RSS

Arxiu d'etiquetes: Fiscalía

Els especuladors denunciats a la Fiscalia

especuladors.jpg

Com també s’explica a Altersocialismo, ahir, el col·lectiu Inflexió va presentar ahir a les 11.15 hores una denuncia davant la Fiscalia del Tribunal Superior de Justícia de Catalunya perquè investigui els presumtos atacs especulatius, per part de diversos agents econòmics, contra el deute públic de l’estat espanyol.

S’ha triat la seu del Deutsche Bank a Barcelona, atès que aquesta entitat apareix reiteradament en les informacions relatives a aquest tipus de comportaments, tot i que no és l’única que pot haver fet el mateix.

En una roda de premsa davant la seu d’aquest banc, varen destacar que aquests comportaments tenen responsables perfectament identificables, i que es poden evitar mitjançant la regulació i la transparència dels mercats i la democratització de la vida econòmica i financera, però també mitjançant la via penal quan es tracta de maniobres il·legals, com denuncien en el cas dels atacs especulatius contra el deute públic dels Estats.

Entre els assistents destacava la presència de representants de les executives dels sindicats CC.OO i UGT. Els membres del col·leciu Inflexió han vinculat aquesta acció de protesta a la convocatòria de Vaga General del 29 de setembre, a la que donen activament suport, ja que creuen que és necessari subratllar que els comportaments especulatius que es troben en la base de l’actual crisi econòmica, o que es troben en la base d’algunes de les mesures econòmiques adoptades pels governs, tenen greus conseqüències socials, i afecten al mateix principi democràtic.

Podeu veure més fotografies del company Oscar Martínez i la denúncia a la web de Inflexió.

especulacio4.jpg
especulacio3.jpg

 
Deixa un comentari

Publicat per a 24 Setembre 2010 in Economia crítica, Igualtat

 

Etiquetes: , , , , ,

Jimenez Villarejo y el caso Millet.

jimenez1.jpgEl ex-fiscal Jiménez Villarejo participó ayer en un acto sobre el caso Millet al que asistieron un centenar de personas. La mesa redonda sobre el control social de la corrupción estaba organizada por la Federación de Asociaciones de Vecinos de Barcelona –que quiere personarse como acusación popular en el caso–, CC.OO., el Centro de Trabajo y Documentación y el Observatorio de los Derechos Económicos, Sociales y Culturales (DESC), e intervinieron también el vicepresidente de la FAVB, Albert Recio, Maria Mas, de la Asociación de Vecinos del Casc Antic, y David Fernández, del Ateneu La Torna.

María Mas reiteró su oposición al hotel del Palau, cuya tramitación ya ha anulado el Ayuntamiento de Barcelona. Además, pidió que la ley se aplique igual para todo el mundo, ejemplificando que a un pequeño ladrón rápidamente se le detiene al contrario que Millet. ‘No hay que robar melones, hay que robar millones’, mientras David Fernández criticó también la poca transparencia en la financiación de los partidos.

Albert Recio instó a que entidades que reciben grandes cantidades de dinero público deberían tener interventores de las administraciones en su estructura interna, apoyó la Fiscalía y dijo no entender que desde el 10 de junio hasta ahora haya habido una reacción “tan lenta”, e “ineficaz”, en la persecución del delito.

Jimenez Villarejo expresó su malestar por el hecho de que ni Fèlix Millet ni Jordi Montull hayan sido acusados por un delito de malversación de fondos públicos, lo que les podría acarrear una pena de hasta ocho años de prisión y lamentó que una asociación judicial progresista, como Jueces por la Democracia, haya denunciado las críticas que hicieron dos magistrados, Maria Sanahuja, magistrada de la Sección 17 y ex juez decana, y el magistrado de la Sección 10 Santiago Vidal.

Recordemos que Jiménez Villarejo ya había escrito en El Periódico un par de días antes que “… después del anuncio de libertad provisional (de Millet y Montull), muchos ciudadanos, asombrados, debieron constatar que ante determinada delincuencia de cuello blanco y de un elevado rango social y económico, los jueces casi siempre reaccionan igual: con benignidad y hasta con afabilidad. Como si, con relación a de estos delincuentes, no existiese ese Poder Judicial que caracteriza al Estado de derecho. Es muy grave y expresa una profunda crisis de la democracia.
Pero los precedentes son muy abundantes. Los grandes procesos contra la delincuencia financiera de esta década han concluido en archivo, sin necesidad de llegar a juicio, como el descomunal fraude fiscal atribuido al presidente y otros ejecutivos del Banco Santander, o en absoluciones, como las cuentas secretas del BBVA en la isla de Jersey –con el correspondiente fraude fiscal–, los fondos de pensiones contratados por los consejeros de esa entidad con cargo a dichos fondos, el tráfico de influencias en la Bolsa del actual presidente de Telefónica, y así sucesivamente.
El Tribunal Supremo llegó a justificar una de las muchas absoluciones invocando «la absoluta libertad de mercado». Esa ideología neoliberal está penetrando cada vez con mayor fuerza en la magistratura y los resultados están a la vista. Ante las gravísimas conductas atribuidas a Millet y sus colaboradores, la fiscalía ha obrado con el rigor y la coherencia que el caso exigía, solicitando la prisión provisional sin fianza, sobre todo cuando concurre un delito de malversación de caudales públicos, castigado con una pena que puede alcanzar los ocho años y, sobre todo, cuando pudiera no estar garantizada la conservación y custodia judicial de todas las fuentes de prueba de los hechos delictivos y de todas sus ramificaciones políticas, con inclusión de una posible financiación irregular de un partido político.
Este enorme, vamos a llamarle presunto, enriquecimiento ilícito con fondos públicos y privados, tratado con tanta dulzura, contrasta con la preocupación por el incremento de los carteristas en Barcelona, además de las restricciones legales impuestas a los inmigrantes y la persecución de la prostitución que no puede recurrir a «espacios protegidos». ¿Será verdad que para ciertos jueces los imputados y acusados en estos procesos están, como se dice en acuerdos relevantes de la ONU, «por encima del alcance de la ley»? Si fuera cierto, como está acreditado en otros procesos, todos, pero especialmente los responsables políticos y judiciales, deberíamos estar muy preocupados por los límites y riesgos de nuestra democracia.”

Fuente: Noticias terra.es y El Periodico

Más información en Altersocialismo sobre el Millet-Gate, con bibliografía muy recomendable, en El Colomí Missatger y en Kabila.

 
7 comentaris

Publicat per a 23 Octubre 2009 in Ciutadania/Política, Igualtat

 

Etiquetes: , , , , ,

 
%d bloggers like this: