RSS

Arxiu d'etiquetes: Rosa María Artal

AVUI, REACCIONADOS a El Prat, amb @rosamariaartal i @sergipicazo

imagePresentació del llibre “ReaccionaDos” amb Rosa Maria Artal, Àngels Martínez Castells i Sergi Picazo
A les 19:00 hores
El 2011 es va presentar Reacciona mentre al carrer una onda d’indignació va donar lloc al 15M. En aquesta segona part del llibre es tornen a plantejar qüestions claus a les quals responen diferents especialistes. Ens acompanyen dues de les autores: Rosa María Artal i Àngels Martínez Castells. Completa la taula rodona el periodista Sergi Picazo.

Rosa María Artal és llicenciada en Ciències de la Informació. La seva vinculació amb Televisión española data de 1973, on ha presentat el Telediario 3 i l’ Informe Semanal. Va cobrir la caiguda del Mur a Berlín i fou corresponsal de televisió espanyola a Londres i directora del programa Dos en la madrugada i Rosa en la madrugada de Radio Nacional. Ha escrit a El País i Público. Des de 2012 escriu a eldiario.es. Es autora de una desena de llibres. Entre d’altres premis té el Talento de la Televisión de l’Academia de Televisión 2006 i el premi Pfeiffer de Periodisme 2007. Molt activa i influent a les xarxes socials, és autora del blog El periscopio.

Angels Martínez Castells es doctora en Ciències Econòmiques i Presidenta de Dempeus per la Salut Pública. Pertany al Consell Científic d’Attac. Interessada per temes de gènere, ciutadania i democràcia, ha escrit i publicat sobre la Unió Europea, serveis públics i molt especialment sobre salut i sanitat. Ha participat en llibres col·lectius: Reacciona (2011) Ed. Aguilar, Utopías (2012) Ed. del Páramo, Yes, We Camp, Trazos para una (R)eolución (2012), Dibbuks. Actúa (2012) Ed. DebatePerspectives (2013) Espai Fàbrica El preu de la salut (2014) Espai Fàbrica. ReaccionaDos (Aguilar 2015) i el próleg al libro de Cafeambllet(2013) Artur Mas, on són els meus diners?. http://angelsmcastells.wordpress.com/

Sergi Picazo Guillamot és periodista i professor associat de Periodismo a la UAB. Actualment treballa al nou mitjà digital Crític, especialitzat en periodisme d’investigació i en anàlisi crític de la realitat social i política de Catalunya.Ha traballat a El Punt Avui, La Directa, El triangle, Illacrua, Anuari Mèdia.cat dels silencis mediàtics i a l’ Observatori de la Cobertura de Conflictes. Ha guanyat en dues ocasions el premi de periodisme solidari Memorial Joan Gomis.

Organitza el club de lectura de pensament polític actual. Retransmissió en directe per internet a través del canal de Youtube del Departament de Cultura de l’Ajuntament del Prat: http://www.youtube.com/ElPratCultura

 

Etiquetes: , , ,

Mentirosos, imputados, caciques, impresentables…. Y dicen que van a ganar otra vez!

Leo este post imprescindible de Rosa Maria Artal, y me contagia. Estoy de acuerdo: vamos de cabeza al subdesarrollo humano gracias a la infame y desalmada gestión del PP y amigotes, y todavía ocupan un lugar de destaque en las encuestas.  ¿En niveles de record en la Deuda impagable, en  puestos de la  vergüenza en desarrollo humano, desahuciando a gente enferma y en silla de ruedas contra lo que nos dicen incluso desde la nada compasiva (por otra parte) Unión Europea?. A los que pretenden dirigir el imperio desde la calle Génova nada humano les importa.  Sólo les conmueve  lo que puede alterar su cartera y  sus subvenciones (también llamadas por la candidata bocazas “mamandurrias”) . Hace un par de días leí que  Madrid es la única comunidad autónoma donde los ricos no pagan Impuesto sobre el Patrimonio. El Gobierno de Esperanza Aguirre decidió bonificarlo al 100% en 2011, con la suerte de que uno de los beneficiados por esta medida es el propio marido de Aguirre, cuyo patrimonio neto supera los 5,5 millones de euros, según datos de Hacienda a los que había tenido acceso infoLibre. En 2013, última declaración presentada, Fernando Ramírez de Haro, el afortunado cónyuge, se ahorró así más de 60.000 euros. El Impuesto sobre el Patrimonio –que había eliminado en 2008 el PSOE en uno de sus momentos de delirio– se reintrodujo en España en 2011. Pero tres comunidades gobernadas por el PP –Madrid, Comunidad Valenciana y Baleares– decidieron entonces bonificar el impuesto en su totalidad. Al año siguiente Madrid se quedó sola porque la crisis llevó a los Gobiernos valenciano y balear a cobrar el impuesto. Desde 2012, Madrid es la única comunidad que no ingresa ni un euro por el patrimonio de sus contribuyentes más acaudalados.

MariaGorettiPero la prensa domestinada va repitiendo las demostradas mentiras de la candidata pepera a la Alcaldía de Madrid sobre Manuela Carmena y su marido… y no hay manera que reconozcan que el bulo toma proporciones de infamia. Y en Barcelona se fragua el temor de un pacto de todos contra Ada Colau porque con Pablo Iglesias llamó ladrones a los ladrones. Y eso no puede ser. En el país de la mentira, decir la verdad crea mal ambiente, y alimenta malos hábitos. El candidato de ERC se prepara la coartada advirtiendo que no pactará con Ada Colau si ésta no hace profesión de independentismo YA! La persona que fundó la PAH y que sigue luchando, ahora de otra manera, para que las personas enfermas como Maria Goretti no sean desahuciadas en sillas de ruedas y en duras condiciones para su Síndrome de Sensibilidad Química Múltiple, tiene que envolverse en la bandera que tapa las corrupciones del Palau de la Música, las privatizaciones de la sanidad, las prótesis en mal estado, el REpago de sillas en Hospitales robados y en medicamentos imprescindible… Ada Colau tiene que aceptar el chantaje del socio que oculta  las sedes embargadas para que los candidatos del orden(desorden) consideren si pueden pactar con ella. Como decimos en Catalunya: Vagi a pastar fang, senyor Alfred Bosch, que la independencia de criterio y propuesta frente de las arbitrariedades de la troika, el TTIP y las Deudas impropias y obligadas por los bancos, es mucha mayor garantía de que los pueblos se autodeterminen que no hojas de ruta que caducan al menor soplo hivernal.  Y si no, tiempo al tiempo.

Mira este video que hoy ha circulado sobre los Alcaldes Corruptos por la red para irnos cargando de más razones…

…pero no sólo denuncies al cacique más cernano. Denuncia las corrupciones, las puertas giratorias, los saqueos que a todos los niveles de la administración del Reino de España se prodigan hasta el empacho. Es una buena terapia para salir del shock, para perder el miedo, para que la ciudadanía entienda que la dignidad empieza al sacarles de sus sillones, al no votarles nunca más.

 
 

Etiquetes: , , , , , ,

Rosa María Artal: “O povo é quem mais ordena”

image

De Rosa María Artal, en Eldiario.es, com un abrazo, el mejor artículo para un 25 de Abril de esperanzas para una Europa del Sur -en espera de que nos lo creamos y empuñemos de nuevo los claveles- “O povo é quem mais ordena”.

“El sentimiento es de frustración por no haber conseguido mantener lo buscado con la revolución. Los ideales están vivos en el corazón y en la mente de los portugueses pero el sistema es tan opresor -aquí como allá- que no permite mantener lo que se consiguió”, dice José Moreira da Silva. Hace 40 años era un joven capitán portugués que participó activamente en la Revolución de los Claveles. En un papel secundario, dice. En la noche del 24 al 25 de Abril de 1974 se multiplicó. “Primero salí en busca del presidente de la república que estaba huido y después acudí al aeropuerto de Lisboa para mantener la seguridad”, relata. Tres días estuvo cerrado. Por cierto, en cuanto se abrió se llenó de españoles que -con Franco vivo y aún hasta firmando sentencias de muerte- querían ver si era posible respirar en libertad y lograrlo… sin un solo tiro.

Moreira da Silva cita como ejemplo de los logros más relevantes que la Revolución iba consiguiendo en sus primeros estadios la reforma agraria. “Se habían puesto a funcionar cooperativas agrícolas, granjas estatales y pequeños agricultores y -destaca- fue un logro ciudadano, de las personas”. Fueron muchos más los objetivos conseguidos. De entrada y sobre todo derrocar una dictadura que se perpetuaba desde 1926, y hacer que el presidente, entonces, Marcelo Caetano, huyera y se exiliara.

Se empezó a perder la batalla, en opinión de Moreira da Silva, ya a partir de las elecciones de 1976 “cuando el partido socialista -dice- se encargo de poner freno al desarrollo de la revolución. Los gobiernos sucesivos, después, fueron revirtiendo todo”. Muchos factores concurrieron. “Los poderes facticos nacionales e internacionales no estaban interesados en que aquello prospera, porque el ejemplo suponía un peligro de contagio en España, un país mucho más grande. Y así fue, España hizo la Transición para dejarlo todo atado y bien atado”, explica.

Portugal y España. Siempre juntos, aunque tantas veces nos demos, les demos, la espalda. La expansión colonial, la pérdida del imperio. La dictadura, la democracia, el ingreso en la hoy Unión Europea. Un paso por delante Portugal con mayor frecuencia. Salvo en la corrupción política mucho menos numerosa y descarada que aquí. Ambos países fuimos y somos cobayas de la austeridad neoliberal. A los portugueses les han vendido a manos privadas la mayor parte de cuanto tenían de valor en su patrimonio púbico, a nosotros nos están “privatizando” a la carrera. Han esquilmado a los funcionarios de los servicios públicos, mermados, tanto como a los españoles. Se ven más mendigos en las calles españolas que en las de Lisboa pero también acuden a los puntos de suministro de comida. De forma discreta. También los parados y jubilados racionan sus medicamentos -incluso dejando de tomar lo que necesitan-, dado que ya son objeto apenas contestado del lucro del repago. Por supuesto han disminuido sus sueldos. Soportan, eso sí, menos paro. E igualmente les cuentan que la economía se recupera y crece cuando su bienestar se ha desmoronado. Incluso muchos portugueses creen la propaganda sin reparar ni en el deterioro de sus propias vidas.

La capacidad de sufrimiento de los portugueses es infinita repiten como una definición, como un mantra. La nuestra parece haberse contagiado para aceptar cuantos mermas nos decreten. Buena parte de los portugueses se agarran sin embargo al espíritu del himno que constituyó Grandola Vila Morena de José Afonso en aquellos días de Abril. Irrumpen en el parlamento a cantarla. Es baza fija en todas las concentraciones populares. “En cada esquina un amigo”, “tierra de fraternidad” pero sobre todo “el pueblo es quien más ordena”. Una pujante intelectualidad presenta numerosas iniciativas -la Fundación José Saramago es parte viva de ese foco cultural-. Pero Grándola va mucho más allá, es la canción de aquel sueño que se materializó haciendo saber que a veces la voluntad los convierte en realidades. Los portugueses saben que, en efecto, es el pueblo quien más ordena, pero que las trabas reales las ponen quienes dimiten de la ciudadanía. El pueblo, manipulado, desactivado, atemorizado, enormemente distraído de lo esencial, lo olvida. Minorías decisivas llevan las riendas de esa dejación. Son aquellos en quienes seguramente pensaba, Saramago, el Premio Nobel de Literatura portugués al decir: “El pensamiento correcto es un veneno social”.

“La gente puede hacer, hacia y ha hecho muchas cosas” protesta, tajante, el antiguo capitán de abril José Moreira da Silva. Quizás necesitamos créernoslo todos, tanto como él. Tiene motivos, a él no pueden decirle que es imposible cambiar el rumbo de la historia para que labore en favor de todos. Lo vio. Lo tocó con las manos.

Los mismos nubarrones se ciernen sobre ambos países. José Saramago o Mario Soares entre otros abogaron por una Iberia unida que, más grande, respondiera con mayor fuerza a los envites de los poderes fácticos de Europa. Es idea a tener en cuenta, ganaríamos con la suma. Mucho, nosotros.

Lisboa se llenó de españoles hace 40 años, en el abril de los claveles. Fueron a respirar la revolución que los portugueses se trabajaban. Franco siguió su curso natural de vida y murió en su cama año y medio después. En su puesto del aeropuerto de Lisboa el capitán José Moreira da Silva no supo entonces que allí, cuando se abrió el tráfico aéreo, se encontraba una mujer catalana que más adelante, en segunda oportunidad, cambiaría su vida. A su lado y en España continua en la brecha. En un papel discreto y esencial. Porque hay que seguir insistiendo. Quizás un día, el pueblo deje de ponerse zancadillas y entienda que es… quien más ordena. El 25 de Abril de 1974, en Portugal, lo demostró.

 
2 comentaris

Publicat per a 25 Abril 2015 in Ciutadania/Política

 

Etiquetes: , , ,

Rosa Maria Artal y la herencia (espléndida) de Stéphane Hessel y José Luis Sampedro

RosaMariaArtal-104329_L

El magnífico periodista y amigo Juan J Tortosa nos hace hoy un regalo especialmente acertado y nada libre compromisos, Estoy segura de que va dedicado, con el afecto y la complicidad de las largas luchas (que siguen y se repiten, y en situaciones no siempre mejores) a Rosa María Artal, el álcali imprescindible de Reacciona y ReaccionaDos.  Con su permiso implícito me sumo al homenaje (y le agradezco que se haya acordado también de mí en el día de Rosa Rosae)

Escribe Juan J.Tortosa en su “las carga el diablo” de hoy::

Estoy seg1301852737737uro que José Luis Sampedro y Stéphane Hessel, allá donde se encuentren, deben estar observando con cierta satisfacción lo que está pasando en nuestro país desde hace ya unos cuantos meses.

Buena parte del nerviosismo que acusa la derecha, de la histeria de tanto periódico con el norte perdido y del miedo que les ha entrado a quienes se las prometían tan felices turnándose en el poder por los siglos de los siglos… buena parte de todo eso se debe al impulso de estos dos ilustres nonagenarios quienes, antes de abandonarnos en 2013, contribuyeron con su pensamiento y sus escritos a remover conciencias, nos ayudaron a vencer la pereza e hicieron crecer un sentimiento generalizado de que había llegado el momento de pasar a la acción.

En enero de 2011 apareció “Indignaos” en las librerías, editado por Destino. Apenas 40 páginas que se convirtieron rápidamente en un auténtico best seller. El escrito de Hessel lo prologó Sampedro en su edición española, y apenas dos meses después Aguilar puso a la venta “Reacciona” un libro con 10 trabajos que recogían el testigo de Hessel. Eran reflexiones, entre otros autores, de José Luis Sampedro, Mayor Zaragoza, Baltasar Garzón, Juan Torres, Ángels Martínez i Castells y Rosa María Artal, esta última motor de la iniciativa y responsable de la edición de un libro que se mantuvo durante muchas semanas en los primeros puestos de las listas de venta.

Y en esPrevia-Carne-Cruda-Reaccionados_EDIIMA20150302_0810_13to llegó el 15-M. Una inédita movilización popular en la que dos libros, aparentemente modestos pero muy ambiciosos, formaban parte en cierta manera de aquel paisaje preñado de esperanza. Indignaos y Reacciona tuvieron algo de libros pancarta, de bandera para la entusiasta y contundente movilización en aquella primavera de hace cuatro años donde todo acabó explotando y empezó a crecer una semilla cuyos frutos parece que ya están germinando.

Desde hace poco menos de un año, los “instalados” de siempre han dejado de prometérselas tan felices y empezado a intuir que igual se les acaba el chollo. La inminencia de las elecciones andaluzas y la cercanía de las municipales y autonómicas permite imaginar, a tenor de los sondeos y de otras evidencias, que las urnas esta vez pueden ser más elocuentes que nunca.

Y en medio de todo esto, surge “Reaccionados”, la segunda parte de Reacciona, con los mismos autores de hace cuatro años menos sus dos principales inspiradores, Hessel y Sampedro quienes, antes de marcharse, parece que pusieron buen empeño en que la mecha de su pensamiento prendiese. Y ha prendido, vaya si ha prendido.

“Toca unirse a quienes están ya reaccionando para cambiar los métodos y poner a prueba y a punto nuevos dispositivos que combatan las jerarquías escleróticas de los corruptos insaciables”, escribe Ángels Martínez i Castells en esta segunda entrega de Reacciona.

“Solo el futuro nos dirá si las turbulencias que presagian las encuestas, los resultados electorales recientes y la indignación que se percibe en el semblante de las gentes normales y corrientes se siguen traduciendo en silencios legitimadores o en una respuesta distinta que les haga frente”, concluye por su parte Juan Torres, compañero en Público y autor junto a Vicenç Navarro del programa económico que Podemos presentó el pasado mes de noviembre.7036741

“Los tiempos en que la sociedad española vive están marcados por la incertidumbre y la desconfianza, -escribe Baltasar Garzón en Reaccionados“. Y continúa: “Solo con una firme decisión por parte de las instituciones y una enorme autocrítica por no haber estado a la altura de las necesidades del pueblo podrán recobrar la confianza de los ciudadanos”

Por su parte, Federico Mayor Zaragoza insta en el libro a inventar el futuro: “Juntos podemos iluminar los caminos del mañana, escribe. Y remata su aportación citando el Popol Vuh maya: “Que todos se levanten, que nadie se quede atrás”

“Cada vez es más intensa la toma de conciencia de una parte de la sociedad, que se organiza para buscar las respuestas que la política tradicional le niega, escribe Rosa María Artal en el prólogo. Es el momento de plantearse -continúa- cuestiones clave: ¿cuánto más estás dispuesto a perder? ¿cuanto más estás dispuesto a permitir que le quiten a tus hijos? ¿tan difícil es hacer algo por evitarlo?”

Algo parece que se ha hecho y continúa haciéndose. La siembra ha surtido efecto y empieza a verse que todo lo vivido, sufrido y luchado está mereciendo la pena. El primer aldabonazo tendrá lugar en Andalucía. Será solo el comienzo: De la reflexión, a la calle; de la calle a las instituciones; y de las instituciones… al cambio.

Todo lo que está por venir en los próximos meses seguro que proporciona suficiente material para que Artal, siempre inquieta, promueva en su momento una tercera aventura de Reacciona. Porque, por mucho que las cosas puedan mejorar, siempre quedará tarea por hacer. Hessel y Sampedro, los dos grandes ausentes, así lo entendieron siempre.

J.T.

 

Etiquetes: , , , , , , ,

#ReaccionaDos : Porque es tiempo de rebelarse

Lo presenta mejor que nadie Rosa María Artal en su blog. Y no podía ser de otro modo porque la escritora y periodista ha vuelto a conseguirlo: reúne y coordina de nuevo a Lourdes Lucía, Baltasar Garzón, Federico Mayor Zaragoza, Juan Torres López Ignacio Escolar, Javier López Facal, Javier Pérez de Albéniz, Carlos Martínez y a mí misma, Angels Martínez i Castells, en torno a una indignación que necesita transmutarse en cambio urgente, en tsunami político que arrastre hasta las alcantarillas del inframundo la corrupción cronificada de los seculares herederos de los privilegios. En el epílogo se suma Javier Gallego Crudo, una incorporación de lujo a ReaccionaDos.

650_AG15258.jpgDesde la editorial Aguilar preguntan a los futuros lectores:

¿Cuánto más estás dispuesto a perder?
¿Cuánto más estás dispuesto a permitir que les quiten a tus hijos?
¿Tan difícil es hacer algo por evitarlo?


El paro juvenil ha alcanzado el 53 por ciento. Algunas estadísticas cifran la tasa de pobreza infantil en torno al 33 por ciento cuando hace cuatro años era del 17 por ciento. Sin embargo, las empresas que cotizan en el Ibex son un 67 por ciento más ricas. La deuda pública ha aumentado hasta alcanzar récords históricos: un billón de euros… La sociedad española está sufriendo uno de los mayores destrozos de su historia reciente. El brutal aumento de la desigualdad está poniendo en peligro las bases de la democracia.

En abril de 2011, poco antes del 15M, salía publicado Reacciona, un libro bajo cuyo premonitorio título se reunían las opiniones críticas de un heterogéneo y nutrido grupo de personas, destacadas en sus respectivos ámbitos profesionales. Buscaban denunciar la estafa de la crisis y proponían medidas para conseguir plantarle cara a la misma o, como decía José Luis Sampedro, para «convertir el ocaso en ocasión». Inspirados en la indignada llamada de Stéphane Hessel y su aliento a la movilización, Reacciona alertaba de la cada vez mayor separación entre poder político y ciudadano, al mismo tiempo que alentaba a una reacción por parte de la sociedad española. Hoy ya no están ni Sampedro ni Hessel, cuya participación en aquel libro fue decisiva, pero sus ideas siguen latentes.

Han pasado los años pero el movimiento ciudadano no ha sido lo suficientemente fuerte como para impulsar un giro drástico a la situación. No ha conseguido evitar que la desigualdad haya seguido aumentando alarmantemente, igual que lo ha hecho la pobreza, el número de parados, de desahucios, de imputados por corrupción y el desprestigio de la clase política en general. Es el momento de resucitar el espíritu indignado y constructivo de aquel libro para hablar de todos los desmanes que se han perpetrado en nombre de la estabilidad económica y social. Hoy más que nunca se vuelve a hacer apremiante reaccionar.

Es el momento de rebelarse. Ahora, en ReaccionaDos, los mismos autores de 2011 —Rosa María Artal, Federico Mayor Zaragoza, Ignacio Escolar, Lourdes Lucía, Baltasar Garzón, Juan Torres López, Ángels Martínez i Castells, Javier Pérez de Albéniz, Javier López Facal y Carlos Martínez, y la incorporación de Javier Gallego Crudo— reflexionan sobre el camino recorrido y las grises circunstancias acontecidas. Igualmente, presentan propuestas y proyectos de cambio que, sobre todo, permitan reducir las desigualdades sociales, regenerar el sistema y rescatar a las personas más que a los bancos y otras instituciones financieras. Ponen en evidencia la existencia de posibles soluciones a la crítica situación de la sanidad, la educación, la justicia, la ciencia y la cultura, y que, además, ya hay grupos que están manos a la obra para localizarlas.

 

Etiquetes: , , , , , , , , , , , ,

Hoy, de nuevo, las trece rosas… y una advertencia de Argentina

Hace años que cada cinco de agosto leo a mi amigo Rafa García Almazán. Nunca ha fallado a esta cita y hoy, cuando se conmemoran los 75 años, no podía faltar. Del blog de Kabila:

image

Hoy vuelve a salir el sol. Un sol cubierto de rosas. Rosas de tres colores: Rojas, amarillas y violetas. Rosas cubiertas de rocío, Rosas jóvenes, con ganas de vivir. (…) Porque cada cinco de agosto, somos muchos los que estamos empeñados en que resuciten. Y ahí, están, las vuelvo a ver, tal como me lo contaba mi madre, que pudo ser una de ellas. Tenían miedo, y quién no, pero sabían que tenían la razón, que no habían cometido ningún delito. Jóvenes, valientes, alegres, fueron asesinadas por criminales sin escrúpulos, con el solo fin de hacer ostentación de un poder ilegítimo e ilegal (…) Ha tenido que ser una jueza argentina, María Servini, quien ha instruido una causa, hoy todavía abierta, contra el franquismo para vergüenza de nuestras instituciones. Y, por otro lado, la ONU ha dado 90 días para que el gobierno español explique cómo va a reparar a las víctimas franquistas.

Aún sin perder la esperanza, después de tantos años, sabemos que en nuestro país poco se hará, se volverá a decir que hay que mirar hacia adelante. Eso sí, con una mochila llena de miserias, cargada de víctimas no reconocidas, no reparadas, voluntariamente olvidadas. Por eso, para mí, esas Trece Rosas, que hoy vuelven a resucitar en mi memoria, son el símbolo de aquel horror y de esas víctimas, hoy todavía a la espera de recibir, algo tan simple como: Verdad, Justicia y Reparación.

Y con la cita emocionada, la constatación que algo más nos une hoy a Argentina, porque no sólo de la mano y por la voluntad de una jueza argentina sigue palpitando nuestra memoria histórica. También hoy del pueblo argentino nos llegan lecciones aprendidas y olvidadas y advertencias de nuevas estafas sobre un paisaje de corrupción que, ni en lo local ni en lo global, parece conocer otras fronteras que las de su clase: (los corruptos se arropan entre sí, como nos recuerda Rosa María Artal. )

Y así, como escribe Juan Carlos Monedero:

image

La pelea que tiene ahora mismo Argentina contra los fondos buitre (fondos que tienen tanto dinero que compran bienes devaluados y luego, con la ayuda de los jueces, quieren cobrarlos, sin prisa alguna, a precios multiplicados por mil) es la pelea de cualquier demócrata. En cualquier lugar del mundo. Su victoria será, también en España, un empujón para auditar la deuda y exigir que no nos cobren a los ciudadanos los desmanes de otros. El gobierno argentino va ganando. No hace falta apoyar todo lo que hace ese gobierno. Apenas nos atreveríamos a defender lo que hacemos cada uno cada día. Pero esa pelea es histórica. Es hermosos saber que la pelea a ambos lados del Atlántico es la misma. El sistema no nos pregunta la nacionalidad para robarnos (…) Hace más de dos décadas que saben allá qué significa la dación en pago, la prima de riesgo, los bonos a diez años, el FMI que no se presenta a las elecciones pero organiza los países. Los fondos buitre ya están operando en España comprando viviendas de protección oficial. Los latinoamericanos, cuando vienen a España, dicen: “vengo del futuro”. Aprendamos. O repitamos el dolor. Un bálsamo podría curarnos. Saber que los pueblos, como los rebeldes, se encuentran en el camino.

 
1 comentari

Publicat per a 5 Agost 2014 in Ciutadania/Política, Gènere

 

Etiquetes: , , , ,

Reivindicación de la Energía Liberada de Rosa María Artal

imageLa Universidad de Viena ha publicado un estudio en el que menciona a eldiario.es como uno de los medios políticos en Twitter con más influencia en las conversaciones relacionadas con las últimas elecciones europeas, y entre las periodistas que sobresalen en el trabajo figura en lugar destacado Rosa María Artal. La periodista y escritora ha trabajado, publicado y editado mucho y bien, pero quisiera recordar hoy que en noviembre del 2011, pocos meses después de Reacciona, salió a la venta La energía liberada, un gran ensayo en solitario que llevaba como subtítulo “El estallido social de un mundo en crisis”. La energía liberada se publicó en un momento confuso para España, entre los últimos alientos de un gobierno que amplió los derechos cívicos hasta la vanguardia europea cuando, desde el punto de vista económico, se dejaba apresar –e imponía— unos irracionales grilletes de desigualdad que iban a mellar de forma grave el apoyo de sus partidarios.

Escribí entonces que personalmente nunca creí demasiado en el poder de la palabra escrita, pero –aunque no era intención de la autora ni estoy segura se escribió para tan cortas coyunturas— pero había que lamentar (después de unas elecciones que dieron una mayoría absoluta al PP difícil de resistir) que La energía liberada no hubiera podido ni siquiera amortiguar, en alguna medida, los graznidos voraces de tanta gaviota. No me malinterpreten: el texto no muestra inclinación ni parentesco –para nada– con opciones partidarias en el sentido tradicional, pero el proyecto intelectual y vital que contiene está en las antípodas de esas mayorías absolutas de neutrinos parásitos, “sumideros de energía” que están lejos de aportar ideas propias pero que nos quitan fuerzas para construir una sociedad más justa. Porque la autora sí tomaba partido por otra interpretación de la realidad, por otra manera de vivir y ejercer la solidaridad, y por sembrar semillas de empoderamiento ciudadano (y su texto nos permitiría, más adelante, entender cómo y por qué de lo más hondo de un núcleo al rojo vivo, siguen brotando nuevas oleadas de lava que cambian, quizás definitivamente y para mejor, el paisaje político).

El hecho es que Rosa María Artal escribió un magnífico libro de periodismo que conserva toda su vigencia. Se trata de un texto bien documentado, en el que la autora utilizó el buen hacer de su oficio para levantar acta de las claves, anotar los puntos de inflexión, avisar cuándo han aparecido nuevas grietas en las estructuras sociales, y cómo el musgo del la mediocridad y del hastío ha empezado a esconder, peligrosamente, profundos intersticios. Rosa María Artal desconfía de los panoramas sociales sin relieve y nos convidaba de nuevo a explorar horizontes, a no huir de las contradicciones, a sumergirnos en los conflictos. Invitaba a desplegar con ella velas, gavias y trinquetes para dejarnos arrastrar por los vientos de los pueblos, para huir de esta aparente calma chicha de la trampa y la mentira, donde medran los bueyes y los corruptos. Ayudaba a compartir esa energía que nos envuelve abriendo puertas y ventanas, y avisaba de los momentos en que el mundo, aunque parezca que se detiene, avanza y se ilumina, y nos enseña a utilizar los instrumentos de su oficio para detectar trampas de lenguaje y perforar las opacidades del sistema.

Rosa María Artal utilizaba la visión panorámica imprescindible para entender por qué en un determinado punto del planeta se agrieta la corteza y brota una esperanza inesperada (ya sea en Sol, o en la plaza Tahir, o en Zuccotti Park) y de su mano podíamos recorrer países gravemente amenazados (Grecia, Portugal, Letonia) países que se levantan (Islandia) y países fantásticos que se enseñorean de nuestro paisaje mental (Equidistán) para que el discurso público de los medios se hunda y confunda en un trémolo amedrentado: por el contrario, su discurso vibrante nos prevenía de los tonos monocordes que hace indistinguibles las verdades de las mentiras

imageSeguramente habrán leído algunas malinterpretaciones que confunden y circunscriben –por pereza de lectura o por esa tendencia tan española de quedarse en el mensaje aparente de los titulares, La energía liberada a un intento más o menos comercial de explicar el 15-M. Pero lo cierto es que el trabajo emprendido por la periodista y escritora es de muchísimo más calado, y se remonta con acierto a los orígenes de la crisis, nos revela sus causas, se detiene en tono especialmente acusador en la corrupción y no rehúye identificar los personajes que interactúan en el desastre, ya sean de carácter político, social o económico. La propia autora lo explicaba: “No es un libro `del 15M”, aunque contenga una detallada descripción del movimiento. He tratado, sobre todo, de aportar información esencial sobre la génesis de la crisis en todos sus detalles, incluso en los indispensables antecedentes que nos hablan de una estrategia diseñada. Desde el mismo mes de Noviembre de 1989 cuando –recién caído el Muro de Berlín y con él el bloque contrario- se firma el Consenso de Washington (seguido del Consenso de Bruselas) que –con premura extrema- adapta para el mundo lo que los neoliberales venían aplicando en Latinoamérica y África, con justificaciones varias y en lugares que pasarán más desapercibidos”.

Pero si nos centramos en los efectos sin repasar, con Rosa María Artal, las causas y sus responsables, contribuiremos no sólo a empequeñecer injustamente su propuesta, sino que también le inyectaremos, de la manera más injusta, caducidad: les aseguro que La energía liberada trasciende, de largo, la por otro lado loable tarea de relatar en cronologías de mayor o menor densidad, lo que sólo es un momento (o un resultado parcial e incompleto, si se quiere) de las tensiones que han venido rompiendo equilibrios, desequilibrando pactos, y repartiendo sesgadamente responsabilidades y culpabilizaciones inmerecidas, mientras los auténticos responsables siguen dictando su voluntad desde áticos decorados con especies en extinción y reciben torpes indultos que alejan para muy, muy tarde, la esperanza socialdemócrata –hoy tocada y no se sabe hasta qué punto hundida– de recuperación. De alguna manera en Reacciona lo adelantaba al escribir en mi texto sobre las estafas cotidianas: “El sueño socialdemócrata ha muerto y el capitalismo arrogante toma por bandera la falta de equidad, la explotación y las desigualdades: inicia un retorno al futuro que sólo conduce a la barbarie.”

Lo que entonces no sabía todavía es hasta qué punto, en España, las torpezas de última hora se iban a sumar a cesiones políticas surgidas en las antípodas de la democracia, e impuestas de forma antinatura a los restos del naufragio socialdemócrata. Las políticas neoliberales, nos decía Rosa María Artal, pueden calificarse de suicidas para la población (no desde luego para sus privilegiados beneficiarios) y sólo basta mirar sus resultados. Pero son también letales para los gobiernos democráticos que quieren imponerlas. Lo estamos viendo también en Europa con el trampantojo de la “tecnocracia” en el poder que salta sobre los programas y los escaños elegidos en Grecia o en Italia, que hunde con rapidez en las arenas movedizas al presidente griego que se atreve a proponer que el pueblo opine, y que abre para España un futuro demasiado incierto, con mayorías más que absolutas, aplastantes, utilizadas para avalar programas ignorados, deliberadamente ocultos. Cuando se descubra la dureza del modelo se pondrá de nuevo a prueba la solidez de una corteza social trabajosamente anestesiada.

Rosa María Artal no es sólo una excelente periodista y escritora. Tiene el don de captar lo esencial de una situación, por complejo que sea, y explicarlo de forma clara. Además, es también especialmente feliz en esta labor nada fácil de “titular”, tarea que me parece extremadamente difícil y en la que sólo los buenos periodistas consiguen destacar. Rosa Maria Artal demuestra su domino de esta técnica en las portadas de sus libros. Hay títulos que se ajustan como un guante a su contenido y que sintetizan perfectamente, con honradez, la invitación al diálogo entre autor y lector. Quienes seguimos el blog de Rosa María Artal (que no por casualidad se llama “El periscopio”) entendimos enseguida que le quedó mucho, demasiado por contar, analizar y proponer desde la “La sociedad desinformada”, el texto que firmó en Reacciona.

Con una capacidad de trabajo casi inhumana –Rosa María Artal se permite pocas concesiones y descansos cuando ha emprendido un proyecto– podemos retomar el desafío con el que nos invitó a reaccionar, poniéndonos al día de todos los movimientos que hemos vivido en los últimos años, los últimos meses o semanas y que desde las capas más profundas de la sociedad cambian mapas y modelos desde el privilegiado punto de vista de la autora, y originan ondas tectónicas que nos arrastran hacia abismos cada vez más desgarrados. Rosa María Artal era consciente ya en 2011 de que, casi sin darnos cuenta, hemos vivido muchos años (décadas) con la marcha atrás de las conquistas sociales. Poco a poco, algo que llamaban bienestar nos provocaba mayores inquietudes y desasosiego, hasta que finalmente lo hemos identificado como “medioestar” para unos pocos que son cada vez menos… y malestar para muchos (cada vez más y más) mientras avanzamos hasta este guarismo de la Gran Desigualdad que puebla calles y plazas en los USA: “Somos el 99% de la población”… pero sólo el 1% manda, decide, vive. Porque finalmente, cuando se declara oficialmente inaugurada la crisis (que es el final de una tendencia que nos estafa y nos deshumaniza) nos hemos visto inmersos en un torbellino, y arrastrados hacia un sumidero de aguas sucias y turbulentas. Hemos vivido tantos cambios subrepticios en tanto tiempo, que cuando el mundo estalla hemos olvidado lo fundamental, lo que deberíamos tener bien presente, para entender que no se trata de magia, sino de unas relaciones sociales de producción que nos conducen a una especie de barbarie que reinicia un nuevo feudalismo siglo XXI, y un fascismo que avanza con gran peligro hacia lo más cotidiano.

De hecho, Rosa María Artal nos ayuda también a vernos en la historia como sociedad que avanza, desde muy antiguo… y se humaniza civilizándose, asumiéndose en su pluralidad, respetándose en su autonomía y forjando redes de solidaridad. ¿Quieren una prueba de lo que digo? Si leen el libro, las encontrarán a cientos, pero baste ahora este párrafo sobre luchas sociales y de supervivencia, devenir, y un futuro que empezó hace ya mucho tiempo. Dice Artal:

“Los del 15M no son “ellos”, somos “nosotros”, hasta quienes aún no han querido serlo. Somos los que pusimos la primera piedra, y la segunda sobre la primera. Los que descubrimos cómo hacer fuego e inventamos la rueda que iba a sentar bases del progreso (…) Los que consagramos en un documento que los seres humanos tienen derechos (…) Los que nunca más moriremos en las hogueras de la intolerancia, porque habrá muchos para apagar el fuego (…)”.

Podría seguir mucho más, porque es difícil dejar la lectura incluso si se transcribe. Pero quiero sencillamente invitarles a que entren en contacto con la autora dialogando con su texto, investiguen sus conclusiones, se sumerjan en su discurso y sean también conscientes de que forman parte de la disidencia, tan sentida como razonada, que engendró el estallido. La energía liberada sigue siendo un libro necesario en el que Rosa María Artal recoge la vehemencia y fuerza de quienes luchan por ser protagonistas de su historia, en una explosión de dignidad que afianza el perfil de ciudadanía de unos hombres y mujeres que, en colectivos empoderados, se niegan al retorno a un pasado sin derechos, a inclinar mansamente la cerviz ante el chantaje trasnochado, a la aceptación de la barbarie y al vasallaje incivilizado con el que nos quieren otra vez inermes estos delincuentes fantoches que se esconden bajo el seudónimo de “los mercados”.

Permítanme que acabe con la frase con la que saludé en su momento la publicación de La energía liberada. Procede de La balsa de piedra, de José Saramago: “He vuelto, ésa es su historia, alguien quizá la cuente un día. Los hombres y las mujeres seguirán su camino, qué futuro, qué tiempo, qué destino. La vara de negrillo está verde, tal vez florezca el año que viene”.

Y creo que su oportunidad es hoy aún mayor. Porque no hay duda de que, a pesar de nuestra disposición y ánimo ante los tiempos que debemos vivir, seguimos y seguiremos nuestro camino. Y que para mucha gente de bien, y con la lectura de libros como el de Rosa, es posible que florezca con más fuerza, y de manera más rotunda, la vara de negrillo.

 
Deixa un comentari

Publicat per a 1 Juliol 2014 in Mitjans de comunicaci

 

Etiquetes: , ,

Del bipartidismo en la UCI a donde está la gente

imageLos resultados electorales del pasado domingo representan un parte médico que acaba en pronósticos muy reservados sobre el estado del bipartidismo después de su “sonoro batacazo”. Así describía Rosa María Artal lo que es mucho más que un “accidente” y provoca que las constantes vitales del tándem PP-PSOE estén por los suelos: sumando sus votos se quedan por debajo del 49%. Nunca habían tenido menos aliento vital. Y descorazonado anda también una parte del equipo médico habitual como el periódico El País que quince días antes de las elecciones pronosticaba (sin mayor base científica, por lo que se constata) la recuperación del vigor del “bipartidismo ante las europeas”. Después de las elecciones, en cambio, ElPais imita la más apocalíptica de las Casandras al opinar que: “Los resultados dejarían un Congreso ingobernable en unas generales”…. Unos resultados que representan también para el propio periódico una amarga medicina ya que van a tener que informar (aunque sea bien) de Pablo Iglesias, cuyo nombre no apareció en sus páginas hasta el mismo día de las elecciones.

Vale la pena difundir el gráfico sobre el estado febril del bipartidismo, visto y tomado de InfoLibre por Comunidades Autónomas, después de las elecciones europeas:

image

Si no se cumplen las previsiones optimistas de Rajoy, tan a la gallega, en el sentido de que sus votantes pueden abstenerse, como en estas europeas, pero volverán a engrosar su granero cuando los necesite en las municipales o las generales y en manada suficiente para que de nuevo el PP maneje rodillos parlamentarios, reaparecerá lo que Jesús Maraña llama “ese monstruo de múltiples cabezas (financiera, política, institucional, mediática…) denominado gran coalición, del que en infoLibre ya se hablaba a principios de mes y que Felipe González confirmó en La Sexta para disgusto del aparato de Ferraz y para indignación de las bases socialistas. Con la excusa de “salvar España”, se adivina que unos cuantos ‘hombres de Estado” y acompañantes aspiran a salvar sus personales intereses o los de sus empresas.” Para ello confían en que la ciudadanía sufra una lobotomía y se olvide para siempre de la Caja B y sueldos B procedente de donantes contratantes de obra pública, como ya ha certificado el juez instructor de la causa por corrupción de Gürtel/Bárcenas. Olviden, como por suerte no hace Rosa María Artal, los hachazos dados por el PP a los servicios públicos. “Concretamente el daño inferido a la sanidad pública –que era de las mejores del mundo- ocasiona ya víctimas reales y los repagos han convertido la salud en producto de consumo sujeto a precio y vaivenes del mercado. Los daños ocasionados en los derechos laborales son prácticamente irreversibles. El tandem interior/justicia se ha empleado a fondo en modificar los códigos con leyes francamente represivas e involucionistas. Y de sus acciones contra la mujer baste de ejemplo la elección de un candidato machista de manual que, por cierto, sale ya tan campante para Europa en nuestra representación.”

Pero lo grave es, con la gran abstención, que “todo esto y más lo aprueban y secundan casi 4 millones de personas.(…) Las sectas destructivas no funcionan con lógica, les han programado para comportarse como soportes del líder al que siguen ciegamente. Para justificar sus atropellos con inverosímiles argumentos que en muchos casos ofenden a la inteligencia”.

Ojalá el hecho de que la Comunidad Valenciana encabece el retroceso del bipartidismo signifique ¡finalmente! que la corrupción empieza a pasar factura y que la descomposición que necesariamente perfunde ha carcomido las columnas vertebrales de los partidos ensobrados y vendidos. Vean si no el gráfico de la pérdida bipartidista, y recuerden Fabras, jaguares no vistos en garages y más efectos Gürteles…

image

Pero no basta, desde las izquierdas más o menos plurales o con vocación de serlo, que se alegren o se maravillen por sus mejores resultados. Porque son todavía muy insuficientes, y hay que avanzar a toda prisa. Nos va la salud (no sólo democrática, sino incluso personal) en ello. Nos jugamos el futuro de los por venir y un presente en la barbarie, amargo e indigno. Como escribe hoy Olga Rodriguez (con mención y dedicatoria muy encarecida para la gente de Izquierda Unida y Podemos):

“Este no es un momento de reclusión, sino de expansión. Es un contexto para aprehender los elementos consensuales de la sociedad civil, volcarlos en un discurso ideológico global y unificador y plasmar éste en un proyecto de toma de poder que no solo asegure el consenso, sino que sea la expresión de ese consenso. Para ello, más allá de las siglas hay que ir a donde está la gente y no esperar a que ésta vaya a las sedes de los partidos. El amplio espectro social que comparte intereses comunes, que defiende las pensiones, la dación en pago retroactiva o la sanidad pública de calidad, entre tantos otros derechos fundamentales, recibiría con ilusión y esperanza este otro modo de hacer política. En ese sentido, los resultados del 25M transmiten (para todo lo que no sea bipartidismo ni tinieblas) un mensaje importante y son de por sí un buen comienzo.”

 
3 comentaris

Publicat per a 28 Mai 2014 in Ciutadania/Política

 

Etiquetes: , , , , , , ,

Al PP le sobra la ciudadanía

El magnífico artículo de Rosa María Artal sobre las mujeres del PP que les recomiendo leer sin demora, se complementa con las reflexiones de Kerman Calvo publicadas en InfoLibre y que reproduzco en parte para que se animen a leer todos sus argumentos. Dos trabajos fundamentales que ilustran la caverna que nos gobierna y toda la involución en derechos y civilización que nos quieren imponer. Quienes peor paradas salimos, como siempre, las mujeres, algunas tristemente retratadas en este papel tristísimo de aplaudidoras de un maltrato que atenta nuestra vida y dignidad. Pero algo tenemos que decir y oponer las otras mujeres, la inmensa mayoría, que tan duramente conseguimos escaparnos de la esfera privada de las “idénticas” para aguzar nuestros perfiles y nuestros derechos en la igualdad y la ciudadanía. ¡Que ningún Rajoy ni Gallardón de tres al cuarto, por más coros de la sección femenina revividos que los asistan, pueda vencernos!

image

PP y El PP y la confusión entre privilegios y derechos

Parece que nos atascamos un poco en la comprensión de las políticas morales, esas que regulan las decisiones personales de la gente y sus estilos de vida, y que están ganando un nuevo protagonismo en la España de Rajoy. ¿Por qué se propone excluir precisamente a las mujeres lesbianas del sistema público de inseminación artificial en España, cuando el ahorro anticipado de esta media es bajísimo? O, también, ¿por qué no se aprueba una ley nacional de parejas de hecho? Y, desde luego: ¿Por qué se propone una radical transformación de la legislación en el tema del aborto? Nos cuesta a veces encontrar el sentido a estas políticas por la sospecha de su posible dependencia del proselitismo evangelizador de líderes e Iglesias; quizás el fanatismo lleve a los gobernantes a tomar decisiones irracionales desde el punto de vista de la lógica política convencional. Podría ser. No obstante, sería un error insistir demasiado en estas posibles peculiaridades.

Sin ir más lejos, los votos también cuentan aquí. No es descabellado pensar que la propuesta del ministro Gallardón, que criminaliza de nuevo el aborto al recuperar su categoría como comportamiento ilícito salvo si concurren determinadas circunstancias, busque contentar al ala más conservadora del electorado del PP (ese grupo formado en torno al millón de ciudadanos que, según diversas estimaciones, constituiría el núcleo más duro del apoyo electoral del PP).

Pero voy a ir más lejos. Veo en el caso concreto del Gobierno actual del PP, y su nueva agenda moral, no un ejemplo de la peculiaridad de las políticas morales, sino de lo contrario. Pienso que la política del aborto, pero también la gestión de la dependencia o los ajustes en la cartera de servicios sanitarios básicos, por poner solo unos ejemplos, son todos síntomas de una misma enfermedad: al PP le sobra la ciudadanía.

Esto es radicalmente nuevo. Sorprenda o no, lo cierto es que, hasta fechas muy recientes, el PP raramente se había presentado en España como un obstáculo para la extensión de los derechos de ciudadanía, al menos en el plano de las representaciones públicas; los derechos eran sagrados, la ciudadanía modernizaba y conectaba con Europa. Nunca faltaba ciudadanía.

Permítanme que precise: no estoy afirmando que el PP no haya buscado excusas en el pasado para retrasar la extensión de muchos derechos, particularmente en el terreno de la moral sexual. Muy al contrario, este partido político ha demostrado sobrada pericia precisamente en buscar excusas para forzar tales retrasos. Lo que sostengo es que, ahora, se empieza a negar la existencia misma de tales derechos, cuestionándose, por lo tanto, la futura posición de los reclamantes en el seno de la comunidad política a la que se aspira a participar.

¿En qué me baso? Pues en la transformación de la postura del PP ante las quejas de diversos grupos sociales que insistían en que determinados comportamientos (abortar, divorciarse, contraer matrimonio entre dos mujeres, inscribir al hijo concebido por gestación por sustitución, etc.) estaban íntimamente asociados a la dignidad de la persona; es decir, eran derechos. En radical oposición a la postura de otros partidos conservadores en países como Estados Unidos, Francia o Reino Unido, la respuesta del PP, hasta momentos muy recientes, nunca fue negar la existencia de tal derecho (a divorciarse libremente, a cambiar de sexo en la sanidad pública, a imponer unas cuotas equilibradas de género en las listas electorales).

La abstención / oposición descansaba siempre sobre un argumento técnico; el matrimonio entre personas del mismo sexo, no era malo: era técnicamente inconstitucional. La ley de Igualdad no era mala, era técnicamente deficiente. La ley de parejas de hecho no era mala, era presupuestariamente inabarcable. Se buscaban, por lo tanto, excusas, no razones.

Pero ha llegado la hora del cambio. Empleando las palabras de Carmen Quintanilla (PP), en la actualidad presidenta de la Comisión de Igualdad del Congreso, el Gobierno ve ya la necesidad de acabar con la “confusión entre derechos y privilegios”. Con otras palabras, parece que ha llegado la oportunidad de oponerse al reconocimiento de nuevos derechos como la mejor y única solución para determinados problemas. En el contexto actual, se afirma, se ha de distinguir entre lo que sí es irrenunciable en tanto que ciudadano y lo que, al parecer, no lo era (pero que se podía tolerar gracias a la bonanza económica y política).

El PP empieza a insistir en los límites de su modelo de ciudadanía, un modelo que jibariza la importancia de la extensión de derechos al supeditar tal medida a la evolución de otras variables, como la economía o las necesidades de “cohesión” del cuerpo social. Si uno presta atención a muchas declaraciones recientes, llega rápidamente a la conclusión de haber vivido “muy por encima de nuestras posibilidades”, también en el terreno de los derechos.

Seguir leyendo en InfoLibre

 
 

Etiquetes: , , , , ,

Sampedro y Beiras… y un ejercicio sobre cómo manipulan los medios

sampedroEn estos días que tantas personas nos sentimos mucho más infelices sin José Luis Sampedro, quiero reivindicar los sentimientos en política, y la indignación que se desborda sin rubor por lo que unos pocos (a los que nunca sirvió Sampedro) nos están haciendo. Cuento para ello con un artículo de Ferran Monegal en El Periodico, que me aclara, de paso, por qué gente que solemos coincidir en la valoración de las noticias, discrepábamos tanto sobre la intervención de Xosé Manuel Beiras en el Parlamento gallego. Me dolía de manera especial la incomprensión que lindaba en la burla porque conocí a Beiras, hace más de 30 años, el mismo día que conocí a Jose Luis Sampedro. Y aquellos días luminosos en Sintra, en unas Jornadas organizadas por la Fundación Goulbenkian, vuelven a mi memoria con fuerza esta semana. Fue precisamente en un ambiente académico que transgredíamos con sonrisas y un amor declarado a la Revolución de los Claveles y a una Reforma Agraria que queríamos para España, donde empecé a quererlos a ambos de inmediato, conquistada por su humanismo vital, por todo lo que sabían, y por cómo lo sabían transmitir sin escatimar (ya entonces) ni esfuerzos ni sentimientos. En las Jornadas estaba también la “brillante promesa” portuguesa Cavaco Silva, y el contraste entre su discuro y nuestras complicidades nos divertía y nos unía desde las raíces que vinculan la manera de estar (y pensar) en la vida. A Beiras le fui siguiendo, pero de lejos. De mucho más cerca me emocioné e indigné con José Luis Sampredo, con quien tuve el gran privilegio, de la mano de Rosa María Artal, de poder coincidir en Reacciona, un ensayo plural de 2011 que sigue en plena vigencia.

BeirasDe nuevo aparecían en los medios, por motivos muy diferentes, los nombres de las dos personas maravillosas que conocí en Sintra. Sobre Sampedro se ha escrito mucho esta semana, y la mayor parte de lo publicado, excelente. Este es mi retrato favorito, precisamente de Rosa Maria Artal. Y Beiras ha salido perdiendo, naturalmente, hasta hacerle sangre… Beiras sigue vivo y es todavía para los cazadores de los tintorro-party y allegados, pieza a abatir: una de las pocas excepciones, este ejercicio de informativos comparados de Ferrán Monegal:

Miércoles 17, sesión de notable trascendencia en el Parlamento gallego: era el primer pleno en el que el presidente Núñez Feijoo iba a hablar de su relación con el narcotraficante Marcial Dorado. Ante sus explicaciones, toda la oposición clamó indignada. Y se distinguió en sus interpelaciones el diputado Xosé Manuel Beiras. En casa pusimos el noticiario A-3 Noticias para informarnos. Vimos que a Beiras lo presentaban con el apelativo «el singular diputado». Lo sacaron gritando y gesticulando sin que se le entendiese nada. De su intervención emitieron solamente dos segundos de una frase descontextualizada, en la que decía «Faime ustedes llorar». Y, francamente, en casa sacamos una fatal impresión de este político. Parecía que estábamos ante un espantapájaros, una criatura asilvestrada y surrealista que emitía ruidos acompañados de gestualidad disparatada. Un ser sin argumentos, desnortado, posturista catastrófico, absurdo y extravagante. Cambiamos entonces a La Sexta Noticias. Allí nos estaban informando también de esta misma sesión parlamentaria, pero el Beiras que nos enseñaron tenía una coherencia argumental que no sospechábamos. Ya no era un espantapájaros. Su gestualidad airada no era un arranque silvestre y absurdo, sino que era la consecuencia de la siguiente interpelación dirigida al presidente Feijoo: «Viene usted aquí a insultar a la oposición. A los ciudadanos que representamos. Y a la gente que está ahí arriba representando a quienes padecieron esta peste», y en ese instante una voz en off de este noticiario nos aclaró, para que estuviésemos bien informados: «Beiras se refería a la presencia en la tribuna de las madres de toxicómanos». Y siguieron ofreciéndonos la interpelación de Beiras que acabó con la frase «Faime vostede chorar de noxo», y que nos la ofrecieron traducida: «…llorar de asco» o sea, rematando con un asco que en la otra cadena no escuchamos. Es decir, que en menos de diez minutos, y mirando la misma sesión parlamentaria por dos cadenas distintas, Beiras había pasado de parecer un disparatado espantapájaros a un político airado, pero con argumentos claros.

Conclusión: en la tele, cada vez más, la vida es del color del cristal de quien la está enfocando. Aquí, además, concurre una fantástica circunstancia: ambas cadenas, son del mismo grupo empresarial.

 

Etiquetes: , , , , , ,

 
%d bloggers like this: