RSS

Arxiu d'etiquetes: Marchas de la Dignidad

La desigualdad rampante y las Marchas de la Dignidad

imageDesde el Frente Cívico de Madrid nos advierten de algo que no por obvio y destructivo se combate de forma tan masiva y rotunda como se merece. El diagnóstico del Frente Cívico es que la sociedad española se encuentra rota, fracturada y descohesionada por las políticas de los gobiernos del bipartidismo. Y los datos estadístios (tras los que hay el sufrimiento de la mayoría de la población) les dan la razón Las políticas de saqueo recurrentes de los herederos del franquismo han dejado sin hogar, sin trabajo y han extendido el hambre y la desnutrición a millones de personas. Las reformas laborales del PP, finalmente, han favorecido al empresariado más avaricioso y suicida, mientras condenan al paro, pobreza y precariedad de cronicidad letal a los asalariados, y a 700.000 jóvenes, en los últimos años, a un exilio económico difícilmente reversible por el desprecio del PP a la enseñanza pública, la cultura, la investigación… Mientras Montoro miente sobre la evolución de los salarios y ejecuta unas políticas fiscales (con vergonzosas amnistías incluidas) que no dejan espacio para actuar a favor de la igualdad de oportunidades o redistriuir la renta de modo más equitativo.

Pero también el patrimonio cuenta (y mucho) como bien saben en la Casa de los Alba, y una imagen vale más que muchas palabras. El siguiente gráfico sobre la desigualdad en España, especialmente contundente, podemos encontrarlo en el blog de Economistas Frente a a Crisis:

image

El gráfico demuestra hasta qué punto las políticas neoliberales de los distintos gobiernos que han asolado España en los últimos años han llevado al país al empobrecimiento de la mayoría social, y en este post de Luis Molina Tembury aparece el patrimonio (o su ausencia) como factor de desigualdad. En base a un informe de Credit Suisse, más del 10% de los españoles poseen menos que nada porque tienen un patrimonio negativo.

Los patrimonios son el auténtico poder económico, afirman desde Economistas frente a la Crisis. “Son más estables, menos volátiles que las rentas, su distribución es bastante más extrema -increíblemente extrema para quien no haya tenido antes noticia estadística- y evoluciona a peor. Por poner unos ejemplos, el 50% de los habitantes del planeta tenía en 2010 el 1,6% de la riqueza global. En 2014 esa mitad de la humanidad ya sólo posee el 0,7%. Y en el otro extremo, el 1% que más tenía en 2010 acaparaba el 43,6% de la riqueza conjunta; sólo cuatro años después se llevan el 48,2%. El Presidente Obama y el Papa Francisco coinciden en que la desigualdad es un grave problema, y a la vista de estos datos parece que llevan razón.”

Así, no tendríamos un problema de pobreza -que no es una tendencia natural ni un factor inevitable- sino de pésimo reparto de la riqueza.

Vale la pena analizar los datos anteriores con Piketty -para quien los indicadores sobre desigualdad de rentas que utilizan las oficinas estadísticas, como el coeficiente de Gini o los ratios interdeciles, no son neutrales y sí herramientas muy pobres porque no explican los entresijos de la desigualdad. Su propuesta es “ampliar la información ordenando la población por su nivel de renta, o patrimonio, y observar lo que ocurre en los distintos deciles y percentiles. Así, hay tres zonas que tienen una especial relevancia en el estudio de la desigualdad. Una de ellas es el último decil, ese diez por ciento de la población que más tiene, que en España detenta una amplia mayoría del poder económico: el 55,6% de la riqueza total. Ascendiendo hacia arriba dentro de ese decil, la absorción de la riqueza crece de manera exponencial: el 1% de la población posee el 27% de la riqueza conjunta. Es decir, que el diez por ciento del diez por ciento más rico acapara cerca de la mitad de la riqueza de ese subgrupo, y así hacia arriba progresivamente. En esas zonas se mueven quienes controlan el poder económico en España, a través de participaciones estratégicas y representantes bien pagados en los consejos de administración, y también -gracias a mecanismos como las puertas giratorias o financiando medios masivos de comunicación, laboratorios de pensamiento neoliberal y grupos de presión- quienes acumulan un poder político creciente que sigue alimentando sus inmensos patrimonios.”

Para Piketty es igualmente importante observar “el ingreso de los cuatro deciles centrales, ese 40% que podría considerarse representativo de una amplia clase media. En España poseen el 19,9% de la riqueza, casi la mitad de lo que les correspondería si se repartiese equitativamente, lo que viene a demostrar que las clases medias no son tan medias como muchos piensan, incluidos ellos mismos. Y finalmente, la tercera zona propuesta por Piketty serían los cinco primeros deciles agregados, porque es significativo dividir la población en dos partes y saber qué proporción se lleva cada una. En España, esa primera mitad no llega siquiera al diez por ciento (el 9,7%).”

El fracaso democrático del sistema se muestra con toda su brutalidad en los tres primeros deciles inferiores, el primero de los cuales sufre de “riqueza negativa” es decir, deudas. Entre estos tres decilos que se corresponden con el treinta por ciento de la población, sólo se llega al 2,3% de la riqueza.

Según Economistas Frente a la Crisis, esa imagen de la desigualdad en España proporciona bastante información y da para bastante reflexión. Pero sobre todo, debería aportar más argumentos energizantes para la acción.

Y lo que es evidente es que confirman las conclusiones del Frente Cívico en el sentido que el bipartidismo y su corrupción han convertido al país en una olla a presión en la que se mezclan la injusticia, la desigualdad, el aumento de la miseria, el hambre, el paro, los desahucios, el despilfarro, y sobre todo una gran frustración colectiva al quedar demostrado que no existe una sola institución no corrupta.

Comparto del pronóstico de Frente Cívico que la pacata propuesta de “resetear” el sistema como se pretende con falsas reformas constitucionales y con previsibles futuros gobiernos PP-PSOE, solo servirá para aumentar más el sufrimiento de la mayoría al seguir aplicando políticas emanadas de la Troika y por las tramas corruptas que incrementan la desigualdad. Y que hay que pasar a la acción hasta conseguir la ruptura que NO se dio en el 1978.

Por ello, frente a esta situación insostenible para la mayoría, las Marchas de la Dignidad convocan una semana de movilizaciones del 24 al 29 de noviembre, y llaman a la participación masiva, unitaria y pacífica en los distintos actos centralizados y locales que se desarrollarán esos días en la Comunidad de Madrid. Sus lemas ya conocidos:

No al pago de la deuda ilegal, ilegítima y odiosa.
Derecho a vivienda para tod@s.
Empleo digno con derechos o renta básica.
Servicios públicos para todas las personas.

El día 29 por la mañana, las distintas columnas de las Marchas atravesarán pueblos y localidades de la Comunidad de Madrid para confluir a las 17 horas en la Glorieta de Atocha y a las 18 horas en Cibeles, y completar la manifestación Atocha – Cibeles – Sol.

 
 

Etiquetes: , , , ,

Miren Etxezarreta: Si no reaccionamos, cada día va a ser peor #22M

imageAntes de que las Marchas de la Dignidad tomen el centro de Madrid con sus reivindicaciones, Miren Etxezarreta tiene claro que su paso por la capital será provechoso. “Cualquier movilización social sirve, pequeña y mucho más si es grande. Denota que no estamos de acuerdo con lo que está pasando. Si no reaccionamos, cada día es peor”, asegura a Público la economista.

Nacida en 1936 en Ordizia (Guipuzkoa) es catedrática emérita en Economía Aplicada de la Universidad Autónoma de Barcelona, además de autora de varios libros sobre la materia. Vinculada a varios movimientos sociales, Etxezarreta es una figura de referencia que desde hace años utiliza sus conocimientos en materia financiera para apoyar iniciativas como la de este sábado, rebatiendo algunas de las ideas que desde Bruselas, el Gobierno de Rajoy o los medios de comunicación se venden como verdades absolutas.

“Es un error creer que la Unión Europea es una institución inocente. Es un error creer que es una institución hecha para el bienestar de los europeos. No lo es”, defiende resuelta, antes de explicar los argumentos que le llevan a hacer esa afirmación. Con prudencia y exactitud, pero sin pelos en la lengua.

Uno de los objetivos de las Marchas es precisamente el rechazo al pago de la deuda. ¿Por qué no hay que pagarla?

Creo que sería muy útil o no pagar la deuda en su totalidad o tener una quita importante, fundamentalmente por dos razones. La primera es que absorbe una cantidad de dinero enorme que no puede ir a otros elementos que nos hacen falta como colectivo. Si calculas que estamos pagando cerca de 40.00 millones al año de intereses… imagina lo que se podría hacer si no los pagáramos. Segundo: la deuda es un mecanismo por el cual hay una transferencia de dinero de los pobres a los ricos. En este país los impuestos los pagamos los trabajadores, y los intereses de la deuda se pagan con los impuestos. Y se pagan a la gente que tiene capacidad de ahorro, a quienes han comprado deuda pública, principalmente a los grandes ahorradores: los fondos de pensiones y los de inversión, los ricos. Pero además hay un tercer punto, y es que la Unión Europea, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Central Europeo se están aprovechando de esa deuda para obligar al Gobierno español a tomar una serie de medidas que están destruyendo las condiciones de trabajo y de vida de la ciudadanía en general, incluyendo las clases medias. Si tienes en cuenta esos elementos, comprenderás que lo que hay que hacer es repudiar esa deuda.

¿Qué es lo que obtiene la UE “obligando” a España a tomar esas medidas?

La UE es una unión de los grandes negocios del capital. No nos hagamos ilusiones: la UE se rige por los criterios e intereses del capital, que van en la dirección que acabo de señalar. Pero además, Europa tiene mucho interés en construir un mercado de capitales muy potente en el marco de la Unión, sobre todo en Frankfurt, para competir con Wall Street, Tokio y con la city de Londres. Para eso hace falta mucho dinero, y una de las maneras de reunir más dinero es a través de los grandes capitales que inciden también en la deuda. Es un error creer que la UE es una institución inocente. Es un error creer que es una institución hecha para el bienestar de los europeos. No lo es.

¿Todas las decisiones se toman únicamente para producir más dinero?

Fundamentalmente, aunque hay otra cosa. Al estar en unas estructuras democráticas, aunque sean muy débiles e imperfectas, los estados y las instituciones públicas internacionales como la UE también tienen que tener en cuenta parcialmente qué pasa con las poblaciones. A veces tienen que jugar en ese intervalo, pero siempre se inclinan más por el interés de la acumulación, por el interés de los capitales. La prueba es que cuando las cosas van mal se van siempre con el capital, pero estas instituciones tienen que tener también una función de legitimación. Tienen que demostrar a las poblaciones que esto va bien: “hacemos lo que podemos, tenéis que estar contentos”.

Muchas plataformas o agentes han pedido la renuncia al pago de la deuda, ¿cómo puede materializarse eso?

Es que de momento es imposible. Materializar eso requeriría el apoyo del Gobierno a esa decisión, y la Unión Europea no iba a estar de acuerdo. Piensa que a quienes debemos el dinero es sobre todo a los grandes bancos europeos: alemanes, franceses y británicos sobre todo. Aunque el Gobierno quisiera no sería un camino de rosas. Pero el otro punto me preocupa más: ¿qué poder tenemos la ciudadanía? ¿Qué poder para presionar al Gobierno tenemos los ciudadanos que pensamos que no hay que pagar la deuda? En esto prácticamente no tenemos ningún poder. Por eso, más que preocuparnos por las grandes variables, deberíamos preocuparnos por cómo nos afecta la deuda, con los recortes en la sanidad o educación… contra eso es contra lo que tenemos que luchar; esa es otra forma con la que estamos pagando la deuda. Decirle al Gobierno que repudie la deuda es como decirle que entone una letanía. Está más próximo luchar contra lo que nos están haciendo para pagar la deuda. Decir que vamos a repudiar la deuda no está mal como principio, pero creo que es mucho más importante luchar contra lo que está pasando: los recortes en el gasto público, en los salarios, la ley de convenios, la privatización de la sanidad y la salud… Ahí es donde tenemos que atacar, donde tenemos un poco más de fuerza.

Aunque sea un horizonte inalcanzable, en el caso de que el Gobierno estuviese dispuesto a renunciar al pago de la deuda, y simplemente para explicarlo: ¿hay estudios, hay tesis serias que expliquen…?

Todo el mundo puede creer en los reyes magos.

¿Quebraría el país por rechazar el pago de la deuda?

No. Pasó en Ecuador, ha pasado en Islandia parcialmente. Los países no se hunden tan fácilmente, pero habría consecuencias serias. Si renuncias a la deuda, ¿Quién te va a prestar dinero para pagar la siguiente compra de petróleo? A lo mejor habría que racionar el uso del automóvil. Por eso no se puede hablar a la ligera de estos temas. No pagar la deuda supone unas consecuencias graves. Puede ser que no sean tan malas como pagarla, pero también que afecten a otras personas, a los que están sufriendo ahora. Como cualquier medida seria contra el sistema capitalista tiene un precio, y la población tiene que saber si está dispuesta a asumirlo. No pagar la deuda es un tsunami. Quizás sería mejor para la cuestión del paro, pero tendría otro coste en otros sentidos, no se puede frivolizar con estas medidas.

Volviendo a las Marchas, ¿participará en la protesta del 22-M?

No, no puedo ir a Madrid. Me gustaría participar en esta lucha, como en tantas otras que hay. Estoy absolutamente a favor de las Marchas, de que hay que luchar con ellas y hay que trabajar, pero la lucha sigue el día después de las Marchas. No nos quedemos en el espectáculo: hay que darlo de vez en cuando, pero siempre suponiendo que se va a continuar al día siguiente. Si no, son fuegos de artificio un día, y al siguiente no ha pasado nada. La lucha tiene que ser permanente, aquí y ahora.

¿Servirá de algo la manifestación de este sábado?

Rotundamente sí. Cualquier movilización social sirve, pequeña y mucho más si es grande. Denota que no estamos de acuerdo con lo que está pasando. No nos hagamos ilusiones: si no reaccionamos, cada día es peor. Hay que mostrar que estamos muy indignados, y que no estamos dispuestos a tolerar lo que están haciendo. También va a servir para que aprendamos a movilizarnos por aquello en lo que creemos. Hay mucha gente que ya lo sabe hacer, pero debemos ser muchos más. Puede ser un estímulo o ejemplo, aunque no vaya a arreglar nada en 15 días.

 

Etiquetes: , , ,

Razones para el #22M : El escándalo de los 3,4 millones de casas vacías

Más de 11 millones de viviendas están vacías en toda Europa -lo suficiente como para albergar a todas las personas sin hogar en el continente dos veces- según cifras recopiladas por The Guardian de toda la UE. En el gráfico:

casas vacías en Europa

En España, a pesar de la gran lucha de La PAH (en la foto, José Coy, de la PAH de Murcia y uno de los integrantes de las Marchas de la Dignidad) son más de 3,4 millones los hogares (si así puede llamarse a una casa sin personas que la habiten) que se encuentran vacantes, y más de 2 millones de viviendas están vacías tanto en Francia como en Italia, 1,8 millones en Alemania y más de 700.000 en el Reino Unido. image También hay un gran número de viviendas desocupadas en Irlanda, Grecia, Portugal y otros países de la UE, de acuerdo a la información recopilada por The Guardian, que avisa además de que muchas de las casas están en zonas turísticas y fueron construidas en la “fiebre” constructora del período previo a la crisis financiera 2007-08 y nunca fueron ocupadas ya que se “pensaron” como inversión… No para vivir en ellas. Por eso se explica también que en toda Europa, cientos de miles de casas a medio construir han sido ya demolidas en un intento de apuntalar los precios de las propiedades existentes.

Activistas de los movimientos por el derecho a una vivienda declararon a The Guardian que “Las casas deberían construirse para que la gente viva en ellas, y si hay gente sin hogar y viviendas vacías es que algo ha ido muy mal en el mercado de la vivienda.” O sea, la especulación pervirtió un bien de uso fundamental y lo transmutó no sólo en un bien de cambio, sino en un mero instrumento de especulación. Por eso mismo los gobiernos deberían reaccionar ante este drama social y hacer todo lo posible para que las viviendas vacías se ofrecieran a un alquiler o a un precio accesible. Y hacerlo pronto, ya que el problema de la falta de vivienda en el conjunto de la Unión Europea sigue yendo a peor.

El último censo español, publicado el año pasado, indicó que más de 3,4 millones de viviendas – lo que supone el 14 % de todas las propiedades- estaban vacías, y su número se ha incrementado en más de un 10 % en la última década. Durante el auge de la vivienda, cuando los precios aumentaron en un 44 % entre 2004-08, los constructores españoles construyeron nuevas viviendas a un ritmo de más de 800.000 al año. ¿Por qué? ¿para quién?… Y luego hay quien niega la sinrazón de un sistema que cuando no niega, se burla de las necesidades de las personas.

Más del 18% de las viviendas en Galicia, en la costa española del noroeste y en La Rioja están deshabitadas, a pesar de que fueron recuperadas por los bancos después de que los dueños no pagaron las hipotecas. Pero no han podido ni querido que se volvieran a vender ni alquilar a los precios más bajos que se podrían pagan con la menor renta real de las familias. Por eso hay cada vez más gente sin casa, y más casas sin gente que las habite. Y por eso hay tantas razones para que las Marchas de la Dignidad del 22M triunfen.

 

Etiquetes: , , , ,

 
A %d bloguers els agrada això: