RSS

Arxiu d'etiquetes: determinants de salut

La salut el negoci de la vida. Denúncia tu també que #privatitzarmata

Col.labora en el micromecenatge dels projectes en defensa de la sanitat pública de SICOM entrant a GOTEO i fent la teva aportació, que serà molt benvinguda!

“La Salut el Negoci de la Vida” és un projecte de periodisme d’investigació i preventiu, en ple desenvolupament, produït i dirigit per SICOM i realitzat per How Audiovisual i Multimèdia, format per diferents productes que es concentren a la web www.sicom.cat/salutelnegocidelavida.

Es basa en una anàlisi exhaustiva de la situació de la salut pública: dels determinants de la salut, de les desigualtats socials, del dret universal a la sanitat que per causa de les polítiques governamentals s’està perdent, de les privatitzacions que beneficien a les grans corporacions industrials i financeres, de l’exclusió que està causant i de la corrupció en el sector de la salut a Catalunya.

“La Salut el Negoci de la Vida” és una mirada profunda als determinants de la salut, a les privatitzacions dels centre de salut per part de l’administració, les retallades de serveis, l’augment de les llistes d’espera, els co-pagaments i a d’altres factors com el poder que el sector farmacèutic exerceix sobre la tria de medicaments, el seu preu i la formació dels metges. (…)  Ara, amb l’entrada en vigor del decret Rajoy a Catalunya, que li treu a sis-centes mil persones el dret universal a la salut i les condemnarà a l’exclusió social, cal una actualització del documental on quedi explícita l’exclusió social que causarà aquesta mesura i per tant, la discriminació a la que serà sotmesa una part significativa de la ciutadania. La crisi en el sector sanitari a Catalunya avança tan ràpid que ens veiem obligats a introduir altres aspectes com la privatització de l’Hospital Clínic o les dobles llistes d’espera en benefici d’aquella part de la ciutadania que es pot permetre pagar una sanitat privada.

“Draps Bruts” és el nom del segon documental en el que estem treballant en aquests moments, centrat en la corrupció que esquitxa la sanitat de casa nostra, i volem explicar les males pràctiques d’una part dels gestors de la sanitat pública que amb l’empara de la sociovergència – pacte no escrit que ha fomentat els negocis tèrbols a la societat catalana –, s’han privatitzat recursos per obtenir així grans negocis a costa de tots.

Desmuntar l’estat del benestar i aconseguir la pèrdua definitiva del dret universal a la salut, és l’objectiu final d’aquest entramat econòmic i polític que vol convertir la vida en un negoci i la salut en una mercaderia.

Característiques bàsiques

El primer resultat del projecte ha estat un documental que engloba tots els apartats subjecte d’investigació i anàlisi amb el mateix títol que el projecte, “La Salut el Negoci de la Vida” on es desenvolupa el concepte de salut i s’explica quins són els determinants socials que la condicionen: feina, habitatge, alimentació, pobresa, classe social, gènere, medi ambient, territori, etc.

Un primer documental que ja es projecta en centres cívics, hospitals, cinemes i casals en sessions organitzades per sindicats i plataformes unitàries de salut en particular o de defensa dels drets socials en general i que, per la seva pròpia condició de projecte d’investigació, està en constant renovació i actualització, tractant d’anticipar-se a les decisions de l’Administració, denunciant la precarietat d’un sistema sanitari afeblit per les privatitzacions.(…)


La salut és un bé comú i un dret universal de la ciutadania, i per tant, el projecte va dirigit a tota la població: la gent gran que necessita que el sistema sanitari es faci càrrec de manera pública del seu envelliment, la població de mitjana edat que necessitaran d’aquest servei en un futur proper, però sobretot la gent jove, qui ha de defensar la sanitat pública com un bé comú que amb el pas dels anys es converteix en imprescindible.

Així, el nostre públic objectiu és el total de la ciutadania, que veu com ha de pagar amb els seus impostos una suposada sanitat pública però que a l’hora de la veritat actua de manera privatitzada, obligant-los a repagar a través de taxes, quotes o d’altres instruments il·legítims.

image

Objectius

SICOM ha sigut l’encarregat de finançar tota la investigació feta fins al moment, així com la realització i la producció del primer documental “La Salut, el negoci de la vida”. Però al tractar-se d’una entitat sense ànim de lucre, SICOM ja no disposa de més recursos per continuar desenvolupant el projecte i avançant en la investigació.

Els objectius de la campanya de micromecenatge són bàsicament reunir el finançament imprescindible per a poder investigar a fons el funcionament real del sistema sanitari per fer noves produccions audiovisuals i per enllestir les que ja estan marxa. Els suïcidis, tema que ja apareix a “La Salut el negoci de la vida”, serà un dels temes d’anàlisi així com les conseqüències fatals que la crisi sanitaria tindrà sobre la ciutadania.

Un dels nostres objectius és fer arribar la situació actual del nostre mal anomenat sistema de salut pública al màxim nombre de persones possible, i per això creiem necessària la seva subtitulació en anglès i en castellà.

Ajuda a fer-ho possible!

 
Deixa un comentari

Publicat per a 17 Abril 2013 in Salut

 

Etiquetes: , , , ,

Dia 22-J Per una nova cultura de la salut. Vine i participa!

Amb una fila cero de luxe en la que esperem trobar una bona representació dels moviments socials que defensen la salut entesa de manera plena, una vida millor i els drets laborals i de ciutadania, ens trobarem el proper dia 22 en una convenció per una nova cultura de la salut, amb la participació i la col.laboració de totes i tots.

Comptem amb els amics i amigues que, de forma conscient, organitzada i compromesa, s’esforcen per aconseguir un món millor, una atenció sanitària pública sense retallades, uns serveis públics de qualitat… però que entenen també que una societat amb taxes d’atur del 20% –i un atur entre joves i noies de més del 40% és un fracàs imperdonable que cal corregir el més aviat possible.

La nova cultura de la salut ha de recuperar la visió global dels antics metges que varen donar una impronta social a l’exercici de la seva professió a Catalunya. I de la mateixa manera que varen donar arguments per enderrocar les muralles, per humanitzar una indústria neixent, ara ens toca dir que no és de cap manera saludable viure en una economia venuda a organismes i empreses multinacionals que dicten les polítiques segons els seus interessos, ni a unes indústries químiques i farmacèutiques que enverinen els nostres aliments i els nostres cossos, ni a unes institucions financeres que s’apropien dels nostres impostos per a les seves especulacions, mentre fomenten l’atur en retallar els crèdits a les petites i mitjanes empreses, i executen hpoteques que deixen a tants treballadors i treballadores sense casa –si no ho impedim. Les privatitzacions, les retallades, el menysteniment dels drets, tenen clarament biaix de gènere i de classe, desestructuren la nostra societat i estan preparant el camí a una noves formes d’explotació, marginació i infelicitat de les persones: ja estan germinant les llavors del feixisme.

No és bo per la salut que les persones, el medi, la qualitat de vida, les necessaries relacions de suport. participació social i la cultura, siguin mercaderia. I amb la mateixa força volem dir que la SALUT NO POT SER MONEDA DE CANVI DELS GUANYS d’uns pocs, i que ens mereixem una societat millor.

Volem viure en una societat sana, equitativa, plenament democràtica i saludable, en harmonia, autonomia i solidaritat. I perquè sabem que som moltes i moltes les persones que pensem així, les que estem disposades a treballar per una nova cultura de la salut que ens permeti viure en un món més lliure i igual, us esperem i us donem des d’ara, en peu d’igualtat, la benvinguda a la convenció del proper dia 22. Aquest és el programa:

 

Etiquetes: , , , , ,

Desigualtats en Salut: Algunes propostes.

derecho-a-la-salud.jpg

Llegeixo en el bloc Dempeus per la salut pública unes declaracions de Marciano Sánchez Bayle, en les que diu que la protecció de la salut –que hauria de ser un det universal– sols s’ha aconseguit en pocs països. La riquesa del pais i la voluntat dels seus dirigents juguen tant com les lluites de la ciutadania per avançar en aquest camp. Estats Units n’és un bon exemple: és el pais que més diners dedica a sanitat i, en percentatge, menys persones en gaudeixen… Gairebé un 15% de la població no té cobertura, i un altre 15% sols hi pot accedit de manera limitada (sense dret als tractaments més costosos, com transplantaments o alguns tractaments contra el càncer.) Però és que als Estats Units l’atenció sanitària es considera una mercaderia, i no un DRET HUMÀ i de CIUTADANIA.

A Catalunya i Espanya (i aquestes ja són reflexions meves) se’ns està inoculant aquest virus mercantilista en salut, i ja fa temps que es presenta com el camí a seguir la introducció de criteris de mercat en els serveis sanitaris… Per això és necessari crear una separació força tupida entre la financiació del servei de salut i qui el proporciona, fins a NO permetre que els impostos de tota la societat es destinin a enriquir serveis privats (amb un resultat més que dubtòs pel que fa al nivell d’excel.lència, nombre d’errors mèdics, i tractament digne i respectuós amb les persones malaltes). De la barreja i “confusió” entre serveis públics i privats en resulta una nova font de desigualtat: s’afavoreix l’atenció de les persones que pateixen malalties “rendibles” (poc complicades) i es desatenen aquelles malalties cròniques, o emergents, o especialment “comsumidores de temps d’atenció” com són les malalties mentals. Al mateix temps que es van privatitzant els serveis de salut, s’augmenten les desigualtats d’atenció i tracte entre persones malaltes… I qui en pateix més? Doncs els infants i les dones!

Per això mateix, a les propostes que fa Marciano Sánchez Bayle en el sentit de:
1) Reconèixer el dret a la salut com un DRET BÀSIC, que s’ha d’incorporar a tots els tractats i acords internacionals. (Malgrat que el seu efecte no sigui immediat, cal insistir en el seu reconeixement com a dret per allunyar-lo de ser considerat mercaderia.) En aquest sentit: universalització del dret a l’atenció sanitària i eliminació de barreres econòmiques (co-pagaments, etc…)

2) Potenciar i desenvolupar serveis públics de salut potents que assegurin una atenció sanitària de qualidad a tota la població, des del servei públic, anteposant la qualitat i el tracte digne als interessos econòmics.

jo hi afegiria tres punts més:

3) Potenciar a l’alça (i no a la baixa, com per desgràcia ja succeix en algunes comunitats) l’anivellament de l’atenció, formació, investigació i tracte en el servei públic de salut, amb particular atenció a les desigualtats en salut de cada indret i anar en compte de no caure en biaixos de classe, ètnia o gènere.
4) Separació nítida entre el que és servei públic de salut i serveis sanitaris privats.
5) Des de la participació compromesa, introducció de mecanismes de control i responsabilització realment democràtics.

Si voleu, ho podem discutir aquesta tarda:

414_11a_festa_targeto_sanit_c.jpg

 
4 comentaris

Publicat per a 3 Octubre 2009 in Gènere, Salut, Serveis Públics

 

Etiquetes: , , , , ,

Toni Barbarà: Sobre DETERMINANTES DE LA SALUD.

toni_barbera.jpg

El Dr. Toni Barbarà presentarà aquest cap de setmana a Viena una comunicació sobre determinants de la salut. M’enorgulleix poder-ne publicar aquest resum:

1.- ¿Salud o Sanidad?

Estar sano no es sólo no estar enfermo. En efecto la SALUD no es sólo ausencia de enfermedad.
Salud es pues un concepto más amplio y complejo que “sanidad” a pesar de que muy a menudo se utilicen como equivalentes. La sanidad, o el sistema sanitario, son una aportación de servicios y de atenciones, tanto personales como sociales, para promover, proteger o recuperar la salud. Hablamos del concepto “atenciones personales”, sanitarias o médicas, cuando nos queremos referir a las actuaciones de los profesionales de la salud de forma específica; sin embargo hay muchas otras cuestiones que determinarán la salud.
Así, la sanidad podrá ser pública o privada (según la red que actúa). La salud, en cambio, siempre es pública, como públicos son la mayoría de sus parámetros definidores, como veremos.
No hay salidas de salud sólo a título individual. Enfermamos tal como vivimos, es decir, individualmente y también colectiva y socialmente.
Definiciones de salud hay muchas y están en continua evolución: podemos quedarnos con la de la OMS : “un estado de completo bienestar físico, mental y social”, y no sólo como ausencia de afecciones o enfermedades. O la que se dió en el Congreso de Médicos y Biólogos en lengua catalana… “aquella manera de vivir armónica y gratificante con un@ mism@ y con su entorno”.  Y posteriormente también como: “Una manera de vivir cada vez más autónoma, solidaria y feliz”.

Todo apunta a que los protagonistas de la salud de una sociedad son las personas que la componen, y las condiciones sociales en que viven.
Así pues, igual que decimos que las cosas de la paz son demasiado importantes para dejarlas en manos de los militares, las cosas de la salud son demasiado importantes como para dejarlas, solamente, en manos de los médicos. Estamos frente a un tema capital y de dimensión necesariamente pública. Ya en la civilización romana tenían clara la prioridad de la salud: “Salus publica suprema lex”, decían los juristas romanos.

2.- Prevención y promoción de la salud

Lo más importante es promover, educar, cultivar salud, y naturalmente prevenir la enfermedad. Mejor prevenir que curar.
Paradójicamente dedicamos muchos más recursos (económicos y humanos) a “curar” que a “evitar”. Un ministro de Sanidad en Canadá, M. Lalonde en 1974, y un estudio publicado en Denver en 1976 concluyen que factores determinantes clásicos como la biología, el medio ambiente, estilos de vida y el sistema asistencial reciben dotaciones y aportaciones enormes y nada proporcionadas a su repercusión en la mortalidad. Dedicamos un 90 % de los recursos a la asistencia que en conjunto podrían reducir la mortalidad en un 11%. En cambio,  para mejorar los hábitos de vida dedicamos el 1’5% y ellos contribuyen en un 43% en la reducción de mortalidad. Para mejorar el medio ambiente destinamos un 1’6% de los recursos y pueden reducir la mortalidad en un 19%… Todos los salubristas reclaman (sin demasiada fortuna) un incremento substancial en partidas presupuestarias dedicadas a la prevención respecto de las dedicadas a la curación o tratamiento.

Lamentablemente parece tener más prestigio social, pero sobre todo más interés económico y productivo curar/tratar enfermedades que no evitarlas. El verdadero negocio empresarial sanitario (farmacia, biotecnología, clínicas) reside en tratar enfermedades y casi hasta el extremo perverso de inventarlas o desproporcionarlas. Lamentable pero cierto: la enfermedad genera beneficios económicos y de cuenta de explotación empresarial. La salud genera otros beneficios no crematísticos: beneficios sociales, beneficios humanos.

3.-Factores Determinantes.

Las cosas realmente importantes y determinantes en salud son –más que  las atenciones personales– las condiciones sociales, económicas, laborales, medio ambientales y culturales. Así, según trabajes (o no), comas bien (o no), qué respires, cómo te muevas, leas, quieras, duermas, y en qué vivienda habites, según dónde nazcas en cuanto al lugar, familia, y en definitiva según vivas, así disfrutarás de salud o sufrirás su ausencia.
La OMS publicaba en 2003 un libro titulado “Los hechos probados” que trataba sobre 10 de estos “determinantes” en salud: la clase social, el estrés, los primeros años de vida, la exclusión social, el trabajo, el paro, el soporte social, las adicciones, la alimentación y el transporte. Nadie podrá dudar, desde el rigor científico, que estos parámetros que parecen menos “sanitarios” son los que condicionan el grado de salud o enfermedad de una sociedad, además del sistema de atención personal-sanitario.

Si las causas son de muy variada naturaleza, biológicas, pero también psicológicas, pero también sociales, la manera de abordar el tema de la salud deberá ser también pluri o multidisciplinario, es decir capaz de superar fronteras, profesiones y disciplinas. Los problemas reales provienen de las desigualdades (no de las diferencias que son biológicas y enriquecedoras).
Ya lo dijo Abraham Lincoln: “Todos los hombres nacen iguales, pero es la última vez que lo son”.

Hoy las desigualdades en salud, lamentablemente, no disminuyen sino que se agravan y afectan a desigualdades de género, clase social y económica y cultural, y etnia o lugar de origen. Estas desigualdades vergonzantes podrían reducirse mediante políticas sanitarias y sobre todo económicas y sociales. Son desigualdades enormes, graduales, crecientes, adaptativas, e históricas. En los inicios del siglo XXI cerca de la mitad de la población mundial, 2.800 millones de seres humanos, la mayor parte mujeres y niños, viven en la pobreza con menos de dos dólares/día. Entre los objetivos de desarrollo propuestos por la ONU para el presente milenio hay objetivos como acabar con la pobreza extrema, universalizar la enseñanza básica, promover la igualdad de género, reducir la mortalidad infantil, mejorar la salud materna, combatir el SIDA, el paludismo y otras enfermedades, garantizar un medio ambiente sostenible, fomentar una asociación mundial para el desarrollo… Pero a  pesar de los grandes discursos y declaraciones las cosas tienden a empeorar y las distancias e inequidades aumentan. El neoliberalismo y sus doctrinas, que cuidadosamente se apartan del lenguaje de la salud y de otros derechos humanos, están detrás como causa y motivo de tanta enfermedad y muerte.
De referencia obligada es el diagrama modificado de Dhalgren y Whitehead:dahlgrenandwhitehead.png

4.- Carácter bio-psico-social

Contra el tópico, la salud no la escoge quien quiere sino quien puede. La salud pública no depende de la suma de elecciones libres e individuales de las personas, sino de los múltiples condicionantes y necesidades sociales.
La pobreza, la desigualdad, la injusticia, engendran enfermedad: la principal causa de enfermedad y muerte en el planeta es, según la OMS, la “Z59.5” de su clasificación internacional de enfermedades de 1995. Este eufemismo técnico significa y esconde una dura realidad:  la Z59.5 no es otra enfermedad que la pobreza extrema.

El paro, la ausencia de trabajo digno, la precariedad y las malas condiciones generan enfermedad y mortalidad. Cada punto que aumenta el índice de paro, aumentan de forma inapelable los suicidios y las enfermedades mentales. En junio de 2007 celebramos en Barcelona unas Jornadas sobre “Precariedad y Salud”. De aquel trabajo resultó un documento de reflexión, análisis y recomendaciones llamado Carta de Barcelona que ha sido profusamente editado y distribuido por las organizaciones autoras y en el seno del mundo del trabajo y los sindicatos de clase. “La salud es inseparable de las condiciones sociales económicas y democráticas, o sea, es inseparable de la política” dijo Virchow ya en 1847- Berlín, informe para la Alta Silesia, como tampoco se pueden obviar las condiciones medio-ambientales. Sostenible y saludable son dos caras de la misma moneda, no son contrapuestas sino complementarias y se condicionan y retroalimentan recíprocamente.

Por tanto, se impone una nueva aproximación a la salud: qué hacer y qué no hacer, cómo actuar: con medidas políticas y no solamente técnicas. Con más democracia y con más justicia social, con más equidad en salud. Con más implicación personal.
Recordemos dos documentos de obligada referencia:
Carta de Otawa, OMS, 1986: Elaborar una política pública sana. Crear ambientes favorables. Reforzar la acción comunitaria. Desarrollar las aptitudes personales. Reorientar los servicios de salud.

Declaración de Yakarta, 1997:  El abordaje integral del desarrollo de la salud es más eficaz. Diversos escenarios ofrecen oportunidades prácticas para la ejecución de estrategias integrales.  La participación es indispensable para hacer sostenible la promoción de la salud.  El aprendizaje sobre la salud fomenta la participación.

5.- Participación y salud.-

Sin participación social no hay verdadera Salud Pública

Una paradoja democrática que nos incumbe: esperar más y mejor de los políticos, y con más honestidad y más eficiencia. Recordemos aquí los CRITERIOS:  Buena PRAXIS en Participación : – Vinculación política. – Representativa – Información creible. – Justa. – Igualitaria. – Explicando resultados/ rindiendo cuentas.

Ya en 1969 Arnstein afirmaba: “…los discursos sobre participación son como las espinacas. Nadie está en contra”. Y situaba 8 niveles, de menor a mayor calidad democrática: manipulación, terapia de grupo (fábrica de consenso), información, consulta, atemperar o sosegar, partenariado interlocutor, poder por delegación (codecisión), control ciudadano.

En 2000 el Consejo de Europa publicaba sus RECOMENDACIONES:
1.- La participación ciudadana y de los pacientes como proceso democrático. 2.- Información: accesible, oportuna, fácil, relevante. 3.- Políticas de soporte a la participación activa 4.- Mecanismos de participación. 5.- Expectativas: más participación, más estilos de vida saludable, más poder a ciudadanía y pacientes, más capacitación – formación.
UNA APORTACIÓN ESTRATÉGICA en salud: LOS G.A.M.- Grupos de Ayuda Mutua por lo que suponen de novedad al incorporar la sociedad civil organizada, por su alta participación social. Como agentes socio-sanitarios. Junto a Asociaciones de enfermos y familiares, Asociaciones profesionales y multidisciplinarias.

6.- Asistencia sanitaria

Nuestro objetivo: SOSTENER y MEJORAR EL SISTEMA PÚBLICO DE SALUD
Universal – Gratuito- Integral- De calidad- Público- Democrático y Solidario.

7.- Privatizaciones. Gestión de mercado. El modelo “mixto”.

Hoy se quiere imponer un sistema híbrido o “mixto”, público-privado que se argumenta desde las limitaciones del sistema público y de la necesidad de “complementar” la financiación a modo de un nuevo “Co-Pago” o aportación extra de recursos al requerir el uso de la red asistencial. El efecto conceptual es demoledor pues las gentes sencillas, culpabilizadas sistemáticamente por los medios de un uso y abuso de atenciones sanitarias, acceden a modo de autoexculpación a “pagar otra vez” una asistencia ya sostenida desde los impuestos públicos.

Privatizaciones, externalizaciones, son los términos habituales en la jerga actual de la gestión sanitaria. De tratar pacientes o enfermos/as se ha pasado a manejar “Clientes” y del derecho a la salud al mercado de la salud. Y otra estrategia perversa es la confusión premeditada entre conceptos distintos como son la “Rentabilidad” económica o la rentabilidad social. Pero en general,  hablando de economía sanitaria: GASTAMOS POCO Y MAL: Las desviaciones presupuestarias acostumbran a bascular sobre conceptos como Farmacia- “Hospitalocentrismo”- Conciertos externos – Crónicos y personas dependientes… La presión de las industria farmacéutica y de tecnológica biomédica es tremenda y determinante, así como sus beneficios. Como hemos visto la promoción y la prevención son las cenicientas.

Desde las políticas de izquierda se imponen CAMBIOS de criterio PRESUPUESTARIO : Más recursos sociales y para la salud. Más promoción de salud y prevención, más aportación a la asistencia primaria, a servicios de Urgencias. Necesariamente por imperativo demográfico más dotación a los servicios para crónicos y dependencias.

8.- Un instrumento substancialmente político.-

Las cosas de la salud no son cuestiones técnicas ni de las profesiones sanitarias. Son profundamente sociales y políticas y por tanto cosa de TODOS y TODAS. Hemos visto como los verdaderos determinantes de la salud humana son sociales y medio-ambientales: Cultura, trabajo, vivienda, urbanismo, alimentación, higiene, medio ambiente saludable, justicia, servicios públicos.

El estado de la cuestión :
La privatización de la sanidad pública en toda Europa, supone hoy el uso financiero del patrimonio sanitario, mediante todo tipo de especulaciones, creación de consorcios sanitarios, fundaciones, entidades mixtas, colaboraciones con empresas y mutuas privadas y patronales para el control de la Incapacidad Temporal (las bajas laborales), subrogaciones de servicios, externalización de prestaciones sanitarias y laboralización progresiva del personal estable, constituyen el núcleo de las contrarreformas del sistema.

De forma imparable el que pudo ser patrimonio social de los trabajadores ha ido pasando a titularidades mixtas o privadas, bajo pretendidos criterios de rentabilidad o viabilidad económica y de fórmulas de gestión mercantil, según intereses de mercado, liquidando el carácter social que las luchas y reivindicaciones populares habían alcanzado. Un ejemplo: Más de la mitad de los recursos económicos del presupuesto público de Cataluña para Sanidad son derivados hacia servicios y prestaciones externas a la red pública propia del Instituto público.

La gestión de la sanidad pública en manos privadas ha permitido mantener el obscurantismo más hermético sobre la utilización del presupuesto sanitario y de las diversas partidas, mientras descapitalizan el sistema, al tiempo que el sector privado ve multiplicar las ganancias, año tras año, adquiriendo cada vez más protagonismo en el campo asistencial.
Hoy la batalla por el control, utilización, la parasitación de los sistemas públicos de la salud, como en el caso de la enseñanza y otros servicios públicos y de interés general, está en centro de la lucha política. El neoliberalismo no acepta ni quiere prescindir de los posibles enormes beneficios que puede arrancar del sector público, empleando para ello una práctica de verdadera “competencia falseada”, al tiempo que destruye de forma brutal y rápida las conquistas y derechos de las luchas obreras y populares.

Cualquier programa de  izquierdas que quiera hoy discutir la hegemonía a la nueva oligarquía financiera envalentonada y desafiante habrá de pasar por reformular el estado de derecho democrático y social, el derecho universal a la salud, la batalla por los servicios públicos de calidad, la defensa de los derechos económicos y políticos pasando por la reivindicación de la salud y de la sanidad públicas. Debemos estar preparados para extender y defender estos derechos. La razón y la justicia que son expresiones de salud, como hemos visto, están de nuestra parte.

 

Etiquetes: , , , , ,

 
%d bloggers like this: