RSS

Arxiu d'etiquetes: Partido de la Izquierda Europea

Elecciones europeas: desmontando la casa del amo con Toni Barbarà y el PIE

Audre Geraldine Lorde, la activista y escritora que se definía a sí propia como poeta y feminista guerrillera, negra y lesbiana, hizo una brillante pedagogía del empoderamiento. Tanto, que aunque no se sepa de dónde procede, es ya habitual escuchar entre las izquierdas, cada vez con más frecuencia, que en este mundo tan cercano a la barbarie al que es preciso dar respuesta y someter a un giro radical, “las herramientas del amo nunca desmantelan la casa del amo”. O, de manera más simple, que sólo se puede conquistar el sistema cambiando el sistema. Y para ello es imprescindible también cambiar métodos.

Menciono sólo dos temas en los que me parece urgente la revisión de “herramientas”: el internacionalismo, vivido desde una solidaridad que no admite fronteras y que sería especialmente útil para contrarrestar nacionalismos e independentismos de escaso vuelo, y el enfrentamiento -que se deforma con interesada intensidad- entre el activismo social y la militancia en organizaciones políticas. Cuando yo empecé en eso de la política (y disculpen la referencia personal) todos los “activistas” imprescindibles en la lucha anti-franquista militaban en partidos. Ahora ya sé que es distinto, pero no por ello mejor. Ni para unos, ni para otros. Porque cuando se tiene el privilegio de conocer a auténticos rebeldes con causa y partido se entiende hasta qué punto la escisión (tantas veces razonada) entre “activistas” y “políticos”, herrumbra las herramientas que deben desmontar este sistema-estafa.

Alexis Tsipras, pierre Laurent, Maite Mola

Alexis Tsipras, Pierre Laurent, Maite Mola

Porque la Política se construye también en base a programas, compromisos y debates que aportan experiencias cuanto más amplias, más enriquecedoras. En este sentido, explicaba Toni Barbarà, que la PLATAFORMA PROGRAMÁTICA del Partido de la Izquierda Europea para las elecciones europeas fue elaborada a lo largo de seis meses recogiendo, debatiendo e incorporando las propuestas aportadas por los distintos Grupos de trabajo del propio PIE, así como de sus redes, ya de mujeres, ya de sindicalistas, más conclusiones y propuestas acordadas por diversos movimientos sociales y plataformas cívicas. Todo lo cual permite apuntar a una campaña electoral europea apasionante y radicalmente alternativa, para Re-fundar y Re-pensar otra Europa: Una Europa profundamente democrática, solidaria y al servicio de sus pueblos, y que nada tiene que ver con la UE de los tratados neoliberales vigentes que agrede a la ciudadanía a golpes brutales de austeridad.

imageToni Barbarà, Coordinador de la Plataforma del PIE (pero también incansable activista, un luchador destacado y veterano por la salud) deja meridianamente claro, negro sobre blanco para que nadie se confunda ni se confunda a nadie, cuales son los análisis, los objetivos y los compromisos. Y la prioridad por la paz y la solidaridad, el NO a la OTAN, el NO a la deuda ilegítima y/o impagable, la apuesta por modelos deseables de desarrollo con la defensa a ultranza de los servicios públicos. Así se expresa desde el PIE el rechazo frontal a los tratados europeos y toda su trama, y el combate al neoliberalismo que masacra a las personas e impone su dictadura a la sociedad. Se trata en definitiva, en opinión de Barbarà, de un instrumento precioso y colectivo que recoge “principios y finales”, valores y fundamentos para definir propuestas y acciones concretas, que no “sujeta” a nadie y “desata”a tod@s y que aporta elaboración europea global pero anima, al mismo tiempo, a lecturas nacionales para cada situación local. Con toda la voluntad, determinación y osadía, asegura Barbarà, para generar esperanza y propuesta. Para permitir visualizar que no cabe la resignación, ni el miedo ni la autoinculpación de las gentes sencillas y trabajadoras. Que hay un camino a la izquierda, que es posible y que este es el momento.

 
1 comentari

Publicat per a 28 gener 2014 in Europa

 

Etiquetes: , , , , ,

De la Europa de las promesas a la Unión Europa de las desigualdades

charlot

Las  conclusiones que pueden leer al final de esta entrada son resultado de las Jornadas de trabajo convocadas por el Partido de la Izquierda Europea, Esquerra Unida i Alternativa y la Fundació l’Alternativa y celebradas en (Prat Ll.) Barcelona. En este contexto, los días 5 y 6 de octubre de 2012 se dieron diversas ponencias, coloquios,  mesas redondas y un mitin final sobre el título propuesto: “La Europa de las desigualdades”-

Además de las Conclusiones globales y gracias al gran trabajo documental que realiza el amigo Oscar, (visiten su web) puedo reproducir también mi intervención en las mismas-

1.- Descripción marco

 Vivimos en una Europa sin alma, en una Europa que se hunde en las desigualdades. La Europa que se desfigura en esta crisis pone cada día más al descubierto el desgarro de unos procedimientos democráticos vulnerados y las hechuras de una inmensa estafa política y social.

Significa la pérdida de los derechos ciudadanos que representaban una impronta y razón de ser fraguadas tras las tensiones de la II Guerra Mundial y la levedad de la voluntad  –que en su momento pudo ser real-  de construir en paz nuevas democracias europeas basadas en las políticas de bienestar y en un pleno empleo donde las mujeres contaran, en el reparto de todos los trabajos y responsabilidades, en pie de igualdad.

 La destrucción del programa europeo que sumó las propuestas de Beveridge y Keynes (con atención a las personas, servicios públicos mas pleno empleo) significa la desaparición y liquidación de los valores supranacionales que podían dar un aliento propio a la construcción europea.  La gran disyuntiva de los gobiernos europeos en muchos países, después del a IIGM (y, al mismo tiempo, entre combatir el paro (socialdemocracia) o la inflación (conservadores), y su substitución por los criterios del Tratado de Maastricht, marcaron un surco cada vez más profundo en el que se hunden, de manera desigual, los 27 países que configuran la Unión Europea y en especial los 17 de la Eurozona.

Los intereses nacionalistas y las fidelidades no sólo históricas sino, sobre todo, económicas entre clases hegemónicas nacionales y extra-europeas, impidieron que la dimensión social y política se mantuviera en primer plano e interviniera, en condiciones de igualdad, en la pauta de la construcción europea. En su ausencia, se consolidó el paisaje plano dominado por una disciplina monetaria y financiera que responde a unos dogmas demostrada y sobradamente equivocados.

Se repetía, a gran escala, la historia del Tratado de Roma de 1957, que en su preámbulo afirmaba que los países signatarios estaban “determinados a establecer los fundamentos de una unión sin fisuras y más estrecha entre los países europeos”: los deseos declarados quedaron en poco más de una unión aduanera. El Tratado de Maastricht fue otro grave tropiezo –y esta vez ya irremediable— en la ambición por construir en una paz perdurable una Europa que mantuviera vivo el espíritu del pacto social con el que se había saldado la II Guerra Mundial.

De acuerdo con Amartya Sen, los problemas que afectan hoy a Europa son, en gran medida, el resultado de errores políticos: 1) por la mala secuenciación (unión monetaria priorizada, unión política postergada); 2) por un mal razonamiento económico (incluyendo hacer caso omiso de las lecciones políticas del keynesianismo, y menospreciar el valor que los europeos conceden a los servicios públicos); 3) por la toma de decisiones autoritarias, y 4) por la persistente confusión intelectual entre reforma y austeridad.

Así, desde los años 90 hasta la fecha, la construcción de la Unión Europea, es para quienes apostaron en su momento por la construcción de una Europa de derechos y ciudadanía, la historia de un pacto traicionado y una subversión democrática. Una historia que no protagoniza –sino que padece- la inmensa mayoría de la población que se aleja cada vez más del proceso europeo y de quienes lo dirigen.

Como explica Juan Torres, las políticas de austeridad impuestas en la actualidad por los grandes poderes financieros por intermedio de los gobiernos de Francia y Alemania y del Banco Central Europeo son un fracaso sin paliativos: han llevado a casi toda Europa a otra recesión, han agravado el peso de la deuda, las asimetrías y el paro, están destruyendo la cohesión social de Europa y derechos sociales cuya conquista costó décadas de conflictos y luchas. Mientras se destruyen miles de empresas, se crea pobreza y exclusión, y se afianza el alejamiento entre la población y las autoridades políticas. Las políticas que imponen la austeridad están dando alas a la extrema derecha fascista y neonazi que los banqueros y grandes industriales siempre han azuzado en épocas de crisis. Los recortes salvajes en servicios públicos socavan lo que se había convertido en un compromiso social europeo en la década de 1940.

          2.- Temario y método
Hemos constatado mediante ponencias o intervenciones de reconocida calidad y oportunidad como esas desigualdades son permanentes y están en pleno crecimiento, con las injusticias que ello conlleva, en todos los sectores analizados y en todos los territorios de Europa, de norte a sur y de este a oeste.

Este salto o vacío es cada día más abismal para cualquiera de los pilares del que fuera “estado del bienestar”: educación, salud, servicios sociales, o empresas estratégicas de interés general. Cada día es más insoportable en función del carácter de género, estatus socioeconómico y clase social, lugar de origen y etnia, situación de autonomía personal o discapacidad, o territorio nacional en que se analice. Especial interés ha suscitado el análisis de la situación económica social de los países del sur de Europa, los llamados “pigs”, particularmente Portugal, Irlanda, Italia y en especial España y Grecia.

En las diversas ponencias, que esperamos editar en formato escrito y audiovisual dentro de un tiempo, se han rebatido muchas falsas concepciones sobre el carácter, origen y causalidad de la brutal crisis que nos golpea.

En línea de lo ya citado, pudimos comprobar como, encada país y situación distinta, aun con diferentes formasy tempos, la estrategia del ataque neoliberal sigue los mismos patrones y se orienta a idénticos objetivos: la liquidación y la privatización del sector público:

Se recortan inversiones y recursos públicos a servicios sociales, se adelgazan  prestaciones y se deterioran servicios con eliminación de puestos de trabajo y de cartera de servicios; se van descomponiendo y troceando las grandes empresas públicas modelando otras menores y de fácil gestión ara la generación de lucro (separadas de aquellas otras con un carácter más solidario, más social y por tanto más deficitarias); se procede a “consorciar” y a fórmulas de la llamada “governanza i la colaboración público-privada que mediante opacidad de ingeniería financiera y respondiendo a “criterios de mercado” acaben derivando los recursos de origen público hacia beneficios empresariales;  y finalmente externalizando ya sea mediante venta o concurso de servicios públicos, o mediante la venta directa de las empresas públicas al sector privado de mutuas y grandes compañías aseguradoras privadas o a  macroempresas habitualmente transnacionales que por otra parte reciben todo tipo de prebendas y de ayudas estatales.

Se ha llegado al convencimiento que es preciso empezar por negar las mentiras cotidianas mil veces repetidas por los media al servicio del sistema capitalista, y la estrategia neoliberal a ultranza de la Unión Europea.

 3.- Enunciados de algunas aportaciones

Reafirmar que las políticas de ultra- austeridad, economicistas y de sumisión a las estrategias de Lisboa, o los Tratados europeos sobrevenidos e impuestos a nuestros pueblos determinan la situación crítica a que hemos llegado y que urge generar alternativas posibles, comunes y confluentes a escala también necesariamente europea.

Se recortan inversiones y recursos públicos a servicios sociales, se adelgazan  prestaciones y se deterioran servicios con eliminación de puestos de trabajo y de cartera de servicios; se van descomponiendo y troceando las grandes empresas públicas modelando otras menores y de fácil gestión ara la generación de lucro (separadas de aquellas otras con un carácter más solidario, más social y por tanto más deficitarias); se procede a “consorciar” y a fórmulas de la llamada “governanza i la colaboración público-privada que mediante opacidad de ingeniería financiera y respondiendo a “criterios de mercado” acaben derivando los recursos de origen público hacia beneficios empresariales;  y finalmente externalizando ya sea mediante venta o concurso de servicios públicos, o mediante la venta directa de las empresas públicas al sector privado de mutuas y grandes compañías aseguradoras privadas o a  macroempresas habitualmente transnacionales que por otra parte reciben todo tipo de prebendas y de ayudas estatales.

Se ha llegado al convencimiento que es preciso empezar por negar las mentiras cotidianas mil veces repetidas por los media al servicio del sistema capitalista, y la estrategia neoliberal a ultranza de la Unión Europea.

Debatimos sobre la teoría en expansión que propone una salida del Euro como panacea de los males económico-liberales, y en ese sentido nos mostraron como lo que realmente importa son las políticas económicas, monetarias y fiscales que son las que hay que liquidar y cambiar con extrema urgencia. No podemos errar y el Euro es el tótem pero se requiere ir a la raíz no al símbolo.

Analizamos como la brutal concentración de riqueza en tan pocas manos supone un auténtico suicidio incluso para el propio capitalismo, víctima su mayor enemigo: los capitalistas.

Afirmamos que aunque difícil, y aun requiriendo un esfuerzo monumental, es más necesario que nunca una promover un cambio radical, retomar el mito de buenas prácticas y mejores intenciones de aquella Europa que no ha sido. Para ello no hay soluciones panacea ni varitas mágicas y además conviene no confundir el instrumento con el objetivo. El único camino la “Confluencia” de movimientos y organizaciones sociales y políticas de compromiso social y anti neoliberal.

Que hoy la situación es disyuntiva: O seguir igual y vamos derechos al precipicio, O implantar cambios radicales y construir la Europa social, la otra Europa. Aquella que se definía por la Paz y el antimperialismo, la solidaridad y la autocrítica al colonialismo, al eurocentrismo y la fortaleza excluyente, por los derechos democráticos, civiles, sociales y políticos, la equidad y la justicia, la prevalencia de lo político sobre la economía y los mercados, la de la acogida y el asilo, la de la cultura y la civilización.

Es hora ya de atrevernos a pensar, y a crecer, a proponer, construir una nueva hegemonía que sume desde la raíz un nuevo proyecto político alternativo y con compromiso de otras formas y objetivos de gobernar. Desde una realidad cambiante, con distintas “Europas”, como describe Fernández Steinko distinguiendo entre la linda neoliberal, la subcontratada del trabajo y la que está en venta de las burbujas económicas y fraudulentas.

Hoy hablar de crecimiento a secas es otro eufemismo. Es difícil creer en una lucha real contra los paraísos fiscales, cuando estos se encuentran en la propia UE (Mónaco, Jersey, Holanda, Gibraltar, Luxemburgo), o sin pertenecer a la UE, constituyen su mismo centro geográfico, como Suiza.

Es hora de recuperar Valores con Derechos no subordinados a la economía que lleva a la miseria de una Europa que ya fracasó hace 30 años, y desgranar la realidad incontrovertible y cruda que demuestra la insoportable desigualdad o hiato entre personas, y sectores sociales de forma que son los más penalizados quienes más sufren y los que más pierden en la situación actual de crisis: mujeres, pobres, foráneos, discapacitados, enfermos crónicos, trabajadores, jóvenes, estudiantes y pensionistas, y excluidos de todo tipo, con l, la consiguiente destrucción de valores y culturas.

Algunas intervenciones se  refirieron a los nuevos medios de comunicación y redes sociales. Sin duda estos instrumentos son de enorme consideración pero no exclusivos ni excluyentes. Incluso se reivindicaron nuevos- viejos medios como las emisoras de radios alternativas, obreras, sectoriales y/o populares, dado su relativo bajo coste y estructura y sus muchas posibilidades, máxime usadas en forma de red.

Reiterar que una de las formas mejor estudiadas y experimentadas para luchar contra las desigualdades es el sostenimiento del mismo estado del bienestar con inversiones públicas: unos servicios públicos potentes en salud, sanidad, educación atenciones sociales, necesidades y servicios fundamentales, universales, con control democrático, equitativos y de calidad,…En definitiva unos Servicios Públicos de carácter nítidamente público, que no de mixtificación de fórmulas parasitarias, de sofisticadas formas de ingeniería financiera de supuesta colaboración público-privada, que acaban revirtiendo los recursos de origen público y presupuestario en beneficios privados y mercantiles. Unos servicios capaces de generar empleo y actividad económica, pero además de bienestar social y redistribución de la renta, como quedó demostrado con las implementaciones de políticas keynesianas en la salida de la crisis de los 20 y/o la postguerra.

 4.- La Mesa final

Concluía en como a partir de un buen diagnóstico procede ahora disputar con nitidez e inteligencia la hegemonía a la derecha social, económica y política para retomar democráticamente el poder, mediante una ofensiva electoral desde dentro, un proceso constituyente desde abajo y una insurrección sociopolítica a partir del rearme ideológico.

Se vió como la actual U.E. representa aquello que denunciamos, y en concreto se explicó el caso de la Iniciativa Ciudadana Europea que debía iniciar su recogida del millón de firmas en estas fechas, reivindicando una Banca Pública europea, la creación de un fondo social, y que ha sido rechazada por la Comisión por afectar competencias que no se recogen el la Carta Social. Un texto falaz y un eufemismo para acallar conciencias y para ser usado contra cualquier forma de democracia realmente participativa y de base.

Europa necesita una estrategia global para la igualdad, los derechos y el bienestar, para la distribución mas equitativa de los trabajos y el empleo digno, y reformas políticas e institucionales que frenen el poder de los grandes grupos oligárquicos y devuelvan el protagonismo a la política con mayúsculas, la política al servicio de las personas. Una acción política de dimensión europea que se anteponga a los ultra-nacionalismos incapaces de hacer frente a una globalización neoliberal que atenta contra la dignidad, la salud y la vida de las personas. Y una autentica red de servicios públicos europeos que supere las estafas cotidianas del neoliberalismo, ganando de nuevo protagonismo la ciudadanía europea en el marco de una auténtica democracia política, económica y social.

Desde el PIE estamos por una visión estratégica, desde la noción y ubicación de clase, desde el antimperialismo y el bloque militar de la OTAN. Hablamos de más Europa para reivindicar OTRA EUROPA. La de los pueblos, la social, la de la paz, la del 99% frente a la de los mercados, tal como figuraba en el frontispicio del debate que se dio en la mesa redonda de la tarde en la Festa de EUiA, l’Alternativa.

 
1 comentari

Publicat per a 24 gener 2013 in Europa, Serveis Públics

 

Etiquetes: , ,

Grecia, los indignados y el problema de la deuda

 « Los Indignados » han tomado la plaza de la Constitución. Se indignan, debaten, proponen. Se organizan.  Cuando acaba el día, las manos se levantan, suenan las cacerolas y los pitos.

Lefteris, 28 años, declara:  «Estamos frustrados por la situación de Grecia. Esperemos que mucha gente salga, se manifieste. Y no sólo en Grecia, sino en Europa y en todo el mundo! Las políticas neoliberales sólo producirán más paro y más pobreza.

Grecia está sometida desde hace un año a una austeridad inhumana que hunde el país en la recesión, sin que nadie vea su salida. En la plaza, las palabras son claras:   «Estoy aquí para pedir que aumenten los impuestos para la mayoría, para denunciar los escándalos de los que, desde el poder, nos han robado nuestro dinero”… Olga, 21 años, estudia farmacia y ha visto como disminuían los medios de enseñanza y la posibilidad de tener un futuro profesional…  “Espero que este movimiento cambie las cosas”, dice  Olga entre el miedo y la esperanza.

«Queremos hablar y entender lo que nos pasa». Desde el Parlamento, las ventanas están cerradas.

Sin embargo, otros sí hablan. Por ejemplo, sobre la deuda griega, es importante el cara a cara que sostienen Yannis Tolios, portavoz del Comité Griego de la cancelación de la deuda, y el economista Euclides Tsakalotos, profesor de Economía en la Universidad de Atenas

¿Hay que cancelar la deuda de Grecia?

Yannis Tolios. Por supuesto, tenemos que cancelar una gran parte de la deuda de Grecia. El gobierno griego encontró dinero para los mercados y los acreedores en el comienzo de la crisis, pero ahora que no quiere acudir dónde está el dinero. Tenemos el mayor gasto militar en Europa. Nuestra redistribución es injusta. La política del gobierno hunde el país en el desempleo y la recesión para devolver el dinero a los acreedores. Nos basamos en el derecho internacional: la ONU dice que un Estado debe satisfacer las necesidades básicas de su población y una parte de nuestra deuda es odiosa. En base a argumentos parecidos Ecuador justificó la cancelación de su deuda. Se estima que el 75% de la deuda griega es ilegal. Está relacionada en gran parte con gastos de defensa, incluyendo la compra de submarinos alemanes defectuosos, y del sistema de seguridad C4I. La deuda de la troika también es ilegal porque, contrariamente a lo que establece la Constitución, fue votada por mayoría simple.

Euclides Tsakalotos. Una cosa es cierta: Grecia no podrá pagar todas sus deudas. Como se reconoció en términos de la deuda del Tercer Mundo en la década de 1980, la responsabilidad de la crisis de la deuda es tanto para los prestamistas y los prestatarios. Por lo tanto, lo importante es primero garantizar que el sistema financiero internacional comparte la responsabilidad. Lo segundo, reconocer que muchas de las economías de la UE se enfrentan a problemas similares a los de Grecia. Por lo tanto, la solución está en las iniciativas supranacionales. De hecho, la deuda europea en su conjunto no es demasiado grande en relación al PIB europeo. Por lo tanto, el problema no es sólo el papel de las instituciones financieras, sino toda la arquitectura económica y financiera de la UE, que ha hecho de esta crisis una verdadera tragedia. Debe quedar claro: la Unión Monetaria no es sostenible sin mejorar los mecanismos de solidaridad social.

Sin embargo, ¿no se puede llegar a una situación problemática para los ciudadanos que tienen dinero en el banco, o para los fondos de pensiones 
 que han invertido en deuda griega?

Yannis Tolios. Queremos asegurar las inversiones de hasta 100.000 euros. Por lo tanto, es preciso crear un sistema bancario nacional, controlar del dinero que se invierte en el extranjero de forma ilegal: en Suiza, por ejemplo, hay 600 mil millones de euros de depósitos griegos, ¡el doble de la deuda! Ahora, pagamos 60 mil millones los intereses ilegales. Si no pagamos, podemos invertir en el crecimiento (de los servicios públicos, de empleo, en subida de salarios …). Desde 2009, tenemos una disminución constante en la renta nacional: – 2,5% en 2009 a 4,5% en 2010 a 3,5% en 2011. Hemos entrado en un círculo vicioso: la recesión, la pobreza, la austeridad, la reducción de las aportaciones a las arcas del Estado, los bienes públicos se venden … Debemos mantener la economía de otra manera, hacer otra cosa con ese dinero que pagamos por acreedores. Además, los bancos han ganado entre 28 y 30 millones de euros de financiación en 2009, 50 millones de dólares en 2010 y ya con 30 millones de euros durante los seis primeros meses de 2011. Vemos que los préstamos no son necesarios. Si el dinero previsto para pagar las deudas se quedara en las arcas del Tesoro de Grecia, podríamos sostener el crecimiento.

Euclides Tsakalotos. De hecho, la cancelación de una parte de la deuda griega suficientemente grande significaría una diferencia fundamental en la capacidad de Grecia para pagar su deuda, pero podría poner en peligro los bancos y los depósitos de la gente común. Por eso, el Partido de la Izquierda Europea tiene razón al insistir en que es necesario transformar radicalmente las instituciones europeas. Estas instituciones han sido construidas y consolidadas durante un período de hegemonía neoliberal, sólo pueden funcionar si los mercados son extremadamente rentables y si el capitalismo global no tiene nuevos episodios de crisis. Pero sabemos que esto no es así. Necesitamos un presupuesto a nivel europeo más amplio, un Banco Central Europeo que opere como un verdadero banco central, y una estrategia de inversión en una cantidad equivalente a un segundo Plan Marshall. De lo contrario, la UE seguirá enfrentándose a una espiral deflacionaria que lleva a mayores austeridades ….

grece-crise.jpg

Pero Grecia ya no tiene un sistema productivo …

Yannis Tolios. Debido a que fue un error entrar en la zona del euro. Y hoy nos encontramos con un gran dilema. Si siguen esta política, deberemos hacer frente a otros diez a quince años de austeridad. Si tomamos las medidas que propongo, habrá que abandonar el euro y volver a la moneda nacional. Pero las consecuencias serán menores que si sufrimos la austeridad durante quince años más. Esta política radical es el único camino de progreso. Ciertamente, el Norte no entiende que debamos salir de la zona del euro. Pero nosotros, los griegos, como los países de la periferia de Europa, tenemos serios problemas por el funcionamiento de la eurozona. Incluso el préstamo de la UE y el FMI se hace en base a unas condiciones que se podría pensar que quieren la quiebra de Grecia en lugar de evitarla. Es necesario, en cualquier caso y como mínimo, revisar la velocidad de los préstamos a Grecia para que pueda reinvertir en su aparato productivo.

Euclides Tsakalotos. Es probable que en muchas economías de la UE, aunque el total de la deuda se perdonara, los problemas hubieran surgido de todos modos. Detrás del problema de la crisis de la deuda europea está el problema del modelo de producción que se impuso desde 1980. La dominación de las finanzas ha dado lugar a un aumento de las desigualdades sociales y regionales. La liberalización del sistema financiero no ha tenido externalidades positivas para el resto de la economía. Este error ha obligado a los gobiernos a depender de la política financiea y a que el Estado garantizara la legitimidad del neoliberalismo. Pero la hegemonía financiers no asegura las políticas sociales, como lo demuestra la experiencia de América (los préstamos tóxicos tienen sus raíces, en parte, en créditos concedidos a los estratos más pobres de la sociedad). Parece difícil poder creer que una economía política viable para el futuro puede existir sin un cambio de los prototipos de producción y de consumo. En otras palabras, sigue vigente la cuestión central que plantea la izquierda desde el siglo XIX: ¿quién produce qué, por qué y bajo qué condiciones?

Entrevistas (en Atenas) por Fabien Perrier.

votar

 

Etiquetes: , , , ,

Antoni Barbarà: un análisis realista de Europa

van-rompuy-zapatero-barroso.jpg

Toni Barbarà forma parte del Secretariado del Partido de la Izquierda Europea y acaba de publicar en su blog sus líneas de análisis sobre la Unión Europea en el contexto de esta presidencia en turno rotativo compartida este primer semestre por el recientemente nombrado presidente de la U.E., el belga Mr. Van Rompuy, el “cuarto” hombre de las Azores, y el presidente del Gobierno español, Rodríguez Zapatero.

Entre otras consideraciones, Barbarà opina que después de les elecciones europeas de junio del 2009, Europa es un territorio y un sujeto político que ha empeorado objetivamente respecto a la situación anterior. Las elecciones al Parlamento europeo, con una preocupante y creciente abstención, nos abocaron a una realidad más conservadora, más a la derecha, e incluso con un creciente y amenazador apoyo de contravalores de ultras, populistas y xenófobos.

La crisis y sus consecuencias ha tenido y tienen especial gravedad en toda Europa, pero la derecha conservadora y neoliberal ha sido hábil esquivando toda responsabilidad, autoría o connivencia, y ha mejorado sus posiciones electorales en relación a las izquierdas, y substancialmente a la socialdemocracia que se mueve entre la caída libre, la subsidiariedad de su proyecto, o su derrota. Las grandes empresas que dominan el territorio europeo no sólo han conseguido mantener o mejorar sus áreas de influencia, sino que consiguen generar más beneficios económicos para sus empresas para las que pretenden conseguir aportaciones importantísimas de los recursos públicos para “aliviar” los efectos, paradójicamente, la misma crisis que han ayudado a desencadenar.

La Presidencia española de este primer semestre supondrá una nueva oportunidad previsiblemente perdida. España está en plena crisis y sus cifras y sus indicadores sociales y económicos figuran entre los peores de la UE en muchísimos aspectos. Así, el paro en España sólo tiene parangón con el de Letonia, la precariedad que afecta a las personas con empleo y sus familias sólo ponen de manifiesto que estamos a la cola de la pretendida recuperación de un sistema capitalista que no ha purgado ni ha corregido su carácter y que sólo ha maquillado las apariencias y sobrevivido por la enorme inyección de recursos públicos a las quiebras reales financieras y bancarias… y de otros suculentos negocios que se habían habituado a la especulación, abandonando su carácter productivo.
Con este triste panorama se presenta R. Zapatero con un liderazgo ya discutido y cuestionado en su propio partido. El lema de la presidencia, “Innovando Europa”, es toda una “no- declaración” que pone de manifiesto la carencia de intenciones y ambiciones, y es un anuncio de futuras claudicaciones en el metalenguaje de la modernidad neoliberal. Nada sugerente, y como hito máximo una elemental línea continuista: más de lo mismo, que significa más crisis y es, de hecho, euro-debilidad.

ue.jpgLa otra gran novedad, no menos preocupante, es el hecho de estrenar de facto el Tratado de Lisboa. Los documentos y declaraciones del gobierno por lo que esta etapa presidencial se refiere, fijan oficialmente cuatro objetivos prioritarios: – Aplicación del Tratado de Lisboa, – Reactivación económica y crecimiento productivo, – Refuerzo en política exterior, y – Derechos y libertades de la ciudadanía (sometidos a los artículos 43 y 40 de Tratado que señalan y confirman la preeminencia del mercado y la competencia por encima de los derechos enunciados).
Muy decepcionante y por supuesto nada alentador como no sea por el hecho de actuar como país de huéspedes y hoteleros de la multitud de encuentros y cumbres (¡109 en total!) Que se producirán en escenarios y mesas de diversas ciudades españoles. Así pues la situación en Europa, desde nuestra perspectiva, es sencillamente mala y con la preocupación de que puede seguir empeorando, como veremos. No se trata de una visión pesimista sino de la constatación de una realidad que debería ser motivo de respuesta y de lucha inmediata.

Europa de Paz y en el mundo.- En Política Internacional, los problemas serios persisten sin encontrar una salida digna. Algunos temas importantes:
– Respecto de América Latina en general se sigue intentando usar y manipular la “privilegiada proximidad española” cultural y histórica de la España antigua metrópoli vs. sus colonias, con fines comerciales-productivos, bi-regionales y en beneficio de las multinacionales europeas.
– Cuba y su situación con una “posición común europea” que desde la etapa Aznar la mantiene en una situación similar a un bloqueo efectivo y que hay que superar de inmediato.
– La falsa y farsa salida en Honduras.
– Las bases militares USA en Colombia.
– Marruecos con un tratamiento de especial atención mediante “Estado avanzado” mientras su gobierno mantiene y agudiza su política de represión y de negación de legítima autodeterminación respecto del Sahara occidental (caso Aminatu Haidar).
– El drama del pueblo palestino, dentro de la dramática situación de Gaza y con impunidad internacional por la guerra, el asedio, el muro de aislamiento y exterminio del gobierno israelí.
– Países en lista de espera para su ingreso y que deben presentar las condiciones requeridas que en algunos casos atentan contra su propio desarrollo económico: Turquía, Albania, Bosnia-Herzegovina y Montenegro.

Militarización. Siguen las prioridades y mandatos previstos en el Tratado de Lisboa, en el sentido del incremento de inversión en gasto militar, subsidiariedad a los designios de la OTAN, militarización de focos, espacios y conflictos. Una inquietante e inaceptable novedad es el llamado SEAE: el “Servicio Europeo de Acción Exterior”, o sea un cuerpo de 5.000 funcionarios a las órdenes del Alto Representante europeo, Catherine Ashton, en tareas de seguridad y defensa, dispersos en todo el planeta y sin ningún tipo de control parlamentario. Otras situaciones no mejoran y pese a la nueva “era Obama” Israel persiste en sus prácticas militares y imperialistas, mientras otros casos empeoran: Irán, Pakistán, sustancialmente Afganistán (con una presencia militar y complicidad europea que rechazamos de manera frontal y radical). Y aparecen finalmente nuevos problemas humanitarios y políticos de suma gravedad como la desgracia de Haití.

Europa Social.- Más y nuevas privatizaciones y mercantilización de los servicios públicos con el consecuente deterioro y pérdidas en salud, educación y atenciones sociales. Falta de equidad y pobreza. Desmantelamiento virulento del estado del bienestar como identidad europea y de civilización.
Las desigualdades y falta de equidad aumentan en todas las dimensiones: sociales, de clase, de género, y regionales. Los jóvenes, pretendidamente receptores de una nueva Europa de futuro, son los principales perdedores y damnificados de toda esta oscura perspectiva. De ahí nuestra necesidad de estimular y reforzar movimientos sociales y de reivindicación ciudadana. La creación en Catalunya de “Dempeus per la Salut Pública” es una forma nueva, de nuevo lenguaje, que puede ser un instrumento movilizador y de transformación social. La lucha por los derechos sociales debería convertirse en el núcleo de movilizaciones políticas y de salida de la crisis, y como vía hacia un nuevo modelo de producción y consumo. La defensa de los servicios públicos debería ser un sello de identidad de las izquierdas europeas.

Europa democrática y de valores.– Se ha puesto de manifiesto una falta de controles democráticos y una corrupción que aunque afecta más a determinados países, no deja de ser desgraciadamente bastante generalizada. A la misma hay que unir los brotes de fascismo, xenofobia y racismo, junto con el anticomunismo y el afianzamiento de una ultra derecha crecientes en especial en áreas del llamado bloque del Este, donde la violencia y la exclusión crecen.
Ante los problemas sin salida de la inmigración y los peligros de exclusión, hay que poner fin a la Directiva de la para tratar la detención y expulsión de las personas inmigrantes. Hoy vuelve a primer plano la reivindicación de la Carta de los Derechos del Hombre y la dignidad de las personas.

Europa del trabajo, económica y sostenible.- En estos campos se manifiesta la continuidad y profundización de las políticas neoliberales y de preeminencia del mercado. Paro, precariedad laboral, desregulación, flexibilidad y contrarreforma laborales con pérdidas de derechos históricos, de salarios y de condiciones de trabajo. Inhibición europea hacia controles o intervenciones, consolidando deslocalizaciones y dumping social y económico. A nivel europeo incapacidad y renuncia a la imposición de tasas sobre los grandes movimientos especulativos financieros (Tobin o similares). Se define, en cambio, una estrategia de ataque y liquidación, en una segunda oleada, de los servicios públicos, al tiempo que se aplica una fórmula segura de eliminación de organizaciones y resistencia sindical en las grandes empresas públicas y / o estatales. Por lo tanto, también en este caso se impone la necesidad imperiosa de impulsar la lucha sindical coordinada y paneuropea.

Por lo que a una Europa sostenible se refiere, hay que recordar el fiasco de Copenhague con un triste papel de inoperancia por parte de la UE, incapaz de conseguir ningún avance realmente significativo, ningún compromiso real, y mostrando una falta de voluntad política real así como su acatamiento de la voluntad de las potencias económicas, empresariales y políticas .

Este es el desolador panorama de la realidad europea, al que podríamos añadir la evolución misma de los resultados electorales recientes en la línea de refuerzo de la derecha liberal y conservadora (la Alemania de Merkel), el debilitamiento de las opciones socialdemócratas ( la Inglaterra de Gordon, la España de Zapatero, etc.), la consolidación de contravalores populistas y xenófobos (en todo el Este europeo, o el pronunciamiento anti-minaretes de la civilizada Suiza), la persistencia de personajes (Identidad francesa de Sarkozy) – iconos de la reacción cultural y democrática como Berlusconi en Italia, … Siempre, naturalmente con excepciones y matices.

Todo un escenario donde hay que incidir y intervenir con urgencia y decisión desde las izquierdas transformadoras y los proyectos socialistas. Sin embargo la situación de las organizaciones y partidos de nuestro ámbito no son, tampoco, exultantes. No sólo casos graves como el de Italia, donde se demuestra por enésima vez y con una crudeza inusual cómo la división y la lucha fratricida puede llevar una fuerza como RCI desde la Administración y el Gobierno hasta la práctica liquidación institucional y al riesgo de la desaparición política relevante. En muchas organizaciones europeas de las izquierdas se discute y se proponen nuevas experiencias. En Francia la nueva coalición de izquierdas puede aspirar a unos buenos resultados (próximas municipales y regionales), pero también las dificultades del momento generan disensiones dentro de organizaciones líderes como Die Linke, donde la instalación de corrientes y fracciones puede estar cuestionando el dulce momento postelectoral. En lugares de alto valor simbólico como Portugal el espacio sociopolítico de las izquierdas está representado por dos organizaciones enfrentadas (aunque no tanto como en Grecia) lo que supone una partición de influencia casi dividida por la mitad (y donde 10% más 10 % podrían resultar determinantes en el gobierno del país).

A pesar de la difícil realidad descrita, Europa es el escenario inexcusable y el sujeto político indiscutible de nuestro análisis, reflexión, acción y proyecto social y político, y hay que seguir trabajando y potenciando este ámbito por parte nuestra. Y de todo esto y más, hablamos, escuchamos y aprendemos en el Partido de la Izquierda Europea, donde practicamos el ejercicio imprescindible de la suma, del respeto ajeno, de la complementariedad y el consenso. El hecho es que hoy el PEE no ha dejado de crecer y en este momento somos ya 34 organizaciones, 23 como miembros de pleno derecho, y 11 como observadoras.

 
4 comentaris

Publicat per a 20 gener 2010 in Europa

 

Etiquetes: , , ,

Declaración del Partido de la Izquierda Europea sobre Gaza

european-left.jpg

Alto al fuego inmediato! Poner fin a la guerra!

El Partido de la Izquierda Europea condena severamente las agresiones del ejército israelita contra el pueblo de Palestina en Gaza. Pedimos el cese inmediato e incondicional de las operaciones militares.

Condenamos también el apoyo de la administración de los Estados Unidos a la política israelí y su oposición inmoral a la resolución del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas pidiendo el alto al fuego en Gaza. Pedimos al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas que adopte medidas concretas, incluyendo la imposición de sanciones, para asegurarse que Israel cumple con la obligación de acatar la ley humanitaria internacional.

La Unión Europea debe pedir al gobierno de Israel el cese inmediato de las agresiones y el bloqueo. Pedimos medidas concretas, y no sólo declaraciones verbales, como ha sucedido últimamente. Las instituciones de la UE y los Estados que la forman deben hacer uso efectivo de las directrices de la Unión Europea para conseguir el cumplimiento de la ley humanitaria internacional (2005/C 327/04) y asegurar que Israel cumple los párrafos 16 (b), (c) y (d) de dichas directrices, incluyendo la adopción de medidas y sanciones inmediatas restrictivas.

Es inaceptable poner en el mismo nivel las víctimas y el agresor. Esta guerra es una guerra contra todo el pueblo palestino y la primera víctima es el proceso de paz. La comunidad internacional, incluyendo la Unión Europea, tiene una gran responsabilidad en las crisis humanitarias de Gaza provocadas por el continuo bloqueo y por ignorar la construcción de un sistema de apartheid en la zona occidental. La UE no puede continuar su política de complicidad con los Estados Unidos e Israel. Apoyamos la petición de los miembros del Parlamento Europeo del grupo de Izquierda Unida Europea/Izquierda Verde Nórdica para que se abra un debate sobre la guerra de Gaza en la sesión plenaria del próximo 12 de enero.

El Partido de la Izquierda Europea sigue cooperando y trabajando con los partidos de izquierdas en Palestina. Como declaramos en la Conferencia de Oriente Medio de diciembre en Estanbul:

“No es posible hablar de paz y estabilidad en el Oriente Medio a menos que se encuentren soluciones duraderas para los problemas que allí se producen. La condición previa más importante para hallar soluciones duraderas a los problemas de la región es reconocer e implementar el derecho del pueblo palestino a tener un estado independiente que disfrute de los mismos derechos que Israel y que pueda desarrollar relaciones pacíficas con sus vecinos. La ocupación militar del territorio de Palestina debe llegar a su fin, debe levantarse el bloqueo de Gaza que ha provocado tanta tragedia humana y debe derribarse el “muro” construido por Israel.”

”Pedimos el desmantelamiento de los asentamientos israelies, la demolición del muro del appartheid y el reconocimiento del derecho de los palestinos refugiados a volver a su casa de acuerdo con la resolución 194 de las Naciones Unidas. De acuerdo con las resoluciones de las Naciones Unidas exigimos además el establecimiento de un estado palestino independiente y soberano en los territorios ocupados en 1967 con Jerusalén Este como capital.”

 
1 comentari

Publicat per a 10 gener 2009 in Pau

 

Etiquetes: ,

 
%d bloggers like this: