RSS

Arxiu d'etiquetes: Mas-Colell

Cómo acreditar tu insumisión a la tasa de la vergüenza sobre los medicamentos

En nombre de Dempeus per la Salut Pública, el médico y amigo Toni Barbarà nos propone algunos materiales para confeccionar una guía, sencilla y comprensible, que ayude a la campaña #novullRepagar. Y todo en 6 pasos, y con 4 respuestas.

1. – Infórmate bien. Toma la decisión.

Ya sabes lo fundamental: Que nos quieren hacer RE-pagar lo que ya hemos pagado. Que se han propuesto liquidar el Sistema Nacional y Público de Salud. Que se lo quieren cargar todo. Pero que no se lo vamos a tolerar. Que les queremos hacer llegar nuestra protesta, nuestra rebeldía, la defensa de nuestros derechos, nuestra INSUMISIÓN democrática frente unas políticas injustas.

Pero si quieren más razones y más argumentos entren y lean en nuestras páginas amigas: : http://dempeusperlasalut.wordpress.com/ , http://iniciativapenalpopular.info/ https://puntsdevista.wordpress.com/2012/06/28/vols-tenir-una-acreditacio-dinsubmissio-novullrepagar/ , http://www.cafeambllet.com/press/?p=17387, http://www.acordem.org/, http://bloclaratera.blogspot.com.es/ , y otras,

2. – Prepara la acción y la documentación.

¿Dónde, cuándo, cómo (en solitario o en grupo)? : En la farmacia habitual y / o en cualquier otra. Los días que te tocan para retirar medicamentos. Tú en solitario, o en compañía, o incluso en pequeños grupos organizados para hacerlo más patente y visible cara al resto de ciudadanos, que llaman “clientes”.

Documentación que necesitas: Receta, DNI (fotocopia), Tarjeta sanitaria, y si quieres, la Carta al farmacéutico (ver los enlaces del final).

Recuerda que hay que llevar las recetas oficiales. El DNI (y piden una fotocopia que en algunos casos facilita la misma farmacia cuando colabora, y en otros se niega, y empieza la polémica …). Naturalmente tu Tarjeta Sanitaria, y te recomendamos llevar una hoja que te puedes imprimir de las webs de la IPP o de Dempeus que se llama: Carta al Farmacéutico, y donde explicamos claramente que no vamos contra ningún profesional de salud sino contra su actuación obigada como recaudador de impuestos.

3. – Entrada en la farmacia. Manifiesta que “no quiero pagar”

Cuando estás en el mostrador, entrega tu receta y manifiesta tu “NO quiero RE-pagar”. Empieza un diálogo que te permitirá medir el talante del profesional, y su grado de complicidad con el espíritu recortador, o de disgusto y acatamiento forzado por la normativa.

4. – Rellenar el formulario del CatSalut que te presentan.

Aportarán un pliego de tres hojas con el logo del CatSalut en el encabezamiento. (Ver al final de esta entrada). Determinados datos son personales y otros son códigos que debe poner el farmacéutico.

Recomendamos pedir ayuda en caso de cualquier dificultad, para hacerlo correctamente y tambiénpara que quede claro que la pérdida de tiempo y recursos en burocracia NO es nada saludable.

Te entregarán una copia para el “usuario”. Si nos lo miramos con ojos de ciudadanía en ejercicio de nuestros derechos, este resguardo es, de hecho, un CERTIFICADO OFICIAL que nos ACREDITA con nombres y apellido conmut PERSONAS INSUMISAS. Un verdadero icono que podremos guardar, enmarcar, mostrar con orgullo a nuestra familia, amigos y conocidos, y que nos se deja constancia de que hemos vivido y protagonizado este momento histórico de revuelta y rebeldía. Tú estuviste allí!

5. – Queda claro que tu negativa al repago es extensiva a todos los REpagos farmacéuticos:

Al euro por receta de la Generalitat de Catalunya que te quieren exigir, al “copago” del Ministerio de Sanidad del Estado, y del que te dirán que “anotan en cuenta” para ejecutar más adelante cuando tengan el servicio informático actualizado. Y deja clara tu oposición a que se retiren de financiación pública cientos de medicinas usuales y cotidianas.

NO pagues más que lo que antes pagabas, y sólo en caso de que estuvieses obligado a hacerlo. Pide el ticket de caja, no dejes de tomar los medicamentos que te ha recetado tu médico, y …

6.- ADIOS, muy buenas! Con toda cortesía y con toda la determinación y la firmeza que acompaña a la RAZÓN.



CUATRO preguntas habituales:

a) ¿Qué pasa si se niegan a tramitar el procedimiento que acabamos de describir?

El Departament de Salut ha ordenado facilitar los impresos descritos. Si se da un caso de negativa a suministrar los medicamentos o mala atención o maltrato físico o verbal, hay que denunciarlo. Se trataría de una Denegación de asistencia y es un delito. Para ello, por escrito, tanto se puede hacer usando uno de los formularios de queja de los que son imprimibles en la página IPP (y que se presentan en cualquier centro sanitario público), como en una Comisaría de Mossos si la cosa va a mayores.

b) ¿Qué puede pasar si ponen en marcha medidas acusándonos de deudores de una tasa?

La Generalitat puede considerar que somos deudores e iniciar un expediente de recaudación llamado “procedimiento de liquidación y recaudación de tasas y procedimiento de apremio”. que prevé el cobro de la tasa con un recargo del 20% de la cantidad demandada.

Debemos ser conscientes pues que el euro por receta que NO pagamos por INSUMISION puede acabar constándonos 1’20€, … pero claro, algún riesgo tenemos que asumir, o no tendría ni mérito ni valor ponernos DEMPEUS por nuestra salud.

Creemos sinceramente que es un precio razonable y que podemos asumir -al menos en un caso, en un medicamento, en una receta- en los casos de personas con menos recursos.

También hay que recordar que varios grupos de abogados, y ahora incluso grupos políticos, están estudiando cómo alegar y litigar contra estas injustas medidas. Todo dependerá de la obsesión del Govern de CiU, obsesionado en perpetrar estas nuevas agresiones contra la ciudadanía y la sanidad y la salud públicas.

c) ¿Qué puede pasar si somos miles que nos negamos a REpagar?

Si somos muchos y muchas, miles las personas que NO pagamos, haremos inviable la tramitación burocrática por el tiempo y recursos que deberá emplear la Administración. Será totalmente antieconómico cualquier procedimiento normativo para ejecutar la tasa. Si somos miles y miles, deberán replantearse la utilidad recaudatoria de la medida punitiva contra las personas enfermas. Y puede ser perfectamente posible que “reconsideren” el agravio contra las personas enfermas y retiren Re-tasa, con la complicidad y acuerdo entre CiU y PP.

d) ¿Qué nos está pasando y nos pasará si pagamos?

Si todo el mundo paga, a su pesar, pero rascándose el bolsillo, quedará demostrado que ellos, y su torpeza e impunidad, se imponen a un pueblo resignado, miedoso, autoinculpado, enfermo de sumisión y de pérdida de autoestima colectiva.

Y eso sería lo peor que nos podría pasar. Esta lucha es por los derechos sociales, es por el estado social de derecho, es por la dignidad y la sanidad universal, es por dignidad, por vergüenza ajena y por empoderamiento.

Ver el resto de materiales en catalán en Dempeus per la Salut Publica i en La Ratera
Es por la defensa del Sistema Nacional y Público de Salud, es para ganarla o para ganarla.

 

Etiquetes: , , , ,

Las aves rapaces y los medios mendaces

He escuchado en el Canal 24h de TVE que ayer sólo una persona se negó a abonar el euro de la verguenza por medicamento, la tasa más indigna que sólo el nefasto tandem Boi Ruiz/Mas-Colell podían pergeñar. Algún error habrá, porque a mi me llamó por lo menos otra persona, a la que se le había recetado un antibiótico, y que también se había negado a abonar la tasa… O sea, que aunque no tenga los medios de los grandes informativos (TV3, ni una palabra al respecto) más de una persona ayer se negó a pagar el impuesto sobre la enfermedad que afecta de manera especial a las personas con menos recursos y con más dolencias. A las que tienen menos posibilidades de defenderse. Y las que más pueden temer las consecuencias a oponerse a un gravamen tan injusto.

Hoy en El Pais se recoge una parte de la crónica de lo que pasó, bajo un título futurista: “Multas contra la insumisión”. Unas multas que todavía no se han especificado sobre una insumisión que, según los grandes medios de información, se reduce a un solo infractor: Miquel Tomàs, el “iaioflauta” valiente. Y cito solo un párrafo para matizar su contenido:

“…la opinión de los profesionales no difiere mucho de la de los ciudadanos que ayer se manifestaron: “Los farmacéuticos somos otros afectados por la medida y, además, tenemos que dar la cara por la Generalitat”. Los asistentes a la concentración, sin embargo, criticaron a los farmacéuticos porque “hay momentos en los que la obediencia no es de recibo” y “es necesario mantener siempre por encima los derechos de la ciudadanía”.

No, los asistentes a la concentración no criticamos a los farmacéuticos. Defendimos la opinión de que el Colegio de Farmacéuticos en concreto (no era una casualidad que la farmacia elegida fuera la de su presidente) debía y podía hacer mucho más, junto con otros colegios profesionales, para defender los derechos de las personas a la salud y la sanidad pública. Y que cuando una sociedad se desmoronaba, todas las personas con conciencia debían defenderla de los asaltantes.

Mucho más pegada a la realidad es esta información de 20noticias.tv o esta otra de El Mundo.  Sensacional (por decir algo)  la noticia en Ara que habla de “70.000 dispensaciones y ninguna incidencia digna de mención”…! ¡Pues que bien, 70.000 euros de la ignominia ya recaudados el primer día para el senyor Mas para poder hacer más concesiones a todavía Sheldon Adelson y así nos monte a precio regalado la mafia de Eurovegas destruyendo más salud y territorio! Buena noticia para Mas (mala para la ciudadanía de Catalunya) mientras sigue en tierras americanas, vendiendo nuestro país y nuestra sanidad al mejor postor a la sombra dels castellers en 3-D, utilizados como coartada embellecedora… ¿Cuantos euros de la verguenza habrá que recaudar para pagar los faustos de la venta de nuestra soberanía?

Decía hace pocos días el más que polémico multimillonario norteamericano Donald Trump -entre certamen de Miss Universo y candidatura republicana a la Presidencia USA, y envidiando quizás el bochornoso cortejo de las autoridades madrileñas y catalanas a Adelson- que en España “te están dando tierras por nada”. Y añadía: “España es un país enfermo y es el momento de aprovecharse de ello”. Ay, pobre Donald Trump, que no ha descubierto nada nuevo. Que no sabe cuanta gente se aprovecha ya, en España y en Catalunya, de la enfermedad y la desigualdad, y sobre todo, del miedo y necesidades de las personas enfermas. Ayer mismo, en Catalunya, nuevo mordisco a la yugular de los del “govern dels Millet”… Y en julio, nueva rapiña centrada en la sanidad que afecta a los derechos y a los bolsillos, de las lumbreras demostradas del gobierno del PP.

Todo en el fondo, muy triste y mediocre. Igual como no supieron ver las limitaciones de un modelo de crecimiento que ha quebrado en gran estafa, tampoco entienden ahora que la resignación tiene sus límites, y que el festín de los asociales puede acabar, de nuevo, en una gran pelea por las migajas.

Puede leerse en el blog de Dempeus en su entrada de hoy:  “Ah! y TV3 (la seva) no dijo ni mu de esta acción de protesta. Ya nos tiene acostumbrados a ningunearnos. Pero esta campanya #novullREpagar (els medicaments) tiene una cierta similitud con la de #jonovullpagar (els peatges), que desde TV3 (la de CiU) se difundió y promovió a “bombo y platillos”.  En cambio La Sexta sí nos mencionó en su informativo de ayer La Sexta Noticias 25 de junio de 2012 (minutos 2:33 a 2:55 en titulares y noticia del 25:10 al  26:50)”.
 
 
5 comentaris

Publicat per a 24 Juny 2012 in Medi, Mitjans de comunicaci, Salut

 

Etiquetes: , , , , , , ,

Mas-Colell invita al saqueo de los servicios públicos

Ayer lo comentamos en la Asamblea del 15-M de Terrassa para ilustrar en el fondo la gran estafa que es la crisis y la pérdida de derechos y conquistas sociales que puede significar para la ciudadanía. En la edición de Catalunya del diario Público del sábado, 1 de octubre, en catalán, podían leerse una columna en la que se nos informaba que la crisis y los recortes están provocando en poco tiempo una “contracción” (¡malditos eufemismos!) de los servicios públicos. Ante eso, el conseller d’Economia, Andreu Mas-Colell, había hecho un llamamiento al sector privado a ocupar el espacio que los “ajustes” dejan en el sector público.

Nos recordaba la columna (sin firmar) que el Govern de CiU ya se manifestó a favor de que la población opte por acudir a mútuas privadas en lugar de seguir confiando en los servicios que presta la sanidad pública, pero el conseller d’economia considera que este “reemplazo” se puede aplicar a todos los sectores. “Me gustaría que tomaseis la iniciativa: ahora está muy claro que desde el sector público no se podrán atender grandes proyectos de rentabilidad económica y social”… estas fueron algunas de sus afirmaciones ante el Cercle d’Economia. Y más adelante añadió: “Esto no significa que el sector público y la Generalitat no tengan ningún papel, sino que el sector privado aproveche los espacios de los que la Administración se retirará“.

Para dejarlo más claro, Mas-Colell dijo al calibrar el impacto de los recortes que “entiendo que haya quejas. Pero si todos contribuimos (añado yo a modo de ejemplo: el Govern privatizando, el sector privado aprovechando la coyuntura y la ciudadanía intentando la difícil tarea de apretarse el cinturón mientras se baja los pantalones) podremos salir antes de la situación y llegar a otras de equilibrios mayores”. Lo que no dice el Conseller es todo lo que nuestra generación habrá dejado en el camino de dignidad, bienestar, empleo y seguridad, y lo poco que quedará para las generaciones venideras si se cae en la trampa de perseguir los imposibles “equilibrios” del neoliberalismo.

Pero, además, es que algo falla en esta ocupación de los servicios públicos por los privados: algo que es demasiado triste per la sociedad y demasiado doloroso para las personas enfermas, mayores, que necesitan cuidados. Vean si no esta otra noticia que reproduce Dempeus per la Salut Pública:

La clínica Sant Antoni de Barcelona pide a los pacientes que lleven las medicinas

Se trata de una clínica privada integrada en la Xarxa Hospitalària d’Utilització Pública (XHUP),  dedicada especialmente a geriatría. La Clínica Sant Antoni nació de la fusión de las clínicas La Figuerola y Provenza y fue inaugurada el pasado 16 de setiembre por el consejero de Salud, Boi Ruiz, y el alcalde de Barcelona, Xavier Trias (CiU). 
Los recortes anunciados por el gobierno de CiU se están dejando sentir ya. La Clínica Sant Antoni de Barcelona ha pagado  sólo el 65% de la nòmina de setembre. Reducción del 35% de las nóminas de los trabajadores y que los pacientes traigan sus propios medicamentos. Este es el plan que ha puesto en marcha la Clínica Sant Antoni de Barcelona.
Estos recortes repercuten directamente en los enfermos, la situación que están viviendo los enfermos de esta clínica va mucho más allá del co-re-pago, es una vuelta a los hospitales y clínicas de los países más pobres del mundo. ¿Es este el trato que el president Mas quiere que se de a nuestros mayores? ¿Es esta la calidad en los servicios de salud a la que aspira el “gobierno de los mejores”? ¡Una vergüenza, eso es lo que es!
 

Los familiares contratan a cuidadores porque los empleados ya no dan abasto

ALBA CASANOVAS – Barcelona – 02/10/2011

Un hospital sin más de 40 medicamentos básicos, con escaso material de curas y con una plantilla que no puede atender a los pacientes. Los recortes sanitarios de la Generalitat han dejado en esa situación a la clínica Sant Antoni de Barcelona.

Los 184 trabajadores de la clínica no solo sufren una reducción del 35% del salario de septiembre, la misma cantidad que el Departamento de Salud ha pagado de menos al centro. También se ven en la tesitura de pedir a los familiares de los pacientes, más de 200, que traigan de sus casas algunos de los medicamentos que necesitan.

La mayoría de los 40 fármacos que faltan son básicos, como analgésicos, inhibidores de coágulos que favorecen la circulación sanguínea y complementos alimenticios, según explica Margarita Capitán, una de las presidentas del comité de empresa. “La dirección dice que no puede hacerse cargo de los gastos”, añade. Este periódico trató ayer de obtener la versión del centro, sin éxito.

“Los enfermeros nos negamos a solicitar ayuda a los familiares. Se lo comunican los médicos”, dice otro trabajador, que no quiere dar su nombre. Ante tal situación, los parientes acuden a los centros de atención primaria en busca de recetas para comprar las medicinas. “Es una vergüenza”, comenta Juan L. R., que admite adquirir fármacos para su mujer.

Los empleados también denuncian la escasez de material de curas. “En lugar de tener apósitos de última generación, utilizamos gasas convencionales”, explica un miembro del comité de empresa. Y critica que la clínica “se excuse con los recortes” para no comprar el material necesario.

Los enfermeros del centro también revelan que tienen a su cargo más pacientes de lo que les corresponde. Ayer, dos auxiliares de enfermería atendieron a 36 pacientes, y un enfermero, a 83. Es el caso de Jesús Pizarro, enfermero de 29 años, que trata a 76 enfermos. “La calidad en la asistencia brilla por su ausencia”, lamenta mientras confiesa no sentirse “realizado”. “No hago ni la mitad de lo que podría hacer”, puntualiza.

A los familiares les explican las carencias que sufren. Algunos lo entienden. Otros no. “Se deben de acumular las quejas”, pronostica Juan mientras entra en la clínica por detrás (la entrada principal está cerrada) custodiado por dos vigilantes que el centro ha contratado para impedir que los trabajadores lo invadan.

Familiares y empleados afirman que hay enfermos que aguantan más de una hora con el pañal sucio y a los que no se les levanta de la cama cuando toca. De ahí que la mayoría de los pacientes dispongan de un cuidador. Es el caso de Ana Velasco, de 57 años. Asiste a su paciente siete horas al día. “Se lo hago todo”, dice. “Sus familiares pueden pagar mis servicios, pero ¿qué pasa con los que no pueden?”, se pregunta mientras se encoge de hombros.

votar

 

Etiquetes: , ,

 
%d bloggers like this: