RSS

Arxiu d'etiquetes: Joseph Stiglitz

Stiglitz contra el #TTIP : 5 arguments contundents amb pregunta final

image

De l’article del Premi Nobel Joseph Stiglitz que publica l’Ara sobre el TTIP en destaco 5 punts fonamentals que val la pena retenir, treballar i difondre:

1.- Els “acords d’associació” com l’Acord d’Associació Transpacífic (TTIP) han succeit els que es coneixia com “acords de lliure comerç”, uns acords de comerç manipulats, fets a mida per als grans interessos empresarials dels Estats Units i la Unió Europea. El fonamental a retenir és que no són acords entre iguals: a la pràctica, els Estats Units en dicten les condicions. Afortunadament, però, els socis dels Estats Units cada vegada es resisteixen més a signar-ne. En el cas del TTIP, els acords van molt més enllà del comerç; també regulen les inversions i la propietat intel·lectual i imposen canvis fonamentals als marcs jurídics, judicials i reglamentaris dels estats sense la participació ni el control de les institucions democràtiques.

2.- La part més deshonesta d’acords con el TTIP és la relativa a la protecció dels inversors, que ja poc té a veure amb la clàusula clàssica sobre l’expropiació del patrimoni: el veritable propòsit d’aquestes disposicions és impedir que es promulguin normes (en matèria de sanitat, medi ambient, seguretat i finances) per protegir la pròpia economia i la ciutadania de cada Estat. En virtut de les disposicions que imposa el TTIP, les empreses poden demandar els governs i reclamar-los que se les indemnitzi íntegrament per qualsevol reducció dels beneficis futurs esperats derivada de canvis normatius. De fet, ja hi ha exemples concrets i abominables: Philip Morris ha demandat l’Uruguai i Austràlia per haver obligat els fabricants a col·locar etiquetes per advertir dels riscos del tabaquisme als paquets de tabac amb imatges explícites que il·lustren les conseqüències del consum de tabac. Però el cas és que l’etiquetatge funciona: dissuadeix la població de fumar. Per aquest motiu, ara Philip Morris reclama que se l’indemnitzi pels beneficis que ha deixat de percebre.

Així doncs, si en el futur es descobreix que algun altre producte provoca problemes de salut (cal recordar el cas de l’amiant), en lloc d’haver d’afrontar demandes pels costos que ens hagin estat imposats a nosaltres, el fabricant podria demandar el govern per impedir-li que continuï causant la mort a més persones. El mateix podria passar si els nostres governs establissin una reglamentació més estricta per protegir-nos de l’impacte de les emissions de gasos d’efecte hivernacle.

3.- Stiglitz parla de manera preferent del sistema de govern dels Estats Units, però per defensar el bé comú és necessari que els Estats disposin d’un poder judicial imparcial i públic, basat en els principis de la transparència i la possibilitat de recórrer les decisions desfavorables. Tanmateix, ens adverteix Stiglitz, tot això està quedant arraconat als EEUU -o pot ser impossible d’aconseguir en altres països- ja que els nous acords disposen el recurs a un arbitratge privat, mancat de transparència i molt costós, en els que cars advocats de les empreses privades poden tenir molt d’avantatge sobre el cos d’advocats de l’Estat. A més, en l’aplicació del mecanisme que imposa el TTIP, hi abunden els conflictes d’interès, de manera que, per exemple, els àrbitres poden ser jutges en un cas i part en un altre de relacionat.

4.- Aungmenten les desigualtats d’accès a la justícia, ja que els processos són tan cars que, per defensar-se en la causa contra Philip Morris, l’Uruguai ha hagut de demanar ajuda a Michael Bloomberg i a altres nord-americans adinerats i compromesos amb la salut. A més, les grans empreses poden interposar demandes, però altres interessats no. En cas que no es respectin altres compromisos (en matèria laboral o mediambiental, per exemple), els ciutadans, els sindicats i els col·lectius de la societat civil no tenen dret a interposar-ne. En aquest sentit, juristes de gran renom denuncien que el TTIP no respecta els principis bàsics d’igualtat davant la llei.

5.- Augmenta el conflicte entre interessos privats i interès general, no sols pel desequilibri en la defensa sinó perquè, a més, les grans empreses dels països avançats poden constituir filials en estats signants d’acords, invertir al seu país d’origen per mitjà d’aquestes filials i, tot seguit, interposar demandes, cosa que els proporciona una nova via per blocar reglamentacions. D’aquesta manera s’asseguren legislacions favorables als seus interessos i no als de la població cada vegada més empobrida i desposseïda de drets.

Stiglitz acaba preguntant-se si hem de permetre que grans empreses s’aprofitin de disposicions ocultes en suposats acords comercials per dictar com viurem al segle XXI. I Stiglitz mateix es contesta expressant el seu desig de que la ciutadania dels Estats Units, d’Europa i del Pacífic responguin amb un NO rotund.

 

Etiquetes: ,

Los “arrepentidos” del neoliberalismo, o algo cambia para que todo siga igual

Crisis FMI EL ROTOUn texto de Stefano Porcari visto en Contropiano en el contexto de la campaña electoral italiana en la que todos los partidos critican las directrices “tradicionales” del FMI en base a los actos de contrición (demasiado escondidos en Portugal, Grecia, España, etc…) de los grandes nombres de la economía muncial que han ido denunciando, sucesivamente, las políticas de austeridad. Mientras en España (y en Catalunya) los políticos en el poder siguen agitando la amenaza demasiado real de futuros recortes que implican mucho más sufrimiento, en Italia, y por el breve periodo de la campaña, los partidos de centro-derecha esgrimen los elementos críticos, a la caza del voto. Ya dijo Giuseppe Tomasi di Lampedusa que “es preciso que algo cambie para que todo siga igual”… pero el hecho de que sea más crítico el contenido de las campañas electorales (e incluso se atrevan a desafiar los santos dogmas neoliberales) no significa que, de hecho, no sigan aplicando las mismas políticas de la desigualdad, y por tanto sigan empeorando las condiciones de vida de la inmensa mayoría de la población italiana bajo el expolio de las terapias de shock.

Primero fue Stiglitz (Banco Mundial), después Blanchard (FMI), ahora Juncker (Comisión Europea). Los “arrepentidos” de la terapia de shock antisocial hacen autocrítica en relación a los principios que ayudaron a imponer en su “vida anterior”.

Hace unos años, fue el ex director del Banco Mundial, Joseph Stiglitz, y ahora le toca el turno al presidente saliente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, cuando ha llegado al final de su período de tecnócrata: en su discurso de despedida ante el Parlamento Europeo presentó una propuesta para introducir un salario mínimo a nivel europeo para mantener un mínimo de ingresos entre las capas sociales en mayores dificultades en tiempos de crisis. “Nos dijeron que el euro podría equilibrar la sociedad, pero por el contrario aumenta el desempleo, que hoy es dramático, y es una tragedia a la que no damos toda la importancia que tiene”, explicó a los eurodiputados que reaccionaron entre molestos y asombrados. “La Unión Económica no son sólo cuentas en orden, sino también una sociedad sin desequilibrios.” La solución pasa el redescubrimiento de la dimensión social y por medidas como el salario mínimo: “De otro modo, en palabras de Marx, vamos a perder la aprobación de la clase trabajadora”, dijo Juncker, quien, entre otras cosas, cita decididamente mal a Karl Marx ya que la propuesta de salario mínimo fue de Ferdinand Lassalle contra el cual Marx sostuvo una agria polémica. Pero Juncker es sólo el último de exteriorizar una crisis de conciencia ante la aplicación de medidas que cuestan “sangre y lágrimas” y que están causando estragos en la sociedad de países enteros.

Unos días antes se había producido el “mea culpa” del economista jefe del Fondo Monetario Internacional, Olivier Blanchard. En un artículo publicado en el Washington Post informó de un estudio del FMI que se acababa de haber público – dirigido por Blanchard y Daniel Leigh sobre los errores de predicción del crecimiento y los multiplicadores fiscales (FMI WP/13/1). En dicho trabajo se reconoce que perjudican la economía y el empleo los planes de austeridad propuestos o mejor dicho, impuestos, sobre media Europa en los últimos años. Y lo que es peor, ni siquiera funcionan para reequilibrar las cuentas públicas, ni para reducir la relación infame entre deuda pública y PIB, es decir, el auténtico faro que guía las decisiones políticas de todos los países occidentales.

Hasta la fecha, el FMI ha señalado que el camino para reducir la relación deuda / PIB era sólo uno: planes de austeridad, recortes en el gasto público, desmantelamiento del Estado de bienestar. Si se recorta el gasto público, con los mismos ingresos se reduce el déficit y por tanto, también la deuda pública. Pero hay una dificultad: recortar el gasto público significa menos inversión, menos dinero para funcionarios públicos, menos servicios y así sucesivamente, lo que supone una disminución del PIB. Por un lado, por tanto, los planes de austeridad reducen el numerador, pero por el otro lado, también disminuyen el denominador. El FMI siempre ha sostenido que esto no era problema, sino un precio a pagar, pero en su conjunto la economía de los estados sometidos a las terapias de choque debía mejorar.

Sin embargo, este último estudio del FMI señala que si se recorta el gasto público, el PIB disminuye más rápidamente de lo que disminuirá la deuda, y por tanto la ratio empeora. Los planes de austeridad no sólo son devastadores desde el punto de vista social, sino también perjudiciales para la situación macroeconómica. Si hoy en día incluso el FMI admite que se equivocó completamente en sus predicciones, parece muy extraño – e inaceptable – que en Italia hayamos tenido un gobierno -que impuso los planes de austeridad como un dogma- apoyado por al menos dos partidos, el PD y el PdL, que hoy se oponen al FMI pero mañana están dispuestos a volver a someterse a sus designios. Y no se oyó ninguna voz discordante durante los trece meses de Monti en el gobierno que denunciara que se estaba aplicando un dogma sangriento para las personas trabajadoras, pensionistas y en el desempleo. Sólo lo han hecho cuando el gobierno dimitió, y lo seguirán haciendo las semanas que dure la campaña electoral, para olvidarse poco después, cuando se definan las líneas estratégicas del nuevo gobierno, en nombre de la obediencia a los dictados de la troika.

 
 

Etiquetes: , , , , ,

Stiglitz con el 15-M: “que la economía se comprometa con la justicia social”

Me alegro enormemente que la vitalidad e importancia del 15-M se demuestre porque a sus asambleas acuden, de forma espontánea, economistas con tanto predicamento como el Premio Nobel J. Stiglitz. Me parece lógico que así sea porque el ex dirigente del Banco Mundial forma parte de un aluvión de personas que, de forma dispersa o no tanto, aportaron elementos fundamentales, de gran valor económico, para fundamentar los programas económicos alternativos que se pergeñan y discuten en las acampadas,  pero también en esta frase que tanto se denosta del 15-M “lo llaman democracia, y no lo es”. Creo que conviene hilar más fino cuando se pone en cuestión todo el movimiento por frases como esa, que si tienen alguna validez es que apuntan a la desnudez de un sistema que funciona, desde hace años, de manera absolutamente impúdica, en la hipocresía y el servilismo a los poderosos.  Sin embargo, y para oponer ideas y razones a  las defensas numantinas de una democracia representativa hecha trizas y que todavía pretende esconder (ya, sin ningún éxito) dónde está el poder real, Stiglitz publicó en el mes de abril un artículo que considero demoledor. Se refiere a cómo el 1% de la población detenta el 50% de la riqueza mundial, pero lo aplica a los Estados Unidos y, en concreto, al funcionamiento de las instituciones más representativas de una democracia pervertida por Wall Street que se permite jugar incluso al gato y al ratón con el programa por el que salió elegido el presidente Obama.  Stiglitz animó a la asamblea a que insistiera en su mocimiento porque es “una oportunidad para que la economía aporte medidas más sociales”, en un discurso crítico sobre cómo los poderes políticos están gestionando la salida a la crisis. Stiglitz viene criticando desde hace tiempo el comportamiento de las autoridades monetarias europeas, y también ayer repitió que el Banco Central Europeo está  “atado a la teoría errónea”. Pero –siguiendo con el discurso de Stiglitz– si instituciones como el FMI o el BCE están defendiendo modelos que tienen un claro sesgo de clase (y de género) y repercusiones distributivas nefastas y que conducen al abismo de manera definitiva, vale la pena recordar a quién sirven y de qué manera tan provechosa rinden tributo a los intereses de una minoría suicida. Aquí está su artículo del mes de abril para demostrarlo. Si lo leyeron, vale la pena que lo recuerden. Y si no llegaron a leerlo, ¡no se lo pierdan!

Leer clickando aquí:  Joseph Stiglitz: del 1%, por el 1%, para el 1%

 

 
Deixa un comentari

Publicat per a 26 Juliol 2011 in Economia crítica

 

Etiquetes: ,

Joseph Stiglitz: del 1%, por el 1%, para el 1%

top-one-percent.jpg

NOTA del 16 de octubre del 2012
La revista Politica Exterior ha comprado los derechos del artículo y me conmina a retirar con la máxima rapidez esta entrada. Lo siento. No quiero peleas en las que  tenga que pagar, como mínimo,  las costas judiciales. Os dejo el enlace de donde lo saqué,  y los comentarios que hicisteis… Una pena que este texto desaparezca de las redes en castellano  (o quizás no…)  Sólo los muy ilusos creen que se pueden poner puertas al campo.

Visto en RSS de Vanity Fair

votar

 
11 comentaris

Publicat per a 13 Abril 2011 in Economia crítica, Igualtat

 

Etiquetes: , ,

 
%d bloggers like this: