RSS

Arxiu d'etiquetes: Jesus Maraña

¿Democracia paternalista o aciago revival del patriarcado?

patriarcado
Introducción quizás innecesaria: entiendo por patriarcado mucho más que el concepto clásico de un sistema social y político en el que la figura del patriarca detenta todo el poder. Las luchas emancipadoras, de las que siempre han formado parte las mujeres hasta incluir reivindicaciones propias, han ido disputando y conquistando la esfera de lo público en un proceso que, sin embargo, no se mantiene lineal ni mucho menos constante en su progreso. Pero el patriarcado, aliado a las nuevas formas del capitalismo, permanece agazapado y avanza cuando el momento le es favorable, siempre en detrimento de las mujeres y la democracia. En la actualidad, en ciertos ámbitos del feminismo se habla de “los nuevos bárbaros del patriarcado” para explicar la especificidad de la violencia sexista en la era de la globalización, para designar el “Estado paralelo” que en determinadas zonas del planeta instituyen las mafias… pero no sólo hablamos de Morelos, ni de las maquilas mexicanas… Ni recordamos tampoco, de manera exclusiva, la lapidación de mujeres bajo leyes fundamentalistas en aplicación de torturas bárbaras que sociedades patriarcales (pero contemporáneas nuestras) justifican y aplauden. También el incremento de la violencia de género en las “democracias paternalistas”, la desposesión y expoliación de amplísimas capas de la población, la negada desnutrición progresiva de niños y niñas en el “mundo desarrollado”, el abandono de las personas dependientes, la acumulación de trabajos, responsabilidades y tensiones en las mujeres que deben suplir los vacíos que van dejando los servicios públicos desabastecidos o destruidos (en especial en sanidad, en cuidados, en atenciones sociales) significan un reforzamiento de ese fundamentalismo patriarcal que el Ministro Gallardón, en España, se está encargando de traducir en leyes retrógradas, y sí, que no nos escamoteen las palabras: sectarias, sexistas y PATRIARCARLES.

En un excelente artículo de Jesús Maraña en InfoLibre en el que se pregunta si abdica la Corona o la democracia, encuentro finalmente un concepto que se acerca a lo que falta en multitud de análisis y opiniones leídos u oídos hasta ahora (y que son muchos, a partir de las servidumbres más vomitivas hasta las portadas censuradas). Maraña habla de “democracia paternalista” y se acerca a la diana. Pero el término “paternalismo” me parece demasiado benevolente, e incluso un pobre sucedáneo del patriarcado que se quiere invisibilizar, mientras se disfrazan y enturbian sus potentes efectos insalubres para nuestra sociedad, agravados con los estragos de esta crisis-estafa.

No quisiera que nos detuviéramos sólo en lo superficial ni nos engañáramos tomando los gobiernos de Margareth Thatcher o Angela Merkel como presuntas esquelas del fenecimiento del patriarcado: mi propuesta es que los consideremos mejor como su necesaria evolución, sofisticada hasta cierto punto, para conseguir que sean unas pocas mujeres las que cumplan las necesarias funciones patriarcales necesarias para el dominio de unos pocos en el siglo XX avanzado y el siglo XXI. Su servicio al patriarcado consiste también, al empequeñecer lo público, que más mujeres se vean expulsadas, relegadas, a la esfera de lo privado donde un desierto de derechos impide la necesaria equidad (a pesar de que es terreno muy fértil para el crecimiento de las desigualdades). Con su acción política, tan neoliberal como patriarcal, se apartan las necesidades más básicas de la población, de las mujeres (y con ellas de los seres desposeídos) de la relevancia en la vida pública, y desaparecen de las agendas políticas las actuaciones que refuerzan los Derechos Humanos y que deberían guiarse por un bien común no misógino, sin sesgos de clase ni género.

El problema de fondo es que si aceptamos substituir, aunque sea por un momento y como factor acelerante en el proceso de comprensión de lo que nos están haciendo, el concepto “paternalismo” por el de “patriarcado”, apenas nos queda lugar para la democracia… Y si no, aunque sea como ejercicio de domingo, les propongo que ahora, y bajo la luz patriarcal, lean el siguiente párrafo del artículo que les comentaba de Jesús Maraña:


“Más allá de las causas concretas que motivan la decisión de abdicar y más acá del legítimo debate entre monarquía y república, lo cierto es que la gestión de la abdicación es sobre todo síntoma de un concepto paternalista, rancio o incluso caciquil de la democracia. Rajoy y Rubalcaba, los mismos que reivindican las virtudes del consenso de la transición y rechazan por injustas y generalizadoras las acusaciones de bipartidismo, han decidido cocinar a solas (con Felipe González como ‘MasterChef’) el menú y el orden de los platos de la sucesión en la jefatura del Estado.

Por supuesto que no es discutible el carácter democrático que la suma de PP y PSOE en el Congreso garantiza para avalar por amplísima mayoría parlamentaria la ley orgánica de abdicación. Pero, ¿acaso no era posible intentar un consenso más amplio, con algún matiz a ese artículo único que convierte en innecesaria a juicio de no pocos juristas la propia ley orgánica? Por ejemplo, algún grupo podría haber condicionado su apoyo a la sucesión a un compromiso del futuro rey Felipe de ejercer su función con absoluta transparencia, austeridad y sometido a un estricto control parlamentario.

Por más que se empeñen ahora Felipe González y Zapatero y Rubalcaba en explicar la histórica prioridad “accidentalista” del PSOE sobre la monarquía, saben perfectamente que en toda agrupación socialista hay una bandera republicana. Y saben que en 1978, cuando se aceptó la monarquía juancarlista, el entonces portavoz parlamentario Luis Gómez Llorente explicó con todo detalle en el Congreso las raíces y convicciones republicanas y las razones por las que el Grupo Socialista se abstendría en la votación de ese artículo de la Constitución.

Rubalcaba decidió por su cuenta (de la mano de Felipe González) acordar con Rajoy la sucesión en la corona del mismo modo que Zapatero y Rajoy pactaron por teléfono una noche de agosto de 2011 cambiar el artículo 135 de la Constitución para introducir el compromiso de estabilidad presupuestaria y la prioridad absoluta del objetivo de déficit. Rubalcaba impuso (otra vez) un congreso interno a unas primarias abiertas, y ha justificado después no haberse ido a casa tras asumir la debacle electoral del 25-M con la excusa de “controlar” a las bases. (…)

Por su parte, el jefe de la patronal, Juan Rosell, preguntado en “La Sexta” por su opinión sobre la abdicación y sobre la conveniencia o no de una consulta popular sobre la monarquía, respondió haciendo un paralelismo significativo: “Los hijos piden muchas cosas e intentan llegar más tarde por la noche y tal… pero en una familia los padres tienen que decidir qué es lo mejor”.

Esa consideración de los ciudadanos como menores de edad y el paternalismo en la forma de administrar la representación democrática es una de las razones de desgaste de la propia democracia. Si hay algo incontestable en la lectura de resultados de las elecciones europeas es el castigo al bipartidismo y la irritación de la ciudadanía contra las élites políticas (los aparatos de los grandes partidos) y económicas, a las que considera en parte responsables de la Gran Recesión y sobre todo privilegiadas en el reparto de las cargas de la crisis. Así lo indican además los más rigurosos estudios sociológicos y así se explica la irrupción de Podemos en el panorama político.(…)

Pues eso, que lo que Jesús Maraña llama paternalismo a mí me parece que significa mucho más. Una nueva embestida del patriarcado, con unos pocos hombres al mando, entre los que no hay que olvidar al misógino ministro Gallardón…. Pero para poder leer todo el artículo, aquí

 
2 comentaris

Publicat per a 8 Juny 2014 in Ciutadania/Política, Gènere

 

Etiquetes: , , , , , ,

Del bipartidismo en la UCI a donde está la gente

imageLos resultados electorales del pasado domingo representan un parte médico que acaba en pronósticos muy reservados sobre el estado del bipartidismo después de su “sonoro batacazo”. Así describía Rosa María Artal lo que es mucho más que un “accidente” y provoca que las constantes vitales del tándem PP-PSOE estén por los suelos: sumando sus votos se quedan por debajo del 49%. Nunca habían tenido menos aliento vital. Y descorazonado anda también una parte del equipo médico habitual como el periódico El País que quince días antes de las elecciones pronosticaba (sin mayor base científica, por lo que se constata) la recuperación del vigor del “bipartidismo ante las europeas”. Después de las elecciones, en cambio, ElPais imita la más apocalíptica de las Casandras al opinar que: “Los resultados dejarían un Congreso ingobernable en unas generales”…. Unos resultados que representan también para el propio periódico una amarga medicina ya que van a tener que informar (aunque sea bien) de Pablo Iglesias, cuyo nombre no apareció en sus páginas hasta el mismo día de las elecciones.

Vale la pena difundir el gráfico sobre el estado febril del bipartidismo, visto y tomado de InfoLibre por Comunidades Autónomas, después de las elecciones europeas:

image

Si no se cumplen las previsiones optimistas de Rajoy, tan a la gallega, en el sentido de que sus votantes pueden abstenerse, como en estas europeas, pero volverán a engrosar su granero cuando los necesite en las municipales o las generales y en manada suficiente para que de nuevo el PP maneje rodillos parlamentarios, reaparecerá lo que Jesús Maraña llama “ese monstruo de múltiples cabezas (financiera, política, institucional, mediática…) denominado gran coalición, del que en infoLibre ya se hablaba a principios de mes y que Felipe González confirmó en La Sexta para disgusto del aparato de Ferraz y para indignación de las bases socialistas. Con la excusa de “salvar España”, se adivina que unos cuantos ‘hombres de Estado” y acompañantes aspiran a salvar sus personales intereses o los de sus empresas.” Para ello confían en que la ciudadanía sufra una lobotomía y se olvide para siempre de la Caja B y sueldos B procedente de donantes contratantes de obra pública, como ya ha certificado el juez instructor de la causa por corrupción de Gürtel/Bárcenas. Olviden, como por suerte no hace Rosa María Artal, los hachazos dados por el PP a los servicios públicos. “Concretamente el daño inferido a la sanidad pública –que era de las mejores del mundo- ocasiona ya víctimas reales y los repagos han convertido la salud en producto de consumo sujeto a precio y vaivenes del mercado. Los daños ocasionados en los derechos laborales son prácticamente irreversibles. El tandem interior/justicia se ha empleado a fondo en modificar los códigos con leyes francamente represivas e involucionistas. Y de sus acciones contra la mujer baste de ejemplo la elección de un candidato machista de manual que, por cierto, sale ya tan campante para Europa en nuestra representación.”

Pero lo grave es, con la gran abstención, que “todo esto y más lo aprueban y secundan casi 4 millones de personas.(…) Las sectas destructivas no funcionan con lógica, les han programado para comportarse como soportes del líder al que siguen ciegamente. Para justificar sus atropellos con inverosímiles argumentos que en muchos casos ofenden a la inteligencia”.

Ojalá el hecho de que la Comunidad Valenciana encabece el retroceso del bipartidismo signifique ¡finalmente! que la corrupción empieza a pasar factura y que la descomposición que necesariamente perfunde ha carcomido las columnas vertebrales de los partidos ensobrados y vendidos. Vean si no el gráfico de la pérdida bipartidista, y recuerden Fabras, jaguares no vistos en garages y más efectos Gürteles…

image

Pero no basta, desde las izquierdas más o menos plurales o con vocación de serlo, que se alegren o se maravillen por sus mejores resultados. Porque son todavía muy insuficientes, y hay que avanzar a toda prisa. Nos va la salud (no sólo democrática, sino incluso personal) en ello. Nos jugamos el futuro de los por venir y un presente en la barbarie, amargo e indigno. Como escribe hoy Olga Rodriguez (con mención y dedicatoria muy encarecida para la gente de Izquierda Unida y Podemos):

“Este no es un momento de reclusión, sino de expansión. Es un contexto para aprehender los elementos consensuales de la sociedad civil, volcarlos en un discurso ideológico global y unificador y plasmar éste en un proyecto de toma de poder que no solo asegure el consenso, sino que sea la expresión de ese consenso. Para ello, más allá de las siglas hay que ir a donde está la gente y no esperar a que ésta vaya a las sedes de los partidos. El amplio espectro social que comparte intereses comunes, que defiende las pensiones, la dación en pago retroactiva o la sanidad pública de calidad, entre tantos otros derechos fundamentales, recibiría con ilusión y esperanza este otro modo de hacer política. En ese sentido, los resultados del 25M transmiten (para todo lo que no sea bipartidismo ni tinieblas) un mensaje importante y son de por sí un buen comienzo.”

 
3 comentaris

Publicat per a 28 Mai 2014 in Ciutadania/Política

 

Etiquetes: , , , , , , ,

Infolibre, llanero casi solitario contra los comisionistas

Aznar AgagMe sorprendió, por allá el año 2002, que cuando presentaban en sociedad al novio de Ana Aznar Botella se dijera de él, entre sus otros méritos políticos en el PP, que en el mundo de los negocios era conocido como un exitoso “comisionista”. Así, como lo leen, y aunque ahora he buscado registros y no los encuentro (quizás fue en alguna lectura de peluquería) recuerdo perfectamente el impacto que me produjo el calificativo, hecho naturalmente con ánimo muy laudatorio. Incluso había quienes dudaban si el braguetazo que parecía tan evidente no era sino todo lo contrario, y que quien “había hecho suerte”, como decimos en Catalunya, era la joven hija de Aznar. También la prensa “seria” opinaba al respecto, y por ejemplo Eduardo Inda nos presentaba este retrato del afortunado novio en el Mundo en enero del 2002, antes de la boda en El Escorial.

Prácticamente toda la vida escolar de Alejandro Agag, desde primero de EGB hasta tercero de BUP, discurrió en el colegio Retamar, del Opus Dei. Allí se codeó con los hijos de algunos de los mandamases de este país: los Suárez, los Ruiz-Mateos o los Calvo-Sotelo por citar sólo tres de los apellidos más conocidos. (…) Había nacido para la política. Si no, que se lo digan a Andrés Calvo-Sotelo, hijo del segundo presidente de la democracia. «El tío estaba en primero de CUNEF [Centro Universitario de Estudios Financieros] y quería montar una asociación de estudiantes. Al ver que siendo un novato tenía pocas posibilidades, le pidió a uno de quinto [Andrés Calvo-Sotelo] que fuera presidente; él se autonombró secretario general y elaboró unos estatutos en los que todo el poder ejecutivo quedaba para él. En fin, todo un ejercicio de maquiavelismo», según rememora otro “compañero de pupitre” y de cuitas universitarias.

Sin embargo, su primera experiencia en el mundo empresarial fue un fiasco que duró menos de dos meses. Fundó Natko SL. con Jacobo Gordon, Javier Alvarez, Carlos Mazario y Jaime López-Ibor, pensando en hacerse millonarios de la noche a la mañana, según cuenta Inda. “Su objetivo era traer a España el jueguecito de moda entre los yuppies estadounidenses: guerras ficticias en el monte con pistolas que disparaban pintura roja. La Guardia Civil denegó los permisos a aquellos imberbes que querían jugar a empresarios.” A este primer gatillazo, le siguió poco tiempo después la excusa de no correr en chandal con Aznar todas las mañanas a las 6 y media, alegando una hernia. A pesar de ello, siguió de “fontanero” en la Moncloa e invitado de los veranos de Oropesa o Menorca de la familia Aznar. Y mientras, se hablaba con más o menos fundamento de sus intermediaciones con tramos del AVE, con Flavio Briatore y Bernie Ecclestone, y con el Banco Portugués de Negocios. Como ven, cada nombre que rodea a Agag es ejemplo de transparencia y buenas prácticas.

Casi al final de su artículo cuenta Inda cómo Agag fue quien fraguó el más que polémico aterrizaje de la Forza Italia de Silvio Berlusconi en el Partido Popular Europeo y que su relación con el entonces delfín de Berlusconi, el presidente del Parlamento italiano, Pierferdinando Casini, había alcanzado un grado de complicidad absoluto. Berlusconi, como saben, pasó de ser invitado estrella en la boda a imputado con riesgo de cárcel en Italia. Y para que puedan sonreir entre las maquinaciones y traiciones de esas mafias italianas tan conectadas con las castas dirigentes del PP de Aznar (por lo menos) vean lo que escribía Inda del lugar donde iba a celebrarse la boda: “Ahora la pareja del año se ha puesto manos a la obra para culminar con éxito la misión imposible: encontrar sitio para celebrar la ceremonia religiosa y el banquete. Casarse en Madrid en el lugar y en el día que uno quiere es poco menos que una utopía. «Y de trato de favor, nada de nada», han advertido a sus allegados.”

bodaNaturalmente, no hubo trato de favor en la boda casi regia de El Escorial. Y tampoco los ahora imputados y reos de la trama Gürtel (que ahora nadie conoce) tuvieron nada que ver… Sin embargo, la palabra “comisionista” sigue flotando en el aire, tomando nueva substantividad gracias a informaciones de periodismo de investigación de gran calidad de InfoLibre.

Por eso comparto con Jesús Maraña la desazón porque desde las impagables páginas de Infolibre (y de manera destacada de la firma de Alicia Gutiérrez) hace más de una semana que se están aportando documentos “que reflejan muy nítidamente el funcionamiento en España de una puerta giratoria por la que fluyen y se confunden los intereses de la política, el sector financiero, los negocios privados y los recursos públicos.” Y el lamento tiene mucho sentido porque la publicación de esos datos se produce en una casi completa soledad, únicamente rota, según reconoce Maraña, por espacios de independencia profesional como El Intermedio de La Sexta, algún informativo de esa misma cadena o de Cuatro TV y profesionales de una credibilidad incontestable como Iñaki Gabilondo, Miguel Ángel Aguilar o Pepa Bueno. Se produce incluso la paradoja de que periodistas que cubren la información sobre el Gobierno y el PP rebotan en las redes sociales las historias que desvela infoLibre, pero no pueden publicar en sus medios ni una línea sobre el asunto.

Y el asunto consiste resumidamente en esto: “correos electrónicos del entonces presidente de Caja Madrid, Miguel Blesa, nombrado para el cargo por su íntimo amigo y excompañero de pupitre José María Aznar, demuestran que este último ha hecho numerosas gestiones a favor de Einsa, empresa de material bélico que recibió contratos millonarios por parte de los Gobiernos de Aznar y que tenía un enorme interés en utilizar la influencia del ya expresidente español para ampliar mercados en Argelia, Libia y otros países. Además, Aznar utilizó parte de la estructura de la fundación que alimenta ideológicamente al PP, financiada en parte con dinero público, para ejecutar esas gestiones de carácter absolutamente privado. Aznar negó a través de un comunicado que “concluyera” ningún contrato con Einsa o que percibiera remuneración económica personalmente por esas gestiones, en las que le ayudaba un hermano de su yerno Alejandro Agag.”

Lo que no ha hecho Aznar es aclarar ni una sola de las conclusiones que se derivan de esos correos secretos a los que ha tenido acceso infoLibre y sobre los que Gabilondo ha lanzado preguntas tan concretas como sensatas: ¿Cuáles fueron las gestiones que hizo Aznar y hasta dónde le llevaron? ¿Le ayudó su amigo Blesa desde la presidencia de Caja Madrid, mientras (por cierto) llevaba a la quiebra una de las cuatro mayores entidades financieras? ¿Utilizó Aznar la estructura de FAES, cantera de las ideas y políticas que defiende el PP, para esas gestiones privadas? ¿Le parece normal a Aznar (expresidente del Gobierno de España con derecho a pensión vitalicia) trabajar como intermediario comercial para una empresa de material bélico?

Como ven, en esta España cada día más parecida al país franquista que vivimos o heredamos, si no se suman los periodistas honestos paras difundir (por lo menos) el mapa de los desgüaces malolientes, se deja huérfana a la verdad y se abandona a su suerte las valientes voces que “aspiran a especializarse y dar valor a cada investigación que abordan”… pero que no pueden cubrir todo lo que pasa, ni lo pretenden. Por eso tiene sentido lamentarse que quienes tienen medios para entrar y llegar incluso más lejos en las cuestiones importantes, “silencien escándalos del calibre del que afecta a Aznar, Blesa, Einsa, FAES… y lo que venga.”

Ben Bradlee
, redactor jefe del Washington Post cuando se destapó el Watergate, afirmó en uno de sus libros que “Si agarras a alguien muy bien por las pelotas, tendrás su corazón y su cerebro”. Y Jesús Maraña se apoya en esa cita para concluir:  “Aún no sabemos con certeza el alcance de lo que Blesa debía a Aznar y viceversa, ni de lo que Einsa tenía que agradecer a Aznar o lo que éste recibió de ella. Lo que sí sabemos es que las “pelotas” de las más potentes cabeceras periodísticas están bien agarradas por los propios acreedores de sus deudas. Y cuando un medio depende de intereses económicos o financieros, o de la influencia política que desde el Gobierno o un partido se ejerza para facilitar favores o soluciones, el “corazón” y el “cerebro” de ese medio salen tocados y los silencios son tan clamorosos como sus gritos. Lo cual debilita peligrosamente el corazón y el cerebro de la propia democracia.”

 
4 comentaris

Publicat per a 9 Desembre 2013 in Mitjans de comunicaci

 

Etiquetes: , , , , , ,

 
%d bloggers like this: