RSS

Arxiu d'etiquetes: paro

Baja el paro, se agravan las condiciones laborales, aumenta la precariedad

image

Los datos sobre empleo y paro del mes de abril destacan por la caída del desempleo hasta 118.923 personas y una subida de la afiliación en 175.495 cotizantes. Rajoy puede presumir que (por segunda vez desde que gobierna) el número de parados es menor
que a comienzos de la legislatura en 89.343 parados registrados menos que en diciembre de 2011, cuando el PP llegó al poder, aunque sigue por debajo el número de cotizantes. En concreto, son 221.626 cotizantes menos.

Por Comunidades Autónomas, baja el desempleo en todas, especialmente en Catalunya (-18.681), Andalucía (-14.425) y Madrid (-12.160). Por sectores, la subida es también generalizada, aunque con protagonismo de la hostelería, por el repunte en contratación que supone la Semana Santa.

Y cuando veo en el desglose el lugar tan destacado de la hostelería, recuerdo el magnífico artículo de Ernest Cañada que leí hace pocos días, y en el que el autor insistía sobre las pésimas condiciones laborales del sector ( y en concreto, de las mujeres que trabajan como camareras). Aquí está su texto, y juzguen ustedes si hay mucho (o algo) de lo que presumir:

Camarera de piso, un trabajo cada vez más precario

Los recortes de plantillas y el recurso a empresas subcontratadas está provocando un grave endurecimiento en las condiciones laborales del servicio de habitaciones en los hoteles.

El trabajo de las camareras de piso es esencial para el funcionamiento de los hoteles. Se trata de un trabajo hecho por mujeres, que se dedican a limpiar las habitaciones de estos establecimientos y en la mayoría de casos también sus áreas comunes, como la recepción, las escaleras, las salas o los baños de uso público. Habitualmente constituyen entre un 20% y un 25% de sus plantillas laborales. Su función es una de las que más tienen en cuenta los clientes, para los que es esencial que las habitaciones estén limpias y ordenadas. Y a pesar de su importancia, son prácticamente invisibles para la mayoría de huéspedes y de la población en general.

El trabajo de las camareras de piso siempre ha sido duro, pero en los últimos años, con la crisis, sus condiciones laborales se han deteriorado mucho. El paro masivo y las reformas laborales han permitido que muchas empresas ajustaran costes por la parte más débil, la del trabajo de estas mujeres.

Tres son los factores que fundamentalmente están provocando que sus condiciones se hayan degradado tanto: el incremento desmesurado de la carga laboral, el empeoramiento de las condiciones contractuales y, finalmente, el impacto que esta forma de organizar el trabajo tiene en su salud, tanto física como psíquica.

Más trabajo, siempre corriendo

Estrella tiene unos cincuenta años y hace 25 que trabaja como camarera de piso en Lloret de Mar, tantos como hace que vino de Andalucía. Explica que cada vez se le hace más difícil acabar las tareas que le asignan: “Yo he llegado a hacer 25 habitaciones. Y cuando tienes habitaciones con 4 camas y tienes que sacar 5 y 6 bolsas de basura de cada habitación, no hay quien acabe. Y esto es un día y otro, y otro”.

Ana Belén también vive en este municipio de la Costa Brava desde hace más de veinte años. Nació en Jaén. Describe así el trabajo que hace: “El horario es de las 8 y media de la mañana a las 4 y media de la tarde. Cada mañana subimos a las plantas y preparamos los carros, repartimos la ropa y nos ponemos a hacer las habitaciones. Yo tengo asignadas 26 habitaciones entre dos plantas. Hay veces que solo con 5 habitaciones de salida ya vas de puto culo. Este es un trabajo en el que no te puedes distraer, como hagas 10 minutos de más en una habitación ya lo arrastras el resto de la jornada. Y hay días que no nos da tiempo ni de cambiarnos la compresa o de ir a mear, porque no tenemos baños para nosotras en cada planta. Siempre tienes que correr “.

Esta percepción de sobrecarga de trabajo es compartida por la gran mayoría de las camareras de piso en todas partes. No solo tienen que hacer mucho trabajo sino que, además, éste se realiza bajo un ritmo muy intenso, para que se puedan entregar las habitaciones libres, o aprovechar el tiempo que los clientes están fuera. Lourdes, vecina de la Barceloneta, donde ha vivido toda la vida, tiene 31 años y lleva 8 trabajando como camarera de piso en diferentes hoteles de Barcelona. Explica que la presión es siempre constante: “Si el de recepción pide más habitaciones, te meten caña ti. Hay días que haces todas las habitaciones libres, porque te las están pidiendo, y luego cuando ves la hora que es aún te quedan por hacer todas las de los clientes que están alojados en el hotel y tienes que ir a mil por hora”. Además, añade, es una tarea que tiene que hacerse bajo la vigilancia constante de las gobernantas.

Muy a menudo la estructura arquitectónica de los hoteles, el mobiliario de las habitaciones o las reformas que se hacen en ellos no facilitan el trabajo de limpieza. Tampoco la reducción de personal que antes las descargaba de algunas tareas que ahora tienen que asumir ellas, tal como explica Lourdes: “En el primer hotel donde empecé a trabajar, en 2006, teníamos mucha ayuda. Estaban los valets que te subían la ropa a tu planta y la ponían en el office, y tú solo tenías que ponerla en los carros. También te controlaban los minibares de las habitaciones. Luego, cuando bajabas la ropa sucia ellos la sacaban y te devolvían el carro vacío. Ahora muchos hoteles han suprimido los valets y todo su trabajo lo tenemos que hacer nosotras”.

Una contratación cada vez más irregular

El colectivo de las camareras se encuentra muy segmentado. Además de las fijas y fijas discontinuas, que tienen cierta estabilidad laboral, hay otras situaciones contractuales que generan una mayor vulnerabilidad y que les obliga asumir cualquier tarea por miedo a ser despedidas o que no las vuelvan a contratar. Así, la contratación eventual y a tiempo parcial está especialmente extendida.

Lourdes cuenta que siempre ha sido eventual: “Me contrataban de año en año”. En uno de los establecimientos estuvo trabajando más de cinco años y pensaba que en un momento u otro la harían fija, pero siempre la despedían y la volvían a contratar poco después. Más adelante la emplearon a tiempo parcial en otro hotel: “El contrato era de 5 horas pero cada día hacía 8 o 9, porque me ponían 18 y 20 habitaciones, ir a la lavandería, mirar el minibar, y todo eso en 5 horas. Era imposible, no podía terminar, y todas esas horas de más no me las pagaban. Era problema mío, me decían. Pero por muy rápido que hiciera las habitaciones era imposible en 5 horas hacer todo este trabajo. Allí estuve un año. Aguanté porque no me tenía otra cosa”.

Lucía es amiga de Lourdes. Se conocen de toda la vida porque son vecinas de la Barceloneta. Explica que ha hecho muchos trabajos pero que en los últimos años ha trabajado como camarera de piso, también eventual. Mientras Lourdes explica que cada día tienen que hacer más horas, Lucía asiente y al final añade: “el problema es que tú tienes un horario, pero en realidad la jornada finaliza cuando terminas tus habitaciones. Y así todos los días, porque es imposible hacer en 6 horas las habitaciones que te ponen. Cada día le estamos regalando a la empresa de 2 a 3 horas. Es muy injusto “.

En los últimos años, además de las contrataciones a tiempo parcial o a través de Empresas de Trabajo Temporal (ETT), cada vez son más los hoteles que recurren a la subcontratación de empresas de servicios. Esto hace que las trabajadoras queden bajo un convenio distinto al de la hostelería, sea el de limpieza o uno particular de la empresa de turno, y esto hace que sus salarios sean muy inferiores a pesar de hacer el mismo trabajo.

Iliana llegó de Cuba en 2008. Ahora tiene 34 años. Desde que llegó ha trabajado como camarera de piso en muchos hoteles de Barcelona. Ahora está en el paro porque se le acabó el contrato hace poco, pero dice que ya no puede volver al último hotel donde estuvo porque recientemente “despidieron a todas las trabajadoras del departamento de pisos, incluidas la gobernanta y las supervisoras, y subcontrataron a una empresa externa, y la nueva empresa no se ha querido quedarse con ninguna de las camareras antiguas y ahora les pagan mucho menos”.

La expansión de las subcontratas está haciendo que en las plantillas de los hoteles puedan convivir personal de diferentes empresas, lo que provoca una división creciente entre sus trabajadoras.

Trabajar gracias a las pastillas

Una de las consecuencias de trabajar de esta manera es el cansancio, el dolor constante y la necesidad de medicarse para poder aguantar la jornada laboral, tal como relata Lourdes: “Yo tomo Enantyum cuando me duele mucho la lumbalgia, porque el ibuprofeno ya no me importa. Puedes ser muy fuerte pero este trabajo te acaba pasando factura. Solo tengo 31 años pero muy a menudo me siento como si tuviera más edad, por los dolores que tengo. Salgo del trabajo demacrada”.

Iliana dice que “casi todas las camareras sufrimos dolores de hombro, por todo el peso que tenemos que cargar y por los movimientos que tenemos que hacer cuando hacemos las camas”. Al igual que Lourdes también se medica de forma habitual: “Yo no sé si aún tengo hígado, debo tenerlo destrozado, porque cada día tomo ibuprofeno, aparte de las cremas antiinflamatorias y una faja ortopédica. Si no ya no podría ir a trabajar del daño que me hace”.

Todo esta forma de trabajar hace que el estrés y la ansiedad se conviertan en una constante y sufran insomnio. Iliana explica que es muy normal ver a las camareras llorando. “Cada día ves chicas llorando. Porque no terminan el trabajo, porque les hablan de mala manera, porque las insultan, por la angustia y por la rabia. Por ejemplo es común que te cambien los días de fiesta, y una a lo mejor tiene sus planes o necesita descansar. El contrato que firmas dice que trabajas cinco días y que tienes dos días de descanso, pero yo he llegado a trabajar 21 días seguidos, sin descansar, y eso te hace sentir muy mal”.

Estrella, de Lloret, resume muchos de los problemas de salud que son frecuentes entre las camareras de piso: “A mí me han operado del túnel carpiano, tengo las rodillas muy mal, y una hernia discal, y eso me lo he hecho trabajando. No es de estar en casa en el sofá. Yo ya estoy amargada perdida “.

El trabajo en los hoteles cada vez se está haciendo más precario, y para muchas camareras de pisos ir al trabajo se ha vuelto un infierno cotidiano.

– See more at: http://www.albasud.org/noticia/730/cambrera-de-pis-d-hotel-una-feina-cada-dia-amb-ms-precarietat-laboral#sthash.aBtpuVVZ.dpuf

 
 

Etiquetes: , , , , ,

Estadísticas que hielan la sangre: “Cuando el paro crece un 3%, los suicidios aumentan en un 4,5%”

Members of the Mortgage Victims' Platform shout slogans during a protest outside a Banesto Bank branch in Valencia
“La crisis económica no sólo tiene consecuencias visibles, otras consecuencias ocultas repercuten en la salud de las personas. Según los datos del estudio “Els riscos per a la salut mental de la crisi econòmica a Espanya: evidència en població atesa en centres d’atenció primària entre 2006 i 2009” que se presentó durante el reciente Congrès Català de Salut Mental (en el que también participó en nombre de Dempeus per la Salut Pública su fundador y Secretario, el Dr. Antonio Barbarà Molina), en el Estado español a raíz de la crisis han aumentado en un 19% los casos de depresión detectados en la red de atención primaria de salud, un 8,4 % los de ansiedad y un 4,6% los problemas relacionados con el alcohol. Además, según el Informe de Salut a Catalunya, las personas con riesgo de problemas de salud mental en 2011 suponían el 14,1% de la población. “Los hombres parados tienen tres veces más riesgo de sufrir problemas de salud mental, y las mujeres un 1,5%” , explica María José Fernández, médico de familia y miembro del grupo de trabajo de salud mental y ética de la Societat Catalana de Medicina familiar i Comunitària ( Camfic ) .

“Se ha constatado que la crisis agrava la situación de los enfermos mentales, porque son personas muy vulnerables” , asegura el presidente de la Fundació Congrès Català de Salut Mental , José Clusa . ” El motivo radica, por un lado, en el hecho de que el cumplimiento de la pauta asistencial es más difícil de llevar a cabo. Hay enfermos que, por ejemplo, no se medican.  “Además , – añade Clusa -,” hay unas carencias en cuanto a personal que hacen que las visitas se hayan espaciado en el tiempo.”

La creciente preocupación de los profesionales de la salud, sin embargo, radica en los casos de afectación general de la población. ” Lo que se ha detectado es que las personas afectadas por la crisis tienen una sufrimiento no identificable, es decir, no se puede atribuir a una enfermedad, sino a problemas . El peligro es que se están medicalizando estos problemas, pero no se busca el porqué  de los mismos”, comenta Clusa . Una opinión que comparte el director del Observatori de Salut Mental de Catalunya, Josep Moya , que explica : “La crisis aumenta la angustia . Las personas afectadas muestran, predominantemente, síntomas de tristeza, rabia, desesperación, impotencia, etc., Pero muchas veces no se trata de un trastorno depresivo . ” El psicólogo Jordi Codina asegura que, ya ” antes de la crisis, un 26% de personas sin trastorno mental fueron tratadas como si lo tuvieran”. En la opinión de Moya, “si estas personas encuentran trabajo habrá una remisión completa de los síntomas “.

Y es que el trabajo precario , los cambios en el sistema de trabajo, el paro, los desahucios, el endeudamiento y la pobreza son los motivos principales que afectan a hombres y mujeres, eso sí, de manera diferente. ” Ellas reaccionan con cuadros depresivos y con somatización, mientras que los hombres agravan el consumo de ciertas sustancias, sobre todo de alcohol “,  dice el director de los Servicios de Salud Mental del Benito Menni de Hospitalet de Llobregat, Lluís Albaigues. Además, según apunta Fernández , “un aumento del 3 % de paro se incrementa un 4,5 % el número de suicidios.”

Así pues, para dar respuesta a esta situación, Moya apunta que “es necesario hacer un cambio de modelo” . El informe “Quina crisi estem patint, com afecta la salut i com ens en sortirem?”  reclama la necesidad de crear programas en los que participen profesionales de diversos ámbitos . “Se han ido descabezando los programas más necesarios, como el programa Salut i Escola” , explica el psiquiatra Lluis Isern. Los profesionales proponen potenciar la creación de grupos específicos de ayuda mutua en los centros de salud y programas de seguimiento individualizados.

El aumento de los casos de trastorno mental por la crisis ha hecho que los psicólogos clínicos estén desbordados. “La ratio no llega a 4,5 por cada 100.000 habitantes en España , muy lejos de los 18 de la media europea. Además, según un informe del Senado del 2010, hay una carencia de hasta 7.200 psicólogos clínicos.” La Asociación Nacional de Psicólogos y Residentes recomienda la incorporación progresiva de estos especialistas sobre todo en los centros de atención primaria, en las unidades de oncología y de dolor y en los programas de trastorno mental severo. Aseguran, de manera adicional, que actualmente los trastornos mentales se han medicalizado en exceso.” Sería más efectivo abordar los problemas combinando tratamiento médico con intervenciones psicológicas.”

Artículo de Angela Folguerola y traducido del catalán en elPunt.Avui

Bibliografía adicional: Carta de Barcelona sobre precariedad y salud

La lucha social es salud

 
4 comentaris

Publicat per a 29 Agost 2013 in Salut

 

Etiquetes: , , ,

El FMI y el bombero pirómano

España arde y el Fondo Monetario Internacional se encarga de que los fuegos no se apaguen. Fuegos reales y fuegos financieros, tan devastadores los unos como los otros, y mortales ambos de necesidad.

El FMI anda por medio, ejerciendo -como casi siempre- de bombero pirómano. El grado de cumplimiento de las recomendaciones de “austeridad” del FMI es tal, que buena parte de lo que proponían para el informe anual (aprobado el 9 de julio) ya ha quedado desfasado. Y, como ya sabíamos, sus efectos repercuten sin piedad en los más necesitados: Según datos publicados hoy por el Instituto Nacional de Estadística, el REpago farmacéutico elevó el coste de los medicamentos en un 12,8% en julio con respecto al mismo mes de 2011. Dado el consumo necesario de medicamentos (más caros por el REpago), su mayor precio ha influido en el Índice General de Precios (IPC), que se incrementó hasta el 2,2% (tres décimas más que en junio). Esto significa muchas dificultades para cubrir las necesidades vitales de muchas familias…. pero desde el FMI se considera que esta subida de precios -más el incremento del déficit provocado por la subida del “precio del dinero”, que son los tipos de interés a la que nos prestan los bancos con usura- no puede ser obstáculo para que a partir de setiembre se aplique la subida del IVA.

¿Verdad que no se entiende nada? Usando el sentido común, ¿no parecen las recomendaciones del FMI  demasiado contradictorias? (Tan contradictorias, por ejemplo, como que sea Andrés Ollero, un magistrado antiabortista, miembro del Opus Dei, quien ‘herede’ el recurso del aborto en el Constitucional…) Pero todo se entiende si vemos al FMI como es: en funciones de bombero pirómano, quemando nuestra economía real para alentar la supervivencia de la economía especulativa y financiera….

Estamos viviendo, como Alicia, en el otro lado del espejo, la lógica incivil de la explotación en masa del siglo XXI regida por reinas de corazones y sombrereros locos… Digan si no es de orates que el FMI siga recomendando al Gobierno que distribuya “palos” y “zanahorias” entre las CCAA, pero poniendo más ración de “palos”… El surrealismo del consejo  se tiñe de amargo sarcasmo cuando sabemos que las CCAA destinan la mayor parte de su financiación a educación y sanidad. Seguramente por eso en la Comunidad Valenciana (esa en la que el PP arrasa, también por los interesados consejos de otro bombero pirómano, Bernie Ecclestone que se aseguró llenarse los bolsillos gracias a Rita Barberà y el gürteliano Paco Camps) se tapian los accesos al hospital de Llíria cuando estaba ya muy próxima su inauguración.

Según el FMI (y como aviso para la gran intervención que se avecina) hay que poner a las “regiones” bajo la administración nacional, y eso debería aplicarse “tan pronto como las leyes lo permitan”. Si me lo permiten, y como cosa propia, que el próximo 11 de setiembre en Catalunya la gran reivindicación unitaria sea el “pacto fiscal” demuestra, a mi modo de ver, la contagiosa debilidad neuronal del “govern dels Millet” y  hasta que punto la sinrazón puede convertirse en epidemia…

Pero volviendo al FMI,  ¿qué nos recomienda sobre las inhumanas tasas de desempleo? Pues lo considera muy preocupante e “inaceptablemente alto, especialmente para los jóvenes”, pero aconseja de momento no hacer políticas de creación de empleo. Seguramente porque, en su lenguaje, ninguna política de “activación” del mercado laboral que realmente cree puestos de trabajo les interesa de verdad. En cambio, sí que se mantenga un paro en cifras abrumadoras para que los salarios sigan bajando, la población pierda capacidad de resistencia, y aumente así una “competitividad” más propia de los mercados de esclavos.

Para acabar de entender lo que se pueda de todo el disparate, es hoy absolutamente imprescindible leer el texto de Juan José Millás sobre la diferencia entre la economía real y la financiera. De hecho, con sólo hacerlo ya habrán aprovechado el día –y cosechado la mala leche suficiente para ir aguantando hasta este otoño caliente que se está larvando y que (esta vez sí)  tiene que poner todas las cartas sobre la mesa.  Millás nos adelanta estas definiciones, entre otras citas importantes:

“La economía financiera no se conforma con la plusvalía del capitalismo clásico, necesita también de nuestra sangre y en ello está, por eso juega con nuestra sanidad pública y con nuestra enseñanza y con nuestra justicia al modo en que un terrorista enfermo, valga la redundancia, juega metiendo el cañón de su pistola por el culo de su secuestrado”.

“La economía financiera es el enemigo de clase de la economía real, con la que juega como un cerdo occidental con el cuerpo de un niño en un burdel asiático”.

¿Les parece demasiado cruel la imagen literaria? Pues para nada.  Ayer mismo, la Coordinadora Antiprivatización de la Sanidad de Madrid  daba a conocer una nota en la que se denunciaba que en Grecia  -cuyo gobierno sigue fielmente los consejos del FMI y de Berlín y comulga religiosamente con las ruedas de molino de los dogmas neoliberales- han dejado de operar a pacientes por falta de dinero, y que el Sistema Santiario griego, al borde de la quiebra, simplemente abandona a su suerte a todos aquellos enfermos de cáncer que no pueden pagarse el tratamiento.

 

Etiquetes: , , ,

Argumentos a recordar en la negociación Sindicatos-Gobierno

Ante la continuación de las negociaciones Sindicatos-Gobierno (que dicen puede desembocar en algo así como un nuevo Pacto Social amplio, que contemple numerosos factores) quiero seguir con mi tarea de recordar algunas verdades del barquero, tan fundamentales e importantes que a veces se caen (o se dejan caer porque molestan a la vista) de la mesa de negociaciones. Mi primera contribución impertinente consistió en unas sabias respuestas de Miren Etxezarreta a la propuesta de reforma de las pensiones. Ahora añado otra reflexión, sumamente válida, de unas amigas y amigos que para mi están por encima de toda sospecha, y que leí en Dempeus per la Salut Pública:

La salud en tiempos de reformas laborales

huelgaLas justas reivindicaciones en torno a la mejora de las condiciones de empleo que habitualmente plantean sindicatos, trabajadores, grupos sociales progresistas y ciudadanos críticos suelen concretarse en la necesidad de tener mejores contratos, salarios y condiciones laborales así como una mayor protección social. Muchas de las propuestas y argumentos de estos últimos meses en contra de la reforma laboral aprobada por el gobierno español son buen ejemplo del interés en estos temas. Sin embargo, existe un perjuicio para los trabajadores que es menos visible, pero igualmente crucial, producido por el empeoramiento de las condiciones de empleo ligadas a esa reforma: nuestra salud. No demasiadas personas perciben con claridad que acceder a un trabajo digno, disponer de condiciones de estabilidad y protección, o poder hacer frente a los abusos laborales, sea un determinante fundamental de su salud y de la salud pública en general. Parece lógico. La visión comúnmente difundida de la enfermedad y de la medicina se halla fuertemente condicionada por una percepción individualista de la salud asociada con “causas inmediatas” de enfermar como: tener una determinada predisposición genética, “elegir estilos de vida” nocivos como fumar o tener malos hábitos alimentarios, poseer una personalidad “sensible al estrés”, o tener acceso a buenos profesionales de salud y a servicios socio-sanitarios de calidad. Igualmente, la medicina del trabajo y la salud laboral tradicional se centran en analizar “factores de riesgo” personales (físicos, químicos, biológicos, ergonómicos o psicosociales), obviando muy a menudo los orígenes y “causas lejanas” de esos riesgos: el grado de democracia y justicia en la forma de organizar el trabajo, la participación de las trabajadoras y los trabajadores o, en general, el tipo de relaciones de empleo. La investigación científica actual muestra sin embargo a las claras cómo factores sociales como la calidad de la vivienda, vivir en un medio ambiente saludable o, especialmente, el acceso y la calidad del empleo son factores de gran importancia para mejorar la salud colectiva.

paroDado que la inmensa mayoría de personas dependen del trabajo para su supervivencia, no hace falta una especial clarividencia para comprender que cuanta más inseguridad se añada a la situación laboral, cuanto más se intensifiquen las exigencias empresariales, cuanto más se reduzca el control y participación de trabajadores y sindicatos sobre sus condiciones de trabajo, cuanto más aumente la desprotección ante la pérdida del empleo, mayor será el peaje a pagar en forma de sufrimiento, enfermedad y muerte. A nivel mundial, el aumento del desempleo, la extensión de la precariedad laboral, el trabajo infantil y la esclavitud están estrechamente asociadas a la salud de los trabajadores, sus familias y sus comunidades (puede consultarse el libro Joan Benach, Carles Muntaner y la red Emconet. “Empleo, trabajo y desigualdades en salud: una visión global”, 2010; http://www.emconet.org). Demos un solo dato: se estima que 5.000 personas mueren a diario en el mundo (casi 2 millones al año) a causa de enfermedades relacionadas con el trabajo que podrían evitarse. Estas cifras reflejan tragedias humanas concretas, como el suicidio de decenas de miles de campesinos hindúes a causa de la acumulación de deudas a partir de la necesidad (políticamente condicionada) de adoptar métodos de agricultura comercial dominados por poderosas multinacionales.

En los países ricos, las reformas laborales promovidas en las últimas décadas por sucesivos gobiernos han supuesto pérdidas de puestos de trabajo en el sector público, creando una mayor inseguridad laboral y empleo precario, un debilitamiento de la protección e incluso la reaparición de la economía informal y sumergida, el trabajo infantil y nuevas formas de trabajo forzado. Como expresivamente señaló el sociólogo francés Pierre Bourdieu, en las últimas décadas se ha propagado la flexplotación, un nuevo modo de dominación producido por políticas neoliberales destinadas a crear un estado generalizado y permanente de inseguridad entre los trabajadores para forzarles a la sumisión y aceptar la explotación.

reforma_laboralEn España, tanto el desempleo como la precariedad laboral son elevadísimos. A decir del propio director gerente del FMI, el desempleo alcanza ya en España cifras “catastróficas” con alrededor de 4,6 millones de desempleados y 1,3 millones de hogares con todos sus miembros en paro. En estas condiciones, facilitar (aún más) el despido es tan humanamente cruel como dañino. Los estudios muestran como estar desempleado incrementa la probabilidad de padecer enfermedades crónicas, alcoholismo, tabaquismo, depresión, trastornos de ansiedad, y de morir prematuramente (3 veces más riesgo que quienes tienen empleo), y sus efectos se agravan en colectivos como las madres solteras o familias de las clases sociales empobrecidas que no perciben prestaciones de desempleo. Una persona desempleada tiene un riesgo 3 veces mayor de padecer mala salud mental en comparación con quienes trabajan. En el colectivo de personas sin prestación por desempleo (1,5 millones), el riesgo de sufrir problemas de salud mental se multiplica por 3 entre los profesionales y nada menos que por 7 entre los obreros. Un riesgo que se reduce drásticamente cuando los desempleados están protegidos.

Por lo que hace a la precariedad laboral, la elevada cifra de contratos temporales (25%), no refleja adecuadamente una situación como la española asociada con la falta de seguridad laboral y tener un salario indigno, pero también con la ausencia de derechos (y su capacidad de ejercerlos), y la explotación y falta de participación y poder de los trabajadores en la empresa. Esas condiciones afectan a los trabajadores de manera muy desigual según cual sea la clase social, género, edad o estatus migratorio de los trabajadores. En España, estudios recientes sobre la precariedad laboral muestran como antes de la crisis alrededor de la mitad de la población asalariada era precaria, con una enorme desigualdad ya que ésta se producía en casi un 90 por ciento en las mujeres obreras, jóvenes e inmigrantes, por tan sólo en un 20 por ciento en los hombres profesionales, de más de 30 años y españoles. Además, la salud y la salud mental empeoran de forma paulatina a medida que la precariedad laboral se incrementa.

En el contexto de una crisis como la actual, donde siguen aumentando las desigualdades sociales y de salud, la nueva reforma laboral es un nuevo paso adelante que facilita el despido, debilita la negociación colectiva y empeora las condiciones laborales sin crear más ni mejores empleos. Los países con mejores condiciones de empleo y menor desigualdad son también aquellos donde los trabajadores, sindicatos y movimientos sociales tienen más fuerza. Los paros, las huelgas y otras formas de protesta, además de un derecho y un instrumento eficaz para mejorar las condiciones laborales, sirven también para que no aumente la desigualdad y empeore la calidad de vida de trabajadoras y trabajadores. Nuestra salud también está en juego.

cstop_titol_esJoan Benach, Francesc Belvis, María Buxó, Lluís Camprubí, Carlos Delclós, Juan Carlos Martín, José Miguel Martínez, Carles Muntaner, Laia Olivé, Vanessa Puig, Gemma Tarafa, Christophe Vanroelen, Montserrat Vergara y Alejandra Vives (Grupo de Investigación en Desigualdades en Salud GREDS-EMCONET, Universitat Pompeu Fabra).

votar

 
Deixa un comentari

Publicat per a 13 gener 2011 in Salut

 

Etiquetes: , , , ,

El desempleo en la Unión Europea (agosto 2010)

paro-inem-europa-635.jpg

Van pasando los meses de crisis pero, según acaba de informar Eurostat en su comunicación del 1 de octubre, la tasa de paro del área euro de la UE se mantiene estable en el 10.1%, en tanto que para toda la UE se queda en el 9.6%.

La tasa de desempleo del área del euro (EA16) ajustada estacionalmente no ha experimentado cambios en agosto en relación al mes de julio. En relación al año anterior (agosto del 2009, que era del 9.7%) sí ha sufrido un incremento, igual que la de toda el área de la UE (UE27) que ha subido 4 décimas desde agosto del 2009.

El paro distribuido entre hombres y mujeres:

Eurostat estima que 23.066 millones de hombres y mujeres en toda la UE27, de los cuales 15.869 millones pertenecen al área del euro, carecían de empleo en agosto del 2010, lo que significa un incremento de personas en paro en relación al mismo mes del año pasado de 894.000 personas en la UE27 y de 569.000 were en el área del euro, a pesar de que en relación al mes anterior se ha producido un ligero descenso de 20.000 personas menos en el área euro y 60.000 en la UE-27.

Las enormes diferencias de las tasas de paro en Europa

Entre los estados miembros, las tasas de desempleo más bajas se registran en Austria (4.3%) y Holanda (4.5%), y las más altas en España (20.5%), Letonia (19.5% en el segundo trimestre del 2010), Estonia (18.6% in el segundo trimestre del 2010) y Lituania (18.2% mismo periodo).

Si comparamos la evolución del paro con el año anterior, la tasa de desempleo cayó en siete estados miembros, permaneció estable en uno y aumentó en diecinueve. Los mayores descensos del paro se registraron en Malta (7.2% to 6.2%), Austria (de 5.2% al 4.3%) y Alemania (del 7.6% al 6.8%). Los mayores incrementos se dieron en Estonia (del 13.5% al 18.6% entre los segundos trimestres del 2009 y el 2010), Lituania (del 13.5% al 18.2% para los mismos periodos) y Bulgaria (del 7.0% al 10.1%).

La tasa de paro aumenta para hombres y mujeres, y parece descender enntre las personas más jóvenes.

Entre agosto del 2009 y agosto del 2010, la tasa de desempleo para los hombres aumentó del 9.5% al 9.9% en el área euro, y del 9.3% al 9.6% en la UE27. La tasa de desempleo de las mujeres se incrementó del 9.9% to 10.3% in the euro area and from 9.1% al 9.6% la UEU27.

En agosto del 2010, la tasa de desempleo entre las personas más jóvenes (de menos de 25 años) fue del 19.8% en el área euro y del 20.2% en la UE27. En ambas áreas la tasa disminuyó por segundo mes consecutivo. En agosto del 2009 fue del 20.1% y el 20.4% respectivamente. Las tasas más bajas se observan para Austria (8.5%), Alemania y Holanda (del 8.8% en ambos países), y las más altas en España (41.6%), Lituania (37.6% en el segundo trimetres del 2010) y, para el mismo periodo, en Estonia (37.2%). (Habría que conocer el afecto estadístico sobre el desempleo de las personas jóvenes el retorno a los estudios de muchas de ellas que no ven ningún futuro en el mercado laboral con el nivel académico que habían alcanzado antes de la crisis.)

Fuera de Europa:

En los Estados Unidos la tasa de desempleo fue del 9.6% in agosto del 2010, y en Japon del 5.2% en el mes de julio del mismo año.

En gráfico:

tasas-de-paro-ue-en-agosto.jpg

Fuente: Eurostat.

 
4 comentaris

Publicat per a 2 Octubre 2010 in Economia crítica

 

Etiquetes: , , ,

10 datos fundamentales para entender la crisis en España

(Visto en Attac.es, donde también se puede consultar su comunicado sobre la privatización de las Cajas de Ahorros:)

Juan Luís Rodríguez , de  ATTAC Sevilla, ha publicado un artículo del que destaco los datos económicos fundamentales y la bibliografía que los apoya:

1.- Según cálculos realizados por el diario El País, los 584 consejeros ejecutivos y altos directivos de las empresas del Ibex 35 cobraron en 2009 una media de 989.000 euros anuales. Ese nivel es el más alto alcanzado nunca por ese colectivo. Supone 113 veces el salario mínimo, frente a las 97 veces de 2005.  En este cómputo no se incluyen las multimillonarias dotaciones para pensiones. Con ellas, la cifra es superior al millón de euros anuales de media.

2.- En lo más alto de la pirámide, y en el peor año de recesión económica, los 83 consejeros ejecutivos de las empresas del Ibex, entre los que se encuentran los presidentes, consejeros delegados y otros ejecutivos que forman parte de los órganos de administración, ganaron en 2009 una media de 2,7 millones.

3.- El 37,1% del Ibex 35 (principal indicador bursátil español) está en manos de 20 familias y empresarios.

4.- Diez familias históricas y cerca de una veintena de empresarios adinerados tienen bajo su mando a 19 de las 35 mayores empresas cotizadas en España. Y ello va en aumento, porque en sólo un año se han hecho con el poder de cuatro nuevas compañías.

5.- En el Estado español una diminuta élite de 400 personas (el 0,0035% de la población) controla recursos que equivalen al 80% del PIB nacional, más de 800.000 millones de euros. No obstante, en los últimos años se han reducido los impuestos a las empresas, a las rentas más altas (disminuyendo el tipo máximo del IRPF del 56 al 43%).

6.-La banca privada, posee en la actualidad aproximadamente la mitad de las viviendas vacías españolas.

7.-La tasa de paro española, del 20%, es más del doble de la tasa media en Europa.

8.- La economía española será la única del G-20 que no va a crecer en 2010.

9.- Las rentas del trabajo han disminuido en la UE de forma alarmante, sin embargo, las rentas del capital se han incrementado enormemente. Esta comparativa es mayor aún en nuestro país. Los beneficios empresariales aumentaron en España un 73% en el periodo 1995-2005 (más del doble de la media de la UE-15, un 33%), mientras que los costes laborales aumentaron en el mismo periodo un 3,7% (cinco veces menos que en la UE, un 18,2%).

10.- El 60% del déficit de nuestro país viene ocasionado por los planes de rescate que el gobierno ha proporcionado a la banca. Nos han obligado a contribuir de una suerte de extensión en la financiación de un negocio, en esencia privado, en el que la banca privada (con mayor potencia gracias a los avales públicos) ha catapultado sus beneficios recibiendo de los Bancos Centrales dinero a precio de costo (1% de interés) con el que, en vez de contribuir a la economía real, las pymes, el trabajo cotidiano de la inmensa mayoría de los ciudadanos/as…(para lo cual se les proporcionó los avales), ha hecho negocio comprando en el mercado de deuda, recibiendo intereses del 5% y más.

Para acceder al artículo, clickar aquí.

Fuentes:
http://www.publico.es/dinero/290603/ibex/manos/familias/empresarios
http://www.elpais.com/articulo/economia/Sueldos/record/plena/crisis/elpepieco/20100516elpepieco_1/Tes/
http://www.elpais.com/articulo/economia/Diaz/Ferran/representa/empresarios/elpepueco/20100613elpepieco_6/Tes
http://www.publico.es/dinero/004197/diez/familias/18/empresarios/controlan/grandes/empresas
http://www.vnavarro.org/?p=4435
http://datos.cis.es/pdf/Es2836mar_A.pdf
http://www.elpais.com/articulo/reportajes/Retrato/pais/crisis/elpepusocdmg/20100613elpdmgrep_1/Tes
http://www.publico.es/dinero/326084/crisis/liquidez/frena/recuperacion
http://www.publico.es/dinero/326082/circuito/dinero/atasca
http://es.euribor-rates.eu/eonia.asp

 
Deixa un comentari

Publicat per a 11 Juliol 2010 in Economia crítica

 

Etiquetes: , , ,

Las desigualdades de nochevieja

Está bien que en el día de hoy se repasen los logros deportivos de los equipos de cada modalidad, las tomas falsas más divertidas de las televisiones y se recuerde con un punto de nostalgia a las personas que nos han dejado, o se haga un repaso amable a los acontecimientos más importantes del año.  Quizá con todo ello no nos demos cuenta de que acabamos el 2009 con más desigualdad social de lo que lo empezamos, y el 2010 nace bajo unas perspectivas tremendamente injustas.

mafalda-ano-nuevo1.gif

Para empezar, recojo la iniciativa de los 200.000 becarios y becarias de España que, con humor, nos dicen que no tienen ni rostro ni nombre, pero están en todas partes: empresas, administraciones públicas, fundaciones… Son  la fuerza de trabajo más formidable y mejor preparada que quizás haya existido nunca, pero no tienen  contrato, salario ni derechos. Son becari@s y precari@s.

becarios300.jpg

Con esta denuncia  comienza el manifiesto de la campaña “Pre(be)cariado en acción” que ha puesto en marcha el Consejo de la Juventud de España para protestar contra la explotación de l@s becari@s por parte de las empresas privadas y de las administraciones públicas y exigir que becas fraudulentas que en realidad encubren una relación laboral sean sustituidas por contratos. El manifiesto, además, anima a acudir a la Inspección de Trabajo para denunciar estos casos. El texto íntegro puede consultarse aquí

Hay otras personas más afortunadas que sí tienen contrato, a pesar de que las previsiones indican que el paro se ha incrementado, de nuevo, en diciembre. Pero atención, porque también sabemos hoy que el incremento salarial medio pactado en los convenios colectivos se ha quedado en el 2,6%. Ya veremos si la inflación se come o no este aumento, aunque para cobrarlo hay que ser una de las personas privilegiadas (cada vez menos)  que  tienen un trabajo regular…  y estar además bajo el paraguas de las organizaciones sindicales.

Y para las pensiones de jubilación, las más bajas subirán la friolera de ¡29 euros mensuales!, y quienes reciben pensiones del SOVI tendrán un aumento del 2%. Para los afortunados pensionistas que ya tienen una pensión que se debe considerar más que suficiente (más de 8 millones)  se verán agraciados con un magnífico incremento del 1%.

la_zona_mileurista_irpf.jpg

En cambio, los que no necesitan para nada sindicatos (al contrario, les molestan bastante) son los consejeros ejecutivos de las empresas cotizadas, cuyos salarios aumentaron en el 2008 un 8,8%, hasta los 999.000 euros anuales, lo cual significa un aumento del  72 por ciento más que cinco años atrás.Y tampoco les amargará las uvas este año, puesto que se acaba de saber que el IBEX-35, la joya de la Bolsa de Valores, se ha revalorizado en un 30% este año, impulsado sobre todo por sus negocios con América Latina…Y se quejan, además, que Telefónica y los grandes bancos cotizan mucho mejor en las Bolsas extranjeras que en España…

¡Cuanta incomprensión por parte de las personas en paro, con trabajos fuera de convenio, pensionistas, becarias, o con contrato y  un aumento del 2,6% que ya veremos si alcanza para compensar la subida de los precios básicos!

Y mientras tanto, los habituales de los paraisos fiscales seguirán tan campantes, y la posible tasa sobre las transacciones financieras habrá que pedirla a los Reyes de otro año… o de otra década.

—–

Visto en El Periodico y Nueva Tribuna

 
7 comentaris

Publicat per a 31 Desembre 2009 in Economia crítica

 

Etiquetes: , , , , , , ,

Lourdes Benería i Carmen Sarasúa parlen d’atur, salaris i desigualtat

Amb el títol “La culpa del paro es de los trabajadores”  El País va publicar el passat dia 24 aquest treball de dues amigues i excel.lents investigadores. Es tracta d’una autèntica lliçó de teoria econòmica, de les que rarament s’aprenen a les aules, i que dóna bon suport argumental a la manifestació convocada pels sindicats pel proper dijous, 3 de desembre a les 18h, des de la Ronda de St. Pere fins al Foment del Treball.

Una bona unió de teoria i de pràctica, perquè encara queda molt per aprendre, analitar i comentar en relació a la crisi, el paper dels salaris i el frau social. Moltes es podien aprender en el Manifest de Saramago. Altres, en aquest text. Agraeixo doncs, molt especialment a les autores que permetin que es segueixin difonent les seves idees i propostes a través d’aquest bloc.

romeu.png

 

En épocas de crisis, la caída de los beneficios afecta al conjunto de cada empresa, pero los que pierden el trabajo suelen ser los más débiles. Quizá sea hora de plantearse reducir los sueldos de los altos ejecutivos

Tres hoteles de la cadena Hyatt Hotels Corporation de Boston, en Estados Unidos, despidieron recientemente a casi 100 trabajadores de la limpieza, que cobraban 15 dólares por hora y tenían seguro médico, en su mayoría mujeres negras e inmigrantes, que llevaban 20 años en la empresa. A través de una empresa de trabajo temporal, Hyatt ha contratado a nuevas limpiadoras a 8 dólares la hora y sin seguro médico. A las despedidas se les encargó enseñar gratis a quienes iban a reemplazarlas, que les fueron presentadas como sustitutas para vacaciones. La empresa alega que la crisis ha reducido sus beneficios y les obliga a tomar esta medida. Las trabajadoras denunciaron el despido a un sindicato, que ha organizado una formidable campaña de boicoteo a la empresa, a la que exige readmitir a los despedidos. A la campaña se han sumado desde la Asociación de Taxistas de Boston a organizaciones profesionales que están dejando de utilizar estos hoteles, respaldados por el propio gobernador de Massachusetts y el Ayuntamiento de Boston.

La noticia no es que se despida a trabajadores en tiempos de crisis. Ni que se despida a trabajadores veteranos y formados y se les reemplace por jóvenes sin formación. Tampoco es nuevo el secretismo en los despidos, ni obligar a quienes van a perder su trabajo a enseñar gratis a quienes les reemplazan. Lo novedoso es que frente a unos despidos se levante una ola de indignación que ha llegado a los políticos y al mundo académico. La International Association for Feminist Economics (IAFFE) afirma que si la empresa trataba de reducir costes para compensar la caída de beneficios hubiera conseguido una reducción mayor recortando un 1% los salarios de los altos ejecutivos que despidiendo a 100 de los empleados peor pagados.

En todos los países se aprecia un rechazo creciente a las enormes diferencias de ingresos entre los ciudadanos, que con frecuencia no responden a la cualificación ni al trabajo realizado. En España es fácil encontrar titulares denunciando El sueldo escandaloso de los banqueros. En EE UU, sus desorbitantes primas han llevado a The New York Times a afirmar que “no tienen vergüenza”. También los salarios de los altos ejecutivos han generado un debate nacional, culminando con el anuncio del Gobierno de Obama de limitar el sueldo de 175 personas que dirigen empresas rescatadas por el Gobierno. El rechazo social a estos ingresos escandalosos no debería quedarse en una censura coyuntural. La crisis hace políticamente inaceptable la miseria creciente, las desigualdades en las rentas y en el nivel de vida de las personas. Unas desigualdades que durante las últimas décadas de políticas económicas neoliberales han aumentado, no disminuido, como nos prometieron. En nuestra opinión, la indignación contra las diferencias abismales no debe taparse ni desactivarse, sino, al contrario, convertirse en una oportunidad para repensar cómo explicar las desigualdades.

¿Cómo se asignan los salarios? ¿Cómo se decide lo que cobra la gente -los directivos de bancos y empresas, los empleados, los políticos? Una rápida ojeada a cómo ha explicado la Teoría Económica la formación de los salarios desde hace 250 años muestra una combinación de conceptos primarios que seguimos oyendo cada día en boca de los representantes de la patronal y de instituciones del Estado: hay que abaratar el despido, reducir los subsidios al desempleo, bajar los salarios y las cotizaciones a la Seguridad Social, los convenios colectivos y las cotizaciones son los culpables de que no se contrate más… Aunque estos argumentos tienen sentido bajo ciertas circunstancias, es importante que analicemos la teoría que los justifica.

La primera teoría con la que se explicó la formación de los salarios fue la de los “salarios de subsistencia”, sostenida por Malthus a finales del siglo XVIII, y por Ricardo a principios del XIX. Para el párroco Malthus, los trabajadores debían recibir unos salarios equivalentes a lo necesario para cubrir sus necesidades básicas. Cuando se les pagaba de más tenían más hijos, en pocos años aumentaba la oferta de trabajo, había más trabajadores que empleos, y la ley de la oferta y la demanda hacía que los salarios cayesen, provocando hambre y mortandad. Esta visión fue rechazada más tarde por Marx, para quien el que hubiera más trabajadores que empleos no sólo no era negativo para el capitalismo, sino que era lo que garantizaba sus beneficios, al constituirse en un ejército de reserva de fuerza de trabajo que permitía al patrono reemplazar a los trabajadores por otros más baratos. Sólo la negociación colectiva y la unión de los trabajadores en sindicatos podían contrarrestar el juego.

A finales del XIX, y en su afán por justificar la desigualdad salarial, la revolución marginalista explicó el salario como equivalente a la “productividad marginal” del trabajo. Es decir, los salarios igualaban el valor del producto neto que producían, y el desempleo era el resultado de que los trabajadores “costaban” más de lo que “valía” su productividad. En otras palabras, ganamos lo que vale nuestro trabajo. Si los directivos ganan mil veces el salario medio es porque producen mil veces el valor que nosotros producimos. ¿Que han arruinado a su empresa y perdido el dinero de los inversores… y siguen ganando mil veces más que usted? Aun así, dirá un economista ortodoxo. Naturalmente que la crisis económica disminuye el valor del producto marginal de los trabajadores, pero también el de los ejecutivos. La producción de una empresa representa el esfuerzo de muchos trabajadores. ¿Cómo distinguir entre los “productos marginales” de cada uno? Como en el caso de las limpiadoras de los hoteles Hyatt, las pérdidas son del conjunto de la empresa, pero quienes pierden el empleo suelen ser los más débiles.

Además, la teoría económica ortodoxa ignora lo que Lester Thurow ha llamado “the sociology of wage determination”, los factores sociales y políticos que afectan a la remuneración del trabajo, como la existencia de sindicatos, las políticas de promoción de las empresas, o los salarios mínimos. Por el lado del capital, el acceso privilegiado a la información y a relaciones con las élites económicas y políticas, y los privilegios heredados, benefician su capacidad de negociación y sus múltiples fuentes de ingresos. La teoría económica tampoco explica por qué las mujeres y los negros (hombres y mujeres) ganan siempre menos que los hombres blancos. Porque el valor de lo que producen es menor, dirá un economista ortodoxo. Ellas han decidido estudiar menos y en consecuencia están peor formadas, o trabajan menos horas, o insisten en emplearse en sectores menos productivos. Estas explicaciones economicistas prefieren ignorar el racismo, las normas patriarcales o la profunda desigualdad de oportunidades entre grupos sociales.

En definitiva, la teoría económica al uso prefiere no tener en cuenta las diferencias de poder entre trabajadores, y entre éstos (que aceptan lo que les ofrecen porque su subsistencia depende de ello) y el capital (que impone sus condiciones puesto que puede no ofrecer el empleo). Si usted fuera más productivo ganaría más. Las injerencias de sindicatos o gobiernos sólo empeoran las cosas: a cambio de que unos pocos ganen más muchos perderán su empleo, o muchas empresas cerrarán, incapaces de hacer frente a los costes. Sobre los salarios que se asignan a sí mismos estos ejecutivos, directivos, empresarios, sobre cómo pactan sus primas, bonus, incentivos, blindajes, exenciones fiscales…, silencio.

La teoría económica lleva 200 años explicando la asignación de salarios como un proceso eficiente; intentando convencernos de que hay que dejar actuar al mercado. Pero la crisis económica nos está invitando a dudar de ella. La imposición de límites salariales a algunos ejecutivos por parte del Gobierno de Obama plantea el debate de qué consideramos un “salario justo”. Entidades financieras como Credit Suisse están cambiando sus formas de pago y ejecutivos como Kenneth D. Lewis, del Bank of America, renuncian al sueldo (aunque cobrará 60 millones de dólares cuando se jubile en diciembre). No es que estas propuestas solucionen nada, pero reflejan la presión social. Si las empresas fueran más democráticas, los trabajadores podrían negociar y sugerir cambios sin tener que depender del Estado para proteger su empleo y su salario. Las directivas de organizaciones como la OIT son también un punto de partida para un mundo laboral más justo. Si dejamos de considerar aceptables las desigualdades brutales, si dejamos de aceptar que los salarios reflejan lo que vale nuestro trabajo, si presionamos como ciudadanos para que nuestros gobiernos asuman el objetivo político de un trabajo digno para todos, esta crisis se habrá convertido en oportunidad. En todo caso, estos esfuerzos deberán incluir el objetivo de reconstruir una teoría económica fosilizada.

Lourdes Benería es profesora de Economía en la Universidad de Cornell y Carmen Sarasúa es profesora de Historia Económica en la UAB.

Si us interessa el tema: Apuntes del siglo XIX para una directiva europea sobre tiempos de trabajo.

 
9 comentaris

Publicat per a 1 Desembre 2009 in Economia crítica, Gènere

 

Etiquetes: , , , ,

José Saramago: Manifiesto contra el paro


La gravísima crisis económica y financiera que está convulsionando el mundo nos trae la angustiosa sensación de que hemos llegado al final de una época sin que se consiga vislumbrar qué y cómo será lo que venga a continuación. ¿Qué hacemos nosotros, que presenciamos, impotentes, al avance aplastante de los grandes potentados económicos y financieros, locos por conquistar más y más dinero, más y más poder, con todos los medios legales o ilegales a su alcance, limpios o sucios, normalizados o criminales?

¿Podemos dejar la salida de la crisis en manos de los expertos? ¿No son ellos precisamente, los banqueros, los políticos de máximo nivel mundial, los directivos de las grandes multinacionales, los especuladores, con la complicidad de los medios de comunicación social, los que, con la soberbia de quien se considera poseedor de la última sabiduría, nos mandaban callar cuando, en los últimos treinta años, tímidamente protestábamos, diciendo que nosotros no sabíamos nada, y por eso nos ridiculizaba? Era el tiempo del imperio absoluto del Mercado, esa entidad presuntamente auto- reformable y auto-regulable encargada por el inmutable destino de preparar y defender para siempre jamás nuestra felicidad personal y colectiva, aunque la realidad se encargase de desmentirlo cada hora que pasaba.
¿Y ahora, cuando cada día aumenta el número de desempleados? ¿Se van a acabar por fin los paraísos fiscales y las cuentas numeradas? ¿Será implacablemente investigado el origen de gigantescos depósitos bancarios, de ingenierías financieras claramente delictivas, de inversiones opacas que, en muchos casos, no son nada más que masivos lavados de dinero negro, del narcotráfico y otras actividades canallas? ¿Y las expedientes de crisis, hábilmente preparados para beneficio de los consejos de administración y en contra de los trabajadores?

¿Quién resuelve el problema de los desempleados, millones de víctimas de la llamada crisis, que por la avaricia, la maldad o la estupidez de los poderosos van a seguir desempleados, malviviendo temporalmente de míseros subsidios del Estado, mientras los grandes ejecutivos y administradores de empresas deliberadamente conducidas a la quiebra gozan de cantidades millonarias cubiertas por contratos blindados?

Lo que está pasando es, en todos los aspectos, un crimen contra la humanidad y desde esta perspectiva debe ser analizado en los foros públicos y en las conciencias. No es exageración. Crímenes contra la humanidad no son solo los genocidios, los etnocidios, los campos de muerte, las torturas, los asesinatos selectivos, las hambres deliberadamente provocadas, las contaminaciones masivas, las humillaciones como método represivo de la identidad de las víctimas. Crimen contra la humanidad es también el que los poderes financieros y económicos, con la complicidad efectiva o tácita de los gobiernos, fríamente han perpetrado contra millones de personas en todo el mundo, amenazadas de perder lo que les queda, su casa y sus ahorros, después de haber perdido la única y tantas veces escasa fuente de rendimiento, es decir, su trabajo.

Decir “No al paro” es un deber ético, un imperativo moral. Como lo es denunciar que esta situación no la generaron los trabajadores, que no son los empleados los que deben pagar las injusticias y los errores del sistema.
Decir “No al paro” es frenar el genocidio lento pero implacable al que el sistema condena a millones de personas. Sabemos que podemos salir de esta crisis, sabemos que no pedimos la luna. Y sabemos que tenemos voz para usarla. Frente a la soberbia del sistema, invoquemos nuestro derecho a la crítica y nuestra protesta. Ellos no lo saben todo. Se han equivocado. Nos han engañado. No toleremos ser sus víctimas.

José Saramago

Visto en el blog de Javier López

 
1 comentari

Publicat per a 1 Desembre 2009 in Economia crítica

 

Etiquetes: , ,

The Economist, MAFO… i Dubai

080625-el-roto-sindicats.png

Coincidències diàries, que no paren. Fa un parell de dies va ser de nou el Governador del Banc d’Espanya, Miguel Angel Fernandez Ordoñez (MAFO pels enterats) qui repetia (ho va fent habitualment, com un rite gairebé religiós) que a Espanya s’ha de flexibilitzar el mercat laboral (vol dir: fer més fàcil i barat l’acomiadament i baixar sous i salaris).

I ahir  la revista británica “The Economist”  ens volia fer por, dient que España és “el nou germanet pobre d’Europa”, perquè els efectes de la crisi en el mercat de treball són més intensos que enlloc i calen, doncs, que s’emprenguin en el món laboral “reformes radicals”.

MAFO i “The Economist” segueixen les consignes, i no s’adonen ni es volen adonar que la crisi econòmica financera i internacional es deu també, pel que fa al cantó de la demanda, a que la pèrdua de drets i capacitat negociadora de la classe obrera i els seus sindicats que s’ha traduit en una insuficient capacitat adquisitiva de la majoria de la població (és a dir, que els sous no han crescut en els darrers 20 anys com la producció i els beneficis i les famílies no arriben a poder comprar de manera solvent  tot el que aquest sistema produeix, malgrat l’augment de la població assalariada). Però la recepta de MAFO i The Economist és que augmenti la precarietat de les condicions laborals i la inseguretat a la feina. Ens venen a dir, en un deliri neoliberal que no s’ajusta a cap realitat: si  l’atur a Espanya ha arribat al 19%, la segona taxa més alta de la U.E. desprès de Letònia,  el que cal és empitjorar encara més la situació de les persones que tenen feina…

I quin és el motiu que els fa dir el que diuen? I per què s’haurien de seguir els seus consells, que ja s’han demostrat tantes vegades equivocats?  Perquè qui encara té una feina, de la qualitat que sigui,  no s’atreveixi a protestar tot i que empitjorin les condicions de seguretat, les jornades es saltin tots els convenis i els salaris no siguin dignes i no creixin –ni de bon troç– al mateix ritme que els beneficis privats?

“The Economist” parla també encara de que no hem superat  la bombolla immobiliària del 2007, i fa bé, perquè és un gran desajust complex i profund –amb implicacions de corrupció i mala gestió dels cabdals públics– que no permet que l’economia espanyola es recuperi  com ho han fet d’altres… però caldria analitzar el model en el seu conjunt i veure que quan el sistema per al que es vol la recuperació representa uns peus de fang perillosament inestables, més valdria seguir amb les idees de revisió en profunditat que varen caracteritzar les primeres reaccions de polítics i autoritats econòmiques incloses, davant la crisi.  Reaccions que poc a poc han anat reculant en el temps, engroguint en les pàgines dels diaris, per guanyar de nou protagonisme el model d’explotació que arriba als seus límits.

dubai.jpegL’enfonsament de l’economia de Dubai ens hauria de fer veure que la crisi internacional no ha acabat, i que el capitalisme va nu… Les conseqüències per a l’economia mundial tornaran a crear pànic… Però hi ha qui (com The Economist  i el governador del Banc d’Espanya), vol encara salvar el capitalisme a costa de les condicions salarials i laborals dels treballadors i treballadores. I no s’adonen que fenòmens massa estesos com els de “la feminització de la pobresa”, els”treballadors pobres”, i l’increment d’ajudes demanades per part de massa famíles per poder menjar alguna cosa cada dia, vol dir que l’explotació ja està arribant a la seva fi… que no n’hi ha més…. No s’adonen que la llimona no té més suc, i la vaca està seca. Que ja hi ha massa gent al món que mor de desnutrició. Que no podem seguir tolerant que se’ns prengui lo públic perquè les empreses més importants segueixin presentant beneficis i poder gaudir d’una comptabilitat B (la real) d’escàndol, amb tot el botí arrabassat a l’estil de les velles pirataries i els temps d’esclavatge….  I que o repartim millor la renda i la riquesa, regulem a fons i fem callar als poca vergonyes que volen seguir enganyant-nos, o comencem a canviar de model econòmic… i amb una certa urgència.

 
5 comentaris

Publicat per a 27 Novembre 2009 in Economia crítica

 

Etiquetes: , , , , , , , ,

 
%d bloggers like this: