RSS

Arxiu d'etiquetes: Monsanto

SOM LO QUE SEMBREM impulsa la campanya: GLIFOSAT, herbicida cancerígen

# Aturada dels anuncis televisius
# Retirada del mercat
# Compromís dels partits per eradicar-ne l’ús
# Abandó dels herbicides en els entorns urbans, periurbans i vies de comunicació

Si estàs d’acord amb que cal posar fre a MONSANTO i a com enverina la terra i posa en risc la nostra salut, signa aquí!

image
A finals del passat mes de març, la Organització Mundial de la Salut (OMS), va classificar l’herbicida glifosat com a “probable cancerigen”, tot reconeixent la seva relació amb el desenvolupament de limfomes no-Hodgkins en estudis epidemiològics de poblacions humanes i les “evidències convincents” de que provoca càncer en animals de laboratori[i].

La declaració de l’OMS s’ha produït al mateix temps que TV3 i altres mitjans estaven emetent un anunci publicitari d’un producte comercial (el Roundup) la substància activa del qual és l’herbicida glifosat.

Actualment, és l’herbicida més utilitzat en la major part de cultius no ecològics (cereals, fruiters, arboris de secà, etc.) i també en els parcs, jardins i carrers de pobles i ciutats.

Es tracta d’un herbicida principalment comercialitzat per Monsanto que en va ser propietària de la patent fins l’any 2000. Va ser introduït en el mercat com un producte no residual i biodegradable fet pel qual l’empresa ja va ser condemnada per publicitat enganyosa en 2007 als Estats Units.

Al contrari de la propaganda, avui sabem que el glifosat ha passat a la cadena alimentària i que es pot trobar en el cos d’una part molt important de la població europea com va demostrar un estudi de l’associació Amics de la Terra. [ii]

A més d’això, està contaminant greument les aigües de Catalunya, que en molts freàtics tenen concentracions mitjanes de glifosat al llarg de l’any superiors a 0’1 μg.l-1, valor màxim admès per la normativa europea (Directiva 2006/118/EC)[iii].

El parlament holandès ja ha aprovat, amb efecte a partir de l’1 de novembre de 2015, prohibir l’ús d’aquest herbicida, entre d’altres, en activitats no agrícoles, de jardineria, i de manteniment de infraestructures.

Tal i com venim denunciant en la campanya contra el glifosat des de l’any 2012 i com es pot comprovar en l’argumentari que s’adjunta al final de la pàgina**, estem convençuts de que aquest producte comporta greus problemes de salut pública i de contaminació ambiental. Per aquests motius demanem:

A la Corporació Catalana de Mitjans Audiovisuals i la resta de mitjans públics que eivitin qualsevol anunci de Roundup o Glifosat.

– Al govern de la Generalitat de Catalunya que retiri del mercat tots els productes que contenen Glifosat.

– Als partits polítics que es comprometin, abans de les pròximes eleccions autonòmiques, a eradicar-ne el seu ús.

– A tots els ajuntaments i administracions catalanes que abandonin immediatament l’ús d’herbicides en els entorns urbans, periurbans i vies de comunicació, i posin en marxa les alternatives existents de jardineria ecològica.

[i] http://www.iarc.fr/en/media-centre/iarcnews/pdf/MonographVolume112.pdf.

[ii]https://www.foeeurope.org/sites/default/files/glyphosate_studyresults_june12

https://www.foeeurope.org/weed-killer-glyphosate-found-human-urine-across-Europe-130613

[iii]Sanchís, J. et al. 2012. Determination of glyphosate in groundwatersamplesusinganultrasensitiveimmunoassayandconfirmationby on-line solid-phaseextractionfollowedbyliquidchromatographycoupled to tandemmassspectrometry. AnalyticalandBioanalyticalChemistry, 402(7): 2335-2345.

 
Deixa un comentari

Publicat per a 22 Mai 2015 in Naturalesa

 

Etiquetes: , , , ,

SOM LO QUE SEMBREM denuncia el ROUNDUP

imageSOM LO QUE SEMBREM recull un informe de l’IARC, l’agència dins l’OMS que s’encarrega de qüestions relacionades amb el càncer, en el que s’afirma que el Roundup és un “probable carcinògen”. Som lo que sembrem denuncia, doncs, que el glifosat i els herbicides que el contenen, com el Roundup, han passat aquests dies de ser innocus com l’aigua, a probables carcinògens i lamenta que  actualment TV3 n’està emetent un anunci destinat a usos domèstics i de jardineria. Ens alerten, també, que la requalificació també afecta als insecticides Malathion i el Diazinon

La notícia s’ha recollit a la web de  SOM LO QUE SEMBREM, organització que porta molts anys demanant la requalificació del glifosat i dels herbicides amb glifosat, i en porta molts també denunciant les maniobres de les multinacionals com Monsanto, i els poders polítics que les protegeixen, per endarrerir al màxim el deure de revaluar la toxicitat del glifosat a la llum de totes les investigacions acumulades durant aquests anys. Som lo que Sembrem les ha anat recollint en el document argumentari https://sembremvalles.wordpress.com/2012/04/17/informacions-per-a-rebutjar-els-herbicides-amb-glifosat/

Recorden que el glifosat és un herbicida usat extensament en agricultura i en particular en agricultura transgènica amb plantes transgèniques tolerants a herbicida, i que diversos transgènics que es pretenen autoritzar a Espanya i Catalunya són plantes tolerants al glifosat i altres herbicides, així com ho són també aquelles que es volen introduir des dels Estats Units amb el TTIP (Tractat de Lliure Comerç) . El glifosat també es un producte contingut en herbicides emprats en jardineria municipal i domèstica, i, com han denunciat diverses vegades, existeix una àmplia evidència de què els seu ús tan extensiu provoca una contaminació generalitzada per terra, aigua i aire, s’ha detectat també a l’orina i a la sang humanes, provoca mortandat d’amfibis i altres éssers vius, i és més que probable causa de diverses malalties entre humans. A països com El Salvador, Sri Lanka i altres, es va discutir la seva prohibició després que epidèmies de fallides renals entre homes joves agricultors i jornalers, provoquessin morts massives. A Holanda també es va prohibir el seu ús, en aquest cas fora del sector agrícola, l’any passat 2014.

Som lo que Sembrem torna a exigir per tant a tots els responsables polítics a nivell nacional i municipal que prohibeixin l’ús d’aquests productes, i d’altres també molt emprats i dels quals en els últims temps s’han trobat evidències clares de la seva toxicitat, com són els insecticides neocotinoïdes que afecten negativament a les abelles (la Unió Europea els va prohibir al 2013).

L’aposta de Catalunya de cara al futur ha de ser una agricultura ecològica, la conservació i protecció dels recursos naturals que sostenen la vida, i la prevenció de les malalties de les persones i dels ecosistemes. La jardineria municipal ha d’apostar per una jardineria adaptada al medi, que prioritzi la prevenció en la gestió de plagues i malalties i l’ús racional de recursos com l’aigua, tal i com es va proposar en el curs que Som lo que Sembrem va coorganitzar amb l’ERA (Espai de Recursos Agroecològics) per a tècnics municipals.

A Som lo que Sembrem estan convençuts que, igual que anteriorment moltes altres substàncies usades en agricultura o en altres sectors es van haver de prohibir per la seva toxicitat i perillositat, els herbicides amb glifosat també s’acabaran prohibint al nostre país. La requalificació de la OMS és només un pas més endavant. Els problemes de salut que pot provocar el glifosat i coadjuvants dels herbicides són molts nombrosos, no només càncer.

Per tot això, des de SOM LO QUE SEMBREM demanen:

• A la Corporació Catalana de Mitjans Audiovisuals que retiri immediatament l’anunci del producte ‘Roundup’ de la multinacional Monsanto o emprendran les accions legals pertinents.
• Al Govern de la Generalitat de Catalunya que retiri del mercat els productes que continguin Glisofat, Malathion i Diazinon
• Als partits polítics que es comprometin a la retirada d’aquests productes del mercat i clarifiquin quines són les seves apostes sobre el futur del país.
• Reclamen així mateix una investigació, ensenyament i extensió pública centrada en l’agricultura ecològica i no en patents i bombolles tecnològiques, o en productes contaminants del medi i les persones. Des que Som lo que Sembrem van començar la seva tasca fa ara 8 anys i han contribuït a assolir molts canvis. Res és igual ara en el país, i més que aconseguiran si anem plegats.

S’acosten nous temps.

 

Informació de la campanya del glifosat i altres a la web de Som lo que Sembrem i de Sembrem Vallès

 
Deixa un comentari

Publicat per a 25 Març 2015 in Ciència, Naturalesa, Salut

 

Etiquetes: , , , ,

Vandana Shiva: la comida, arma definitiva de control

vandana-shiva1Una pequeña semilla puede utilizarse como el arma más terrible de dominación: su “privatización” (y manipulación) provoca el hambre, en especial, de los pueblos agrícolas, en continentes y países (Africa, India…) donde las tierras fértiles podrían alimentar a millones de persones que mueren de malnutrición. Pero también de una pequeña semilla no manipulada, preservada por las mujeres campesinas y mejorada con la sabiduría de generaciones, puede desenvolverse y hacerse muy tangible la esperanza de liberación. Vandana Shiva, en este video que es una pequeña joya de sensibilidad, nos demuestra de nuevo cómo la ciencia puede aplicarse a favor de los pueblos y utilizarse para liberar del hambre y la precariedad las personas amenazadas por las grandes multinacionales que nos quieren despojar de nuestra historia, nuestra tierra y nuestros conocimientos milenarios.

Seguramente ya han leído otros textos o visto oído otros videos de Vandana Shiva. Y aunque todos son excelentes, éste que hoy les invito a ver no es uno más: atiendan al relato del palestino que cifra su esperanza en una semilla guardada, al orgullo de la científica que puede desmontar las mentiras de los poderosos en base a las cifras dadas por los más humildes agricultores, comprueben cómo el hambre puede ser un arma definitiva en manos de una multinacional, constaten de nuevo como soberanía e independencia son palabras vacías cuando Monsanto (con otros grandes consorcios de la globalización) manda en nuestras cosechas y los gobiernos se rinden a su avaricia… (vean al respecto la frustrada presentación de la ILP de SomloqueSembrem para conseguir una Catalunya libre de transgénicos), y preparen finalmente sus músculos para responder a la metáfora final.

Vandana Shiva nació en Dehradun (India), el 5 de noviembre de 1952. Su padre era guardabosques y su madre granjera y amante de la naturaleza. Ambos apoyaron la lucha de Gandhi contra el colonialismo en la India. Se educó en la Escuela Santa María en Nainital, y en el Convento de Jesús y María de Dehradun. En 1973 participó en el movimiento Chipko formado principalmente por mujeres para impedir la tala de bosques en el Himalaya, mediante resistencia no violenta. Obtuvo la licenciatura en Física y un master en Filosofía de la ciencia en la Universidad de Guelph (Ontario, Canadá) con la tesis titulada “Los cambios en el concepto de periodicidad de la luz”. En 1979, recibió el doctorado en Filosofía, en la Universidad Ontario Occidental; presentó una tesis sobre las bases filosóficas de la mecánica cuántica, titulada “Variables ocultas y localidad en la teoría cuántica”. Más tarde, se dedicó a la investigación interdisciplinaria sobre ciencia, tecnología y política ambiental.

En 1982 creó la Fundación para la Investigación Científica, Tecnológica y Ecológica, la cual cuenta entre sus iniciativas el impulso y difusión de la agricultura ecológica (programa Navdanya), el estudio y mantenimiento de la biodiversidad (Universidad de las semillas, Colegio Internacional para la Vida Sostenible), fomentar el compromiso de las mujeres con el movimiento ecologista (Mujeres Diversas por la Diversidad), o la regeneración del sentimiento democrático (Movimiento Democracia Viva).

Navdanya es una organización india revolucionaria y significa “nueve cultivos”. La intención de esta organización es apoyar agricultores locales, rescatar y conservar los cultivos que están siendo empujados hacia la extinción. Navdanya está constituido por ecologistas y agricultores indios y es un movimiento en defensa de la reserva de semillas. Actualmente se dedica a la preservación de la biodiversidad en materia de agricultura ya que Vandana Shiva dice que ésta se encuentra en peligro debido a que las grandes compañías fomentan entre los agricultores la siembra basada en semillas modificadas genéticamente, fertilizantes químicos y pesticidas.

En su esfuerzo por conservar la biodiversidad de la India, movilizan a agricultores de muchas comunidades para que no consuman semillas genéticamente modificadas. Así mismo, a través de “Navdanya” ha creado campañas contra el uso de pesticidas, educando a agricultores sobre los bienes de las semillas nativas; establecieron 34 bancos de semillas comunitarios en todo el país que perservan las semillas indias naturales y las distribuyen sin costo a agricultores interesados. Navdanya ha contribuido a la conservación de más de 2000 variedades de arroz. Ha sido capaz de movilizar en la India 5 millones de campesinos contra la Unión General de Tarifas de Comercio (GAT) y de ponerse a la cabeza de la gran movilización en contra de la globalización del comercio en Seattle a finales de 1999. Entre las iniciativas de esta organización también encontramos la difusión e impulso de la agricultura ecológica, el estudio y mantenimiento de la biodiversidad, la regeneración del sentimiento democrático o el fomento del compromiso de las mujeres con el movimiento ecologista.

Vandana Shiva, inspirada en el concepto de Mohandas Gandhi de no violencia, impulsa a las mujeres agricultoras a recuperar el tradicional papel que habían tenido durante siglos de guardar las semillas para perservar la especie y volver a plantarla; negándose a obedecer las leyes internacionales de comercio o acatar las reglas de la economía de mercado para crear su propio mercado independiente.

En 1993, en reconocimiento a su dedicación a los movimientos alternativos y “…por situar a la mujer y a la ecología en el corazón del discurso moderno sobre el desarrollo”, recibió el Premio Nobel Alternativo. Otros premios que ha recibido son el Global 500 de 1993 del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEP) y el premio internacional del Día de la Tierra, también de las Naciones Unidas. Actualmente es una líder del Foro Internacional sobre la Globalización, así como un miembro destacado del movimiento antiglobalización que surge como respuesta al GATT (General Agreement on Tariffs and Trade) en donde se fundó la Organización Mundial del Comercio (OMC). En su libro reciente Manifiesto por una democracia de la tierra ha propuesto el concepto y la causa de la democracia de la tierra como alternativa al capitalismo.

Lucha activamente contra la política neoliberal de globalización y a favor de los derechos de los pueblos denunciando que la codicia de las corporaciones usurpan los recursos naturales, como la tierra y el agua y violan los derechos fundamentales de la gente.

 
7 comentaris

Publicat per a 26 Desembre 2013 in ILP transgènics, Medi

 

Etiquetes: , , , , , ,

Silvia Ribeiro: Los dueños de la economía verde


Se podría pensar que lo más verde de las propuestas de economía verde, que gana terreno en diversos ámbitos oficiales, principalmente en las negociaciones hacia la conferencia internacional Río+20, es el color de los billetes que esperan ganar con ella las empresas trasnacionales que han causado las crisis económicas, alimentarias, ambientales y climáticas. Esta es una de las conclusiones que se derivan al comprobar que son las mismas compañías que controlan las tecnologías, las patentes, los productos y los mercados de la economía verde.

No se trata solamente de los oligopolios que conocíamos y que avizoran nuevos negocios. Además, se avanzan nuevas configuraciones corporativas que reúnen a las mayores empresas petroleras, químicas, farmacéuticas, forestales y de agronegocios con nuevas compañías de biología sintética y genómica para procesar cualquier tipo de biomasa, sea natural o cultivada, y convertirlo en combustibles, forrajes, plásticos u otras sustancias industriales, planteando un escenario donde cualquier cosa verde (o que esté o haya estado viva) podría ser apropiada corporativamente para sacarle ganancias con algún uso industrial. Más que una economía verde, la conjunción de oligopolios y nuevas tecnologías está llevando a un asalto corporativo sin precedente de la naturaleza, de lo vivo, de los sistemas de alimentación y de los territorios de las culturas campesinas e indígenas, que irónicamente se presenta como una nueva etapa del desarrollo sustentable.

El reciente informe Quién controlará la economía verde, del Grupo ETC (www.etcgroup.org/es/node/5298), muestra que la tendencia hacia la concentración corporativa global continúa, favorecida incluso por las crisis. Si bien en diversos sectores analizados hay estancamiento del crecimiento o incluso menos ingresos, las ganancias corporativas se mantuvieron, porque según su propia definición hicieron más con menos. Con menos trabajadores, menos prestaciones y derechos laborales, menos consideraciones ambientales y de salud.

En el caso de la cadena alimentaria agroindustrial, desde las semillas e insumos agroquímicos, a la distribución, procesamiento y ventas en supermercados, las ganancias aumentaron con la crisis alimentaria y climática, en algunos casos en forma exponencial, gracias a la manipulación de la oferta, a la desaparición de competidores, a los subsidios públicos por desastres (para replantar cosechas arruinadas, para ayuda alimentaria, etc). Es dramático y absurdo que en semillas –llave de toda la cadena alimentaria– una sola empresa, Monsanto, controle 27% de todas las semillas comerciales a escala global (y más de 80 por ciento en semillas transgénicas), y que junto a dos empresas más, Syngenta y DuPont-Pioneer, controlen más de la mitad del mercado mundial de semillas. Las semillas y venenos químicos que venden esas empresas son la base de la agropecuaria industrial que ha destruido suelos, contaminado aguas y provocado la mayor parte de la crisis climática global. Ahora van además por el monopolio de lo que llaman semillas resistentes al clima –sequía, cambios de temperatura, inundaciones–, alegando que con más del mismo modelo, con menos reglas de bioseguridad, con más patentes a su favor y más apoyos de los gobiernos para las empresas, ahora sí saldremos de la crisis que ellas construyeron.

Al otro extremo de la cadena alimentaria las grandes superficies de ventas directas al consumidor (supermercados) han crecido a punto tal, que en 2009 superaron el mercado total de energéticos, el mayor del mundo por décadas. Esto significa un brutal control corporativo de qué, cuándo, cómo, con qué calidad, dónde y a qué precio se producen y consumen los alimentos y muchos otros productos de la vida cotidiana. En el informe se analiza además el control corporativo en otros rubros, como agua, petróleo y energía, minería y fertilizantes, forestación, farmacéutica, veterinaria, genética animal, biotecnología, bioinformática, generación y almacenamiento de datos genómicos.

Uno de los aspectos más preocupantes son los impactos del avance del uso de biomasa, a través de nuevos emprendimientos corporativos y tecnológicos. Por ejemplo, la empresa de biología sintética Amyris, con sede en California y Brasil, tiene asociaciones con Procter & Gamble, Chevron, Total, Shell, Mercedes Benz, Michelin, Bunge y Guarani para producir combustibles y sustancias industriales. En Brasil, ya consiguió que se permita la producción de combustibles a partir de la fermentación de azúcares derivados de biomasa, con microbios artificiales, cuyo escape constituye un grave riesgo (consumen celulosa, presente en toda la materia vegetal), que de ninguna forma está contemplado en los marcos de bioseguridad. Sin embargo, éste es uno de los ejemplos de economía verde en Brasil.

Otro ejemplo es la asociación de DuPont con el gigante petrolero BP, y las cerealeras General Mills y Tate & Lyle (Bunge), que además de biocombustibles agregan ahora combustibles derivados de algas. O la constelación Dow Chemicals, con Chevron, Unilever, Bunge, la marina y ejército de Estados Unidos, alrededor de la empresa de biología sintética Solazyme, para transformar azúcares de bajo costo en aceites de alto valor, que podrían ser desde combustibles a alimentos y muchos otros productos. Todo esto representa nuevos riesgos, pero además un aumento vertiginoso de la demanda de biomasa, tierra, agua y nutrientes, que exige que denunciemos estas propuestas por lo que son: nuevas formas de despojo.

* Investigadora del Grupo ETC

Fuente: La Jornada, UNAM, México.

 
1 comentari

Publicat per a 14 gener 2012 in Economia crítica

 

Etiquetes: , , , , , , ,

En defensa de la ciència i la salut pública

somloquesembrem4.jpg

Punts de Vista es suma al suport al professor Séralini i a la seva campanya de defensa amb els amics i amigues de Som lo que Sembrem. Crec que sols podem posar un fre a les arbitrarietats i mentides reiterades  de Monsanto si cada vegada som més les persones que ens pronunciem per una  investigació i  ciència lliures de pressions de les grans multinacionals, per posar en primer pla la salut pública –per sobre dels interesssos comercials– i per afavorir la bona feina de la pagesia i dels investigadors i investigadores que treballen defensant la terra i el bé comú. Us demano, doncs, amb Som lo que Sembrem, que signeu la carta i difoneu la campanya.

Setembre 2010

CARTA EN DEFENSA DEL PROFESSOR SÉRALINI

Des de Som Lo Que Sembrem fem una crida a totes les persones que defensen una ciència íntegra i independent,  i la necessitat  d’uns mecanismes que ofereixin suficient transparència dels interessos en les investigacions i  avaluacions, a donar suport al professor Séralini.

Gilles-Eric Séralini és doctor en bioquímica i  professor de biologia molecular a la Universitat de Caen i és codirector del panell científic del CRII-GEN (comitè d’investigació científica independent i informació en enginyeria genètica) . El Dr. Seralini va ser membre de dues comissions governamentals a França sobre OMG, en els càrrecs  d’avaluador de risc: la Comissió d’enginyeria biomolecular (CGB) i el Comitè de Biovigilància al 1998. Al 2003 se’l va anomenar com a expert de la Comissió Europea en la disputa entre Estats Units/l’Argentina/Canadà, i la Unió Europea, sobre la moratòria en la comercialització de OMG.

 

El professor Seralini és investigador  en la interfase entre  càncer i endocrinologia. Te publicats més de 100 articles científics i contribucions a conferències especialitzades internacionals, i lidera un equip d’investigació associat al CNRS (Centre Nacional per la Investigació Científica) i al INRA.  Ha treballat en  mol.lècules per la prevenció i tractament del càncer de pit i ha  estudiat els efectes dels disruptors endocrins. A causa dels seus estudis sobre càncer i hormones es va interessar en les causes del càncer i els disruptors endocrins, de la pol.lució associada al aire, aigua i als aliments, i els efectes sobre la salut de les diferents contaminacions.

Séralini i els seus col·laboradors van realitzar una re-avaluació de les dades aportades per Monsanto per a justificar la comercialització de tres blats de moro transgènics (MON 863, MON 810, NK603). Aquesta re-anàlisi qüestiona la fiabilitat de les dades de Monsanto sobre la seguretat d’aquests OMG. A conseqüència de la seva integritat, el professor Séralini està sent víctima d’atacs difamatoris i ha esdevingut el blanc d’una campanya de desacreditació per part de certs sectors de la comunitat científica que amenaça no només la seva carrera com a científic, sinó també el finançament per continuar amb una investigació pública de qualitat.

Recordant que dins de l’àmbit de la investigació sobre  els riscos per la salut, mediambientals i per la biodiversitat dels OMG,  això s’ha repetit en nombroses ocasions,  us demanem el vostre recolzament signant  el document en defensa del professor Séralini per una ciència íntegra i uns mecanismes d’avaluació transparents:

A continuació teniu accés a la carta d’adhesió traduïda:

Els dies 6 i 7 de març de 2009 vam poder escoltar a Barcelona les seves paraules, durant la seva intervenció a les Jornades Internacionals sobre els OGM, on va explicar  les seves investigacions sobre la   toxicitat del Roundup de Monsanto present a la soja transgènica http://www.somloquesembrem.org/index3.php?actual=7&actual2=100, i va denunciar els riscos associats al model transgènic. En aquestes jornades van assistir diversos científics europeus experts en la temàtica que van exposar els seus arguments per una agricultura sense transgènics. Podeu trobar l’àudio de totes les ponències a www.somloquesembrem.org/index.php

El panís NK 603 que Seralini va reavaluar està a punt de ser autoritzat per la CE, i la EFSA (Agencia europea de seguretat alimentaria) ha donat ja el seu vist i plau, tot i que no ha passat tampoc estudis mediambientals com els que va reclamar el Consell de Ministres europeu de medi ambient el 4 de desembre del 2008, i que seran requeriments a cumplir per altres possibles transgènics autoritzats en el futur.


Més informació a:
http://www.somloquesembrem.org

 

 
Deixa un comentari

Publicat per a 21 Setembre 2010 in ILP transgènics, Salut

 

Etiquetes: , ,

La Unión Europea, Estevez Araújo y los transgénicos

logo-som-lo-ksembrem.jpgHoy se difunde la noticia de que la Unión Europea ha aceptado la introducción del cultivo en Europa de un tipo de patata transgénica, llamada AMFLORA, del grupo alemán BASF. En principio se destinará, dicen, a la alimentación animal y su almidón se utilizará, dicen también, para usos industriales. Pero la cosa no ha quedado aquí; se ha aceptado también la comercialización de tres variedades de maiz transgénico de la compañía Monsanto, que aunque no se podrán cultivar, sí tendrán vía libre en los circuitos comerciales. Todas estas decisiones han contado con el apoyo del ministro de España correspondiente y denunciadas por la organización “Som lo que Sembrem”.

José A. Estévez Araújo comenta en la revista Mientras Tanto, los riesgos de los  productos transgénicos, multiplicados tras la refutación del “dogma de la genética” hecha por Barry Commoner y en “Punts de Vista” lo difundimos, por su indudable interés y actualidad,  a partir de la versión de “Dempeus per la Salut Pública” y porque el trabajo del autor del artículo –el profesor y amigo Estévez Araujo– merece la máxima difusión.

La refutación del “dogma de la genética”

Barry Commoner, a sus más de ochenta años, sigue Commonerescribiendo cosas interesantes. El año pasado publicó un artículo titulado “Molecular Genetics: An Example of Faulty Communication Between Science an the Public” (“Genética molecular: un ejemplo de comunicación fallida entre la ciencia y el público”, aparecido en la revista Organization Environment, 22, 1, pp. 19-33). En ese artículo, Barry Commoner da por finiquitado el “dogma” que ha presidido la investigación genética desde el descubrimiento de la doble hélice hace más de cincuenta años. Dicho dogma establece que cada uno de los genes que forma parte del ADN codifica la producción de una proteína, la cual, a su vez, es responsable de la generación de un determinado rasgo hereditario. De acuerdo con esto, un gen específico sería el que daría la “orden” de elaborar la proteína que hace que nuestros ojos sean de un determinado color. Lo mismo ocurriría con el resto de nuestros rasgos hereditarios. Cada uno sería producto de una proteína sintetizada de acuerdo con el programa contenido en un gen. Existiría, así, una relación causal unilineal gen-proteína-rasgo heredado. Cada rasgo heredado estaría programado en un único gen y cada gen programaría una única proteína y un único rasgo. Como dijo el autor del “dogma”, James Watson (uno de los dos científicos que descubrieron la estructura del DNA), la fórmula es tan simple, elegante y precisa que no puede sino ser verdadera. No obstante, algunos descubrimientos recientes la han puesto seriamente en cuestión.

genetics molecularEl primero fue la culminación del proyecto Genoma cuyo objetivo era identificar los genes que integran el DNA del ser humano. Los científicos esperaban encontrar varios cientos de miles de genes. Sin embargo, se encontraron con que el DNA humano sólo contenía 21.000. Más o menos los mismos que el de una mosca. Eso implicaba una severa disparidad entre el número de genes y el número de proteínas que sintetiza el ser humano. Estas pueden alcanzar las 400.000, mientras que aquéllos apenas superan los veinte mil. La idea de la correspondencia gen-proteína quedaba así seriamente puesta en entredicho. Se planteaba el problema de cómo era posible que las proteínas del ser humano fueran veinte veces más numerosas que sus genes.

Los resultados del proyecto ENCODE, a los que Commoner se refiere con Modelo_estructura_tridimensional_proteinadetalle en su artículo, constituyen una primera aproximación al desvelamiento del misterio. ENCODE es un proyecto de investigación genética internacional en el que participan más de 35 laboratorios. Para entender el significado de sus descubrimientos es necesario profundizar un poco en cómo funciona la química de la herencia genética (un análisis más detallado, que no puede reproducirse aquí por razones de espacio, se puede encontrar en el artículo de Commoner).

Los genes están hechos de cuatros sustancias químicas, los nucleótidos, que se representan por medio de cuatro letras mayúsculas A, T, C y G. El gen está compuesto por una secuencia de esos componentes básicos en un determinado orden. Esas secuencias constan de varios cientos de nucleótidos. Las secuencias de nucleótidos determinan las secuencias de aminoácidos que constituyen una proteína. A una determinada secuencia de A, T, C, y G “corresponde” una secuencia específica de los veinte aminoácidos diferentes que configuran cada proteína. De ese modo se establece la relación entre los genes y los rasgos heredados, pues cada proteína es responsable de uno de éstos.

Ahora bien, la información contenida en el DNA no se transmite DNA_RNAdirectamente a los mecanismos responsables de la síntesis de las proteínas, sino que la comunicación se realiza mediante un mensajero, el RNA. El RNA reduplicaría en su interior las secuencias de nucleótidos de los genes, aunque sustituyendo la T (tiamina) por una U (uracil). Es en ese proceso de transmisión de la información genética necesaria para la síntesis de proteínas donde se localizan los descubrimientos más importantes del proyecto ENCODE. Haremos referencia a dos de ellos que son los que más claramente ponen en cuestión el “dogma” de la genética. El primero es que en el proceso de transmisión de la información los nucleótidos pueden recombinarse. Es decir que la secuencia contenida en el DNA puede dar lugar a multitud de secuencias distintas en el RNA, resultantes de las nuevas combinaciones de sus elementos. Haciendo uso de una analogía que sugiere el propio Commoner, es como si los elementos (letras) de la palabra AMOR se recombinasen en el proceso de su transmisión y pudieran formar las palabras ROMA, RAMO, o MORA antes de llegar al receptor. Si pensamos en palabras compuestas de cientos de letras (como las secuencias de los genes) comprenderemos que las posibilidades combinatorias son inmensas. Ese “ensamblaje alternativo” como Commoner lo denomina (por oposición al ensamblaje normal en que la secuencia de nucleótidos no se altera en el proceso de transmisión de la información), hace posible que un solo gen pueda ser responsable de la generación de multitud de proteínas diferentes. Cada “transmisión” puede dar a una secuencia diferente de nucleótidos y, por tanto, al ensamblaje de una cadena diferente de aminoácidos. Así, por ejemplo, el gen que configura nuestro “oído musical” es responsable de la síntesis de más de 500 proteínas diferentes en el caracol situado en nuestro oído interno.

El ensamblaje alternativo no es un fenómeno extravagante o inusual, sino que se puede producir al menos en el 60% de nuestros genes. Este fenómeno habría tenido que dar al traste por sí solo al dogma de la genética. Ya no hay una relación causal unilineal entre gen-proteína-rasgo heredado, sino que un mismo gen, en un mismo organismo puede programar la síntesis de múltiples proteínas (y, por tanto, múltiples rasgos) diferentes.

Pero los descubrimientos del proyecto ENCODE no se quedan sólo ahí. También revelaron la existencia de fenómenos de fusión genética: en el proceso de transmisión de la información dos genes pueden combinar sus secuencias de componentes y dar lugar, así, a proteínas distintas de las que se derivarían de la secuencia de uno o de otro. La fusión de genes también echa por tierra el dogma de un gen-una proteína-un rasgo.

Commoner se pregunta por qué estos descubrimientos han tenido tan poca resonancia en los medios, incluidas las publicaciones científicas. ¿Cuál es la razón de que no se haya hecho pública la refutación del dogma de la genética? Aparte de las razones que Commoner apunta, aunque en estrecha relación con ellas, hay que señalar los enormes intereses que rodean a la investigación genética. Los científicos que trabajan en ese campo saben desde hace mucho que el dogma no funciona. Lo han comprobado en multitud de experimentos y proyectos fallidos. Pero es muy posible que convenga que la opinión pública (y quizá también los políticos que subvencionan los proyectos de investigación) sean mantenidos en la inopia.

La genética es un gran negocio hoy en día. Y el cuestionamiento del “dogma” puede hacer peligrar sus beneficios. Algunas consecuencias prácticas de esos descubrimientos, que Commoner señala, lo ponen de manifiesto. Por ejemplo, el carácter ilusorio de las terapias génicas (que parecen, por otro lado, haber mostrado ampliamente su fracaso), o la imposibilidad de establecer relaciones de causalidad firmes entre ciertas características genéticas y determinadas enfermedades hereditarias. Pero aquí nos interesan especialmente las que se refieren a los transgénicos u organismos genéticamente modificados.

Los transgénicos son un producto de la ingeniería genética, que se empezó organismos geneticamente modificadosa desarrollar en los años setenta del siglo pasado. Por medio de operaciones más o menos sofisticadas de “recorta y pega”, la ingeniería genética permite ensamblar genes de un ser perteneciente a una especie al DNA de un ser de una especie diferente. De esa forma se pueden generar en el segundo ser características propias del primero. Por ejemplo, se ha usado el gen responsable de la luminosidad de las luciérnagas para obtener flores fosforescentes.

En las últimas décadas los productos de la ingeniería genética se han convertido en una fuente muy importante de ingresos. Esto es especialmente cierto en el caso de las semillas transgénicas diseñadas, patentadas y comercializadas por empresas como la tristemente famosa Monsanto.

Los cultivos transgénicos han generado reacciones de desconfianza, especialmente en Europa. De hecho ya se ha descubierto daños concretos que pueden causar tanto a la salud como al medio ambiente. Jeremy Rifkin ha hablado incluso de la posibilidad de un “Chernobil Genético” si proliferan este tipo de cultivos. En cualquier caso, la puesta en cuestión del dogma genético plantea incertidumbres añadidas y hace prever nuevos peligros.

Las empresas que comercializan los OGMs nos dicen que sus productos son absolutamente seguros. Afirman que el gen traspuesto al DNA de sus semillas únicamente realizará la función para la que ha sido previsto. Así, por ejemplo, el maíz transgénico que se cultiva profusamente en nuestro país contiene el gen de una bacteria que produce una especie de insecticida natural. De ese modo, el maíz transgénico puede “defenderse” por sí solo frente a determinadas plagas que lo asolan sin necesidad de insecticidas. Se han señalado ya algunos peligros potenciales que puede tener ese maíz transgénico: contribuir a la generación de “super-bichos” resistentes al insecticida, aumentar la resistencia de las “malas hierbas” como consecuencia de fenómenos de polinización cruzada, contaminar plantaciones de maíz no transgénico, provocar reacciones alérgicas en quienes lo consumen… Pero ahora, a todos estos peligros se añade uno más que deriva de la indeterminación de los efectos que puede provocar ese gen. Si como consecuencia del “ensamblaje alternativo” un solo gen puede generar multitud de proteínas (y, por extensión, de rasgos) diferentes, ¿quién nos asegura que los efectos del “gen insecticida” en el maíz transgénico no produzca efectos diferentes de los previstos? ¿Qué garantía tenemos de que la acción del gen no convierta al maíz en algo tóxico, por ejemplo? ¿Cómo podemos saber los efectos que producirán ese gen en otra planta en cuyo DNA se introduzca por efecto de la polinización cruzada?

Ante estas sombrías perspectivas se impone la aplicación del principio de precaución. Este consiste en que cuando hay razones científicamente fundadas para prever que el uso de una determinada tecnología o producto puede suponer un peligro, no hay que esperar a que se establezca una relación de causalidad firme entre el producto o tecnología y los efectos dañosos para prohibirlo o retirarlo. La carga de la prueba se invierte. Es a la empresa interesada en su comercialización a la que le corresponde probar su inocuidad. Sólo cuando se demuestra que el producto o tecnología en cuestión no puede producir los daños que se temían podrá autorizarse su utilización o comercialización.

Los parlamentarios catalanes que rechazaron el verano pasado la Iniciativa Legislativa Popular para prohibir los transgénicos sin ni siquiera discutirla deberían tomar buena nota de las advertencias que se derivan del artículo de Commoner. La refutación del “dogma” de la genética contribuye a poner aún más en entredicho la inocuidad de los productos transgénicos. Y el peligro está lo suficientemente fundado desde el punto de vista científico como para no dudar en aplicar cuanto antes el principio de precaución.estevez_ja.jpg

José Antonio ESTÉVEZ ARAUJO

Catedrático de Filosofía del Derecho, Facultad de Derecho, Universidad de Barcelona
Miembro del colectivo de redacción de la revista Mientras tanto

 
6 comentaris

Publicat per a 3 Març 2010 in Europa, ILP transgènics

 

Etiquetes: , , , , ,

Cumbre Alternativa de Copenhague: la Sirenita Enfadada para Monsanto

  


Monsanto ha ganado el premio de la “Sirenita Enfadada”. El ganador de este dudoso galardón se anunció ayer en la Cumbre del Clima alternativa en  Copenhague. Se trata de un premio destinado a los lobbies que más han destacado en el sabotaje de las negociaciones de las Naciones Unidas sobre el cambio climático y que más han conseguido obstruir que se legisle a favor de una auténtica solución proponiendo, en cambio, soluciones falsas y para ellos, muy rentables. 
El ganador se ha elegido entre ocho nominados y han votado más de 10.000 personas.

El  American Petroleum Institute ha obtenido el tercer puesto, con un 14% de los votos al organizar la campaña astral contra las Leyes del Clima de los USA, y el segundo lugar le ha correspondido a una vieja y conocida enemiga, la  Royal Dutch Shell, con un 18% dde los votos, por investigar activamente las arenas de alquitrán intensivas en energía, al tiempo que impulsaba la tecnología no testada del Carbon, Capture and Storage (CCS) como solución al cambio climático e intentava que no prosperaran las iniciativas para reducir las emisiones de CO2 .

Y el ganador es… Monsanto, la mayor compañía de semillas del mundo, con un impresionante 37% de los votos. Monsanto es un gigante del sector agrícola en América Latina y ha ganado por su campaña en favor de la manipulación genética de las cosechas como solución al cambio climático y el impulso que dice dar al uso “responsable” de los agrocombustibles “sostenibles”.   Al mismo tiempo, ha ejercido fuertes presiones para que la soja RoundupReady (RR) se considerara “amiga del clima” y pudiera ser objeto de créditos y subsidios bajo la rúbrica de Instrumento de Desarrollo Limpio ( Clean Development Mechanism – CDM).
Otros nominados fueron:  la American Coalition for Clean Coal Electricity, la European Chemical Industry Council, la International Air Transport Association y la Sasol.

Noticia de Soren Sondergaard (Dinamarca) para el GUE/NGL Site


 
Deixa un comentari

Publicat per a 17 Desembre 2009 in Economia crítica

 

Etiquetes: , , ,

Hay que parar a Monsanto!

taronja-poma.jpg
¡Detengan la “monsantorización” de la comida, las semillas y los animales!

Las regulaciones sobre patentes de la UE, los EE.UU. y muchos otros países, así como también los así llamados Acuerdos Trips de la OMC deben ser revisados con urgencia para poner coto a la monopolización y al control empresarial de los recursos genéticos del mundo. Esta revisión debería conducir a una regulación que garantice el derecho a la alimentación y la prohibición de patentes sobre plantas y animales de la granja.

Alerta global de la coalición del ¡No a las Patentes sobre Semillas!

En los últimos años, las organizaciones de agricultores del mundo entero, los criadores y cultivadores, las instituciones de la ONU, así como las organizaciones de desarrollo y medio ambiente han expresado reiteradas veces su preocupación ante la creciente monopolización de semillas y animales de granja mediante patentes. La pérdida de su independencia y el creciente endeudamiento de los agricultores, la disminución de la diversidad vegetal y animal y las cada vez mayores restricciones a las actividades de cultivo, cría e investigación son algunos de los impactos más preocupantes de esta tendencia. Pero a pesar de estas experiencias alarmantes aún no existen medidas legales para detener esta tendencia. Al contrario, un estudio reciente sobre solicitudes presentadas ante la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI), muestra que las grandes empresas internacionales de semillas siguen intentando imponer sus reivindicaciones de monopolio sin preocuparse por las consecuencias para la seguridad alimentaria global y el sustento de los agricultores del mundo entero. Esto resulta obvio al analizar las más recientes solicitudes de patente, presentadas por las tres empresas globales de semillas más grandes Monsanto (EE.UU.), Dupont (EE.UU.) y Syngenta (Suiza).

Las abajo firmantes personas, organizaciones e instituciones lanzan un llamamiento a los gobiernos y a las oficinas de patentes para poner coto a este desarrollo preocupante y para que se revisen las regulaciones sobre patentes existentes. Las regulaciones sobre patentes de la UE, los EE.UU. y muchos otros países, así como también los así llamados Acuerdos Trips de la OMC deben ser revisados con urgencia para poner coto a la monopolización y al control empresarial de los recursos genéticos del mundo. Esta revisión debería conducir a una regulación que garantice el derecho a la alimentación y la prohibición de patentes sobre plantas y animales de granja.

Los siguientes ejemplos muestran algunas solicitudes de patentes llevadas al límite. Muchas de las reivindicaciones presentadas en estas solicitudes solamente pueden ser descritas como absurdas. Estas patentes muestran hasta donde se ha llegado con las regulaciones sobre patentes existentes, que son completamente deficientes.

ilp-transgenics.jpgEn tan solo cuatro años, entre el 2005 y el 2009, Monsanto presentó casi 150 solicitudes de patentes sobre cultivo de plantas ante la OMPI. Estas solicitudes muestran la tendencia creciente a exigir derechos de propiedad exclusivos, no sólamente sobre plantas y animales modificados genéticamente, sino también sobre la biodiversidad existente y los métodos de cultivo y de crianza tradicionales. Mientras que, en los años anteriores al 2005, sólo se presentaron algunas pocas patentes de esta índole, más del 30% de las solicitudes de patentes de Monsanto presentadas entre el 2005 y el 2009 incluyeron métodos de cultivo convencionales. Esta tendencia también se puede observar en otras grandes empresas de semillas.
Durante el mismo período, Dupont presentó alrededor de 170 solicitudes de patentes sobre cultivos, el 25% de ellas implicaron métodos de cultivo convencionales. Syngenta presentó unas 60 solicitudes, el 50% de ellas centradas en cultivos tradicionales. Entre las grandes empresas de semillas, Monsanto es la única que también presenta patentes sobre animales de granja. Desde el 2005, alrededor de 20 patentes sobre métodos de cría han sido presentadas por la empresa estadounidense.

Ejemplos:

• En la solicitud de patente de Monsanto WO2008021413, ‘la patente que monsantoriza el maíz y la soja’, se reivindican métodos que se utilizan ampliamente en el cultivo y la cría convencional. En más de 1000 páginas y a través de 175 reivindicaciones, Monsanto reivindica varias secuencias de genes y variaciones genéticas, especialmente en soja y maíz. Monsanto incluso va tan lejos y exige explícitamente todas las plantas relevantes de maíz y soja que contienen esos elementos genéticos. Además se listan todas las utilizaciones en alimentos, piensos y biomasa. A través de la presentación de solicitudes regionales específicas, Monsanto muestra un interés especial en solicitar esta patente en Europa, Argentina y Canadá.

• En la solicitud de patente WO 2009011847, ‘la patente que monsantoriza la carne y la leche’, Monsanto reivindica ampliamente los métodos de cría de ganado, los animales, así como también “la leche, el queso, la mantequilla y la carne.”

• Otras empresas también están presentando de forma agresiva solicitudes sobre recursos genéticos, necesarios para la producción de alimentos y piensos. Un ejemplo es la solicitud de patente WO2008087208, ‘la patente de Syngenta sobre la cosecha de maíz’, que se concentra en las condiciones genéticas del maíz para la producción de granos. Syngenta reivindica las plantas e incluso su cosecha.

• Varias patentes similares ya han sido concedidas, como la patente sobre el cultivo de soja, como la WO 98/45448, ‘la patente de Dupont sobre tofu’, otorgada en Australia, Europa y los EE.UU. que abarca la salsa de soja, el tofu, la leche de soja y un preparado para biberón de esta soja. Esta patente (o patentes de la misma familia) también ha sido presentada para el Brasil, Canadá, China, Japón, Noruega y Nueva Zelanda.

Esta clase de patentes son la columna vertebral de una estrategia para asumir el control global sobre la producción alimentaria a todos los niveles. Estas patentes no eliminan la investigación e innovación. Su objetivo es bloquear el acceso a los recursos genéticos y a la tecnología y crear una nueva dependencia para los agricultores, criadores y cultivadores. La resistencia, sin embargo, está aumentando. En el 2007, las organizaciones de agricultores y las ONG del mundo entero crearon la plataforma global ‘no a las patentes sobre semillas’. En el 2008, cientos de cartas fueron enviadas a la Oficina Europea de Patentes (OEP) en el ‘caso de la patente sobre brócoli’ , EP 1069819, lo que constituyó un precedente. En el 2009, miles de agricultores y ciudadanos, ONG e incluso autoridades gubernamentales presentaron una oposición a la ‘patente europea sobre la cría de cerdos ’, EP 1651777, una patente solicitada por Monsanto en el 2004.

Las personas, organizaciones e instituciones que abajo firman instan a los políticos y a las oficinas de patentes del mundo entero a asegurar que las patentes como las arriba mencionadas no puedan ser y no sean otorgadas. Se necesita un cambio radical tanto en la legislación sobre patentes como también en la práctica de las oficinas de patentes para eliminar las patentes sobre plantas y animales de granja. No debería estar permitido que las empresas continúen usando mal y monopolizando las semillas, plantas y animales de granja por medio de la ley de patentes. En caso contrario, estas patentes se convertirán en un peligro mayor para la seguridad alimentaria y para la soberanía alimentaria regional.

Enlace para FIRMAR contra la “Monsantorización de la comida” y decir NO a la las patentes sobre semillas.

Coalición No a las Patentes sobre Semillas

Visto en: La Casa Europa

 
4 comentaris

Publicat per a 13 Novembre 2009 in Salut

 

Etiquetes: , , ,

Irlanda sin transgénicos

La República de Irlanda se ha proclamado “Zona Libre de Transgénicos” y va a introducir un logo “libre de transgénicos” para todo tipo de alimentos incluidos carne, aves, huevos, pescado, crustáceos y productos lácteos, para evitar el vacío legal del etiquetado de los alimentos transgénicos reducido a los vegetales.

Irlanda es el noveno país de la UE “Libre de Transgénicos”.

La legalidad europea no permite estas declaraciones aunque 14 Estados quieren cambiarlo. Francia, Austria, Grecia, Luxemburgo, Hungría, Italia, Polonia y Alemania han prohibido total o parcialmente los cultivos transgénicos. En unos casos se trata de moratoria (aplazamiento de autorización). En otros de prohibición reducida a los transgénicos comerciales (maíz de Monsanto MON-810) o ampliada a los experimentales (caso de Irlanda).
Irlanda siempre ha impedido los cultivos transgénicos comerciales. El único cultivo experimental fue paralizado por una protesta en 1998, primer año de autorización europea. El carácter insular de Irlanda y los vientos del atlántico occidental constituyen una ventajosa barrera a los desplazamientos de polen transgénico procedente de países cercanos.
La Plataforma por una Irlanda Libre de transgénicos considera clara la decisión del gobierno, aunque espera a su desarrollo legislativo. Pide que las producciones ganaderas que han incluido alimentación transgénica en algún periodo de la vida del animal no tengan derecho a la certificación “libre de transgénicos”, como pasa en Alemania. Las asociaciones ganaderas afirman que estas medidas facilitarán la eliminación de los piensos transgénicos en la dieta del vacuno y ovino irlandés, teniendo en cuenta que la abundancia de pastos requiere de poco pienso.
Debemos felicitarnos por la decisión de Irlanda, pero estar prevenidos ante el doble carácter de las Zonas Libres de Transgénicos. Buscan proteger a su territorio, sus consumidores y sus productos. Pero, al no cuestionar la producción transgénica fuera de su territorio, facilitan la coexistencia pacífica de países transgénicos y no transgénicos en el mercado global. La simple defensa de “una alimentación sin transgénicos”, lejos de frenar el avance mundial de los transgénicos, estimula su implantación en algunos países. El miedo a los transgénicos potencia un mercado exclusivo “libre de transgénicos”. El gobierno irlandés y la plataforma “Irlanda Libre de Transgénicos” valoran la prohibición en Irlanda como una ventaja competitiva para sus exportaciones de carne de calidad libre de transgénicos.
Pilar Galindo, Grupos Autogestionados de Konsumo (GAKs).

Fuente: La garbancita ecológica

Visto en: La Casa Europa

 

Etiquetes: , ,

Per la diversitat, per la vida… NO als transgènics!

p1010060-pp.jpgDesprès de la roda de premsa d’ahir dels companys i companyes de Som lo que sembrem que tan poc ressò ha tingut en els mitjans de comunicació, convidem a llegir la seva valoració i el reportatge que també n’ha fet l’Elena Alvarez a Dempeus per la Salut Pública. A més, segurament serà força útil llegir també aquest resum d’un article de Joya Parsons publicat a Alternet i que denuncia el comportament d’empreses com Monsanto i Dupont.

coleccion_semillas.jpg
Tot i que la qüestió de les llavors pot semblar poca cosa en comparació amb els grans i complexos problemes que enfronta el món – el canvi climàtic, la pobresa, la guerra, la fam, l’esgotament del petroli i l’explosió demogràfica, es tracta de la pedra angular de la nostra cadena alimentària, l’element bàsic del nostre suport. Si fossin a desaparèixer d’un dia per l’altre, nosaltres desapareixeríem també a la velocitat del llamp. I, la qüestió més urgent i que la gent desconeix és que les llavors estan sota una amenaça directa i greu.

La resposta que Joya Parsons dóna a aquesta qüestió és doble: En primer lloc, hem estat testimonis d’una considerable pèrdua de diversitat genètica. Amb la globalització, l’estandardització i el monocultiu, l’agricultura mundial ha perdut el 75% de la seva diversitat genètica, i s’han extingit el 95% de les varietats de tomàquet que existien el 1909, i el 91% de les varietats de blat de moro… entre moltes altres diversitats. I això pot significar la diferencia entre la vida i la fam.

La diversitat genètica assegura que hi ha prou varietats de qualsevol planta per respondre a qualsevol situació de crisi, com una malaltia per fongs, o una greu sequera… la diversitat genètica significa que algunes varietats tenen gens que els permeten resistir i transmetre els seus punts forts genètics a la generació següent. Sense aquesta diversitat, amb un grup de gens bastant menor, els cultius i les plantes poden quedar totalment aniquilades per noves amenaces, en un desastre que no té precedents.

De fet, la fam irlandesa de la dècada de 1840 va tenir un efecte devastador entre la població d’Irlanda perquè confiaven en una sola varietat. I fa molt menys temps, a la dècada de 1970, als Estats Units s’ha tornar a veure els perills de la falta de diversitat pel que fa al blat de moro.

La segona amenaça a les llavors prové del recent accés de l’agricultura industrial en relació a les patents, així com d’organismes modificats genèticament, i el creixement de les empreses de llavors que s’ha consolidat com una indústria massa poderosa. Des del 1930, quan es va aprovar als Estats Units la Llei de Patents Vegetals –que permetia als criadors de plantes obtenir la patent d’una varietat creada per ells– fins l’aprovació a 1970 de la Llei de Protecció d’Obtencions Vegetals –que dona dret de patent a tota una varietat de plantes genèticament similars, així com de les seves llavors i totes les generacions posteriors– s’ha fet un gran pas a favor de la nova industria, que es consolida el 1980 quan el Tribunal Suprem dels USA va donar a particulars –i corporacions que actuen com a particulars– el dret a patentar organismes genèticament modificats en laboratoris, incloent les llavors…

El signficat d’aquesta llei és que ara, entitats com Monsanto i DuPont poden controlar l’accés i fixar el preu dels éssers vius. I absorbint als altres proveïdor de llavors més importants, eliminen sistemàticament les varietats de la competència i aconsegueixen que les seves pròpies llavors patentades siguin l’única opció en el mercat.

Lamentablement, això no és tot. El dret a la vida i la capacitat de la patent s’estén fins al nivell genètic.. Una societat, com Monsanto, per exemple, pot ser propietari d’un sol gen i, per extensió, de tot tipus de vida que conté aquest gen. I això és un problema en el món de les plantes, perquè polititzen arreu…. Així, el blat de moro modificat genèticament que conté la seqüència genètica patentada per Monsanto pot contaminar un camp proper… i transformar tot el blat de moro de l’altra empresa en propietat de Monsanto!

Joya Parsons proposa fer front a la situació recreant de nou la diversitat perduda en el nostre propi pati, amb les nostres pròpies mans, per servir a les nostres comunitats i els seus interessos. Heus aquí com …

sos.jpgEn primer lloc, hem d’aprendre a evitar les plantes i les llavors que ja estan sota patent, cosa que pot ser difícil. Si hi ha sort, hi haurà un número al costat de la llista de plantes en el catàleg de llavors, o una consulta ràpida a Google ens pot ajudar…. Si les lletres PVP estan al davant, pot buscar a la base de dades Protecció de Varietats Vegetals. Però per a informació més detallada, consultar l’article original.

No obstant això, la plantació de patents i empreses de llavors és només el primer pas. El següent pas és on realment comença a recuperar les nostres llavors. Diu Joya Parsons: “Hem de salvar-les d’una temporada a una altra. Hem de tornar a aprendre el que els nostres avis sabien i posar fre el domini empresarial cultivant per nosaltres mateixos i per vendre a les nostres comunitats -tomàquets, pebrots, cols, raves, enciams i més. Quan vam començar a fer això, la màgia va succeir….”

Joya Parsons és també l’autora del bloc Quite Contrary Gardens

 
6 comentaris

Publicat per a 15 Octubre 2009 in ILP transgènics, Salut

 

Etiquetes: , , , ,

 
%d bloggers like this: