RSS

Arxiu d'etiquetes: Laboratorios Baxter

Miguel Jara, Teresa Forcades y el laboratorio Baxter

Otras veces ya hemos recomendado seguir el bloc de Miguel Jara. Hoy enlazamos con una nueva página, Periodismo comprometido y en ella hoy nos habla de informaciones ya aparecidas en sus libros Traficantes de salud y Conspiraciones tóxicas (de lectura imprescindible para las personas realmente preocupadas por los temas de salud y el poder real de la industria farmacéutica).

A raíz del famoso video de Teresa Forcades que ya reprodujimos el 30 de setiembre en este bloc, Miguel Jara nos recuerda que también él había denunciado (entre otros) el Laboratorio Baxter por la comercialización en los años 80 de un producto contaminado… Y es que al parecer algunos laboratorios nunca aprenden… O tienen bula para actuar sin controles de calidad, aunque eso, en temas de salud, cueste vidas.

Les dejamos de nuevo con el video de Teresa Forcades seguidas por las declaraciones de Miguel Jara:

Publicado por Miguel Jara el 13 de Octubre de 2009

Quisiera en esta información tratar sobre una de las cosas que más llama la atención del video ya famoso de la monja benedictina y médica Teresa Forcades:

Cuenta que a finales de enero de 2009, la filial austríaca de la farmacéutica norteamericana Baxter, especializada en la fabricación de vacunas, entre otros preparados, distribuyó a 16 laboratorios de Austria, Alemania, la República Checa y Eslovenia, 72 kilogramos de material para preparar miles de vacunas contra el virus de la gripe estacional. Las vacunas tenían que ser administradas a la población de estos países durante los meses de febrero y marzo. Antes de que ninguna de estas vacunas fuese administrada, un técnico de laboratorio de la empresa BioTest de la República Checa decidió por su cuenta probar las vacunas en hurones, que son los animales que desde 1918 se utilizan para estudiar las vacunas de la gripe. Todos los hurones vacunados murieron. Se investigó entonces en qué consistía exactamente el material enviado por la casa Baxter y se descubrió que contenía virus vivos de la gripe aviar (virus A/H5N1) combinados con virus vivos de la gripe de cada año (virus A/H3N2). Si esta contaminación no se hubiese  descubierto a tiempo -prosigue Forcades-, la pandemia que “sin base real están anunciando las autoridades sanitarias globales y nacionales”, ahora sería una “espantosa realidad”. Esta combinación de virus vivos puede ser especialmente letal porque combina un virus que tiene un 60% de mortalidad pero es poco contagioso (el virus de la gripe aviar) con otro que tiene una mortalidad muy baja pero con una gran capacidad de contagio (un virus de los de la gripe de cada año).

A menudo nos llegan informaciones de este tipo que podemos pensar que pertenecen más bien al campo de la ciencia ficción. Pero ¿y si el laboratorio del que tratamos, Baxter, ya se hubiera visto implicado en el pasado en hechos cuando menos similares? Muchos de ustedes han leído mi primer libro, Traficantes de salud: Cómo nos venden medicamentos peligrosos y juegan con la enfermedad. Recordarán que en el primer capítulo de todos trato el caso de las personas muertas en España tras el contagio de su sangre con los virus de la hepatitis C y de sida (al menos unas 1.600). Estos sucesos se desarrollaron en los años ochenta y se prolongaron durante los noventa e incluso ya entrados en la década de 2000 había personas que fallecían por los problemas que les habían causado lustros antes. Había varios laboratorios implicados y uno de ellos era Baxter que había comercializado su hemoderivado Hemofil contaminado. Como me contaría Josefa Lorenzo, uno de los pocos padres que se atrevieron a denunciar a los laboratorios y a la administración tras la muerte de sus hijos:

“Los laboratorios no tomaron las medidas oportunas para evitar la exclusión como donantes de personas que podían transmitir la nueva enfermedad y no se avisó a los hemofílicos del riesgo que suponía la administración de dichos preparados. Todo esto a pesar de que en los años ochenta los científicos conocieron el riesgo que suponía administrar derivados sanguíneos a los hemofílicos”.

Plasma sanguíneo1

Pero hubo más. Nuestro país no fue el único donde ocurrieron estos hechos. En Francia el escándalo fue mayúsculo. Se contagiaron unas 4.400 personas y varios ministros del gobierno galo fueron juzgados y el de Sanidad hallado culpable. En Canadá, entre los años 1986 y 1990, alrededor de 6.500 personas resultaron infectadas con Hepatitis C a través de transfusiones de sangre y derivados sanguíneos. Al menos 1.000 hemofílicos que padecieron sida y Hepatitis C y B en este país recibieron tratamiento con productos tóxicos procedentes de prisiones de EE.UU. Hasta 1983 las compañías farmacéuticas acudieron a estos centros penitenciarios para “recaudar” la sangre “donada” por los condenados de aquel país. Canadá dejó de utilizar este método en 1971 porque la mayoría de los presidiarios estaban infectados con Hepatitis. Pese a haber tardado doce años en adoptar la misma medida que su vecino del norte a los reclusos estadounidenses continuaron extrayéndoles sangre para satisfacer a la clientela farmacéutica. Michael Galster, que trabajó en el grupo de médicos del sistema penitenciario de Arkansas durante la época en la que ocurrieron los hechos, escribió un libro denunciando estos hechos vividos en su práctica cotidiana…. Para leer más, ir a la página de Miguel Jara.

 
4 comentaris

Publicat per a 14 Octubre 2009 in Salut

 

Etiquetes: , , , ,

 
%d bloggers like this: