sin olvidar las nuevas ayudas a los bancos, como los 40.000 millones de monetización de activos fiscales diferidos. Que hay recuperación puede ser cierto; pero lo que no se nos aclara es quién se está recuperando, y a costa de quién.

Visto en lalamentable.org

 
Deixa un comentari

Publicat per a 11 Juliol 2014 in Economia crítica

 

Etiquetes: ,

El desigual comportamiento del paro en Europa y en España

empleo-febrero-2011.png

La oficina estadística de la Unión Europea, Eurostat. ha enviado los datos mensuales sobre las tasas de desempleo. De nuevo, España se sitúa tristemente en cabeza (20,5), y de forma destacada por la disminución del paro en Letonia y Lituania que habían alcanzado también proporciones tan insostenibles como alarmantes.

La tasa de desempleo del área europeo de los países que tienen el euro como moneda era, de media, del 9.9% en febrero del 2011, y se había rebajado una décima (10%) en relación al mes anterior. Por su parte, para la UE-27 la tasa de paro era del 9.5% y del 9.6% en relación a los mismos meses de febrero y enero. Se mantiene prácticamente estable en lo que va de año (una décima menos) desde febrero del 2010, que era del 9.6%.

En cifras absolutas, Eurostat estima que estamos hablando de 23.051 millones de mujeres y hombres de la UE27, de los cuales 15.747 millones pertenece al área del euro. Si lo comparamos con las cifras de febrero del año anterior, se ha obtenido un ligero descenso de 31.000 personas menos en el desempleo en toda el área de la UE27 y 77.000 en la zona del euro.

Entre los Estados miembros, las tasas de paro más bajas se encuentran en Holanda (4.3%), Luxemburgo (4.5%) y Austria (4.8%), y las más altas en España (20.5%), Lituania (17.4% en el último trimestre del 2010) y Letonia (17.3% en el mismo trimestre).

Si comparamos los datos con los que disponíamos un año atrás, la tasa de desempleo ha disminuido en 13 Estados miembros, se ha mantenido en dos y se ha incrementado en 12, agravando las desigualdades dentro de la Unión Europea. Los mayores descensos del paro se registran en Letonia (del 20.1% al 17.3%), Estonia (del 16.1% al 14.3%) y Suecia (del 8.8% al 7.6%). Los mayores incrementos se observan en Grecia (del 10.2% al 14.1%), Bulgaria (del 9.4% al 11.6%) e Irlanda (del 13.0% al 14.9%).

El sesgo de género (y la distinta tendencia) de las tasa de paro…

Entre febrero del 2010 y el mismo mes del 2011, la tasa de desempleo para los hombres disminuyó del 9.9% al 9.7% en el área del euro y del 9.8% al 9.5% en la UE27. En cambio, la tasa de paro de las mujeres se incrementó del 10.1% al 10.2% en el área del euro area y del 9.4% al 9.6% en la UE27.


… mientras sigue la vergüenza del paro entre las personas jóvenes, que disminuye muy poco

En febrero del 2011, la tasa de desempleo de las personas de menos de 25 años era del 19.4% en el área del euro area y del 20.4% en la UE27, mientras que en el mismo mes del 2010 fue del 20.5% y del 20.9% respectivamente. Las tasas más bajas las encontramos en Holanda (7.4%) y Alemania (7.9%), y las más altas en España (43.5%) y Grecia (36.1% en el cuarto trimestre del 2010).

En febrero del 2011, la tasa de desempleo fue en Japón del 4,6% y en los USA del 8.9%.

votar

Referencias al tema en este mismo blog: El paro crece en Europa

 
Deixa un comentari

Publicat per a 3 Abril 2011 in Europa

 

Etiquetes: , , , ,

Paul Krugman y las hadas

hadas.jpg

Después de oír a Rodríguez Zapatero en la llamada “cumbre de la competitividad” y a Artur Mas acabada la puesta en escena del Palacio de Pedralbes… después de leer el informe del CAREC y de mucha mediocridad, transcribo la traducción de la práctica totalidad del artículo de Krugman del 24 de marzo en el NYT. Creo que nos da unas claves keynesianas básicas para situarnos, también, en el contexto europeo… y a ver si conseguimos aprender algo serio.

“El Gobierno de Portugal acaba de caer en una disputa sobre las propuestas de austeridad. El rendimiento de los bonos irlandeses ha superado el 10 por ciento por primera vez. Y el gobierno británico acaba de revisar a la baja sus previsiones económicas y al alza las que había elaborado sobre el déficit previsto.

¿Qué tienen todos estos eventos tienen en común? Todas las pruebas indican que recortar el gasto ante una tasa de desempleo elevada es un error. Los defensores de la austeridad preveían que los recortes en el gasto traerían dividendos rápidos en forma de aumento de la confianza, y que serían muy pocos, si es que los llegaba a haber, los efectos adversos sobre el crecimiento y el empleo, pero se equivocaron.

Es una lástima, pues, que estos días no se considere a nadie que sea una persona seria en Washington, a menos que profese lealtad a la misma doctrina que tan estrepitosamente fracasa en Europa.

No siempre fue así. Hace dos años, ante el aumento del desempleo y un gran déficit presupuestario – ambos consecuencias de la grave crisis financiera – la mayoría de los líderes de los países avanzados parecieron entender que los problemas tenían que ser abordados en secuencia, tratando de inmediato la creación de puestos de trabajo combinada con una estrategia de reducción del déficit a más largo plazo.

¿Por qué no recortar los déficits de inmediato? Porque los aumentos de impuestos y recortes en el gasto del gobierno deprimirían aún más las economías, aumentando el desempleo. Y la reducción del gasto en una economía profundamente deprimida es en gran medida una auto-derrota, incluso en términos puramente fiscales: los ahorros logrados por una parte se compensan con los menores ingresos que provoca la contracción de la economía.

Así que trabajo ahora y el déficit más tarde; esa fue y es la estrategia correcta. Por desgracia, es una estrategia que ha sido abandonado por riesgos fantasma e ilusorias esperanzas. Por un lado, estamos repitiendo constantemente que si no reducimos el gasto de inmediato vamos a terminar igual que Grecia, que sólo no puede pedir préstamos a unos tipos de interés exorbitantes. Por otro lado, se nos dice que no nos preocupe el impacto de los recortes del gasto sobre el empleo porque la austeridad fiscal conseguirá crear empleo mediante el aumento de confianza.

¿Cómo ha ido esa historia hasta la fecha?

Los autodenominados halcones del déficit han estado gritando que venía el lobo en relación a las tasas de interés de EE.UU. de forma más o menos continua desde que comenzó la crisis financiera, engañándose sobre el significado de las subidas de los tipos de interés. La verdad es que los tipos de interés han fluctuado, no por miedo a la deuda, sino por la mayor o menor esperanza en la recuperación económica. Pero con la recuperación total aún muy lejana, son menores ahora que hace dos años.

Pero ¿no puede ser que América termine como Grecia? Sí, por supuesto. Si los inversionistas deciden que somos una república bananera con políticos que no pueden o no quieren enfrentarse a los problemas a largo plazo, van a dejar de comprar nuestra deuda. Pero esta posibilidad no depende de si nos castigamos a nosotros mismos con recortes del gasto a corto plazo.

Pregunten a los irlandeses, cuyo gobierno – después de asumir la carga de una deuda insostenible rescatando a bancos imposibles de controlar – trató de tranquilizar a los mercados mediante la imposición de unas medidas de austeridad salvaje sobre los ciudadanos comunes. Las mismas personas que pedían recortes del gasto en los Estados Unidos aplaudieron. “Irlanda nos ofrece una admirable lección de responsabilidad fiscal”, declaró Alan Reynolds, del Cato Institute, añadiendo que con los recortes del gasto se habían eliminado los temores sobre la solvencia de Irlanda… y predijo una rápida recuperación económica.

Eso fue en junio de 2009. Desde entonces, los tipos de interés sobre la deuda de Irlanda se han duplicado, y la tasa de desempleo de Irlanda ha llegado actualmente en el 13,5 por ciento.

Y luego está la experiencia británica. Como Estados Unidos, los mercados financieros consideraban que Gran Bretaña era solvente, y le daban la posibilidad de aplicar la estrategia de priorizar las políticas de ocupación, dejando el déficit para más adelante. Pero el gobierno del primer ministro, David Cameron, prefirió pasar a la austeridad inmediata, en la creencia de que el gasto privado compensaría los recortes del gobierno. Como suelo decir, el plan de Cameron se basó en la creencia de que el hada de la confianza lo resolvería todo.

Pero no ha sido así: el crecimiento británico se ha estancado, y el gobierno tiene que corregir al alza sus previsiones de déficit.

Lo que me lleva de vuelta a lo que sucede en el debate económico de Washington en estos días (…) con un clima político en el que los halcones del déficit quieren castigar a los desempleados oponiéndose a cualquier acción que aborde los problemas presupuestarios a largo plazo. A pesar de que sabemos, por lo que sucede en el extranjero, que el hada de la confianza no nos salvará de las consecuencias de nuestra locura.”

votar

 
5 comentaris

Publicat per a 26 Març 2011 in Economia crítica

 

Etiquetes: , , ,

Wall Street se supera: bajos salarios y paro sin subsidio

obama-wall-street.jpg

En alguna ocasión ya había comentado que a Wall Street le sentaba mal el pleno empleo en los USA. Cuando la tasa de ocupación llega a sus máximos (o lo que es lo mismo, cuando el paro desciende) la Bolsa tiende a bajar. Los especuladores se “desaniman” anticipando que pueden subir los salarios, reducirse los beneficios y con ellos los dividendos, y venden sus acciones. Entonces la Bolsa baja, los “mercados” se ponen de los nervios y tenemos una muestra más del buen corazón de quienes rigen la economía.

La noticia de hoy va en la misma línea, pero en tono mayor. Porque no se trata de desconfiar del pleno empleo, sino de anatemizar incluso las ayudas al desempleo. Textualmente: “La agencia de calificación crediticia Moody’s ha advertido que podría rebajar la calificación Aaa de Estados Unidos en los próximos dos años si la extensión de las rebajas fiscales y las ayudas para el desempleo que ha pactado el presidente Barack Obama con los republicanos finalmente se aprueba.”

Hasta ahora, sus amenazas y sus juegos bursátiles han surtido un efecto espectacular, como se puede comprobar por el comportamiento de los salarios en relación al PNB para el periodo 1981-2011 (como % del PNB a coste de factores) y díganme si encuentran calificativos para quienes niegan un subsidio de paro a las personas cuyos salarios han caído de forma tan vertiginosa en los últimos 30 años en el “reparto del pastel”:

salarios_pnb.png

(Los datos son dela Comisión Europea, Anexo Estadístico de la Economía Europea, primavera del 2010, y se reproducen en el EuroMemorandum 2010-11 en proceso de traducción. La caída de los salarios en los USA está representada por la línea gris).

Si quieren saber más sobre las amenazas de Moody’s, la caída de los bonos del Tesoro y el desplome del dólar respecto al euro hasta cotizar a casi a 1,34, tienen más información en Expansión. com

votar

 
2 comentaris

Publicat per a 13 Desembre 2010 in Economia crítica

 

Etiquetes: , , , ,

Primero los bancos y las empresas… después, también

(Con un saludo especial para el compañero Andreu Espasa, de sufridor en Harvard.)

beneficios-empresariales.jpg

Los beneficios de las empresas de los Estados Unidos en el tercer trimestre del 2010 (ver gráfico) confirman la recuperación empresarial, dejando que sean los trabajadores los que sigan luchando contra la crisis.

Por lo que a beneficios de las empresas se refiere, en los Estados Unidos alcanzaron los 1,659 billones de dólares en el tercer trimestre del 2010, según un informe del Departamento de Comercio que se hizo público el pasado martes. Es la mayor cifra de la que se tiene constancia desde que el Gobierno empezó a registrar dichas magnitudes, unos 60 años atrás, en términos nominales (sin ajustar por la inflación). Para encontrar un nivel tan elevado de beneficios empresariales debemos remontarnos al tercer trimestre del 2006, o sea, antes de la crisis– cuando la cifra de beneficios alcanzó los 1,655 billones de dólares.

Con estos datos queda de manifiesto que los beneficios empresariales han crecido por séptimo trimestre consecutivo, y a una tasa extremadamente vertiginosa.

En la distribución factorial de la renta representan ahora el 11,2% del total, la participación más alta desde el cuarto trimestre del 2006, cuando llegaron a representar el 11,7% del total. Esto significa que ha crecido su trozo de la “tarta” cuando los salarios no dejan de disminuir.

Los expertos explican este crecimiento de los beneficios empresariales por el fuerte crecimiento de la productividad (menos personas producen más a menor coste en un modelo de gran precariedad, “flexibilidad” laboral que significa despido libérrimo, y bajos sueldos para la mayoría: el mismo modelo que nos están importando por vía coactiva y terrorismo económico a los países de la Unión Europea) y al incremento de los beneficios procedentes de las relaciones económicas y comerciales con otros países, en particular mercados emergentes como China y la India.

Tampoco parece que el sector financiero se quede atrás, ya que registraron unos beneficios totales de 14,500 millones de dólares en el tercer trimestre, siete veces más que en el mismo periodo del año anterior.

beneficios-empresas-usa.jpg Finalmente, en este gráfico del The New York Times puede verse el impacto de la crisis en el crecimiento trimestral del PNB, ajustado por la inflación y las fluctuaciones estacionales. La tasa de crecimiento del Producto Nacional Bruto de los Estados Unidos ha superado el 2% de crecimiento anual previsto para llegar al 2,5%, en una clara recuperación que abarca todo el año 2010, insuficiente sin embargo para que las migajas caigan bajo la mesa, se cree empleo (en especial, puestos de trabajo estables y dignos) y todo el mundo se beneficie de la recuperación.

En casos de crisis y naufragios generalizados, primero, los bancos y las empresas. Y luego también.

votar

 
2 comentaris

Publicat per a 25 Novembre 2010 in Economia crítica

 

Etiquetes: , , , ,

Los errores de Obama y la economía dual

barack-obama-post-midterm-006.jpg

Es muy interesante oír hablar a los “insiders” lúcidos e informados sobre lo que está sucediendo en los Estados Unidos. Nada que ver, observaba con cierto enfado una amiga, con los tópicos y lugares comunes que se escuchan en algunas tertulias cuyos participantes sólo se han leído las instrucciones básicas y la lista de “buenos” y “malos” oficiales.

Reconozco que tengo dos hombres “insiders” preferidos (otro día hablaré de las mujeres). Ellos son Robert Reich y Paul Krugman, y he resumido lo substancial de sus análisis de ayer:

Según Robert Reich, no se puede hablar de una sola economía en los USA. Y además, su comportamiento es antitético: una se recupera y la otra se está viniendo abajo. Por eso, aconseja, la próxima vez que escuche a un economista o habitual de Wall Street hablar de la “economía estadounidense” haga por ver su cartera.

Wall Street se reconforta con la política monetaria que lleva a cabo Ben Bernanke en la Fed: tipos de interés de casi cero más la emisión de dinero con tanta rapidez como se atreve (y que supone dinero gratis para la economía de las grandes fortunas). Con ello se pueden recomprar acciones, aumentar los beneficios, pero también ir a por la fusión y adquisición de otras compañías… y por tanto, al despido de más hombres y mujeres de puestos de trabajo comprados o reabsorbidos.

Bernanke favorece un dólar depreciado para que las corporaciones estadounidenses aumenten sus ventas en el exterior (China ya se está quejando). Pero no es de ahora. “El cuarenta por ciento de las 500 corporaciones más grandes según S$P están realizando ahora más del 60 por ciento de sus negocios en el extranjero. Y las inversiones estadounidenses no se quedan atrás: la inversión en el extranjero reporta mejor retribución que invertir en los USA.” ¡Ya se sabe, el dinero siempre tan patriota!

Según una encuesta del Wall Street Journal que se dio a conocer el pasado el jueves, la remuneración global de los servicios financieros se incrementará en un 5 por ciento este año, y las personas responsables de la gestión de activos percibirán aumentos de salario o primas de un 15 por ciento.

Pero hay otra economía estadounidense, y no está en vías de recuperación. Se trata de la economía llamada “del trabajador medio” (siguiendo esta extraña costumbre de hablar también del “votante medio”) Por ejemplo, según el último informe de empleo del viernes se habían creado en el mes de octubre 159.000 nuevos puestos de trabajo en el sector privado, lo que significa un comportamiento del empleo mejor que en meses anteriores. Pero si tenemos en cuenta que se deberían crear 125.000 puestos de trabajo netos al mes sólo para acompañar el crecimiento de la fuerza de trabajo en los Estados Unidos, el “buen comportamiento” del empleo se reduce a la creación de 24 mil puestos de trabajo… Muy poco si tenemos en cuenta que se han perdido 15 millones de empleos desde el inicio de la Gran Recesión…. Y si agregamos el crecimiento de la fuerza de trabajo – incluyendo a las personas demasiado desalentadas para seguir contadas en la población activa – tenemos un déficit real de empleo que podemos cifrar en 22 millones de puestos de trabajo.

Una de cada ocho personas responsables de llevar ingresos a un hogar (breadwinners: quienes ganan el pan) no tiene trabajo. Pero además, según una reciente encuesta del Washington Post, más de la mitad de todos los estadounidenses – el 53 por ciento – están preocupados por seguir pagando su hipoteca. El porcentaje ha subido en dos años; cuando la recesión tocó fondo, el porcentaje de gente preocupada era del 37 por ciento… Y con razón, la morosidad está aumentando… Y a pesar de que los tipos de interés caen, el “trabajador medio” no puede refinanciar su casa. Los bancos no conceden créditos a los “trabajadores medios” porque su empleo está en precario, sus ingresos familiares se han reducido y el valor de su patrimonio (su vivienda) se ha desplomado.

Y mientras los nubarrones se ciernen sobre el “trabajador medio”, la victoria republicana ha llenado de júbilo a las grandes fortunas, convencidas de que se parará la regulación financiera y medioambiental –por no hablar de la sanidad– la disminución impositiva del anterior Presidente Bush cubrirá también al 1% más rico de la población… mientras que a los trabajadores les será cada vez más difícil afiliarse a sindicatos que les defiendan.

Los “trabajadores medios” están enojados y lo demostraron en las urnas, y Krugman da razones adicionales del por qué: El problema de Obama fue su falta de audacia. Al inicio de su administración se estableció un plan económico demasiado débil que se fue agravando a medida que le fue influyendo la retórica de sus enemigos.

Si hubiera sido más consiciente de que la principal secuela de las grandes crisis financieras es tener que hacer frente a varios años de desempleo muy alto, el plan de recuperación de la peor crisis desde la década de 1930 tenía que haber sido realmente ambicioso. Para ello Obama debería haber sido más valiente de lo que ha sido, presentando un paquete de medidas de gran alcance que si los republicanos hubieran torpedeado hubiera dejado claro dónde estaba la responsabilidad del fracaso.

En opinión de Krugman, Obama eligió lo aparentemente más seguro: un paquete de medidas de estímulo de tamaño mediano que no estaba a la altura de las circunstancias. Desgraciadamente, muchos economistas, entre ellos Krugman, ya lo venían advirtiendo de manera constante y hasta compulsiva desde principios del año 2009. Y Obama tuvo tiempo de reaccionar hasta finales de este mismo año, cuando ya era evidente la desproporción de las medidas con la crisis…. Sin embargo, él y sus funcionarios continuaron afirmando que su plan original era justo, y dañaron su credibilidad tanto como la economía de los Estados Unidos (aunque si ahora volvemoa a Reich, la economía dañada fue la del “trabajador medio”, no la del Big Money).

Y Krugman en parte parece reconocerlo al admitir que las políticas y la retórica de apoyo a bancos de la administración – dictadas por el miedo de dañar la confianza financiera – terminó alimentando la ira del “trabajador medio”, paradójicamente en beneficio de los republicanos, todavía más amigos de los bancos. Obama tampoco supo defender el papel del gobierno en una economía deprimida, como demostró en el primer debate sobre el Estado de la Nación, cuando declaró que “las familias de todo el país se están apretando el cinturón y tomando decisiones difíciles. El gobierno federal debería hacer lo mismo”…. aunque no fuera cierto. El gobierno debía recurrir al gasto precisamente porque el sector privado no podía hacerlo. Pero si el Presidente de los Estados Unidos no habla y defiende su filosofía económica, ¿quién lo hará?, se pregunta Krugman, que achaca el fracaso electoral de los demócratas a la falta de coraje de Obama a la hora de defender sus propias convicciones… en la reforma sanitaria, por ejemplo. Aunque en España podemos quejarnos de algo más, y todavía peor. Obama transmitió sus errores por teléfono en un momento crucial para las políticas españolas y la credibilidad de Rodríguez Zapatero.

La política económica de Obama ha acabado en desastre político precisamente porque trató de jugar sobre seguro. Es hora de que intentar algo diferente.

Les recomiento también que lean los análisis de Alberto Garzón sobre el tema.

.

 
2 comentaris

Publicat per a 6 Novembre 2010 in Economia crítica

 

Etiquetes: , , , ,

El desempleo en la Unión Europea (agosto 2010)

paro-inem-europa-635.jpg

Van pasando los meses de crisis pero, según acaba de informar Eurostat en su comunicación del 1 de octubre, la tasa de paro del área euro de la UE se mantiene estable en el 10.1%, en tanto que para toda la UE se queda en el 9.6%.

La tasa de desempleo del área del euro (EA16) ajustada estacionalmente no ha experimentado cambios en agosto en relación al mes de julio. En relación al año anterior (agosto del 2009, que era del 9.7%) sí ha sufrido un incremento, igual que la de toda el área de la UE (UE27) que ha subido 4 décimas desde agosto del 2009.

El paro distribuido entre hombres y mujeres:

Eurostat estima que 23.066 millones de hombres y mujeres en toda la UE27, de los cuales 15.869 millones pertenecen al área del euro, carecían de empleo en agosto del 2010, lo que significa un incremento de personas en paro en relación al mismo mes del año pasado de 894.000 personas en la UE27 y de 569.000 were en el área del euro, a pesar de que en relación al mes anterior se ha producido un ligero descenso de 20.000 personas menos en el área euro y 60.000 en la UE-27.

Las enormes diferencias de las tasas de paro en Europa

Entre los estados miembros, las tasas de desempleo más bajas se registran en Austria (4.3%) y Holanda (4.5%), y las más altas en España (20.5%), Letonia (19.5% en el segundo trimestre del 2010), Estonia (18.6% in el segundo trimestre del 2010) y Lituania (18.2% mismo periodo).

Si comparamos la evolución del paro con el año anterior, la tasa de desempleo cayó en siete estados miembros, permaneció estable en uno y aumentó en diecinueve. Los mayores descensos del paro se registraron en Malta (7.2% to 6.2%), Austria (de 5.2% al 4.3%) y Alemania (del 7.6% al 6.8%). Los mayores incrementos se dieron en Estonia (del 13.5% al 18.6% entre los segundos trimestres del 2009 y el 2010), Lituania (del 13.5% al 18.2% para los mismos periodos) y Bulgaria (del 7.0% al 10.1%).

La tasa de paro aumenta para hombres y mujeres, y parece descender enntre las personas más jóvenes.

Entre agosto del 2009 y agosto del 2010, la tasa de desempleo para los hombres aumentó del 9.5% al 9.9% en el área euro, y del 9.3% al 9.6% en la UE27. La tasa de desempleo de las mujeres se incrementó del 9.9% to 10.3% in the euro area and from 9.1% al 9.6% la UEU27.

En agosto del 2010, la tasa de desempleo entre las personas más jóvenes (de menos de 25 años) fue del 19.8% en el área euro y del 20.2% en la UE27. En ambas áreas la tasa disminuyó por segundo mes consecutivo. En agosto del 2009 fue del 20.1% y el 20.4% respectivamente. Las tasas más bajas se observan para Austria (8.5%), Alemania y Holanda (del 8.8% en ambos países), y las más altas en España (41.6%), Lituania (37.6% en el segundo trimetres del 2010) y, para el mismo periodo, en Estonia (37.2%). (Habría que conocer el afecto estadístico sobre el desempleo de las personas jóvenes el retorno a los estudios de muchas de ellas que no ven ningún futuro en el mercado laboral con el nivel académico que habían alcanzado antes de la crisis.)

Fuera de Europa:

En los Estados Unidos la tasa de desempleo fue del 9.6% in agosto del 2010, y en Japon del 5.2% en el mes de julio del mismo año.

En gráfico:

tasas-de-paro-ue-en-agosto.jpg

Fuente: Eurostat.

 
4 comentaris

Publicat per a 2 Octubre 2010 in Economia crítica

 

Etiquetes: , , ,

El paro crece en Europa

tasa-de-paro-marzo-2010.jpg

Eurostat informa de la tasa de paro para el mes de marzo de este año que se mantiene en el 10.0% para la zona euro, en tanto que para la UE27 lo hace en el 9.6%.

Pero  aunque no haya variado formalmente la expresión porcentual recogida de la tasa de desempleo, sí ha aumentado el número de personas en paro desde el mes de febrero. Para la zona UE27, en 123.000 y en  101.000 para la zona euro. Si se compara con marzo del 2009, significa un incremento de 2.546 millones en la UE27 y 1.389 en la zona euro.

Por Estados, las tasas de desempleo más bajas se registran en Holanda  (4.1%)  y Austria (4.9%), y las más altas en Letonia  (22.3%) y España (19.1%).

Por lo que a hombres y mujeres se refiere, Eurostat estima que el desempleo afecta a 23.130 millones de hombres y mujeres en la UE27, de los cuales 15.808 millones se encuentran en el área euro.

Entre marzo del  2009 y marzo del 2010, la tasa de desempleo para hombres pasó del 8.9% al  10.0% en la zona euro, y del  8.6% al  9.8% en la UE27.  La tasa de desempleo para las mujeres pasó del  9.3% al 10.1% y del 8.5% al  9.4%, en ambas zonas, respectivamente.

La tasa de paro de las personas menores de 25 años sigue siendo un escándalo:  en marzo del 2010 en la zona euro fue de 19.9%  y del  20.6% en la UE27, observándose la tasa más baja en Holanda, con el 7,4%, y las más elevadas en Letonia y España  (con el 44.9% y 41.2%, respectivamente).

Eurostat nos informa también que en los Estados Unidos, la tasa de desempleo fue del 9.7% en marzo del 2010. y en Japón del  4.8% (datos de febrero del 2010) .  Si comparamos con datos anteriores, sólo Japón ha conseguido disminuir su tasa de paro en una décima.

Ver también: “La tasa de paro en la Unión Europea”.

 
 

Etiquetes: , , ,

La tasa de paro en la Unión Europea llega al 10%

desempleo.jpgLa tasa de paro de la Euroárea (UE16) del pasado mes de febrero, según informa Eurostat -la oficina estadística de la Unión Europea-, ajustada estacionalmente, llegó al 10%. El mes de enero anterior ya se había quedado en el 9,9%. El mismo mes del año anterior (2009), había sido del 8,8%, lo cual indica claramente que la repercusión de la crisis sobre la economía real y cómo se agravan las condiciones de vida de las personas trabajadoras: la crisis sigue repercutiendo en el aspecto más duro de afrontar. Para la UE27 la tasa de desempleo fue algo inferior, del 9,6%, subiendo también una décima en relación con el mes de enero. Sin embargo, la tasa de paro de febrero del año anterior había sido del 8,3%. En lo que se refiere a la zona euro, ésta es la tasa más elevada desde agosto de 1998 y para la UE-27 desde el inicio de la serie en enero de 2000.

Eurostat calcula que están en paro 23,02 millones de hombres y mujeres en la UE-27 (de los cuales 15,75 millones en la zona euro).

En comparación con enero de 2010, el número de personas desempleadas aumentó en 131.000 en la UE-27 y  61.000 en la zona euro, y sobre febrero del 2009, es decir, en un año, el desempleo aumentó en 3,14 millones en la UE-27 y 1,84 millones en la zona del euro.

Entre los Estados miembros, las tasas de desempleo más bajas se registraron en los Países Bajos (4,0%) y Austria (5,0%), y las tasas más altas en Letonia (21,7%) y España (19,0%).

En comparación con hace un año, todos los Estados miembros registraron un aumento de su tasa de desempleo. Los menores aumentos se registraron en Luxemburgo (5,4% a 5,5%), Alemania (7,3% a 7,5%) y Bélgica (7,7% a 8,0%). Los mayores incrementos se registraron en Letonia (13,2% a 21,7%), Estonia (7,6% a 15,5% entre el cuarto trimestre de 2008 y 2009) y Lituania (8,1% a 15,8% entre el cuarto trimestre de 2008 y 2009).

Entre febrero del 2009 y febrero del 2010, la tasa de desempleo de los hombres aumentó del 8,5% al 10,0% en la zona del euro y del 8,2% al 9,8% en la UE27. La tasa de desempleo de las mujeres aumentó del 9,2% al 10,0% en la zona del euro y del 8,4% al 9,3% en la UE27.

En febrero de 2010, la tasa de desempleo juvenil (menores de 25 años) fue del 20,0% en la zona euro y del 20,6% en la UE27. En febrero de 2009 fue de 18,4% en ambas zonas. La tasa más baja se observó en los Países Bajos (7,3%), y las tasas más altas en Letonia (41,3% en el cuarto trimestre de 2009) y España (40,7%).

Por lo que a los EE.UU. se refiere, su tasa de desempleo fue del 9,7% en febrero del 2010, y en Japón fue del 4,9% en enero de 2010.

El gráfico que Eurostat ofrece de las tasas de desempleo en febrero del 2010,ajustadas estacionalmente, es el siguiente:

paro-febrer-2010.JPG

Obsérvese que en el ranking España figura en el penúltimo país con un 19% de desempleo, sólo superado por Lituania con un 21,7%.

Observaciones:

La zona del euro (EA16) consiste en Bélgica, Alemania, Irlanda, Grecia, España, Francia, Italia, Chipre, Luxemburgo, Malta, Países Bajos, Austria, Portugal, Eslovenia, Eslovaquia y Finlandia. La UE-27 incluye a Bélgica (BE), Bulgaria (BG), la República Checa (CZ), Dinamarca (DK), Alemania (DE), Estonia (EE), Irlanda (IE), Grecia (EL), España (ES), Francia (FR), Italia (IT), Chipre (CY), Letonia (LV), Lituania (LT), Luxemburgo (LU), Hungría (HU), Malta (MT), los Países Bajos (NL), Austria (AT), Polonia (PL), Portugal (PT), Rumania (RO), Eslovenia (SI), Eslovaquia (SK), Finlandia (FI), Suecia (SE) y el Reino Unido (UK).

 
1 comentari

Publicat per a 2 Abril 2010 in Economia crítica, Europa

 

Etiquetes: , , , , ,

 
%d bloggers like this: