RSS

Arxiu d'etiquetes: Fundació Pere Ardiaca

Presentació llibre Dempeus

dempeus5.jpg

Perquè val la pena que ens veiem,  ens saludem, i sentim que no hi ha distància entre nosaltres;

perquè ens adonem que tenim discurs propi, i és nou, i és, en certa mesura, el que cal en aquests temps difícils d’increment del risc i la desigualtat;

perquè uns volen co-pagaments , privatitzacions i enriquir-se a costa d’un servei públic, fonamental, necessari…

perquè amb la salut pública no s’hi juga;

pèrquè val la pena seguir fent crèixer Dempeus per la Salut Pública;

perquè volem més igualtat, més democràcia, més SALUT:

us vull recordar que avui, 12 de març,  us espero a la presentació del llibre de Dempeus en el Pati Llimona, C/ Regomir 3,  a les 7 de la tarda.

Presentació Dempeus

Si no podeu venir però voleu deixar una salutació, un record o un comentari qualsevol, podeu escriure’l i serà mencionat en la presentació del llibre. Gràcies, i fins la tarda!

Més informació a: Dempeus per la salut pública

 
2 comentaris

Publicat per a 12 Març 2010 in Salut

 

Etiquetes: , ,

Madrid en Homenaje a Soledad Real

libreria_y_lucero.GIF

Soledad Real López (Barcelona 1917) fue una de esas militantes indispensables en la resistencia antifranquista y en el retorno de la democracia a España. Como comunista, fue condenada a 20 años de prisión por la dictadura. Impulsó los movimientos de mujeres y de vecinos, y tuvo una estrecha relación con la Librería de Mujeres de Madrid. Murió el día 6 de febrero del 2007, en su Barcelona natal, a la que había regresado en los últimos años.

soledad_real_comunista_feminista.jpgSoledad Real se crió en el barrio obrero y marinero de la Barceloneta. Era hija de un calderero de La Maquinista, y en 1936 ingresó en las Joventuts Socialistes Unificades de Catalunya (JSUC). Allí, el 19 de julio colaboró en la movilización antifascista contra la rebelión militar, ayudando a organizar la resistencia en la Barceloneta.

En 1937 participó en el proceso de creación de la Aliança Nacional de la Dona Jove, junto a figuras como Teresa Pàmies, Margarida Abril e Isabel Vicente. Soledad Real se concentró en el trabajo militante de las mujeres en la retaguardia republicana.

Caída de Cataluña se refugió en Francia, donde permaneció cerca de nueve meses, internada en diversos campos de refugiados del noroeste.

El primero de noviembre de 1939, las autoridades francesas la devolvieron a la fuerza a España por la frontera de Hendaya, junto a otras compañeras de las JSUC como Isabel Vicente y María Salvo. En 1940, establecida nuevamente en la Barceloneta, participó en el proceso de reconstitución del PSUC y de las JSUC.

La detención en agosto del año siguiente derivaría en una condena de treinta años de cárcel, de los que cumplió dieciséis, repartidos en un buen número de prisiones: Les Corts (Barcelona), Torrero (Zaragoza), Ventas (Madrid), Málaga, Segovia y Alcalá de Henares.

En 1957 quedó en libertad condicional pero desterrada, con prohibición de volver a Barcelona y provincia. Establecida en Madrid, continuó militando en el movimiento comunista.

Tuvo una participación activa en el movimiento vecinal y asociativo a través del Movimiento Democrático de Mujeres y de la Asociación de las Mujeres del barrio del Lucero. Durante esta etapa se fueron consolidando sus convicciones feministas, de las que dio fe su larga y entrañable relación con la histórica Librería de Mujeres de Madrid.

A principios de la década de los ochenta sus vivencias vieron la luz en un libro: Las cárceles de Soledad Real (Alfaguara, 1982), de Consuelo García.

Desde entonces no cesó de transmitir el relato de su vida y de su lucha a las nuevas generaciones, en forma de charlas, participación en documentales y entrevistas. Hasta sus últimos días, Sole gustaba definirse como comunista y feminista: su vida dio amplio testimonio de estas dos pasiones.

 
Deixa un comentari

Publicat per a 22 Setembre 2009 in Gènere, Persones a recordar

 

Etiquetes: , ,

Un matí que promet!

DISSABTES DEBAT:
TOTS ELS COLORS DEL ROIG 

Les esquerres donen resposta a una sèrie de lluites, que des del principi

 han assumit com a pròpies o que ja fa anys que són part de la seva lluita.

Tot partint de què sent roig s’assumeix la defensa de tota la resta de l´Arc de Sant Martí.

 

Dissabte 27 de juny de 2009 a les 10h

El verd també és roig 

 

Ecologisme d´esquerres. La voracitat del sistema capitalista impossibilita la sostenibilitat del medi ambient.

Un canvi d´accions és urgent. Analitzarem el punts de vista que defensem les esquerres 

 

Les esquerres en la construcció d’un futur sostenibilitat.jpgsostenible  

 

Salvador Milà, Conseller de Medi ambient i Habitatge del govern de Catalunya 2003-2006

 

 Àlex Casademunt President del Centre per a la Sostenibilitat Territorial

 

Presenta i modera: Romina Martínez, Fundació Pere Ardiaca

 

Inscripció prèvia:

fpereardiaca@fpereardiaca.org

(Nom, cognoms, professió, associació, telf i mail) 

Telf: 93 511 44 58

Preu: 10€ tot el cicle

3€ per sessió

Inclou esmorzar i materials

Lloc: Avda Portal de lÀngel 42 2n A 2n A. Barcelona

  

 
Deixa un comentari

Publicat per a 23 Juny 2009 in Economia crítica

 

Etiquetes: ,

Bona Diada!

10121256.jpg

Diada de Llibres i Roses:

linaodena.jpgAutor: Manuel Moreno
Any 2008

Manuel Moreno ens apropa a la figura de l’heroïna republicana Lina Odena de manera amena i políticament incorrecte. El llibre és un retrat de la militància comunista sense maquillatges estètics ni adulteracions. La publicació inclou una interessant recopilació de fitxes biogràfiques de militants comunistes històrics.

traficantes-de-salud.jpgMiguel Jara (Madrid, 1971) es escritor y periodista free lance. Está especializado en la investigación y análisis de temas de salud y ecología. Su último libro, en colaboración con Rafael Carrasco y Joaquín Vidal, es Conspiraciones tóxicas: Cómo atentan contra nuestra salud y el medio ambiente los grupos empresariales (Martínez Roca Ediciones, 2007). También es autor de Traficantes de salud: Cómo nos venden medicamentos peligrosos y juegan con la enfermedad, (Icaria Editorial, 2007). Este trabajo se ha convertido en un libro de referencia pues Jara es el primer periodista que escribe en castellano que publica un libro crítico sobre el sistema sanitario y su principal actor, la industria farmacéutica.

Publica en The Ecologist, EcoHabitar, La Clave, Discovery DSalud, Playboy o Interviú. También ha difundido estas informaciones en el suplemento A Tu Salud de La Razón, CuerpoMente, Archipiélago, Diagonal, Rojo y Negro, Integral, Tiempo o Libre Pensamiento.

Ha realizado la investigación que sirve como base para el documental Carga tóxica de Documentos TV de La 2, Televisión Española (TVE), que versa sobre los efectos en nuestra salud de las más de 100.000 sustancias químicas peligrosas que hay liberadas en el medio ambiente. Comenzó su trayectoria en la extinta revista crítica Motivos de Actualidad , y como cofundador de la editorial Contrastes S.L., es autor y colaborador de varios libros monográficos sobre músicos para la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE).

Y la meva novel.la feminista d’aquest Sant Jordi:

Virginia Ferrer: Recuerda Mundo.

recuerdamundo.jpg“El nacimiento del Río Mundo, en Albacete, es el escenario de esta novela ecológica en la que su autora, Virginia Ferrer aúna ecología, el problema del agua, la ciencia, el feminismo, la recuperación de la memoria histórica personal y colectiva. Todo ello con una personaje excepcional, Oliva Sabuco, sabia española del Renacimiento, natural de Alcaraz, a la que la autora recurre de manera constante como defensora de la naturaleza y de la condición humana. Una figura de la ciencia y el saber que Ferrer rescata del olvido para hacerla convivir junto a los otros tres protagonistas de la obra, una bióloga responsable del proyecto de descontaminación del Río Mundo, un ingeniero químico, pareja y colega de proyecto y un tercer investigador médico. Junto al agua como hilo conductor se esconden otros temas como los conflictos de género o la violencia intrafamiliar.”

Revista Mujer y Salud, Núm.5

 
1 comentari

Publicat per a 23 Abril 2009 in Gènere, Salut

 

Etiquetes: , , ,

Capitalisme “versus” salut

(Esquema de la intervenció del proper dissabte 14 de març, a les 11 hores i a la Fundació Pere Ardiaca, del Dr. Antoni Barbarà Molina)

Amics i amigues:

Una aportació a l’anàlisi des d’uns paràmetres i abordatge salubrista, voldrà dir amb una triple dimensió bio-psico-social. Es tracta d’ una aproximació al diagnòstic de la situació present, amb ulls de clínic- del qui està a peu del llit del pacient- des de la biologia i les ciències biomèdiques, és a dir socials.

Podem tractar el tema en dos temps: El primer ha de considerar necessàriament els impactes de la crisi en tots aquells condicionants No assistencials, és a dir no mèdics, però SÍ “determinants” en la
salut humana i del col•lectiu social. Pot també resultar adient una segona reflexió més d’atenció sanitària, més mèdica, i naturalment afectada de ple considerada en quant a l’exercici de la protecció a un dret fonamental.

Les dimensions de l’actual crisi són d’una tal importància que necessàriament repercuteixen en els aspectes determinants en la salut humana. Tant a nivell individual com a la seva dimensió social i col•lectiva. El treball i les seves condicions com a paradigma, però també els hàbits de vida, habitatge, alimentació, cultura, medi ambient, organització del temps i l’economia familiar, pateixen impactes inqüestionables en la etapa actual i aquestes conseqüències condicionen i conformaran una forma concreta de viure, de gaudir, de patir,… i fins i tot i necessàriament de morir (encara que
s’intenti ignorar el tema de la mort sota absurdes normes estètiques).

bulimia009.jpg

Des de la òptica de la salut humana la present crisi aguditza el que ja eren unes tendències perverses dins la depredació neoliberal global. Vol dir, que esdevé objectivable: Un increment quantitatiu i qualitatiu de malalties i patiments. Principalment de les patologies mentals, incloses les depressions i el suïcidi, i també estils de vida insans amb més i noves addiccions, hàbits insalubres, medicalització excessiva, fugides esotèriques i recerca ingènua de falses panacees, integrismes parareligiosos, desigualtats creixents, precarietats i atur laboral amb més desregulació i més incertesa, mercantilització de serveis públics progressivament degradats via privatitzacions.

Pèrdues a la fi en condicions de vida i de treball, abús de drogues, generalització del sedentarisme, consumisme i egocentrisme patològics, degradació alimentària, malbaratament energètic, baixa autoestima i pèrdua d’autonomia o del sentiment de pertinença social i del sentit crític, soledat forçada, devaluació de conceptes com la solidaritat i molts valors socials i polítics, desnaturalització de la democràcia participativa amb acceptació fatalista de la submissió i retrocés en discriminacions i agressions de gènere, xenòfobes i racistes. La llista pot encara ampliar-se però el tast esdevé ja prou greu i il•lustratiu.

Algunes realitats resulten especialment dures: suïcidis al lloc de treball i per motiu de treball o la seva carència, pèrdues de l’habitatge familiar via desnonaments massius, tasques de manteniments inexistents a habitatges de baix estatus social (amb sinistres mortals per deteriorament d’infraestructures o d’instal•lacions als immobles), renuncia a l’emancipació personal de la llar familiar per part de la joventut, dependència econòmica de professionals i universitaris/es que amb la perspectiva de Bolonya no poden accedir a treballs remunerats compatibles amb horaris lectius i es veuen abocats a subscriure hipoteques per finançar els seus cursos amb el compromís de retorn immediat un cop titulats, l’exèrcit de nous jubilats precoços expulsats contra la seva voluntat del món del treball en plenes capacitats i experiència, una reserva ignorada i menystinguda de persones amb malalties cròniques i discapacitats parcials que ni poden accedir a cap forma d’ocupació amb finalitat terapèutica o de gratificació social.

Aquest estat de coses representa per a milions de persones, més enllà de la degradació en salut, la pèrdua de l’ aspiració humana a la felicitat, i la renúncia d’aquella concepció de Salut com a un estat d’harmonia, autonomia, benestar i gratificació personal i col•lectiva, respecte d’un mateix i del seu entorn. Avui compta tan sols de l’ immediatesa de sobreviure, de competir, de perdurar, de seguir corrent i esbufegant per no caure i ser trepitjat. El més “normal” per habitual és lluitar per arribar a demà, a qualsevol preu, oblidant qualsevol planificació a mig termini, i per descomptat incloent la submissió al sistema, la renuncia a una transformació real i sobretot a somiar ni a participar en qualsevol alternativa real.

Una renuncia viscuda com amputació forçada d’esperança i rebel•lió és causa i motiu de malaltia i patiment. S’arraconen i perden fràgils equilibris sostenibilitat ecològica, de qualitat de vida personal i social, de coherència ètica i moral, autonomia de pensament, d’opció ideològica, …la supervivència situa l’individu en la trampa del pragmatisme de mínims d’un inevitable i fals binomi, confort- inestable versus raó sostenible i social. Les noves tecnologies, al servei de la competitivitat extrema, d’un individualisme exaltat als altars i la nova distribució del temps personal i laboral condiciona un medi de cultiu pretesament postmodern on la infelicitat percebuda en la expressió més íntima la norma. Una societat alienada, rendida, sotmesa, massificada a base de multiplicar fins l’enèsima potència clons de models individuals de “prêt-a –porter”, és una societat malalta. Per suposat que les millors i més eficaces propostes de prevenció i promoció de salut en positiu queden en paper mullat i per contra es demostra que només a societats socialment avançades en democràcies populars i socialistes com Cuba o Veneçuela es compleixen allò que “val més, i costa menys, prevenir que curar”.

Quan abordem el capítol anunciat de les atencions personals i mèdiques, la crisi mereix algunes lectures: increment de totes les patologies però especialment de les que tenen més component psicosocial i de factors de risc mediambientals o laborals. Això comportarà en molts casos una perillosa medicalització de la vida quotidiana, el consum excessiu i negatiu de fàrmacs, la sobredosi de procediments diagnòstics a cops de risc evitable, la hiperfrequentació de consultes mèdiques, la massificació a primària, a urgències i a hospitalària…. i fins i tot la irrupció periòdica de propostes encara més privatitzadores per part de la xarxa empresarial comercial del sector, propòsits de crear nous copagaments, noves taxes, penetració de la parasitació del sistema de salut per part de la lògica del mercat revaluant la salut com a mercaderia i font de lucre. La frustració vital i la crisi personal o familiar aboca cap al desenvolupament de noves formes de patologia, tancant el cercle de les iatrogènies i les dependències insanes de procediments sanitaris tant altament sofisticats com discutibles seguint el ja clàssic debat entre risc i benefici.

I com a qualsevol malalt, la curació només pot arribar d’un bon diagnòstic que comença per l’acceptació del propi subjecte malalt. Serà, doncs, una primera tasca capital: la denuncia i la diagnosi de les nostres contradiccions i desesperances col•lectives i individuals.

Hem arribat aquí, lluitant en condicions extremadament difícils, i hem estat derrotats. Disposem de resistències notables i d’esperances vives, tot i que encara insuficients. Moviments socials i organitzacions diverses, accions de protesta i denúncia i reivindicació, i per suposat de Partits polítics de les esquerres transformadores i revolucionàries arreu del planeta junt amb les noves realitats insurgents de l’Amèrica Llatina i d’altres latituds són motiu d’ànim i enrolament. Ara toca construir la veritable alternativa. Difícil si convenim que les receptes de manual s’han demostrat ineficaces o han estat liquidades per haver mal copiat models fora de lloc i temps, atòpics i acrònics.

Cal reprendre Marx com l’ inici i la validesa del mètode, i no pas com un final. Tot resta per fer, i encara és possible.

Antoni Barbarà Molina
Metge amb 39 anys d’exercici professionals, en medicina interna i salut pública. Persona que pensa i lluita. Solidari amb els qui pateixen. Amic dels amics, amigues i camarades. Ciutadà DEMPEUS. Comunista en aspiració i formació…

 
2 comentaris

Publicat per a 11 Març 2009 in Ciutadania/Política, Salut

 

Etiquetes: , , , , ,

Dissabte, debat de salut

toni_barbera.jpgEstem davant d’una autèntica crisi sistèmica, financera, econòmica, social, ecològica, energètica i alimentària del capitalisme. El proper dissabte  analitzarem les seves repercusions sobre la salut de les persones i el sector públic. Volem debatre i reflexionar, des d’una perspectiva de classe, sobre les causes, conseqüències i sortides de la crisi, posant sobre la taula l’antagonisme entre capitalisme per una banda i democràcia i desenvolupament civilitzatori per l’altra…

Dissabte 14 de març, a les 11 hores i a la Fundació Pere Ardiaca parlarem de Capitalisme i Salut.

Intervindrà: 

Toni Barbarà, metge, i fundador de “DEMPEUS per la salut pública”.

Presenta i modera: Annalí Casanueva, estudiant d’Economia de la UPF

I aprofiteu per visitar el bloc de DEMPEUS i posar-vos en contacte amb nosaltres!

Inscripció prèvia obligatòria al telèfon 93 511 44 58, o per correu electrònic a: fpereardiaca@fpereardiaca.org, indicant nom, cognoms, professió, associació, telf i mail.

No us ho perdeu, sols costa 3 euros l’entrada!

 
Deixa un comentari

Publicat per a 9 Març 2009 in Salut, Serveis Públics

 

Etiquetes: , , ,

Economía y democracia

La darrera publicació de SINPERMISO reprodueix l’article “El fin del neoliberalismo y el futuro de la democracia: por una política económica alternativa para la izquierda en Europa” de Michael R. Krätke, que va exposar en el Seminari sobre Democràcia i Capitalisme financer organizat per SINPERMISO i la Fundació Pere Ardiaca. Aquí podeu trobar l’article sencer, kratke_0.jpgperò pels impacients i pels que els hi agrada anar de dret a les conclusions, no m’estic de publicar els darrers paràgrafs del seu treball, on es desenvolupa la idea de la democràcia econòmica. Les aportacions de Krätke ajuden i reforcen la construcció d’un pensament tant alternatiu com imprescindible:

Diu Krätke, en concloure les seves reflexions:

“La idea de democracia económica resulta escandalosa, incluso irritante, para las mentes liberales. Lo que está en disputa es el poder, el poder político y económico de los propietarios privados frente a la incapacidad de las masas de clases expropiadas y carentes de toda propiedad (o sólo nominalmente propietarias). Pensar lo impensable ―la democratización de la economía― requiere superar la división radical entre economía y política, tan profundamente arraigada en la corriente dominante del pensamiento económico. El primero es el ámbito de la propiedad y la acción racional, el segundo es el ámbito del poder. Según este punto de vista, la democracia es un concepto puramente político y debe permanecer confinado al ámbito de la política. Aunque la metáfora de la “democracia de los mercados” sea tan del gusto de los (neo)liberales, sólo están contentos en tanto en cuanto prevalezca el supuesto implícito de que deben gobernar los mercados (esto es, los señores de los mercados) en lugar de la democracia. Para un (neo)liberal, la democracia está bien en la medida en que siga confinada al ámbito de la política, y el ámbito de la “economía”, de los mercados y de las empresas, quede bajo el control exclusivo del derecho, esto es, de los actores propietarios.

La democracia económica consiste en reivindicar tanto un concepto político como una estrategia. Inevitablemente, la democracia económica empieza en el ámbito de la fábrica o empresa concreta, pero jamás puede detenerse ahí. La codeterminación de los trabajadores, el derecho a intervenir en los asuntos de la empresa a que pertenecen como empleados, es indispensable para una economía democrática en que los participantes tengan voz. En un régimen de codeterminación, la dirección puede y debe ser elegida por todos los miembros de la empresa, incluyendo tanto a los accionistas privados y/o a los propietarios de capital privado cuanto a los empleados. A fin de establecer una democracia económica que traspase los límites de la fábrica o empresa, “foráneos” como los consumidores y el Estado deben ser incluidos y tener voz. Aun cuando se “democratizaran” todas las empresas, el “mercado” seguiría gobernando en tanto la democratización no se extendiera hasta los niveles intermedio (las interacciones entre empresas y sectores o grupos empresariales) y macroeconómico (el conjunto de la economía regional o nacional y la interacción entre esas unidades económicas mayores y el ámbito mundial). Gobernar los mercados es factible y economías de mercado altamente intervenidas pueden ser muy exitosas, como demuestran claramente los ejemplos recientes de los prósperos “estados en vías de desarrollo” en Asia. La democracia económica en el ámbito macroeconómico sólo es posible si se crean nuevas instituciones, o si las ya existentes, como los bancos centrales, son concienzudamente reformadas. Como estamos ante la perentoria necesidad de un programa europeo de inversiones a gran escala, no sólo para superar la presente crisis, sino también para estabilizar y mejorar el empleo y la calidad del trabajo, para combatir la pobreza y la exclusión social, para posibilitar un cambio radical hacia el desarrollo sostenible, la construcción de esas instituciones es tan urgente como inevitable para la realización de esfuerzos conjuntos y coordinados a escala europea a largo plazo. La transformación democrática de los mercados financieros lleva a la transformación democrática de la economía entera, que a su vez conduce, esperemos, a la propia democracia. Un capitalismo reformado y embridado será harto más compatible con la democracia política, pero que una democracia ampliada que haya aprendido a gobernar los mercados y la macroeconomía pueda seguir soportando al capitalismo, es cosa que está todavía por ver.”

 
1 comentari

Publicat per a 26 Desembre 2008 in Economia crítica

 

Etiquetes: , , , ,

Aprender de Samir Amin

Samir Amin publicó en febrero del 2003 “La ambición criminal de EEUU: El control militar del planeta” con traducción de Beatriz Morales. A pesar del tiempo transcurrido su lectura hoy tiene un doble interés. En primer lugar, porque da “otras” claves imprescindibles para entender la actual situación de crisis económica y financiera. Y, en segundo lugar, porque permite conocer el pensamiento de un autor muy importante al que se podrá escuchar en Barcelona el próximo día 2 de diciembre dentro de las Jornades GUERRA, PAU i NEOLIBERALISME.

Estos son algunos puntos importantes del artículo de Samir Amin:

1.
Desde los años ochenta, cuando se anuncia el desmoronamiento del sistema soviético, se diseña una opción hegemónica que se brinda al conjunto de la clase dirigente de EEUU (a sus establishments demócrata y republicano). Llevados por el éxito de su potencia armada, que ya no tiene ningún rival capaz de templar sus fantasmas, EEUU elige afirmar su dominio en primer lugar por medio del despliegue de una estrategia estrictamente militar de “control del planeta”. Una primera serie de intervenciones -Golfo, Yugoslavia, Asia Central, Palestina, Iraq- inaugura a partir de los años noventa la puesta en marcha de este plan de “guerras made in USA”, guerras sin fin, planificadas y decididas unilateralmente por EEUU.

La estrategia política que acompaña al proyecto prepara sus pretextos, ya sea el terrorismo, la lucha contra el narcotráfico o la acusación de producción de armas de destrucción masiva. Pretextos evidentes cuando se conocen las complicidades que permitieron a la CIA fabricar un adversario “terrorista” a medida (los talibanes, Ben Laden – los hechos del 11 de septiembre nunca han sido clarificados…), o desarrollar el Plan Colombia dirigido contra Brasil. Respecto a las acusaciones de posible producción de armas peligrosas lanzada contra Iraq, Corea del Norte y en el futuro contra cualquier país, no son nada comparadas con el uso efectivo de estas armas por parte de EEUU (las bombas de Hiroshima y Nagasaky, el empleo de armas químicas en Vietnam, la amenaza reconocida de utilización de armas nucleares en futuros conflictos…) Así pues, se trata sólo de medios que son muestra de la propaganda en el sentido que Goebbels daba al término, eficaces quizá para convencer a la ingenua opinión pública de EEUU, pero cada vez menos creíbles en otros lugares.

La Guerra Preventiva formulada desde ahora como un “derecho” que Washington se reserva de invocar, supone de entrada la abolición de todo derecho internacional. La Carta de Naciones Unidas prohíbe recurrir a la guerra, excepto en caso de legítima defensa, y somete esta posible intervención militar propia a unas condiciones severas, además de establecer que la respuesta debe ser mesurada y provisional. Todos los juristas saben que las guerra emprendidas desde 1990 son absolutamente ilegítimas y que, por lo tanto, sus responsables son, en principio, criminales de guerra. Naciones Unidas son ya tratadas por EEUU, aunque con la complicidad de terceros, como antaño lo fuera la Sociedad de Naciones por los Estados fascistas.

2.
La abolición del derecho de los pueblos, ya consumada, sustituye el principio de su igualdad por el de la distinción entre un Herrenvolk (el pueblo de EEUU, accesoriamente el de Israel) que tiene el derecho de conquistar el “espacio vital” que considere necesario y los demás, cuya existencia misma sólo es tolerable si no constituye una “amenaza” para el despliegue de los proyectos de aquellos que están llamados a ser los “amos del mundo”.

¿Cuáles son, por lo tanto, estos intereses “nacionales” que la clase dirigente de EEUU se reserva el derecho de invocar como le vienen en gana? A decir verdad, esta clase se reconoce sólo en un objetivo -“hacer dinero”- y el Estado estadounidense se ha puesto abiertamente al servicio prioritario de la satisfacción de las exigencias del segmento dominante del capital constituido por las multinacionales de EEUU

Así pues, a los ojos del establishment de Washington todos nos hemos convertido en “Pieles Rojas”, es decir, pueblos que sólo tienen derecho a existir en la medida en que no interfieran a la expansión del capital multinacional de EEUU. Cualquier resistencia será reducida por todos los medios, incluso hasta el exterminio si fuera necesario, como nos asegura EEUU. Quince millones de dólares de beneficios suplementarios para las multinacionales estadounidenses y, en contrapartida, tres cientos millones de víctimas, sin duda alguna. EEUU es, sin lugar a dudas, el Estado canalla por excelencia, por retomar la terminología de los presidentes Bush padre, Clinton y Bush hijo.

Este proyecto es claramente imperialista en el sentido más brutal, pero no es “imperial” en el sentido que Negri da este término, porque no se trata de controlar al conjunto de las sociedades del planeta para integrarlas en un sistema capitalista coherente, sino sólo de apoderarse de sus recursos. La reducción del pensamiento social a los axiomas de base de la economía vulgar, la atención unilateral dada a la maximización de la rentabilidad financiera a corto plazo del capital dominante, reforzada por la puesta a disposición de éste de medios militares conocidos por todos son los responsables de esta bárbara deriva que el capitalismo lleva consigo, puesto que se ha desecho de cualquier sistema de valores humanos que ha sido sustituido por las exigencias exclusivas de la sumisión a las supuestas leyes del mercado. Por la historia de su formación, el capitalismo estadounidense se prestaba a esta reducción mejor aún que el de las sociedades europeas, porque el Estado estadounidense y su visión política han sido formados para servir exclusivamente a la economía, aboliendo con ello la relación contradictoria y dialéctica economía/política. El genocidio de los indios, la esclavitud de los negros, la sucesión de oleadas de emigraciones que sustituían la maduración de la conciencia de clase por la confrontación de los grupos que compartían supuestas identidades comunitarias (manipuladas por la clase dirigente), han producido una gestión política de la sociedad por parte de un partido único del capital cuyos dos segmentos comparten las mismas visiones estratégicas globales (…). Privada de la tradición por medio de la cual los partidos obreros social-demócratas y comunistas marcaron la formación de la cultura política europea moderna, la sociedad estadounidense no dispone de los instrumentos ideológicos que le permitirían resistir a la dictadura sin contrapeso del capital. Por el contrario, es éste el que labra unilateralmente el modo de pensar de la sociedad en todas sus dimensiones y, en especial, produce, reforzándolo, su fundamental racismo que le permite verse como Herrenfolk. El eslogan Play boy Clinton, Cow boy Bush same policy [Play boy Clinton Cow boy Bush, misma política], expresado en “lenguaje indio”, pone con toda justicia el énfasis en la naturaleza del partido único que gobierna la supuesta democracia estadounidense.

Debido a ello el proyecto estadounidense no es un proyecto hegemónico banal que compartiría con otros que se han ido sucediendo a lo largo de la historia moderna y antigua las virtudes de una visión de conjunto de los problemas que permite darles respuestas coherentes estabilizadoras, aunque estén fundadas en la explotación económica y en la desigualdad política. Es infinitamente más brutal por su concepción unilateral extremadamente simple y, desde ese punto de vista, se acerca más al proyecto nazi, fundado también en el principio exclusivo del Herrenfolk . Este proyecto de EEUU no tiene nada que ver con lo que afirman los universitarios liberales estadounidenses, que califican a esta hegemonía de “benigna” (“indolora”).

Si este proyecto se sigue desarrollando durante cierto tiempo, sólo traerá un caos cada vez mayor que apele a una gestión cada vez más brutal por medio de acciones puntuales, sin una visión estratégica a largo plazo. En última instancia, Washington ya no tratará de reforzar unos verdaderos aliados, lo que siempre impone saber hacer concesiones. Unos gobiernos títere, como el de Karzai en Afganistán, son más útiles mientras el delirio del poderío militar permite creer en la “invencibilidad” de EEUU. Lo mismo que pensaba Hitler.

3.
El examen de las relaciones de este proyecto criminal con las realidades del capitalismo dominante constituido por el conjunto de países de la tríada (EEUU, Europa, Japón) permitirá medir sus fuerzas y debilidades.

La opinión general más extendida, dirigida por aquellos media que no llaman a la reflexión, es que el poderío militar de EEUU no constituye más que la punta del iceberg, que prolonga la superioridad de este país en todos los dominios, especialmente económicos, pero también políticos y culturales. Debido a ello la sumisión a la hegemonía que pretende este país sería inevitable.

El examen de las realidades económicas invalida esta opinión. El sistema productivo de EEUU está lejos de ser el “más eficaz del mundo”. Por el contrario, casi ninguno de sus segmentos estaría seguro de superar a sus competidores en un mercado verdaderamente abierto como imaginan los economistas liberales. Prueba de ello es el déficit comercial de EEUU que se agrava cada año: de 100.000 millones de dólares en 1989 ha pasado a 450.000 millones en 2000. Además, este déficit concierne a prácticamente todos los segmentos del sistema productivo. Incluso el excedente del que se beneficiaba EEUU en el terreno de los bienes de la alta tecnología, que era de 35.000 millones de dólares en 1990, se ha convertido actualmente en déficit. La competencia entre Ariane y los cohetes de la NASA, Airbus y Boeing son testimonio de la vulnerabilidad de la ventaja estadounidense. ¡Frente a Europa y Japón para los productos de alta tecnología a China, Corea y otros países industrializados de Asia y de América del sur para los productos manufacturados corrientes, a Europa y al Cono Sur para la agricultura, EEUU probablemente no los superarían sin recurrir a los medios “extraeconómicos” que violan los principios del liberalismo impuestos a sus competidores!

De hecho EEUU sólo se beneficia de las ventajas comparativas establecidas en el sector del armamento, precisamente porque éste escapa ampliamente a las reglas del mercado y se beneficia del apoyo del Estado. Sin duda esta ventaja implica algunas consecuencias para la vida civil (el ejemplo más conocido es Internet), pero también está en el origen de las importantes distorsiones que constituyen desventajas para muchos de los sectores productivos.

La economía estadounidense es una economía parásita en detrimento de sus socios en el sistema mundial. “EEUU depende para el 10% de su consumo industrial de bienes cuya importación no está cubierta por exportaciones de los productos nacionales” (E. Todd, Après l´Empire, pág. 80).

El crecimiento de los años Clinton, alabado por ser producto del “liberalismo” al que Europa, desgraciadamente, se había resistido demasiado, es de hecho muy ficticio y, en todo caso, no generalizable, porque descansa en transferencias de capital que implican el estancamiento de los socios. Para todos los segmentos del sistema productivo real, el crecimiento de EEUU no ha sido mejor que el de Europa. El “milagro estadounidense” se ha alimentado exclusivamente del crecimiento de los gastos producidos por el agravamiento de las desigualdades sociales (servicios financieros y personales: legiones de abogados y de policías privados, etc) En ese sentido, el liberalismo de Clinton preparó claramente las condiciones que permitieron el desarrollo reaccionario y la ulterior victoria de Bush hijo. (…)

El mundo produce, EEUU (cuyo ahorro nacional es prácticamente nulo) consume. La “ventaja” de EEUU es la de un depredador cuyo déficit está cubierto por el aporte, consentido o forzado, de terceros. Los medios puestos en marcha por Washington para compensar sus deficiencias son de distintas naturalezas: repetidas violaciones unilaterales de los principios del liberalismo, exportaciones de armamento (60% del mercado mundial) ampliamente impuestas a aliados subalternos (¡que, además -como ocurre en los países del Golfo- nunca utilizarán ese armamento!), búsqueda de subrentas petrolíferas (que suponen el poner a los productores bajo su autoridad de forma regulada, motivo real de las guerras en Asia central e Iraq). En todo caso, lo esencial del déficit estadounidense se cubre por las aportaciones en capital procedentes de Europa y de Japón, del sur (países petrolíferos ricos y clases compradoras [1] de todos los países del tercer mundo, incluidos los más pobres), al que se añadirá la sangría ejercida a título del servicio de la deuda impuesta a la casi totalidad de los países de la periferia del sistema mundial.

Las razones que dan cuenta de la persistencia de los flujos de capital que alimenta el parasitismo de la economía y de la sociedad estadounidense, y permiten a esta superpotencia vivir al día son indudablemente complejas. Pero en absoluto son el resultado de las supuestas “leyes del mercado”, que son a la vez racionales e ineludibles.

La solidaridad de los segmentos dominantes del capital multinacionalizado de todos los socios de la tríada es real y se expresa por medio de su adhesión al neoliberalismo globalizado. En esta perspectiva EEUU es visto como el defensor (militar, si es necesario) de estos “intereses comunes”. En todo caso, Washington no pretende “repartir equitativamente” los beneficios de su liderazgo. Por el contrario, EEUU se esfuerza por avasallar a sus aliados y, en ese espíritu, sólo está dispuesto a consentir concesiones menores a sus aliados subalternos de la tríada. ¿Acaso este conflicto de intereses del capital dominante está llamado a acentuarse hasta el punto de acarrear una ruptura en la alianza atlántica? No es imposible, aunque sí poco probable.

El conflicto prometedor se sitúa en otro terreno, el de las culturas políticas. En Europa sigue siendo posible una alternativa de izquierdas. Esta alternativa impondría simultáneamente una ruptura tanto con el neoliberalismo (y el abandono de la vana esperanza de someter a EEUU a sus exigencias, permitiendo así al capital europeo librar una batalla sobre el terreno no minado de la competición económica), como con alineamiento a las estrategias políticas de EEUU. El excedente de capitales que por el momento Europa se contenta con “situar” en EEUU podría entonces destinarse a una recuperación económica y social, sin lo cual esta seguiría siendo imposible. Pero cuando Europa eligiera por ese medio dar prioridad a su desarrollo económico y social, la artificial salud de la economía de EEUU se desmoronaría y la clase dirigente estadounidense se enfrentaría a sus propios problemas económicos y sociales. Ese es el sentido que le doy a mi conclusión “Europa será de izquierdas o no será”.

Para lograrlo hay que librarse de la ilusión de que la carta del neoliberalismo debería -y podría- jugarse “honestamente” por todos y que, en ese caso, todo iría mejor. EEUU no puede renunciar a su opción en favor de una práctica asimétrica del liberalismo, porque ésta es el único medio que tienen de compensar sus propias deficiencias. El precio de la “prosperidad” estadounidense es el estancamiento de los demás

¿Por qué, entonces, a pesar de estas evidencias, continúa el flujo de capitales en beneficio de EEUU? Para muchos sin duda el motivo es simplemente que EEUU es “un Estado para los ricos”, el refugio más seguro. Este es el caso de las inversiones de las burguesías compradoras del tercer mundo. Pero, ¿en el de los europeos? El virus liberal -y la creencia ingenua de que EEUU acabará por aceptar el “juego de los mercados”- opera aquí con una fuerza evidente entre las grandes opiniones públicas. En este espíritu el FMI ha consagrado el principio de la “libre circulación de capitales”, de hecho simplemente para permitir precisamente a EEUU cubrir su déficit por medio del bombeo de los excedentes financieros generados en otros lugares por las políticas neoliberales, a las que EEUU sólo se somete selectivamente. Sin embargo, para el gran capital dominante la ventaja del sistema prevalece sobre sus inconvenientes: el tributo que hay que pagar a Washington para asegurar su permanencia.

Existen países calificados de “países pobres endeudados” que están obligados a pagar. Pero también existe un “país poderoso endeudado”, del que debería saberse que nunca va a devolver sus deudas. Debido a este hecho, este verdadero tributo impuesto por el chantaje político de EEUU sigue siendo frágil.

4.
La opción militarista del estalishment de EEUU se sitúa en esta perspectiva. No es otra cosa que el reconocimiento de que EEUU no dispone de otros medios para imponer su hegemonía económica.

Las causas que están en el origen del debilitamiento del sistema productivo de EEUU son complejas. No son, desde luego, coyunturales, y que por ello se podrían corregir, por ejemplo, por medio de la adopción de un tipo de cambio correcto, o por medio de la construcción de relaciones más favorables salarios/productividades. Son estructurales. La mediocridad de los sistemas de enseñanza general y de formación, producto de un prejuicio tenaz que favorece sistemáticamente lo “privado” en detrimento del servicio público, es una de las principales razones de la profunda crisis que atraviesa la sociedad de EEUU.

Así pues, deberíamos sorprendernos de que los europeos, lejos de sacar las conclusiones que impone la constatación de las insuficiencias de la economía de EEUU, se apresuren, por el contrario, a imitarlas. A este respecto tampoco el virus neoliberal lo explica todo, aunque si satisfaga algunas funciones útiles para el sistema, paralizando a la izquierda. La privatización a ultranza, el desmantelamiento de los servicios públicos solo podrán reducir las ventajas comparativas de las que aún se beneficia la “vieja Europa” (como la llama Bush). Pero sean cuales sean los daños que ocasionen a largo plazo, estas medidas ofrecen al capital dominante, que vive en el corto plazo, la ocasión de beneficios suplementarios.

La opción militarista de EEUU amenaza a todos los pueblos. Procede de la misma lógica que antaño fue la de Adolf Hitler: modificar por medio de la violencia militar las relaciones económicas y sociales en favor del Herrenfolk del momento. Esta opción, imponiéndose en el escenario mundial, sobredetermina todas las coyunturas políticas, porque la prosecución del despliegue de este proyecto debilitaría extremadamente todos los avances que los pueblos podrían obtener por medio de sus luchas sociales y democráticas. Por consiguiente, hacer fracasar el proyecto militarista de EEUU se convierte entonces para todos en la tarea primordial, en nuestra principal responsabilidad.

La lucha para hacer fracasar el proyecto de EEUU es ciertamente multiforme. Comporta aspectos diplomáticos (defensa del Derecho Internacional), militares (se impone el rearme de todos los países del mundo para hacer frente a las agresiones planeadas por Washington -no hay que olvidar nunca que EEUU ha utilizado armas nucleares cuando tenía su monopolio y que ha renunciado a ello cuando no lo tenía) y políticas (especialmente en lo que concierne a la construcción europea y a la reconstrucción del bloque de los países No Alineados).

El éxito de este combate dependerá de la capacidad de los espíritus para liberarse de las ilusiones liberales. Porque nunca existirá una economía globalizada “auténticamente liberal”. Y, sin embargo, se intenta y se seguirá intentando por todos los medios hacerlo creer. Los discursos del Banco Mundial, que opera como un especie de ministerio de Propaganda de Washington, concernientes a la “democracia” y al “buen gobierno”, o la “reducción de la pobreza”, tienen esta única función, como el ruido mediático organizado en torno a Joseph Stiglitz, al descubrir algunas verdades elementales, afirmadas con autoridad arrogante, sin sacar sin embargo la menor conclusión que cuestione los prejuicios tenaces de la economía vulgar. La reconstrucción de un frente del Sur, capaz de dar a la solidaridad de los pueblos de Asia y Áfica, y a la Tricontinental, una capacidad de actuar en el plano mundial pasa, también ella, por la liberación de las ilusiones de un sistema liberal globalizado “no asimétrico” que permitiría a las naciones del tercer mundo superar sus “retrasos”. ¿No es acaso ridículo ver a los países del tercer mundo reclamar la “puesta en marcha de los principios del neoliberalismo, pero sin discriminación alguna”, y beneficiarse entonces de los nutridos aplausos del Banco Mundial? ¿Desde cuándo el Banco Mundial ha defendido al tercer mundo frente a EEUU? (…)

Si los europeos hubieran reaccionado en 1935 o en 1937, habrían logrado parar el delirio hitleriano. Al reaccionar solamente en 1939, se infligieron decenas de millones de víctimas. Actuemos para que la respuesta sea más temprana frente al desafío de los neonazis de Washington.

Nota:

1. Clases no productivas que sirven de enlace con el capitalismo exterior

 
2 comentaris

Publicat per a 19 Novembre 2008 in Economia crítica, Pau

 

Etiquetes: , , , , ,

 
%d bloggers like this: