RSS

Arxiu d'etiquetes: Franklin Delano Roosevelt

Michael Moore: El día que murió la clase media

Un artículo de Michael Moore visto en RSN que me parece merece una lectura muy atenta. Michael Moore sabe sacar lecciones de la historia no sólo para que no se repita, sino para que se invierta la tendencia y disminuyan las enormes desigualdades creadas en estos últimos 30 años (y la ideología que las sustenta) Simplemente, quería añadir que a mí me cuesta aceptar sin más que se llame “clase media” a lo que creo se describiría mejor como clase trabajadora con salarios dignos y condiciones de trabajo humanas,  duramente conquistadas después de tantísimas luchas laborales y ciudadanas… Es cierto que si nos fijamos únicamente en el nivel de ingresos, muchísimos  trabajadores y trabajadoras formaron, durante años, un sólido y masivo estrato social entre los más ricos y los más pobres (cómo, si no hubiera subido los salarios a sus trabajadores el señor Ford, hubieran podido  comprar el modelo fabricado en cadena del Ford T del color que se quisiera –siempre que fuera negro?)  Pero parte del engaño fue que les llevaron a creer que, por su nivel de ingresos, ya nada tenían que ver con el resto de trabajadores y trabajadoras del país. Y eso dio alas e hizo más fácil  la traición de Reagan.  Por lo demás, nada que añadir, y sí mucho que aplaudir del artículo de Moore.

De vez en  cuando, alguien menor de 30 me pregunta, “¿Cuándo empezó todo esto, cúando empezaron los Estados Unidos a rodar cuesta abajo?” Han oído hablar de un momento en que la gente que trabajaba podía tener una familia, enviar a sus hijos  a la universidad con los ingresos sólo uno de los padres (y que la universidad en estados como California y Nueva York era casi gratuita). Que cualquiera que quisiera un trabajo decente pagar podía conseguir uno. Que la gente sólo trabajaba cinco días a la semana, ocho horas al día, y tenía el fin de semana libre y vacaciones pagadas cada verano. Que la mayoría de trabajadores y trabajadoras estaban sindicados, desde empaquetadores de los supermercados hasta  el pintor que nos adecentaba la casa, y esto significaba que por “humilde” que fuera  su trabajo tenían la garantía de recibir pensión,  a recivir aumentos de vez eb cuando, a tener un  seguro de enfermedad  y a que alguien diera la cara por usted si era tratado de modo injusto.  Los jóvenes han oído hablar de este tiempo mítico – pero no fue un mito, fue real. Y cuando me preguntan, “¿Cuándo empezó el fin de  todo estol”, les contesto:  “Se terminó en este día: el 5 de agosto de 1981.”

A partir de esta fecha, hace 30 años, las grandes empresas y la derecha decidieron  “ir a por ellos” – y ver si realmente podían destruir a la clase media para poder enriquecerse mucho más. Y lo consiguieron. El 5 de agosto de 1981, el presidente Ronald Reagan despidió a todos los miembros del sindicato de controladores de tráfico aéreo (PATCO) que habían desafiado la orden de volver al trabajo y declaró su sindicato  ilegal. Habían estado en huelga dos días.

Fue un paso audaz y temerario. Nadie lo había intentado antes.  Y lo que lo hacía aún más audaz era que la PATCO había sido uno de los tres sindicatos  que había apoyado a Reagan para la presidencia.  Los trabajadores de todo el país se conmocionaron por el fuerte impacto de la medida: . Si hacía esto con la gente que estaba con él,  ¿que haría con los que no le habían apoyado?

Reagan había recibido el apoyo de  Wall Street en su carrera hacia la Casa Blanca los cuales, junto al ala derecha del cristianosmo: querían reestructurar los USA  y hacer retroceder la marea que el presidente Franklin D. Roosevelt comenzó – una marea que tenía la intención de mejorar la vida para el trabajador medio.  A los ricos no les gustaba pagar mejores salarios y cotizar para las prestaciones sociales,  odiaban  pagar impuestos y menospreciaban a los sindicatos. Los cristianos derechistas  no soportaban todo lo que sonaba a socialismo o las medidas de ayuda a las minorías o las mujeres.

Reagan prometió poner fin a todo eso. Y cuando los controladores aéreos se declararon en huelga,  aprovechó el momento. Se libró de todos y cada uno último de ellos, prohibió su sindicato y  envió un mensaje claro y fuerte:  Había acabado el tiempo en que todas las personas podían aspirar a una vida confortable de clase media. A partir de ahora, en los Estados Unidos, las cosas son así:

–          Los super-ricos lo serán más, mucho más, y el resto  luchará por las migajas que quedan.

–          ¡Todo el mundo tiene que trabajar!  Mamá, papá, los hijos adolescente, todos. Papá, además, tendrá  un segundo empleo.  Los niños deberán tener la llave de la casa porque los padres quizás sólo lleguen a tiempo para meterlos en la cama….

–          50 millones de personas se quedarán sin seguro de enfermedad. Y el mensaje para las mútuas de la sanidad fue darles manga ancha para decidir a quiénes querían atender, y a quiénes no.

–          ¡Los sindicatos son el mal!  No se debe pertenecer a ningún sindicato! Y tampoco necesita  un abogado!  A callar la boca y volver al trabajo! Y no, no se puede ir cuando haya acabado su jornada, todavía hay trabajo que hacer en la empresa… sus hijos ya se harán su cena.

–           ¿Quieres ir a la universidad? No hay problema – sólo tienes que firmar aquí y tendrás deudas con el banco  los próximos 20 años.

–           ¿Qué es “un aumento”? ¡Vuelve al trabajo y cállate!

Y así fue. Pero Reagan no podría haber logrado todo esto por sí sólo en 1981.  Recibió la gran ayuda de la AFL-CIO. En efecto, la mayor organización  sindical de los Estados Unidos les dijo a sus miembros que no respetaran los piquetes de huelga de los controladores aéreos y volvieran al trabajo. Y lo hicieron.  Los sindicatos de  pilotos,  de azafatas,  de conductores, de manipuladores de equipaje, rompieron la huelga.  Nadie respetó los piquetes  y siguieron volando.

Reagan y Wall Street no podían creer lo que veían sus ojos.  Cientos de miles de personas trabajadoras y miembros del sindicaro estaban de acuerdo con que se despidiera a otros miembros del sindicato. Las empresas americanas recibieron su regalo de Navidad en pleno mes de agosto..

Y ese fue el principio del fin.  Reagan y los republicanos supieron entonces  que podían salirse con la suya – y lo hicieron. Redujeron los impuestos a los ricos. Se hizo más difícil montar un sindicato en una empresa donde no lo hubiera.   Eliminaron medidas de seguridad en el trabajo. Hicieron caso omiso de las leyes de monopolio y permitieron a miles de empresas afusionarse o ser compradas  para cerrarlas. Las corporaciones congelaron los salarios y amenazaron con  “deslocalizarse” al extranjero si los trabajadores no aceptaban salarios más bajos y menos beneficios sociales. Y cuando los trabajadores aceptaron trabajar por menos, de nada les sirvió:  igualmente  trasladaron los puestos de trabajo al extranjero.

Y a cada paso que se daba, la mayoría de los estadounidenses parecían estar de acuerdo.  Hubo poca oposición o resistencia. Las “masas” no se levantaron para  proteger sus empleos, sus hogares, sus escuelas (que habían sido las mejores del mundo). Aceptaron su destino.  A menudo me he preguntado qué hubiera pasado si todo el mundo hubiera secundado la huelga en  1981. ¿Qué hubiera pasado  si todos los sindicatos le hubieran dicho  a Reagan, “Devuelve a los controladores sus puestos de trabajo o dejamos aislado este país”.  Todos sabemos lo que hubiera  sucedido, que la  élite empresarial y su cachorro Reagan hubieran tenido que ceder.

Pero no lo hicieron. Y así, poco a poco, pieza a pieza, en los siguientes 30 años,  los que  detentaron el poder destruyeron la clase media de los Estados Unidos  y, a su vez,  arruinaron el futuro de los jóvenes. Los salarios han permanecido estancados desde hace 30 años. Basta con echar un vistazo a las estadísticas y se puede ver que lo que estamos sufriendo ahora  tuvo su inicio en 1981 (aquí hay una pequeña escena para ilustrarlo,   a partir de mi última película).

Todo comenzó un 5 de agosto de  hace 30 años. Uno de los días más oscuros de la historia americana. Y dejamos que se nos sucediera. Sí, ellos tenían el dinero y los medios de comunicación, y la policía. Sin embargo, nosotros éramos 200 millones. ¿Se ha preguntado qué sucedería si esos 200 millones de personas quisieran realmente tener de nuevo un país,  una  vida, un trabajo,  fines de semana y tiempo libre para pasar con sus hijos, como tenían antes?

¿Todos nos  hemos dado por vencidos?  ¿A qué estamos esperando? Olvídense del 20%  de apoto del Tea Party: ¡nosotros somos el otro 80%! El declive sólo acabarà cuando lo exijamos. Y no será mediante firmas online o enviando un tweet. Vamos a tener que apagar el televisor y el ordenador y los juegos de video y salir a las calles (como  han hecho en Wisconsin). (…)  ¿Cuándo basta significa BASTA?  El sueño de la clase media no reaparecerá  por arte de magia.  El plan de Wall Street es claro: Los Estados Unidos son  una nación de ricos y de personas que no tienen nada. ¿Está usted de acuerdo con eso?  ¿Por qué no se toma hoy una pausa y piensa en los pequeños pasos que puede hacer  para cambiar las cosas en su barrio, en su empresa, en su escuela? ¿Hay algún día mejor para empezar que hoy  mismo?

votar

PD  Si vive en los Estados Unidos, aquí hay algunos lugares donde  puede conectar :

Main Street Contract for America
Showdown in America
Democracy Convention
Occupy Wall Street
October 2011
How to Join a Union by the AFL-CIO
UE Change to Win
MoveOn
High School Newspaper

 
8 comentaris

Publicat per a 7 Agost 2011 in Ciutadania/Política

 

Etiquetes: , , , , ,

Carta oberta a tots els dirigents polítics que es reuniran el 15 de novembre a la Cimera de la Casa Blanca

barack-obama-i-rahm-emanuel.jpg

Em van arribant propostes per una sortida de la crisi que no carregui els seus costos a la immensa majoria de la població. Els autors de la carta que reprodueixo són post keynesians i es dirigeixen als 20 dirigents mundials que es reuniran el 15 de novembre a la Washington. De fet, potser s’haurien de dirigir a Barack Obama i Rahm Emanuel, però el que interessa és el que diuen. Reprodueixo doncs, els paràgrafs més significatius de la carta escrita per Paul Davidson, editor del Journal of Post Keynesian Economics i Henry Liu, professor visitant de Desenvolupament Global del Departament d’Economia de la Universitat de Nova York. Diu així:

“L’hivern del 2007-2008 serà l’hivern del descontentament econòmic i l’inici del final de la creença de que els mercats financers sense regles promouen l’eficiència econòmica, el creixement i la prosperitat. Durant més de tres dècades els principals economistes han predicat –i els polítics han acceptat—el mite de l’eficiència dels mercats mentre enterraven el pensament i l’anàlisi de John Maynard Keynes sobre la interconexió dels mercats financers i el sistema de pagaments mundial.

Els que no han après les lliçons de la història estan condemnats a repetir els seus errors. Els economistes semblen haver oblidat la Gran Depressió que va seguir al col•lapse dels mercats financers sense control dels Estats Units el 1929. Ara la història es repeteix .(…) El problema de les hipoteques subprime va començar el 2007 i ha passat de ser una petita senyal en el radar econòmic a una situació de col•lapse dels mercats financers i amenaça la viabilitat de les institucions financeres de tot el món si el contagi es difon amb rapidesa via sistema de pagaments internacionals existent. Si volem prevenir una Gran Depressió és el moment de recuperar la visió de Keynes sobre el sistema de pagaments internacionals perquè cada país pugui dur a terme una política de plena ocupació sense témer per l’equilibri de la seva balança de pagaments ni pels problemes financers que es produeixen en altres països que tenen infectat el seu sistema bancari i financer.
Es pot evitar una nova Gran Depressió si els dirigents polítics del mon reconsideren el sistema analític de John Maynard Keynes (actualitzant) per al segle XXI el Pla que Keynes va proposar a Bretton Woods.

La nova arquitectura financera hauria de crear (1) un nou règim monetari global sense cap moneda hegemònica, (2) relacions comercials globals que donin suport en lloc de retardar el desenvolupament interior dels països (3) un clima econòmic global que estimuli a tots els països a promoure la plena ocupació i augmenti els salaris de la força de treball.”

eleanor-and-franklin-delano-roosevelt-posters.jpg
Segons com es miri, de tan obvi com és, no sembla que demanin res d’extraordinari… però segurament serà massa i tot per Barack Obama. I no aniria malament mirar encara una mica més amunt en la història dels Estats Units. Penso que seria bo que Obama, en lloc de cercar l’assessorament de l’equip de Bill Clinton, comenci a prendre lliçons –com a mínim– de Franklin Delano Roosevelt.

 
1 comentari

Publicat per a 6 Novembre 2008 in Economia crítica

 

Etiquetes: , , , ,

 
%d bloggers like this: