RSS

Arxiu d'etiquetes: Memoria Historica

ANDREU MAYAYO: “no invoquin el nom del PSUC en va”

Per “reiniciar” el bloc desprès de la tempesta del #27S, trio aquest text breu però contundent d’Andreu Mayayo. La memòria a 10 anys també pot ser molt aclaridora per la història, i pot ajudar a vèncer cants de sirenes que no són altra cosa que caríssimes tramoïes polítiques per deixar sense alternativa les classes treballadores. (Mentre vaig fent aquesta entradeta, no deixo de pensar en amics comuns que dissortadament ja no estan entre nosaltres, i que segurament veurien bé les idees fonamentals de Mayayo per recomençar la necessària drecera.)

image

.

EL CATALANISME: ALLÒ QUE EL VENT S’ENDUGUÈ

Avui fa deu anys d’una foto històrica a l’hemicicle del Parlament, amb els diputats dempeus aplaudint. En la instantània hi vèiem, a la primera fila, Pasqual Maragall radiant, Artur Mas sense ulleres posant la mà a l’espatlla d’una Manuela de Madre somrient, al seu costat Josep-Lluís Carod-Rovira amb cara de satisfet i tot seguit Joan Saura picant de mans. Darrere de les seves espatlles es distingeixen Miquel Iceta, Joan Ridao, Felip Puig, Josep M. Pelegrí, Francesc Homs… Tan sols quedava fora de pla Josep Piqué, president del Grup Parlamentari del PP, que de ben segur arrufava el nas.

El 30 de setembre del 2005 el Parlament de Catalunya aprovava per 120 vots a favor i 15 en contra el nou projecte d’Estatut d’Autonomia. El catalanisme polític, liderat pel Govern d’Esquerres, havia fet el cim. Un catalanisme polític, convé recordar, representat per CiU, PSC, ERC i ICV-EUIA, que aplegava, des de feia vint-i-cinc anys, el 90% dels diputats i el 85% del vot popular. Això sí, amb una forta abstenció diferencial, respecte les eleccions a Corts, que oscil·lava entre el mig i el milió de vots.

Després d’una intervenció unilateral en el procés negociador d’Artur Mas amb el president Rodríguez Zapatero, que esquerdava la unitat catalanista, en el referèndum –aquest sí amb paperetes del sí i del no– ERC es despenjava del sí i coincidia –per raons diferents, per descomptat– amb el no del PP. L’Estatut naixia afeblit i amb plom a les ales que feia preveure una volada curta, sobretot davant la fugida d’estudi del PSOE i l’acarnissament del PP. El relat d’aquest darrers deu anys és més o menys conegut encara que caldrà explicar-ho tot amb pèls i senyals per a treure l’aigua clara.

Les eleccions del proppassat diumenge, amb una participació extraordinària, suposen un canvi radical en el sistema de partits i en la correlació de forces al Parlament. Hem passat de la polarització social (dreta/esquerra) a la polarització identitària (independentistes/unionistes). Surfejant amb habilitat sobre l’onada d’indignació popular, Artur Mas –l’únic supervivent polític de la primera fila de la foto de deu anys enrere– ha estat l’arquitecte del nou escenari polític postcatalanista. Artur Mas ha decretat la fi de la política, del conflicte social, de la confrontació d’esquerres i de dretes tot dibuixant i etiquetant els nous subjectes polític. Ras i curt: no hi ha espai electoral pel catalanisme no independentista i l’alternativa és un partit català però anticatalanista. En aquest sentit, podem passar d’una nació sense Estat a un Estat sense nació. I un prec final, deixin de llençar floretes i d’invocar el nom del PSUC en va. Aquesta no és la Catalunya del PSUC.

 

Etiquetes: , , , ,

Neus Català, dona comunista, Medalla d’Or al Mérit Cívic

imageNeus Català ja és Medalla d’Or al Mèrit Cívic de la Ciutat de Barcelona. La darrera supervivent catalana viva dels camps d’extermini nazis va rebre ahir la distinció, als seus 99 anys, al Saló de Cent. Tots els grups municipals de l’Ajuntament de Barcelona havien acordat el juny passat atorgar la Medalla a la militant antifeixista, “com a reconeixement a la seva trajectòria vital, defensant els drets de les dones i per la seva especial contribució en preservar la memòria històrica”, i agraint que l’activista cedís a l’Ajuntament de Barcelona, al Fons d’Història Oral de l’Arxiu Històric de la Ciutat, les gravacions que va fer recollint el testimoni de dones que, com ella, van patir l’horror dels camps nazis. La distinció per a Català va comptar amb el suport exprés de l’Amical de Mauthausen i del Centre d’Estudis Internacionals-Pavelló de la República (CEHI) de la UB.

“La memòria no existeix si no és compartida”, ha declarat durant l’acte la seva filla, Margarita Català, encarregada de glossar la figura de la seva mare entre les nombroses persones que han acudit a l’acte de reconeixement. Entre elles, una àmplia delegació de companyes i companys d’EUiA i de veïns de la seva vila. Una de les seves amigues, Mariona Castellví, ha estat encarregada de llegir la segona glossa a Català. “Reculls aquesta medalla en nom de totes les dones que van perdre la vida als camps, i de les que van lluitar per mantenir viva la memòria”.

“En nom de totes les dones que van pedre la vida als camps”

imageTambé han acudit a l’acte membres de l’Amical de Ravensbrück, l’entitat memorialística que va impulsar Català, una de les dones republicanes que van estar preses en aquell camp d’extermini nazi. Hi va ser internada després de ser presa pels nazis mentre ajudava a la resistència antifeixista en l’exili francès. Abans, havia creuat la frontera amb un grup d’infants republicans que havia cuidat durant la guerra del 1936 al 1939. Un cop alliberada dels camps, Català va maldar per localitzar i recollir el testimoni d’altres dones que havien estat preses. Filla dels Guiamets, on va impulsar el PSUC el juliol del 36, actualment torna a viure en aquest poble del Priorat.

Fa uns anys vaig tenir la sort de poder estar parlant molta estona amb la Neus Català. A la Neus li agrada de sempre definir-se com una “dona de poble”, l és cert. La dona de poble amb més saviesa que es pot trobar a Catalunya. Amb tota cordialitat, sense donar-hi cap importància, i en el fluir de la conversa més amable i com aquell que rès, et fa plantar cara a les coses més importants de la vida sense ni un bri de trivialitat; la veu se li fa més forta quan parla de l’orgull de ser una dona comunista des de ben jove, el gest s’ennobleix quan recorda com se’n sentia d’inquebrantable a Ravensbruck (i pesava poc més de 30 kilos) i el mirar es fa més fosc però la rialla esclata quan recorda la por que sentien ella i les seves companyes en el camp de concentració i el riure era l’aliment que les feia fortes… Resistent en el camp, resistent a la vida, la Neus va ser la gran protagonista de la diada de Sant Jordi del 2006, quan va ser proclamada CATALANA DE L´ANY per votació popular. Amb guardons com els que es mereix, i de sobres, la Neus Català, moltes persones que no l’haurien conegut d’altra manera podran saber qui és aquesta dona menuda que parla amb la raó de la història, aprofondint a cada paraula la seva inquebrantable coherència.

A cap poble se’l pot obligar a oblidar la seva història, i és un exercici democràtic fonamental, tot recordant i honorant dones com la Neus Català, no transigir ni dissimular amb els que anteposen la seva cobdícia i el seu egoïsme sense mesura al bé comú. Que per molts anys poguem tenir amb nosaltres la Neus Català, càlida i somrient, memòria històrica feta dona.

 

Etiquetes: , ,

The New York Times sobre el proceso a Baltasar Garzón

Recuerdo cuando en el franquismo la prensa internacional se hacía eco, ante el silencio obligado de nuestros medios, de las vergüenzas de la dictadura.  Ahora, hoy, de nuevo, con un editorial lúcido y valiente del NYT, lo que queda de los viejos tiempos franquistas vuelve a avergonzarnos, pero por suerte, se reproduce la noticia en la prensa española. Y vale la pena difundirlo, para que se enteren y se avergüencen las viejas quimeras de la proto-historia:  Los mejores periódicos del mundo están de acuerdo en que el proceso al Juez Garzón es una ofensa a la justicia, pero la imagen de Baltasar Garzón ante los Tribunales muestra de nuevo al mundo todas las debilidades y carcomas de nuestra transición, que sólo se pudo presentar como ejemplar mientras las víctimas siguieran amordazadas, o se renunciara a recuperar la Memoria Histórica más entrañable y más nuestra de las cunetas.

La noticia la reproduce El Pais:

El ‘New York Times’: “Procesar a Garzón es una ofensa a la justicia y a la historia”

El diario publica hoy un duro editorial contra el Supremo, al que reclama la absolución del juez

El juez Baltasar Garzón, en Madrid. / SERGIO BARRENCHEA (EFE)

La verdad a juicio en España. Así se titula el editorial que el prestigioso diario estadounidense The New York Times publica hoy en defensa del juez Baltasar Garzón. “España es ahora una democracia viva, pero el juicio contra Baltasar Garzón iniciado la pasada semana [el de la memoria histórica] es un preocupante eco del pensamiento totalitario de la era de Franco”, asegura la cabecera para quien el juez estaba amparado por el derecho internacional cuando estableció que ante crímenes contra la humanidad no podían aplicarse leyes de amnistía. “Miles de fosas siguen cerradas”, recuerda el diario.

Para The New York Times, el Tribunal Supremo “nunca debió haber aceptado este caso”, abierto, recuerdan, tras la denuncia de “dos grupos de extrema derecha”.

El diario llama también la atención sobre el hecho de que en España, “donde los procesos contra magistrados son poco frecuentes”, un solo juez tenga tres causas abiertas, lo que “podría frenar la independencia judicial”.

“El juez Garzón se hizo famoso por sus procesos contra los terroristas vascos, torturadores argentinos, el dictador chileno Augusto Pinochet y políticos españoles. Sus poderosos enemigos ahora ven la oportunidad de terminar con su carrera. El juez Garzón es a veces innegablemente ambicioso, pero procesarle por excavar en los crímenes de la era franquista es una ofensa a la justicia y a la historia. El Tribunal Supremo debe absolverle”, concluye el periódico

 
2 comentaris

Publicat per a 6 febrer 2012 in Memoria Historica

 

Etiquetes: , ,

Lucía Izquierdo y la incómoda libertad de Miguel Hernández

lucia-izquierdo.jpg

Reproduzco textualmente de Público: “La nuera de Miguel Hernández, Lucía Izquierdo, manifestó ayer a ‘Público’ su “emoción” por cómo estaba transcurriendo la celebración del centenario. “Sobre todo porque son las asociaciones culturales las que se están dejando la vida en ello sin tener casi recursos”, afirmó. Aseguró también que al poeta no le gustaban demasiado los homenajes, aunque “seguro que estaría muy feliz al ver que el pueblo está con él”. La única contrariedad, según ella, es que “se está pasando por alto ‘Viento del pueblo’ y ‘Un hombre acecha’, que son sus grandes homenajes a la libertad”. Izquierdo resaltó que “Miguel siempre ha sido un poeta incómodo para el poder, pero tendremos que hacer una reflexión sobre por qué está ocurriendo esto”.”

Con Lucía Izquierdo, para “El hombre acecha”, aquí.
y para Vientos del Pueblo, con la voz rota –y tan libre– de Manuel Gerena.

.

.

Vientos del pueblo me llevan,
vientos del pueblo me arrastran,
me esparcen el corazón
y me aventan la garganta.
Los bueyes doblan la frente,
impotentemente mansa,
delante de los castigos:
los leones la levantán
y al mismo tiempo castigan
con su clamarosa zarpa.

No soy de un pueblo de bueyes,
que soy de un pueblo que embargan
yacimientos de leones,
desfiladeros de águilas
y cordilleras de toros
con el orgullo en el asta.
Nunca medraron los bueyes
en los páramos de España.
¿Quién habló de echar un yugo
sobre el cuello de esta raza?
¿Quién ha puesto al huracán
jamás ni yugos ni trabas,
ni quién al rayo detuvo
prisionero en una jaula?

Asturianos de braveza,
vascos de piedra blindada,
valencianos de alegría
y castellanos de alma,
labrados como la tierra
y airoso como las alas;
andaluces de relámpagos,
nacidos entre guitarras
y forjados en los yunques
torrenciales de las lágrimas;
extremeños de centeno,
gallegos de lluvia y calma,
catalanes de firmeza,
aragoneses de casta,
murcianos de dinamita
frutalmente propagada,
leoneses, navarros, dueños
del hambre, el sudor y el hacha,
reyes de la minería,
señores de la labranza,
hombres que entre las raíces,
como raíces gallardas,
vais de la vida a la muerte,
vais de la nada a la nada:
yugos os quieren poner
gentes de la hierba mala,
yugos que habeís de dejar
rotos sobre sus espaldas.

Crepúsculo de los bueyes
está despuntando el alba.
Los bueyes mueren vestidos
de humildad y olor de cuadra:
las águilas, los leones
y los toros de arrogancia,
y detrás de ellos, el cielo
ni se enturbia ni se acaba.
La agonía de los bueyes
tiene pequeña la cara,
la del animal varón
toda la creación agranda.
Si me muero, que me muera
con la cabeza muy alta.

Muerto y veinte veces muerto,
la boca contra la grama,
tendré apretado los dientes
y decidida la barba.
Cantando espero a la muerte
que hay ruiseñores que cantan
encima de los fusiles
y en medio de las batallas.

 

Etiquetes: , ,

Donatge a Manola Rodriguez Lázaro

manola4.png

Manola Rodríguez Lázaro va morir ara fa un any, el 24 de setembre de 2009. La majoria de persones que la varen conèixer la defineixen com a lluitadora incansable i un referent feminista. Segurament, una de les persones més actives del grup que varen formar les Dones del 36… I va ser també un exemple de dona comunista.

Veus de dones ens parlen d’ella en el donatge que el 14 d’abril d’aquest any, li férem a “Ca la Dona” on moltes companyes i amigues pogueren acomiadar-se d’ ella compartint vivències i emocions… Encara que la qualitat de so no és massa bona, pareu bé l’orella, que val la pena!

.

Altres post:
Amb la Manola al cor
Manola Rodríguez y nuestra Memoria Histórica.

 
3 comentaris

Publicat per a 24 Setembre 2010 in Gènere, Persones a recordar

 

Etiquetes: , , ,

Manola Rodríguez y nuestra Memoria Histórica

Un documento histórico emocionante que Helios Babiano Rodríguez ha tenido la generosidad de confiarme. Para difundir hasta que consigamos que la casa de la Rambla del Carmel -la casa de la Manola- no deje de ser nunca patrimonio colectivo y símbolo de las luchas emancipatorias de esta Barcelona obrera, republicana y de izquierdas que se quiere esconder tras la Barcelona de diseño, post-moderna y olvidadiza, que no quiere recordar su matriz de rosa de fuego. Y para seguir dando aliento a las luchas de las mujeres, asociaciones cívicas, estudiantiles  y de la clase obrera, tan necesarias entonces como ahora, y que seguirán viviendo en las nuevas generaciones mientras en un hombre o una mujer perviva el instinto de clase y un sentido indomable de la justicia y la igualdad… y alguien siga encontrando sentido a su vida en clave comunista y rebelde, como nuestra amiga Manola.

Por una ciudad que valore referentes de su lucha contra la dictadura franquista y su pedagogía democrática

.

manola-hijos.pngSoy Helios Babiano Rodríguez el hijo mayor de Manola Rodríguez y de Desi Babiano. Desde que falleció mi madre en septiembre de 2009 en su casa de la Rambla del Carmelo, 26 bis en Barcelona, estoy haciendo todo lo que puedo para tratar de impedir que la sociedad propietaria de la casa logre una autorización para derribarla.

Mi madre tenía un deseo: lograr de alguna manera que su casa, la casa familiar desde 1950, tuviera una continuidad de uso social y público en el barrio y a su vez fuese una referencia, un testimonio visible de toda una historia oculta, silenciada por la lucha clandestina antifranquista desde este lugar, este barrio y esta ciudad. He presentado alegaciones y recursos y en la actualidad depende de la Sala de lo Contencioso Economico-administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña.

Además, he presentado una solicitud a la Direcció de Participació de la Agència de promoció del Carmel i entorns, intentando que este proyecto pueda ser observado como parte del patrimonio histórico del barrio y la ciudad. Nuestra ciudad está falta de referentes de este tipo, cuando Barcelona fue una las ciudades que más se enfrento y padeció la tiranía de Franco. Este es parte del escrito presentado:

MEMORIA

manola4.pngMi madre, Manuela Rodríguez Lazaro, más conocida por Manola, nació en 1917 en Bilbao. Toda su familia era de Madrid y allí trascurrió la mayor parte de su juventud hasta 1939. Mi padre, Desiderio Babiano Lozano, más conocido por Desi y por su nombre artístico de Lozano Olivares, nació en Madrid en 1909.
La sintonía política originaria de mi madre en la década de los 20 y 30 fue anarquista y la de mi padre, como la de toda su familia, socialista.

Ambos participaron activamente en la defensa de Madrid tras el golpe de estado de algunos generales contra la República en 1936. Primero en el frente y luego en la retaguardia: mi madre, modista, en confección y suministro de ropa militar y mi padre empleado de banca, pero principalmente por su dedicación a las artes decorativas y gráficas, cartelista en la sección de propaganda de la JSU. Ambos militantes de esta organización, en marzo de 1939 salieron de Madrid y por la carretera de Valencia se dirigieron a Valencia y Alicante con el propósito de embarcar y abandonar la España usurpada por Franco.

Max Aub dejó testimonio de este drama histórico del cerco al puerto de Alicante que afectó a miles de republicanos. Mi madre en una enfermería de la cárcel dio a luz a su primer hijo, Helios, y mi padre, confinado en un campo de concentración en Albatera, hasta que, gracias a las pericia, decisión y valentía de mi madre, recogido en el libro de Isabel Olesti “ Nou dones i una guerra”,lograron reunirse los tres en Barcelona al inicio de 1940.

Se refugiaron en una casona vieja y medio derruida en su última planta, la que mas que una vivienda parecía un palomar, en la calle Bismarck, en la confluencia de las calles, tan bien sonantes, de Francia, Polonia y Vallseca y el pequeño Pasaje de Bismarck en el barrio de Can Baró en Barcelona, donde gracias a un huertito de una familia solidaria de una de las viviendas del Pasaje quedó asegurado su primer sustento en la ciudad.

Poco después de nacer su segundo hijo, Amador, en 1942, se trasladaron a un ático de un edificio de la calle Cerdeña en la confluencia con la calle Camelias. Mi padre por entonces prosperaba ya artística y económicamente.

Acabada la II Guerra Mundial, una investigación de la Brigada político-social de Madrid localizó, detuvo y traslado a mi padre a la cárcel de Madrid. Las denuncias eran muchas y graves, todas procedentes de vecinos y compañeros del Banco Central, que le consideraron muerto o desaparecido de Madrid. Fue mi madre quien se trasladó a Madrid y durante muchos meses antes del juicio con paciencia y dedicación absoluta desactivó todas y cada una de las 21 denuncias. Mas de un año de nuestra infancia la pasamos mi hermano y yo en la casa de mis abuelos en la parte alta de la carretera del Carmelo hasta que mis padres regresaron juntos de Madrid.

Fue poco después, en 1947, cuando nos trasladamos al tercer piso de una torre del número 1 de la calle Francisco Alegre plantada en plena montaña del Carmelo y hoy esquina con la calle Budapest. Desde el estudio de mi padre, 270 grados a la redonda, una vista total de Barcelona y mas: desde Badalona hasta el Prat. Hasta 1950 nuestros compañeros de juego a última hora de la tarde eran los muchachos de las barracas y durante el día nuestros compañeros de estudio del Liceo Francés.

Era frecuente que durante unos días o semanas permanecieran en casa algunas familias de paso en su viaje y huida a Francia.
En esta casa acogieron mis padres a María Teresa Toral, huida de Madrid y poco después detenida, interrogada y torturada atrozmente por la Brigada Político-Social de Barcelona y Madrid. Su intención era huir a Méjico, donde años después realizó traducciones científicas para el Fondo de Cultura Económica en el país que la dio asilo.

Desde entonces mi padre tuvo que someterse a un régimen estricto de presentaciones periódicas en la comisaría de policía del Guinardó.
 Fué en 1950 cuando mis padres se mudaron definitivamente a la casa de la Rambla del Carmelo, 26bis en Horta.

La casa de la Rambla del Carmelo

manola-helios1.pngEsta casa la edificó un constructor de Horta, el Sr.Casals, sobre una parte de un terreno de cultivo con árboles frutales de todo tipo: almendros. avellanos, nogales e higueras. Lo hizo para cuando se casara su hija, Elvira. Pero su boda nunca se consumó y la puso en venta por el valor de 120 000 Ptas. Mi padre no quiso o no pudo comprarla y la alquiló en 1950 por 700 Ptas/mes. Es una casa de dos plantas de una superficie construida de unos 160 m2 con garaje y lavadero en el jardín sobre un terreno de unos 400 m2.
Por entonces, el entorno urbanizado se limitaba a : parte de la calle de las Ciencias, Dante y Llobregós hasta la calle Tolrá y la Rambla del Carmelo y de Dante a la calle Pedrell. La totalidad de las viviendas eran torres y casas de una planta con jardín, llamadas villas, pertenecientes a antiguas familias veraneantes y por entonces ya residentes de este barrio que todavía no pertenecía a la ciudad de Barcelona. Casi en su totalidad el Carmelo era solo montaña flanqueada por los barrios de Gracia, Can Baró, El Guinardó, Horta y Valle de Hebrón. Un espacio jalonado por el Parque Güell, la montaña pelada con su incipiente Parque del Guinardó, canteras, bóbilas, masías y huertos, tan representativos como los de Can Codolá y fincas residenciales, como las del Laberinto.

Horta, en lo más hondo del valle, era un núcleo urbano casi aislado de Barcelona, unido por una línea de tranvía, articulado en torno a la Plaza Ibiza y heredera de una tradición librepensadora y tolerante, anarquista y pequeño-burguesa: Cooperativas, Ateneos, Biblioteca, Teatro popular, Unión Deportiva de Horta y Centro Parroquial. Una sociedad trabajadora estructurada en pequeños negocios y talleres que, al desbordarse su población bajo los efectos de la emigración, suministraba mano de obra para otras grandes empresas situadas en otros barrios periféricos de Barcelona.

Este fue el contexto que eligieron mis padres para vivir desde 1950 hasta hoy. En estos 60 años sucedieron acontecimientos sociales y políticos vinculados con nuestra familia y nuestro entorno, ligados con la lucha clandestina antifranquista hasta 1977; seguida por la consolidación de los partidos políticos, la actividad en la Asociación de Vecinos y otras asociaciones y movimientos cívicos.
Desde 1939 mis padres, visto desde mi perspectiva infantil de los años 40 hasta 1954, resisten y rehacen su vida y la de su familia, soportando y enfrentándose a una represión franquista durísima y al mismo tiempo relacionándose a título personal con otros resistentes sobrevivientes del naufragio que sufren y no soportan la persecución y las injusticias. La ayuda mutua, la solidaridad, forman parte del rearme moral para resistir y combatir. Las amistades son muy importantes. También la relación con formas de vida social escasamente o poco contaminadas por la presión omnipresente del Régimen. Recuerdo que mi hermano y yo llegamos siempre tarde al colegio, entonces el Instituto Menéndez Pelayo, para no tener que formar en el patio, cantar el himno falangista y levantar el brazo como saludo a la bandera que se izaba todas las mañanas. Para el siguiente curso escolar mis padres nos matricularon en el Liceo Francés; en la confluencia de las calles Bailen y Provenza. Allí ocasionalmente se tocaba La Marsellesa.

Muchos fines de semana en verano mis padres nos llevaban en bicicleta hasta Castelldefels y Gavá, donde en los años 40 se podía practicar en sus playas el nudismo, protegido por una densa e inhabitada pineda de unas 3200 Ha inaccesible entonces para cualquier tipo de vehículo y los vestigios de una cultura naturista y libertaria. En mi casa se escuchaba radio Londres, Paris y La Pirenaica y en el círculo de amistades se trasmitían innumerables historias y peripecias personales que tenían más credibilidad y fuerza que las clases de historia y religión que se impartían en la escuela de entonces.

Nos saturábamos de cine, en la década de los 50, básicamente americano en los cines Carmelo, Horta y Unión: los buenos, los malos, la chica y el chico y los musicales y un poco de cine francés e italiano: la voluptuosidad, humor y crudeza del neorrealismo. El flamenco en la calle, interpretado por los aficionados chavales de las barracas y en los vinilos: Brassens, Montand, Piaf, Leo Ferré. Un microcosmos al margen de lo dominante y poco a poco contra lo dominante.

manola-y-su-marido.pngMi padre profesionalmente prosperaba y se situó entre uno de los mejores dibujantes e ilustradores de Barcelona. En 1954 mis padres hicieron su primer viaje a Paris. Para nuestro conocimiento, se trató de un simple viaje turístico y así lo consideramos durante algunos años. En realidad estuvieron en París, pero también asistieron al V Congreso del Partido Comunista, celebrado en el otoño de 1954 en Checoslovaquia. Formaron parte de un primer grupo de delegados procedentes del “interior” del país, España. Las condiciones de clandestinidad fueron extremas y gracias a ello nadie fue detenido por este motivo. Fue en esta ocasión, probablemente, cuando mis padres asumieron una labor organizada y concreta en el PSUC.

Poco después, el primer organizador político que conocimos en nuestra casa fue Miguel Núñez González. Para mi hermano y para mi era solo un amigo de mis padres, que pasaba algunas horas al día con frecuencia en nuestra casa. Con el tiempo nos fuimos dando cuenta que dormía en una pensión, pero que durante el día se ausentaba para simular que tenía un empleo regular. Su actividad clandestina le obligaba a disponer de algunas horas libres y perdidas durante el día. Algunas de ellas las pasaba con nosotros como si fuese de la familia. Era una persona de trato fácil y amable, resultaba interesante y atractivo conversar con él sobre cualquier tema con absoluta y sorprendente naturalidad y sencillez. Toda su actitud y comportamiento generaba optimismo y confianza y se ganó fácilmente nuestro aprecio. En ese régimen de idas y venidas se estableció un sistema de prevención y seguridad que actuaría si la casa resultaba insegura.
Nuestra casa fue utilizada como estafeta para la recepción y distribución de prensa y propaganda clandestina del PCE y PSUC. Miguel Núñez realizo durante dos años un trabajo de reorganización amplia y eficaz del PSUC, actividad que tuvo que suspender por enfermedad durante algunos meses. Le sustituyó Emiliano Fábregas, que inicialmente residía en nuestra casa. Era una persona discreta, apenas abría la boca para conversar y todo el respiraba secretismo. Al cabo de un tiempo se trasladó a una pensión y poco después, en 1956, le detuvo la Brigada político-social de Barcelona. En unas horas desveló a la policía todo y más de lo que ellos querían averiguar.

En poco tiempo los calabozos de la Jefatura de la calle Vía Layetana se llenaron de detenidos, entre ellos mi padre, mi tía Armonía Rodríguez, hermana de mi madre, y su esposo Víctor Mora. A consecuencia de ello, mi padre permaneció recluido en la Cárcel Provincial de Barcelona, La Modelo, durante medio año. Muchos de los expedientados salieron en libertad provisional a la espera del juicio Sumarísimo por Rebelión Militar. Fue en esas circunstancias que conocí al estudiante de la Facultad de Económicas Octavio Pellissa, que fue declarado en rebeldía en el Consejo de Guerra algunos meses después de su huida a Francia y posteriormente a Alemania del Este. Era un expediente con muchos encausados y no fue fácil encontrar a varios abogados capaces y dispuestos a asumir no solo la defensa de los detenidos sino también la denuncia de los métodos de represión policial y la acusación de un régimen de opresión y represión social y política. El Consejo de Guerra se celebró en una sala de la Capitanía General de la IV Región Militar en Barcelona. Al fondo, bajo un gran crucifijo, el Tribunal Militar; a la izquierda la Fiscalía Militar; a la derecha los abogados defensores; en el centro los acusados y en un reducido espacio de la entrada los familiares controlados por numerosos policías de la Brigada político-social. Aquellos torturadores querían con su presencia intimidar a todos los presentes, pero los alegatos de los acusados y de los abogados cayeron sobre ellos como granizo sobre cristales. Tras el juicio, la causa contra mi padre y mis tíos fue sobreseída, pero muchos otros fueron condenados duramente.

Poco después, acrecentando todavía mas las medidas de seguridad, en nuestra casa se reanudó la actividad. Miguel Núñez, alarmado por lo que había sucedido durante su ausencia, regreso de Paris a Barcelona prácticamente desde el quirófano y reanudó la labor, recomponiendo los efectos de la debacle. Los riesgos aumentaban y todo el mundo era consciente de ello, pero el cuerpo a cuerpo con los opresores puso de manifiesto que el miedo ahora empezaba a ser compartido por ambas partes. La situación de los presos políticos impulsó la organización de la ayuda económica para ellos y sus familias.

manola-e-hijo-en-la-playa.jpgEn el verano de 1957, el hijo mayor de la familia, Helios, realizó un viaje por Francia, Alemania, Checoslovaquia y la URSS. Ello originó, sin llegar a saber como, su detención, arresto por una semana y la confiscación del pasaporte. Esa detención, sin embargo, provocó el vincularse mas abiertamente en el ámbito social, cultural y sindical universitario. En la concentración de solidaridad con el Abad Escarré de la Abadía de Montserrat, le detuvieron nuevamente en 1958. El Abad Escarré era un referente religioso en Cataluña, que se diferenciaba del resto de la Jerarquía por su compromiso con ciertas libertades en Cataluña y por ello recibió el apoyo de diferentes sectores sociales y culturales y la desaprobación brutal de la policía, falangistas, requetés y los soldados de Cristo Rey, que se confabularon para dar porrazos contra los participantes de la concentración.
En 1958 fue detenido y torturado por la Brigada político-social Miguel Núñez. Máximo dirigente del PSUC en Cataluña y miembro del Comité Central. Su actitud frente a la detención fue ejemplar. La policía no logró detener a nadie mas. Después de varias semanas en los calabozos de la Jefatura Superior de Policía en la Vía Layetana le trasladaron a la Cárcel Modelo de Barcelona con lesiones muy graves.

Fué en estas circunstancias, que mis padres se responsabilizaron para atenderle en todas las necesidades asistenciales y organizativas hasta su traslado a la Prisión de Burgos en 1960. Procesado en Barcelona en 1958, se ocupó de su defensa el abogado José Solé Barberá. La preparación de la defensa fue trascendental políticamente. Ante la baja de un activo tan importante solo cabía contrarrestarla, trasformando el Consejo de Guerra contra el, en un proceso con la mayor trascendencia política y pública posible contra el franquísmo. Mi madre actuaba de enlace y coordinaba las aportaciones políticas enviadas por Núñez desde la cárcel y el Comité Ejecutivo desde Paris. Mientras, el PSUC en el año 1959 incrementó su acción, forzando la marcha hasta límites poco razonables, mas allá de las posibilidades reales del momento, pero la militancia respondió y sobre todo la militancia obrera encajó nuevas e importantes detenciones en la preparación de la Huelga General Pacifica (HGP)en toda la provincia de Barcelona.

Previamente, a principios de ese año, se promovió con bastante éxito las pintadas de la que se llamó la campaña de la P. Esta P combinada con la palabra PROTESTA, fue un precalentamiento a la huelga. En Horta mi hermano y yo nos iniciamos en esa arriesgada actividad gráfica. La agitación intensa en la Universidad y en el barrio se saldó con mi detención y la de una acompañante el 27 de mayo de 1959 a punta de pistola en un portal cercano a la Jefatura Superior de Policía en la Vía Layetana. Repartíamos octavillas convocando la HGP para el mes de junio. La policía hizo un registro mas de toda la casa y se llevaron a mis padres a la Jefatura para forzar mi interrogatorio. Aplicaron la tortura física, psíquica y moral, de la cual mis padres fueron en parte testigos por la ofuscación y rabia de la policía. Y como había sucedido en otras ocasiones la de Antonio Creix en especial.

amnistia.jpgEn los calabozos de aquellas dependencias hacía más de un mes que retenían a 30 luchadores antifranquistas de Igualada, Sabadell, Tarrasa, Calella y Berga, sometiéndoles a rondas de interrogatorios y torturas. A la policía les parecían todavía pocos y se prometían mas delaciones y detenciones, pero se encontraron con una sorpresa. Una denuncia , la primera en toda la posguerra, contra la Brigada político-social de Barcelona por tortura y malos tratos.
Cuando al tercer día de su detención mis padres salieron de la Jefatura, se presentaron inmediatamente en el despacho del abogado Agustín de Semír. Le explicaron lo que habían visto y sufrido y le expresaron su voluntad de denunciarlo jurídicamente, ofreciéndose a declarar como testigos. El resultado inmediato de esa denuncia fue que en la madrugada del 1 de junio de 1959 a todos los detenidos en los calabozos de la Jefatura los trasladaron a la Cárcel Modelo de Barcelona. Semír interpuso la denuncia por torturas en el Juzgado con el apoyo y respaldo del Colegio de Abogados de Barcelona. Un hecho sin precedentes que requirió determinación y valor por parte de los participantes. Dos semanas después el Juzgado envió un médico a la Dirección de la cárcel para realizarme una revisión médica y presentar un informe. Coincidí en la Modelo con Miguel Núñez, trasladado a la prisión de Burgos con una condena de 20 años. Al año me trasladaron a la Prisión Central de Carabanchel en Madrid y tras un Consejo de Guerra por rebelión militar, que era el procedimiento habitual antes del TOP, me condenaron a 7 años y me destinaron a la Prisión Provincial de Cáceres. En todo este periplo me apoyaron mis padres y en 1963 fui desterrado a Huesca y tras algunas peripecias en Barcelona salí de España ilegalmente hacia Paris y Berlín. Estudie y trabajé en Alemania y regresé a Barcelona en la primavera de 1975. Mi hermano abandonó legalmente España en 1960 y todavía reside en Paris. No puedo ni siquiera resumir el infortunio que para mis padres representó nuestro exilio. Nosotros no podíamos regresar y ellos nos visitaban cuando les era posible. No fui testigo presencial de todo el desarrollo posterior hasta 1975, pero si de su testimonio. De diferentes formas continuaron siempre comprometidos con la solidaridad hacia los presos políticos, vehiculando las ayudas económicas a los familiares y a los huelguistas de Cataluña y Asturias. Con los años disponían de una red de contactos internacionales y muy especialmente con la sección de Amnistía Internacional en Londres. Nuestra casa fue un centro de acogida legal o no para muchos activistas extranjeros solidarios con la lucha antifranquista. Desde las cárceles españolas se enviaban múltiples informes a la ONU y a su Asamblea General anual. Informes, denuncias y testimonios encaminados a mejorar las condiciones en las cárceles, el estatuto de presos políticos y la amnistía. Un combate duro y largo. Miles de familias, muchas de ellas numerosas sin ingresos ni recursos económicos. Muchos sacrificios y muchas privaciones y siempre con buena cara y buenas palabras para no aumentar el pesar de los que estaban encarcelados. Sobre todo que el ánimo no falte, adelante, adelante, siempre adelante.

Ese fue el combate de muchas mujeres. Muchas mujeres que trabajaban y se esforzaban para mantener un hogar y los hijos y que además de la falta de libertades sufrían la discriminación de los hombres e incluso la de sus compañeros. Por eso mi madre asumió, frente a la injusticia y la ingratitud, la lucha por la liberación de la mujer, el combate feminista por el derecho al divorcio, al acceso a la información sexual y la planificación familiar, a la interrupción del embarazo y la despenalización del aborto y la igualdad de oportunidades en el estudio y el trabajo. Esto, que hoy todavía necesita perfeccionarse y mejorar, era entonces, antes y después de la dictadura, un trabajo arduo, tenaz y a veces ingrato.

manola2.jpgEn este proceso la sociedad ha asimilado y asumido mucho, mucho mas que el mundo de la política de hoy. Entonces se repartían sacrificios y hoy privilegios. Hay sectores importantes de nuestra sociedad que padecen necesidades básicas y sufren y hay otros que no se enteran o no desean enterarse. Recuerdo que no hace tanto tiempo, ya en el régimen democrático, mi madre fue encarcelada por defender la despenalización y el aborto libre y gratuito, en1985. La Asociación de vecinos tuvo que convocar acciones para que los Transportes de Barcelona incorporasen nuevas líneas de autobuses para comunicar el Carmelo. Para urbanizar la Rambla del Carmelo tal como la conocemos hoy se necesitó “dios y ayuda” y la Escuela Tramontana y la Guardería igualmente. Parte de este testimonio, fácilmente contrastable hoy, lo protagonizaron mis padres junto a otras personas, pero lo que si puedo confirmar con certeza es que fueron un referente de compromiso y de lucha desde su casa de la Rambla del Carmelo 26 bis.

Es bien sabido que la democracia de nuestro país ha dado la espalda a este episodio decisivo de nuestra historia y sigue contribuyendo por activa y por pasiva a que la España y la Cataluña de hoy que todos disfrutamos no tenga vínculos históricos reales y tangibles con la lucha clandestina de una parte de la sociedad de nuestro país. Millones de turistas que visitan España se van con la impresión que la democracia de alguna manera nos fue regalada. Es más, hay una generación joven que desconoce por falta de referencias, lo que fue, lo que representó y como se consiguió liberarnos de la dictadura franquista. El esfuerzo y el dolor que todavía hoy persiste por la falta de reconocimiento y restitución de la Memoria Histórica de este país. Hay ejemplos y ahí tenemos la cárcel, La Modelo, que desaparecerá este año. Una cárcel manchada con sangre republicana y en donde cientos de miles de presos políticos en los años 40 fueron hacinados por docenas en celdas de seis metros cuadrados, sin apenas comida e higiene.

manola-luchadora.pngHe viajado bastante por Europa y los que lo hayan hecho saben que en todos los países en los que se sostuvo una resistencia clandestina y una lucha armada contra el fascismo conservan parte del patrimonio histórico de la liberación después de la Segunda Guerra Mundial. Por doquier hay referentes vivos de aquella resistencia y de las víctimas.
En España no y esta situación ha de cambiar y deben hacerse esfuerzos para alcanzar la normalidad, el conocimiento y reconciliación con nuestra propia historia.

Estoy convencido que el deseo de mi madre es merecido, efectivo y legítimo por encima de la fiebre constructora, el mega-urbanismo y la especulación.

 

Etiquetes: , ,

Eructo fascista contra el pensamiento

valle-de-los-caidos.jpgHace unos dias desde Tierra de Genistas se lamentaban que no había suficiente presencia de izquierdas en Internet (y en concreto en Google) de la Memoria Histórica. La han colonizado los fascistas, se quejaba. Y yo no sé. Depende de qué se diga y cómo. Y no sé cómo lo interpretará Google, pero voy a colaborar a la campaña rescatando para nuestra memoria histórica (en este caso, también asco y advertencia históricos) un billete que el próximo domingo cumplirá cuatro años de su publicación. Lo escribió Juan José Millás. Juzguen ustedes si no vale la pena recuperar estos maravillosos relámpagos de lucidez de veranos pasados y construir y re-construir también nuestra Memoria Histórica con denuncias aceradas como la de Millás que remueven el estómago y sentimos tan próximas porque en el fondo y la forma de tanta intemperancia y prepotencia con la que ejercen sus funciones ciertos magistrados, comunicadores  y políticos podemos encontrar todavía, avinagrado por el tiempo, el regusto tan peligroso como agrio y nauseabundo del fascismo neoliberal y post-moderno.

 franco_y_millan.jpg

EL ERUCTO COMO FORMA DE PENSAMIENTO

Juan José Millás
El País – 08-08-2006

Le dieron todas las cruces del mundo por matar, sin que la Iglesia se quejara de la utilización de ese símbolo.

¿Se puede advertir en esta foto una concepción del mundo, de la amistad, de la cultura? La respuesta es sí. A veces, tenemos una idea fantástica, pero carecemos de los medios o del tiempo precisos para desarrollarla. No es el caso de estos dos individuos. Tuvieron la idea y la llevaron a la práctica. Uno puso el talento y el otro la disciplina. El del talento, increíblemente, es el de la derecha y se llama Millán-Astray. El de la disciplina, increíblemente también, es el de la izquierda y se llama Francisco Franco. Salta a la vista que el ideólogo es Millán-Astray por la expresión de superioridad intelectual, que le sale prácticamente sin querer, pero también por el modo en que protege con su brazo derecho al neófito.

-Mira -le está diciendo- cómo se combate dialécticamente una idea: se levanta la barbilla, se enarcan las cejas, se arruga un poco la nariz y se suelta un eructo. Es importante que no te hayas lavado los dientes jamás, porque en el sarro se esconden cantidades increíbles de pensamiento y de bacterias, y adonde no llega el pensamiento llegan las bacterias. Si acaso, al tiempo de eructar puedes articular una frase corta, pero incisiva, del tipo de te vamos a cortar los cojones. Estas oraciones combinan muy bien con el tipo de filosofía que pretendo transmitirte. Un día, en Salamanca, discutí con un tal Unamuno, un filósofo de mierda, al que grité en su cara ¡Muera la inteligencia! Se quedó planchado porque lo argumenté con dos eructos geniales y un ¡Viva la muerte! que te ponía los pelos de punta.

Para entonces ya me faltaban un ojo y un brazo, porque yo soy consecuente y si digo que viva la muerte es porque me gusta, incluso a plazos. Estaba conmigo, de mi lado quiero decir, José María Pemán, que eso sí que era un pedazo de escritor con su gracia andaluza y todo lo demás. Si no me crees, pregúntaselo a él.

Cuando escuchaba la palabra cultura, Millán-Astray sacaba la pistola. Se pasó la vida sacándola y mató mucho, primero en Filipinas, luego en Marruecos y más tarde en España. Le dieron todas las cruces del mundo por matar sin que la Iglesia se quejara de la utilización masiva de un símbolo tan suyo. Finalizada la Guerra Civil regresó a sus tareas intelectuales como jefe de prensa del régimen y sólo mataba los domingos, por quitarse el gusanillo. Un genio.

En cuanto a Franco, era más torpe. Observen las dificultades que muestra para soltar la ventosidad bucal por no colocar la lengua donde debe. Pero aprendió y eructó como el que más durante cuarenta años. De entre sus eructos más celebrados cabe destacar la Cruz del Valle de los Caídos, también muy apreciada por la Iglesia.

Si alguien quiere saber qué fue el franquismo, cómo era la atmósfera moral e intelectual, incluso gastronómica, que se respiraba en España durante aquella época, no tiene más que asomarse a esta fotografía con halitosis que lo dice todo. De ahí venimos, aunque unos más que otros, y no nos gusta señalar. Se publicó en las páginas de Cultura de EL PAÍS el 14 de noviembre, con ocasión del aniversario de la muerte de Franco, por lo que si Millán-Astray hubiera levantado la cabeza habría sacado, lógicamente, la pistola.

Vaya mundo.

Debo esa pequeña memoria a mi amigo Javier Burón.

 
2 comentaris

Publicat per a 4 Agost 2010 in Memoria Historica

 

Etiquetes: , , , , ,

Parc Nacional d’Aigüestortes i Memòria Històrica

teresa-buigues.jpgLa Teresa Buigues i Poveda, amiga i ciutadana de Les Franqueses on és regidora de Cultura i Pagesia per la coalició ERC-Els Verds, m’ha enviat aquest missatge:

“Aquest estiu he passat uns dies en un lloc molt bonic dels nostres Pirineus i he visitat el parc nacional d’aigüestortes, un lloc recomanable de visitar, per gaudir de paisatges impressionants, de respecte a la natura, un lloc per recordar els que estimem la muntanya.
La visita l’hem feta amb l’Ivan, un jove guia de muntanya que coneix be el lloc. Mes amunt de l’estany de llebreta i a prop del mirador es troba una petita presa que crec que s’anomena sant aspri’t, es un lloc impressionant per la quantitat d’aigua que li arriba de la muntanya, el guia ens ha explicat una historia que jo desconeixia. aiguestortes-i-sant-esperit.jpgSegons els vells de la zona la presa la van construir desprès de la guerra i la van construir presos republicans, això no es una novetat, els presos van construir moltes grans obres, prop del parc van fer el túnel de Viella. Però el mes esgarrifós que el guia ens va explicar es com arriba tanta aigua a la petita presa, es van construir estrets túnels que foraden la muntanya fins dalt per recollir l’aigua dels cims, segons ens va dir els túnels es començaven a fer des de baix i anaven pujant, en arribar a dalt i trobar l’aigua els presos eren arrossegats cap a baix del mateix túnel que havien construït arrossegats per la força del corrent, els cossos destrossats suraven sobre l’aigua de la petita presa.
Uns metres mes amunt varem poder veure dos d’aquets estrets túnels.
Impressiona veure un lloc tan ple de vida a tots els racons i pensar que nomes unes dècades enrere era un lloc de desesperança i de mort.
Tot i aquesta historia val la pena visitar el lloc el parc s’ho mereix i si trobes un d’aquets túnels tingues un moment per el record.”

 
Deixa un comentari

Publicat per a 25 Agost 2008 in Ciutadania/Política

 

Etiquetes: , ,

A la memòria de Margarita Abril: De política, cuina, revolució i tendresa

margarita-roman-julian-grimau.jpg
A vegades l’atzar provoca estranys contrapunts. Vaig parlar per primera vegada amb la Margarita Abril a l’enterrament d’una altra dona especialment important per a moltes persones de la meva generació: la Giulia Adinolfi. A la cerimònia hi havia molta gent, però a la sortida vàrem quedar de costat. I un comentari fet de forma casual va servir d’inici per establir complicitats i una amistat que va anar creixent i creixent…

Dels moments passats al costat de la Margarita Abril recordo especialment l’alegria de viure el plaer quotidià de la cuina ben feta. Les converses sobre la millor recepta per a cuinar el porcell, el mestratge que tenia en el punt del gigot i la barreja de mongeta tendra i mongetes seques amb que l’acompanyava, l’enyor d’una “choucroute garnie”, i la lleugeresa del salmó al forn que va ser el darrer plat que vàrem compartir en una taula ben parada, amb tovalles i tovallons de roba blanca amb un punt de midó. La Margarita n’havia fet de cuinar, quan era més jove, un acte ritual d’amor i amistat. Els camarades que arribaven a Paris en temps de clandestinitat rebien a la taula de la Margarita i en Román el suport nutrici i d’afecte d’una truita de patates solidària, o d’un meló francès amb vi de Porto per a ocasions solemnes. I els camarades d’exili compartien també el gustós resultat de les hores invisibles passades als fogons per aconseguir les petites obres mestres de la cuina casolana. En els darrers temps, i quan la cuina era un dels temes que s’encetava, la Margarita parlava sovint d’un viatge a Portugal i com n’havia menjat de bé en una terra que estimava per la revolució dels clavells i que la va acabar d’enamorar pel bacallà a la brasa i pel “bacalhau à Braz”, una meravellosa menja d’elaborada alquímia on la ceba estofada, les patates fregides, el bacallà esqueixat, ous, nata, julivert i olives negres sorprenen el paladar i no s’esborren mai més de la memòria.

Amb el pas de temps cuinar es converteix per a tothom amb una tasca massa feixuga, però la Margarita va mantenir l’escalfor i l’afecte d’aquesta barreja de gastronomia, amistat i política, compartint una taula prop de la mar, o pujant fins el castell d’Hostalric per acompanyar els paisatges de La Selva i el Vallès Oriental amb l’escalivada semi-freda o un plat de terrissa amb canelons gratinats.

dun-roig-ences.jpg

La conversa, com no podia ser d’altra manera, acompanyava tant bé com el vi rosat. De fet la Margarita, addicta a l’aigua amb gas, trobava l’espurna picant en el comentari ben o mal intencionat, però era impossible estar al seu costat en silenci. En torn de la taula parlàvem de la situació política, compartíem fil.lies i fòbies, i entràvem en petites i reiterades discussions sobre el paper dels intel•lectuals –per als que la Margarita sentia un càlid respecte que personalment no considero gens fonamentat– en tant que coincidíem a fons i sense gaire polèmica en el necessari paper del partit i com calia enfortir-lo. La Margarita, però, aconseguia convertir-me en oïdora entregada quan explicava la seva joventut de dona treballadora, el respecte que sentia per l’exemple lluitador del seu pare, l’esperança que en el començament de la seva joventut va viure la República, el desconsol de la guerra i la post-guerra, i la lluita que continuava… Els relats que s’han gravat de manera més forta en la meva memòria són els de la seva entrevista amb la Elionor Roosevelt, la seva vital impossibilitat d’acceptar el tracte que als Estats Units es donava al servei –en especial a una criada negra per la que la Margarita va sentir molt d’afecte —i l’arribada del vaixell de refugiats a terres americanes amb en Roman de passatger i ella d’avaladora dels joves comunistes –en una confusió de Serradells de la que en va resultar un company per a tota la vida.

Voldria dedicar un paràgraf a la parella que formaven aquests dos camarades de partit i de taula, de casa i de vida: La Margarita i el Roman s’entenien amb mitges mirades, arribaven a acords sobre grans temes amb petits comentaris, i deixaven que els desacords es desfessin en els silencis de complicitat d’aquesta manera tan sàvia que només s’aprèn desprès de molts anys de convivència i respecte.

Els records de les hores amb la Margarita van molt més enllà de l’olor del seu perfum (tant francés, Lou Lou de Cacharel, de flors, orient i vainilla) i la calidesa que sabia transmetre amb el seu somriure. Van fins aquell punt del nostre interior, en un lloc indeterminat entre el cor, el cervell i les entranyes, on es forgen les conviccions i els estils de vida. Segurament són paraules plenes d’emoció que potser no lliguen massa en un escrit en el que també es parla de plats de cuina, però és que ni puc ni vull amagar que el meu record de la Margarita, sortosament, té tota aquesta immensa gamma de registres. Poques persones en el món evoquen la lleugeresa de l’aire respirat a prop de la mar i la profunditat de les conviccions que fan transformar el món. És per això que l’agost de fa 3 anys, quan ens va deixar vaig escriure:margarita-i-roman.jpg

“Les revolucions semblen que es fan de sobte, però la veritat és que es teixeixen lentament. La Margarita va dedicar tots els anys de la seva vida, des de la presa de consciència, a la tasca diària de fer i desfer que travessa generacions, pobles i fronteres. Va coincidir amb persones que deixen la seva marca a la història, i la Margarita la va deixar amb elles. Va estar al costat de companyes i companys durant molts anys –en Roman, el més constant, el més estimat—i va tenyir el fil roig d’afecte i de la quotidiana tendresa que ens permet seguir endavant amb la humanitat necessària per un projecte de transformació tan arriscat.

La Margarita era vitalitat generosa que no s’esgotava en sí mateixa i enfortia als companys i companyes, era la lluita per un món millor encarnada en dona, era la sàvia intransigència de qui entén la importància del que està en joc, i era l’entossudiment de conviccions a les que un fort instint de classe i la total absència de frivolitat conferien la duresa del diamant i l’escalfor d’un somriure alegre i confiat de benvinguda.

La Margarita és ara ja una part important d’aquest teixit històric de lluites i revolucions, de pedagogia de canvi i memòria per a que les noves generacions s’incorporin a la dignitat del combat. Tots els grans ideals que han mogut el segle XX –però seguiran plens de vigència el XXI—varen comptar amb la seva entrega incondicional: l’antifeixisme, la República, les llibertats, l’emancipació dels treballadors i de la dona, el comunisme…. No és que triés aquesta manera de viure: és que la solidaritat amb els altres éssers humans no li permetia entendre la vida de cap altra manera.

La Margarita viu en nosaltres. No només en la nostra memòria. També i sobre tot en el nostre compromís. En la necessària radicalitat i intransigència de construir el socialisme sense concessions innecessàries. El seu mestratge seguirà cap a les noves generacions, teixint i desteixint en un treball coral on els nou vinguts podran comptar amb la riquesa de la seva vida per aprendre i anar consolidant els passos endavant. La Margarita, per com es va fondre i confondre amb les conviccions compartides per un món millor i per l’afecte immens que li tenim, seguirà existint en la nostra lluita comuna contra la barbàrie.

No pot ser de cap altra manera. De tot cor, i fins sempre!”

 
3 comentaris

Publicat per a 5 Agost 2008 in Persones a recordar

 

Etiquetes: , ,

Carlos Berzosa: El olvido de la crueldad franquista

salvador.jpg“Antes de que tuviera ocasión de ver la película Salvador, acerca de la ejecución de Salvador Puig Antich, había hablado con jóvenes que ya la habían visto y que ignoraban por completo los hechos que narra. La mejor descripción la hizo una chica, quien dijo que le pareció impactante. Realmente lo es, y lo que más les extrañaba a estos jóvenes es que esos hechos pudieran haber sucedido en la España de los años setenta. Se enfrentaban, de esta manera, a través de la película, al horror que había supuesto el franquismo, y lo hacían ya no sólo a través de las ideas más o menos vagas que acerca de la dictadura les hubiesen contado en los estudios de bachillerato o de lo que pudiesen haber oído en sus casas. Muchos estudiantes no tienen idea exacta de la brutalidad que supuso el régimen de Franco No sabían nada de la matanza de Montejurra o de la de Vitoria. Algo sí sabían de la de Atocha El mismo desconocimiento de estos hechos recientes por parte de los jóvenes se ponía también en evidencia en una tertulia de radio que, dirigida por Concha García Campoy, se emitía desde los cursos de verano de la Complutense en El Escorial y en la que tuve la ocasión de participar. Al presentar a la actriz Leonor Watling, García Campoy señaló que ésta acababa de terminar el rodaje de Salvador. La actriz mencionó entonces que, antes del rodaje, ni ella ni el resto del equipo tenían conocimiento de esa historia. José Luis Sampedro y yo hablamos en el programa de radio de lo terrible que fue aquel suceso, de la conmoción que nos produjo y de otras ejecuciones que se llevaron a cabo al final del franquismo. Pero es que hay que admitir que resulta lógico que los jóvenes no sepan nada acerca de estos hechos tan cercanos en el tiempo, pues nadie les ha hablado de ellos, lo que es una muestra más de la ocultación a la que se encuentra sometida la historia de España más reciente y lo ominosa que pudo ser aquella parte de nuestra historia. Esta falta de información me recuerda la que también padecimos tantos jóvenes universitarios en la década de los sesenta, incluso entre los que nos enfrentábamos al franquismo.

8488730748.jpgMax Aub arremete en La gallina ciega contra esa juventud que en 1969 no sabía nada acerca de la Guerra Civil, ni de lo que había representado la generación del escritor en el ámbito de las ciencias, las artes y la cultura. Para el catedrático de la Universidad Autónoma de Barcelona Manuel Aznar Soler, que hace un estudio introductorio a esta obra en la edición de Alba Editorial, este ataque a cuenta de la desmemoria impuesta por el régimen franquista le parece un tanto injusto, pues la culpa no podía ser de aquellos a quienes no se les había enseñado nada de aquello a que se refería Aub o, en todo caso, se lo habían transmitido totalmente deformado. En realidad, no podía ser de otra manera ya que los libros más rigurosos acerca de la República y la Guerra Civil, como los de Hugh Thomas y Gabriel Jackson, estaban prohibidos y no resultaba fácil para muchos adquirirlos en el cuarto de atrás de determinadas librerías o comprarlos en Francia. Llegados a este punto, conviene volver al principio: ¿cómo se encuentra el conocimiento de la juventud universitaria hoy respecto a lo que fue el franquismo y su última etapa? Mi experiencia como profesor universitario es que, salvo una minoría excesivamente pequeña, la mayoría no tiene ningún conocimiento. Esto sucede, además, en un contexto y en un tiempo en el que no es posible excusa alguna, pues ahora no hay libros prohibidos y se han publicado muchos que permiten disponer de una información documentada sobre lo que realmente pasó. Un testimonio notable de todo este desconocimiento lo ofrece Jordi Soler en su libro Los rojos de ultramar, cuando explica el porqué de ese libro basado en las memorias escritas de su abuelo. Pensó, en principio, que su publicación carecía de interés, aunque fueran memorias noveladas, pues no dejaba de ser un libro más sobre la Guerra Civil. Sin embargo, cambió de idea cuando, encontrándose impartiendo una conferencia en la Universidad Complutense, un estudiante le preguntó cómo es que se llamaba Jordi y hablaba con acento mexicano. Como contestación, contó la historia del exilio de su familia en no más de 10 minutos. Cuando terminó su rápida explicación los alumnos se quedaron mirándole desconcertados, como si acabara de contarles algo que hubiera sucedido en otro país o en la época del Imperio Romano. Tras las preguntas y las caras de asombro, dejó su conferencia de lado y habló largo y tendido sobre el exilio republicano, sintiéndose un poco ofendido de que esta información hubiera sido extirpada de la historia oficial de España. Las razones de este desconocimiento pueden ser muchas, pero algunas de las más inmediatas las he obtenido de las explicaciones de mis estudiantes. Unos me señalan que los acontecimientos más recientes apenas se abordan en la asignatura de historia del bachillerato, debido a la extensión del programa, lo que hace que las explicaciones se acaben cuando comienza el franquismo; otros apuntan que en esas clases percibían la impresión de que los profesores, no todos, por supuesto, demostraban poco interés en querer entrar en lo que parece ser un agujero negro en nuestra historia. Tampoco en las familias se habla del tema, ni siquiera del tardofranquismo que han vivido sus padres. Hace pocos años, hablando distendidamente con estudiantes de doctorado, me confesaban que no conocían nada acerca de las muertes que se produjeron en el final del franquismo y el inicio de la transición. No sabían nada acerca de la matanza de Montejurra, ni de la de Vitoria, ni sabían nada acerca de la muerte de estudiantes como Luz Nájera, Carlos González, ambos de la Universidad Complutense. Algo sí sabían sobre la matanza de Atocha. La idea que tienen los universitarios del franquismo es generalmente vaga, algo así como que fue una dictadura y que algunos de sus padres corrieron delante de los grises, planteándolo como algo divertido y folklórico, sin que se sepa que detrás de esas carreras había detenidos, torturas, expedientes de expulsión de la universidad, depuraciones, exilios, e incluso muertes como la de Enrique Ruano. Bien es verdad que este desconocimiento procede tal vez del pudor de muchos padres de no hablar de esa parte de la historia que hemos vivido.

vanoayer.jpg Y es que sobre el tardofranquismo, aunque haya novelas extraordinarias como El vano ayer, de Isaac Rosa, se ha escrito poco. Mi experiencia como profesor me indica que los estudiantes saben más del nazismo, gracias al cine, o de lo que sucedió en las dictaduras de Chile y Argentina, por las informaciones de los medios de comunicación, que de lo que fue nuestra dictadura, y, por supuesto, que no tienen una idea exacta de la brutalidad que supuso el régimen de Franco. Hay otro factor más que aclara este escaso conocimiento sobre el ayer cercano, y es que, en la actualidad, la curiosidad intelectual y la inquietud política y cultural es menor que la que había en esos años sesenta. Asimismo hay una menor afición por la lectura y, por tanto, también menos interés por averiguar por uno mismo, como se hacía entonces, aquello que no se encuentra en los programas de las asignaturas oficiales. El porqué esto es así tendría que ser objeto de un análisis sociológico más profundo, que no es lo que pretendo hacer aquí ya que tan sólo quiero dejar constancia de un hecho. Tampoco pretendo juzgar ni condenar a nadie por su desconocimiento, aunque sí lamentar que esto suceda, ni comparar generaciones. Son momentos diferentes que responden a realidades distintas, y en la actualidad hay cosas mejores y otras peores, en lo que a preparación intelectual se refiere y respecto a lo que sucedía en los años sesenta, que tampoco debe ser un decenio ni mucho menos mitificado.

Creo necesaria, no obstante, la adaptación de la enseñanza a los tiempos actuales, y también que no debemos consentir que la historia de España más cercana haya quedado extirpada o deformada, máxime cuando llevamos 30 años de democracia y ésta se encuentra ya consolidada.”

Carlos Berzosa es Rector de la Universidad Complutense de Madrid.

 Publicado en El Pais el 7 de enero 2008 y reproducido en Sin Permiso

 

Etiquetes: , , , ,

 
%d bloggers like this: