RSS

Arxiu d'etiquetes: recortes

Miren Etxezarreta: Si no reaccionamos, cada día va a ser peor #22M

imageAntes de que las Marchas de la Dignidad tomen el centro de Madrid con sus reivindicaciones, Miren Etxezarreta tiene claro que su paso por la capital será provechoso. “Cualquier movilización social sirve, pequeña y mucho más si es grande. Denota que no estamos de acuerdo con lo que está pasando. Si no reaccionamos, cada día es peor”, asegura a Público la economista.

Nacida en 1936 en Ordizia (Guipuzkoa) es catedrática emérita en Economía Aplicada de la Universidad Autónoma de Barcelona, además de autora de varios libros sobre la materia. Vinculada a varios movimientos sociales, Etxezarreta es una figura de referencia que desde hace años utiliza sus conocimientos en materia financiera para apoyar iniciativas como la de este sábado, rebatiendo algunas de las ideas que desde Bruselas, el Gobierno de Rajoy o los medios de comunicación se venden como verdades absolutas.

“Es un error creer que la Unión Europea es una institución inocente. Es un error creer que es una institución hecha para el bienestar de los europeos. No lo es”, defiende resuelta, antes de explicar los argumentos que le llevan a hacer esa afirmación. Con prudencia y exactitud, pero sin pelos en la lengua.

Uno de los objetivos de las Marchas es precisamente el rechazo al pago de la deuda. ¿Por qué no hay que pagarla?

Creo que sería muy útil o no pagar la deuda en su totalidad o tener una quita importante, fundamentalmente por dos razones. La primera es que absorbe una cantidad de dinero enorme que no puede ir a otros elementos que nos hacen falta como colectivo. Si calculas que estamos pagando cerca de 40.00 millones al año de intereses… imagina lo que se podría hacer si no los pagáramos. Segundo: la deuda es un mecanismo por el cual hay una transferencia de dinero de los pobres a los ricos. En este país los impuestos los pagamos los trabajadores, y los intereses de la deuda se pagan con los impuestos. Y se pagan a la gente que tiene capacidad de ahorro, a quienes han comprado deuda pública, principalmente a los grandes ahorradores: los fondos de pensiones y los de inversión, los ricos. Pero además hay un tercer punto, y es que la Unión Europea, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Central Europeo se están aprovechando de esa deuda para obligar al Gobierno español a tomar una serie de medidas que están destruyendo las condiciones de trabajo y de vida de la ciudadanía en general, incluyendo las clases medias. Si tienes en cuenta esos elementos, comprenderás que lo que hay que hacer es repudiar esa deuda.

¿Qué es lo que obtiene la UE “obligando” a España a tomar esas medidas?

La UE es una unión de los grandes negocios del capital. No nos hagamos ilusiones: la UE se rige por los criterios e intereses del capital, que van en la dirección que acabo de señalar. Pero además, Europa tiene mucho interés en construir un mercado de capitales muy potente en el marco de la Unión, sobre todo en Frankfurt, para competir con Wall Street, Tokio y con la city de Londres. Para eso hace falta mucho dinero, y una de las maneras de reunir más dinero es a través de los grandes capitales que inciden también en la deuda. Es un error creer que la UE es una institución inocente. Es un error creer que es una institución hecha para el bienestar de los europeos. No lo es.

¿Todas las decisiones se toman únicamente para producir más dinero?

Fundamentalmente, aunque hay otra cosa. Al estar en unas estructuras democráticas, aunque sean muy débiles e imperfectas, los estados y las instituciones públicas internacionales como la UE también tienen que tener en cuenta parcialmente qué pasa con las poblaciones. A veces tienen que jugar en ese intervalo, pero siempre se inclinan más por el interés de la acumulación, por el interés de los capitales. La prueba es que cuando las cosas van mal se van siempre con el capital, pero estas instituciones tienen que tener también una función de legitimación. Tienen que demostrar a las poblaciones que esto va bien: “hacemos lo que podemos, tenéis que estar contentos”.

Muchas plataformas o agentes han pedido la renuncia al pago de la deuda, ¿cómo puede materializarse eso?

Es que de momento es imposible. Materializar eso requeriría el apoyo del Gobierno a esa decisión, y la Unión Europea no iba a estar de acuerdo. Piensa que a quienes debemos el dinero es sobre todo a los grandes bancos europeos: alemanes, franceses y británicos sobre todo. Aunque el Gobierno quisiera no sería un camino de rosas. Pero el otro punto me preocupa más: ¿qué poder tenemos la ciudadanía? ¿Qué poder para presionar al Gobierno tenemos los ciudadanos que pensamos que no hay que pagar la deuda? En esto prácticamente no tenemos ningún poder. Por eso, más que preocuparnos por las grandes variables, deberíamos preocuparnos por cómo nos afecta la deuda, con los recortes en la sanidad o educación… contra eso es contra lo que tenemos que luchar; esa es otra forma con la que estamos pagando la deuda. Decirle al Gobierno que repudie la deuda es como decirle que entone una letanía. Está más próximo luchar contra lo que nos están haciendo para pagar la deuda. Decir que vamos a repudiar la deuda no está mal como principio, pero creo que es mucho más importante luchar contra lo que está pasando: los recortes en el gasto público, en los salarios, la ley de convenios, la privatización de la sanidad y la salud… Ahí es donde tenemos que atacar, donde tenemos un poco más de fuerza.

Aunque sea un horizonte inalcanzable, en el caso de que el Gobierno estuviese dispuesto a renunciar al pago de la deuda, y simplemente para explicarlo: ¿hay estudios, hay tesis serias que expliquen…?

Todo el mundo puede creer en los reyes magos.

¿Quebraría el país por rechazar el pago de la deuda?

No. Pasó en Ecuador, ha pasado en Islandia parcialmente. Los países no se hunden tan fácilmente, pero habría consecuencias serias. Si renuncias a la deuda, ¿Quién te va a prestar dinero para pagar la siguiente compra de petróleo? A lo mejor habría que racionar el uso del automóvil. Por eso no se puede hablar a la ligera de estos temas. No pagar la deuda supone unas consecuencias graves. Puede ser que no sean tan malas como pagarla, pero también que afecten a otras personas, a los que están sufriendo ahora. Como cualquier medida seria contra el sistema capitalista tiene un precio, y la población tiene que saber si está dispuesta a asumirlo. No pagar la deuda es un tsunami. Quizás sería mejor para la cuestión del paro, pero tendría otro coste en otros sentidos, no se puede frivolizar con estas medidas.

Volviendo a las Marchas, ¿participará en la protesta del 22-M?

No, no puedo ir a Madrid. Me gustaría participar en esta lucha, como en tantas otras que hay. Estoy absolutamente a favor de las Marchas, de que hay que luchar con ellas y hay que trabajar, pero la lucha sigue el día después de las Marchas. No nos quedemos en el espectáculo: hay que darlo de vez en cuando, pero siempre suponiendo que se va a continuar al día siguiente. Si no, son fuegos de artificio un día, y al siguiente no ha pasado nada. La lucha tiene que ser permanente, aquí y ahora.

¿Servirá de algo la manifestación de este sábado?

Rotundamente sí. Cualquier movilización social sirve, pequeña y mucho más si es grande. Denota que no estamos de acuerdo con lo que está pasando. No nos hagamos ilusiones: si no reaccionamos, cada día es peor. Hay que mostrar que estamos muy indignados, y que no estamos dispuestos a tolerar lo que están haciendo. También va a servir para que aprendamos a movilizarnos por aquello en lo que creemos. Hay mucha gente que ya lo sabe hacer, pero debemos ser muchos más. Puede ser un estímulo o ejemplo, aunque no vaya a arreglar nada en 15 días.

 

Etiquetes: , , ,

Una sociedad al límite

pressupostos sanitat 2014 Con la fuerza y velocidad de un rayo inclemente y parcial crecen las causas de enfermedad física, psíquica y social en nuestra sociedad: los desahucios, los ERE, las violencias de género, las exclusiones a la atención sanitaria en base a una xenofobia clasista envuelta en girones de bandera, la falta de atención y medios de vida a las personas dependientes, unos salarios escandalosamente menguantes mientras los REpagos sanitarios crecen con los precios de los servicios básicos (agua, luz, gas) que son ya un atraco mientras los comedores sociales evitan la revuelta del hambre. Y tan malo para la salud como todo lo anterior es la indignación a duras penas contenida ante unos gobernantes que nos mienten cada día, y la rabia que nos atenaza al comprobar que no sólo no todos somos iguales ante la Ley (eso ya lo sabíamos) sino que la Justicia anda ebria de parcialidad, y permite que corruptos y corruptores se burlen de jueces y de inspectores de Hacienda mientras está dispuesta a permitir que se ahogue con tasas, sanciones y multas a las personas más dignas (pero también más desprotegidas) de nuestra sociedad. Cuando toda esta precariedad, paro, marginación, riesgo y desigualdad nos enferman, desde los distintos gobiernos cometen el grave delito, el crimen social, de recortar las partidas para sanidad. Como ejemplo, el presupuesto del Departament de Salut de Catalunya para el año próximo será de 8.290 millones de euros, lo cual supone una disminución del 16% respecto a cuatro años atrás (último ejercicio en que el presupuesto creció) representando 1.095,35 euros per cápita, por debajo de los 1.118,7 euros por habitante invertidos en 2006.

imageEl inefable conseller de Salut Boi Ruiz hizo uno de sus acostumbrados alardes de oratoria y cinismo al presentar hace unos días el presupuesto de su departamento en el Parlament. Aseguró que “son lo que son” porque la Generalitat de Catalunya “tiene el dinero que tiene”. Y ya está, ¿para qué mentir más? Basta con repetir el mantra de que hay que “ganar en eficiencia” (por ejemplo, en la atención a los enfermos crónicos, a los que no se les pude curar pero se les puede cuidar mucho peor, aunque con el consuelo de que se hace con criterios de “eficiencia”) y descartó (léase mintió) que vayan a pedirse nuevos esfuerzos económicos a los profesionales, sobre los que reconoció que desde 2011 ha recaído básicamente la dureza de los recortes. Boi Ruiz negó, sin embargo, que para nada se hubiera alterado la calidad del sistema. Y claro que se ha alterado con sus recortes de pena y sus privatizaciones y sus toleradas corruptelas, les puedo dar fe de ello. Sin embargo, Ruiz sólo admitió que hay dos grandes retos pendientes de resolver (aunque pueden quedar relegados a las calendas): reducir las listas de espera para operaciones no urgentes y acelerar el acceso a pruebas diagnósticas desde la atención primaria y la derivación a especialistas. Como pueden observar, nada que “altere” la calidad de la sanidad ni mucho menos la calidad de vida de las personas que están en una lista de espera. No importa que tengan que atiborrarse de calmantes por el dolor de su cadera, ni que sus articulaciones se deterioren, o que casi no vean por sus cataratas, o que apenas puedan andar… Para Boi Ruiz las listas de espera, cuando tiene que aceptarlas, son números, no personas. Y se entiende. Difícilmente puede captar el concepto “persona” quien tan lejos está de serlo.

Estos Presupuestos presentados por Boi Ruiz, en su versión oficial (que no real), aseguran en el corto plazo la “sostenibilidad” del sistema sanitario. Mientras, a su alrededor, la sociedad catalana y española ya son insostenibles. Explican perfectamente su grave enfermedad estos trabajadores que a partir de la lucha de Panrico, nos advierten cómo el sistema de la precariedad y la desigualdad no sólo “se come nuestros donuts”, sino que quiere engullir nuestra dignidad. Y demuestran, a fin de cuentas, que estamos al límite de nuestra resistencia humana cuando la defensa del empleo, de un salario o pensión dignos, y de un hogar donde vivir, o poder estudiar, crecer y envejecer en unas condiciones de vida mínimamente amables, pueden resumirse en la defensa acérrima de lo que contiene, sustenta y representa la SALUD PÚBLICA.

 
 

Etiquetes: , , , , ,

Los severos recortes de la troika en Grecia en salud mental

Después del cierre de la Radio Televisión pública (ERT),  escuelas, supresión de la policía municipal y 50 especialidades de formación profesional entre las que están todas las sanitarias, despidos en las universidades públicas (haciendo inviable su funcionamiento) y el cierre de hospitales y unidades médicas, ahora  le toca el turno a los hospitales psiquiátricos. El Ministro de Sanidad, Adonis Georgiadis ha anunciado que cerrará  las  salas psiquiátricas en tres hospitales públicos y trasladará a los pacientes a centros más pequeños o a ambulatorios de corta estancia. Además el  personal de estas unidades psiquiátricas serán colocados en el llamado eufemísticamente  ”programa de movilidad”, en los que durante ocho meses cobrarán el 75% del sueldo hasta que algunos sean recolocados  dentro de la Administración pública, o despedidos. Entre los hospitales afectados  están el  psiquiátrico Dromokaiteiou y  Daphne en Ática y el hospital psiquiátrico de Tesalónica (PHT).

Paciente del hospital psiquátrico de Trípoli , donde se denunciólafalta de calefacción  y de una reducción en un 50% de  presupuesto para medicación.

Según el diario Eleftherotypia la decisión repentina de despedir al personal  en los tres hospitales se tomó  en los últimos días con el fin de cumplir con los objetivos de  despidos del sector público fijados por la troika . Durante este verano ya se cerraron 8 hospitales y tuvieron que ser evacuados 450  enfermos en  ambulancias, creando situaciones de  hacinamieno y teniendo que posponer  operaciones. Ver: Grecia. Plan “Dimokidis”para la evacuación de enfermos de los primeros 8 hospitales que se cierran este verano.

Antes de fin de año hay que presentarle a la troika el listado de despedidos en el sector público. Se entiende que una décima parte del personal de cada institución se colocará en “la movilidad” y 83 trabajadores del hospital psiquiátrico de Tesalónica y 300 de Attica también serán suspendidos de sus trabajos.

Concentración de médicos frente al ministerio de Sanidad. 26No. Foto. Makis Sinodinos

El director del hospital psiquiátrico de Attica ha declarado: “La salud mental está en constante deterioro,  las  políticas del  memorandum conducen a su eliminación”. En el Hospital Daphne  no se van a reemplazar los 100 empleados que pronto se jubilarán. Esto significa que el hospital se cerrará en un año. Las carencias son aterradoras en los hospitales psiquiátricos y en consultas externas. Estamos frente a un desmantelamiento completo de la salud mental, literal, no metafórico.. “ Junto con la decisión de la “disponibilidad” de los trabajadores de salud mental se ha elaborado un decreto en el que se exponen las reglas de hospitalización de pacientes en unidades psiquiátricas de los hospitales a los que serán trasladados.  SOLO PODRÁN ESTAR TRES MESES hospitalizados como  y con independencia de si están en condiciones o no, se les mandará a su casa. Se puede obtener una prórroga de tres meses, pero ni un día más. En las unidades que se van a cerrar la mayoría de los  son considerados crónicos.

La transferencia de 400 pacientes con enfermedades psiquiátricas crónicas tendrá que efectuarse  antes de fin de año. Los pacientes pueden indicar teóricamente si deciden ir a un albergue o a una casa de huéspedes si no tienen una familia que los acoja, y muchos terminarán en alguna institución benéfica. En cualquier caso, en marzo estarán en la calle, estén como estén y sin  medicación o terapia la mayoría……

Los desempleados en Grecia no tienen seguro médico, por lo que dependerán de la ayuda familiar si la tuvieran, o de las clínicas de beneficiencia, aunque muchos de los enfermos mentales no son de tratamiento fácil, o no están en condiciones de solicitar ayuda. La mayoría de los pacientes con enfermedades crónicas en los hospitales psiquiátricos públicos son pobres, desempleados y sin seguro y ni ellos ni sus familias pueden absorber financieramente los gastos de atención médica, la  terapia o el coste de los medicamentos, que en el caso de las enfermedades mentales, en muchos casos, es muy caro.

Los trabajadores de los hospitales de enfermos mentales crónicos se manifestaron a las puertas del ministerio de sanidad y han advertido que estas instituciones ya están con una ocupación del 150% por lo que no creen  justificado el cierre de más unidades. El desalojo exprés de enfermos crónicos psiquiátricos ha sido calificado por  las organizaciones médicas y asociaciones de familiares como inhumano, pues muchos de ellos no están en condiciones para ser trasladados y se necesitaría  mas tiempo para prepararlos y para estudiar donde van a terminar realmente estas  400 personas: las organizaciones benéficas ya están  saturadas y con escasez de medios y muchas sin preparación para una atención adecuada a este tipo de pacientes.

Los dramáticos recortes en el sistema sanitario griego (un 40% en gasto hospitalario según último informe de la OMS) se han dejado sentir con más intensidad y de manera más cruel en la atención de los enfermos psiquiátricos: su presupuesto se ha visto reducido en muchos casos en un 60%.

Ya a principios de este año el director  del hospital  estatal  psiquiátrico de  Leros  envió una carta  al  ministerio de sanidad sobre la necesidad de recibir apoyo financiero para poder alimentar a los enfermos del hospital que empezaban a tener síntomas de desnutrición y no ha sido el único hospital que ha tenido que alertar sobre deficiencias alimentarias. Otros han denunciado la falta de calefacción , la reducción del 50% en el presupuesto medicamentos o de alimentación como el de Trípoli  El mismo hospital  Dromokaiteio”  en el que ahora está previsto el traslado exprés de los enfermos psiquiátricos ya había denunciado la falta de personal para atender a los pacientes, así como de material básico para atención sanitaria. Sus trabajadores protestaron bloqueando la entrada con bloques de hormigón (de manera simbólica, pues se podía acceder por una puerta lateral) para denunciar que no podían seguir admitiendo pacientes. Acción que terminó con la  detención de trabajadores  por parte de la policía que derribó el muro. El Hospital Psiquiátrico de Attica “Dromokaiteio” que abrió sus puertas en  1887 y tiene 304 camas de hospitalización psiquiátrica y 205 camas para pacientes ambulatorios en Unidades y rehabilitación psicosocial,  ya fue objeto de polémica en el 2010  por la desatención a sus pacientes por el escaso personal, pues debería estar cubierto por  1.400 puestos, pero 800 plazas estaban vacías según su director ante las denuncias de atención  ”medieval”, con pacientes largas horas o días atados a la cama  por falta de personal para atenderlo .

La situación en el 2013 es más grave.  La Confederación Nacional de Personas con Discapacidad han criticado la decisión “repentina, intolerable e incomprensible” del Ministerio de Sanidad  para los tres hospitales psiquiátricos.  “No es posible tratar a las personas como si fueran objetos! Se trata de una violación flagrante de los derechos humanos “, exigiendo la inmediata intervención del  Primer Ministro para que anule la decisión . La confederación ha anunciado que defenderá hasta el final los derechos de los enfermos mentales y sus familias, a nivel nacional y a nivel europeo. La Asociación de Trabajadores de  Hospitales psiquiátricos públicos ha criticado duramente la medida, pues en vez de promover  la desinstitucionalización de los enfermos mentales, que ya estaba prevista, directamente se los envía a la calle..

El proyecto parece encaminarse a que el Policlínico de Atenas se convierta en el basurero de almas humanas en hospitalización forzosa. Denuncian que el único propósito del gobierno es vaciar los hospitales psiquiátricos y no el de hacer una reforma. Si la situación de la psquiatría en Grecia no era especialmente  buena, las sucesivas políticas de recortes sanitarios se han ensañado especialmente con este tipo de pacientes más débiles e indefensos. El nuevo  presupuesto aprobado recientemente agravará la situación sanitaria y hundirá más a estos enfermos, que son siempre los grandes olvidados.

Una semana de huelgas que pueden alargarse . El personal sanitario público ha iniciado un programa de repetidas huelgas de 24h los días 25, 26, 27, 28 y 29 de noviembre, y los días 2 y 3 de diciembre ante la privatización del sector  que  incluye despidos de personal. El ministro de Sanidad griego ha defendido sus “reformas” alegando  que “ los objetivos económicos no pueden ser satisfechos de otro modo “. 

Los centros de Atención primaria se encaminan a su privatización total. A partir de ahora un operador privado se hará cargo de los mismos y el Estado comprará sus servicios. El personal sanitario protesta también por la degradación completa de la atención primaria de salud,  “que quiere poner en marcha un modelo de sanidad  tercermundista o de la década de los  60, con muy pocas especialidades médicas”  ….Algo que  será muy rentable a la nueva aseguradora privada, probablemente alemana,  que es el país que está asesorando directamente a Grecia en la “reconstrucción del sistema de Salud” tal y como ellos reconocen.

El ministro de Sanidad griego ha reconocido que él está ahí para defender los intereses privados(algo insólito en un  ministro), y a pesar de haber negado en sucesivas ocasiones que se iban a despedir médicos, sus planes llevan implícitos despidos. Y lo que es más grave: Grecia, en este momento, es el país de la UE con menos número de enfermeras  por habitante (aunque tiene un 70% más de policías que la media europea por habitante y unos de los mayores gastos militares  por PIB del mundo).

El mismo ministro justifica sus decisiones como acertadas y ha declarado:  No voy a dejar que Thomsen (FMI) me robe la gloria de los despidos de médicos del sector público.” (son míos ) … delatando su psicología que algunos médicos no han dudado en calificar de criminal. Mediante la transferencia de unidades del sistema de seguridad social se espera que entren en el programa  9.979 empleados, de los cuales 5.765 serán médicos (1.618  trabajadores del sector sanitario ya entraron en el plan de”movilidad”  este verano  por el cierre de hospitales) . Sin embargo en un alarde de cinismo sin precedente la Unión Europea ha criticado en su último informe las extensas jornadas de trabajo del personal sanitario en Grecia. 

Si en 2013 ya se podía hablar de tragedia sanitaria en Grecia con un 30%  de la población sin cobertura médica, los presupuestos del  2014 son los de la miseria completa. El Presidente de la Federación de Médicos de Hospitales Griegos  (OENGE) Dimitris Bernabé , ha alertado hace unos días que : “No hay un hospital en Grecia que no haya  agotado el presupuesto que tenía para el 2013. Todos los hospitales han agotado sus fondos e incluso los hospitales oncológicos se encuentran ahora en sus límites“.

Los hospitales del norte de Grecia han agotado los fondos para la calefacción y otros tienen  deficiencias significativas en suministros médicos, medicamentos y alimentación. Con una reducción del presupuesto para el 2014 la situación se agravará y solo será posible su mantenimiento si se establece un mayor REpago por los servicios. Como ejemplo la denuncia de un desempleado esta semana que por una radiografía de urgencia le cobraron 152 euros. .. En los nuevos presupuestos de este año,  que suponen más recortes en gasto social y subidas de algunos  impuestos,   el 64% de los gastos del presupuesto estatal total para  el 2014  se irá a los pagos de intereses y amortizaciones de los préstamos, de los cuales el 10%  se ha destinado a material armamentístico … 

En 1932, cuando Grecia declaró oficialmente una  “moratoria” (es decir  quiebra…) las cosas habían llegado a un punto en el que el 43% del presupuesto se destinaba a intereses y amortizaciones … ahora la UE impone a la población inhumanas medidas por el bien del sistema, aun sabiendo que el país está  en quiebra, en parte porque le han llevado hasta allí ….

400 enfermos crónicos mentales serán echados a la calle para cumplir el cupo acordado con la troika de despedidos en el sector público, ante el silencio internacional, en una Unión Europea que ni se plantea una reducción de intereses o calla ante el gasto militar, tan rentable para Alemania y Francia (y criminal para Grecia).

imageEnel gráfico, reducción del gasto sanitario en Grecia hasta 2011). Información vista en InfoGrecia

 
2 comentaris

Publicat per a 28 Novembre 2013 in Europa, Salut

 

Etiquetes: , , , , ,

Video denuncia sobre los recortes sanitarios

La Defensora del Paciente y el gabinete jurídico de José Aznar denuncian tres de los múltiples casos que se están dando en la sanidad, donde los recortes nos cuestan la salud y en demasiados casos, incluso la vida. ¡Y encima, con la privatización de la justicia que está ejecutando el ministro Gallardón, ni siquiera nos quedarán medios para poder reclamar!

Desde el punto de vista del personal del sector de la sanidad, acciones en contra de los recortes en el Hospital de Sant Pau y la carta de una auxiliar en Dempeus

 
3 comentaris

Publicat per a 4 Desembre 2012 in Salut

 

Etiquetes: , ,

En la “civilizada” Europa, el personal médico es el Robin Hood de la salud

Mientras llegan ya a España los recortes a los tratamientos oncológicos, a las personas enfermas de hepatitis, e incluso de VIH, mirar hacia Grecia debería inducirnos a luchar con todas nuestras fuerzas e inteligencia en la defensa de la salud pública. Este es un artículo de  Liz Alderman visto en Dempeus al que vale la pena dar la máxima difusión. Un canto a la resistencia y a la solidaridad para evitar el negro y despiadado futuro que las Merkel, las Mato y los Boi Ruiz de turno nos preparan… DEMPEUS (en pie!) por la salud pública!

En medio de los recortes, los médicos griegos ofrecen un mensaje a los pobres: No estáis solos.

Las sucesivas medidas de austeridad han dejado a cientos de miles de griegos desempleados sin seguro médico, una situación de desesperación que intenta paliar una red clandestina de médicos.

En el Hospital Didymoteicho, en Evros, noreste de Grecia, agosto de 2012.

El Dr. Kostas Syrigos, jefe del mayor servicio de oncología de Grecia, creía haberlo visto todo. Pero jamás había visto un caso como el de Elena, una mujer en paro a la que le habían diagnosticado un cáncer de pecho un año antes de que acudiera a él. Para entonces, el cáncer había crecido hasta tener el tamaño de una naranja y había atravesado la piel, dejándole una herida que le supuraba y se limpiaba con servilletas de papel. “Cuando la vimos nos quedamos sin palabras”, cuenta el Dr. Syrigos, jefe de oncología del Hospital General Sotiria, en el centro de Atenas. “Todo el mundo lloraba. Cosas así se describen en los libros de texto, pero nunca se ven porque, hasta ahora, cualquier persona que enfermaba en este país siempre podía obtener ayuda”.

Elena, enferma decáncer patient, en una clínica de Atenas. No recibe tratamiento desde hace mucho tiempo.

Desde que se desencadenó la crisis de la deuda, la vida ha dado un vuelco en Grecia. Pero en pocas áreas el cambio ha sido tan drástico como en la sanidad. Hasta hace poco, Grecia contaba con un sistema sanitario normal. Las personas que perdían su empleo recibían asistencia sanitaria y subsidios de desempleo durante un año, pero seguían recibiendo asistencia en los hospitales si no podían pagar incluso después de que se les acabaran los subsidios.

Las cosas cambiaron en julio de 2011, cuando Grecia firmó un acuerdo de préstamo complementario con los prestamistas internacionales para evitar el hundimiento financiero. Ahora, tal y como se estipuló en el acuerdo, los griegos deben pagar de su bolsillo todos los gastos cuando dejen de percibir los subsidios.

“Estar desempleado equivale a la muerte”

Alrededor de la mitad de los 1,2 millones de griegos desempleados de larga duración carecen de seguro sanitario, una cifra que se espera que aumente en gran medida en un país con una tasa de desempleo del 25% y una economía moribunda, como afirmaba Savas Robolis, director del Instituto Laboral de la Confederación General de Trabajadores Griegos.

Con los cambios cada vez más personas se ven obligadas a buscar ayuda fuera del sistema sanitario tradicional. Elena, por ejemplo, fue remitida al Dr. Syrigos por un grupo de doctores de un movimiento clandestino que ha surgido aquí para asistir a los que carecen de seguro. “En Grecia, ahora mismo estar desempleado equivale a la muerte”, comentaba el Dr. Syrigos, un hombre con una presencia imponente y un tono severo que se suaviza cuando habla sobre la difícil situación de los pacientes con cáncer.

Esta situación es nueva para los griegos y quizás para Europa también. El cambio es especialmente asombroso en la asistencia oncológica, con sus tratamientos prolongados y costosos. Cuando se le diagnostica un cáncer a una persona sin seguro, “el sistema simplemente hace caso omiso de ella”, afirmaba el Dr. Syrigos. “No puede acceder a la quimioterapia, ni a la cirugía, ni siquiera a medicamentos sencillos”, explicaba.

El sistema sanitario es cada vez más deficiente y puede empeorar si el Gobierno recorta 1.500 millones de euros más en el gasto sanitario, que es una de las propuestas de un nuevo plan de austeridad cuyo fin es garantizar más financiación. Con las arcas del Estado vacías, los suministros sanitarios escasean tanto que algunos pacientes se han visto obligados a llevar sus propios suministros para los tratamientos, como los stents o las jeringas.

Una iniciativa con fecha de caducidad

Los hospitales y las farmacias ahora piden el pago en efectivo de los medicamentos, algo que para los pacientes de cáncer puede suponer decenas de miles de euros, un dinero que la mayoría no tiene. Con el deterioro del sistema, el Dr. Syrigos y varios compañeros decidieron actuar.

A principios de este año, crearon una red clandestina para ayudar a los pacientes con cáncer sin seguro y otras personas enfermas, que funciona fuera de la red oficial y utiliza los medicamentos sobrantes que donan las farmacias, algunas empresas farmacéuticas o incluso las familias de pacientes con cáncer que han fallecido. En Grecia, si se descubre que un médico ayuda a un paciente sin seguro utilizando medicamentos del hospital, se le obliga a pagar los costes de su propio bolsillo.

“Somos como una red de Robin Hoods”, comentaba el Dr. Giorgos Vichas en la Clínica Social Metropolitana, a las afueras de Atenas. Vichas es un cardiólogo que fundó el movimiento clandestino en enero. “Pero esta operación tiene una fecha de caducidad”, señalaba. “Llegará un momento en el que la gente ya no pueda donar, por la crisis. Por eso estamos presionando al Estado para que vuelva a asumir la responsabilidad”.

Mientras hablaba, apareció Elena, con un turbante gris en la cabeza y una blusa holgada. Llegó a que le dieran fármacos para soportar las consecuencias de la quimioterapia que le administró recientemente el Dr. Syrigos.

Hacer renacer el optimismo

Elena nos contó que se quedó sin seguro al dejar su trabajo de profesora para poder cuidar de sus padres, que también padecían cáncer, y de un tío enfermo. Cuando murieron, la crisis financiera ya había estallado en Grecia y, con 58 años, le fue imposible encontrar trabajo.

Comenta que se aterró cuando le diagnosticaron el mismo tipo de cáncer de pecho que mató a su madre: le dijeron que los tratamientos costarían al menos 30.000 euros y ya no contaba con ningún dinero de la familia. Intentó vender un pequeño terreno, pero nadie lo compró.

El cáncer se extendió y no pudo encontrar ningún tratamiento hasta hace unos meses, cuando acudió a la clínica clandestina del Dr. Vichas tras haber sabido de ella por el boca a boca. “Si no pudiera venir aquí, no haría nada”, afirma. “En Grecia hoy en día tienes que firmar un contrato contigo mismo en el que te comprometes a no enfermar”.

Comenta que le dejó consternada que el Estado griego, como parte del rescate, negara un pilar de protección a la sociedad. Pero el hecho de que un grupo de médicos y de griegos normales se estuvieran organizando para echar una mano allí donde el Estado había retirado su ayuda, le dio esperanzas en sus horas más sombrías. “Aquí siempre hay alguien que se preocupa”, comentaba Elena.

Según el Dr. Vichas, la terapia más poderosa puede que no sean los medicamentos, sino el optimismo que este grupo de Robin Hoods aporta a los que casi se han rendido. “Con la crisis hemos aprendido a unirnos más”, afirmaba.

“Esto es la resistencia”, añadía, recorriendo con la mirada a los voluntarios y a los pacientes que se agolpaban alrededor de la clínica. “Es una nación, un pueblo que se vuelve a poner en pie con la ayuda que se prestan unos a otros”.

Artículo original en The New York Times

 
6 comentaris

Publicat per a 30 Octubre 2012 in Europa, Salut

 

Etiquetes: , , , , ,

Con cariño para Toxo y Méndez, pero yo no te doy ninguna llave, Rajoy

¿Qué sienten los poderosos, los fascistas, los gruppis de la troika… qué sienten Mariano Rajoy y Esperanza Aguirre cuando ven el centro de Madrid “ocupado” por la ciudadanía de toda España resaltando en sus camisetas de colores el grave quebranto de los servicios públicos y el ataque a la ciudadanía, al sindicalismo, a la convivencia en un estado menos desigual, más amable con los más necesitados y más exigente con el fraude, el desfalco y el engaño sistemático?

Destaco de Público, la marea blanca del personal sanitario, afectado también por los recortes en el sector público y por los ataques a su código deontológico al entrar en vigor un decreto que les impide atender a inmigrantes sinpapeles, que salió desde la sede del departamento que “dirige” Ana Mato. Y la marea naranja, compuesta por personas afectadas por los tijeretazos en servicios sociales y la Ley de Dependencia. Y la violeta, de las asociaciones de mujeres, que temen que Alberto Ruiz-Gallardón instale una normativa sobre el aborto aún más restrictiva… Y así, muchas más: la marea verde, por la enseñanza pública sin recortes, la de los empleados públicos –bomberos, médicos, enfermeros o empleados de Correos– con sus uniformes de trabajo. La movilización también ha sido un paradigma de la España plural en la que se han visto pancartas en todos los idiomas del Estado. Ejemplo de ello eran las camisetas que portaban un grupo de funcionarios en la que podía leerse: “Sense drets, sense futur, no tinc res” (“Sin derechos, sin futuro, no tengo nada”).

Y me alegro especialmente que los mineros de Castilla, de León, de Asturas y de Aragón, junto con los jornaleros del SAT, recibieran calurosas muestras de afecto y reconocimiento. Gracias a su ejemplo -en el caso de las comarcas mineras especialmente duro- ha sido posible, en gran medida, el gran éxito ciudadano de ayer.

Una demostración de fuerza serena, de razón, de propuesta medida y mesurada, es intragable para quienes nos llevaron a la crisis y siguen al mando de la economía y la política, en su práctica diaria del expolio. Porque ¿cómo van a dar la palabra al pueblo en un referéndum? ¿Cómo van a poder explicar nada de lo inexplicable que endurece hasta lo indecible la vida de tantas y tantas personas trabajadoras? Por eso hay que intervenir, intoxicar, amedrentar: Y el “pretexto” se lo inventan cuando el movimiento “ocupa el Congreso” se libera de “malentendidos”, raras filtraciones o quizás infiltraciones y resurge (en parte, que no en todo) con la propuesta de “Rodea el Congreso”. La policía actúa a la desesperada, deteniendo de forma injustificada a unos compañeros que ni siquiera llegaron a desplegar la pancarta con la convocatoria. Porque una cosa es que una manifestación acabe con Toxo y Méndez exigiendo a Rajoy que someta sus políticas económicas a referéndum (y dándole -en mi opinión demasiado versallescamente- “la llave” de la segunda huelga general desde su llegada a la Moncloa), y otra algo distinta que el 25S continúen las movilizaciones ante las puertas del Congreso de Diputados (y de nuevo dé la vuelta al mundo la incompetencia de este gobierno que ni vence, ni convence… y cada vez menos.)

Papandreu entendió que no podía seguir aplicando las políticas nefastas del “rescate” al pueblo de Grecia (que nada tenían que ver con el programa por el que fue elegido) y propuso un referéndum. Luego, lo retiró. La troika, alérgica a la democracia, lo “despidió” de su cargo. Rajoy, tan pusilánime él, todavía lo recuerda, a pesar de que incluso desde CaixaFórum Stiglitz ha advertido que el rescate podría significar el suicidio para España, y que ya basta de ideas falaces que incrementan las desigualdades y conducen al abismo. Por eso hay que hacer tragar la “austeridad” con jarabe de palo. Con pequeñas dosis de terrorismo policial que oculten el gran terrorismo financiero. Por eso se produjeron los actos de violencia injustificados e injustificables contra unos compañeros (que ya están en libertad provisional) como las que captó el video: responden a avances represores de una situación mucho más grave que se está larvando en nuestra sociedad. Porque esta brutalidad gratuita no lo es tanto, y nos debe servir de alerta. Y porque no debemos permitir que este clima facistoide, que pretende quitarnos la palabra y ahogarnos con el miedo, acabe por romper nuestra convivencia.

 
 

Etiquetes: , ,

Recortes en salud mental cuando la crisis aumenta las depresiones y psicosis

Naturalmente, hoy Soraya Saéz de Santamaría sólo ha dado el primer anuncio de los recortes(que El Pais califica de “históricos”) y queda para más adelante el detalle de cómo afectará la menor dotación anunciada en Sanidad a los servicios de salud mental. Pero valdría la pena advertir, una vez más, que los recortes (en general) ya están causando serios problemas de salud en los países en los que las desigualdades más se incrementan a causa de la crisis. Un ejemplo concreto lo encontramos en una noticia de la agencia Reuters de Chicago sobre el caso de un paciente que había perdido recientemente su hogar y amenazaba con suicidarse. De forma resumida les diré que los médicos que le atendieron anotaron que “había estado sin hogar durante unas dos semanas. No se había duchado ni comido mucho, y preguntó si teníamos una bandeja de comida”. Pero no se trata de un caso aislado. En todos los Estados Unidos, el personal médico de los hospitales se enfrenta a un aumento en las urgencias psiquiátricas: intentos de suicidio, depresión severa, psicosis. Los estados recortan los servicios de salud mental cuando la peor crisis económica desde la Gran Depresión se cobra su peaje.

Las salas de emergencia estan sobresaturadas de pacientes no asegurados que esperan hasta que las dolencias se agudizan antes de buscar tratamiento. “Se trata de personas sin antecedentes psiquiátricos que vienen y nos dicen que han perdido sus puestos de trabajo, que han perdido sus hogares a veces, que ni siquiera pueden mantener a sus familias, y que están desarrollando una depresión grave”, contó a la Agencia Reuters la directora del servicio de psiquiatría del Massachusetts General Hospital, en Boston. Y añadió: “Los intentos de suicidio han aumentado”, lo cual no es de extrañar, porque las visitas al departamento de urgencias del hospital psiquiátrico han subido un 20 por ciento en los últimos tres años.

El empeoramiento del problema

La Asociación Nacional de Directores de Programas de Salud Mental (NASMHPD) estima que en los últimos tres años los diferentes Estados han recortado en conjunto unos 3.4 millones de dólares los servicios de salud mental, mientras que el número de personas que solicitaron ayuda a dichos servicios aumentó en unas 400.000. En ese mismo período de tiempo, la demanda de servicios subió un 56 por ciento, y la demanda de urgencias, hospitalización y atención psiquiátrica de emergencia subió en un 18 por ciento. Y temen que si la economía no mejora, el año que viene podría ser peor debido a que muchas agencias comunitarias de salud mental siguen recortando los programas y el uso de fondos de reserva.

¿Quiénes no reciben atención?

Según declara el personal sanitario de los servicios de salud mental, no reciben atención las personas que más la necesitan – las desempleadas, las que padecen un tremendo estrés en la familia – las que no tienen seguro. El aumento de la necesidad de atención ha provocado que médicos y trabajadores sociales pasen muchas más horas tratando de organizar el cuidado de los pacientes psiquiátricos que languidecen en el servicio de urgencias. Más del 70 por ciento de los servicios de urgencias preguntados admitieron que han tenido pacientes en espera durante 24 horas, cuando muchos hospitales no están preparados para el aumento de casos de pacientes psiquiátricos. Por ejemplo, en California el recorte de fondos estatales para servicios de salud mental en los últimos dos años ha sido de 587 millones de dólares, más que en cualquier otro estado, según denuncia la Alianza Nacional sobre Enfermedades Mentales, un grupo de defensa del paciente.

Y siguen diciendo: “Las personas que necesitan atención muchas veces carecen de seguro, y en los hospitales no hay espacios tranquilos ni las instalaciones necesarias para calmar a una persona en una crisis psiquiátrica aguda. Puede verse a menudo a pacientes atados a su camilla en un pasillo fuera de la sala de emergencias donde los trabajadores sociales están tratando desesperadamente de encontrar una cama de hospitalización.”

Y el problema se extiende desde las ciudades hasta los pueblos más pequeños. El Dr. Stephen Anderson, médico de urgencias del Auburn Regional Medical Center, un hospital de tamaño medio fuera de Seattle, declaró que cuando la economía está herida, lo primero que se sacrifica es la salud. Y dio como ejemplo que en su estado se ha perdido un tercio de las camas de hospitalización psiquiátrica en la última década, a pesar de que a principios de este mes de diciembre, un tercio de sus camas estaban ocupadas por personas con una crisis psiquiátrica a las que no podía dárseles el alta para regresar a la comunidad.

¿Verdad que al leer estas tristes noticias sobre los recortes de salud en los Estados Unidos, encontramos ejemplos muy cercanos, demasiado cercanos para quedarnos impasibles?

 
6 comentaris

Publicat per a 30 Desembre 2011 in Salut

 

Etiquetes: ,

Boi Ruiz y Mas-Colell, en los umbrales del delito

Lo cuenta hoy El Pais, pero lo sabíamos desde hace ya varios días… En concreto, los periodicos ya  habían recogido  la invitación de Mas-Colell –¡y nada menos que en el Cercle d’Economia!– a que el sector privado ocupara el sector público. El gobierno de CiU, con Boi Ruiz como maestro de ceremonias,  planea trocear la sanidad pública para abrirla al capital privado, lesionando derechos humanos básicos y colocándose, en equilibrio muy precario, en los umbrales del delito.

En el diario Público del sábado, 1 de octubre, en catalán, podían leerse una columna en la que se nos informaba que la crisis y los recortes están provocando en poco tiempo una “contracción” (¡malditos eufemismos!) de los servicios públicos. Ante eso, el conseller d’Economia, Andreu Mas-Colell, había hecho un llamamiento al sector privado a ocupar el espacio que los “ajustes” dejan en el sector público. Nos recordaba la columna (sin firmar) que el Govern de CiU ya se manifestó a favor de que la población opte por acudir a mútuas privadas en lugar de seguir confiando en los servicios que presta la sanidad pública, pero el conseller d’economia considera que este “reemplazo” se puede aplicar a todos los sectores. “Me gustaría que tomaseis la iniciativa: ahora está muy claro que desde el sector público no se podrán atender grandes proyectos de rentabilidad económica y social”… estas fueron algunas de sus afirmaciones ante el Cercle d’Economia. Y más adelante añadió: “Esto no significa que el sector público y la Generalitat no tengan ningún papel, sino que el sector privado aproveche los espacios de los que la Administración se retirará“. Para dejarlo más claro, Mas-Colell dijo al calibrar el impacto de los recortes que “entiendo que haya quejas. Pero si todos contribuimos (añado yo a modo de ejemplo: el Govern privatizando, el sector privado aprovechando la coyuntura y la ciudadanía intentando la difícil tarea de apretarse el cinturón mientras se baja los pantalones) podremos salir antes de la situación y llegar a otras de equilibrios mayores”.  Y seguía añadiendo de mi cosecha que lo que no decía el Conseller es todo lo que nuestra generación habrá dejado en el camino de dignidad, bienestar, empleo y seguridad, y lo poco que quedará para las generaciones venideras si se cae en la trampa de perseguir los imposibles “equilibrios” del neoliberalismo.

Pues siguiendo la pista de la banda de buitres, hoy sí firman Lluís Pellicer y Ferran Balsells en El Pais que la Generalitat “planea dar el mayor vuelco en la gestión de la sanidad pública dado hasta la fecha por cualquier Administración pública en España. Con la premisa de que el modelo actual se ha quedado obsoleto, el Gobierno catalán estudia trocear toda la estructura sanitaria que gestiona ocho grandes hospitales, 286 centros de salud y un centenar de otros equipamientos en una veintena de empresas públicas que deberán someterse a las reglas del mercado. El objetivo es flexibilizar la gestión, lograr que las nuevas empresas tengan beneficios, dar entrada al capital privado e incentivar que los trabajadores se conviertan ellos mismos en empresarios del sector”, y concluyen que “este plan supone el fin del Instituto Catalán de la Salud (ICS), tal y como ha existido en las últimas décadas”.

Al parecer, el Gobierno de CiU planea desvincularse totalmente de la gestión de cualquier nivel de su sanidad pública. Y no es de extrañar. Boi Ruiz es el Conseller de la sanidad privada y sigue velando por los objetivos de la Patronal a la que servia en su alto cargo anterior,  cuando ahora su salario no procedía de los Presupuestos Generales del Estado (es decir, de nuestros impuestos), y no había entrado todavía en las puertas giratorias que comunican con tanta alegría — para los privilegiados– lo privado con lo público, lo colectivo, lo que es de todos.

De hecho, el ICS, desde la óptica neoliberal y parodiando una frase que se ha hecho demasiado popular con la crisis, es “demasiado importante para ser público”:  es un bocado demasiado apetecible para que la sanidad privada se ande con remilgos, ya que cuenta en la actualidad con un presupuesto anual de 2.892 millones de euros y una plantilla de 41.673 trabajadores.  Reúne todos los atractivos para su privatización, pero hay que estar alerta y entender que pueden sufrir la misma amenaza todos los servicios públicos:  los que son capaces de dar algún rendimiento, porque la avaricia del beneficio se antepone a los derechos de la ciudadanía, aunque con ello quede sin acceso a la sanidad o de medios de subsistencia una parte importante de la población, como ya sucede en Grecia... Y corren peligro los servicios que no son rentables porque quienes tienen más dinero no están dispuestos a pagar los impuestos imprescindibles para financiarlos… y los políticos en el poder no sirven los intereses del 99% de la población, sino que son los fieles mayordomos del 1% que está en la cima.  Si no lo evitamos, volvemos a los tiempos en los que la salud era un privilegio, una mercancía para quienes podían comprarla, y los sistemas de caridad o beneficencia más  la doble o triple responsabilidad acrecentada de las mujeres, suplirán de nuevo, con mayor intensidad,  las tensiones inaguantables de un sistema injusto y corrupto en el que los Mas-Collell y Boi Ruiz de turno ejercen su función de verdugos de los derechos de la ciudadanía.

Estoy totalmente de acuerdo con Jiménez Villarejo cuando afirma:  “La violación por los poderes públicos de este derecho, en la medida en que constituye, como derecho propio de la ciudadanía, un derecho cívico, obliga a plantearse la posibilidad de que las decisiones políticas de gravísimas restricciones sanitarias no solo sean un abuso de poder, sino que presenten una auténtica relevancia penal. Si así fuere, deberían perseguirse ante los tribunales por los perjudicados y la fiscalía, de oficio. En efecto, el art. 542 del Código Penal castiga a las autoridades y funcionarios públicos que “impidan” a los ciudadanos “el ejercicio de derechos cívicos”, en un precepto que contempla de forma genérica la violación de derechos innominados que, por su trascendencia personal y social, merecen una protección mas intensa como es la penal. Entendemos que a tenor de una lectura constitucional acorde con la actual significación y alcance de los derechos sociales, el derecho a la salud merece y necesita una más eficaz protección si queremos construir una sociedad más justa e igualitaria. Por ello, está justificado advertir que una política sanitaria como la actual de CiU puede merecer un reproche penal. Y en su caso, quienes la denunciaran estarían defendiendo sus derechos y, además, protegiendo preventivamente el derecho a la salud de todos los ciudadanos.”

votar

 
19 comentaris

Publicat per a 19 Octubre 2011 in Ciutadania/Política, Salut

 

Etiquetes: , ,

Grecia en lucha: #19O Huelga General

Algunas personas que participaron en las manifestaciones globales del 15-O se extrañaron de que las movilizaciones en Grecia no hubieran sido más numerosas. Pero el hecho es que en Grecia, las huelgas y las protestas por un cambio radical, total, de supervivencia, tienen una cadencia diaria, con algunos hitos destacables contra las políticas salvajes de recortes, despidos y privatizaciones. Por ejemplo, después de 5 días de huelga en el sector público, acompañada de manifestaciones en más de 30 ciudades, siguió la del transporte público. Y hoy, 19 de octubre, tendrá lugar la segunda de las huelgas generales del mes de Octubre convocadas por las dos principales federaciones sindicales de los sectores público y privado de Grecia a las que se unen estudiantes y organizaciones políticas y sociales, denunciando con fuerza y rabia las nuevas medidas de austeridad del gobierno.

Para satisfacer las condiciones de los préstamos de la UE ( y así poder seguir pagando a los bancos alemanes y franceses mientras se espera la inevitable quiebra del Gobierno griego), los últimos recortes obligados amenazan la propia supervivencia de las familias griegas, ya que suponen 30.000 despidos inmediatos en el sector público, y más 200.000 hasta el 2013. El proyecto de Presupuestos Generales del Estado para el año 2012 vuelven a suponer rebajas salariales y acabar con lo poco que queda de los servicios sociales básicos, particularmente en salud, un sector que ya estaba muy debilitado por la falta de financiación de los últimos años. En Grecia, los brutales recortes y privatizaciones que están poniendo en práctica en España los gobiernos del PP y de CiU ya llevan varios años deteriorando el sector sanitario público, y conviene que estemos muy alertas porque el futuro que nos preparan no se aleja demasiado de lo que se está padeciendo en Grecia. La fuerte caída de las condiciones de vida de la población ha hecho que algunos expertos en salud hablen muy en serio de que estamos asistiendo a una auténtica “tragedia griega”. Y esta expresión se recoje en un estudio publicado este mismo mes por un equipo británico de médicos dirigido por Alejandro Kentikelenis y David Stuckler de la Universidad de Cambridge, y Martin McKee de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres.

En su artículo publicado en la revista médica The Lancet y citado por The Guardian el 9 de octubre, los científicos destacaron que el 40 por ciento de recorte en el presupuesto de los hospitales, junto con el empobrecimiento de amplias capas de la población, se traduce en una alarmante deterioro de los indicadores de salud pública. La escasez de recursos se ve agravada por una creciente afluencia a los hospitales debido al hecho de que muchas personas han perdido el derecho a ser atendidos por las mútuas privadas. De este modo, entre el año 2009 y el 2010, el número de visitas a los hospitales aumentó en un 24 por ciento, y en el primer semestre de este año ha aumentado en más del ocho por ciento, en comparación con el mismo período del año anterior, entre otros datos escalofriantes que pueden leerse en Dempeus per la Salut Pública.

Protestas de la población ante un hospital de Atenas

Las largas listas de espera no son nada alentadoras, y muchas personas optan por no ir al médico, aun cuando sería aconsejable. Así, sólo entre 2007 y 2009, aumentó en un 14 por ciento el número de griegos que califican su estado de salud como “mala” o “muy mala”.

Al mismo tiempo, los recortes en los programas de intercambio de agujas y de atención primaria duplicaron los casos de VIH en el 2010 entre usuarios de drogas inyectables, mientras que el número de consumidores de heroína aumentó en un 20 por ciento en el 2009. Según Eleni Kokalu, del departamento de enfermedades infecciosas del Hospital Evangelismos –el más importante de Atenas– desde el mes de enero ha aumentado el número de infecciones por VIH en un mil por ciento entre los usuarios de drogas intravenosas.

El incremento de suicidios es igualmente alarmante. Si entre los años 2007 y 2009 se registró un aumento del 17 por ciento, según datos oficiales citados en el Parlamento, se ha registrado una progresión de 25 por ciento en el año 2010 en comparación con el año anterior. En los primeros seis meses del año, según ha informado el ministro griego de Salud, los suicidios aumentaron en un 40 por ciento en relación al mismo período del año 2010.

“El panorama general de la salud en Grecia es preocupante”, concluyen los autores del estudio. “La población está pagando el esfuerzo de financiar la deuda al precio más alto: con la pérdida de acceso a la atención preventiva y los servicios de salud (…) Es necesario prestar mucha atención para asegurarse de que la crisis griega no afecta a la riqueza fundamental del país – su propia gente “.

Ésta es seguramente la pregunta clave: ¿cuánto tiempo y hasta qué punto puede sacrificarse una población sin morir …o sin liberarse?

votar

Sobre el tema, en este blog:

Carta abierta de Mikis Theodorakis y Manolis Glezos en defensa de Grecia y Europa
¿Para qué quiere el Gobierno griego 400 tanques?
Sin noticias de la OMS, los recortes se extienden como una epidemia
El genocidio financiero de Grecia

 
6 comentaris

Publicat per a 18 Octubre 2011 in Europa, Salut

 

Etiquetes: , , , , ,

Los paraísos fiscales no son buenos para la salud

Ayer estuvimos en nombre de Dempeus per la Salut Pública en ARBÚCIES donde recibimos la mejor de las acogidas. No sé si esa maravillosa gente de Arbúcies con la que compartimos ideas e indignación, análisis y solidaridades, son de los que se levantan temprano, pero sí sé que son los evitan que se cierre el CAP por la noche (“retallades Boi Ruiz”) y evitan deshaucios de gente necesitada que ha sido vampirizada por los bancos. Precisamente, en la sesión, entre las muchas cosas que comentamos y que se encargó de fundamentar el company Jordi Romero con una buena introducción sobre las movilizaciones de las últimas horas y los motivos que las provocan salió el tema de la insolidaridad (que enferma el mundo) de los que mantienen sus capitales y el provecho de sus especulaciones en los paraísos fiscales. Añado esta entrada gracias a Oscar Martínez Martínez, con un video muy ilustrativo, y , traducida al castellano , para reforzar algo más la documentación que ya pueden encontrar en este blog sobre el tema y de la que destaco: “Sin paraísos fiscales no habría recortes sociales”, “Los beneficios del IBEX y el déficit público, y “Puede sobrevivir la democracia al capitalismo financiero?”

El fraude fiscal en España alcanza los 80.000 millones de euros. Los intereses de la deuda pública que debe pagar cada año el estado llegan a 21.500 millones de euros, el 26,8% del fraude permitido.

Los inspectores de Hacienda han denunciado públicamente que no hay un verdadero interés por parte de las autoridades económicas del estado de combatir el fraude fiscal:

“… Podemos DECIR que no existen voluntad política para lucha contra el fraude fiscal Mientras no existía un verdadero plan destinado a DICHO fin.”

Prácticamente el 100% de las empresas del Ibex 35 opera en los llamados “paraísos fiscales”, lo que significa que están evadiendo capitales del país ante los ojos de todos.

Las empresas fiduciarias que ofrecen servicios a cualquier empresa que quiera evadir impuestos mediante la creación de compañías fantasma (denominadas “offshore”) se anuncian sin complejos en Internet. Su verdadero objetivo se camufla bajo el eufemismo de la “optimización fiscal”.

La gran pregunta es:

¿Por qué un gobierno obsesionado con la reducción del déficit público no quiere poner fin a este enorme problema y sí en cambio opta por la vía, mucho más impopular, de la reducción del gasto público y en especial del gasto social?

votar

 

Etiquetes: , , , , ,

 
A %d bloguers els agrada això: