RSS

Arxiu d'etiquetes: pleno empleo

Eurobonos, sí, en el marco de otra Política Económica para la UE


Un amigo me pide mi opinión sobre los Eurobonos y qué significa básicamente que la Deuda la emita la U.E. de manera conjunta (Respuesta: que sea más difícil especular contra los instrumentos de financiación de la Deuda). Como saben, tanto Merkel como Sarkozy se cierran de momento a su creación, y aunque me resisto a entrar en el tema, tampoco me agrada cómo se trivializa la discusión sobre un instrumento cuando lo que está sucediendo exije una solución mucho más amplia, social, compleja y solidaria. Estoy de acuerdo con algunas de las afirmaciones que pueden leerse en el Gurusblog en el sentido de que la creación de los Eurobonos favorece sobre todos a los países que colocan su Deuda a un tipo superior al 4%, como por ejemplo España o Italia, o de manera especial, Grecia o Portugal, y que por tanto los perdedores serían los países cuya financiación es inferior al 4%, como son Alemania y Francia, y a mí no me parece nada mal que así sea… siempre hablamos de repartir los costes de la crisis ¿verdad? De ahí que Merkel rechace compartir los costes de la crisis con nadie,  aunque, a pesar de ello, “la creación del Eurobono sin duda traería mucha tranquilidad al mercado”.

Yo a estas alturas dudo sobre lo que pueda traer tranquilidad a unos mercados enfermos de codicia y egoismo, y además, tremendamente miopes y obtusos. Creo que lo que debe hacerse es quitarles, simplemente, el poder político que ejercen… y para ello conviene limitar muchísimo su poder económico. Por ello quisiera insistir en que los eurobonos son sólo un instrumento más de toda la caja de herramientas económicas que se pueden utilizar para que en la UE (y en todo el mundo) rijan unas políticas de menores desequilibrios y más equidad, más saludables, inteligentes, socialmente no dañinas y sensatas.

El Eurobono es sólo un instrumento en un contexto muy general de políticas económicas equivocadas, que nos llevan al más absoluto desastre, por el egoísmo suicida y poco inteligente de algunos (Merkel) y por la falta de valor de otros y por sí sólo poco podría hacer para cambiar la tendencia de fondo. En cambio, los Eurobonos podrían ser una buena solución en un enfoque alternativo como el que proponían en su último EuroMemorandum (2010/2011) los Economistas Europeos por una Política Económica Alternativa que no en vano tiene por título “Haciendo frente a la Crisis: Austeridad o Solidaridad”. En el mismo se proponen unas líneas económicas a seguir frente a la crisis económica que poco o nada tienen que ver con los retazos de medidas contradictorias a los que han llegado Merkel y Sarkozy, y que demuestra todo lo contrario de lo que los Economistas proponían: No es de extrañar que sus propuestas, al minuto siguiente de ser conocidas, demuestren su desacierto.

Pueden consultar todo el Euromemorandum 2010/2011, pero éste es un resumen del mismo (en el que los eurobonos están incluidos) con un esbozo de las políticas necesarias encaminadas hacia una mayor solidaridad para los países que forman la U.E (y que tanto Merkel como Sarkozy se empeñan en ignorar):

“Finanzas – El Banco Central Europeo debe estar sujeto a un mayor rendimiento democrático de cuentas y desplazar su obsesión por una inflación del 2% para centrarse en el empleo, el mantenimiento del poder adquisitivo y la estabilidad del sistema financiero. El nuevo Consejo Europeo de Riesgo Sistémico debe tener poderes vinculantes. Debe reforzarse el control sobre los bancos: en lugar de simplemente elevar los requisitos de capital, como en Basilea III, los bancos deben ser sometidos a reglas estrictas que les impidan la toma de riesgos excesivos y la externalización del riesgo hacia el sector bancario en la sombra. Deben prohibirse las transacciones fuera de balance. El sector público y las cooperativas de crédito deben poder contar con al menos un banco público importante que garantice la financiación de proyectos social y ecológicamente deseables. Las agencias de calificación deben estar bajo control público. Deben prohibirse los préstamos bancarios a los fondos de cobertura; los centros financieros extraterritoriales (paraísos fiscales) y los derivados extrabursátiles. Debe crearse una tasa a las transacciones financieras para limitar la especulación dañina y obtener financiación para la transformación social,

Política Macroeconómica – Debe reemplazarse el desacreditado Pacto de Estabilidad y Crecimiento por el compromiso a expandir la demanda macroeconómica para fomentar el pleno empleo. En el medio plazo, será preciso crear nuevas instituciones. En el corto plazo, las ya existentes como el Banco Europeo de Inversiones y el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera pueden ser útiles para financiar proyectos de inversión en toda la UE. Los tipos de interés para los prestatarios solventes son incluso más bajos que antes de la crisis, con lo que se demuestra que no existe una crisis generalizada en las finanzas públicas. La creación de eurobonos garantizados por todos los gobiernos de la UE demostraría que existe la voluntad de encontrar una solución colectiva basada en la solidaridad. Los grandes proyectos de inversión a gran escala también deben contar con el uso coordinado de los presupuestos nacionales, empezando por los países con superávit. Las transferencias son económicamente necesarias para la supervivencia de la unión monetaria, y socialmente necesarias para garantizar la cohesión social. La UE debe asumir y garantizar un porcentaje de la deuda de cada Estado miembro. La deuda pública contraída en el rescate del sector financiero debe compensarse por parte sector privado mediante un impuesto sobre la riqueza.

Pleno empleo y trabajo digno – La gran diferencia que existe entre los puestos de trabajo vacantes y el número de desempleados indica que la política de empleo debe centrarse en la creación de puestos de trabajo del tipo de los que la OIT llama “trabajo digno”, promoviendo la sostenibilidad ecológica y la igualdad de género. La inversión pública debe crear puestos de trabajo especialmente para las personas jóvenes, las que padecen desempleo de larga duración, los grupos vulnerables y otros. Un componente clave de la política de empleo es la reducción de la jornada de trabajo, y como primer paso el tiempo de trabajo máximo en Europa debería reducirse de 48 horas a 40 horas semanales. Y también deben revertirse las iniciativas recientemente propuestas de aumentar la edad de jubilación.

Fiscalidad y programas de lucha contra la pobreza – Deben armonizarse los tipos impositivos europeos para poder hacer frente a su disparidad. En particular, debería introducirse un tipo mínimo sobre la renta personal y de las empresas para detener la actual espiral descendente. Debe introducirse mayor equidad para que los tipos impositivos sean más progresivos, y se deben tomar medidas para eliminar la evasión fiscal. Debe incrementarse el tipo impositivo marginal sobre los ingresos más altos, al tiempo que se deben abolir los impuestos de tarifa plana. Deben converger los tipos impositivos sobre la renta personal y de las empresas y deben armonizarse los impuestos sobre el patrimonio en toda la UE. Deben eliminarse los paraísos fiscales y los arbitrajes impositivos de las corporaciones. Debe ponerse en práctica un programa eficaz de lucha contra la pobreza dirigido a grupos específicos (niños, mujeres, personas ancianas y desempleadas), y se deben tomar medidas para luchar contra los trabajadores-pobres. Los países con menos pobreza infantil son las que tienen los impuestos más altos.

Desarrollo sostenible – Es preciso y urgente llegar a un enfoque concertado en la UE y sus Estados Miembros para reducir la huella ecológica. Con ello se podría ayudar a desbloquear la falta de progresos en las negociaciones mundiales. Es necesario tomar medidas para reducir el consumo de energía, los flujos de materiales, el transporte innecesario y el negativo impacto internacional de la UE sobre los países en vías de desarrollo que deberían acompañarse de un amplio marco de consulta y participación política que garanticen un cambio significativo en los patrones de consumo y estilos de vida. Debe conseguirse que el Banco Europeo de Inversiones y el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo cubran los costes de las inversiones necesarias(…)”

Y naturalmente, queda mucho por desarrollar…. A pesar del calor y de que cada vez me cansa más la economía, si ustedes quieren podemos seguir hablando del tema.

votar

 
5 comentaris

Publicat per a 19 Agost 2011 in Economia crítica, Europa

 

Etiquetes: , , ,

La “guerra fría” en casa

barack-obama-jedi-2.jpg

Y las montañas no se cansan de parir ratones… La reciente Cumbre de Lisboa de la OTAN ha sido una ratificación en tono menor del repliegue ordenado de los ejércitos bajo su mando de Afganistán, y una propuesta formal de acabar con la Guerra Fría con Rusia –si el Partido Republicano no lo impide– y cuando la Guerra Fría ya es otra cosa. No suena bien a oídos especialmente recalcitrantes escuchar a Obama que ve a Rusia como un socio, y no como un enemigo, pero el trasfondo es de mayor calado. Ya en la rueda de prensa los periodistas bien informados preguntaron a Barack Obama sobre un posible retraso (léase, poner palos en las ruedas) a la ratificación del Tratado START de control de armamentos firmado con Rusia. Y ello a pesar de que se daba de hecho un paso más hacia la concreción de la vieja idea de incluir a todo el territorio europeo en un gigantesco y transoceánico escudo antimisiles, lo cual puede suponer un flujo constante de inversiones, beneficios y empleo para el complejo militar-industrial de los Estados Unidos. Rusia, invitada a participar en el proyecto, dará una respuesta definitiva en la reunión de ministros de Defensa prevista para junio del 2011, aunque según el Primer Ministro Medvedev parece considerar más improbable que el Partido Republicano de los Estados Unidos facilite el acuerdo que el Parlamento ruso. En relación a lo que puede acontecer con el veto republicano declaró: “Sería una pena que eso sucediese. El trabajo de muchas personas habría sido en vano. Espero que los republicanos tengan una actitud responsable.

guerrafria.jpg

Por tanto, parece que Rusia está también por declarar oficialmente la distensión y pasar página definitiva a la Guerra Fría del siglo XX (de hecho, ¿qué sentido tiene si ya no hay dos sistemas económicos enfrentados y Rusia se regodea en los aspectos más mafiosos del capitalismo que tiene su sede en Wall Stret?)…

Por tanto, la nueva “guerra fría” a la que tiene que hacer frente hoy la administración de Obama es la que, con sus pocos matices, han declarado, cada uno por su lado, el gobierno de Alemania y el Partido Republicano de los Estados Unidos. De hecho, se trata de lo que podríamos llamar “la guerra fría” en casa. Y el objetivo de sus ataques es la Reserva Federal y su política de seguir poniendo la política monetaria al servicio de la creación de puestos de trabajo mediante, entre otros mecanismos, la utilización de lo han convenido en llamar “flexibilización cuantitativa” y que utilizó por primera vez formalmente Japón en los primeros años de este siglo (y su tasa de paro descendió a menos del 5% de la población activa a principios de este año). Se trata simplemente de que la Reserva Federal compre deuda a largo plazo.

Krugman explicó esta misma semana en el NYT que si la Fed comprara deuda a más corto plazo sería inútil, porque la tasa de interés de esa deuda es cercana a cero debido a que está tratando de reducir al máximo las tasas de interés, “como siempre hace cuando el desempleo es alto y la inflación es baja”.

Y la inflación en los Estados Unidos es realmente baja. De hecho, la inflación subyacente – que excluye los precios de alimentos y energía, y se considera un indicador más adecuado para analizar las tendencias subyacentes – apenas significa un “0,6 por ciento, el nivel más bajo jamás registrado. Mientras tanto, el desempleo es casi del 10 por ciento, y el desempleo a largo plazo es el peor desde la Gran Depresión”.

Esta política monetaria, como es bien sabido, implica la devaluación de hecho del dólar, hace más competitivos en el exterior los productos “made in USA” y por tanto debería reducir el déficit comercial de los Estados Unidos (y ayudar a que la industria se recupere y cree nuevos puestos de trabajo).

Naturalmente, Alemania –por interés propio y para fortalecer la fe fuera de toda racionalidad en las políticas que impone a la Unión Europea— no está interesada en que esto suceda, como tampoco lo está el gobierno chino, que puede utilizar sus protestas por la política monetaria de la Reserva Federal como cortina de humo sobre el valor artificialmente devaluado de su moneda, y sus propias manipulaciones cambiarias.

Krugman quiere que nos preguntemos sobre los motivos que tienen los republicanos de unirse a esta nueva “guerra fría”, convencido de que puede venir inspirada por motivos doctrinales, porque incluso Milton Friedman culpó a la Fed por no haber actuado con más fuerza durante la Gran Depresión, y en 1998 aconsejó al Banco de Japón que hiciera lo que ahora hace la Reserva Federal: “comprar bonos del gobierno en el mercado abierto”…. exactamente lo que la Fed está haciendo ahora”.

Coincido con Krugman en que la razón fundamental para esos ataques a las políticas monetarias que no se limitan al control de la inflación sino que siguen conteniendo elementos keynesianos de apoyo al pleno empleo no están motivadas por una convicción intelectual, sino por el egoísmo puro y simple. Los gobiernos de China y Alemania quieren que Estados Unidos no haga políticas que les permitan ser de nuevo una economía competitiva con pleno empleo… y los republicanos quieren un economía débil siempre y cuando haya un demócrata en la Casa Blanca para favorecer su vuelta al poder.

yoda.jpg

Y por lo que al escudo de la “guerra de las galaxias” en versión siglo XXI que lanzó en su momento Ronald Reagan, coincido con Hugo Martínez Abarca en que mientras recortan gasto social, congelan las pensiones y reducen el gasto público porque alegan que hemos vivido, supuestamente, por encima de nuestras posibilidades, “los señores de la guerra acuerdan crear un inmenso escudo antimisiles (consistente paradójicamente en miles de misiles) de EEUU a Rusia pasando por Europa. Que nunca haya caído un misil en ese territorio que no haya sido lanzado por alguno de los países que ponen el escudo no es excusa alguna: ¿Qué queréis? ¿que nos pille desprevenidos un ataque de los terribles marcianos que esperan agazapados en el lado oscuro de la luna?”

—-

Si te parece interesante, difunde y vota:

 
2 comentaris

Publicat per a 21 Novembre 2010 in Economia crítica, Pau

 

Etiquetes: , , , , , ,

 
A %d bloguers els agrada això: