RSS

Arxiu d'etiquetes: Huracán Sandy

Obama vence; Ana Botella ha perdido sus campañas

El mismo día que sabemos que la actuación personal y de su administración afrontando las consecuencias del huracán Sandy han podido ser decisivas para la reelección de Barack Obama,  es también evidente que, muchas millas por debajo en preparación, ideas, capacidad de comunicar pero, sobre todo, comprensión de lo que significa el servicio público, la incalificable actuación de Ana Botella en la desgracia del Madrid Arena le ha hecho perder todas sus posibles campañas de futuro. Cuando una Alcaldesa invoca la vida privada para no estar al lado de las víctimas de sospechosas decisiones políticas de su administración, la descalificación no puede ser mayor. Y muestra la real dimensión de Ana Botella, (tan pequeña como minúscula) y  su rémora  de supervisora frustrada de supermercado, clasificadora de peras y manzanas (que incluso un Tribunal Constitucional más afín que enemigo, pone en ridículo). Si las altas jerarquías del PP dominadas por la FAES y Aznar, la mantuviesen bajo los focos  hasta el final del mandato, lo pueden pagar muy caro en términos de credibilidad y votos en Madrid…. y ya sería hora.

.Escribí sobre esta señora en mayo del 2007, y el día 21 de diciembre del 2011, cuando la inocentada de Gallardón a los ciudadanos y ciudadanas de Madrid fue del peor gusto al auparla a la Alcaldía de la capital del Reino. Recupero textos que jalonan los avatares de una carrera política de una mujer que representa lo peor de las místicas de la feminidad. Porque si, aparte del pueblo de Madrid, alguien se siente especialmente traicionado con el encumbramiento de la cónyuge hasta la cumbre de los desatinos, esas somos las mujeres. Su elección entre pasar el fin de semana en un Spa en Lisboa, o quedarse en Madrid al lado de las personas y las familias que sufrían las peores consecuencias de una mala gestión (por decirlo suave) del Ayuntamiento que preside, demuestran hasta que punto no se puede aupar a la política quien tiene la cabeza a pajaritos.

¡Tenemos tantos motivos para avergonzarnos por Ana Botella!  No es así cómo las mujeres, como colectivo, pondremos nuestro nombre en la historia… con los comportamientos y los niveles demostrados por Ana Botella sólo se consigue algún pie de página en la historia mundial de los despropósitos y las infamias. Por género y por clase, Ana Botella va en el sentido contrario del camino de la igualdad. Y si tuviera algo más de sentido común, dimitiría para dedicarse -esa sí- a “sus” ignotas labores…

Y esto es lo que escribí, de forma premonitoria, cuando empezó a destacar su aciaga carrera “política”  hasta el desastre de Ana Botella.  bajo los requiebros de Gallardón (¡que vaya otro!):

La barbilla erguida, la mirada al infinito: un destino que cumplir. El rictus de boca, que podría ser simplemente feo, presagia pequeñas hecatombes. Esta versión de Norma Duval de grandes almacenes, esta ama de casa que se explaya en el Ayuntamiento de Madrid con la hija tan bien casada con un comisionista y el marido desatado en declaraciones de secta y taberna –que ella apoya– amenaza de nuevo al pueblo de Madrid, a las mujeres trabajadoras y a las clases subalternas en general con su ascenso al número 2 de las listas municipales del PP… Acebes reconoce en Ana Botella su pedigrí político: su antigüedad en el partido de la derecha reaccionaria española es superior al de su marido, y como capital público alardea de haber seducido a José Maria Aznar para la arena política. Nunca se lo podremos perdonar. .

Ana Botella es tan reaccionaria que ha vuelto a imponer un vetusto minué de cortejo político a Gallardón, obligado a decir de ella que “es la revelación de los candidatos” y agregar que su significativo segundo puesto demuestra “una cercanía” personal con él. Por exigencias de guión sucesorio Gallardón ha vuelto a los sonrojos de corte rancia, a las malicias de parvulario para que la clienta VIP de Loreal –ya saben, “porque tú lo vales”– aceptara un segundo puesto que era lo exigido después de los pies de su marido en la mesa de centro tejana de Bush y cuando ya está casi olvidada la boda semi-real de su hija. Espejo, espejito, ¿quién es la más hermosa y poderosa plebeya del reino? Rivalizando con Espe vestida de maja, Ana Botella, la comentarista de cuentos, sigue leyendo a Blancanieves con el mismo fervor que Camino.
 

Ver también al respecto lo que ha escrito Hugo Martínez Abarca

 
2 comentaris

Publicat per a 7 Novembre 2012 in Despropòsits, Gènere

 

Etiquetes: , , ,

 
%d bloggers like this: