RSS

Arxiu d'etiquetes: Rubalcaba

Martí Gómez sobre el Círculo de Economía: “Siguen hablando, pero no dicen nada”

En Sitges, jornada anual del Círculo de Economía. Como platos fuertes, el ministro de Economía, Luis de Guindos; el líder de la oposición, Pérez Rubalcaba, y el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que dará su conferencia hoy. Allí estaba Martí Gómez. Esta ha sido su “carta” de hoy en La Cadena Ser

Empecemos por De Guidos. ¿Qué nota le das?

Suspenso. Y no es mi valoración personal sino la de los empresarios a los que consulté al final de la conferencia del ministro. No vale la pena una crónica sobre una conferencia, vacía de contenido, ni sobre un coloquio en el que De Guindos respondió de forma confusa a preguntas sobre la fuga de capitales o la gestión de la crisis de Bankia. Para saber que el euro está en la encrucijada, que los mercados están fragmentados, que hay dudas sobre el proyecto europeo, que el momento es difícil no hacia falta esperar que lo viniese a decir el ministro. Más vale que te cuente lo que recogí a través de diversas conversaciones con empresarios. Gente de orden que asiste perpleja a una gestión gubernamental que el presidente de la Generalitat, Artur Mas, definió en el discurso inaugural de las jornadas como falta de credibilidad. Quizá, me explicaron asistentes las ultimas semanas en varias conferencias de Montoro y De Guindos, todo el problema estriba en que no convencen porque ellos mismos no se acaban de creer lo que dicen.

¿Qué criticas del empresariado catalán has recogido sobre Rajoy?

El que no haya nombrado un vicepresidente económico. De Guindos y Montoro no parece que se entiendan y a Soraya Sáez de Santamaría le falta peso político para imponerse en temas de economía.

¿Y sobre la gestión del PP que opiniones recogiste en los pasillos?

Los déficit. El PP ha estado años haciendo bandera de la gestión en Caja Madrid, hoy Bankia, y en la Comunidad de Madrid. Las dos gestiones han resultado un fiasco. Otro déficit, que el PP dice que el PSOE ocultó, es el del 8%. Un empresario asistió en febrero del pasado año a un seminario reducido en cuanto a invitados y allí Montoro habló de un déficit del 8%. ¿Cómo puede decir ahora que no lo conocía?, se pregunta el empresario.

Esa falta de credibilidad, esos vaivenes ¿se traducen en una mala imagen a juicio de la gente con la que hablaste?

Absolutamente. Se tiene la sensación de que el gobierno no sabe por dónde va o que si da tumbos es porque la situación está peor de lo que explica. En ambos casos, mal asunto. La austeridad no se podrá aplicar, dijo Artur Mas, sino no se convence a una masa crítica de que debe aceptarla, y eso solo se logrará con credibilidad y no estirando la cuerda al extremo de dejar a la sociedad sin colchón social.

A De Guindos le has suspendido. ¿Qué nota le das a Rubalcaba?

Un aprobado justito. En cuanto a la forma, su discurso mejor que el de Guindos, lo que no era difícil. En cuanto al contenido, tampoco ha dicho gran cosa. Mientras me esforzaba en salir de la somnolencia provocada por el tedio de tanta palabra gastada a fuerza de repetirse, recordé una historia inglesa. Dos amigos asisten a una conferencia. Uno se duerme. Al despertar pregunta que dice el conferenciante. El amigo responde: “Sigue hablando pero hace rato que no dice nada”. Eso les pasa a la mayoría de políticos.

¿Algo positivo entre tanto tedio?

Las palabras de homenaje a Fabian Estapé, maestro de varias generaciones de economistas. Se recordó la frase que dijo sobre el euro, en 1999: “Tengo pocas esperanzas en esta nueva moneda”. Como estamos en época de crisis y ahorro recuerdo una historia que me contó a mí: un señor va a poner una esquela, ve que es muy cara y se limita a escribir Teresa Martos, muerta. El de las esquelas le dice que por el mismo precio puede añadir seis palabras más y el hombre añade Vendo Opel Corsa en buen estado.

¿PUEDO AÑADIR ALGO MAS?

El juicio a Javier Krahe por el video en el que en 1997 se mostraba como cocinar a Jesucristo me parece una más de las involuciones que está sufriendo el país. Hacer humor con la religión, la que sea, es tan legal como hacerlo con cualquier otra cosa. Yo, creyente, lo que pido a la broma es que sea buena, como La vida de Brian, de los Monty Python, el teatro de Els Joglars con el mejor Boadella, o la memorable Santa Cena dibujada por Puig Rosado en la que un camarero le presentaba a Jesús la cuenta, broma que al semanario Por Favor le costó un secuestro, un proceso y una sanción económica en 1974. Si la broma es mala, se ha de despreciar no por broma sino por mala. En todo caso, buena o mala, hay cosas, como la injusticia social, que deben ofender más a la jerarquía eclesiástica y creyentes que un video casero. El juicio a Krahe es cosa de otro tiempo. Veo en televisión un anuncio de preservativos que sugieren un amor placentero y seguro. Hace años, anunciar en la prensa un condón con la frase “seguro par él, seguro para ella” llevo al banquillo al propietario y al publicista, junto al director y el linotipista del diario que publicó el anuncio. España siempre ha sido rara en tema de libertades.

 
5 comentaris

Publicat per a 2 Juny 2012 in Economia crítica

 

Etiquetes: , , , , , ,

Rubalcaba y el tinto de verano

Si la representación política se limitara a este doloroso embudo bipartidista en el que sólo tienen voz PSOE y PP no habría duda sobre quién ganaría en aplausos y acumular más votos, aunque sólo fuera por el preparado ejercicio de funambulismo y malabares con el que no nos sorpendió ayer Rubalcaba. La capacidad del PSOE de “recuperarse” entre bambalinas para un discurso contrario a la práctica diaria, y su habilidad para una cuidada puesta en escena de la ficción, dieron lugar al estreno de una superproducción en la que Rubalcaba “bordaba” el obligado ejercicio de oposiciones ante un Zapatero que asistía sonriente a su propio funeral.  “Show must go on”, y como representación de su capacidad política (aunque no en el mejor sentido de la palabra) y también camaleónica, el espectáculo ofrecido por Rubalcaba  merece mayor puntuación que el de un PP bicéfalo que descuida el attrezzo, un PP semi-dormido  (en versión Rajoy de lo más aburrido y perezoso) para continuar –después de unas elecciones ganadas “sin bajar del autobús”– con las mismas políticas que ahora padecemos,  pero aplicadas e intensificadas hasta una dureza máxima (Catalunya, con el Pacto CiU-PP ya es el laboratorio de lo que puede suceder en toda España dentro de unos meses). Mientras, este “superaznar” paranoide que es una rémora imposible de obviar para que el PP pueda gobernar sin que peligre la misma democracia, sigue destilando su discurso de odio (que las cámaras no pueden disimular) contra Zapatero, contra el propio Rajoy y contra toda España.

Al igual que la capacidad de asumir y amortiguar tensiones de la mayoría de mujeres (en especial en tiempos de crisis)  también parecen creer inifinita la tolerancia de la ciudadanía… Una tolerancia hacia discursos políticos de funambulistas, sin coherencia de fondo, y que sólo podían interesar a los que siguen viviendo sin acusar demasiado los efectos de esta estafa mundial en la que se nos ha instalado: la contradicción flagrante entre lo que está haciendo todavía Rubalcaba en un Gobierno en el que manda mucho más que el Presidente, y su propio programa de oposición que presentó con el desparpajo y habilidad que le caracterizan, no dedicó ni un segundo a mencionar lo evidente: que por lo menos era necesaria una frase de autocrítica para que la propuesta se engarzara en un discurso de credibilidad. Hablar a estas alturas de sistemas que mejoran la representatividad –y que le gustan mucho personalmente al candidato– pero que quedan para estudiar en el futuro y aplicar (si es que se llega a eso) en futuros todavía más lejanos, no es de recibo cuando la defensa cerrada a un sistema bipartidista sigue ejerciendo la burla a la igualdad de peso de los votos de cada ciudadano o ciudadana…

Y pensar que el cambio de política que se perpetró en mayo del 2010 y los duros sacrificios que el gobierno sigue dictando e imponiendo, pueden quedar compensados ofreciendo a Zapatero en expiación para “no acabar como Grecia” –cuando las distancias entre España y Grecia eran y todavía son más que notables– es una propuesta conceptual que no podemos aceptar sin rebajar nuestro propio umbral de coherencia. No están los tiempos para presuponer que las tragaderas de la ciudadanía pueden engullir falacias tan poco elaboradas sin atragantarse.

Rubalcaba introdujo en el repertorio guiños cómplices a una parte del 15-M, y sobreactuó sin demasiados remilgos al incorporar a su discurso  propuestas más que razonables de Izquierda Unida: en una voluntad cansina y repetida de recuperar para el PSOE todo lo que en este país sería izquierda, “su” programa “estudia” la tributación por patrimonio, el control inmobiliario, la responsabilización de los bancos… y una defensa a ultranza de la sanidad pública…. Desde que le oí la letanía de lo que puede hacer y no hace, me ronda por la cabeza  la magnífica canción de Mina  “Parole, Parole, Parole…”

En fin, que el discurso de Rubalcaba fue como el tinto de verano: mucha publicidad y bien presentado, pero de poca graduación.  Un líquido fresquito con algunas burbujas, y bajo contenido de todo: incluso en alcohol… aunque con los calores estivales tenía el grado suficiente para que los militantes socialistas salieran animados –¡incluso Montilla, que ya es milagro!– del acto del candidato. Estoy segura que hoy el ligerísimo efecto etílico ya ha pasado, y la prueba de la consistencia del discurso de Rubalcaba está dando resultados poco fiables.

votar

 
 

Etiquetes: ,

 
%d bloggers like this: