RSS

Arxiu d'etiquetes: precariedad

Adoración Guamán: Mujeres, trabajo, crisis económica y legislación laboral en España: De mal en peor

imageTal y cómo la mayoría de las personas saben muy bien, España, y su mercado laboral en particular, han sido profundamente afectados no sólo por la crisis económica y política, sino también por las medidas de austeridad. El aumento del desempleo ha sido espectacular, al igual que el aumento de la desigualdad social y el creciente riesgo de pobreza: la tasa de desempleo ha pasado del 8,2% en 2008 al 26% en 2013 y al 24% en 2014. Todos estos factores tan determinantes que el PP de Mariano Rajoy oculta en un discurso de propaganda política, los estudia y revela Adoración Guamán, profesora titular de Derecho del Trabajo en la Universidad de Valencia, directora de la FEC (Europe of Citizens Foundation) y una investigadora muy destacada en mercado laboral y las desigualdades que el sesgo de su legislación ha provocado.

Mujeres, trabajo, crisis económica y legislación laboral en España:
De mal en peor

Protesta d'infermeres i auxiliars sanitaris a l'Hospital Vall d'Hebron. / MASSIMILIANO MINOCRI

Protesta d’infermeres i auxiliars sanitaris a l’Hospital Vall d’Hebron. / MASSIMILIANO MINOCRI

Empeoramiento de las condiciones laborales para mujeres

Esta gran recesión está afectando a mujeres y hombres de manera diferente, y ha tenido un gran impacto en una serie de desequilibrios de género ya anteriormente existentes. Algunas brechas de género se han reducido (al menos cuantitativamente), pero lo más importante es que hay otras que han aumentado. Como muchos autores han demostrado, las recesiones siempre conducen a un empeoramiento de las condiciones de trabajo para las mujeres trabajadoras. Mujeres necesitan más tiempo que los hombres para salir del desempleo y, además de eso, también tienen que lidiar con salarios más bajos, empleos más precarios, más puestos de trabajo a tiempo parcial y una mayor presencia en la economía sumergida.

Reducción negativa de las desigualdades de género

Sin embargo, desde 2012 varios analistas importantes, incluyendo expertos gubernamentales, han hecho hincapié en que está teniendo lugar una especie de convergencia entre la situación que viven hombres y mujeres en lo que respecta al empleo y el desempleo. Es cierto que la realidad de las mujeres en el mercado laboral español ha cambiado considerablemente en comparación con la situación en el pasado. Si nos fijamos en la última década, podemos ver que el número de mujeres que deciden entrar en el mercado laboral ha aumentado del 40% en 2002 al 53,3% en 2013, aumentando aún durante los peores años de la crisis. Por otra parte, no podemos negar que la caída de la tasa de empleo de las mujeres ha sido menos severa que la de los hombres. Si miramos más de cerca las tasas de desempleo, se observa que entre 2006 y 2013 la tasa de desempleo de los hombres aumentó del 6,4% al 25,8%, mientras que para el mismo período el desarrollo de desempleo entre las mujeres experimentó un aumento del 11,3% en 2006 al 27% en 2013.

Ligera recuperación para hombres

Estos datos, sin duda, muestran una reducción en la brecha de género en relación con el proceso de entrada en el mercado laboral. Pero también es evidente que este fenómeno no ha tenido lugar fundamentalmente debido a una mejora en la situación de las mujeres, sino debido a un empeoramiento de la situación de los hombres. Por otra parte, cuando examinamos las estadísticas, podemos ver que en la actualidad el nivel de empleo de los hombres se está recuperando más rápidamente que el de las mujeres. De hecho, después de alcanzar un pico de desempleo en 2013, el desempleo de los hombres se ha reducido en dos puntos a lo largo de un año, mientras que la tasa de desempleo femenino ha vuelto a aumentar. Este no es un fenómeno relacionado exclusivamente al mercado de trabajo español; esta es una tendencia internacional. La OIT ha señalado, “el comienzo de la crisis vio una reducción moderada de la brecha de desempleo entre los géneros, sobre todo porque la pérdida de empleos se ha concentrado en sectores dominados por los hombres”. De hecho, el proceso real de recuperación leve del empleo se está produciendo, sobre todo, en sectores en los que se trabajan predominantemente hombres (por ejemplo, la construcción), lo que hace que la brecha de género vuelva a crecer.

Pero el desempleo no es el problema más apremiante que enfrenta el mercado de trabajo español y sus trabajadoras. Los trabajadores precarios no van a poder cambiar su situación – y esto afecta especialmente a las mujeres.

La precariedad ha llegado para quedarse

Podríamos definir “precariedad”, como “el conjunto de condiciones materiales y simbólicas que determinan una vida de incertidumbre en relación con el acceso sostenido a los recursos esenciales para el pleno desarrollo de la vida” (Precarias a la Deriva, A la deriva por los circuitos de la precariedad femenina, Madrid: Traficantes de Sueños, 2004). Como señalan sus autores, esta definición es dinámica: refleja una situación pero también describe la condición tradicional de la mujer en el mercado laboral capitalista. Esta condición de vulnerabilidad está siendo compartida hoy por muchos trabajadores y trabajadoras.

El trabajo precario no sólo es consecuencia de un conjunto de factores, también es una herramienta utilizada por los empleadores para traspasar los riesgos y las responsabilidades a los trabajadores. El trabajo precario, realizado tanto en la economía formal como en la informal, se caracteriza por la incertidumbre y la inseguridad causada, por ejemplo: por contratos temporales, agencias de trabajo temporal, trabajo a tiempo parcial, contratos de formación, bajos salarios, pensiones bajas, e incluso dificultades para unirse a un sindicato y el acceso a derechos de negociación colectiva o el aprovechamiento mayoritario de las medidas de conciliación existentes para las mujeres, así como a la falta de medidas eficaces de corresponsabilidad.

Las medidas de austeridad incrementaron la discriminación de género

Todas las reformas laborales desde 2010 han empeorado esta situación de precariedad, y debemos recordar que estas reformas se han realizado siguiendo las recomendaciones específicas para cada país dictadas por el Consejo de la Unión Europea. Tras un análisis a fondo de las principales categorías de “precariedad”, hemos visto que las mujeres tienen más contratos de formación (28.880 contratos de formación entre 2012 y 2014 para las mujeres y 13.700 para los hombres) y más trabajo a tiempo parcial (en 2013 el 26,28% de la contratación femenina fue con un contrato a tiempo parcial; el 73,35% de los contratos a tiempo parcial fueron para las mujeres). Por otra parte, la brecha salarial en España pasó del 16,1% al 19,3% entre 2008 y 2013, y la pensión media de jubilación asciende a 1.288 euros para los hombres y a 874 euros para las mujeres. Junto con estas condiciones de empleo, nos encontramos con que la baja por maternidad la utilizan, en su mayoría, las mujeres, mientras que menos del 2% de los hombres optan por tomar un permiso parental. En España, los trabajadores masculinos también tienen el derecho reconocido al permiso de paternidad, sin embargo, este permiso sólo dura 13 días. La brecha de género es similar si observamos el uso de ciertas formas de permiso para cuidar a los hijos o familiares. En 2013, el 94,5% de los que pudieron tomar un permiso para cuidar de sus hijos eran mujeres. Entre los que se acogieron a un permiso con el fin de brindar atención a los familiares, el 85,2% eran mujeres.

Demandas de cambio a través de un Proceso Constitucional

Esta situación muestra claramente que las viejas políticas públicas españolas, destinadas a lograr la igualdad, han fracasado y que las nuevas políticas, en consonancia con las medidas de austeridad, están incrementando la discriminación de género. La superación de esta situación exige medidas más radicales. En términos legales, exige un cambio profundo en nuestro marco constitucional y legal para obtener el reconocimiento y el respeto de los derechos de los trabajadores y para eliminar la división sexual del trabajo, tanto de jure como de facto, eliminando así los verdaderos obstáculos que encontramos en el comportamiento de los empleadores y trabajadores. Para ello, las disposiciones constitucionales y legales se deben dirigir, por un lado, a evitar la precariedad, a aplicar garantías que aseguren el trabajo en condiciones de dignidad y estabilidad, con una protección especial a las categorías de trabajadores que ya están discriminados (en este sentido, Izquierda Unida y la Fundación Europea de los Ciudadanos están desarrollando una propuesta de “trabajo garantizado”); por otro lado, es necesario aplicar disposiciones que nos permitan promover la corresponsabilidad en los trabajos de cuidados a nivel constitucional con el fin de modificar la división sexual del trabajo. Estas dos condiciones se podrían lograr a través de un proceso constituyente, que es una de las propuestas políticas más importantes que perseguimos actualmente en España.

Fuente: Transform

 
Deixa un comentari

Publicat per a 20 Mai 2015 in Gènere

 

Etiquetes: ,

Baja el paro, se agravan las condiciones laborales, aumenta la precariedad

image

Los datos sobre empleo y paro del mes de abril destacan por la caída del desempleo hasta 118.923 personas y una subida de la afiliación en 175.495 cotizantes. Rajoy puede presumir que (por segunda vez desde que gobierna) el número de parados es menor
que a comienzos de la legislatura en 89.343 parados registrados menos que en diciembre de 2011, cuando el PP llegó al poder, aunque sigue por debajo el número de cotizantes. En concreto, son 221.626 cotizantes menos.

Por Comunidades Autónomas, baja el desempleo en todas, especialmente en Catalunya (-18.681), Andalucía (-14.425) y Madrid (-12.160). Por sectores, la subida es también generalizada, aunque con protagonismo de la hostelería, por el repunte en contratación que supone la Semana Santa.

Y cuando veo en el desglose el lugar tan destacado de la hostelería, recuerdo el magnífico artículo de Ernest Cañada que leí hace pocos días, y en el que el autor insistía sobre las pésimas condiciones laborales del sector ( y en concreto, de las mujeres que trabajan como camareras). Aquí está su texto, y juzguen ustedes si hay mucho (o algo) de lo que presumir:

Camarera de piso, un trabajo cada vez más precario

Los recortes de plantillas y el recurso a empresas subcontratadas está provocando un grave endurecimiento en las condiciones laborales del servicio de habitaciones en los hoteles.

El trabajo de las camareras de piso es esencial para el funcionamiento de los hoteles. Se trata de un trabajo hecho por mujeres, que se dedican a limpiar las habitaciones de estos establecimientos y en la mayoría de casos también sus áreas comunes, como la recepción, las escaleras, las salas o los baños de uso público. Habitualmente constituyen entre un 20% y un 25% de sus plantillas laborales. Su función es una de las que más tienen en cuenta los clientes, para los que es esencial que las habitaciones estén limpias y ordenadas. Y a pesar de su importancia, son prácticamente invisibles para la mayoría de huéspedes y de la población en general.

El trabajo de las camareras de piso siempre ha sido duro, pero en los últimos años, con la crisis, sus condiciones laborales se han deteriorado mucho. El paro masivo y las reformas laborales han permitido que muchas empresas ajustaran costes por la parte más débil, la del trabajo de estas mujeres.

Tres son los factores que fundamentalmente están provocando que sus condiciones se hayan degradado tanto: el incremento desmesurado de la carga laboral, el empeoramiento de las condiciones contractuales y, finalmente, el impacto que esta forma de organizar el trabajo tiene en su salud, tanto física como psíquica.

Más trabajo, siempre corriendo

Estrella tiene unos cincuenta años y hace 25 que trabaja como camarera de piso en Lloret de Mar, tantos como hace que vino de Andalucía. Explica que cada vez se le hace más difícil acabar las tareas que le asignan: “Yo he llegado a hacer 25 habitaciones. Y cuando tienes habitaciones con 4 camas y tienes que sacar 5 y 6 bolsas de basura de cada habitación, no hay quien acabe. Y esto es un día y otro, y otro”.

Ana Belén también vive en este municipio de la Costa Brava desde hace más de veinte años. Nació en Jaén. Describe así el trabajo que hace: “El horario es de las 8 y media de la mañana a las 4 y media de la tarde. Cada mañana subimos a las plantas y preparamos los carros, repartimos la ropa y nos ponemos a hacer las habitaciones. Yo tengo asignadas 26 habitaciones entre dos plantas. Hay veces que solo con 5 habitaciones de salida ya vas de puto culo. Este es un trabajo en el que no te puedes distraer, como hagas 10 minutos de más en una habitación ya lo arrastras el resto de la jornada. Y hay días que no nos da tiempo ni de cambiarnos la compresa o de ir a mear, porque no tenemos baños para nosotras en cada planta. Siempre tienes que correr “.

Esta percepción de sobrecarga de trabajo es compartida por la gran mayoría de las camareras de piso en todas partes. No solo tienen que hacer mucho trabajo sino que, además, éste se realiza bajo un ritmo muy intenso, para que se puedan entregar las habitaciones libres, o aprovechar el tiempo que los clientes están fuera. Lourdes, vecina de la Barceloneta, donde ha vivido toda la vida, tiene 31 años y lleva 8 trabajando como camarera de piso en diferentes hoteles de Barcelona. Explica que la presión es siempre constante: “Si el de recepción pide más habitaciones, te meten caña ti. Hay días que haces todas las habitaciones libres, porque te las están pidiendo, y luego cuando ves la hora que es aún te quedan por hacer todas las de los clientes que están alojados en el hotel y tienes que ir a mil por hora”. Además, añade, es una tarea que tiene que hacerse bajo la vigilancia constante de las gobernantas.

Muy a menudo la estructura arquitectónica de los hoteles, el mobiliario de las habitaciones o las reformas que se hacen en ellos no facilitan el trabajo de limpieza. Tampoco la reducción de personal que antes las descargaba de algunas tareas que ahora tienen que asumir ellas, tal como explica Lourdes: “En el primer hotel donde empecé a trabajar, en 2006, teníamos mucha ayuda. Estaban los valets que te subían la ropa a tu planta y la ponían en el office, y tú solo tenías que ponerla en los carros. También te controlaban los minibares de las habitaciones. Luego, cuando bajabas la ropa sucia ellos la sacaban y te devolvían el carro vacío. Ahora muchos hoteles han suprimido los valets y todo su trabajo lo tenemos que hacer nosotras”.

Una contratación cada vez más irregular

El colectivo de las camareras se encuentra muy segmentado. Además de las fijas y fijas discontinuas, que tienen cierta estabilidad laboral, hay otras situaciones contractuales que generan una mayor vulnerabilidad y que les obliga asumir cualquier tarea por miedo a ser despedidas o que no las vuelvan a contratar. Así, la contratación eventual y a tiempo parcial está especialmente extendida.

Lourdes cuenta que siempre ha sido eventual: “Me contrataban de año en año”. En uno de los establecimientos estuvo trabajando más de cinco años y pensaba que en un momento u otro la harían fija, pero siempre la despedían y la volvían a contratar poco después. Más adelante la emplearon a tiempo parcial en otro hotel: “El contrato era de 5 horas pero cada día hacía 8 o 9, porque me ponían 18 y 20 habitaciones, ir a la lavandería, mirar el minibar, y todo eso en 5 horas. Era imposible, no podía terminar, y todas esas horas de más no me las pagaban. Era problema mío, me decían. Pero por muy rápido que hiciera las habitaciones era imposible en 5 horas hacer todo este trabajo. Allí estuve un año. Aguanté porque no me tenía otra cosa”.

Lucía es amiga de Lourdes. Se conocen de toda la vida porque son vecinas de la Barceloneta. Explica que ha hecho muchos trabajos pero que en los últimos años ha trabajado como camarera de piso, también eventual. Mientras Lourdes explica que cada día tienen que hacer más horas, Lucía asiente y al final añade: “el problema es que tú tienes un horario, pero en realidad la jornada finaliza cuando terminas tus habitaciones. Y así todos los días, porque es imposible hacer en 6 horas las habitaciones que te ponen. Cada día le estamos regalando a la empresa de 2 a 3 horas. Es muy injusto “.

En los últimos años, además de las contrataciones a tiempo parcial o a través de Empresas de Trabajo Temporal (ETT), cada vez son más los hoteles que recurren a la subcontratación de empresas de servicios. Esto hace que las trabajadoras queden bajo un convenio distinto al de la hostelería, sea el de limpieza o uno particular de la empresa de turno, y esto hace que sus salarios sean muy inferiores a pesar de hacer el mismo trabajo.

Iliana llegó de Cuba en 2008. Ahora tiene 34 años. Desde que llegó ha trabajado como camarera de piso en muchos hoteles de Barcelona. Ahora está en el paro porque se le acabó el contrato hace poco, pero dice que ya no puede volver al último hotel donde estuvo porque recientemente “despidieron a todas las trabajadoras del departamento de pisos, incluidas la gobernanta y las supervisoras, y subcontrataron a una empresa externa, y la nueva empresa no se ha querido quedarse con ninguna de las camareras antiguas y ahora les pagan mucho menos”.

La expansión de las subcontratas está haciendo que en las plantillas de los hoteles puedan convivir personal de diferentes empresas, lo que provoca una división creciente entre sus trabajadoras.

Trabajar gracias a las pastillas

Una de las consecuencias de trabajar de esta manera es el cansancio, el dolor constante y la necesidad de medicarse para poder aguantar la jornada laboral, tal como relata Lourdes: “Yo tomo Enantyum cuando me duele mucho la lumbalgia, porque el ibuprofeno ya no me importa. Puedes ser muy fuerte pero este trabajo te acaba pasando factura. Solo tengo 31 años pero muy a menudo me siento como si tuviera más edad, por los dolores que tengo. Salgo del trabajo demacrada”.

Iliana dice que “casi todas las camareras sufrimos dolores de hombro, por todo el peso que tenemos que cargar y por los movimientos que tenemos que hacer cuando hacemos las camas”. Al igual que Lourdes también se medica de forma habitual: “Yo no sé si aún tengo hígado, debo tenerlo destrozado, porque cada día tomo ibuprofeno, aparte de las cremas antiinflamatorias y una faja ortopédica. Si no ya no podría ir a trabajar del daño que me hace”.

Todo esta forma de trabajar hace que el estrés y la ansiedad se conviertan en una constante y sufran insomnio. Iliana explica que es muy normal ver a las camareras llorando. “Cada día ves chicas llorando. Porque no terminan el trabajo, porque les hablan de mala manera, porque las insultan, por la angustia y por la rabia. Por ejemplo es común que te cambien los días de fiesta, y una a lo mejor tiene sus planes o necesita descansar. El contrato que firmas dice que trabajas cinco días y que tienes dos días de descanso, pero yo he llegado a trabajar 21 días seguidos, sin descansar, y eso te hace sentir muy mal”.

Estrella, de Lloret, resume muchos de los problemas de salud que son frecuentes entre las camareras de piso: “A mí me han operado del túnel carpiano, tengo las rodillas muy mal, y una hernia discal, y eso me lo he hecho trabajando. No es de estar en casa en el sofá. Yo ya estoy amargada perdida “.

El trabajo en los hoteles cada vez se está haciendo más precario, y para muchas camareras de pisos ir al trabajo se ha vuelto un infierno cotidiano.

– See more at: http://www.albasud.org/noticia/730/cambrera-de-pis-d-hotel-una-feina-cada-dia-amb-ms-precarietat-laboral#sthash.aBtpuVVZ.dpuf

 
 

Etiquetes: , , , , ,

Una reforma “agresiva” sobre unas condiciones salariales y laborales de pena

La reforma laboral “agresiva” que prometió de Guindos cumple sobradamente las expectativas de la Patronal. El “abaratamiento del despido”, al que algunos comentaristas afines al PP quitaban importancia esta mañana en las tertulias, es una pieza central, junto a lo que quieren presentar como alicientes a la contratación indefinida y para PYME’s y menores de 30 años. La otra gran ofensiva se da en el debilitamiento de la contratación colectiva, con la prioridad del convenio de empresa sobre el sectorial y el “descuelgue” del convenio que venía siendo el sueño dorado del empresariado de la caverna de este país. A ello se une la mayor “flexibilidad” para la aprobación de los despidos colectivos (ERE’s) y que las “pérdidas” continuadas (por menores ingresos o ventas) durante tres trimestres consecutivos puedan considerarse causa “objetiva” de despido (¡en este país de contabilidades tan falsas como “creativas”!).

Como el PP piensa llevar su proyecto al Congreso habrá oportunidad de volver sobre el tema y analizar los flecos (si los hay) con los que se quiere suavizar la agresividad de la reforma. Pero sí vale la pena tener presente estos 4 gráficos que reflejan las precarias condiciones de los trabajadores y trabajadoras sobre los que se proyecta este modelo laboral (que como todo el mundo sabe y repite, nada tiene que ver con la creación de empleo, sino con seguir fortaleciendo –aunque esto sí se calla– una distribución de la renta de abajo hacia arriba, de las rentas del trabajo a las del capital…) Y si no, pasen y vean el atentado que supone la justificación de la reforma sobre las condiciones laborales y salariales. Tenemos los salarios más bajos pero la temporalidad y las tasas de paro total y juvenil más altas y una “reforma” agresiva que sólo va a empeorar las desigualdades.

Salario medio

temporalidad de los contratos

Tasa de paro

Tasa de paro juvenil

Antes de hacer una reforma con la que quieren –dicen– homologarnos a Europa ¿no harían bien en homologarnos antes en servicios sociales, nivel de empleo, y rentas del trabajo?

Pueden ustedes saber de más desigualdades si van a la página que RTVE dedica a la Reforma Laboral.

 
11 comentaris

Publicat per a 10 febrer 2012 in Economia crítica

 

Etiquetes: , , ,

Las tasas de paro en España en relación a la UE: ¿nadie se siente culpable? ¿nadie siente vergüenza?

Esta mañana se ha hecho pública la tasa de paro en España: se cierra el 2011 con una cifra récord que aumenta hasta las 5.273.600 personas. 577.000 personas perdieron su empleo el pasado año. Según la Encuesta de Población Activa (EPA) del último trimestre del año pasado, el paro representaba el 22,85% de la población activa. Y para mayor pesadumbre, según el Banco de España que es perito en dar malas noticias y malos consejos, no se volverá a crear empleo hasta la mitad del 2013. Hay que remontarse a 1995 para encontrar unas cifras similares. Entonces, la tasa de paro se encaramó hasta el 23,49%, si bien el número total de parados era menor ya que el peso demográfico de España era menor.

En Catalunya y para el conjunto del año, el paro creció en 88.700 personas, un 12,91% más que el año anterior y alcanza el 20,5% de la población activa. En el País Vasco las cifras son mejores (12,6% de paro), como también en Navarra (13,8%) y Cantabria (15,9%). En el otro otro lado de la horquilla, el paro azota el sur: Andalucía (31,2%), Canarias (30,9%) y Extremadura (28,5%). El hecho más desgarrador es que, en esta situación. un millón y medio de familias carecen de todo tipo de ingresos, y en el último trimestre se han añadido 150.000 más.

El PP parece decidido, pues, a seguir batiendo records, aunque sea a costa de dejar a familias enteras sin medios dignos de subsistencia, atentar contra la autoestima de las personas, desestabilizar en lo más profundo la vida cotidiana de la ciudadanía. Antes, en Europa, se juzgaba la inclinación más o menos socialdemócrata de los gobiernos por si anteponían el paro a a inflación, o viceversa. Después del Tratado de Maastricht –y en especial con las últimas imposiciones neoliberales– parece que no haya en España políticas de creación de empleo (ni siquiera empresarios dignos de este nombre) y que desde el sector público se contribuye por distintos medios (todos ellos letales) a aumentar el número de parados: por todo lo que he podido leer y aprender de política económica, no sólo no se hace nada para reducir el paro, sino que de hecho, se fomenta. ¿Cómo pueden los responsables de velar por el “bien común” hacerse cómplices de la peor política económica para los seres humanos, y seguir mirándose al espejo?

Y cuando la condena no es al paro, sí lo es a la más absoluta precariedad: Después de las disminuciones de plantilla de funcionarios y “asimilados”, ayer jueves, la vicepresidenta Joana Ortega de UDC, informaba que el Govern de CiU reducirá este año un 15% del salario y de jornada laboral a los 7.103 interinos que trabajan en la Generalitat en ámbitos administrativos y técnicos para garantizar la “sostenibilidad” del sistema, a pesar de no haber llegado a ningún acuerdo con los sindicatos de la función pública.

Nuestro paro y nuestra precariedad nos ponen en la cola de la UE. Vean el último gráfico de Eurostat por lo que a tasas de desempleo se refiere, en este caso referidas a noviembre del año pasado, cuando para la eurozona, la tasa media de desempleo fue del 10,3%, y para el conjunto de la UE-27 en el 9,8%, prácticamente sin cambios en comparación con el mes anterior.

Eurostat calcula que 23.674.000 hombres y mujeres en la UE-27, de los cuales 16.372 millones se encontraban en la zona del euro, estaban desempleados en noviembre de 2011. En comparación con octubre de 2011, el número de desempleados aumentó en 55.000 en la UE-27 y en 45.000 en la zona del euro. En comparación con noviembre de 2010, el desempleo aumentó en 723.000 personas en la UE-27 y en 587.000 personas en la zona del euro.

Entre los Estados miembros, las tasas de desempleo más bajas se registraron en Austria (4,0%), Luxemburgo y los Países Bajos (ambos 4,9%), y la más alta en España (22,9%), Grecia (18,8% en septiembre de 2011) y Lituania (15,3 % en el tercer trimestre de 2011). En comparación con hace un año, la tasa de desempleo disminuyó en catorce Estados miembros y aumentó en trece. Los mayores descensos se registraron en Estonia (del 16,1% al 11,3% entre el tercer trimestre de 2010 y 2011), Letonia (18,2% a 14,8% en tre el mismo periodo) y Lituania (18,3% a 15,3% también entre el mismo periodo). Los mayores incrementos se registraron en Grecia (13,3% a 18,8% entre septiembre 2010 y septiembre de 2011), Chipre (6,0% a 9,1%) y España (20,4% a 22,9%).

Entre noviembre de 2010 y noviembre de 2011, la tasa de desempleo para los hombres aumentó de 9,8% a 10,0% en la zona del euro y del 9,5% al ​​9,7% en la UE27. La tasa de paro de las mujeres aumentó del 10,3% al 10,7% en la zona del euro y del 9,7% al 10,0% en la UE27.

La vergüenza más grande, el fracaso más estrepitoso: En noviembre de 2011, 5.579.000 personas jóvenes (menores de 25 años) estaban desempleadas en la UE-27, de las cuales 3,4 millones se encontraban en la zona del euro. En comparación con noviembre de 2010, el desempleo juvenil aumentó en 335.000 en la UE-27 y en 207 000 en la zona del euro. En noviembre de 2011, la tasa de desempleo juvenil fue del 22,3% en la UE27 y del 21,7% en la zona del euro. En noviembre de 2010 fue 21,0% y 20,6%, respectivamente. Las tasas más bajas se registraron en Alemania (8,1%), Austria (8,3%) y los Países Bajos (8,6%), y la más alta en España (49,6%) en la que uno de cada dos jóvenes no encuentra trabajo,, Grecia (46,6% en septiembre de 2011) y Eslovaquia (35,1%).

En noviembre de 2011, la tasa de desempleo fue del 8,6% en los EE.UU. y de un 4,5% en Japón. Y éste es el gráfico de la vergüenza para los responsables de la política económica en España –del que no puede eludir tampoco su responsabilidad los grandes empresarios españoles.

 
7 comentaris

Publicat per a 27 gener 2012 in Economia crítica, Europa

 

Etiquetes: , , , ,

“Geraçao a Rasca” (juventud en precario) toma las calles en Portugal

El grupo portugués Deolinda ha conseguido ser la voz de cientos de miles de personas jóvenes en Portugal de la “Geração à Rasca” (Generación en Precario) que reunió miles de personas en la Avenida da Liberdade y que hoy han llenado las calles de las principales ciudades portuguesas, hasta un total estimado en más de 300.000 personas. La manifestación más importante ha tenido lugar en Lisboa (donde ha coincidido con otra manifestación de profesores que llenó el Campo Pequeno en protesta por cómo afecta la política del gobierno para después ir en manifestación hasta el Ministerio de Educación).

Este es el video de la manifestación en Lisboa publicado en el DN:

http://c.brightcove.com/services/viewer/federated_f9?isVid=1&isUI=1

Y en Porto:

http://c.brightcove.com/services/viewer/federated_f9?isVid=1&isUI=1

Aquí se puede enlazar con el Manifiesto de “Geraçao en Rasca” en castellano.

y aquí, con su página de Facebook.

votar

 

Etiquetes: , ,

Argumentos a recordar en la negociación Sindicatos-Gobierno

Ante la continuación de las negociaciones Sindicatos-Gobierno (que dicen puede desembocar en algo así como un nuevo Pacto Social amplio, que contemple numerosos factores) quiero seguir con mi tarea de recordar algunas verdades del barquero, tan fundamentales e importantes que a veces se caen (o se dejan caer porque molestan a la vista) de la mesa de negociaciones. Mi primera contribución impertinente consistió en unas sabias respuestas de Miren Etxezarreta a la propuesta de reforma de las pensiones. Ahora añado otra reflexión, sumamente válida, de unas amigas y amigos que para mi están por encima de toda sospecha, y que leí en Dempeus per la Salut Pública:

La salud en tiempos de reformas laborales

huelgaLas justas reivindicaciones en torno a la mejora de las condiciones de empleo que habitualmente plantean sindicatos, trabajadores, grupos sociales progresistas y ciudadanos críticos suelen concretarse en la necesidad de tener mejores contratos, salarios y condiciones laborales así como una mayor protección social. Muchas de las propuestas y argumentos de estos últimos meses en contra de la reforma laboral aprobada por el gobierno español son buen ejemplo del interés en estos temas. Sin embargo, existe un perjuicio para los trabajadores que es menos visible, pero igualmente crucial, producido por el empeoramiento de las condiciones de empleo ligadas a esa reforma: nuestra salud. No demasiadas personas perciben con claridad que acceder a un trabajo digno, disponer de condiciones de estabilidad y protección, o poder hacer frente a los abusos laborales, sea un determinante fundamental de su salud y de la salud pública en general. Parece lógico. La visión comúnmente difundida de la enfermedad y de la medicina se halla fuertemente condicionada por una percepción individualista de la salud asociada con “causas inmediatas” de enfermar como: tener una determinada predisposición genética, “elegir estilos de vida” nocivos como fumar o tener malos hábitos alimentarios, poseer una personalidad “sensible al estrés”, o tener acceso a buenos profesionales de salud y a servicios socio-sanitarios de calidad. Igualmente, la medicina del trabajo y la salud laboral tradicional se centran en analizar “factores de riesgo” personales (físicos, químicos, biológicos, ergonómicos o psicosociales), obviando muy a menudo los orígenes y “causas lejanas” de esos riesgos: el grado de democracia y justicia en la forma de organizar el trabajo, la participación de las trabajadoras y los trabajadores o, en general, el tipo de relaciones de empleo. La investigación científica actual muestra sin embargo a las claras cómo factores sociales como la calidad de la vivienda, vivir en un medio ambiente saludable o, especialmente, el acceso y la calidad del empleo son factores de gran importancia para mejorar la salud colectiva.

paroDado que la inmensa mayoría de personas dependen del trabajo para su supervivencia, no hace falta una especial clarividencia para comprender que cuanta más inseguridad se añada a la situación laboral, cuanto más se intensifiquen las exigencias empresariales, cuanto más se reduzca el control y participación de trabajadores y sindicatos sobre sus condiciones de trabajo, cuanto más aumente la desprotección ante la pérdida del empleo, mayor será el peaje a pagar en forma de sufrimiento, enfermedad y muerte. A nivel mundial, el aumento del desempleo, la extensión de la precariedad laboral, el trabajo infantil y la esclavitud están estrechamente asociadas a la salud de los trabajadores, sus familias y sus comunidades (puede consultarse el libro Joan Benach, Carles Muntaner y la red Emconet. “Empleo, trabajo y desigualdades en salud: una visión global”, 2010; http://www.emconet.org). Demos un solo dato: se estima que 5.000 personas mueren a diario en el mundo (casi 2 millones al año) a causa de enfermedades relacionadas con el trabajo que podrían evitarse. Estas cifras reflejan tragedias humanas concretas, como el suicidio de decenas de miles de campesinos hindúes a causa de la acumulación de deudas a partir de la necesidad (políticamente condicionada) de adoptar métodos de agricultura comercial dominados por poderosas multinacionales.

En los países ricos, las reformas laborales promovidas en las últimas décadas por sucesivos gobiernos han supuesto pérdidas de puestos de trabajo en el sector público, creando una mayor inseguridad laboral y empleo precario, un debilitamiento de la protección e incluso la reaparición de la economía informal y sumergida, el trabajo infantil y nuevas formas de trabajo forzado. Como expresivamente señaló el sociólogo francés Pierre Bourdieu, en las últimas décadas se ha propagado la flexplotación, un nuevo modo de dominación producido por políticas neoliberales destinadas a crear un estado generalizado y permanente de inseguridad entre los trabajadores para forzarles a la sumisión y aceptar la explotación.

reforma_laboralEn España, tanto el desempleo como la precariedad laboral son elevadísimos. A decir del propio director gerente del FMI, el desempleo alcanza ya en España cifras “catastróficas” con alrededor de 4,6 millones de desempleados y 1,3 millones de hogares con todos sus miembros en paro. En estas condiciones, facilitar (aún más) el despido es tan humanamente cruel como dañino. Los estudios muestran como estar desempleado incrementa la probabilidad de padecer enfermedades crónicas, alcoholismo, tabaquismo, depresión, trastornos de ansiedad, y de morir prematuramente (3 veces más riesgo que quienes tienen empleo), y sus efectos se agravan en colectivos como las madres solteras o familias de las clases sociales empobrecidas que no perciben prestaciones de desempleo. Una persona desempleada tiene un riesgo 3 veces mayor de padecer mala salud mental en comparación con quienes trabajan. En el colectivo de personas sin prestación por desempleo (1,5 millones), el riesgo de sufrir problemas de salud mental se multiplica por 3 entre los profesionales y nada menos que por 7 entre los obreros. Un riesgo que se reduce drásticamente cuando los desempleados están protegidos.

Por lo que hace a la precariedad laboral, la elevada cifra de contratos temporales (25%), no refleja adecuadamente una situación como la española asociada con la falta de seguridad laboral y tener un salario indigno, pero también con la ausencia de derechos (y su capacidad de ejercerlos), y la explotación y falta de participación y poder de los trabajadores en la empresa. Esas condiciones afectan a los trabajadores de manera muy desigual según cual sea la clase social, género, edad o estatus migratorio de los trabajadores. En España, estudios recientes sobre la precariedad laboral muestran como antes de la crisis alrededor de la mitad de la población asalariada era precaria, con una enorme desigualdad ya que ésta se producía en casi un 90 por ciento en las mujeres obreras, jóvenes e inmigrantes, por tan sólo en un 20 por ciento en los hombres profesionales, de más de 30 años y españoles. Además, la salud y la salud mental empeoran de forma paulatina a medida que la precariedad laboral se incrementa.

En el contexto de una crisis como la actual, donde siguen aumentando las desigualdades sociales y de salud, la nueva reforma laboral es un nuevo paso adelante que facilita el despido, debilita la negociación colectiva y empeora las condiciones laborales sin crear más ni mejores empleos. Los países con mejores condiciones de empleo y menor desigualdad son también aquellos donde los trabajadores, sindicatos y movimientos sociales tienen más fuerza. Los paros, las huelgas y otras formas de protesta, además de un derecho y un instrumento eficaz para mejorar las condiciones laborales, sirven también para que no aumente la desigualdad y empeore la calidad de vida de trabajadoras y trabajadores. Nuestra salud también está en juego.

cstop_titol_esJoan Benach, Francesc Belvis, María Buxó, Lluís Camprubí, Carlos Delclós, Juan Carlos Martín, José Miguel Martínez, Carles Muntaner, Laia Olivé, Vanessa Puig, Gemma Tarafa, Christophe Vanroelen, Montserrat Vergara y Alejandra Vives (Grupo de Investigación en Desigualdades en Salud GREDS-EMCONET, Universitat Pompeu Fabra).

votar

 
Deixa un comentari

Publicat per a 13 gener 2011 in Salut

 

Etiquetes: , , , ,

Los “cortadores de cabezas” y la Huelga General

Ayer hablé con personas honestas, con un gran sentido de la justicia, con empleo (más o menos precario) y voluntad de participar en la Huelga del 29-S. Temen no poder hacerlo. Una de ellas tiene un contrato temporal en una empresa mediana sin ni siquiera delegado sindical. Me dijo: seguramente somos muchos los que querríamos hacer huelga porque la vemos justa, pero nadie se atreve a hablar de ello… Y otra de las personas que me confesaron su impotencia vive angustiada por los recortes de plantilla de su empresa –una gran multinacional de productos farmacéuticos– que amenaza continuamente con que su puesto de trabajo puede ser el siguiente en desaparecer… Y recordé las informaciones que sobre estos terroristas laborales había publicado mi amigo Fernando Comas. Se las reproduzco en buena parte porque creo que sirven para ilustrar otro aspecto de los motivos por los que hay que ir a la Huelga del 29-S: para que los que siguen diezmando plantillas en su beneficio no sigan proponiendo Expedientes de Regulación de Empleo (ahora todavía con mayor facilidad: basta con “intuir” pérdidas) para que no sigan jugando con la seguridad de las personas, y para que no sigan ampliando las desigualdades de renta y riqueza (y de salud) hasta estos extremos en los que toda la economía gira como una peonza alrededor de su egoísmo y su avaricia que parecen no tener fin.

Y aquellos que “cortaran más cabezas…” tendrán su recompensa.


“Cortar cabezas ” no es fácil pero algunos CEOs sufren menos que otros al hacerlo y afrontar las consecuencias. Máxime si éstas son tan “gratificadoras”.

Los CEOs de las 50 compañias mas “significados” en este menester (desde la última recesión) recibieron compensaciones 42% superiores al resto de los que trabajan en las S&P 500.

Entre ellos varios de nuestros “conocidos”: Jeffrey B. Kindler, Pizer (19.872 cabezas en su costal), William Weldom, J&J (8.900), Fred Hassan, Schering-Plough (8.000) y Richard Clark, Merck (8.000)

Click sobre imagen para ampliar.

 El IPS (Institute for Policy Studies) denuncia que los consejeros delegados  reducen  puestos de trabajo para poder añadir más plumas a sus propios nidos …  la mayoría de los analistas de la crisis de las altas finanzas añaden que en la relación de las causas que provocaron la Gran Recesión la excesiva remuneración de los ejecutivos debe jugar un papel principal. Resultan escandaloso los premios que reciben los altos ejecutivos como incentivo para comportarse escandalosamente, para correr riesgos imprudentes que eventualmente podría poner en peligro toda nuestra economía. Y acaban pidiendo al Congreso de los Estados Unidos que reforme a la baja los niveles salariales de los ejecutivos y los lleve de vuelta a los niveles de mediados del siglo XX.

En el siguiente gráfico pueden apreciarse los crecimientos absolutamente injustificados de los salarios del alto personal directivo en tiempos de recesión:


Asi fueron las cosas hasta que…
Estos “polvos” trajeron estos lodos…


Los CEO de las grandes empresas estadounidenses que despidieron a más gente desde que se inició la crisis fueron, precisamente, los que más vieron incrementar sus compensaciones económicas durante el año 2009, según un estudio que hace pocos días ha dado a conocer el Institute for Policy Studies.

En dicho estudio se demuestra que estudio revela que las compensaciones económicas (incrementos de salario, primas, premios, etc…) de los directivos de las 50 empresas que más despidos han realizado desde el inicio de la crisis económica crecieron en 2009 un 42% respecto del promedio obtenido por sus pares de todas las compañías incluidas en el índice S&P 500.


Según el estudio, los máximos directivos de ese medio centenar de empresas, que han eliminado empleos entre noviembre de 2008 y abril de este año, recibieron un promedio de US$12 millones en salarios y otros beneficios, comparado con los US$8,5 millones que recibieron sus homólogos referenciados en el S&P 500.

“Nuestros resultados ilustran la enorme injusticia de la Gran Recesión”, manifestó  Sarah Anderson, coautora del informe “CEO Pay and the Great Recession”. Y añadió que “los consejeros delegados están recortando trabajadores para impulsar los beneficios en el corto plazo y engordar sus propios sueldos”.

Las compensaciones que recibieron los máximos directivos de las 50 empresas que más despidieron, que en conjunto ascendieron a US$598 millones, podrían cubrir el subsidio medio por desempleo de 37.759 trabajadores durante un año, o casi el de un mes para los 531.363 empleados que sus empresas han despedido, según los datos del estudio.


Click sobre imagen para ampliar.


No sé si las personas con las que hablé podrán participar o no de la Huelga General. Lo que sí es seguro es que ellas, juntamente con estos datos encontrados en Pharmacoserías, aportan razones de mucho peso para que el 29-S empiecen a cambiar muchas, muchas cosas.

 

 
1 comentari

Publicat per a 20 Setembre 2010 in Economia crítica, Igualtat

 

Etiquetes: , , , ,

¿Cúanto durará la crisis?

Hoy, Nissan aportaba la lucha de clases a la primera edición de las noticias mientras la gente se va despidiendo por vacaciones (aunque luego apenas salen de sus casas: ¡cosas de la crisis!). El injustificado ERO de Nissan ha vuelto ha poner en primer plano la pregunta que suelen hacernos desde hace unos meses y con regularidad a las personas que hemos bregado en economía: “¿Hasta cuánto durará la crisis?” “Será el otoño tan terrible como se anuncia”?” “¿Cerrarán tantas empresas como amenazan con hacerlo”?

Lo difícil de la respuesta no es admitir que no se sabe –y de paso lanzar algunas invectivas sobre los “gurús” que se forran haciendo predicciones como si de echar las cartas del tarot se tratara– sino explicar que “la crisis va a más” porque los que pueden tomar decisiones en política económica no las toman, porque quien tiene el poder económico sigue exprimiendo el limón hasta conseguir la última gota de ganancia a costa de todos los demás, más débiles: trabajadores, pequeñas y medianas empresas, negocios familiares… Me dicen: cierran las pequeñas tiendas (pero se fortalecerán las cadenas de supermercados); me dicen: desaparecen pequeños restaurantes familiares (pero crece el volumen de negocios en las franquicias del fast food; me dicen: quizás en setiembre ya no abran pequeñas empresas (o se “incendiarán” como sucede cada mes de agosto) pero las grandes se “deslocalizarán” hasta conseguir una la mejor tasa de beneficio en cualquier lugar del mundo.

La crisis es la gran oportunidad para ejercer el poder negociador de los grandes compradores sin atisbo de moralidad sobre los pequeños agricultores, los transportistas, las casi-empresas subcontratadas… y sobre todo, sobre los trabajadores y trabajadoras que están al final de la cadena y que van de un ERO al paro, y del paro a un contrato temporal, y de vuelta al paro… O al paro de larga duración con subsidios escasos y en precario.

Y todo esto: ¿Se puede evitar? Claro que sí. La economía no es magia: es una relación entre personas. Seguramente la más desigual. Pero también sobre la que hay más escrito –y con autoridad– para evitar sus desequilibrios.

mundo-en-llamas.jpgLos responsables de la crisis y de que la crisis vaya a más saben cómo evitarlo. Y los Gobiernos de todo el mundo. Y las instituciones internacionales… Incluso los que dirigen la CEOE y el Banco de España lo saben. Pero siguen jugando con cerillas en un bosque a punto de arder.

Por cierto: ¿han oído que alguien mencionara últimamente los paraísos fiscales?

Publicado también en este bloc: “Entorn a l’ERO de Nissan”

 
3 comentaris

Publicat per a 30 Juliol 2009 in Economia crítica

 

Etiquetes: , , , ,

Crisis y castigo (o tres puntos sobre la crisis)

despiertaipg.jpg1) Como causa y agravante de la crisis es tan importante la desbocada desregulación financiera y el comportamiento de los poderosos que se aprovecharon –y se siguen aprovechando de ella– como el comportamiento restrictivo y a la baja de los salarios, en especial en los últimos veinte años .

2) Ante las acusaciones “urbi et orbe” de despilfarro, es necesario puntualizar que el uso del crédito que infló la burbuja crediticia no fue indiscriminado, y ni siquiera se puede comparar. No fue el mismo el comportamiento de los especuladores o la mayoría de las instituciones financieras que el de las pequeñas y medianas empresas o el de las familias o personas trabajadoras. Los grandes especuladores jugaron con los márgenes, crearon sus “pirámides” más o menos disimuladas, intentaron vender muy caros sus productos financieros basura, y utilizaron a fondo las posibilidades de los paraísos fiscales para ocultar beneficios y escamotear impuestos. Para algunas pequeñas y medianas empresas “profesionales” significó una posibilidad de renovar equipo e intentar campañas comerciales y de exportación; el cambio en las condiciones de financiación cuando el esfuerzo empresarial no había concluido incrementó su necesidad de liquidez y las está poniendo en serios aprietos. Para los trabajadores y trabajadoras, los créditos fáciles y baratos publicitados al lado del detergente y la consola de videojuego significaban el necesario “apaño” a unos salarios menguantes y que permitían un consumo algo menos (pero muy poco menos) restrictivo que el que los salarios y la precariedad laboral permitían.

3) Los esfuerzos que ahora se reclaman para salir cuanto antes de esta crisis no sorprenden a todo el mundo en igualdad de fuerzas –ni, como es obvio, de condiciones. Para los muy poderosos sigue siendo una oportunidad de seguir engordando sus cuentas, rebañando más de los salarios y de las ayudas de los disintos gobiernos. Para los trabajadores y trabajadoras –y muy especialmente para las mujeres trabajadoras– pueden significar el agotamiento de sus fuerzas físicas y mentales… puede significar la pérdida de su empleo, de su casa, y la precarización irremediable de su salud.

¿Algún político podría tener en cuenta los puntos anteriores antes de  insistir en que todos hagamos esfuerzos para salir de esta crisis?

 
4 comentaris

Publicat per a 21 Març 2009 in Economia crítica

 

Etiquetes: , , , ,

El paro en España y Europa

per-un-treball-digne.bmp

Si hacen falta más argumentos para acudir a la concentración de hoy, dia 7, a las 6:30 de la tarde en Plaza Urquinaona en Barcelona, o en las distintas calles y plazas de toda Europa y de todo el mundo donde han convocado sindicatos y organizaciones de clase, transcribo unos datos sobre el paro que me parece añaden contundencia a los motivos de protesta. Paro y precariedad van unidos, al igual que sus consecuencias sobre la salud, el bienestar y la tranquilidad de las personas.

.eurostat%20unemployment%20august%202008.jpg

Eurostat acaba de publicar los datos del paro que para toda la zona del euro subió el pasado mes d agosto al 7,5% (7,1% en agosto 2007). En cambio, para toda la Unión Europea se mantiene estable en el 6,9%. Eso supone 16,572 millones de personas desempleadas, de las cuales 11,596 millones están en la zona euro. Vale la pena hacer esta distinción puesto que mientras en la zona euro el paro subió en 272.000 personas, en toda la Unión Europea, en cambio, disminuyó en 225.000.

Entre los estados miembros, las tasas de paro más bajas corresponden a Holanda (2.6%) y Dinamarca (2.9%), y las más altas a España (11.3%) seguida de Eslovaquia (9.9%).

Eurostat sigue informando que en 19 estados de la UE se redujo el empleo en el periodo agosto2007/2008, en tanto en 9 estados se incrementó. La caída más importante del paro se produjo en Polonia (del 9.2% al 6.7%), y el mayor incremento en España (del 8.3% al 11.3%).

Sigue siendo muy alta la tasa de paro de los y las menores de 25 años, con un 14.9% en toda la Unión Europea, aunque las más bajas se registran en Holanda (4.9%) y Austria (6.3%), y las más elevadas, de nuevo, corresponden a España (24.6%) acompañada esta vez por Grecia (21.4% en el segundo trimestre del 2008).

Fuera de la Unión Europea, la tasa de paro registrada en agosto del 2008 era del 6.1% en los USA y del 4.2% en Japón

 
1 comentari

Publicat per a 7 Octubre 2008 in Europa

 

Etiquetes: , , ,