RSS

Arxiu d'etiquetes: Saez

De Cajas y Caixes

aguirreblesa.jpgDon Ricardo, en A Sueldo de Moscú relaciona los avatares del señor Blesa y Cajamadrid con una decepcionante derrota de la izquierda madrileña acaecida en el 2003 (Ustedes recuerdan, lo de Tamayo y Saez, de infausta memoria…) E igualmente Romenauer considera a Cajamadrid el nuevo escenario de la lucha del PP… Visto y leido todo lo cual, he recordado que en noviembre del año pasado D. Fabián Estapé publicó en La Vanguardia el billete que les reproduzco, donde también se señalaban las profundas imbricaciones de Cajamadrid con la cúpula aznariana (y el consentimiento de ¡ni se lo imaginan! del recientemente descupulado José Maria Fidalgo!). Decía Estapé:

” ¡Hala Madrid! ¡Hala Madrid!

Esta especie de alocución deportiva, tantas veces escuchada y coreada en el estadio Santiago Bernabeu, también resuena y vigoriza en el mundo de los afanes crematísticos, antaño en pesetas y hoy en los suspirados euros. Como decía un gran y añorado amigo que ya se fue, Pau Roig i Giralt, “ha llegado la hora de que los que puedan doren sus blasones y otros blasonen sus doblones”. Y vale el acertijo porque el tema reviste dorados y purpurina con vistas al proceso inacabado de desarrollo del inquieto mundo de las cajas de ahorro; un mundo que exhibe en parte su fortaleza en este descarado proceso de deglución sucesiva de la cuota bancaria, un fenómeno con rasgos ostentosos toda vez que las Cajas nos dice la historia económica llegan del Socorro Mutuo y los seguros incipientes. Pero la verdad en el mundo de las Cajas se asemeja a la del porquero en que no es más que una (o al menos eso espero que asuman los maltrechos defensores de la teoría de la conspiración).

Y la verdad es que existe una gran desproporción entre la Caixa de Pensions y las demás entidades de ahorro de España, hasta el punto que todas las demás, menos una, han desistido de alcanzarla. Pero con todo y la desproporción aludida que reafirma el cacareado segundo puesto para la de Pensions entre las Cajas de Ahorro de Europa, la vista se escapa inmisericorde hacia otras cajas de la lista española, como por ejemplo las dos valencianas todavía maltrechas por el faraónico Zaplana y su Terra Mítica. En el ranking de entidades, y en crecimientos normales, sobresale la Caixa de Catalunya, que viene siendo para mejor, y desde hace mucho tiempo, harina de otro costal.

Lo cierto es que todas las demás cajas cuidan amorosamente el día a día, pero una de ellas escapa de la norma y merece para mí al menos una atención singular. Me refiero, claro está, a la que tiene su almario en la Torre Europa de Madrid. En ella anida ni más ni menos que el otrora inspector de Hacienda Miguel Blesa. Este ejemplo de Caja en marcha cuenta con señas de identidad hoy singulares que se entrecruzan con la calle Génova, sede del PP, y la calle Juan Bravo, sede de la FAES. Y por lo que cuentan, y por lo que a otros quehaceres se refiere, en ambos lugares se está invirtiendo tiempo y desgastando neuronas en la busca afanosa de uno o varios autores intelectuales en torno al 11-M (cuando nadie sabe lo que esos “autores” son en base al Código Penal ). En cambio, volviendo al tema, por lo que respecta a Caja Madrid no hay enigma ni problema a resolver: el “autor intelectual” de que la presidencia recayera en su momento en favor de Miguel Blesa no es otro que José Maria Aznar López, a la sazón presidente de Gobierno, es decir, una indigitación promovida desde una rampa de lanzamiento sumamente privilegiada.

Y desde entonces he seguido el origen, desarrollo y apogeo de CajaMadrid, con el agravante de tener que matizar mis descripciones del mirífico “capitalismo de pupitre” de Aznar Lopez para incluir como elemento de favor la común pertenencia al cuerpo de Inspectores de Hacienda.

Y si insisto en el proceso de exaltación de Miguel Blesa es porque hay algo singular y muy curioso, en su consumación. De hecho, conociendo la trayectoria de su antecesor, el catedrático y académico Jaime Terceiro, no deja de sorprenderme cada día y hasta la fecha la composición del cuerpo electoral que ejecutó el cambio. Créanlo o no, junto a los votos firmes del PP se alinearon los votos de los representantes de Comisiones Obreras. Y comprendan que la sorpresa es mayor cuando uno no en vano ha sido y sigue siendo amigo de Marcelino Camacho. Mi extrañeza y escepticismo aumentaron aún más si cabe cuando a mis preguntas el actual Secretario General de Comisiones Obreras José María Fidalgo sólo acertó a decirme que “en Comisiones se atiende a la estabilidad de las empresas…” Me sonó parejo a cuando Caruana censuraba el Estatut por romper la unidad de mercado(…)”

Y que ustedes resuelvan bien lo de los enigmas de Madrid!!!

 
3 comentaris

Publicat per a 29 Desembre 2008 in Economia crítica

 

Etiquetes: , , , , , ,

 
%d bloggers like this: