RSS

Arxiu d'etiquetes: equidad

Las indocumentadas y vergonzantes declaraciones “oficiales” sobre hambre y desnutrición

menjador-infantil_03Otra realidad, tan triste como innegable, que pone en cuestión el idílico viaje a eso que algunos llaman “independencia” en Catalunya. Según el Síndic de Greuges, 50.000 niños catalanes tienen “severas” privaciones alimentarias fruto de la pobreza de sus familias y 751 menores de 16 años sufren desnutrición, con una media de edad de cuatro años y el 25% de ellos bebés. Artur Mas lo ha negado. El viaje a Itaca (suponiendo que Convergència quiera hacerlo) no puede ensombrecerse con el reconocimiento de los serios efectos de la pobreza derivada de una redistribución de la renta y la riqueza cada vez más desigual. Por eso, Mas niega que en Catalunya “se pase hambre”, aunque reconoce que pueden haber casos de malnutrición. Y el President, que aparenta tenerlo muy claro, insiste. “En Catalunya hay más gente que lo pasa peor que años atrás como consecuencia de la crisis, pero que en Catalunya se pasa hambre no es verdad”. A las vergonzantes declaraciones del Honorable pueden sumarse las de dirigentes del PP que entre comida y cena a cargo de los contribuyentes insisten en hablar de malnutrición (no desnutrición, reparen bien en el cambio de concepto) dando la responsabilidad o la culpa a los padres (cuando no a los propios niños).

El cinismo no oculta la responsabilidad de quienes tienen en sus manos las políticas de rentas y de salud. Ni tampoco el hecho de que ni siquiera se mencione, aunque sea de pasada, a la gran industria alimentaria que, en oligopolio progresivamente concentrado, engaña nuestro metabolismo con falsos alimentos saciantes que provocan, al mismo tiempo, obesidad y desnutrición. La pobreza puede medirse ahora, al revés de lo que venía siendo habitual, por los dos extremos de los Indices de la Masa Corporal cuando están por encima o por debajo de lo saludable…. Ya no vale con contar calorías, como era tradicional. Las calorías se “vacían” de la misma manera que se vacía de equidad la política económica.

Así, el presidente de la Generalitat puede falsamente tranquilizarse argumentando que en Catalunya hay malnutrición como “en todas la sociedades avanzadas”… pero ni la caridad, ni la acción bienintencionada, necesaria y solidaria de los repartos de comida de los bancos de alimentos pueden suplir la ausencia de preocupación real de los dirigentes políticos por las personas (y más si son menores) en urgencia social por esta barbarie de continuo e insaciable saqueo.

Comedor-escolar-verano_EDIIMA20130710_0372_13Que en este momento, entre los más de mil millones de personas de todo el mundo que sufren desnutrición (la mayor proporción de la población mundial desde hace muchas décadas) haya niños y mayores de Catalunya, mal que le pese a Artur Mas, sólo nos demuestra hasta qué punto esta globalización (que podría serlo del bienestar) significa la pérdida de valores y derechos… y que cada vez importa menos de dónde son las familias que más sufren. Para sobrevivir, estas familias más pobres tienen que hacer dolorosas elecciones vitales, tales como sacrificar la atención a la salud, o simplemente comer menos (comer mal e insuficiente). Y en el colmo de los sinsentidos, con los dictados sobre déficit y los recortes en lo substancial, las pocas redes de seguridad nacional de alimentos tales como los programas de alimentación escolar, contravienen muchas veces las directrices de los propios gobiernos que se niegan a asumir la realidad.

Para abordar seriamente los problemas de desigualdad en nutrición, la pobre terminología (o jugar con las palabras) no ayuda en absoluto. Confundir HAMBRE con DESNUTRICIÓN minimiza el problema de salud -muy grave- con una expresión habitual para alguien que no ha comido durante unas horas. Hay que hilar más fino de lo que hacen los dirigentes políticos porque aunque la desnutrición es una mejor descripción, su definición técnica se suele basar en el consumo diario de calorías y por tanto puede ser, cada vez más, un concepto confuso que habría que denunciar con políticas que regularan o prohibieran directamente la publicidad engañosa y nada saludable de la comida basura.

menjador infantilEl sistema disfuncional de la nutrición, desde lo local a lo global (y viceversa) debe ser combatido con urgencia, aunque tanto Artur Mas, el gobierno del PP o la comunidad internacional se muestren muy reacios a asumir tanto los efectos como las causas del problema. Lo cierto es que en el mundo se producen alimentos suficientes para alimentar bien a toda la población mundial. Si los niños y las personas, sean de donde sean, padecen desnutrición, es porque la distribución mundial y equitativa de los alimentos parece no interesar, o estar más allá de las capacidades de los políticos que deberían asegurar nuestra salud. Un motivo más, y de los más importantes, para enviar definitivamente la codicia de quienes se niegan a implementar políticas equitativas de distribución de alimentos, con los falsos alimentos saciantes, a los basureros de la historia.

 
9 comentaris

Publicat per a 9 Agost 2013 in Salut, Serveis Públics

 

Etiquetes: , , , , , ,

Pensiones, esperanza de vida y desigualdad social

Uno de los programas de más éxito de los últimos días en televisión fue Salvados, de La Sexta, sobre las pensiones públicas y las propuestas que recorren no sólo Europa sino el mundo, de alargamiento de la edad de jubilación. Más recientemente, y en otro sentido, en el informe de la Fundación Alternativas sobre desigualdades, y entre muchos análisis de gran interés, se señala el efecto distributivo progresivo del sistema de pensiones existente – que debía serlo de manera especialmente positiva antes de alargar la edad de jubilación y los recortes en los cómputos. Naturalmente, cualquier cambio en el sistema de pensiones con la excusa de poderlo conservar, o acudiendo al imperativo de que “vivimos más”, y por tanto no llega para todos tanto tiempo, tiene muchos puntos débiles. Pero la fragilidad de la argumentación (incluyendo la extrema volatibilidad de las pensiones privadas “confiadas” a inversores y especuladores en Bolsa que han condenado a tantos jubilados europeos a la miseria) no reciben la misma difusión que las alarmas que se disfrazan de sensatez, sentido común e inevitabilidad. Buenas coartadas para encubrir otra manera de incrementar las desigualdades sociales, en este caso poniendo el acento y cargando los costes en los últimos años de nuestra vida. Y si no, podemos intentar descubrir si es neutro el efecto de los recortes en pensiones, y si verdaderamente toda la gente vive más tiempo (o si se eso depende de cuanto dinero se tiene).

Are-We-Really-Living-Longer_medium Quienes utilizan en tono grave que el alargamiento de la vida exige cambios en el sistema de pensiones parecen ignorar que las mejoras más espectulares en la esperanza de vida están estrechamente relacionadas con lo rica que sea cada persona. Como muestra, basta con consultar el estudio realizado sobre dos condados de Florida por investigadores la Universidad de Washington y que el Washington Post, ayudó a divulgar, y en en el que se vincula la desigualdad económica a las diferentes esperanzas de vida de la población. Así, en el condado de St. Johns la gente mayor está viviendo más tiempo. Se trata de una comunidad que cuenta con una cantidad abundante de campos de golf, pistas de senderismo y ciclismo, y las personas de más edd y más ricas disfrutan de la vida en la costa hasta bien entrados los años 80. Fletcher escribió: “Aquí las mujeres pueden esperar vivir hasta los casi 83 años, cuatro años más que hace tan solo dos décadas. La esperanza de vida masculina es de más de 78 años, seis años más que hace dos décadas.

Sin embargo, en el vecino condado de Putnam, la vida no es tan idílica ni el tiempo ganado es tan elevado. En Putnam, las rentas de las personas y los costes de la vivienda son la mitad de lo que son en St. Johns. Y la esperanza de vida en Putnam apenas se ha movido desde el año 1989, aumentando eb menos de un año para las mujeres hasta llegar a poco más de 78 años, mientras los hombres pueden esperar vivir hasta los 71, lo cual significa siete años menos que los hombres que viven a pocos kilómetros de distancia, en St. Johns.

w-lifeexpectancyb

La diferencia entre los dos condados adyacentes ilustra la desigualdad rampante en los Estados Unidos. Pero resultados muy parecidos, cuando no peores, podrían obtenerse en barrios colindantes de ciudades europeas. Y cualquier diferencia en disfrutar la jubilación o la sanidad pública para jubilados perjudicaría de forma desproporcionada a las personas mayores con ingresos más bajos, que mueren antes. Lo cual, significa, de hecho, y esto es lo escandaloso de las conclusiones, que si se eleva la edad de jubilación y se REcorta en la atención sanitaria pública, las personas de bajos ingresos estarán subsidiando las vidas más largas de las personas de mayores ingresos.

Porque además, para que vayamos asumiendo el peligro real para la salud y la vida de los recortes, también los estudios más serios realizados sobre las condiciones de vida de la población demuestran que el acceso a la atención de la salud es otro factor fundamental para alargar la esperanza de vida. Así, por ejemplo, volviendo a los Estados Unidos, en el condado de St. Johns, donde se vive más tiempo, se dobla sobradamente el número de médicos de atención primaria por habitante en relación al condado de Putnam.

Las conclusiones a retener para futuros análisis de las desigualdades y para valorar, aceptar o rechazar las propuestas que alteren las condiciones de jubilación, es que cualquier incremento obligatorio de la edad de jubilación tiene un claro sesgo de clase en las prestaciones que se pueden disfrutar en los últimos años de nuestra vida. O lo que es lo mismo, que el saqueo a la equidad asesta ahora un golpe definitivo sobre las personas jubiladas. Sin ambages ya lo dijo Taro Aso, ministro de finanzas del Japón y uno de los políticos más ricos de su país, en una reunión de economistas en el 2008: “Veo a gente de 67 años o 68 constantemente ir al médico. ¿Por qué tengo que pagar por las personas que sólo comen y beben y no hacen ningún esfuerzo?”. Y ahora, sin decirlo, se añade ¿y por qué tenemos que pagarles sus pensiones?. Ya lo advirtió claramente Aso en enero de este año cuando pidió a las personas mayores, pobres y enfermas, que hicieran el favor de no querer prolongar sus vidas y se dieran prisa en irse muriendo…

Y nosotros, ¿aceptaremos ser sus cómplices?

 
1 comentari

Publicat per a 15 Març 2013 in Economia crítica

 

Etiquetes: , , , , , , ,

6 puntos en defensa de la salud pública

Lo llaman “ahorros”, “remodelaciones”. Para los que gobiernan no existen los recortes. Buscan coartada en la “productividad” (como si los CAP y los hospitales fueran una fábrica que produce en cadena y las personas poco menos que simples piezas) y han llegado a afirmar que el incremento de las listas de espera son inocuas y no perjudican la salud. En su enorme desfachatez nos quieren vender que troceando el servicio público de salud y subastándolo al mejor postor privado, “mejoran su eficiencia” y, a medio plazo, aseguran su supervivencia…. Será la supervivencia de una lápida en el cementerio de lo público, porque si se lo permitimos, tendremos que seguir siendo quienes pagamos más impuestos y, además, REPAGAR por la educación y la sanidad –nuestra y de las generaciones que nos sucederán– mientras nos escamotean estos y otros servicios esenciales y derechos humanos y constitucionales.

Pero conviene no sólo ponerse en pie, sino levantar la vista y analizar lo que está sucediendo en el mundo para darnos cuenta de que no estamos solos en la voluntad de un cambio global. Quizás estas breves notas ayuden a no sentir que la lucha por una sanidad mejor es una lucha aislada, sino que cobra sentido en una dinámica global, integrada y cada día más fuerte, en todo el planeta, por otro mundo posible:

1 .- La precarización de la salud pública es global, no se limita a un solo país, afecta a toda la civilización y en especial a los países más afectados por la crisis, por la deuda o por la marginación. Cualquier análisis y valoración de la situación sanitaria debería incluir el deterioro de los determinantes de salud en tiempos de estafa social como los que vivimos, y valorar su dimensión en intensidad y en los distintos países y territorios para intentar responder a la pregunta de qué debemos y podemos hacer para colaborar y conseguir una globalización solidaria y en positivo de la salud.

2 .- Cualquier ataque a la salud representa un ataque paralelo a la autonomía de las personas y a la calidad de la democracia. Vale la pena considerar que el derecho a la SALUD Y la AUTONOMÍA son también necesidades básicas, universales, que las políticas económicas, a todos los niveles, deben atender. Y un Gobierno que defraude en el cumplimiento de este cometido, comete de hecho fraude contra la ciudadanía.

3 .- La salud se sitúa en uno de los epicentros de la lucha entre economía y política, entre las instrucciones del neoliberalismo y los derechos y necesidades de las personas. Esto significa que su defensa supera –al tiempo que las integra– las reivindicaciones laborales, sindicales o de usuarios. Desde Dempeus per la Salut Pública entendimos desde el principìo que es importante que la participación y la lucha ciudadanas acompañen y sean parte integrante de la acción social y política a todos los niveles.

4 .- Hay que aunar pues todas las voluntades posibles y detener cuanto antes las políticas de privatizaciones, recortes, externalizaciones de los servicios. No sólo suponen un serio deterioro en la equidad para quienes trabajan en el sector y para la ciudadanía en su conjunto, sino que intervenir en este campo es también una tarea civilizadora, una tarea que permite que la humanidad avance en una manera de vivir más humana y más digna.

5. Hay que mirar los países del entorno para entender el futuro que nos espera si no actuamos, aunque un buen avance ya lo tenemos en las salas de urgencias de muchos hospitales de nuestro país. La U.E. (y Grecia es un buen ejemplo) es un territorio donde las desigualdades se incrementan, al tiempo que desde Bruselas se preconizan los recortes en los servicios públicos de países que deberían ser soberanos a fin de “salvar” las instituciones crediticias privadas y una moneda (el euro) que desde su inicio supuso graves amenazas para los trabajadores y trabajadoras de todos los países que lo adoptaran, a excepción, naturalmente, de Alemania. Desde la problemática de la sanidad pública y los recortes deberíamos pues, replantearnos un retorno a la Europa partisana de la democracia, del protagonismo recuperado, en poder y palabra, de la ciudadanía.

6 .- La salud no es una mercancía. Hay que denunciar los negocios escabrosos y casi delictivos que se hacen para intentar convertirla en un bien de consumo en lugar del derecho que es y debe seguir siendo. (En Europa, el derecho a la salud, como el Estado del Bienestar que lo acompaña, se consiguió después de luchas, una guerra injusta y demasiados sacrificios por parte de la mayoría de la población: no es, como nos quieren hacer creer, un regalo de un capitalismo magnánimo, ni una alocada época de despilfarro en servicios públicos que con la crisis “conviene” y “es sensato” revertir).

Es URGENTE, también, la necesidad del CAMBIO DE POLITICA ECONOMICA en temas sanitarios y de salud. Naturalmente, no votes a los partidos que nos han defraudado, pero sobre todo denuncia sus mentiras, piérdeles el miedo, riéte de su absurda pomposidad, no les creas… y denúncialos, en sus maniobras y sus fraudes, porque sus políticas en beneficio de unos pocos están poniendo en riesgo nuestra salud y nuestra vida.

votar

 
 

Etiquetes: , , ,

Los Objetivos del Milenio en primera página

objetivos-milenio.GIF Acaba de inciarse la Cumbre Mundial para valorar el grado de cumplimiento de los compromisos internacionales para la erradicación de la pobresa y la desnutrición.

Los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODMs) representaron en su momento un consenso global sin precedentes sobre las medidas para avabar con el hambre y reducir la pobreza… pero difícilmente se conseguirá que sean una realidad si no cambian muchas cosas. Los ocho objetivos apuntan a incrementar los ingresos para reducir la pobreza, acabar con el hambre en el mundo, lograr una educación primaria universal (en especial para las niñas), eliminar las desigualdades de género, reducir la mortalidad materno-infantil, frenar la propagación del VIH/SIDA, la tuberculosis, y la malaria; frenar la pérdida de los recursos naturales y respetar la biodiversidad, mejorar el acceso al agua, a la sanidad y a una buena vivienda, y establecer efectivas alianzas globales. ¿Ustedes se creen de verdad que Sarkozy, Berlusconi, David Cameron y la mayoría de los “líderes” europeos que asisten a la reunión se van a comprometer en nombre de la Unión Europea a aportar 1.000 millones de dólares (760 millones de euros) en los próximos cinco años, y que el resto de “líderes” de los paises llamados desarrollados consigan y aprueben nuevas ayudas por parte de sus gobiernos y de organismos internacionales el Banco Mundial?

En el informe que presenta Ban Ki-moon se explica de nuevo que se necesitan 100 millones de dólares (76 millones de euros) hasta el 2015 para garantizar el cumplimiento de los ODM y sugerirá la búsqueda de nuevas fórmulas financieras,entre las que figura la imposición de un nuevo impuesto sobre las transacciones financieras. Ya se ha adelantado, sin embargo, que la oposición de varios países –entre ellos Estados Unidos– hace difícil que salga adelante. Por ello es importante conocer valoraciones como la que divulgamos, avaladas por el prestigio de la revista The Lancet, donde acaban proponiendo substituir Objetivos por Principios… Pero no creo que su reto tenga demasiado éxito. Siempre se pueden excusar los “lideres” mundiales por no haber alcanzado objetivos en la lucha contra la pobreza y la desigualdad… pero seguramente les costaría más admitir (a pesar de que la mayoría de ellos lo han demostrado sobradamente) que carecen totalmente de principios.

Goal 1 eradicate extreme povertyEn el año 2000, 189 países firmaron la Declaración del Milenio de las Naciones Unidas, un compromiso mundial de reducir a la mitad la pobreza extrema y lograr un desarrollo equitativo y sostenible para todos. El acuerdo supuso la creación de un marco histórico en torno a ocho Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODMso MDGs), destinados a afrontar la pobreza, la educación, el género, la salud, el medio ambiente y las alianzas mundiales – todos los que se deben cumplir para el año 2015. El 20-22 de septiembre los líderes mundiales se reunirán en Nueva York para asistir a la cumbre de la ONU de revisión de los ODM , para renovar los compromisos y determinar la manera de acelerar el progreso en los próximos años. En general, el progreso es desigual, con algunas regiones, especialmente en los países más pobres, lamentablemente muy rezagadas. Es evidente que no se puede seguir igual en los próximos 5 años, si queremos que se cumplan las promesas hechas hace una década.

.Lancet publica los resultados de una Comisión conjunta con el apoyo de The Lancet y el Centro de Desarrollo Internacional de Londres (LIDC ). Los Objetivos de Desarrollo del Milenio: un análisis intersectorial y principios para el establecimiento de metas a partir de 2015 utilizando un análisis transversal para examinar los orígenes de las metas y objetivos, sus puntos fuertes y débiles y los desafíos de su aplicación. En el lado positivo se valora que los ODM han avanzado mucho. Han movilizado un apoyo político sin precedentes, actividades de promoción, recursos financieros y han alentado a mejorar el seguimiento y evaluación de los programas.
.
Sin embargo, la Comisión argumenta que los objetivos eran estrechos y fragmentados. Los vínculos y las sinergias potenciales entre los objetivos no se han dado plenamente . Un artículo de Emmanuela Gakidou y sus colegas en la edición de esta semana apoya este punto de vista, mostrando claras ganancias en salud a través de avances en la educación. El estudio pone de manifiesto que durante los últimos 40 años las mejoras en la educación de la mujer (ODM 2) han reducido sustancialmente la mortalidad infantil (ODM 4), evitando 4,2 millones de muertes a nivel mundial. Además, los resultados señalan la importancia de una reducción de la diferencia de género en los logros educativos, promoviendo así la equidad de género y el empoderamiento de la mujer (ODM 3).
.
La adición de nuevos objetivos con el tiempo tampoco ha tenido éxito, como se observa en el acceso universal a la salud reproductiva. Las prioridades más recientes a las que se enfrenta el mundo, tales como las enfermedades no transmisibles (ENT) y el cambio climático, han tardado en ser aceptados en el marco actual, aunque el enfoque en las enfermedades no transmisibles en la próxima Asamblea General de la ONU en septiembre de 2011, es un paso importante hacia adelante. Teniendo en cuenta estos problemas y desafíos, la Comisión propone que el marco de los ODM siguiente se base en una visión compartida del desarrollo en todo el curso de la vida en lugar de objetivos y metas por separado.
.
Goal 3 promote gender equality and empower womenPara la Comisión es central la cuestión de la equidad. Según la sabiduría convencional se salvan más vidas poniendo el foco en poblaciones más fáciles de alcanzar con intervenciones de probada eficacia que en los que están marginados. Pero las comunidades más pobres tienen los peores resultados en salud. Atender las necesidades de los más acomodados, simplemente amplía las disparidades entre los ricos y los más pobres dentro de las comunidades y entre países. La nueva estimación de la ONU de la mortalidad infantil en este número muestra una disminución de un tercio de las muertes en niños menores de 5 años desde 1990, muy por debajo de su objetivo del 67%. Pero ahora los informes de UNICEF y Save the Children concluyen que la orientación a los niños más desfavorecidos no sólo es moralmente correcta , sino que también podría salvar las vidas de millones de niños . El estudio de UNICEF estima que con una estrategia centrada en la equidad, 1.000.000 de dólares americanos invertidos en la reducción de muertes de niños menores de 5 años en un país de bajos ingresos y alta mortalidad se evitaría un 60% de muertes más que con el enfoque actual.
.
Sin lugar a dudas un tema clave de la agenda en la próxima cumbre será la futura financiación de la salud mundial. En tiempos de austeridad económica, la ayuda exterior tendrá que ser más eficaz y sostenible. Contar con el apoyo público para las ayudas a los países en desarrollo es crucial que los donantes puedan aumentar sus presupuestos de ayuda, en consonancia con los compromisos internacionales. En un comentario de Japón esta semana, la población  apoya la asistencia de ayuda exterior para la salud. Por el contrario, una encuesta británica pública del Instituto de Estudios de Desarrollo puso de manifiesto que aunque la mayoría de la gente siente que la ayuda al desarrollo es moralmente correcta, más de la mitad de los encuestados opinaban que la ayuda se malgasta.  Y el hecho de que las personas no estén convencidas de que la ayuda funciona es preocupante. La comunidad de los paises desarrollados debería reflexionar sobre por qué esto es así.
.
La Comisión  Lancet– LIDC propone una forma diferente de acercarse a la salud y el desarrollo, sustituyendo las metas y objetivos por los principios . Sería de gran utilidad renovar esfuerzos  para llegar a los más pobres de aquí a 2015. Con ello se garantizaría que el espíritu de la Declaración del Milenio sigue motivando a todos los interesados en la salud humana en un entorno global.

Traducción del artículo publicado en la revista The Lancet y publicado en Dempeus per la Salut Pública.

Ver también sobre el tema: La hipocresia institucional: dels “paquets de rescat” als Objectius del Mil.leni

 
4 comentaris

Publicat per a 20 Setembre 2010 in Igualtat, Salut

 

Etiquetes: , , , , ,

Antoni Barbarà: No es Copagar, Es Repagar



Amb un peu a l’avió, i pensant en com deixa una mica de material a disposició dels amics i amigues, malgrat Antoni Barbarà Molina ens deixa una nova lectura d’ arguments mai prou reiterats i coneguts, però en aquesta ocasió, presentats de manera discursiva recollint el nucli de la que va ser la seva intervenció a la Jornada contra el Copagament de Dempeus per la salut pública. Si voleu, podeu re- carregar encara més la bateria de les nostres raons `per a que la VAGA GENERAL del 29 de setembre sigui tot un èxit,  mentre esperem amb fermesa i DEMPEUS  les càrregues privatitzadores i neoliberals que no tardaran a fer-se esperar a la propera “ rentrée”.

————————————————————————-

toni-barbara-jornada.jpgNo es CoPagar. Es RePagar

.
Con este título inicié mi exposición en el contexto de la Jornada convocada por Dempeus per la Salut Pública el día 10 de junio de 2010, en Barcelona
El encuentro situaba en su titular el objetivo explicito del trabajo: No AL Copagament: equitat en salut pública. No me extiendo sobre la calidad y cantidad de l@s participantes, pero destaco el interés y la necesidad de releer sus intervenciones, que me parecieron y, cada día más, me parecen, de una excepcional claridad y rigor.

En ese escenario mi aportación, como secretario de Dempeus, pretendió exponer de forma muy sinóptica e inteligible algunos de los principales argumentos contra el co/re/pago en la controversia social, sanitaria y mediática generada. Con ese objetivo apoyé mi discurso en una presentación en Power Points (material a disposición, en el Dossier de la Jornada editado en el blog de Dempeus) que me permitió centrar las ideas fuerza así como incorporar algunas viñetas del genial Roto, en clave de ese humor lúcido, descarnado y saludable.

La presente transcripción recoge en formato convencional la substancia, de esa, mi aportación al compendio coral de esa Jornada memorable.

1.- Para empeza,  cinco afirmaciones que circulan entre nosotros con normalidad y con pretendida pátina de certeza, cuando son sencillamente cinco mentiras. Mil veces repetidas pero no por ello, en absoluto, ciertas… y por lo tanto perfectamente denunciables desde la afirmación opuesta, a veces incluso literalmente antagónica. Cinco mentiras versus cinco verdades:

“El sistema de salud es insostenible” nos dejan de repetirnos, cuando lo más cierto es que “El Sistema es perfectamente sostenible, es eficiente y lo es en su carácter público”… Eficiencia es la alta calidad y cantidad de prestaciones en salud con los recursos limitados que se le destinan.

“Gastamos demasiado. Hay que ayudar a pagar” nos advierten. Cuando lo cierto es que “Dedicamos muy poco, si lo comparamos con referentes en la U.E., al gasto social y de salud”.

“Hay que racionalizar el uso, ante tanto abuso” argumentan induciendo así a l’ autoinculpación a la ciudadanía. Ciertamente “Podríamos gasta mejor si evitáramos fugas” como son las privatizaciones y las externalizaciones…

“Hay que disuadir el consumo gratuito” dicen. Cuando es el propio “Sistema demasiado bio-médico-consumista” despilfarrador de recursos, excesivamente curativista y escasamente preventivo y integrador. Tampoco es “gratuito”, que en todo caso, pre-pagado con nuestros impuestos.

“En todo el mundo se Copaga” nos engañan. No es cierto, incluso hay casos en que después de la experiencia se ha rectificado viendo su ineficiencia, mientras que en cambio “Nuestros resultados son ejemplares y envidiables”.

2.- Una afirmación conceptual y básica para las personas aquí convocadas y para reproducir “urbi et orbe”: “La Salud es un derecho. No un negocio”.

– Recogemos algunos datos frente a la actual “epidemia de privatizaciones”. Esas cifras indican la eficiencia del sistema público de salud, a pesar de las actuaciones de empresas e intereses privados que suponen verdaderas parasitaciones, a expensas de derivar y apropiarse de los recursos públicos.

– Dedicamos a sanidad el 6’1 % del PIB. Dos puntos menos que la UE-15. En Reino Unido el 6’9 %, Alemania 8 %, Francia 8’7 %. EE.UU dedica el doble, más del 17 %.

– Tenemos una sanidad pública que mantiene su carácter definidor universal, integral y de calidad.

– La mitad de los recursos públicos se externalizan, se usan en el exterior del sistema, o se conciertan con empresas privadas.

3.- Nos acusan y reprenden… por acudir en exceso al sistema sanitario, por hiper-frecuentar, pero realmente ¿Abusamos, usamos mal el sistema de salud? ¿Hiperfrecuentamos ?

– La media de visitas médicas es en España de 8’1 por año. Dicho así podría parecer abusivo frente al promedio de 4- 5 de los países europeos. Pero hay que anotar de inmediato que se contabilizan como visitas, presencias y atenciones que son más burocráticas que propiamente sanitarias. Sabemos que 3 de cada 4 pretendidas visitas han sido inducidas por una primera consulta, en forma de posteriores exploraciones, protocolos, interconsultas, tramitaciones, etc.

– En el presente año, en Catalunya, y solo con algunas correcciones sencillas de tipo organizativo (y también con una evidente disminución de presión demográfica por causa de la crisis) el porcentaje de visitas se ha reducido en un 8 %.

– De las visitas anotadas se constata que un 80 % corresponden a enfermos crónicos y/o pensionistas y en muchos casos se trata de simple seguimiento y control rutinario.

– Hay que aceptar que el mismo sistema sanitario retroalimenta muchas asistencias y visitas que muchas veces representan más riesgos iatrogénicos y costos superfluos que auténticos beneficios, sobretodo en términos de salud.

4.- Tal como intentar imponer y convencer determinadas autoridades sanitarias y económicas,… ¿Repagar, evitaría abusar del sistema? Se lanzan globos sonda de todo tipo. Se rumorea una tasa de Co/Re/pago de 1€ por visita ambulatoria, o 10 € por urgencia… Lo más cierto que con esa imposición estaríamos frente al principio del fin de la equidad y la universalidad del sistema.

– Paradójicamente esas tasas no resolverían en absoluto la financiación sanitaria, que incluso podría empeorar al incorporar más mecanismos administrativos y burocráticos.

– En ese supuesto recaudatorio a pie de consulta, de 1 y 5 € , se recaudarían 600 millones de €. Esa misma cantidad se ingresa ya aplicando un 7’5 % de descuento en la factura farmacéutica, por causa y argumento de la crisis.

– Queda demostrado, ilustrado y con bibliografía internacional: la pretendida disuasión de visitas sólo lo es para los sectores más pobres y necesitados. Si realmente fuera cierto que así se evitasen accesos a las consultas todavía se rompería más la equidad.

5.- Parece que no serviría ni para disuadir, pero tampoco para financiar. Algunos dicen que tan solo se trata de dar un carácter simbólico. Si así fuera, ni tan solo se aspiraría a un fin demostradamente recaudatorio o co-financiador. Lo más cierto es que para corregir esas pretendidas insuficiencias financieras, la solución pasa por dos líneas: Ingresar más e Ingresar y gastar mejor.

– Más dotación económica para salud y sanidad, más ingresos para servicios sociales,.. en términos absolutos y relativos. Para ello se puede y se debe contemplar la reforma fiscal redistributiva y progresiva que sea necesaria.

Cambio de criterio de prioridades en el gasto presupuestario. Más atención y dotación a la prevención y promoción de la salud, y a la atención primaria.

– Mayor rigor en la prescripción farmacéutica. Vigilar, adecuar y asegurar que se prescribe todo lo necesario, pero solo lo necesario.

– Actitud de permanente corrección vigilancia y adecuación a una mejor praxis médico-sanitaria, evitando excesos, abusos, exploraciones no necesarias, riesgos y manipulaciones que no son imprescindible ni eficientes.

– Contar con la Co-participación ciudadana. Las persona, la ciudadanía es el destinatario y protagonista de la salud colectiva y por ello es imprescindible que participe, aporte, contraste, apunte objetivos, comparta métodos y valores, y en definitiva se genere una corriente empática fundamental entre profesionales y ususari@s.

Reversión, recuperación de la situación previa. con titularidad y gestión públicas. de multitud de conciertos, privatizaciones, externalizaciones, que derivan a beneficios de lucro empresarial su original procedencia pública.

6.- Mal de muchos… conformidad de tontos. Se intenta imponer aquella falacia de que en “Todo el mundo se CoPaga “. ¿Sí? O aquello otro de que “Total, si ya copagamos las farmacia… !” Una vez más, mensajes de subordinación a conceptos falsos como el primero o mal interpretados como el segundo.

– Lo más cierto es que, demostradamente, a Más Repago corresponde, Más inequidad. El mismo caso de la farmacia, donde en efecto venimos copagando los trabajadores en activo, demuestra sobradamente la inequidad, el dispendio excesivo y la ineficiencia.

– Además de España, otros países europeos No Copagan (ver informe de Luis Camprubí en esta Jornada) , y lo que es aun más significativo: en Reino Unido se implantó el Corepago y una vez demostrada su ineficiencia e injusticia se retiró a posteriori.

Los países europeos que Co/re/pagan no demuestran mayor eficacia ni calidad de asistencia. Antes lo contrario. Más caro y más ineficiente.

– En los EE.UU de América, con una tremenda dedicación de casi el 17 % del PIB a sanidad, y una vez se aplique la Reforma sanitaria Obama, tal como la han conseguido recortar, amputar y desnaturalizar, van a seguir siendo el paradigma de lo caro, inequitativo y ineficiente…. Pero con mayores rendimientos de negocio empresarial.

– La experiencia confirma que cuando se introduce el concepto de tasa por asistencia, o copago, la cantidad aportada ya nunca decrece. O se mantiene (impuesto del céntimo sanitario en los carburantes en Cataluña), o siempre tiende a aumentar generando más y mayores cribas de acceso a sectores económicamente más debilitados.

7.- Para combatir eficazmente toda esta agresión, es imprescindible que la ciudadanía se movilice en defensa firme y cerrada de este derecho fundamental. Como explica Àngels Martínez Castells, presidenta de Dempeus, sólo el protagonismo y la titularidad de lo público pueden blindar el sistema público a nuevas acometidas privatizadoras, que es lo que en definitiva supondría el copago. Así pues, entidades como Dempeus reivindican el compromiso social. ¿Empoderarse o Apoderarse?

Coparticipar es codecidir. No se trata de que nada ni nadie nos “otorgue”, nos “conceda”, la capacidad de poder (empoderamiento), sino de recuperar democráticamente ese poder que reside en el pueblo y en la sociedad. Los derechos sociales se defienden, se ejercen y se exigen, no se negocian ni se piden.

La salud es siempre pública o NO es salud. La sanidad (como atención personal) puede ser pública o privada, pero la salud siempre es, por definición, pública.

– Los grandes determinantes de salud, lo que representará el estado e salud de una sociedad, son de por tanto de base social, económica. Cultural, de genero, de origen, de clase social…

– Sistemáticamente debe abordarse el tema de la salud desde la triple vertiente, siempre presente, de lo biológico, psicológico y social.

– Así pues no somos “clientes” como nos pretenden sutiles gestores neoliberales. Somos los titulares, causa, objetivo y centralidad del sistema y además sus destinatarios.

8.- Llegados a este punto, si no antes, aparece inevitablemente la gran pregunta: ¿No me estarán Vds. hablando de política?

– Por supuesto que SÍ: De POLÍTICA de verdad, noble, honesta y en mayúsculas. De las causas políticas que son las causas determinantes de las causas sociales en salud pública. De derechos sociales, humanos y económicos. De lo colectivo, lo social, justo y solidario.

– Desde luego que NO: De “politiquerías”, ni de partidismos sectarios. No de acatar patronos, subordinaciones, ni pagos ni “indicaciones”. Ni de instrumentalizaciones. No de los que se dicen “apolitic@s” y solo hablan de “lo suyo”. De mercado y de negocio.

9.- Y sabemos que toda esta batalla es difícil y que el enemigo es poderoso. Especialmente complejo resulta el debate en períodos electorales, para lo bueno y lo malo. Son tiempos de “Sucedáneos electorales”. De cómo introducir, colar, camuflar el tema copago – que naturalmente produce elementales y lógicas posiciones de rechazo- en los programas electorales, de forma subrepticia y falaz. En estas ocasiones el tema, expresado en su naturaleza, “No es oportuno”, y se practican o postulan sofisticados co/re/pagos enmascaramientos. Nos hablarán de…

Desgravaciones fiscales a quienes subscriban pólizas de asistencia o seguro privadas. Esas pérdidas de ingresos repercutirán adelgazando más la aportación pública de recursos al gasto social.

Cartera de servicios a la baja. Lista creciente de exclusiones asistenciales consideradas “no fundamentales” y en cambio con buena demanda privada.

Oferta de servicios optativos. Pagando una determinada cantidad mejorar pretendidamente la prestación asistencial, ya en tiempo de espera, confort, etc.

– Muy perversa y de fácil penetración/aceptación es la posibilidad de “pago por acceso preferente” a servicio público. Siempre mezclando asistencia pública con aportación negociable privada.

Mejores atenciones logísticas y hoteleras en los hospitales públicos: comida a la carta, habitación individual, servicios y tecnología…

– Packs de oferta comercial de servicios, con promociones económicas: atención buco dental, estética, dermatología, podología, óptica, etc.

Reintegros en los copagos. Ud. Paga de entrada y si luego demuestra que su petición de asistencia era “justificada” se le reintegra su dinero… imaginémonos la burocracia, conflictividad y complejidad de una medida de tal insensatez.

Primas por seguros privados. Descuentos para quienes opten por seguros o por asistencias privadas.

– Y toda aquella manipulación posible desde la consolidada experiencia gestora de quienes tratan la salud como un mercado y la asistencia como un producto.

Vistas las cosas como realmente son, no cabe entrar a discernir en que cantidad o porcentaje se podría transigir. No hay negociación. Cualquier fisura en el edificio del Sistema Nacional de Salud tal como hoy disponemos y entendemos, sería el inicio de un proceso ya imparable de grieta y derribo final del carácter público, universal, equitativo, solidario y de calidad.

Así que solo cabe una actitud inteligente y consecuente.  ¿Copago? Responder dempeus, con Dempeus: ¡¡ PUES VA A SER QUE NO !!

 
Deixa un comentari

Publicat per a 15 Agost 2010 in Salut

 

Etiquetes: , , , ,

La hipocresía de la propuesta del copago al descubierto

hipocresia1.jpg

Detrás de la zanahoria supuestamente igualitarista que con grandes dosis de demagogia pretende vender el copago-repago enfrentando a las personas enfermas entre sí con a las jubiladas y las que padecen enfermedades crónicas (todas ellas supuestamente culpables del mal uso del sistema y mientras los administradores de la sanidad pueden despilfarrar sin rendir cuentas públicamente) se van descubriendo los auténticos intereses de la medida. Al parecer, los expertos de la Comissió Vilardell consideran que debe incrementarse entre un 7 a un 8% anual –y por un periodo de 10 años– la financiación a la sanidad, y para ello, entre otras cosas, convendrían que los jubilados de rentas altas que ahoran van de gratis a la farmacia, paguen una parte de sus fármacos… Bueno, esta recomendación no dice toda la verdad, porque yo soy jubilada y sigo pagando una parte importante de mis medicamentos, al margen de mi nivel de renta ¿Y por qué? Porque pertenezco a MUFACE, y por ello también tenía y tengo el derecho –paradojas de la vida, precisamente por ser funcionaria del Estado– a optar por los servicios privados de sanidad o por los servicios de la sanidad pública.

¿Cómo es que si se persigue equidad en el sistema de salud ningún experto que propone reformas se acuerda de estos anacronismos generadores de privilegios e inequidad?

Los motivos de estos “olvidos” en las recomendaciones de los expertos (las mutuas obligatorias del personal funcionario y judiciales como MUFACE y MUGEJO) explican el poco cariño que se profesa por parte de los que hacen las recomendaciones al sistema de Seguridad Social. Y para aportar más argumentos en este sentido, entre las propuestas de incremento de ingresos ¡se propone que los ciudadanos que tienen contratado un seguro de salud privado puedan desgravar fiscalmente las cantidades abonadas a las mutuas!

Esta propuesta colada de rondón en el Informe pone de manifiesto los auténticos intereses que se ocultan detrás del copago. Porque la desgravación por las cutoas abonadas a las mutuas privadas NO SUPONE NINGÚN INGRESO, sino UNA DISMINUCION DE INGRESOS A HACIENDA. Y entonces… ¿en qué quedamos?

Y más en este sentido, aunque de entrada no lo parezca: LA LISTA UNICA. Al parecer, el informe sugiere que se elaboren listas de espera únicas para toda Catalunya, en lugar de segregadas por centros. Esto quiere decir, aparte de desplazamientos que pueden ser incómodos para las personas enfermas y sus familiares, mayor parte del pastel para la sanidad privada (no será necesario que aprendan el gran negocio que supone la contratación de operaciones de cirujía menor con hospitales y clínicas privadas en Inglaterra porque los “expertos” lo saben perfectamente… allí incluso se pagan intervenciones que no se realizan porque se establecen y contratan cupos que normalmente no se cubren, pero se abonan. Y puede llegar a suceder –las bases ya se establecen para que así sea– que si insistes en operarte en tu centro público de confianza tengas que pagar un peaje en tiempo que perjudique tu estado de salud, o bien ¡tengas que abonar una tasa por querer “escoger” tu centro público de referencia, en el que tienes mayor confianza que en un centro privado que desconoces!

hipocresia.jpg

Lo siento, pero ya no cuela que el Dr. Miquel Vilardell siga pidiendo siempre a las mismas personas, las enfermas, las que se encuentran en una situación en precario, más “sacrificios para garantizar la calidad de la sanidad”. Lo que deberían hacer e simplementar medidas claras y transparentes para que la administración de la sanidad rinda cuentas y explique claramente por qué no pueden disminuir gastos mediante una racionalización de compras, adquisiciones y contratos con particulares en lugar de abusar de su poder empresarial rebajando los salarios de su personal, recortando plantilla, o intentando cobrar un impuesto sobre la enfermedad (mientras piden regalías para las mutuas privadas ¡qué descaro!)

Y por lo que se refiere a la propuesta de aumento de los impuestos sobre el tabaco y el alcohol o la posibilidad de que aseguradoras y mutuas reembolsen a la sanidad pública los gastos derivados de la atención a personas que han sufrido accidentes, que no se corten, que por ahí van bien. Y pueden seguir proponiendo también que paguen más IRPF las rentas de verdad más altas, las que se ocultan tras el fraude fiscal, y que se reimplante el Impuesto sobre el Patrimonio y las grandes fortunas viajeras a paraisos fisales tan cercanos como Andorra, y que se graven las SICAV (que ahora tributan un 1%).

Todo eso, todo –y en especial en tiempos de crisis– antes que pedir un euro a una persona enferma por acudir al médico o por una receta necesaria. ¿De verdad, de verdad que no les da verguenza?

 
3 comentaris

Publicat per a 21 Juliol 2010 in Salut, Serveis Públics

 

Etiquetes: , , , ,

Guillem López Casasnovas contra la salud pública

cerebroelroto.png

Y sigue la Santa Cruzada de la manipulación. Hoy le toca el turno a Guillem López Casanovas, catedrático de la UPF y consejero del Banco de España entre otros títulos, y que en El Periódico, publica un artículo que no esconde sus intenciones desde el mismo título: “Cambios necesarios en la sanidad”. Pero no se dejen engañar por la palabra “necesarios”, porque no tiene validez universal. Lo que López Casasnovas realiza, de hecho, no es ninguna propuesta en positivo, sino un serio intento de liquidar la participación pública y la responsabilidad política de la sanidad pública mediante la propuesta de introducción de un mecanismo supuestamente ”neutral” en una política social que, por su misma esencia, no puede serlo en absoluto.

La verdad es que el economista, antes de introducir el dardo envenenado final, no se esfuerza demasiado. Empieza hablando de forma muy vaga de que “los desequilibrios que han hecho insostenible nuestro modelo económico amenazan hoy el mantenimiento de nuestro Estado de bienestar” (dando por supuesto que todos estamos de acuerdo en de qué desequilibrios se trata, o en que dado su origen en el capitalismo más desregulado y duro,  lo mejor es no entrar en detalles).

Luego sigue explicando que los economistas de la salud que son como él sí que consideran beneficios y costes, y las personas que no pensamos como él, estamos contra la privatización, los copagos o repagos y a favor de un sistema  público, somos tuertos y además utilizamos mal las palabras, Nos acusa, además de no tener en cuenta “la pérdida de bienestar vinculada a una imposición”… ¡Atención, que vale la pena detenerse un momento en esta última perla ya que en este país de fraude fiscal y en el que quienes pagan los impuestos no son precisamente los que mayores ingresos y riquezas poseen, es de un cinismo excelso!

De hecho, por la falta de visión y por un empecinamiento en lo público que de acuerdo con el discurso supuestamente “técnico” y “neutral” de López Casasnovas sólo se podría justificar por una fijación monomaníaca, se “deriva la falta de consenso para las reformas necesarias de política de salud” cosa especialmente grave en tiempos de crisis. Ya saben, estos tiempos de crisis en el que las derechas nos dicen que son “un reto y una oportunidad” y donde abundan los retos para los trabajadores y trabajadoras y para el resto, los poderosos, no cabe el despiste de dejar pasar las oportunidades de meterse en su bolsillo particular lo que es de todos. Dijo al respecto Margaret Chan, directora general de la OMS: “El cobro de tarifas a los usuarios de servicios de atención de salud se presentó como una forma de recuperar costos y desalentar el uso excesivo de los servicios de atención de salud y cuidados. No fue así. Por el contrario, el cobro de tarifas castigó a los pobres.”

El profesor de economía de la UPF no ve en la defensa de lo público la reivindicación de derechos de ciudadanía dolorosamente conquistados, ni en el mantenimiento de la universalidad y del carácter público de la sanidad ninguna cuestión de derechos humanos ni de principios solidarios, sino tan sólo unas supuestas “tácticas electorales”. ¡En mi vida había visto una rebaja y un desprecio tan considerable por el principio de equidad! Pero ya que quien escribe el artículo sí que ha conseguido, al parecer y supuestamente, librarse de los principios, podemos dedicarle unos minutos más para ver qué conejo se saca de la chistera: y desde luego, no tiene desperdicio su propuesta tan aséptica de “crear un marco de decisión lo más estable y menos manipulable posible, a través de la fijación de normas e instituciones como el pacto europeo para la estabilidad de las finanzas públicas, la autoridad monetaria del BCE, o el Instituto para la Excelencia Clínica en Inglaterra, para las nuevas prestaciones sanitarias. Se trata, a través de la delegación a terceros, de que algunas decisiones que los propios partidos saben que hace falta tomar, se sustraigan del ciclo electoral.”

¡Pues qué bien! No sólo sustraemos cuestiones tan importantes como el modelo de salud, supuestamente,  al ciclo electoral, sino que los sustraemos de hecho  a los electores y electoras, y por extensión—y por decir las cosas por su nombre—las sustraemos a la ciudadanía. Y las encomendamos, naturalmente, a unos “terceros” que para nada recibirán presiones ni de los grandes consorcios de la sanidad privada, ni de los laboratorios farmacéuticos, ni de la gran industria de sanitaria… Serán tan neutrales como el propio autor del artículo.

Finalmente, López Casasnovas da el paseíllo con una coartada de gestión de lo más impoluto, que les ahorro si no quieren verse envueltos en palabras tan mágicas como traicioneras al estilo de “libre elección”, “demandas cautivas”, “evaluación de las innovaciones” , etc. … y llega al clímax cuando se apropia de la visión intersectorial de la políticas públicas “(salud en todas las políticas, sería el lema)” para justificar que se confíen los “ajustes a través de mecanismos más reglados que sustrajeran carga política a las decisiones que se puedan presentar como impopulares y con poca viabilidad de aplicación por el fuego cruzado político, pese a que se reconozcan como necesarias, a efectos de evitar el cortoplacismo político, el deterioro institucional y los déficits de calidad de las políticas públicas.”

Fíjense cuantas palabras difíciles seguidas para ocultar lo fundamental: que la decisión, el control, el rendimiento de cuentas, la posibilidad de valoración y de cambio de la política sanitaria escape de la ciudadanía y se quede en la élite de los que viven a costa de la inmensa mayoría de la población… Y encima les regatean o pretenden privarles, en determinados casos, del acceso al servicio de salud…. o hacerles pagar un nuevo peaje para disfrutar de atención sanitaria… Nadie tiene por qué entrar, naturalmente, según la visión de López Casasnovas, en las implicaciones de género y de clase de esta substracción sin paliativos a los derechos de ciudadanía.

Y lo más triste del caso es que algunas izquierdas, también supuestamente, caerán en el engaño, o por hipoxia neuronal, o por pereza en descubrir dónde está la trampa…

—-

Ver la continuación en: Sobre el ciclo económico-político y el ciclo electoral.

 
21 comentaris

Publicat per a 21 Desembre 2009 in Salut, Serveis Públics

 

Etiquetes: , , , ,

Crecimiento sin equidad ¡no, gracias!

desigualdad.jpg

En relación a las diferencias de renta entre los países que forman la Unión Europea que ofrecía en mi post anterior –y que ofrecen una amplia gama de lecturas—sólo he recibido un largo comentario de HilarioIdeas (sic) que creo merece alguna puntualización. En esencia, en el comentario se afirma que si se quiere que el PIB crezca más que el de otros países de la U.E. hay que continuar la política de liberalizaciones y reformas estructurales que él atribuye al PP pero que de hecho surgieron mucho antes… El largo texto sólo contiene, de hecho, esta propuesta que hace dudar de lo acertado del seudónimo, ya que la idea ni siquiera es original: se viene repitiendo desde el conservadurismo económico hasta la saciedad, y encuentra su filón más importante comparando el comportamiento macroeconómico de los Estados Unidos con el de los países centrales de la Unión Europea. El argumento, en el fondo, nos dice que si optamos por más privatizaciones y mayor desigualdad social creceremos más. Por el contrario, cualquier política económica intervencionista y una red de protección social estructurada desde el sector público inducirán menor crecimiento e inflación.

Los abogados de esta simplificación que se encuentran en todos los periódicos, fundaciones neoliberales –y también en los lobbys de Bruselas– olvidan que por lo que al crecimiento económico se refiere, la realidad es contradictoria. Su modelo puede ayudar bajo determinados supuestos a incrementar el crecimiento, pero casi siempre a costa de incrementos mucho mayores –y más dolorosos—de la desigualdad. Y el crecimiento con igualdad es en general un objetivo preferible en las democracias que ganar carreras de aumento del PIB a costa de desgarro social. Por ejemplo, nos recordaba Lourdes Beneria que “el gran éxito de la industrialización y el crecimiento de los tigres asiáticos de los últimos cincuenta años (incluyendo el caso japonés) ha tenido lugar sobre una base social relativamente igualitaria. Por el contrario una región como América Latina, con unos niveles de desigualdad entre los más altos del planeta, no ha logrado un crecimiento económico que pueda compararse con el asiático.” Podríamos añadir además que en América Latina se habían realizado los procesos de privatización más importantes de los últimos tiempos, lo cual no ayuda nada a las tesis defendidas por los neo-conservadores. De forma similar, para los países con menor PIB per capita de la Unión Europea, parece preferible un proceso de convergencia más lento pero menos generador de desigualdades internas ya que también la mayoría de países que encabezan la lista –excluido Luxemburgo—gozan de un estado del bienestar envidiable.

No hay nada demostrado sobre la tesis que se pretende irrefutable de que el mercado sin intervenciones lleve a tasas de crecimiento mayores. Pero en cualquier caso, desde el punto de vista del bienestar social, es difícil aceptar que éste sea el primer objetivo de la política económica. Volviendo a L. Beneria: “La maximización del crecimiento es un objetivo economicista que ignora otros objetivos sociales fundamentales, En primer lugar no presta ninguna atención a las ideas asociadas con el llamado enfoque del desarrollo humano, el cual va más allá de lo económico y fija su atención en la expansión de las “capacidades” de las personas para “ser” y para “hacer.” Tal como inicialmente lo expuso el premio Nobel de Economia Amartya Sen y tal como ha sido desarrollado por otros autores e instituciones como el PNUD (Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo), el impacto de este enfoque ha sido enorme y es difícil ignorarlo. Por otra parte la maximización del crecimiento económico como objetivo principal no puede ignorar el problema tan urgente de la sostenibilidad del sistema. A estas alturas de deterioro del medio ambiente y de los grandes riesgos en torno a la misma sobrevivencia de nuestro planeta, la búsqueda del mayor crecimiento económico sin tener en cuenta los problemas de sostenibilidad parece ya no sólo irresponsable sino altamente arriesgada.”

 
1 comentari

Publicat per a 21 Desembre 2007 in Benestar, Economia crítica, Europa, Igualtat

 

Etiquetes: , , ,

 
%d bloggers like this: