RSS

Arxiu d'etiquetes: Simone Weil

Ana Bernal explica los negocios de la guerra en Palestina

imageSigo siempre con gran interés lo que escribe Ana Bernal Triviño, una joven periodista con gran sensibilidad y acierto a la hora de escoger los temas y las palabras. Nunca huye de lo difícil, pero su lucidez y honestidad destacan el acierto de su trabajo. Así, su artículo sobre los siniestros negocios de las multinacionales en Palestina me parece clave para ver esta guerra tan injusta y desigual en toda su dimensión más ruín: la que queda al final reflejada en la cuenta de resultados de las empresas dueñas del mundo, mientras los cementerios se llenan de inocentes a los que nadie considera siquiera una “pérdida” humana… Ni siquiera “un daño colateral”, cuando se ha abierto ya como herida imposible de cicatrizar. Ana me ha recordado las palabras de Simone Weil, una antimilitarista convencida -y a pesar de ello brigadista en la Guerra de España y resistente antifascista- que en su ensayo de 1937 “Ne recommençons pas la guerre de Troie”, decía: “Lo que un país llama intereses económicos vitales no son las cosas que permiten vivir a sus ciudadanos, sino las que le permiten hacer la guerra; es mucho más probable que sea el petroleo que no el trigo la causa de un conflicto internacional. Así, cuando se hace la guerra es con el objetivo de salvaguardar o incrementar la propia capacidad de hacer la guerra.” (Ana y Simone no andan tan lejos, y eso siempre abre esperanzas…)

Ya sé que Israel añade sus propios motivos expansionistas, pero la simbiosis con el “negocio” de las grandes alimañas da siempre como resultado los genocidios que convierten a cada generación – y ahora la nuestra- en cómplices de un horror que no podemos ignorar. Un horror que nunca combatimos como su extrema crueldad exigiría (o como nuestra dignidad merece).

image

Ana escribe:

“Eduardo Galeano escribió “Quiéreme mucho”, un artículo en su libro Espejos, una historia casi universal, donde mencionaba a los amigos de Adolf Hitler. Se refería a personas y empresas que, en busca de beneficios, les dio igual ser participar con sus productos y servicios en el holocausto.

El respaldo de la comunidad internacional a Israel acredita su impunidad. Detrás de este ataque y genocidio planificado durante años, también están las empresas multinacionales sin cuyos productos no hubiesen sido posibles muchas acciones, junto a las nuevas empresas que se crean en los territorios ocupados. No es algo nuevo, se lleva gestionando desde años.

Hewlett Packard contribuye al aislamiento de los palestinos ofreciendo su tecnología en los ckeckpoints. L-1 Identity Solutions (Visionics), de EE.UU, se especializó en el reconocimiento de identidad a través del iris, el rostro y las huellas para el sistema biométrico de control de acceso a los trabajadores palestinos.

Motorola, en 2005, trabajó para crear cercas virtuales que detectasen movimientos humanos fuera de los asentamientos. Este año firmó con el Ministerio de Defensa de Israel un contrato por 100 millones de dólares (durante 15 años) para proporcionar al ejército israelí un teléfono inteligente específico. 50 millones de dólares de este proyecto serán financiados por Estados Unidos.

Athlone Global Security (AGS) es un holding estadounidense-israelí, cuyas herramientas de diseño se usaron en la planificación del muro de separación en Cisjordania y alrededor de la franja de Gaza. El mismo muro, que en 2004 fue declarado ilegal por el Tribunal Internacional de Justicia, también tuvo la participación de la empresa israelí Elbit System que, casualmente, después ha firmado un acuerdo para crear un “muro virtual” en la frontera de Arizona. Además, la Cámara de Comercio de Chicago América-Israel (AICC) proporciona todas las facilidades posibles para que compañías norteamericanas hagan negocios en Israel.

Los bancos israelíes alientan una industria financiera en los territorios ocupados: proporcionan préstamos hipotecarios para comprar viviendas, para garantizar su construcción, y financian a las empresas que se sitúan en esos terrenos. Entre ellos, el Mizrahi Tefahot Bank. El 20% de sus acciones pertenecen a Moshe (Muzi) Wertheim, dueño de The Central Bottling Company, que manufactura y distribuye Coca-Cola en Israel. De hecho, Coca-Cola encontró en Israel parte de la “chispa” de su negocio desde 1966 y por eso fue homenajeada en 1977 por el país.

La construcción del ferrocarril Tel Aviv – Jerusalén contó con la participación del Deutsche Bank, de Moscow Metrostroy o de empresas europeas como Pizzarotti o HBI Haerter.

La empresa cosmética Ahava opera desde la ocupada Cisjordania, a la orilla del mar Muerto, explotando ese recurso natural. Las bodegas israelíes también han hecho negocio, usando uvas de zonas palestinas. Sin olvidar, el enriquecimiento de las industrias farmacéuticas en la ocupación. También ingresan dinero las empresas de seguridad privadas (como G4S Israel). Hacen tareas que tradicionalmente realizaban fuerzas israelíes, como suministrar seguridad en los asentamientos, mantener el equipamiento de los puestos de control, asegurar obras de construcción o vigilar el muro de separación.

Volvo Buses, del grupo Volvo, tiene el 27% de las acciones de la compañía israelí Merkavim, que creó dos modelos diferentes de autobuses: uno blindado para transportar a colonos y soldados israelíes, y otro para transportar prisioneros palestinos.

La americana Cartepillar usó sus excavadoras y sus herramientas de ingeniería civil en las demoliciones de casas palestinas y en la construcción de muros de separación en los asentamientos.

Las furgonetas Chevrolet han sido utilizadas como vehículos de escáner de equipaje en varios puestos de control militar en toda la Cisjordania ocupada. Otra grande, Ford, participó con sus medios en una la unidad de combate “Caracal”, que patrulla la sección ocupada del valle del Jordán, las zonas de Cisjordania cerca del muro de separación y la frontera entre Israel y Egipto.

Land Rover (Reino Unido) a través de su distribuidor exclusivo israelí, ha suministrado vehículos blindados para el Ministerio israelí de Defensa. En base al modelo Land Rover Defender se construyó el conocido como “David”, utilizado por el ejército israelí para proteger los asentamientos ilegales y las bases militares de Cisjordania. Estos vehículos transportaban lanzadores de gas lacrimógeno en sus techos durante las manifestaciones en aldea de Nabi Saleh en 2011.
Las excavadoras de Hyunday Heavy Industries (Corea del Sur) fueron utilizadas en la demolición de viviendas en los hogares palestinos de Issawiya y At-tur. Mitsubishi Motors Corporation ha atendido a cientos de oficiales del ejército israelí desde 2007, y sus vehículos se usaron para la distribución de las órdenes de demolición y decomiso la zona C de Cisjordania.

Sodastream, que fabrica y distribuye dispositivos de bebidas carbonatadas, trabaja en asentamiento cisjordano. Como otras empresas que trabajan en estos territorios tienen ventajas fiscales, una aplicación lapsa de reglamentos y un apoyo gubernamental adicional. En 2010 esta empresa salió en la bolsa y sus acciones se cotizan en Nasdaq.

Las empresas alemanas también hicieron caja. La maquinaria de Bomag fue utilizada en la pavimentación de las carreteras que conducen a parte de los asentamientos. Las herramientas de construcción pesada de Liebherr se destinaron a la construcción del muro de separación. Man Group C se encargó de proveer el chasis para el coche que soporta el shunk, un arma maloliente no letal usada por Israel para el control de masas. Y Siemens proporcionó sistemas de control de tráfico en las carreteras del apartheid.

La francesa Manitou aportó grúas para el muro; y Veolia Environment, a través de su filial en Israel, ha operado en la gestión de residuos del vertedero Tovlan, sobre otro asentamiento ilegal. Para terminar, L’Oreal… porque ellos lo valen. Su filial Garnier se congratula estos días de enviar productos de higiene personal a las mujeres del ejército israelí.

Estas son sólo algunas empresas. Estos datos se han extraído de whoprofits.org. Una vez más, se demuestra que no hay relación más estable y cómplice que la del capitalismo, aquella en la que los billetes se multiplican aunque el precio a pagar sea el de la muerte y la expulsión de inocentes.”

 
 

Etiquetes: , , , , , , , , , , , ,

Guerras por “defender” mujeres: una nueva forma de violación

Entre los diversos post publicados sobre  Sakineh Mohammadi Ashtiani, uno me pareció especialmente desagradable. Acusaba a quienes hacíamos campaña por librarla de la horca de caer en manos de la CIA para justificar el asalto de Irán por parte del Ejército americano. Como si a estas alturas de la historia alguien se creyera todavía que se hacen guerras por liberar a las mujeres de nada… ni de la muerte, ni de la opresión, de la burka, de la misoginia…  La manipulación es tan burda que no dudo en considerarla una nueva forma de violación. Las mujeres, que siempre han luchado por la paz, incluso jugándose la vida para ello, no merecen estos juegos sucios y estos manoseos de la propaganda. Y para quienes tengan dudas, les recomiendo sinceramente que lean, en este mismo blog, “La Cimera de Rostock, les dones i la pau”. Y al respecto quiero recordar las palabras de Simone Weil, antimilitarista convencida y a pesar de ello brigadista y resistente. En su ensayo antimilitarista de 1937 “Ne recommençons pas la guerre de Troie”, decía:

simone-weil_campo.jpg“Lo que un país llama intereses económicos vitales no son las cosas que permiten vivir a sus ciudadanos, sino las que le permiten hacer la guerra;
es mucho más probable que sea el petroleo que no el trigo la causa de un conflicto internacional.
Así, cuando se hace la guerra es con el objetivo de salvaguardar o incrementar la propia capacidad de hacer la guerra.”

Estas sabias palabras de  Simone Weil tienen que disipar también las dudas, muchas de ellas bienintencionadas, que despertó la foto de Ahisa mutilada en Time –y que en este blog se comentó como  Los horrores del integrismo . Personas de buena fe  dudaron después del impacto de la imagen si era oportuno o no retirar las tropas de Afganistán.

Pues déjenme decirles una cosa: Basta de tomar a las mujeres por coartada de guerras de avaricia, económicas, de acceso y acaparamiento de recursos energéticos… Basta de usar a las mujeres como arma para herir y hundir al bando contrario con violaciones, humillaciones y abusos.Y basta de mentir sobre guerras imperialistas como portadoras de democracia y de derechos, especialmente para las mujeres. Y si quieren alguna prueba más, les dejo con esta lectura sobre cómo ha “mejorado” la situación de las mujeres después de la ocupación de Irak.

.

Las mujeres iraquíes sin derechos gracias a EEUU

Traducción para Rebelión de Loles Oliván

mujer-en-carcel-iraqui.jpgDespués de que la ministra de Asuntos de la Mujer, Nawal al Samara’i, declarase a principios de 2009 que había miles de mujeres detenidas y presas expuestas a las peores formas de violaciones, viviendo en condiciones infrahumanas, que se desconocía las cifras sobre cuántas son y que ella personalmente trabajó en la liberación de siete de ellas, después de esta declaración, relativamente audaz para una mujer que trabaja dentro de un gobierno de ocupación, su voz se perdió en un silencio absoluto.
Más tarde se supo, a partir de fuentes muy cercanas a la ministra, que como consecuencia de sus declaraciones, su propio esposo participó en la imposición de un arresto domiciliario por el que además se le despojó de todos sus medios de comunicación, y fue amenazada por su marido con separarla de sus hijos si seguía declarando cosas que ofendían al “gobierno” que le dio el puesto en el Ministerio de Asuntos de la Mujer, en representación de la cuota del Partido Islámico en el gobierno. Sus amigos dicen que Nawal al Samara’i aceptó el trabajo de ministra de Asuntos de la Mujer debido a la motivación personal: hacer justicia a las mujeres iraquíes en la medida en que pudiera. Eso fue lo que se dijo mientras seguía viviendo en Amán (Jordania) antes de trasladarse a Iraq para tomar posesión del cargo.

A principios de este año y tras el silencio que rodeaba a la historia de la Sra. Nawal al Samara’i, el Sr. Harith al Udeidi (miembro del parlamento) también se refirió a la cuestión de las mujeres detenidas y a las presas de Iraq. En principio, declaró que había 4.000 en Iraq, que se había reunido con algunas de ellas y que le habían transmitido los abusos cometidos contra ellas, esta vez, por los guardias iraquíes de las prisiones. Luego, en el canal [de TV] al Sharqiya, se desdijo de lo que había declarado acerca del número y dijo que eran 400 presas. Sin embargo, habló acerca de los derechos humanos y de sus violaciones porque, a la sazón, era un diputado miembro del Comité de Derechos Humanos del Parlamento dentro del gobierno de ocupación iraquí, en representación, igualmente, de la cuota del Partido Islámico. Poco después, al Ubeidi fue asesinado tras la oración del viernes en la mezquita de al Shawaf, en Bagdad.

Podemos concluir que estos dos casos no han sido coincidencia; que el denominador común de ambos ha sido el abuso contra las mujeres reclusas en cárceles iraquíes, que hay personas —entre quienes afirman la democracia, los derechos humanos y la libertad de expresión en Iraq— que no quieren que estos abusos sean descubiertos.

mujeres-en-la-carcel-en-irak.jpgLo que es evidente, sin embargo, es la ausencia de cifras exactas sobre las mujeres presas, y que esta ausencia y esta confusión son deliberadas. Ni que decir tiene que cubrir la información relativa a derechos humanos y a abusos contra las mujeres es considerado ya de por sí un abuso. En este sentido, el abuso existe en todos los contextos, formas y medidas contra la mujer, ya que existe contra todos los seres humanos en Iraq independientemente de su género.

Quienes están recluidos en la Zona Verde, cualquiera que sea su nacionalidad, no quieren divulgar la información sobre la situación de las mujeres en las cárceles ni en los centros de detención porque se dan cuenta de cuán sensible es esta cuestión para nuestra cultura y para nuestros valores; [la información] pondría en peligro la reputación de aquellos (verdugos) que compiten en los escaños del juego de la democracia basada en el sectarismo. Este encubrimiento sobre el número y las condiciones de las reclusas es una prueba del entramado abuso contra las mujeres iraquíes. Por esta razón, ninguno de los responsables [políticos] ha ofrecido ninguna estadística, únicamente de forma muy imprecisa.

Aquí tenemos algunos indicadores de la discrepancia entre lo que dicen los responsables políticos, y las mujeres y los activistas de derechos humanos. En el último intento que hemos llevado a cabo para conocer la situación de estas mujeres, preguntamos a una abogada que trabaja en cuestiones de derechos de la mujer y que sigue también los casos de personas acusadas de terrorismo que no pueden pagarse un abogado; lo que dijo fue:
“Todo lo que sé es que hay seis presas de seguridad en la prisión de Radhwaniya. No tengo información alguna acerca de sus condiciones, nombres, identidades, ni de qué se les acusa”. (“Preso/a de seguridad” es una expresión oficial que se refiere a las personas involucradas en la resistencia). “No he podido obtener ninguna información sobre el número total de mujeres encarceladas en Iraq ni de cuántas hay en cada prisión” (la abogada prometió hacer todo lo posible para conseguirlos).

Por otra parte, mientras que el difunto Harith al Ubeidi cambió su declaración acerca de las cuatro mil mujeres presas diciendo que eran sólo 400, otras informaciones afirman que la cifra alcanza a 22.000, pero no hemos podido encontrar una manera de confirmar este número o negarlo. Por otra parte, Muhamad Idham, secretario general de la Unión Iraquí de Presos de Guerra, ha confirmado que los casos de violación como el de Abir al Yanabi y Sabrin Shemmari, y otros, no representan más que el 1% de los crímenes similares a los que otras presas iraquíes están expuestas. También confirmó que hay un gran número de mujeres encarceladas únicamente para ser violadas, aun cuando exista una orden judicial para liberarlas. Añadió que la policía iraquí, que está controlada por las milicias, no obedece las órdenes judiciales. 

Se había confirmado anteriormente que más de 10.000 mujeres iraquíes detenidas están en lugares que no son aptos ni siquiera para animales, como la prisión de Kadhimiya, la prisión secreta de niños y mujeres en al-Muzanna, en Bagdad, el campo de prisioneras de Shijan, en Mosul, además de un buen número de presas en cárceles del norte y del sur de Iraq.

La ministra de Derechos Humanos del cuarto gobierno de ocupación de Iraq ha admitido que hay 15.000 mujeres detenidas y ha hablado de las condiciones miserables en las que se encuentran. Pero mezcla deliberadamente las razones de sus detenciones para desdibujar la realidad de forma que parece que en las prisiones del Gobierno sólo hubiera delincuentes. No ha negado que hay mujeres que han sido detenidas como rehenes o porque están acusadas de pertenecer a la resistencia. 

En un informe anterior sobre tortura algunos detenidos explicaron tras ser puestos en libertad las formas horribles de tortura y los sucios abusos a los que fueron sometidos; sin embargo, la más horrible [forma de tortura] era aquella por la cual se humilla la dignidad de los hombres mediante sus mujeres, amenazando con violarlas si el detenido no admite algunos cargos falsos contra él. Uno de los detenidos dijo que cuando vio que habían llevado a su esposa al centro de detención se ofreció a firmar sin rechistar cualquier acusación que le quisieran hacer sólo para que dejaran en paz a su esposa.

gran_violacion-carcel-irak.jpgLa filosofía del abuso, las formas horribles de tortura, la agresión contra la dignidad humana, están siendo características comunes de las autoridades de ocupación y de las [autoridades] locales desde los últimos años, lo que indica que no hay diferencia entre los agresores y sus seguidores. Es la filosofía de la ocupación y la hegemonía. Muchos estilos de abusos que se practican en Iraq son similares a los [practicados] por los sionistas [contra los palestinos] durante décadas. 

Las apelaciones al “Estado de derecho” no son más que una vulnerable cobertura mediática que considera a la gente como si fuera estúpida e ignora sus derechos.

Fuente original: http://www.brusselstribunal.org/women241109.htm

 
4 comentaris

Publicat per a 14 Agost 2010 in Gènere, Pau

 

Etiquetes: , , ,

 
%d bloggers like this: