RSS

Arxiu d'etiquetes: Egipto

Malos tiempos para la verdad (mientras nos hundimos)

imageUno de los aspectos preocupantes de la situación de desequilibrio total en la que vivimos es la sensación de que en cualquier momento podemos perder pie por la labor de las carcomas en lo que antes creíamos era un suelo mínimamente estable. Queda prohibido a la prensa informar y avisarnos, y si lo hacen, aténganse a las consecuencias. Por donde pisan las clases dominantes van dejando podredumbre, que mina no sólo la verdad sino todos los compromisos, y se torna en su lugar, represión y violencia. Pero cuidado con publicarlo. Quizás en ninguna otra ocasión haya sido tan visible la ausencia de escrúpulos de los cuadros políticos y judiciales que los poderosos del mundo, incluyendo los representantes de los grandes fundamentalismos religiosos, tienen a su servicio.

Al Jazeera informa que un juez egipcio ha condenado hoy mismo a tres periodistas de su cadena a siete años de cárcel tras declararles culpables de varios cargos que incluyen ayudar a una “organización terrorista”, en referencia a los Hermanos Musulmanes, mediante la publicación de mentiras mientras otros once imputados han sido condenados a diez años de cárcel en ausencia. Esta sentencia se produce a pesar de las protestas de algunos gobiernos occidentales y los grupos de Derechos Humanos y la debilidad de las acusaciones, como usar material de comunicación y retransmisión sin licencia. La defensa sigue afirmando que los periodistas nunca debieron ser arrestados y que la fiscalía no ha podido demostrar los cargos de los que les acusa, mientras el director de Al Jazeera English, Al Anstey, ha declarado que el veredicto desafía la lógica, el sentido común y cualquier parecido con la justicia.

Pero poco importa la represión a la prensa. No son buenos tiempos para la verdad y la información cuando el disimulo y la mentira recorren y se enseñorean del mundo. Nadie ha escarnecido como se merecen las declaraciones de Tony Blair sobre el sangriento caos en Irak. El ex-primer ministro británico afirmó que la terrible situación de guerra sin fin no tiene nada que ver con la intervención imperialista que decidieron en marzo del 2003 Barroso, Aznar, Bush y él mismo (el cuarteto de las Azores) en busca de unas armas que no existían. Y aunque al final de su declaración admitía Blair que quizás tomaran entonces “decisiones discutibles”, añadía rápidamente que no se trata ahora de “discutir”, sino de “actuar”. ¿Y actuar cómo? Pues con una nueva “operación” contra Irak y Siria que prosiga con la liquidación de armamento del complejo occidental, con nuevas ventas a precios de escándalo, y con la reapropiación y salvaguarda de fuentes energéticas para sus amigos de los monopolios energéticos y de la seguridad privada, mientras Irak y Siria se desangran.

Declaraciones como las de Blair corrompen, y la podredumbre que generan -de retorno- se instala con cinismo en los lugares más privilegiados de los Estados Unidos. Filipe Diniz recordaba que en un discurso de rasgos fascinantes, Obama se dirigió a los nuevos cadetes de la academia militar de West Point reafirmando la misión histórica y excepcional que deben jugar los Estados Unidos en el mundo: un imperialismo que no está sometido a ninguna limitación política, jurídica, moral o ética. «América (los EUA) deben liderar el escenario mundial… los militares son, y siempre lo han de ser, la espina dorsal de este liderazgo»… Y estas palabras las pronunciaba, para mayor escarnio, un hombre premiado con el Nobel de la Paz.

Nadie podrá informar ni opinar, en los grandes medios, del asco que produce la impunidad de la prepotencia. Tampoco Al Jazeera. Siempre habrá algún juez dispuesto a matar al mensajero, o a otro juez que quiera impartir justicia atribuyendo las responsabilidades a los auténticos culpables, o investigar hasta dónde han llegado las termitas de este sistema corrompido… mientras nos hundimos.

 
1 comentari

Publicat per a 23 Juny 2014 in Mitjans de Comunicació

 

Etiquetes: , , , , , , , ,

La globalización de la insurgencia: Del Norte de Africa al Oriente Medio y el Medio Oeste USA

libya.jpg

Aunque quizá es verdad que la mitad de Libia ya es libre, sigo oyendo con horror las informaciones que llegan sobre el genocidio que está cometiendo Gadafi y su hijo, y las tímidas protestas de quienes mantuvieron (y mantienen) dictadores de su estilo en el poder, les sumnistraron armas y ayuda, los enriquecieron hasta la náusea y toleran su corrupción, sólo por asegurar el suministro de petróleo y demás fuentes de energía que envenan el mundo. Las grandes compañias petroleras se están manchando de nuevo de sangre, intentando no perder sus fuentes de grandes beneficios y su poder sobre el mundo. En Libia mueren soldados que no quieren atacar a su pueblo, y población civil harta de ser poco más que mano de obra esclava (con trabajo o en el paro). Al Jazeera dice que son más de 2.000: una auténtica masacre. Con la desesperación, el hambre, la falta de perspectivas, de futuro, parece haber llegado la hora de la insurgencia y la dignidad. Y las luchas se globalizan, como nos cuenta Amy Goodman en este artículo que pueden leer en versión original aquí.

Escribe Amy Goodman: “Unas 80.000 personas se manifestaron en el Capitolio del estado de Wisconsin, en Madison, el pasado sábado, como parte de una protesta permanente contra el intento del recién elegido gobernador republicano Scott Walker de no romper –de hecho, intentar romper– los sindicatos de los empleados públicos del Estado de Wisconsin. El levantamiento de Madison sigue los pasos de Oriente Medio. Una pancarta de un estudiante universitario veterano de la guerra de Irak, decía: “¿Fui a Irak y llegué a casa a Egipto?” Y otra: “Walker es el Mubarak del Medio Oeste” Del mismo modo, circulaba de mano en mano la foto de un hombre en una manifestación en El Cairo, con un cartel que decía: “Egipto apoya a los trabajadores de Wisconsin: Un mundo, un dolor”. Mientras los libios siguen desafiando la represión violenta del gobierno contra las masas que buscan derrocar al viejo dictador Muammar Gadafi, el pasado martes más de 10.000 peronas se manifestaron en Ohio, para oponerse al golpe antisindical del gobernador republicano John Kasich.

Hace apenas unas semanas, muchas personas no hubieran podido entender la solidaridad entre los jóvenes egipcios y los agentes de la policía de Wisconsin, o entre los trabajadores libios y los empleados públicos de Ohio.

El levantamiento en Túnez fue provocado por el suicidio de un joven llamado Mohamed Bouazizi, un graduado universitario de 26 años de edad que no podía encontrar trabajo en su profesión. Abrió un pueso de venta de frutas y verduras en el mercado por el que las autoridades tunecinas le acosaron repetidamente hasta que finalmente le confiscaron su mercancía. No pudo soportar su frustración y se prendió fuego, encendiendo las protestas que se convirtieron en una ola de revolución en el Oriente Medio y el Norte de África. Durante décadas la gente de esta región ha vivido bajo dictaduras – con ayuda militar de EE.UU.- y sufren abusos, no se respetan los derechos humanos, tienen bajos ingresos, alto desempleo y casi no hay libertad de expresión. Todo esto, mientras las élites están amasando auténticas fortunas.

No quedan tan lejos las quejas que subyacen a los conflictos de Wisconsin y Ohio. La “Gran Recesión” de 2008, según el economista Dean Baker, está ahora en su mes 37, sin signos de ceder. En un trabajo reciente, Baker dice que, debido a la crisis financiera, “destacados políticos han argumentado la necesidad de reducir drásticamente la generosidad de las pensiones del sector público, y, posiblemente, dejar de pagarlas. La mayor parte del déficit que se registra en las pensiones debe atribuirse a la caída de la bolsa de valores de los años 2007-2009”.

En otras palabras, los mercachifles de Wall Street que vendieron los bonos basura que provocaron el colapso, son también los responsables del déficit de pensiones. El periodista David Cay Johnston, que fue Premio Pulitzer, escribió recientemente: “La pensión media de un empleado estatal de Wisconsin es de 24.500 dólares al año. No es una pensión muy grande … Y un 15 por ciento de la misma va cada año se paga a Wall Street en compensación por la administración de la misma. Es un alto porcentaje, realmente enorme, el que se cobra Wall Street por manejar el dinero. “

Así, mientras que los banqueros de inversión laminan un alto porcentaje de los fondos de pensiones, se demoniza a los trabajadores mientras se les exijen sacrificios. Los que causaron el problema, los que recibieron rescates de lujo y ahora siguen cobrando sueldos enormes y primas, no tienen que rendir cuentas. Si se sigue la pista del dinero resulta que la campaña de Walker fue financiada por los famosos hermanos Koch, los principales patrocinadores del Tea Party, que también donaron un millón de dolares ala cual a su vez apoyó de forma importante la campaña de Walker. ¿Es sorprendente que Walker apoye las empresas con exenciones de impuestos, y haya lanzado un ataque masivo contra los empleados del sector público y sus sindicatos?

Precisamente uno de los sindicatos que más atacan Walker en Wisconsin y Kasich en Ohio, es la AFSCME, la Federación Americana de Empleados Estatales del Condado y Municipales. El sindicato se fundó en 1932, en medio de la Gran Depresión, en Madison. Sus 1,6 millones de miembros son personal de enfermería, funcionarios penitenciarios, técnicos sanitarios, personas al cuidado de la infancia y trabajadores sanitarios. Es instructivo recordar que fue la lucha de los trabajadores de la sanidad de la AFSCME la que condujo el Dr. Martin Luther King a Memphis, Tennessee, en abril de 1968. Como Jesse Jackson me dijo mientras me manifestaba en Madison con estudiantes y sus maestros sindicalizados el pasado martes: “El último acto del Dr. King Rey en esta tierra, tuvo lugar en Memphis, Tennessee, por los derechos de los trabajadores a la negociación colectiva… No se puede quitar el techo para los ricos para hundir a los pobres. “

Los trabajadores de Egipto fueron decisivos para que cayera el régimen en su país, actuando unidos con los jóvenes de Egipto. En las calles de Madison, bajo la cúpula del Capitolio, se está produciendo otra demostración de la solidaridad. Los trabajadores de Wisconsin han acordado negociar sobre sus pensiones, pero no renuncian a su derecho a la negociación colectiva. Walker haría bien en sentarse a negociar. No es buena temporada para los tiranos.”

votar

Denis Moynihan colaboró en la investigación de esta columna.

Amy Goodman es la presentadora de “Democracy Now!”.

 

Etiquetes: , , , , , ,

Samir Amin habla de la revolución popular en Egipto y los Hermanos Musulmanes

samir-amin.jpg

“Desde su fundación, en 1920, por los británicos y por la monarquía, ese movimiento [los Hermanos Musulmanes] ha desempeñado un papel activo de agente anticomunista, antiprogresista, antidemocrático. Es su razón de ser, y la reivindican. Declaran abiertamente: si ganan unas elecciones, serán las últimas, porque el régimen electoral sería un régimen occidental importado, contrario a la naturaleza islámica. En ese aspecto, no han cambiado nada. En realidad, el Islam político ha sido siempre sostenido por los EEUU. Durante la guerra contra la Unión Soviética, los EEUU presentaban a los talibanes afganos como a héroes de la libertad. Cuando los talibanes cerraron las escuelas para chicas que habían creado los comunistas afganos, ¡no faltaron en los EEUU movimientos feministas que explicaban que había que respetar las ‘tradiciones’ de ese país! Eso revela un doble juego: por un lado, el apoyo; por el otro, la instrumentalización de los excesos característicos de los fundamentalistas para alimentar el rechazo de los inmigrados y justificar las agresiones militares. Conformado a esa estrategia, el régimen de Mubarak jamás luchó contra el Islam político. Al contrario: lo que hizo fue integrarlo a su sistema político.”

Economista franco-egipcio de renombre internacional, miembro del Consejo Internacional del Fórum Mundial y presidente del Fórum Mundial de las Alternativas, Samir Amin analiza en esta entrevista –realizada por Rosa Mussaui (enviada especia de L’Humanité al Foro Social Mundial realizado en Dákar la semana pasada)— la encrucijada política y económica en que se halla ahora mismo Egipto.

En los acontecimientos que se desarrollan estos días en Túnez y en Egipto, ¿se trata de simples “revueltas populares”, o significan la entrada de esos países en procesos revolucionarios?

Samir Amin: Se trata de revueltas sociales potencialmente portadoras de la cristalización de alternativas que podrían llegar a inscribirse a largo plazo en una perspectiva socialista. Por eso el sistema capitalista, el capital de los monopolios dominantes a escala mundial, no puede tolerar el desarrollo de esos movimientos. Movilizará todos los medios de desestabilización posibles, presiones económicas y financieras, hasta la amenaza militar. Apoyará, según las circunstancias, ya falsas alternativas o fascistizantes, ya la implantación de dictaduras militares. No hay que creer una sola palabra de lo que dice Obama. Obama es Bush, con otro lenguaje. Hay en él una duplicidad permanente. De hecho, en el caso egipcio, los EEUU sostienen al régimen. Pueden terminar juzgando más útil el sacrificio de Mubarak; pero no renunciarán a salvar lo esencial: el sistema militar y policíaco. Pueden vislumbrar su salvación en una alianza con los Hermanos Musulmanes. De hecho, los dirigentes de los EEUU tienen en mente el modelo paquistaní, que no es un modelo democrático, sino una combinación entre un poder diz-que-islámico y una dictadura militar. Con todo, en el caso de Egipto, una buena parte de las fuerzas populares movilizadas son perfectamente conscientes de todo eso. El pueblo egipcio está muy politizado. La historia de Egipto es la de un país que trata de emerger desde comienzo del siglo XIX, que ha sido derrotado por sus propias insuficiencias, pero, sobre todo, por las agresiones exteriores repetidamente sufridas.

Estos alzamientos, ¿son sobre todo cosa de jóvenes precarizados, de licenciados en paro? ¿Cómo lo explica usted?

Samir Amin: El Egipto de Nasser disponía de un sistema económico y social ciertamente criticable, pero coherente. Nasser apostó por la industrialización para salir de la especialización internacional colonial, que confinaba al país en la tarea de exportar algodón. Ese sistema logró asegurar una buena distribución de los ingresos a favor de las clases medias, pero sin pauperizar a las calases populares. Esta página de la historia egipcia pasó como consecuencia de las agresiones militares de 1956 y 1967, que movilizaron a Israel. Sadat y más aún Mubarak han trabajado para el desmantelamiento del sistema productivo egipcio, substituyéndolo por un sistema de todo punto incoherente, fundado exclusivamente en la búsqueda de rentabilidad. Las tasas de crecimiento egipcias, supuestamente altas e invariablemente celebradas desde hace 30 años por el Banco Mundial, carecen totalmente de significado. Es polvo en los ojos. El crecimiento egipcio es muy vulnerable, dependiente del mercado exterior y del flujo de capitales petroleros procedentes de los países rentistas del Golfo. Con la crisis del sistema mundial, esa vulnerabilidad se ha manifestado con un brutal estancamiento. Aquel crecimiento vino acompañado de un increíble incremento de las desigualdades y de un desempleo espantoso que castiga a la mayoría de los jóvenes. Una situación verdaderamente explosiva, que ha terminado por estallar. Lo que a partir de ahora, y más allá de las iniciales reivindicaciones de finalización del régimen e instauración de las libertades públicas, va a significar una batalla política.

¿Por qué los Hermanos Musulmanes buscan ahora presentarse como “moderados”?

Samir Amin: Porque ese es el juego que se les pide ahora. Los Hermanos Musulmanes nunca han sido moderados. No se trata de un movimiento religioso, sino de un movimiento político que se sirve de la religión. Desde su fundación, en 1920, por los británicos y por la monarquía, ese movimiento ha desempeñado un papel activo de agente anticomunista, antiprogresista, antidemocrático. Es la razón de ser de los Hermanos Musulmanes, y la reivindican. Declaran abiertamente: si ganan unas elecciones, serán las últimas, porque el régimen electoral sería un régimen occidental importado, contrario a la naturaleza islámica. En ese aspecto, no han cambiado nada. En realidad, el Islam político ha sido siempre sostenido por los EEUU. Durante la guerra contra la Unión Soviética, los EEUU presentaban a los talibanes afganos como a héroes de la libertad. Cuando los talibanes cerraron las escuelas para chicas que habían creado los comunistas afganos, ¡no faltaron en los EEUU movimientos feministas que explicaban que había que respetar las “tradiciones” de ese país! Eso revela un doble juego: por un lado, el apoyo; por el otro, la instrumentalización de los excesos característicos de los fundamentalistas para alimentar el rechazo de los inmigrados y justificar las agresiones militares. Conformado a esa estrategia, el régimen de Mubarak jamás luchó contra el Islam político. Al contrario: lo que hizo fue integrarlo a su sistema político.

¿Podría decirse que Mubarak ha subcontratado la sociedad egipcia a los Hermanos Musulmanes?

Samir Amin: ¡Absolutamente! Les ha confiado tres instituciones fundamentales: la justicia, la educación y la televisión. Pero el régimen militar quiere conservar para sí mismo la dirección, reivindicada asimismo por los Hermanos Musulmanes. Los EEUU utilizan ese conflicto menor en el seno de la alianza entre militares e islamistas para asegurarse la docilidad de unos y otros. Lo esencial es que todos aceptan el capitalismo tal cual es. Los Hermanos Musulmanes jamás han pensado seriamente en cambiar las cosas. Por lo demás, durante las grandes huelgas obreras de 2007-2008, sus parlamentarios votaron con el gobierno contra los huelguistas. Frente a las luchas de los campesinos expulsados de sus tierras por los grandes propietarios rentistas, los Hermanos Musulmanes toman partido contra el movimiento campesino. Para ellos, la propiedad privada, la libre empresa y el beneficio son cosas sagradas.

¿Y qué perspectivas tienen para el conjunto del Oriente Medio?

Samir Amin: Unas perspectivas harto dóciles. Los Hermanos Musulmanes, como los militares, aceptan la hegemonía de los EEUU en la región y la paz con Israel en los términos actuales. Unos y otros hacen gala de esta complacencia que permite a Israel proseguir la colonización de lo que resta de Palestina.

votar

Traducción para sinpermiso: Casiopea Altisench

Ver también el Comunicado del Partido de la Izquierda Europea sobre Egipto

 

Etiquetes: , , ,

Noam Chomsky habla de Egipto

chomsky-on-egypt.jpg

Preguntado para Democracy Now por Amy Goodman, NOAM CHOMSKY ha hecho las siguientes declaraciones sobre los acontecimientos de Egipto:

– Bueno, en primer lugar, lo que está pasando es absolutamente espectacular. Es notable el valor, la determinación y el compromiso de los manifestantes. Y pase lo que pase, estos son momentos que no serán olvidados y estoy seguro de que tendrán consecuencias a largo plazo, como el hecho de que sobrepasaron a la policía, tomaron la plaza Tahrir, se quedaron allí en la misma cara de las turbas organizadas a favor de Mubarak, enviadas por el gobierno para expulsarles o crear una situación en la que el ejército se viera obligado a intervenir para restaurar el orden… para luego instalar tal vez algún tipo de régimen militar, lo que sea. Es muy difícil predecir lo que va a suceder, pero los hechos han sido verdaderamente espectaculares. Y, por supuesto, lo es también todo lo que sucede en Oriente Medio. En Yemen, en Jordania, en casi todas partes.

Los Estados Unidos, hasta ahora, están haciendo su juego habitual. Quiero decir, ha habido muchas ocasiones en las que algún dictador ha perdido el control o ha estado en peligro. Hay una especie de rito de rutina; Marcos, Duvalier, Ceausescu, todos firmemente apoyados por los Estados Unidos y Gran Bretaña, como Suharto: se trata de intentar apoyarlos el mayor tiempo posible, y luego, cuando llega a ser insostenible hacerlo –por lo general, si el ejército da un giro de 180 grados– afirman haber estado del lado de la gente todo el tiempo, intentan borrar el pasado y restaurar el viejo sistema con nuevos nombres. Y lo consiguen o no según las circunstancias.

Supongo que eso es lo que está sucediendo ahora. Están esperando a ver si Mubarak puede aguantar, mientras dicen, “Bueno, tenemos que apoyar la ley y el orden, un cambio constitucional regular”, y así sucesivamente. (…)

Preguntado por Amy Goodman, Chomsky responde sobre el discuso de Obama valorando que, de hecho “no dijo nada”. Habló de hacer una transición ordenada… pero ¿a qué? Un nuevo gabinete, algunos reajustes menores de orden constitucional- es un discurso vacío. Obama está haciendo lo que los líderes de EE.UU. hacen regularmente. Como ya he dicho, hay un libro de jugadas: cada vez que un dictador al que se apoya está en problemas, se trata de mantenerlo, conservarlo, pero si en algún momento se hace imposible, se le echa sin contemplaciones…

Los EE.UU. juegan en Egipto un papel importantísimo. Egipto es el segundo mayor receptor de ayuda económica y militar de EE.UU (el primero es Israel). El propio Obama ha sido un gran apoyo de Mubarak. Vale la pena recordar que antes de su famoso discurso en El Cairo –que se suponía iba a ser un discurso conciliador hacia el mundo árabe– alguien de la prensa, creo que fue la BBC, le preguntó si iba a decir algo sobre el gobierno autoritario de Mubarak. Y Obama dijo que no, que no lo haría: “No me gusta usar etiquetas para la gente. Mubarak es un buen hombre. Ha hecho cosas buenas. Ha mantenido la estabilidad. Vamos a seguir apoyándole. Es un amigo.” Y ya era entonces uno de los dictadores más brutales de la región, y sería un misterio cómo alguien podría haberse tomado em serio los pasajes del discurso de Obama sobre los derechos humanos después de sus declaraciones sobre Mubarack. Sin embargo, el apoyo militar ha sido muy potente: los aviones sobrevolando la plaza Tahrir, por supuesto, eran aviones de EE.UU.

Los EE.UU han sido y son el apoyo más importante del régimen de Mubarack, no cómo en Túnez, donde el principal apoyo es Francia. Egipto pertenece claramente al área de influencia de los Estados Unidos, y por supuesto, Israel…. y Arabia Saudita, que ha dado apoyo claro a Mubarak. Aunque al parecer los líderes israelíes están enojados porque esperaban de Obama una postura más firme en apoyo de su amigo Mubarak.

AMY GOODMAN: Hable de lo que esto significa para el Medio Oriente. Por ejemplo, las protestas masivas que han tenido lugar en Jordania, hasta el punto donde el rey Abdullah ha dimitido su gabinete y nombrado un nuevo primer ministro. En Yemen hay grandes protestas. Hay una gran protesta llama a Siria. ¿Cuáles son las implicaciones de esto, el levantamiento de Túnez a Egipto?

NOAM CHOMSKY: Bueno, éste es el levantamiento regional más notable que yo recuerde, porque no se puede comparar con lo que sucedió en Europa del Este (…) es completamente diferente. Quiero decir, los problemas que los manifestantes están tratando de resolver son muy profundos, y no se van a resolver fácilmente. Hay una tremenda pobreza, represión, falta no sólo democracia, sino desarrollo. Egipto y otros países de la región han entrado también en un período neoliberal, que dice sobre el papel que hay crecimiento económico, pero con las consecuencias habituales: alta concentración de la riqueza y el privilegio en los más ricos, y empobrecimiento y consternación para la mayoría de la población. Y eso no es fácil de cambiar(…)

Versión íntegra en Democracy Now

votar

Ver también : Mubarack soltó sus perros de presa

 

Etiquetes: ,

Mubarack soltó sus perros de presa

storymubaraksupportersgi.jpg

Ya nos suponíamos que existían, pero tanto en CNN como por AlJazeera pudimos verlos en directo desde El Cairo, Egipto. Se trata de los perros de presa, los servidores fieles del presidente egipcio, Hosni Mubarak que ayer salieron a la calle después del dramático discurso del autócrata. Consiguieron entrar en la plaza Tahrir por miles, y de repente, la violencia reinó en el centro de El Cairo.

Todos sospechábamos que los manifestantes pro-Mubarak no eran ciudadanos de a pie, que recibían órdenes de la reacción, y las sospechasresultaron ser fundadas: algunos manifestantes pro-Mubarak fueron capturados por sus oponentes. Algunos se asustaron tanto que togaron por su vida, gritando que el gobierno les había pagado a salir a protestar. Otros resultaron ser policías de incógnito, vestidos de civil.

Shadi Hamid, analista de la Brookings Institution con sede en Qatar, dijo a la CNN que contratar fuerza bruta para disolver las manifestaciones “es una estrategia del régimen desde hace mucho tiempo.” Explicaba que “hay por lo general una línea de matones fuera de la protesta que están esperando allí, van vestidos de civil, y se dedican a atacar a los manifestantes. Los eegipcios los han visto desde hace bastante tiempo, y por eso fueron capaces de reconocer lo que estaba pasando con bastante rapidez.”

Desde la organización Amnistía Internacional se ha documentado el uso de fuerzas indeseables por las autoridades egipcias para dispersar reuniones políticas en los años de elecciones, a pesar que desde el Ministerio del Interior negaron en la televisión estatal que se hubieran confiscado tarjetas de identificación de policía entre los contra-manifestantes. Alegaron que podían ser robadas o falsas. Pero es que lo que dice el Ministerio no suele coincidir con lo que captan las cámaras de la CNN en la plaza Tahrir.

Varios periodistas de la CNN pudieron averiguar que varios manifestantes pro-Mubarak trabajaban en empresas nacionalidades, como la petroquímica nacional. A los trabajadores públicos se les dio orden de manifestarse, cargar con los camiones o con camellos y caballos (refiriéndose a la carga terrible de unos 50 o 60 hombres a caballo a través de Tahrir, a media tarde de ayer). Su objetivo: dar la apariencia al mundo de que todavía hay apoyo a Mubarak, y obligar a los manifestantes de la plaza Tahrir. Otro observador explicó que el presidente Mubarack recurre al extremo de plantear la imposibilidad de que coexistan libertad con seguridad, y espera que la población egipcia elija seguridad.

Y sobre todo, que se elija en Washington, donde el presidente títere va perdiendo apoyos a marchas forzas. El portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, expresó ayer su preocupación por los hechos que se han cobrado cientos de herido y alguna persona muerta, afirmando que “la violencia promovida por el gobierno egipicio debe cesar de inmediato”.

Finalmente, esta mañana parece que el Ejército se está interponiendo entre los perros de presa de Mubarack y los manifestantes.

votar

 
3 comentaris

Publicat per a 3 febrer 2011 in Uncategorized

 

Etiquetes: ,

Las revueltas por el pan y la libertad y los Informes culpables

manifestantes-egipcios-acampan-centro-cairo.jpg

Nos advierte The Guardian en su editorial que los gritos de “pan y libertad” que se han escuchado en todo el mundo árabe durante las últimas dos semanas no son mera retórica. El precio del pan siempre ha sido un motor tan poderoso para la revuelta como la negación de la libertad y el paro de los jóvenes. El recordatorio más reciente se está produciendo en Túnez, Egipto y Jordania, donde la combinación letal de desempleo y la fuerte subida de los precios de los alimentos básicos están en la base de las actuales protestas. En Davos la semana pasada, los dirigentes del capitalismo mundial meditaban sobre hasta qué punto podían extenderse “disturbios” parecidos… la perspectiva no parecía gustarles demasiado.

En busca de las causas, The Guardian nos dice que las revueltas que provocan noches de insomnio en muchos palacios presidenciales centran la atención política en la espiral ascendente de precios de la energía mundial y de los alimentos. Las revueltas advierten de que debe tomarse en serio la nueva crisis alimentaria. Pero no siempre los informes científicos elaborados para encontrar la manera de mejorar la situación, ayudan a encontrar soluciones: por el contrario, pueden acabar siendo parte del problema.

Un buen ejemplo de ello es el estudio sobre sostenibilidad alimentaria que se ha publicado con el nombre de “El futuro de la alimentación y la agricultura” con la firma de Sir John Beddington, asesor científico del gobierno. El informe Beddington explica las dificultades que existen para alimentar a una población mundial que puede incrementarse entre 9.000 a 11.000 millones de personas en los próximos 40 años, en un momento en que ya la sexta parte de la población actual, de 6,5 mil millones de personas, ya padece hambre, y otros 1.000 millones, desnutrición... y hacerlo sin exacerbar el cambio climático, ni dañar más el medio ambiente. Se señala la necesidad de contener la demanda de alimentos que consumen muchos recursos (carne), el problema de los residuos evitables, y las debilidades de la gobernanza política y económica de la industria alimentaria. Sin embargo, el Informe no da respuesta a la crisis permanente que plantea la política de poder de la industria alimentaria globalizada: la seguridad alimentaria y el libre mercado pueden ser incómodos compañeros de cama incómoda en ausencia de redes de seguridad social… En resumen, que la dificultad para encontrar una solución accesible, equitativa y sostenible parece ser inmensa con el actual sistema económico.. aunque el Informe ni se lo plantea.

Que suban los precios de algunos productos agrícolas no tiene por qué ser necesariamente malo: en cultivos de exportación como el cacao y el algodón, pueden ayudar a sanear la situación económica de algunos de los más pobres países del África subsahariana. Pero la mayoría de los países del África subsahariana son importadores netos de cereales, y ahora están sufriendo de nuevo las consecuencias de la volatilidad de la especulación en los precios cereales en los mercados de productos básicos del mundo.

Tampoco es ésta la única área donde las necesidades de los países pobres entra en conflicto con los deseos de los ricos. La demanda de biocombustibles reduce la cantidad de tierra disponible para la alimentación y hace subir su precio.

El Informe destaca con razón las debilidades en infraestructuras -carreteras, falta de almacenamiento- pero no puede darles respuesta, como tampoco puede resolver los problemas de distribución global. Afirma que los subsidios agrícolas en los países ricos distorsionan la producción de alimentos, que prestan poca atención a la cuestión de la seguridad alimentaria nacional (y a los impactos ambientales de las importaciones de alimentos). Toma nota de la concentración del poder corporativo en la cadena de suministro de alimentos, pero sostiene que el mercado debe poder resolver estos problemas por sí solo… Cree ciegamente en la promoción de la investigación agrícola y en las mejores prácticas en los países más pobres, en la introducción de cultivos transgénicos y en la clonación de animales en los países más ricos….

En resumen, el informe Beddington analiza los defectos del sistema y permite que los perjuicios le puedan al análisis científico: llega a la conclusión de que lo que puede funcionar mejor es más de lo mismo.

¡Bienvenidas sean entonces las revoluciones!

votar

 

Etiquetes: ,

Egipto: la manifestación de más de un millón

la-manifestacion-del-millon.jpg

Cuanco empecé a escribir este post informaba AlJazzera que quizá eran poco más de 100.000 las personas reunidas para la que se llamaba “marcha de un millón” en El Cairo, aunque estaba teniendo lugar otra parecida en el puerto de Alejandría, al suspenderse todo el transporte público en Egipto. Los organizadores habían llamado también a una huelga indefinida que se está produciendo en todo el país. Ahora ya anuncian que son más de un millón de personas las que se han reunido en torno a la plaza Tahrir defendiendo una revolución que ya ha costado 125 vidas y exigiendo la dimisión de Mubarack.

El periodista de Al Jazeera en Egipto informa que se ha formado una cadena humana de soldados protegiendo a los manifestantes, que aguardaban pacientemente a que el ejército comprobara que no llevaban armas para entrar en la en plaza. Después del control militar hay otro civil, ya en la misma entrada de la plaza, formada por el servicio de orden de la monumental manifestación. Parece que hasta el momento no se ha descubierto a nadie que intentara pervertir la protesta.

Y seguía diciendo el corresponsal que a pesar de que Internet sigue caída. como medio de convocatoria ha sido substituido por los sms desde que se ha restablecido el funcionamiento de los teléfonos móviles. Todas las personas con voluntad de cambio están llegando a la plaza: gente joven, anciana, ricos, pobres, cristianos, musulmanes, hombres y mujeres… a pesar de que la televisión oficial de Egipto había pedido que la gente se quedara en casa, alertando sobre posibles situaciones de violencia que podían producirse. Sin embargo, los soldados han prometido repetidamente que no atacarían a las personas que se manifiestan… la única incógnita es si se acercan demasiado al palacio presidencial.

En una delcaración hecha pública ayer, el ejército egipcio decía “garantizar la libertad de expresión para todos los ciudadanos que hiciera uso de medios pacíficos”, y que “no utilizarían la fuerza contra el pubelo egipcio”. Y seguían afirmando que “la presencia del ejército en las calles es para vuestra seguridad y asegurar vuestro bienestar. Las fuerzas armadas no harán uso de la fuerza contra nuestro gran pueblo”.
mujer-en-egipto2.jpg

votar

Ver también Pere Vilanova: Egipte reivindica els clàssics

 
Deixa un comentari

Publicat per a 1 febrer 2011 in Uncategorized

 

Etiquetes: ,

Mubarak pierde, Egipto gana

http://www.dailymotion.com/swf/video/xgskkr?width=&theme=none&foreground=%23F7FFFD&highlight=%23FFC300&background=%23171D1B&start=&animatedTitle=&iframe=0&additionalInfos=0&autoPlay=0&hideInfos=0

Egypte : Les manifestants font reculer les flics !
Carregat per Mecanopolis. – Vídeos amb notícies d’arreu del món.

votar

 

Etiquetes: ,

 
%d bloggers like this: