RSS

Arxiu d'etiquetes: Obama

Malos tiempos para la verdad (mientras nos hundimos)

imageUno de los aspectos preocupantes de la situación de desequilibrio total en la que vivimos es la sensación de que en cualquier momento podemos perder pie por la labor de las carcomas en lo que antes creíamos era un suelo mínimamente estable. Queda prohibido a la prensa informar y avisarnos, y si lo hacen, aténganse a las consecuencias. Por donde pisan las clases dominantes van dejando podredumbre, que mina no sólo la verdad sino todos los compromisos, y se torna en su lugar, represión y violencia. Pero cuidado con publicarlo. Quizás en ninguna otra ocasión haya sido tan visible la ausencia de escrúpulos de los cuadros políticos y judiciales que los poderosos del mundo, incluyendo los representantes de los grandes fundamentalismos religiosos, tienen a su servicio.

Al Jazeera informa que un juez egipcio ha condenado hoy mismo a tres periodistas de su cadena a siete años de cárcel tras declararles culpables de varios cargos que incluyen ayudar a una “organización terrorista”, en referencia a los Hermanos Musulmanes, mediante la publicación de mentiras mientras otros once imputados han sido condenados a diez años de cárcel en ausencia. Esta sentencia se produce a pesar de las protestas de algunos gobiernos occidentales y los grupos de Derechos Humanos y la debilidad de las acusaciones, como usar material de comunicación y retransmisión sin licencia. La defensa sigue afirmando que los periodistas nunca debieron ser arrestados y que la fiscalía no ha podido demostrar los cargos de los que les acusa, mientras el director de Al Jazeera English, Al Anstey, ha declarado que el veredicto desafía la lógica, el sentido común y cualquier parecido con la justicia.

Pero poco importa la represión a la prensa. No son buenos tiempos para la verdad y la información cuando el disimulo y la mentira recorren y se enseñorean del mundo. Nadie ha escarnecido como se merecen las declaraciones de Tony Blair sobre el sangriento caos en Irak. El ex-primer ministro británico afirmó que la terrible situación de guerra sin fin no tiene nada que ver con la intervención imperialista que decidieron en marzo del 2003 Barroso, Aznar, Bush y él mismo (el cuarteto de las Azores) en busca de unas armas que no existían. Y aunque al final de su declaración admitía Blair que quizás tomaran entonces “decisiones discutibles”, añadía rápidamente que no se trata ahora de “discutir”, sino de “actuar”. ¿Y actuar cómo? Pues con una nueva “operación” contra Irak y Siria que prosiga con la liquidación de armamento del complejo occidental, con nuevas ventas a precios de escándalo, y con la reapropiación y salvaguarda de fuentes energéticas para sus amigos de los monopolios energéticos y de la seguridad privada, mientras Irak y Siria se desangran.

Declaraciones como las de Blair corrompen, y la podredumbre que generan -de retorno- se instala con cinismo en los lugares más privilegiados de los Estados Unidos. Filipe Diniz recordaba que en un discurso de rasgos fascinantes, Obama se dirigió a los nuevos cadetes de la academia militar de West Point reafirmando la misión histórica y excepcional que deben jugar los Estados Unidos en el mundo: un imperialismo que no está sometido a ninguna limitación política, jurídica, moral o ética. «América (los EUA) deben liderar el escenario mundial… los militares son, y siempre lo han de ser, la espina dorsal de este liderazgo»… Y estas palabras las pronunciaba, para mayor escarnio, un hombre premiado con el Nobel de la Paz.

Nadie podrá informar ni opinar, en los grandes medios, del asco que produce la impunidad de la prepotencia. Tampoco Al Jazeera. Siempre habrá algún juez dispuesto a matar al mensajero, o a otro juez que quiera impartir justicia atribuyendo las responsabilidades a los auténticos culpables, o investigar hasta dónde han llegado las termitas de este sistema corrompido… mientras nos hundimos.

 
1 comentari

Publicat per a 23 Juny 2014 in Mitjans de Comunicació

 

Etiquetes: , , , , , , , ,

Alejandro Nadal: Washington declara la guerra a su pueblo

Me parece oportuno reproducir hoy este escrito del amigo Alejandro Nadal, siempre lúcido y especialmente dotado para dar las pinceladas necesarias –en economía y en historia–  que ayudan a una mejor compresión de la realidad. Esta vez, su apunte es especialmente indicado después de la fallida comparecencia de ayer de Obama para calmar a las Bolsas nada parece haber mejorado (ni siquiera la cohesión del partido demócrata, donde son cada vez más las personas que lamentan una cierta debilidad de Obama frente a  la mayor “dureza” que podría ofrecer Hillaty Clinton en situaciones parecidas… ) Incluso en su editorial, el NYT muestra su poco entusiasmo por el discurso de Obama y teme que caiga preso de la discusión sobre el techo de la deuda y poco más en la que le quieren encerrar, con alevosía e irresponsabilidad, los republicandos. Así, el NYT llega incluso a justificar a S&P porque si uno de los dos grandes partidos de los USA (el republicano), obsesionado en un estado de mínimos y en derrotar a Obama, no duda en poner el país al borde de la suspensión de pagos, poca credibilidad puede tener para los inversores-especuladores, llamados también “los mercados”.  Obama ayer no rompió ningún nudo gordiano, no concretó medidas, intentó poner la política por encima de la economía pero le falto convicción. Las personas que esperaban (sobre todo la gente de a pie) una declaración clara y contundente, se quedó con las ganas. Habló de subir salarios, de crear empleo, pero sin especificar cómo, de qué manera… Su llamada final al patriotismo recordando los 30 marines muertos en Afganistán tuvo más de desesperación que de recurso habitual a un mecanismo que suele funcionar para cohesionar a los estadounidenses. Políticamente, después de su discurso, parece evidente que los Estados Unidos ya no son un país de Triple A, diga lo que diga su Presidente. Parece quedar definitivamente enterrado el “Yes, we can”. Otros están demostrando que tienen mucho más poder. Y lo ejercen contra los estadounidenses. Por eso es especialmente acertado el título del texto de Alejandro Nadal:  “Washington declara la guerra a su pueblo”.

En 1961 el presidente saliente Dwight Eisenhower pronunció un discurso de despedida y una famosa advertencia. En aquella ocasión previno sobre el poder desmedido del complejo militar-industrial. Según uno de sus más importantes biógrafos, Geoffrey Perret, el borrador del discurso preparado por Eisenhower contenía la frase complejo militar-industrial-congresional para marcar el papel negativo que desempeñaba el Congreso como correa de transmisión del poder de la industria militar. En el último momento, el presidente prefirió eliminar la referencia al Poder Legislativo para no irritar demasiado.

Hoy Eisenhower habría dejado la referencia al Congreso en su discurso. Y es que por fin el Congreso estadunidense ha declarado abiertamente una guerra contra el pueblo de ese país, obedeciendo los designios del 5 por ciento más rico de su población. Aunque, pensándolo bien, la guerra comenzó hace mucho.

El fetichismo reaccionario ha logrado imponer como verdad la idea de que la causa del descalabro fiscal en Estados Unidos está en los programas sociales, en especial el sistema de seguridad social. Ha conseguido que el pueblo estadunidense considere que los derechohabientes del seguro social sean considerados parásitos sociales, a pesar de que una parte importante de sus prestaciones está cubierta con sus contribuciones a lo largo de su vida laboral. Eso no importa: la ideología reaccionaria insiste en que los pensionados son como sanguijuelas que consumieron más de lo que podían pagar y dejaron de ahorrar para enfrentar su vejez. Ésa es la más grande mentira que el pueblo estadunidense ha terminado por aceptar.

La realidad es que el sistema de seguridad social en Estados Unidos siempre se ha mantenido con superávit. El seguro social se alimenta con recursos provenientes del impuesto FICA que es pagado directamente por los trabajadores estadunidenses. Si se consultan las cifras oficiales (www.socialsecurity.gov) se puede comprobar que entre 1984 y 2009 los derechohabientes pagaron dos billones (castellanos) de dólares al seguro social y al programa Medicare por arriba de lo que recibieron como prestaciones. Dependiendo de los supuestos sobre evolución demográfica, empleo y crecimiento del PIB, así como el nivel del impuesto sobre nómina (15.3 por ciento en la actualidad), el seguro social estadunidense permanecerá con números negros hasta 2025 o 2035.

¿De dónde provenían esos recursos? En 1983 Reagan nombró a Greenspan presidente de una comisión para la reforma del seguro social. Esa comisión recomendó un incremento del impuesto sobre nómina que generó enorme superávit. Pero esos recursos no se mantuvieron en el fideicomiso especial del seguro social, sino que fueron desviados al fondo de ingresos generales. A cambio sólo quedaron pagarés inservibles del tesoro. Atención: no son bonos del Tesoro, son simples pagarés carentes de valor.

Es decir, el seguro social no contribuye al déficit, sino que ha subsidiado constantemente al gobierno federal y ese subsidio ha sido superior a los dos billones de dólares antes mencionados. Si el gobierno no hubiera usado esos recursos habría tenido que aumentar su endeudamiento, lo que habría implicado mayor carga financiera. El cálculo oficial indica que se habrían erogado otros 800 mil millones de dólares por el peso de la deuda si el gobierno no hubiera usado los recursos del fondo del seguro social.

En pleno debate sobre el techo de endeudamiento, el presidente Obama indicó que si no se llegaba a un acuerdo sería imposible garantizar que los cheques del seguro social fueran pagados a los derechohabientes. ¿Cómo es que no había dinero para pagar esos cheques si el seguro social tiene en teoría un superávit? La realidad es que ese fondo sólo contiene los pagarés que el Tesoro estadunidense ha entregado al seguro social a cambio de los recursos que se han captado por las cotizaciones individuales retenidas como impuesto.

En otras palabras, el superávit del fondo del seguro social ha sido saqueado para cubrir el costo de mantener bajos los impuestos a los ricos, para pagar el costo creciente de las aventuras militares imperiales y, más recientemente, para pagar los astronómicos rescates para el sector financiero.

En otras palabras, los recursos del seguro social fueron objeto de un desfalco, de una gigantesca malversación de fondos mientras el pueblo de Estados Unidos veía televisión y rendía homenaje a sus héroes caídos en guerras sobre las provincias más lejanas del imperio. A Obama le tocó la explosión de esta bomba de tiempo sembrada en 1983. En lugar de denunciarla, ha preferido abrazarla. La reacción en el congreso no ha titubeado y aprovechó bien la oportunidad para comenzar a desmantelar el seguro social. Es una forma de enterrar el problema.

Dicen que las guerras tienen la ventaja de quitar las máscaras. Así se conoce al enemigo, porque en la batalla lo que importa son las acciones, no las palabras. Ahora el saqueo del siglo ha quedado al descubierto.

Alejandro Nadal es miembro del Consejo Editorial de SinPermiso y publicó originalmente este artículo en La Jornada.

votar

 
Deixa un comentari

Publicat per a 9 Agost 2011 in Economia crítica

 

Etiquetes: , , ,

La “guerra fría” en casa

barack-obama-jedi-2.jpg

Y las montañas no se cansan de parir ratones… La reciente Cumbre de Lisboa de la OTAN ha sido una ratificación en tono menor del repliegue ordenado de los ejércitos bajo su mando de Afganistán, y una propuesta formal de acabar con la Guerra Fría con Rusia –si el Partido Republicano no lo impide– y cuando la Guerra Fría ya es otra cosa. No suena bien a oídos especialmente recalcitrantes escuchar a Obama que ve a Rusia como un socio, y no como un enemigo, pero el trasfondo es de mayor calado. Ya en la rueda de prensa los periodistas bien informados preguntaron a Barack Obama sobre un posible retraso (léase, poner palos en las ruedas) a la ratificación del Tratado START de control de armamentos firmado con Rusia. Y ello a pesar de que se daba de hecho un paso más hacia la concreción de la vieja idea de incluir a todo el territorio europeo en un gigantesco y transoceánico escudo antimisiles, lo cual puede suponer un flujo constante de inversiones, beneficios y empleo para el complejo militar-industrial de los Estados Unidos. Rusia, invitada a participar en el proyecto, dará una respuesta definitiva en la reunión de ministros de Defensa prevista para junio del 2011, aunque según el Primer Ministro Medvedev parece considerar más improbable que el Partido Republicano de los Estados Unidos facilite el acuerdo que el Parlamento ruso. En relación a lo que puede acontecer con el veto republicano declaró: “Sería una pena que eso sucediese. El trabajo de muchas personas habría sido en vano. Espero que los republicanos tengan una actitud responsable.

guerrafria.jpg

Por tanto, parece que Rusia está también por declarar oficialmente la distensión y pasar página definitiva a la Guerra Fría del siglo XX (de hecho, ¿qué sentido tiene si ya no hay dos sistemas económicos enfrentados y Rusia se regodea en los aspectos más mafiosos del capitalismo que tiene su sede en Wall Stret?)…

Por tanto, la nueva “guerra fría” a la que tiene que hacer frente hoy la administración de Obama es la que, con sus pocos matices, han declarado, cada uno por su lado, el gobierno de Alemania y el Partido Republicano de los Estados Unidos. De hecho, se trata de lo que podríamos llamar “la guerra fría” en casa. Y el objetivo de sus ataques es la Reserva Federal y su política de seguir poniendo la política monetaria al servicio de la creación de puestos de trabajo mediante, entre otros mecanismos, la utilización de lo han convenido en llamar “flexibilización cuantitativa” y que utilizó por primera vez formalmente Japón en los primeros años de este siglo (y su tasa de paro descendió a menos del 5% de la población activa a principios de este año). Se trata simplemente de que la Reserva Federal compre deuda a largo plazo.

Krugman explicó esta misma semana en el NYT que si la Fed comprara deuda a más corto plazo sería inútil, porque la tasa de interés de esa deuda es cercana a cero debido a que está tratando de reducir al máximo las tasas de interés, “como siempre hace cuando el desempleo es alto y la inflación es baja”.

Y la inflación en los Estados Unidos es realmente baja. De hecho, la inflación subyacente – que excluye los precios de alimentos y energía, y se considera un indicador más adecuado para analizar las tendencias subyacentes – apenas significa un “0,6 por ciento, el nivel más bajo jamás registrado. Mientras tanto, el desempleo es casi del 10 por ciento, y el desempleo a largo plazo es el peor desde la Gran Depresión”.

Esta política monetaria, como es bien sabido, implica la devaluación de hecho del dólar, hace más competitivos en el exterior los productos “made in USA” y por tanto debería reducir el déficit comercial de los Estados Unidos (y ayudar a que la industria se recupere y cree nuevos puestos de trabajo).

Naturalmente, Alemania –por interés propio y para fortalecer la fe fuera de toda racionalidad en las políticas que impone a la Unión Europea— no está interesada en que esto suceda, como tampoco lo está el gobierno chino, que puede utilizar sus protestas por la política monetaria de la Reserva Federal como cortina de humo sobre el valor artificialmente devaluado de su moneda, y sus propias manipulaciones cambiarias.

Krugman quiere que nos preguntemos sobre los motivos que tienen los republicanos de unirse a esta nueva “guerra fría”, convencido de que puede venir inspirada por motivos doctrinales, porque incluso Milton Friedman culpó a la Fed por no haber actuado con más fuerza durante la Gran Depresión, y en 1998 aconsejó al Banco de Japón que hiciera lo que ahora hace la Reserva Federal: “comprar bonos del gobierno en el mercado abierto”…. exactamente lo que la Fed está haciendo ahora”.

Coincido con Krugman en que la razón fundamental para esos ataques a las políticas monetarias que no se limitan al control de la inflación sino que siguen conteniendo elementos keynesianos de apoyo al pleno empleo no están motivadas por una convicción intelectual, sino por el egoísmo puro y simple. Los gobiernos de China y Alemania quieren que Estados Unidos no haga políticas que les permitan ser de nuevo una economía competitiva con pleno empleo… y los republicanos quieren un economía débil siempre y cuando haya un demócrata en la Casa Blanca para favorecer su vuelta al poder.

yoda.jpg

Y por lo que al escudo de la “guerra de las galaxias” en versión siglo XXI que lanzó en su momento Ronald Reagan, coincido con Hugo Martínez Abarca en que mientras recortan gasto social, congelan las pensiones y reducen el gasto público porque alegan que hemos vivido, supuestamente, por encima de nuestras posibilidades, “los señores de la guerra acuerdan crear un inmenso escudo antimisiles (consistente paradójicamente en miles de misiles) de EEUU a Rusia pasando por Europa. Que nunca haya caído un misil en ese territorio que no haya sido lanzado por alguno de los países que ponen el escudo no es excusa alguna: ¿Qué queréis? ¿que nos pille desprevenidos un ataque de los terribles marcianos que esperan agazapados en el lado oscuro de la luna?”

—-

Si te parece interesante, difunde y vota:

 
2 comentaris

Publicat per a 21 Novembre 2010 in Economia crítica, Pau

 

Etiquetes: , , , , , ,

Obama, entre Clinton y Roosevelt

sarah_palin-mean.jpg

De todas las primeras valoraciones que he leído después de que cerraran las urnas en los Estados Unidos y el Tea Party arrasara dando al Partido Republicano la mayor victoria desde 1948, creo que Robert Reich, profesor de  Política Públicas Públicas de la Universidad de California  (Berkeley) da unas de las claves de futuro. Reich se pregunta qué lección debe aprender Obama con urgencia:  la de Clinton en 1996, o la de Franklin D. Roosevelt en 1936. La elección que haga determinará su estrategia en los próximos dos años, y sus posibilidades reales de reelección.

eleccions-usa.jpg

Reich cree que se equivocaría Obama si optara por lo que hizo  Bill Clinton: renunció a sus reformas (en especial, la de la sanidad), porque de hecho fue  reelegido en 1996  no porque adoptara las políticas de la derecha, sino porque la economía ya se había recuperado, cosa que dificlmente habrá sucedido en el 2012, año de elecciones presidenciales y de reelección -o no- de Barack Obama.

La economía americana está creciendo en un 2 por ciento que es demasiado poco para crear empleo,  las ventas y los ingresos de las empresas se enlentecen de nuevo, mientras han vuelto a disminuir las ventas de viviendas y las ejecuciones hipotecarias aumentan. Un panorama fantástico para que los republicanos sigan presentando a Obama y sus políticas como los grandes responsables del estancamiento.

Si Obama opta por imitar a Clinton (recordemos que fue ese Presidente el que acabó firmando el fin de las reformas Roosevelt y puso fin a la Glass-Steagall Act de regulación del sistema financiero) el Partido Republicano ganará por partida doble. Por una parte, porque Obama no saldrá reelegido. Y, en segundo lugar, porque abandonando sus reformas que le llevaron a la Casa Blanca, adoptando  las medidas de liberalización y reducción del déficit, dará la razón a los republicanos –y de paso a Merkel, a Cameron (y a Rajoy que ya es bien triste) en que  la cuestión central es el tamaño del gobierno, que quizás sea cierto que ha llegado a ser demasiado grande, y que la economía sólo puede mejorar sólo si se somete a una dura dieta y se reduce considerablemente… (Y todo esto sin que se pueda hablar en los Estados Unidos de un Estado del Bienestar tal como se ha entendido en Europa).

Si Obama opta por seguir la senda de Clinton, los republicanos siempre ganan.

La mejor opción del Presidente cara a la reelección sería replantear el debate, poniendo en el centro del mismo, con todos los focos iluminando su importancia,  el poder de las grandes empresas y de Wall Street que siguen abusando de su enormes ventajas económicas a expensas del resto de la población. Este es el campo de juego de los democrás, y es más relevante hoy que en cualquier otro momento desde la década de 1930.

El 1 por ciento de los estadounidenses más ricos se lleva  a casa casi una cuarta parte de todos los ingresos, y detenta casi el 40 por ciento de toda la riqueza. Mientras tanto, un gran número de estadounidenses se quedan sin hogar porque los bancos no les permite reorganizar sus hipotecas en quiebra. Y las corporaciones siguen abocando gente al paro (sin contratar nuevo personal)  en números crecientes

En opinión de Reich, la lección política que debería aprender Obama es la de  Franklin D. Roosevelt en 1936. Nos dice: “En las elecciones de 1936 la Gran Depresión estaba entrando en su octavo año. Roosevelt había sido Presidente durante cuatro de ellos. Sin embargo, ganó la mayor victoria electoral desde el inicio del sistema de dos partidos en la década de 1850. ¿Cómo?   Franklin D. Roosevelt cambió el sentido y la fuerza del debate dejando bien claro que si no pudo realizar sus políticas, se debía a la irresponsabilidad de sus oponentes. Pedía a la gente que le escuchaba que decidiera de qué lado estaba, y cuáles eran sus intereses reales, porque los Republicanos significaban “negocio financiero y monopolio, especulación, y  banca imprudente”.

Y Roosevelt lo repitió una y otra vez. No se sintió vencido ni se aminaló. Al contrario, dijo a todos los que quisieron escucharle les decía: “Nunca antes estas fuerzas reaccionarias han estado tan unidas en contra de un candidato como hoy”. “Ellos son unánimes en su odio por mí, pero yo doy la bienvenida a su odio.” Roosevelt plantó cara. Clinton cedió , y acabó cediendo mucho más, hasta el final de su mandato, como ilustra la foto del final.

Reich cree que la economía de 2012 no será tan mala como la economía de 1936, con suerte. Pero no será tan buena como la economía de 1996. Para que el presidente Obama pueda aspirar a la reelección en el  2012, 1936  es el año relevante.

clintonsignsglasssteagallrepeal2.gif
En la foto: Bill Clinton después de abolir los restos de  de la Glass-Steagall Act, ponía fin a las regulaciones de Roosvelt, con el aplauso de demócratas y republicanos (y sentaba con ello, en buena parte, las bases de la crisis económica actual). También podríamos preguntarnos, a estas alturas de la crisis ¿de qué se ríen?

 
1 comentari

Publicat per a 3 Novembre 2010 in Economia crítica

 

Etiquetes: , , , , ,

La privatización de la guerra de Irak

252105_0.gif

En según qué informativos incluso dan la noticia como si Obama siguiera los pasos de Zapatero al retirar las tropas de Irak (y aprovechan para pasar los dos minutos de reportaje en los que ZP, el día después de tomar posesión como Jefe de Gobierno, ordena el retorno de los militares españoles). Recordar a Rodriguez Zapatero en uno de sus mejores momentos políticos, y abriendo una senda de realismo que después seguirían otros países, entre ellos Alemania, no puede justificar una oleada de mentiras: la más gorda, que la guerra de Irak ha terminado.

Lo llamen como lo llamen, los iraquíes están convencidos los combates no han acabado aunque, con gran despliegue ante los medios, haya abandonado el frente de ocupación la Brigada Stryker. Pero en Irak nadie se cree que los 50.000 soldados que se quedan –según podemos leer en el artículo de Dehghanpisheh Babak para Newsweek, vayan a transformarse de la noche a la mañana en Cuerpo de Paz.

En opinión de altos mandos del ejército iraquí, “la reducción de los niveles de tropas a finales de este mes es más de un punto de referencia político que un cambio radical en lo que los militares van a hacer” porque “mientras las tropas intentan tener un perfil bajo en las grandes ciudades en estos días, su presencia seguirá siendo relativamente importante: el ejército de EE.UU. mantendrá 94 bases en el país después de que concluya la retirada de este mes…

dejando en el país –en manos de distintos Ministerios y agencias– unas enormes dotaciones de material bélico y antidisturbios.

Lo fundamental de toda la operación es, sin embargo, el incremento de la privatización de la guerra. Salen soldados americanos, pero irá aumentando gradualmente el número de contratistas privados americanos de seguridad, y és es el punto importante y a destacar. En palabras de Dehghanpisheh Babak, “la fecha límite de finales de este mes no significa del final de las misiones de combate, sino del comienzo de la oleada contratista. Y, dada la historia de los contratistas privados de seguridad en Irak, podemos esperar todo tipo de problemas.”

Hablan también del tema ceronegativo y Sirius.

 
1 comentari

Publicat per a 20 Agost 2010 in Pau

 

Etiquetes: , , , , ,

¿Dónde hay que votar?

zapatero-y-obama.jpg¿Dónde hay que votar para elegir (o no) y dar cobertura democrática (o no) a esos “mercados” misteriosos que cada vez que se lanzan a especular como locos provocan ataques de ansiedad (y la pobreza, y el paro, y la infelicidad) a miles de millones de personas que ven peligrar su puesto de trabajo, su subsidio y el poder adquisitivo (o de supervivencia) de su salario?

¿Dónde hay que votar para dar respetabilidad (o no) a las llamadas de Obama a Zapatero que se traducen en “tijeretazos” sociales y suicidios políticos?

Ya Vázquez Montalbán pedía el voto, hace muchos años, para elegir al presidente del Imperio… Más motivos tenemos ahora cuando una sola llamada desde Washington ha acabado con talantes y políticas socialdemócratas, Pactos de Toledo hasta ahora respetados y cuyo volado abre la veda a ataques neoliberales mucho más duros, incluso, que lo que se puede suponer en un primer momento.

Ahora Presidentes de Gobierno y ministros dicen que para “dar ejemplo” bajarán su salario un 15%… o más. No veo ni un rictus de preocupación personal en sus caras… y pienso en un amigo que perdió su trabajo al principio de la crisis. Al cabo de unos meses de paro, ha tenido que aceptar un contrato temporal en un call center por menos de 700 euros al mes. “Para transporte y tabaco, y poco más”, me dijo, “por suerte, quizá pueda hacer jornadas de 11 horas, como la mayoría de los “esclavos enchufados”, lo cual permite subir hasta casi 900 euros el ingreso semanal… (y quita muchas oportunidades de gasto, sin lugar a dudas…) A mi amigo le es imposible tener casa (o hipoteca) propia. Vive a sus cuarenta y tantos con sus padres, y el escaso subsidio de jubilación de su padre (con graves problemas de salud) ni siquiera mantendrá el poder adquisitivo el próximo año. Querían pedir una ayuda a la Conselleria de Benestar, pero hoy ven más lejos que nunca que la concedan… Su madre padece Fibromialgia (…y ya no sigo).

¿Dónde hay que votar para echar a los “mercados” de nuestra vida? ¿Dónde hay que votar para decirle a Obama que se limite a poner orden en su casa y se deje de guerras imperialistas y dumping comercial con un dólar tan “tocado” que necesita un euro fuerte… a costa de los sacrificios que sea de la ciudadanía europea?

Y finalmente, ya que hablamos de votar, ¿no cree usted, señor Rodríguez Zapatero, que antes de romper todas las barajas (y más y más y más promesas), antes de habernos ofrecido el lamentable espectáculo de su “harakiri” político, debería usted haber dimitido…?

 
6 comentaris

Publicat per a 13 Mai 2010 in Economia crítica

 

Etiquetes: , , ,

Demòcrates… però no tant!

091112_the_blue_dog.jpg

La coalició dels “Blue Dogs” és un grup format 54 membres conservadors del Partit Demòcrata de la Càmara de Representants del Estats Units que es varen constituir com a grup de pressió l’any 1995. El seu objectiu fonamental es vetllar (segons ells mateixos declaren) per la seguretat financera i nacional,i arribar a acords entre el Partit Demòcrata i el Republicà per sobre la disciplina de partit i de la ideologia que puguin representar… Han permès millorar la representació global del Partit Demòcrata en ser elegits membres del “Blue Dog” en districtes on abans guanyaven tradicionalment els republicans… però massa sovint, massa, es comporten com “l’enemic a casa”… i que a sobre s’abraona i ataca per sorpresa.

Fins a quin punt és bo jugar amb foc (o amb ambigüitats) es pot valorar en la desfeta d’ahir de la proposta de Barack Obama sobre el projecte de llei per reformar la regulació financera. Ben Nelson ha estat el membre del Senat per Nebraska que ja va oposar-se a la reforma sanitària, a que es contemplés qualsevol opció d’avortament i, en especial, va combatre amb totes les seves forces qualsevol opció pública de la reforma sanitària d’Obama. S’ha guanyat, però, un gran consens sobre la hipocresia de Ben Nelson entre els membres més liberals del seu partit (el mateix partit d’Obama, recordin…) Aquests gossos tristos i blaus, amb Nelson en primera línia, es desperten i fan oposició entre les seves pròpies línies, i entorpeixen la política del Partit Demòcrata, no quan es tracta d’augmentar la despesa militar, ni tampoc quan es fan retallades d’impostos per a les rendes més elevades, ni quan s’incrementen els pressupostos per la Guerra d’Irak… Es desperten, borden i fan el gran xivarri quan es tracta d’aconseguir una reforma sanitària (fins i tot disminuïda i pactada)… I doncs, què no faran per protegir els privilegis de la desregulació i “barra lliure” del capital bancari i financer!

blue-dogs.png

 
Deixa un comentari

Publicat per a 27 Abril 2010 in Economia crítica, Salut

 

Etiquetes: , , ,

Valoració de la reforma Obama al British Medical Journal

obama_signature.jpg

El professor associat de medicina David U Himmelstein i la professora de medicina Steffi Woolhandler que formen part, respectivament, de l’ Escola de Medicina de Harvard i de l’Hospital de Cambridge, Massachusetts, i de l’organització “Metges per un Programa Nacional de Salut”, han publicat al British Medical Journal un article des de la perspectiva dels que creuen que sense la creació d’un sistema públic de salut, la reforma no tindrà massa repercussió real per millorar les condicions de vida i salut de les persones a les que volia fer justícia. El problema, segons els autors, és que injecta encara més finançament a un sistema de mercat disfuncional.

De fet, en l’article ens descriuen una escena commovedora: el president Obama signa la llei de reforma sanitària davant una nova multitud d’admiradors, amb un vicepresident radiant i cofoi, en tant que el personal mèdic que ha treballat per a l’atenció universal de la salut els agradaria unir-se a la celebració, però no poden. Ens diuen que la morfina que s’ha dispensat per al tractament del càncer de la reforma pot oferir una mica d’alleujament temporal, però sens dubte no és cap cura.

De fet, valoren que la nova llei injecta finançament addicional al sistema de mercat existent, amb totes les seves disfuncionalitats, incrementant els costos de la salut que ja són el doble que en la majoria dels països rics majoria. El programa de Medicaid d’assegurança públic per a la gent pobra s’ampliarà per cobrir altres 16 milions de nord-americans pobres, mentre que un nombre semblant de persones no assegurades amb ingressos una mica més alts es veuran obligats a comprar pòlisses privades. Als “gairebé pobres”, el govern els pagarà una part de les quotes, canalitzant 447mil milions de dòlars (i 300 mil milions de lliures esterlines o 330.000 milions d’euros) dels contribuents a les asseguradores privades en la pròxima dècada.

Per desgràcia, les asseguradores privades guanyen mercat no per la seva eficiència o qualitat, sinó per què maximitzen els ingressos i redueixen al mínim les despeses. I ho aconsegueixen evitant a les persones més malaltes i obligant a metges i pacients a navegar per una burocràcia bizantina que actualment consumeix el 31% del total de la despesa en salut. El projecte de reforma que contempla que les persones sense assegurança puguin comprar productes els productes “defectuosos” de les asseguradores, enfortirà aquestes empreses financera i políticament .

Mentrestant, les asseguradores s’aprofiten de les llacunes per eludir les restriccions de la llei en el seu mal comportament, i lamentablement, si es manté el text de la reforma com està previst, 23 milions de persones no tindran cap assegurança mèdica a 2019. Mentrestant, els hospitals públics i altres xarxes de seguretat en que les persones sense assegurança mèdica confien han de patir una reducció de fons de 36 mil milions de dòlars del govern federal.

D’altra banda, molts nordamericans es quedaran amb una cobertura tan raquítica que una malaltia greu els pot portar a la ruïna financera. En l’actualitat, les malalties i les factures mèdiques ja són responsables de l 62% de totes les fallides, ¡i tres quartes parts d’aquestes fallides són de famílies que tenien assegurança! Himmelstein i Woolhandler ens diuen que la reforma fa molt poc per millorar aquesta cobertura insuficient, perquè sols exigeix que les polítiques privades cobreixin el 70% dels costos sanitaris previstos. El president ha promès, a més, que “si agrada la cobertura actual, es pot mantenir”, però els autors de l’article es temen que per seguir mantenint un treball segur s’hauran de conformar amb l’assegurança que tenen, els agradi o no. I els que tenen cobertura total de la seva empresa hauran de fer front a un increment d’impostos el 2018.

Per tant, amb aquesta reforma tal com està, semblen inevitables costos més alts i l’augment de les tensions financeres, malgrat les afirmacions en sentit contrari, com demostra l’experiència de reformes sanitàries a Massachusetts del 2006 (una espècie de “plantilla prèvia” del que ara es proposa) , on els costos varen augmentar un 15% en els primers dos anys després de la reforma, 8 dues vegades més que a la resta dels USA. Dos anys desprès de les millores inicials, l’accés a l’assistència ha començat a deteriorar-se, i l’Estat ha començat a reduir la cobertura.

En general, David U Himmelstein i Steffi Woolhandler consideren que el projecte de llei del president Obama és conservador, i ha estat elaborat en estreta consulta amb les indústries d’assegurances i farmacèutiques. Al llarg del debat sobre la reforma s’han integrat a Metges per un Programa Nacional de Salut més de 17.000 professionals, demanant una reforma molt més profunda: sense ànim de lucre, de caixa única. I ens diuen que seguiran per aquest camí perquè el sistema de salut dels USA no s’ha curat, ni tant sols s’ha estabilitzat. Segueixen fent la seva feina sota un sistema de finançament que impedeix la bona atenció de les persones malaltes i desaprofita enormes recursos en beneficis privats i burocràcia.

 
Deixa un comentari

Publicat per a 12 Abril 2010 in Salut

 

Etiquetes: , , , ,

Randall Wray ¿Es la “reforma” de los seguros sanitarios en EEUU mejor que nada?

Sigo ofreciendo versiones contrapuestas sobre la Reforma Sanitaria de Obama: la de Randall Wray, publicada en Sin Permiso, no es nada tibia. Pero mucho me temo que sus críticas al papel fundamental de las aseguradoras privadas en la misma, y su miedo a haber incrementado los grilletes de Wall Street sobre el sector de la salud, no ande nada desencaminado…

obama-sanidad.jpg

 ¿Es la “reforma” de los seguros sanitarios en EEUU mejor que nada?

Muchos que apoyaban la reforma sanitaria en EEUU celebran la aprobación de esta verdadera Ley de Rescate de las Aseguradoras de Servicios Sanitarios (LRASS) con el argumento de que algo –no importa cuán errado en lo fundamental— es mejor que nada. Estupendo. Asó argumentan Michael Moore o Dennis Kucinich, los cuales son, desde luego, mucho más astutos políticamente que yo. ¿Cómo puedo criticar ese argumento?

Muchos de mis amigos no quieren ni oír hablar de los yerros de esta ley. Piden una tregua, aunque sea de días, para poder refocilarse en la gloriosa victoria. Creen que mis críticas a la LRASS son “perturbadoras”. Una buena descripción de mi trabajo.

Muy bien, celebrad la victoria. ¿Pero no creéis que alguien debería apuntar a los errores para que luego pudiéramos seguir avanzando? Aun si la ley representara una mejora marginal respecto de lo que tenemos, aun si permite a los Demócratas apuntarse una victoria, nadie debería llamarse a engaño y pensar que eso es una reforma sanitaria. ¿Reforma de los seguros sanitarios? De acuerdo, tal vez un poco; pero de eso, luego.

Yo creo que cualquier legislación que obliga a la gente, contra su voluntad, a realizar pagos al sector FIRE [finanzas, seguros y bienes raíces, por sus siglas en inglés; T.] es un error: no hay que darle mucho pensamiento para prever el tipo de problemas que eso irá generando. Obsérvese también que el gobierno empezará a introducir impuestos y a reducir la financiación de Medicare antes de que nadie llegue a percibir los “beneficios” de la legislación. ¡Qué gran política, en medio de esta gran depresión! (Suena como el dejà vu de 1937, cuando el gobierno empezó a gravar fiscalmente los salarios antes de comenzar a efectuar los pagos de la Seguridad Social, devolviendo a la economía a al Gran Depresión? ¡Toma ya!.)

Hay muy poco en la ley que exija a las aseguradoras sanitarias pagar realmente por el suministro de cualesquiera servicios adicionales, y el grueso de las pequeñas mejoras en este asunto no entrará en vigor hasta 2014 0 2018. Léase la letra pequeña. Los actuales proveedores de seguros no están obligados por las nuevas exigencias legales, sólo los que aseguren a partir de ahora. Para las empresas aseguradoras que siguen con el “legado” significa seguir como siempre con los negocios mafiosos, y tiempo para luchar y blindarse contra las cláusulas legales, a fin de que éstas nunca lleguen a entrar en vigor.

Es verdad: hay más que gente que tendrá seguro sanitario. ¿Tendrán realmente más asistencia cubierta? Se les embestirá con deducciones, copagos, limitaciones anuales (por varios años más), exclusiones, expensas extraodinarias, dineros adelantables del propio bolsillo… Con eso se conseguirá que la asistencia sanitaria resulte demasiado cara como para que puedan llegar a beneficiarse de su nuevo seguro. Y mucha gente actualmente asegurada tendrá que pagar más impuestos. Las primas subirán. El gobierno  descargará sobre vosotros una parte mayor del coste. Wall Street necesita vuestro dinero.

Habrá revueltas de los no asegurados a los que les repatea la obligación de asegurarse. Podríamos llegar a necesitar más policías antidisturbios y más cárceles. Más costes, pues, para asegurar el flujo de las aseguradoras de Wall Street.

Cómo terminará todo esto, es cosa que no puede decirse hasta dentro de varios años. Yo preveo que los abusos de las aseguradoras se incrementarán significativamente; entonces habrá una reacción regulatoria (como en Massachusetts). Trataremos de imponer regulaciones, restricciones, cuotas, multas, gravámenes o lo que sea a las aseguradoras para obligarlas a hacer lo que no quieren hacer. En realidad, buscaremos obligarlas a hacer lo que ninguna compañía aseguradora debería hacer. Por eso los seguros de salud se compadecen tan mal con la asistencia sanitaria. Siempre ha sido así, y siempre será así. Es una forma demencial de financiar la asistencia sanitaria.

Así pues, en resolución, el problema con la LRASS viene a reducirse a esto: es una locura tratar de hacer funcionar la asistencia sanitaria mediante seguros sanitarios suministrados por empresas privadas orientadas al beneficio; y es una locura aumentada tratar de aumentar la asistencia sanitaria mediante las aseguradoras. Se trata de una ley pro-Wall Street, en su misma concepción. De aquí que la LRASS se centre sobre todo en el aspecto financiero-asegurador, y no realmente en los posibles beneficios sanitario-asistenciales (menores, y a lo sumo, laterales) que pueda traer consigo la ley. Y si realmente se trata de una ley de asistencia sanitaria, hay que decir que sería matemáticamente imposible aprobar otra con menos prestaciones que la LRASS, una ley que, dede su misma concepción, no ha sido sino un rescate para Wall Street.

Muchos de sus partidarios dicen que es la mejor ley posible en las actuales circunstancias, y que en los años venideros podremos ir mejorándola. Es decir, que de lo que se trataría es de aceptar ahora los pequeños beneficios que trae consigo y trabajar poco a poco en pos del incremento de esos beneficios. Yo lo siento mucho, pero no puedo creerme esa defensa “incrementalista” de la LRASS.

Eso no es incrementalismo. Es una desapoderada disposición, sin precedentes, para beneficiar a las aseguradoras privadas. Se obliga a 50 millones de personas a pagar a compañías privadas. Las protestas y los pleitos judiciales ya han comenzado. Los estados federados tratan de cambiar sus Constituciones. Si lo pretendido eran mejoras incrementales para la asistencia sanitaria, hay infinitas combinaciones de modestos cambios en las políticas públicas que no pasan en absoluto por involucrar a las compañías aseguradoras. Y las celebraciones de su gran triunfo sobre Wall Street por parte de los Demócratas son ridículas. Creo que lleva razón Robert Prasch: es la mayor concesión que los Demócratas podían haber hecho al GOP [Great Old Party, el viejo gran partido, como también se conoce al Partido Republicano; T.]. (Pero atención: ahora lo que están preparando ya es la entrega de la Seguridad Social a Wall Street, sólo que las discusiones se llevan soterradamente.)

Toda la historia de la “reforma” de la LRASS no consiste sino en esto (Prasch sugiere que fue, desde el principio, el plan del candidato Obama, y yo no tengo razones para dudarlo): las aseguradoras sanitarias estaban perdiendo primas porque los empresarios se desentendían cada vez más de la cobertura (en parte porque no podían competir, pues ningún país comparable a los EEUU se sirve de los seguros privados para proporcionar asistencia sanitaria); los individuos sanos se desentendían, porque ningún cálculo razonable podía llevarles a la conclusión de que estar asegurado valía lo que las compañías pedían. Y no sólo los jóvenes sanos se desentendían de la cobertura. Si eres soltero y no eres un enfermo crónico, te saldrá mucho más a cuenta pagar de ti propio bolsillo (a menos que tu patrón pague el grueso de las primas en vez de ofrecerte más salario). El 80% de los costes de asistencia sanitaria se deben al 20% de la población con precaria salud o con mala suerte. Si puedes llegar a los 65 sin circunstancias crónicas (no fumas, no eres obeso, no tienes antecedentes genéticos, etc.), lo racional es no contratar un seguro de asistencia sanitaria. Y si mucho se tuerce la suerte, no necesitas tener un seguro para conseguir algún tipo de asistencia sanitaria. Seguramente no será tan buena, pero podría bastar. También podría ser, claro está, que no tuvieses demasiada fe en los tratamientos médicos tradicionales.

Ello es que las aseguradoras estaban aterrorizadas. Podían ver, bíblicamente, la escritura en la pared: estaban perdiendo a sus clientes más sanos, se veían obligados a incrementar sus cuotas, lo que, a su vez, contribuía a la salida de más gente sana; un círculo vicioso. Así que se dirigieron a Hillary Clinton y luego a Obama para lograr una LRASS que obligara a los sanos a volver al redil y pagar las primas. Sí, las aseguradoras sabían que habría que llegar a una componenda, porque tendrían que admitir a alguna gente enferma. Pero darle a esa gente un seguro no es lo mismo pagar su asistencia. De manera que las aseguradoras aceptaron la admisión de gente con historiales previos de enfermedad, pero en ningún caso pagar realmente el tratamiento de esas enfermedades. Y no lo harán.

Espero que los que estén interesados en este asunto lean el texto que escribí con Marshall Auerback: allí sostuvimos razonadamente que la asistencia sanitaria no es asegurable. Hay un conflicto básico entre el suministro de asistencia sanitaria y la contratación de seguros.

Compárese con el seguro de los automóviles. Cuando yo era joven y pobre y tal vez un tanto alocado e irresponsable, conducía mi vehículo sin seguro (no era obligatorio entonces). Logre conducir cerca de dos décadas con sólo 2 accidentes, ambos causados por conductores borrachos que se me echaron encima. Su aseguradoras se sintieron más que felices de pagarme para evitarse un pleito judicial. Porque en realidad no se trataba de accidentes (actos azarosos de dios); se trataba de infracción penales. Los tipos perdieron su seguro y su permiso de conducir (y creo que uno fue a la cárcel, porque ya había perdido su permiso de conducir: conducía el automóvil de su empresa, y que fue la aseguradora de la empresa la que me pagó). Luego empecé a contratar seguros. El pasado otoño estaba volviendo a casa desde Oklahoma conduciendo a buena velocidad (aunque, me apresuro a añadir, dentro de los límites permitidos), cuando me vi sorprendido por una acto de dios. De repente, me encontré con un enorme ciervo saltando  ante mi coche. 10 mil dólares y 4 meses después, mi automóvil estaba casi reparado. Pagué mil dólares fiscalmente deducibles y mi compañía de seguros pagó los otros 9 mil (¡gracias muchachos!).

Ahora bien, no sabemos por qué dios hizo eso. Quizá el animalito había blasfemado, o dios odiaba mi auto, o tal vez sólo trataba de que yo dejara de gruñir por los miles de dólares que había pagado durante años a mi compañía de seguros; o acaso pretendía proporcionar un pequeño estímulo al mecánico del lugar. Sea ello como fuere, desconocemos su Plan, que siempre nos parecerá azariento. Así que contratamos seguros contra los actos de dios. En promedio, ni que decir tiene, el seguro del automóvil es muy mal negocio para nosotros. Pero para aquellos que somos víctimas de los actos de dios es un buen negocio; y lo cierto es que nadie sabe quién será el próximo elegido.  Además, al basar las primas en el comportamiento individual y al cargar buenas sumas fiscalmente deducibles, incentivamos la buena conducción. Yo evito los excesos de velocidad, no tanto por miedo a las multas, cuanto por las primas más elevadas acumulables con los años. Lo mismo vale para la conducción prudente en los parkings (dado que decidí –lo que ahora es obligatorio— contratar un seguro). Y hablando de seguros obligatorios, obviamente siempre puedes evitar el pago de primas absteniéndote de conducir. Nadie está obligado a pagar a las aseguradoras de automóviles.

Muy bien; volvamos al “seguro” de asistencia sanitaria. Por razones que Auerback y yo discutimos detalladamente en el texto antes mencionado, la salud no es asegurable. Cualquier niño tiene ya un historial previo. No puedes asegurar una casa ya incendiada. Luego de atropellar a un ciervo, no puedes contratar un seguro. ¡Tampoco querríais contratarlo¡ Porque la prima actuarialmente razonable valdría más que el coste de reparar el coche. No se puede contratarse un seguro frente a un daño preexistente, y sólo lo haríais, si pudierais ocultárselo a la aseguradora (lo cual, como es harto sabido, recibe el nombre de fraude). Dios ya actuó. Te eligió a ti, y nadie pensaría siquiera en la posibilidad de un seguro: tú no quieres pagar por el seguro, la aseguradora no quiere suministrarlo y el grupo de potenciales pagadores de esa prima de seguros no te quiere como co-miembro.

Una aseguradora no puede vender un seguro contra diabetes a una persona que tiene diabetes; ni el diabético querrá contratar ese seguro; ni el grupo que paga primas de seguro lo querrá como miembro.

Así que lo que hacemos es juntar a la gente que tienes diabetes con gente que no la tiene y que muy probablemente no la tendrá nunca, y entonces tenemos a los sanos que subsidian a los enfermos. Eso no es un seguro; es una manera particularmente cara de quitar dinero a los sanos para dárselo a los enfermos. Podría objetarse que, desde el punto de vista de la sociedad en su conjunto, esos actos de dios son una especie de azar (no realmente, porque la obesidad resulta tanto del comportamiento individual como de las políticas públicas), de forma que si agrupamos a todo el mundo, obtendremos riesgos asegurables. Vale, una especie de seguro. Pero para el conjunto agregado siempre es un mal negocio, porque tenemos que pagar los costes de contratar la aseguradora más los beneficios de ésta. Pero no hay modo de lograr eso mediante aseguradoras privadas que compiten entre sí, porque cada una de ellas tiene incentivos para excluir a los casos más caros, y lo mismo hacen todos los relativamente sanos que pagan primas. Así que la única forma de lograrlo es mediante seguros obligatorios que lo cubran todo y, o bien una sola aseguradora, o múltiples aseguradoras que operan con grupos idénticos y con idéntica cobertura. Lo que no puede ocurrir. Y no hay incrementalismo que valga.

Y, ni que decir tiene, el grueso del asistencia sanitaria que recibe el grueso de nosotros no tiene nada que ver con los actos de dios. Necesitamos pediatría. Hay embarazadas. Hay viejos. Necesitamos limpieza dental. Queremos Botox y abdominoplastia. No hay nada azariento en todo eso. Son riesgos no asegurables.

No necesitamos más seguros sanitarios. Necesitamos menos. Necesitamos suministro de servicios sanitarios; y necesitamos salir de las garras de Wall Street.

Randall Wray es uno de los analista económicos más respetados de los EEUU. Colabora con el proyecto newdeal 2.0 y escribe regularmente en la revista New Economic Perspectives.

 Traducción para www.sinpermiso,info: Ramona Sedeño

 
Deixa un comentari

Publicat per a 29 Març 2010 in Salut

 

Etiquetes: , , , , , ,

Los PAZyasos dicen NO A LA GUERRA

El mismo día que me entero que Obama se ha desplazado en un viaje muy breve al Afganistán para alentar a sus tropas de ocupación al tiempo que, por enénesima vez, reprende a Hamid Karzai por su complacencia ante corruptos, traficantes y demás delicuentes que forman su corte, me llega de mis amigos de Albacete esta noticia que prefiero difundir antes de que la indignación por toda la inmundicia de Afganistán y el velo de respetabilidad que le quieren dar los gobiernos que apoyan el envío de tropas me provoque más náuseas y me estropee definitivamente el día.

payaso-llorando.jpg

Los PAZyasos dicen NO A LA GUERRA

¿Qué hacer ante una sociedad adormecida incluso bajo el estruendo de una guerra?
¿Qué hacer cuando una ONG demuestra jurídicamente que el papel de tu país en Afganistán infringe tanto el Derecho Constitucional propio como el Internacional? [1]

¿Qué hacer cuando las autoridades locales y estatales promocionan a una corporación como Eurocopter, instalada a las puertas de tu casa y denunciada internacionalmente en 2006 por vender tecnología “de doble uso” a países que no respetan los Derechos Humanos? [2]

¿Qué hacer cuando cada vez más personas pierden su empleo debido a la crisis pero los militares dicen que una base de entrenamiento para la OTAN traerá beneficios económicos a tu ciudad, la dará a conocer internacionalmente y fomentará el intercambio de culturas? [3]

Ante tanta hipocresía y demagogia sólo queda recurrir a la ironía, salir a la arena y reírse del circo que han organizado los poderes fácticos en nuestra sociedad de consumo. Es una manera colorista de llamar la atención a esa ciudadanía gris y decadente que nos rodea, un reclamo válido tanto para quien viaja en auto como a pie, tanto para el paseante como para quien va a su lugar de trabajo, busca empleo o lleva a los niños al colegio. Es el camino del humor, de lo irónico, del espectáculo como resorte para despertar al prójimo ante la pasividad cotidiana.

La idea de disfrazarse de payaso y actuar de forma respetuosa y noviolenta ante las autoridades y las fuerzas de seguridad no es nueva, pero sigue dando resultado. Imagina que tu ciudad organiza una convención internacional sobre cambio climático en un Palacio de Congresos existente a las afueras. [4]

Imagina que para llegar hasta allá sólo hay carretera, ni un carril para bicicletas ni tampoco aparcabicis en ninguna parte del recinto donde se hablará de sostenibilidad y cambio climático. Imagina que la ciudad que promueve movilizarse contra el cambio climático está construyendo un polígono industrial aeronáutico y que acoge una base aérea internacional de entrenamiento para la OTAN a sabiendas de que el avión es, hoy por hoy, el transporte más contaminante que existe y que tu ciudad sirve para entrenar a pilotos que actualmente bombardean zonas en conflicto (causando numerosas bajas civiles en las poblaciones atacadas). Imagina que un grupo de ciudadanos decide protestar ante tanta falsedad consentida y que, pacíficamente, aparecen disfrazados de payasos entre el público asistente, presentando sus propias conclusiones sobre lo que representan realmente este tipo de convenciones. Imagina que el público arranca en aplausos ante la osadía de denunciar humorísticamente a las autoridades. [5]

Pues esto mismo está ocurriendo en Albacete (España), lugar donde esos activistas se hacen llamar PAZyasos. Pertenecen a una plataforma ciudadana pacifista que desde 2007 aglutina a varias organizaciones sociales e individuos a título particular (la Plataforma Contra la Militarización de Albacete) [6] y se pronuncian así en favor del diálogo y la cordura frente a las matanzas, la contaminación y el gasto que suponen las guerras, cualquier guerra, intentando vacunar por la vía del humor a sus conciudadanos contra el virus del militarismo, que amenaza con transformarse en pandemia.

Júzguenlo ustedes: los helicópteros de asalto “Tigre” que ensambla Eurocopter en Albacete cuestan aproximadamente lo que vale edificar y equipar acá un hospital provincial como el de Almansa o Villarrobledo (entre 35 y 55 millones de euros). España ha encargado 24 unidades que en 2012 estarán operativas en la guerra de Afganistán. La Diputación Provincial de Albacete ha destinado 50.000 euros a Eurocopter en concepto de “Deporte y Cultura” para que organice un campeonato deportivo entre sus empleados. El coste del traslado del TLP (Programa de Liderazgo Táctico para pilotos de la OTAN) desde su anterior base en Florennes (Bélgica) a Albacete se calcula en más de 20 millones de euros. Realizar una autovía desde la ciudad al parque aeronáutico y la base aérea costará alrededor de 18 millones de euros. Más de 3.000 militares de la OTAN pasarán cada año por Albacete entrenándose en tácticas de guerra. Cientos de aeronaves militares de EEUU y otros países de la OTAN sobrevolarán cada año el Mediterráneo y varias provincias españolas durante sus entrenamientos con base en Albacete.

Frente a este morir de risa cabe morirse de asco. O de un bombardeo. Ustedes mismos según qué bando elijan.

Por Ángel Luis Arjona Márquez

Albacete, 25 de marzo de 2010

[1] Recurso contencioso-administrativo interpuesto por Justícia i Pau de Barcelona frente al Tribunal Supremo español contra el envío de más tropas: http://www.justiciaipau.org/noticies.es.shtml?x=10363
[2] El documento “Armas sin fronteras”, dentro de la campaña “Armas bajo control” de 2006 (elaborado conjuntamente por Intermon Oxfam, IANSA -Red Internacional de Acción contra las Armas Ligeras- y Amnistía Internacional), se puede descargar a través de este enlace: http://www.intermonoxfam.org/Unidad… Y la denuncia que se hace en dicho informe a diversas empresas de armamento, como Eurocopter, se puede leer a través del enlace: http://www.lainsignia.org/2006/octu…
[3] Declaraciones del coronel jefe del TLP a un periódico local y su cuestionamiento en Confidencialba: http://www.confidencialba.com/2010/03/vender-el-terruno.html
[4] Los PAZyasos en la Segunda Convención sobre Cambio Climático y Sostenibilidad de Albacete (10 de febrero de 2010): http://www.youtube.com/watch?v=_6szFPyKMto
[5] En la entrega de un premio a Juan Verde (asesor de Obama), en Albacete, por la Fundación Baile de Civilizaciones (creada a mayor gloria del exalcalde que permitió la militarización de la ciudad sin ningún atisbo de protesta): http://www.nodo50.org/tortuga/PAZyasos-en-Accion-sigue-actuando
[6] Los datos aquí expuestos pueden rastrearse en la web de nuestra Plataforma: http://www.otannoalbacete.es y en nuestro sitio en facebook: http://www.facebook.com/group.php?gid=339083419202&ref=ts

Publicado en La Oreja de Piensa.

El texto también ha sido publicado en la web de la Plataforma contra la militarización de Albacete www.otannoalbacete.es

 
Deixa un comentari

Publicat per a 29 Març 2010 in Pau

 

Etiquetes: , , , , , ,

 
%d bloggers like this: