RSS

Arxiu d'etiquetes: participación

Ciudadanía, Pacto y Salud

Ciutadania, Pacte i Salut

bannerportadasalud.gif

angels-martinez-castells.jpgEn nom de Dempeus per la Salut Pública el proper divendres, 26 de febrer presentaré aquest text  –àmpliament consensuat amb la gent més activa de Dempeus–  en la Jornada de Salut organitzada pel grup IU-ICV i la Fundación Europa de los ciudadanos:

Quisiera agradecer la invitación a compartir reflexiones en torno al Pacto por la Sanidad y explicar nuestro enfoque sobre sus retos. Dos pequeños apartados sobre Dempeus per la Salut Pública: se trata de una organización ciudadana en la que participan, al lado de profesionales de la sanidad, ciudadanos y ciudadanas que trabajan y estudian en la Universidad, que constituyen las organizaciones de ayuda mutua, que militan y trabaja en sindicatos de clase, en asociaciones de vecinos, y a su lado pequeños empresarios y empresarias, profesionales de diversas especialidades… Seguramente pensarán que es un barco difícil de manejar, pero les aseguro que hasta el momento la fórmula –arriesgada—no ha podido tener más éxito. En el poco más del año de vida que llevamos podemos afirmar que nuestra identidad se ha afirmado y hemos podido intervenir en numerosos actos, Jornadas, reivindicaciones. Y nuestro blog está consiguiendo un número muy gratificante de repercusión y de visitas.

Entrando en materia sobre lo que esta mañana nos reúne, desde la óptica de “Dempeus per la Salut Pública” creemos que el primer reto de la sanidad en España consistiría en abrir puertas y ventanas que expandan el recinto más estricto de la sanidad hacia una comprensión de la salud construida y analizada desde sus determinantes. Desde “Dempeus per la salut pública” se entiende como reto principal subsanar desigualdades, en algunos casos, invisibles, y su repercusión en la equidad. En ese sentido les pido lean y se adhieran (si lo creen conveniente) a nuestro Manifiesto que se adjunta al final.

Si me permiten un pequeño excurso, les confesaré que hace algunos años me impresionó el lema de la Librería de Mujeres de Milán que proponía “Hacer más civil la civilización, y más humana la humanidad”. Esta propuesta tan ambiciosa — dados los tiempos que corren—y tan inclusiva — si se tiene en cuenta que viene de un movimiento que se quiere presentar como unidimensional– hace más firme cualquier trenzado de ideas o propuestas donde intervengan mujeres y hombres, progreso y paz, derechos de ciudadanía y los trabajos que representan una actividad necesaria para la vida al margen de su régimen contractual, y lo que aquí nos reúne: la atención sanitaria… y la salud.

Si entendemos por “civilizar la civilización” una ampliación constante, firme y en alzado de todos los derechos: políticos, sociales, económicos incluidos los de “cuarta generación”, debemos reconocer que uno de los campos más minados para su avance es precisamente el de la sanidad. Y si hablamos desde la salud, nos daremos cuenta de que es incluso un deber de civilización denunciar las violencias y distorsiones que está implicando el laminado de los derechos de ciudadanía, desde la transmutación de lo público en privado con especial privación de las mujeres de tiempos y duplicación de trabajos, hasta la vulneración manifiesta de Derechos Humanos que se dicen aceptados por tantos países pero que decaen al anteponerse, y en el campo de la sanidad en especial, intereses comerciales ajenos a las necesidades de vida, salud, nutrición y autonomía de la propia sociedad.

¿Cómo podemos desde la ciudadanía abordar esos retos y aportar algo positivo a un Pacto que signifique más igualdad entre las personas y mayor nivelación entre CCAA, y que ayude y promueva al mismo tiempo la salud –y la equidad económica y social tan necesaria para la misma— como la forma natural y humana de vivir? Desde “Dempeus per la salut pública” pensamos que un buen método puede consistir en hacer un sumatorio potente de las reivindicaciones “parciales” en salud, trascendiendo el horizonte natural de aquéllas que se agotan en el tiempo y el espacio si no se vinculan con luchas hermanas, con las que comparten el mismo ADN civilizatorio… pero que se quieren interesadamente separadas.

¿Qué podemos aportar nosotr@s? No creo necesario decirles que entendemos la salud en un sentido positivo: una manera de vivir autónoma, plena, solidaria y armónica con uno o una misma, con el resto de las personas, con la tierra y todo el entorno. Pero dado lo ambicioso del desafío, nos centramos en tres objetivos fundamentales:

1. – La defensa del carácter público del sistema nacional de salud. En forma argumentada desde el rigor científico y el interés colectivo, la justicia social, la justicia política y la oportunidad del momento, defendiendo la universalidad y la calidad del sistema público de salud.

2. – Participación social, “empoderamiento” y co-decisión, incorporando el gran abanico de potencialidad de la sociedad civil organizada, organizaciones que trabajan en el día a día y grupos de ayuda. La salud, naturalmente pública por esencia y concepción, sólo puede serlo si incorpora estos agentes sociales sin preconceptos. Sinceramente creo que esta Jornada de Izquierda Unida y de la Fundación de Europa de los ciudadanos (y las ciudadanas) no hubiera encajado del todo en el suelo de la realidad si alguna asociación surgida realmente desde la ciudadanía (en este caso, “Dempeus per la salut pública”) no pudiera contribuir desde sus propias reflexiones.

3. – Enfoque interdisciplinario y de calidad de las nuevas patologías emergentes, muchas de ellas relacionadas con la violentación química de la naturaleza y la violación psicológica de una manera de vivir en sociedad que enferma a las personas. Las mismas causas que provocan el cambio climático y hacen enfermar los campos y envenenan las aguas y el aire, crean también nuevas formas de enfermedades.

Y sobre este punto quiero insistir en los retos del Pacto. Creo que hoy todo el mundo está advertido que hay enfermedades y servicios (carteras de servicios, los llaman) que se quieren privatizar… y se privatizan. Pero en cambio, poca gente es consciente de que hay enfermedades y servicios que han nacido “privatizados”. Les pondré un ejemplo: No es que en Catalunya no se entienda que se tiene que cumplir la Resolución derivada de una ILP para una mejor atención de la Fibromialgia y el Síndrome de Fatiga Crónica que en su momento reunió más de 140.000 firmas de apoyo. No es que nadie niegue que dicha Resolución fue votada de manera unánime por todo el arco parlamentario (aunque no se cumpla), que nadie lo niega. Es que con el mandato parlamentario se ha puesto de relieve que llevamos el acuerdo político al centro mismo de la disputa entre sanidad pública y privada, y conseguimos que la política digna, humana, atenta con las necesidades de las personas con menos recursos disputaran y ganaran sobre el papel, en buena lid, a un granero de honorarios privados que se alimentan de unas enfermedades que el malestar de la civilización hizo emerger… cuando las políticas neoliberales en sanidad estaban afianzando su terreno a cambio de mayor desigualdad, abandono, riesgo, dolor y muerte.

Y en esta disputa todavía andamos, cuando se van a cumplir los 2 años de su aprobación, aunque el plazo de cumplimiento ofrecido por el propio Parlamento era de un año. El conflicto de intereses entre política y economía repercute en un conflicto ejemplar entre el incumplimiento del mandato parlamentario y las necesidades de una parte importante de la población, dañando la democracia. Y lo que esto significa creemos que es también material de estudio para el Pacto de la Sanidad que nos ocupa.

Yendo y viniendo desde la sanidad a la salud, encontramos una constante: que la economía de las empresas pasa por delante de las necesidades y la salud de las personas. Desde la vertiente de salud alimentaria podríamos denunciar la política de tierra quemada y envenenada de Monsanto. Y desde enfermedades concretas como las que he mencionado podríamos dar también nombres de laboratorios y medicamentos (la Lyrica de Pzifer, por ejemplo) que, diciendo ser un remedio, han llevado a muchas personas a la desesperación y al suicidio. Por eso nosotros no aceptamos que se pongan barreras entre la atención sanitaria, la formación del personal que trabaja en sanidad y la investigación. Y creemos necesaria además una amplia transversalidad social y de políticas, en el sentido en que fue invitado a actuar el M. de Sanidad por la Comisión sobre Determinantes Sociales de la Salud de la OMS el pasado mes de mayo.

En la medida que “Dempeus per la Salut Pública” es una organización ciudadana que entiende y defiende cualquier ataque privatizador o amputador de la salud como un acto lesivo para la equidad y los derechos de las personas, nos pronunciamos por la nivelación al alza entre CC.AA en los servicios de sanidad por lo que a atención, formación e investigación se refiere.  Insistimos, para evitar que se instrumentalice lo facilón de atizar bajas pasiones entre Comunidades (que significa enfrentamiento entre personas y en este caso, mucho peor, entre personas enfermas) la nivelación no debe ser de mínimos, sino de máximos, rescatando para el sector público todas las rapiñas, marañas, nebulosas o descarados actos de saqueo que se hayan cometido hasta la fecha, en grado diverso, en las distintas Comunidades. Y de manera especial exigimos que las nuevas enfermedades emergentes generadas en buena medida por nuestro desequilibrado y falso progreso y que detectan de manera especial las personas más sensibles y vulnerables, sean incluidas en todos los protocolos, catálogos, listas, carteras de servicios, unidades, especialidades, planes de investigación, innovación y desarrollo públicos, para que los derechos de ciudadanía no se detengan y desaparezcan, de repente y como por ensalmo, cuando una persona cae enferma de fibromialgia, del síndrome de fatiga crónica o de sensibilidad química múltiple.

Y denunciamos, de manera especial, los “sofisticados” instrumentos que invitan a la privatización, como unas listas de espera absolutamente inhumanas en el sector público para la atención de determinadas enfermedades que tienen, además, el agravante de que –al ser aceptadas como “normales”—trivializan la enfermedad… ¡Cómo puede ser grave o invalidante  (o incluso existir)  una enfermedad que en los servicios de salud públicos le dan hora de visita para el especialista o la Unidad Hospitalaria para dentro de dos años!

Sin embargo, estas enfermedades tan maltratadas –entre otras, pero esas también, y en lugar destacado—nos indican no sólo el mal camino de nuestro supuesto progreso económico, sino también las claras limitaciones de nuestras políticas y el desmesurado y opaco poder de un sector privado de la sanidad con el que sólo se llega a acuerdos a costa de un incremento de los costes económicos y sociales, mayor riesgo, y abandonar sin derecho a una atención de calidad y en el sector público de salud a las personas que más los necesitan.

Resumiendo, nuestras propuestas a este Pacto serían:

 

1)      Necesidad de que la ciudadanía participe activamente en el Pacto aportando su visión y proponiendo señales de alerta, indicadores de mejora y control de ejecución. En este sentido, insistimos en una participación crítica y empoderada, no en una participación subordinada y obsequiosa con el poder establecido.

 

2)      Visibilidad e inclusión de enfermedades, en especial las emergentes, que no son reconocidas o no están incluidas en los servicios públicos del Estado del Bienestar.

3)      Precaución extrema ante las empresas privadas del sector por todo lo nefasto que implican: privatizaciones, incremento del gasto, perjuicio en equidad, insuficiente control sanitario, marginación de personas, desplazamiento de necesidades, etc. En ese sentido, estamos por la derogación de la Ley 15/97.

4)      Integración máxima de la atención, formación e investigación en salud.

5)      Nivelación de máximos de las CC.AA. en materia de sanidad, excluyendo en todas ellas cualquier tipo de RE-pago o incremento de co-pago. La financiación de la sanidad debe proceder de un sistema de impuestos progresivo, vía presupuestos.

Muchas gracias.

Dempeus per la salut pública
Madrid, a 26 de febrero del 201

 

Etiquetes: , , , , , ,

Toni Barbarà: Metalenguaje y Jerga en Salud

el-roto-sobre-lenguaje.png

METALENGUAJE Y JERGA en SALUD

En lógica y filosofía del lenguaje, un metalenguaje es un lenguaje que se usa para hablar acerca de otro lenguaje. Es el lenguaje que utilizamos cuando con él nos referimos no al objeto del discurso, sino al lenguaje que se refiere al objeto del discurso. Un código lingüístico. Y de códigos y estrategias va esta reflexión “raterilla”. Más que la denuncia de una rata mediática, como es habitual en mi blog, hoy es todo un monográfico de desratización urgente y necesario, a la vista de lo prolífico de las camadas en curso.

Se pretende imponer, ya sin maquillaje ni reservas, una concepción neoliberal a ultranza a lo largo y ancho del sector salud, y para ello es imprescindible secuestrar un determinado lenguaje (social), y suplantarlo por otro léxico preñado de contenidos mercantiles, capitalistas, falaces y patógenos al fin. Me estoy refiriendo a las nuevas expresiones “eruditas” usadas y abusadas en el sector y sustancialmente entre alto personal directivo, técnico y gerencial. No hablo de algo tan constatable hoy como es el lenguaje transversal –transdisciplinario, contaminado y en recurso de parábola. Ese que permite neologismos y figuras muy ilustrativas valiéndose de la gastronomía, el deporte, la informática o la propia salud: así pues, hoy, “aliñamos temas” o los servimos “con guarnición”, sacamos “tarjetas amarillas” o “nos meten goles”, hacemos “resets” o “colgamos” artículos, nos protegemos de “virus informáticos”, o nos afectan “infartos ecológicos” o “anemias pensantes”. Hasta aquí nada a criticar y bien al contrario una lanza en favor de la imaginación y las descripciones impresionistas a golpe de paletada conceptual.

Mi profunda preocupación y desasosiego llega con términos como “lo complejo, la gobernanza, criterio de gestión empresarial, flexible, moderno, eficiente, sostenible, consorciado, colaboración público-privada, proveedor, objetivos incentivados, competencia, competitividad, legal, evaluación de resultados, y un largo etcétera”.

lenguaje.jpg

Entramos en materia. Se NOS advierte de lo “COMPLEJO” de la jerga tecnocrática como un a forma de excluir a profanos, una excusa para la opacidad, y frente a lo simple, que debiera ser lo entendible, y precisamente inclusivo, incluida la posibilidad de expresarse con distintos niveles de explicación. Se impone lo “NUEVO Y MODERNO” frente a lo pretendidamente viejo y obsoleto.

Los “CRITERIOS DE GESTIÓN EMPRESARIAL” predican como una bondad intrínseca al margen de cualquier otra consideración de fondo. Es el pragmatismo aquel de cazar ratones no importa el color, pero omitiendo interesadamente el final del cuento al no especificar quienes, de cual color, se comen la caza. Desde la adición a esa “gestionitis” se abomina de todos los males seculares: la burocracia, incapacidad de adecuación a la realidad, rigidez frente a adaptación a flujos y demandas, desmotivación del personal y profesionales, masificación, uniformismo, lentitud de innovación tecnológica,… como si esos problemas fueran inherentes al sistema público, y por descontado superados en la gestión privada, lo cual es además absolutamente falso.

Lo “FLEXIBLE” se postula para erosionar derechos y condiciones laborales, y como antónimo deseable frente a la rigidez funcionarial. Realmente no hablan de capacidad de adecuación al servicio de objetivos sino de renuncias de calidad, equidad o garantía de ejercicio de derechos siguiendo el modelo de la flexicuridad europea.

Se substituye sutilmente “EFICACIA” (capacidad para lograr el efecto deseado) por “EFICIENCIA” (capacidad de disponer de alguien o algo para un efecto…o sea relación entre resultados obtenidos y recursos empleados o “como sacar el máximo provecho de”).  Se pondera y saluda la necesaria sinergia, y “COLABORACIÓN PÚBLICO –PRIVADO”. Incluso se pontifica con el sugerente hallazgo de LO MIXTO. Así “CONCERTAR” en el sentido de sumar, mezclar, incorporar entidades y empresas, públicas, privadas, semi a medias, o ni lo uno ni lo otro, en una macedonia de siglas. Es algo digno de la mayor consideración y encomio mientras que preservar territorio público a salvo de la rapiña privada es algo demodé y por supuesto anacrónico, al decir de los popes del neoliberalismo disfrazados de gurús empresariales. Hoy lo que prima es la “GOBERNANZA”, que suena de maravilla con un toque italianizante. ¿Pero que es eso? Es interacción. “Es un conjunto de arreglos y relaciones formales e informales entre intereses públicos e intereses privados, que permiten la toma de decisiones, coordinadas entre lo privado y lo institucional”. Esplendida modernidad mucho más ostentosa que no eso tan elemental de “GOBIERNO”, además muy atufado por lo público.

Se confunden los criterios de medida de “EVALUACIÓN” del sistema. ¿Como medimos resultados? ¿Lo hacemos en economía, o en servicios sociales? Cuando algunos afirmamos la prevalencia del interés social y asistencial, ¿ello supone ignorar la “SOSTENIBILIDAD ECONÓMICA”, o sea la provisión financiera del sistema? Las empresas del sector ¿tienen o no reconocido “AFÁN DE LUCRO “? Pero es más, tengan o no ese estatus administrativo (por lo demás legítimo para mercancías…que no para la salud)… ¿están debidamente controladas por la sociedad? ¿Son transparentes y disponen de verdaderos mecanismos de participación ciudadana (no para ser informados-consultados sino para ejercer empoderamiento civil) ?
¿Disponemos en el actual cuerpo legislativo de normas y leyes que amparen lo público ante las acometidas violentas de invasión de cajas y presupuestos, de parasitación, de apropiación, de desviación de recursos, de externalización de servicios, de privatizaciones en fin?

¿Sabe la ciudadanía que en su sistema público de salud, en ese que cotiza y sostiene con su esfuerzo fiscal y laboral, los llamados “PROVEEDORES” son las empresas (ya públicas, ya privadas, o mixtificadas) que “compran- contratan” a la Administración competente la prestación real de sus servicios de atención en salud? ¿Sabe la población en general, y la más participativa y motivada en particular, que son los sistemas de financiación per cápita, o por objetivos, o por procedimientos… quien es el titular, quien el competente, quien el responsable…? . Definitivamente , “¿clientes o titulares?”, ¿usuarios y/ o pacientes ?

Son tolerables los “OBJETIVOS INCENTIVADOS” a los profesionales de salud cuando eso supone simple y llanamente la concesión de pluses económicos, extras en nómina, para premiar “buenas conductas” en el ejercicio de su labor? ¿Y que esas buenas prácticas dignas de merecer premios crematísticos no son otra cosa la parquedad y la limitación a conceder ILTs (o sea bajas laborales), o la no prescripción de ciertos fármacos, o no procedimientos de alto costo, o el seguimiento mostrado y demostrable a los protocolos-orientaciones de opción terapéutica y de práctica profesional tal como aconseja la empresa proveedora?.
Otra vez, acabo con la evocación al insigne Albert Einstein:”Cuando alguien sabe realmente de una cosa es capaz de explicársela a su abuela”… o como acabo de explicar, de todo lo contrario: de explicarla de tal forma que no la entienda ni el abuelo Albert Einstein. A la impunidad desde la opacidad, pasando por la pedantería.

¿Hasta cuando? ¿Nos ponemos en pie? ¿Lamentarse o DEMPEUS?

—-

Visto en La Ratera, el bloc del Dr. Antoni Barbarà i Molina.

 
4 comentaris

Publicat per a 20 febrer 2010 in Salut

 

Etiquetes: , , , ,

El futuro del sistema nacional de salud visto por IU

congresodiputados.jpg

Bueno, esta semana mi blog se parece bastante a un tablón de anuncios, pero me importa poco si lo que traduce es una preocupación explícta por temas sociales y que afectan a la ciudadanía desde distintas vertientes. Hace unos días anunciaba una Jornada de Salud y Determinantes Sociales en Europa que se celebrará a finales de este mes en Barcelona. Pero es que en Madrid, el día antes, 26 de febrero, y bajo el auspicio de nuestros Diputados en el Congreso de los Diputados, y en especial de Gaspar Llamazares, Presidente de la Comisión de Sanidad, Política Social y Consumo, tiene lugar la Jornada del grupo de IU-ICV

bannerportadasalud.gif

Inaugurada con parlamentos de Cayo Lara (I.U) e Inés Sabanés (Fundación por la Europa de los Ciudadanos) , contará con dos mesas de debate. En la primera, que versa sobre los Retos del Sistema Nacional de Salud: Pacto por la Sanidad intervendrán Gaspar Llamazares, Allyson Pollock, Profesora de Política Internacional en Salud Pública. Universidad de Edimburgo Ángel López Díaz (Técnico de Salud Gerencia de Atención Primaria SESPA), Javier Rey del Castillo (Médico Inspector. M. de Sanidad y Política Social) Luis Ángel Oteo (Desarrollo Directivo y Gestión Servicios Sanitarios Instituto de Salud Carlos III) Antonio Cabrera, Secretario General de la Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de CC.OO., Pilar Navarro Barrios, Secretaria Federal Sector Salud de UGT y yo misma, Àngels Martínez Castells, en nombre de DEMPEUS per la Salut Pública.

La segunda mesa de debate tratará del tema del Estado autonómico: modelos de gestión y privatizaciones y contará con Joan Herrera Torres, Sally Ruane, Economista y Subdirectora del Centro de Investigación en Políticas de Sanidad de la Universidad de Montford de Leicester (Reino Unido) José Manuel Freire (Jefe del Dpto. de Salud Internacional. Escuela Nacional de Sanidad-Instituto de Salud Carlos III) Ángel Menéndez Rexach (Catedrático de Derecho Administrativo. Universidad Autónoma de Madrid, Marciano Sánchez Bayle (Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública) Joan Ramon Laporte (Catedrático de Farmacología y Terapéutica de la UAB) y José Alfredo de Juan (Médico y Coordinador del Área de Sanidad de IU Federal) concluirá con la propuesta de IU.

Habrá tiempo también para debate y conclusiones, y el relator será Pedro Chaves (Director Fundación por la Europa de los Ciudadanos).

Para asistir a esta jornada es preciso inscribirse con nombre, apellidos y DN, antes del 25 de febrero a través del correo electrónico: asistente.sanidad@sgral.congreso.es , o al fax número 91 390 71 71.

 
4 comentaris

Publicat per a 10 febrer 2010 in Economia crítica, Salut

 

Etiquetes: , , ,

Plataforma ciudadana contra el militarismo

Mis amigos Jaime y Angel me mandan desde Castilla-La Mancha este texto para que se difunda… y lo hago con sumo gusto,  por tantas luchas de pacifismo compartido y con un abrazo solidario.

cara-y-cruz-decidiendo-quien-hace-el-saque-de-partido.jpg

Una plataforma ciudadana contra el militarismo.

Los pilotos de la OTAN se entrenarán en Albacete a partir de octubre.

Ángel Luis Arjona Márquez (*)/ www.otannoalbacete.es

Albacete, en la Comunidad Autónoma de Castilla-La Mancha, ha sido conocida tradicionalmente por su vinculación a la cuchillería. Sus navajas son tan famosas como las suizas. También porque fue la sede de las Brigadas Internacionales durante la guerra civil española. Y, a partir de octubre de 2009, también será conocida por albergar una sede de la OTAN en la que sus pilotos se entrenarán para participar en los conflictos que determine la Alianza Atlántica.

La elección de Albacete, que cuenta con la Base Aérea de Los Llanos, para poner la Escuela de Pilotos de Guerra de la OTAN o Programa de Liderazgo Táctico, TLP-NATO en inglés, ha sido estratégica: está cerca de Madrid y del Mediterráneo; y en sus cielos no hay tanta congestión aérea como en sedes anteriores: Jever (Alemania) o Florennes (Bélgica). También ha determinado su nueva ubicación el disponer muy, muy cerca de un Polígono de Tiro del Ejército de Tierra en la Sierra de Chinchilla de Montearagón. Además desde 2007 hay “casualmente” una factoría de Eurocopter, que probará en el polígono de tiro los helicópteros que fabrique.

El alumnado de esta peculiar “Escuela”, es decir los Pilotos de Guerra, podrán optar a los cursos si cumplen con el requisito de tener acumuladas más de 500 horas de vuelo, pues cada participante se entrena en maniobras conjuntas de varias decenas de aviones. La parte práctica de los cursos comienza en noviembre. En concreto, en el primer programa táctico a desarrollar en Albacete habrán 43 aeronaves y sus respectivas tripulaciones.

En oposición a la instalación de esta Escuela de Pilotos de la OTAN surgió en marzo de 2007 la Plataforma Contra la Militarización de Albacete, un grupo heterogéneo de asociaciones, colectivos e individuos pacifistas, antimilitaristas y no-violentos, pero siempre unidos bajo un lema: “Albacete desvinculada de las guerras”.

La Plataforma no quiere guerras en ningún sitio, partiendo del argumento de que las guerras comienzan con la fabricación y venta de armamento, que es lo que ocurre en este lugar de La Mancha.

La decisión del traslado e instalación del Programa de Liderazgo Táctico de la OTAN (TLP) a Albacete (Consejo de Ministros de España de 27 de octubre de 2006) se adoptó sin conocimiento del Pleno del Ayuntamiento; tampoco se informó de nada a la ciudadanía. No se ha debatido ni ha sido aprobado en el Parlamento español. Por eso la Plataforma Contra la Militarización de Albacete pide que se realicen las gestiones necesarias en los ámbitos competentes para anular la citada decisión de la OTAN y del Consejo de Ministros de España, así como que se someta a consulta popular de ámbito estatal y que Albacete sea declarada “fuera de la guerra”.

Con respecto a la fábrica Eurocopter, germen de un futuro polígono industrial aeronáutico asociado a la Base Militar Aérea de Los Llanos, tenemos que decir que las prácticas empresariales de esta multinacional fueron denunciadas ya en 2006 en el informe internacional “Armas bajo control”, haciéndose público que ésta y otras empresas del ramo venden piezas y tecnología de doble uso a países que no respetan los Derechos Humanos. Es el caso de China que, con tecnología de la empresa europea, entre otras, fabrica el helicóptero de ataque Z-10. Después China lo vende a países como Sudán, que tampoco respeta los Derechos Humanos.

En 1989, tras los sucesos de Tiananmen, la Unión Europea, EEUU y otros países, acordaron no vender armas a China pero Eurocopter y otras empresas lo siguen haciendo: esas piezas y tecnología de “doble uso” por sí mismas no forman un arma pero, una vez montadas en terceros países, conforman armamentos. Es una forma rastrera de eludir los acuerdos internacionales sobre prohibición de venta de armas.

Eurocopter construye también helicópteros de uso civil para hospitales, bomberos o transporte de pasajeros a los cuales no se niega La Plataforma; este es el reclamo que utiliza la multinacional para limpiar su imagen: progreso y puestos de trabajo, aunque se sabe que desde que comenzó el año ya han cerrado más de 500 empresas en esta ciudad manchega a causa de la crisis mundial y que muchos puestos de Eurocopter son ocupados, a tiempo parcial, por personal de la Base de Los Llanos, pluriempleando al personal militar en lugar de dar el puesto a tiempo completo a otros trabajadores.

Con respecto al TLP cabe decir que el 17 de junio cerró sus puertas en Florennes (Bélgica) para abrirlas poco después en Albacete. No olvidemos que la Base belga fue utilizada, desde 1999, para lanzar los cazabombarderos de la OTAN y EEUU contra la exYugoslavia, Afganistán e Iraq, de lo que se puede deducir (a la vista de los preparativos estadounidenses para enviar más tropas a Afganistán y de una implicación española más directa) que la base militar albaceteña se utilizará también para misiones de ataque de la Alianza Atlántica y no sólo como “escuela” para sus pilotos; en cualquier caso supone un paso más en la carrera militarista de España, además de convertirse en la pista de despegue y aterrizaje para cometer más crímenes contra miles de civiles, como viene siendo habitual en todas las guerras en que interviene la Alianza Atlántica (que ellos denominan “daños colaterales”). Además hay que tener en cuenta que los entrenamientos se harán sobre el Mediterráneo, pero el incremento de aterrizajes y despegues supondrá una mayor presencia de ruido y contaminación para los albaceteños. Algunas personas que ven con buenos ojos la llegada del TLP argumentan que “sólo” se incrementará la contaminación sonora y ambiental, como máximo, un 20% y que casi no se notará en la ciudad (salvo cuando sople viento del Sur). Pero en las pedanías y urbanizaciones cercanas a Albacete están hartos de los vuelos y del olor a queroseno quemado que llegan cotidianamente desde la Base Aérea, así como también se ha apreciado, tanto en la ciudad como en otros puntos de la provincia, un incremento de sobrevuelos de aviones y helicópteros de diverso tipo y envergadura, todo ello aún antes de que comenzasen los cursos de la OTAN.

Desde la Plataforma Ciudadana Contra la Militarización de Albacete denunciamos la hipocresía del gobierno local, regional y central del Estado español. Cuando el PSOE estaba en la oposición denunciaba el apoyo del PP y del gobierno de Aznar a la invasión de Iraq. Ahora con el gobierno central de Zapatero, socialista como también lo es el gobierno regional manchego y el municipal albaceteño, España se ha colocado en el sexto lugar de países vendedores de armas y apoya la intervención en Afganistán por parte de EEUU. Lógicamente, el gas que importa España viene de Argelia, no de aquella otra zona en conflicto que surte de energía a buena parte de Europa a través de enormes redes de gasoductos. Por eso hay países de la Unión Europea integrados en la OTAN que no enviarán soldados a Afganistán. Una vez más el uso y dominio de los recursos energéticos evidencian los verdaderos motivos de las guerras que Occidente lleva a cabo por mandato de EEUU mediante un sistema de supervivencia, que algunos especialistas en política internacional denominan darwinismo social militarizado: en un país desarrollado quizá la mayoría no apruebe que haya que atacar a otros países para dinamizar la economía global (en gran medida basada en el desarrollo del armamentismo) y quizá la mayoría no apruebe que, para que nuestra sociedad perviva, haya que apropiarse de los recursos de otros países; pero, frente al decrecimiento, si queremos continuar con el nivel de vida que tenemos en los países ricos habrá que callar ante muchas verdades que ocurren en los países pobres, dejar que unos estados se autoproclamen policías del mundo y consentir que se aplique una política militarista hacia terceros países, por muy discriminatoria, colonialista e imperialista que ésta sea. Por supuesto la Plataforma de Albacete repudia esta manera de ver el mundo.

También esta Plataforma denuncia a los sindicatos mayoritarios españoles porque, por encima de la ética del trabajo digno, han apoyado la instalación de Eurocopter en la ciudad y la fabricación de helicópteros de guerra (recordemos que la empresa fabrica tanto helicópteros civiles como militares) y, con ello, dan el visto bueno a la continuidad de la maquinaria militar y al negocio de la guerra.

Hay que añadir que será la empresa israelí Rafael quien posiblemente dotará de misiles a los helicópteros de asalto “Tigre”, que Eurocopter hace en Albacete y que competirán en los mercados de armamento contra los “Apache” estadounidenses. Es hipócrita, por tanto, que primero se defiendan puestos de trabajo que sirven para fabricar armas y, con los cuerpos de las víctimas aún calientes, estos sindicatos y algunos políticos que defienden el armamentismo salgan a la calle manifestándose contra masacres como las ocurridas en la de la franja de Gaza a principios de año mientras se autodenominan “antibelicistas”, como hace (entre otros) el ex Secretario de Defensa, y ahora Presidente de las Cortes Regionales de Castilla-La Mancha, Francisco Pardo.

Por todo ello, esta Plataforma Ciudadana entiende que si se logra unir a más población a favor de la no-violencia, contra las guerras y contra la industria armamentística quizá, desde un ámbito local, se consiga paralizar el incremento armamentístico mundial y la disminución de los gastos asociados a los ejércitos, a las guerras, a la compra-venta de armas y a la tecnología con fines bélicos, sobre todo ahora que andamos embarcados en una crisis sistémica mundial; quizá entonces desde otros ámbitos más generales (regionales, estatales, internacionales) también se pueda lograr a la larga (sobre todo con mucho empeño diplomático internacional en lugar de aplicarse la ley de la fuerza) un mundo no violento con menos presencia y acción bélica en el que primen el diálogo y el respeto a la especie humana, sin olvidar los Derechos de todas las demás especies que vivimos bajo el mismo cielo.

(*) Ángel Luis Arjona Márquez es miembro de la Plataforma Contra la Militarización de Albacete.

 
3 comentaris

Publicat per a 19 Octubre 2009 in Pau

 

Etiquetes: , , , , ,

 
%d bloggers like this: