RSS

Arxiu d'etiquetes: Venezuela

Manuel Monereo y el fin de la globalización

UCRANIA Y VENEZUELA COMO EJEMPLOS

¿Cuándo comprenderemos que la llamada globalización terminó?

Manolo Monereo Pérez *

manolo monereoNo duró demasiado. La llamada globalización fue siempre un proyecto político ligado estructuralmente a la hegemonía de los EEUU: fue el intento apenas consumado por consolidar un nuevo orden internacional  basado en su indiscutible dominio y, lo decisivo, que impidiese la emergencia de una potencia o de un conjunto de ellas que lo pusiese en cuestión. Un mundo ordenado de tal modo que la hiperpotencia norteamericana  nunca tuviera realmente que compartir su poder.

La globalización fue también una ideología mistificadora y encubridora de la realidad. Algunos la confundieron con un Imperio que dejaba atrás al sistema imperialista, liquidaba las arcaicas relaciones Centro-Periferia, ponía fin al Estado Nación y creaba una “multitud” esclarecida capaz de cambiar el mundo de base. El ensueño no duró históricamente casi nada. Los diversos conflictos bélicos, las recurrentes crisis financieras y la “gran recesión” del 2008 pusieron de manifiesto que estamos entrando en un proceso de bifurcación histórica y que de nuevo  la hegemonía norteamericana  se cuestionaba radicalmente y con ella la globalización capitalista.

Lo que está emergiendo ante nuestros ojos es un mundo que vive una decisiva redistribución de poder, el surgimiento de nuevas y la reaparición de viejas potencias que discuten el orden existente y que reclaman un régimen internacional diferente que reconozca las nuevas realidades económicas, culturales y político-militares. Retorna la geopolítica, los intereses estratégicos de los Estados, la competencia entre ellos y los durísimos conflictos para ganar influencia y ocupar espacios. Retorna la razón de la fuerza convertida en la fuerza de los Estados.  La verdad es que nunca se fueron y no será fácil situarse bien ante lo que viene, sobre todo, para los que estamos del lado de las clases subalternas y de la liberación de los pueblos.  No hay que olvidar, lo ha señalado recientemente Jean-Pierre Chevènement, que el fracaso de la anterior globalización capitalista costó una guerra de 30 años y millones de muertos. El mercado autorregulado capitalista, en contextos imperialistas,  genera monstruos que siempre llevan consigo desolación y muerte, inmensos sufrimientos para las personas y los pueblos.

Nada explica mejor esta nueva dinámica política internacional que los conflictos que sufren Ucrania y Venezuela. Cada uno de estos estados vive enfrentamientos internos durísimos, determinados, en gran medida, por los intereses estratégicos de las grandes potencias en su  lucha permanente por  ganar influencia y poder, por recursos y espacios en disputa, por ganar ventaja y desgatar al adversario e imponer sus reglas y mercados para los negocios de sus empresas. A esto se le ha llamado desde hace tiempo imperialismo.

La primera cosa que sorprende y que asemeja ambas situaciones es que son “revoluciones buenas”: tienen el apoyo unánime de los medios de comunicación y sus protagonistas son presentados como valientes y dignos combatientes por la libertad. Los gobiernos no son solo “malos” son algo peor: el “enemigo”. Poco importa que estos gobiernos sean legales y hasta legítimos según los criterios normalizados por el Occidente “democrático y liberal”. La demonización es tal que lo único posible es su derrocamiento. En un país como el nuestro, donde tanto se usa y se abusa del consenso como modo normal de resolver la contienda y el conflicto político (la Transición es la luz de nuestro mundo) se defiende casi siempre, para ambos conflictos, la solución de “masas e insurreccional “.

Si algo queda claro de los “papeles de Wikileaks” o del “asunto Snowden”  es que el “complejo integrado” comunicacional es un arma de guerra que engarza sólidamente a los poderes políticos, económicos, servicios secretos, los medios en versión completa, y los pone a disposición de las opciones estratégicas de las grandes potencias. Los EEUU han llegado a tal sofisticación, a tal capacidad de actuar en diversos planos y espacios, que convierten al mencionado complejo en un instrumento de poder solo comparable con el dispositivo político-militar.

La segunda cuestión que a nadie debiera extrañar es que Ucrania y Venezuela son objetivos geopolíticos de grandes dimensiones. Ucrania era el segundo Estado en importancia de la extinta URRS, zona de frontera y de tránsito de gas ruso, espacio en disputa entre Rusia y una Unión Europea cada vez más alemana, donde los intereses estratégicos norteamericanos están presentes con enorme fuerza. Contener a una Rusia recuperada, que empieza a ser de nuevo determinante en conflictos armados (Siria), en un Oriente Próximo en permanente ebullición (Irán) y donde las “primaveras” árabes se han ido convirtiendo en fríos inviernos de restauración. Más allá, el verdadero peligro: una alianza estratégica ruso-china ampliada a las ex repúblicas soviéticas, a Irán, desarrollando y ampliando la Organización de cooperación de Shangai  hasta convertirla en una alternativa a la OTAN.

Las conversaciones, filtradas, de la secretaria de Estado adjunta para Europa de los EEUU con su embajador en Kiev muestran bien a las claras que han sido y son actores “internos” del conflicto, que lo financian generosamente y que forman parte del Estado Mayor de la insurgencia. Es más, cuando dicen aquello tan ocurrente de que “se joda la Unión Europea” lo que realmente expresan es que esta es una aliada subalterna y que también aquí la administración  norteamericana es determinante, sobre todo, cuando se enfrentan a la vieja Rusia. ¿Para qué sirve sino la OTAN?

Los intereses estratégicos de EEUU sobre Venezuela son tan conocidos y evidentes que casi no merece mucho detenerse en ellos. Solo insistir que el fundamento último de su poder imperial reside en su capacidad para controlar América Latina y sus ingentes recursos naturales de todo tipo, especialmente los energéticos. Venezuela es el país con las mayores reservas de petróleo reconocidas del mundo, representa el esfuerzo más consistente para superar las  políticas neoliberales y es un eje fundamental en la vertebración unitaria de la región, dirigida a conquistar la independencia del vecino del Norte.

Ucrania y Venezuela son sociedades muy polarizadas y con una institucionalidad débil. En un caso (Ucrania) hay una polarización étnica y racial; en otro (Venezuela) es predominantemente social y de clase. Hay dos ucranias claramente diferenciadas, una es fuertemente nacionalista y anti rusa, xenófoba y antisemita, que ha sido capaz en estos años de independencia de crear un imaginario social basado en el odio a Rusia pero, sobre todo, el odio a los rusos de “dentro”, es decir, a la mitad de la población del país. La otra Ucrania es la industrializada, la obrera, la minera que se considera por lengua, cultura e identidad próxima a Rusia y que se siente crecientemente excluida del país.

La polarización de Venezuela es básicamente social y de clase. Con el chavismo emergen los excluidos económicos, sociales y, sobre todo, políticos. La polarización existía ya  antes, ahora es visible y movilizada en nombre de un proyecto del país que le da voz, protagonismo y que busca su bienestar. El eje exclusión-inclusión es decisivo desde el punto de vista político y marca toda la fase. Desde el primer día se le combatió sistemáticamente; se usó de todo contra el nuevo régimen: huelgas económicas, boicot, golpes de estado y cualquier tipo de provocaciones. Todo eso después de 18 elecciones ganadas, las últimas hace unos pocos meses.

La clave, en uno u otro caso, es la presencia de una oposición social y política férreamente unida, que nunca da tregua  al gobierno salido de las urnas y que busca permanentemente la confrontación. Lo decisivo es la presencia de una minoría organizada, militante, muy  cohesionada ideológicamente y con gran capacidad de mantener  el cuestionamiento de la legitimidad del gobierno. El centro del discurso: construir el enemigo y organizar el mal en torno a él. El racismo siempre funciona, bien como el “otro”, bien como el pobre que nos quita el sueño ante su creciente libertad y protagonismo, las clases peligrosas como enemigas.

Ya sabemos cómo ha terminado Ucrania. Ahora desaparecerá de los medios. Nada o poco sabremos. Veremos cuál es la solidaridad real de la Unión Europea con el pueblo ucraniano y veremos lo que dan de sí las próximas elecciones. No será así con Venezuela, continuará la híper visualización de los conflictos, se contarán con pelos y señales los desórdenes públicos y nunca se dirá cual es la política real que se hace en ese país. ¿Hasta cuándo? Hasta que consigan poner fin al gobierno democrático venezolano.

 (*) Manolo Monereo Pérez. Politólogo y miembro del Consejo Político Federal de IU. Su última obra publicada es De la crisis a la revolución democrática (Ed. El viejo Topo, 2013).
 

Etiquetes: , ,

¿Porque las clases medias occidentales odian a Chávez y las clases trabajadoras venezolanas le votan?

Carles Muntaner y Joan Benach también se hacen esta pregunta… y su interesante respuesta la he encontrado en SinPermiso.

 

Desde hace 14 años cada comicio electoral venezolano viene precedido de una avalancha mediática en Europa y Norteamérica en contra de Hugo Chávez. El estertor de los rotativos es sin embargo aún mayor en España donde día tras día se nos informa del inminente derrumbe de la economía venezolana, de su corrupción, del crimen imperante, del autoritarismo de Hugo Chávez, e incluso de la aparentemente insaciable vida amorosa de mandatario bolivariano.

No cabe duda de que algunos aspectos de su gestión como, por ejemplo, los problemas con el funcionamiento del sistema judicial, la inseguridad en Caracas o algunos planteamientos o alianzas de su política exterior tienen un fondo real que justifican un debate serio y profundo. Sin embargo, la caricatura interesada realizada sobre el proceso bolivariano y la persona de Hugo Chávez tienen una más que dudosa credibilidad. Necesitamos un enfoque que documente y valore de la forma más objetiva posible lo que de positivo haya podido aportar el proceso que se inició con la constitución de 1999, refrendada por una amplia mayoría de venezolanos (más del 70%).

En lo económico, según datos del gobierno venezolano y del propio Banco Mundial, el proceso ha reducido la extrema pobreza a casi una tercera parte (del 20,3 % en 1998 al 8,6% en 2010), y la pobreza a cifras que se acercan a la mitad (del 50,5% en 1998 al 32,5% en el 2010), el salario mínimo, el más alto de Latinoamérica, aumento a 462 $ (más rápidamente que la canasta alimentaria) y el índice de Gini que mide la desigualdad económica bajó del 0,48 en 1998 al 0,38 en 2010, también el más bajo de la región. Por su parte, el desempleo bajó más de la mitad (desde el 16,6 % en 1999 al 7,9 en 2012), mientras que la tasa de ocupación en el sector informal ha bajado (44%) y la del empleo formal ha subido (56%).

En lo social, el Indice de Desarrollo Humano de la ONU (IDH) pasó de 0,69 bajo Caldera en 1995 a un 0,75 en 2010, la prevalencia de desnutrición pasó del 21 % en 1998 al 5% en 2009, la mortalidad infantil también se redujo y la esperanza de vida aumentó siguiendo la tendencia regional; la Misión Barrio Adentro I de salud primaria generalizó el acceso a la atención primaria en colaboración con personal médico cubano a un 60% de la población durante sus tres primeros años de existencia (1); y la Misión Milagro (oftalmología) también en colaboración con Cuba operó a unos 275.000 pacientes entre 2005 y 2009. En 13 años se pasó de 5.082 establecimientos de salud a 13.721, un aumento del 169%. En educación, la proporción de estudiantes que finaliza educación primaria fue del 65% en 1998 al 85% en 2010. Las diferencias de género en graduación también han disminuido, y después de Cuba, Venezuela es el segundo país de América Latina con una mayor tasa de matriculación Universitaria. La proporción de la población con acceso a agua potable paso del 80% en 1998 al 95% en2009.

Los efectos sobre la política socialista a nivel mundial y latinoamericana (véase por ejemplo organizaciones como el ALBA, CERLAC, UNASUR, o las ayudas a otros países), el desarrollo de la democracia participativa, los consejos comunales, las constituyentes municipales, o la mejora en la percepción de Venezuela en comparación con otros países del mundo (el 5 país con una mayor tasa de felicidad subjetiva según la encuesta Gallup del 2010), son algunos de los efectos de la revolución bolivariana que merecerían un atención de la izquierda a nivel local, regional y global. Gracias en parte al elevado listón social y político levantado por Chávez, América Latina ésta se ha convertido en la única región del globo que está plantando cara al neoliberalismo y al imperialismo imperantes.

Hugo Chávez es un político fácilmente criticable por las clases medias y por muchos intelectuales de los países ricos. Es de mal gusto su tendencia a mezclar el folklore popular con el análisis político de un estratega, por el insulto directo que realiza a otros mandatarios (por ejemplo, el presidente Bush), por sus alardes de historia local (¿a quién importa eso?). Y, sobre todo, ¡porqué es inadmisible citar a autores como Negri o Meszraros en un párrafo donde habla sobre beisbol! Adonde vamos a parar, si cualquier indio “sin educación” puede entender a Negri o a Meszraros. ¡Se nos acaba el negocio!

Pero es precisamente la actitud irreverente de Chávez hacia los amos de este mundo lo que le gana adeptos en su tierra. Los europeos de centro izquierda prefieren “social demócratas” de clase media alta, dóciles y respetuosos como son políticos como Lagos o Cardoso. Los indios, los mulatos, los mestizos y los trabajadores deben seguir el dictado de aquellos que saben lo que le conviene al pueblo. Para ellos Chávez no sabe el lugar que le corresponde en la escala social mundial. Así pues, le observan con una mezcla de desprecio, sorpresa y paternalismo.

¡Qué puede ocurrir con la inteligentsia si ahora cualquier desarrapado puede leer “Los Jacobinos Negros” de CLR James sobre la revolución haitiana! En el fondo lo que les irrita profundamente es que a Chávez, un indio venezolano con sangre africana y de clase trabajadora, le importe un comino lo que ellos, la clase media o el centro izquierda respetable de Norteamérica y Europa, piensan de él. Eso es lo que más les duele.

Nota: [1] Muntaner C et al, History is not over. Barrio Adentro, The Bolivarian Revolution and Health Care in Venezuela. In Ponniah T and Eastwood J. The Revolution in Venezuela. Harvard University Press 2011

Carles Muntaner es profesor de enfermería y salud pública de la Universidad de Toronto. Desde 2003 ha realizado varios estudios sobre el proceso Bolivariano en salud publica y ha trabajado como consultor de la OMS en la evaluación del programa Barrio Adentro. Joan Benach es profesor de salud pública y salud laboral en la Universidad Pompeu Fabra. Tambien ha participado en varios estudios del proceso salubrista Bolivariano.

 
6 comentaris

Publicat per a 8 Octubre 2012 in Ciutadania/Política

 

Etiquetes: , , ,

Eduardo Galeano parla de democràcia i llibertat d’expressió

Eduardo Galeano és així i en aquest vídeu que ja molta gent coneix parla com sempre: agrada o molesta, té persones seguidores i partidàries o enemics aferrissats… però de totes maneres, quanta raó hi ha al fons de les seves afirmacions, i com li sap donar la volta als miralls deformants del pensament “políticament correcte”. Especialment valent, especialment lùcid, especialment Eduardo Galeano, des d’Itàlia.

 

Etiquetes: , , , , ,

Michel Collon: Sobre Venezuela

documentalinf1555_430.jpg

VENEZUELA: Se puede aprender más de una derrota que de diez victorias
(MICHEL COLLON, escritor y periodista)

Solamente Chávez y los venezolanos podrán establecer el balance completo de esta derrota. Se puede aprender más de una derrota que de diez victorias. Pero el análisis y el examen de conciencia llevarán necesariamente su tiempo. Sin embargo, dado que los medios de comunicación internacionales siguen desinformando, indicar ya unos cuantos puntos de referencia será útil para no dejarse manipular .

1. No se ha votado a favor o en contra de « Chávez presidente vitalicio». Esto es un mito fabricado por los medios internacionales para demonizarlo. Si mañana se celebraran elecciones presidenciales, Chávez volvería a ganar. La inmensa mayoría de los pobres y de las personas del pueblo le están agradecidos por emplear el dinero del petróleo no para enriquecer a las multinacionales y a la elite venezolana, sino para sacarlos de la pobreza, para proporcionarles atención médica, educación y formación, comida. Y la dignidad frente al Imperio.

2. Precisamente el Imperio ha intervenido con todos sus medios en la campaña. Ford, General Motors, DaimlerChrysler, Bridgestone Firestone, Goodyear, Alcoa, Shell, Pfizer, Dupont, Cargill, Coca-Cola, Kraft, Novartis, Unilever, Heinz, Johnson & Johnson, Citibank, Colgate Palmolive, DHL y Owens Illinois han aportado ocho millones de dólares para distribuir panfletos del tipo “Si usted es madre, PERDERÁ. Perderá su casa, a su familia, a sus hijos (¡los niños pertenecerán al Estado!)” Panfletos que específicamente tenían por objetivo a los campesinos, a los estudiantes, a los pequeños empresarios, etc. Métodos ya utilizados para sembrar el pánico entre los chilenos en 1973 y preparar el aplastamiento de Allende y la dictadura de Pinochet.

3. El impacto de la televisión privada, en manos de los milmillonarios venezolanos, se ha empleado a fondo para difundir este miedo al comunismo, con el que se bombardea desde hace años.

4. Es indudable que la amenaza muy real de un golpe de Estado made in CIA (véanse nuestros artículos anteriores sobre la Operación Tenaza) ha hecho dudar a muchas personas (y esta amenaza sigue existiendo). La oposición no ha mejorado su posición. Pero tres millones de personas que votaron a Chávez el año pasado se han abstenido esta vez.

5. Por lo tanto, han sido fundamentales los factores exteriores. Pero lo mismo ocurre en cada elección o referendum. El libro de Eva Golinger, Código Chavez – La CIA contra Venezuela demuestra que se trata de un asedio permanente. Así pues, habrá que buscar la razón de la derrota en el interior. ¿Qué debilidades han desempeñado un papel en el campo revolucionario?

6. En primer lugar, la burocracia y la corrupción. Venezuela no es el infierno descrito por Bush y compañía, pero tampoco es un paraíso en el que todo marcha bien.
El aparato de Estado y también el movimiento bolivariano están gangrenados por la burocracia: aquellos que son chavistas para apropiarse de una parte del pastel. Muchas de las reformas emprendidas por Chávez no se llevan a cabo a causa de esta burocracia. Por ejemplo, el alojamiento sigue siendo un problema dramático. La inseguridad también revela todo el problema de la corrupción en la policía. Resulta hipócrita decir que todo ello es por culpa de Chávez. En toda América Latina reinan los mismos males y desde hace mucho tiempo, pero aquí la oposición los explota a fondo.

7. La cuestión central de la reforma era, precisamente, dar más poder a los consejos comunales de base para que pudieran controlar y esquivar a la burocracia. Por esa razón algunos burócratas no se han movilizado como de costumbre. El enemigo más peligroso está en el interior.

8. ¿Se ha querido ir demasiado rápido en algunas cuestiones? ¿Es correcto definir Venezuela como socialista o hay que plantear más bien un Estado con un amplio frente unido para asegurar la democracia, el desarrollo económico y la independencia frente al Imperio? Volveremos sobre esta cuestión y las demás en nuestro próximo libro, Los 7 pecados de Hugo Chávez.

9. ¿Han encontrado los medios de comunicación de la revolución el estilo correcto frente al lavado de cerebro de los medios de la elite y del Imperio? Muchos chavistas creen que no.

10. En todo caso, la guerra mediática se libra también en el plano internacional. Demonizar a Chávez forma parte de una campaña de las multinacionales para controlar el petróleo y el gas en todo el mundo: Iraq, Irán, África, Rusia y … América Latina. Bolivia también está amenazada. Pero los pueblos tienen derecho a decidir ellos mismos su futuro. Por consiguiente, cada uno debe librar ahí donde pueda esta batalla de la información. En las próximas semanas y meses trataremos de aportarles a ustedes los medios para luchar por el derecho a una verdadera información. Se les propondrán un libro, un documental, test-medios, debates contradictorios, forums. Tenemos necesidad de ustedes. Pueden escribirnos a:

michel.collon@skynet.be
Otros artículos (en frances) sobre Venezuela: http://www.michelcollon.info/index.php
Traducido del francés por Beatriz Morales Bastos

 

Etiquetes: , ,

Toni Barbarà: sobre el NO de Venezuela

_39956796_15refbodyb.jpg

UNAS PRIMERAS REFLEXIONES SOBRE EL NO CONSTITUCIONAL EN VENEZUELA
(Antoni Barbarà)

A las pocas horas de conocerse el resultado denegatorio ( 50’7% vs 49’3%) para la consulta de Reforma constitucional en Venezuela caben muchas reflexiones sobre los determinantes y la posible evolución en esta emergente y nueva república latinoamericana. Propongo considerar algunos de ellos.

1.-Sin anestesia, sin eufemismos: Han perdido, SÍ, los pobres. Han ganado, NO hay dudas, las clases oligárquicas de antaño, la burguesía, los monopolistas, los estratos económico-sociales más favorecidos, los niños de papá, las empresas privadas, los pro-yanquis, la derecha económica y política, los corruptos y los corruptores, las universidades católicas y de élite, los medios de comunicación a sueldo del capital local i transnacional, los ex -mandatarios resentidos y defenestrados, el gobierno Bush de los EE.UU., la CIA y los “neocons”, los inversores extranjeros. Y esto con el apoyo paradójico de mucha gente humilde, trabajadora e intoxicada por las mentiras y la demagogia de la campaña del NO. Han ganado por apenas unas décimas, pero su triunfo ha sido reconocido públicamente y de inmediato por el presidente Chávez. Se supone que quienes lo acusan de falta de respeto a la democracia deberán callar ahora. Lo veremos bien pronto.

2.- Una gran noticia: No habrá guerra civil ! …de momento. Tal afirmación pudiera parecer retórica pero era con esos términos como se pronunciaban horas antes de la consulta electoral significados líderes antigubernamentales. Los “noistas –escuálidos” más radicales amenazaban con el inicio de una insurrección armada- una guerra civil en versión textual en el programa La Noria de Tele5 en España la noche del sábado día 1 – si ganaba el Sí. Las proclamas y las pancartas animaban a no reconocer los resultados…si este era en positivo.
Así rezaba una pancarta que exhibían en flagrante delito electoral frente al colegio habilitado en Barcelona, unos cuantos personajes resentidos, haciendo declaraciones a diestro y más diestro, y acompañándose vejatoriamente d una bandera catalana, a la que no solo instrumentalizaban sino que además insultaban.

3.- A partir de este resultado conocido y reconocido, el nivel de crispación social, de beligerancia y de agresividad deberían empezar a bajar. Leíamos como en estos días previos aparecía en el país un cierto desabastecimiento de algunos productos básicos en contraste con las ofertas repletas de productos y servicios de gama alta. Los boicots, amenazas, enfrentamientos, deberían relajarse o desactivarse en poco tiempo.
La inseguridad ciudadana real, 11 asesinatos al día Caracas- (en barrios populares, que no en el selectivo barrio rico de Chacao) y la inseguridad tal como es percibida entre la población más sencilla han sido hábilmente esgrimidas por la derecha para suscitar una sensación de miedo ambiental y justificar llamadas al orden civil represivo contra las clases más paupérrimas. También se ha manipulado el miedo a un enfrentamiento armado con la gran potencia norte americana. Esa es la derecha en su mejor salsa.
Democracias “amigas” como España y su Rey que rabió en Santiago de Chile, han suministrado elementos claros de intromisión y partidismo en todo el proceso. La más nítida expresión se concretó en la irrupción tabernaria del monarca de la dinastía colonizadora de antaño y por otra parte accionista de multinacionales hispanas aludidas. Absolutamente cierto, también, como afirmó luego Chávez que en cualquier caso nada que ver si se compara con la agresividad golpista de las épocas del P.P. y el intervencionismo del Sr. Aznar del trío de las Azores.

4.- La abstención ha jugado claramente contra el Gobierno. Desmintiendo a algunos analistas políticos, una alta abstención, sobre el 45% ha supuesto la constatación de una desmovilización popular
Se han perdido tres millones de electores de apoyo al proyecto bolivariano respecto de las últimas presidenciales: de 7’3 millones en las presidenciales a los 4’3 millones actuales. Hay que llegar al diagnóstico cierto del ¿porqué?!

5.- Algo tan elemental como determinante y que nunca se puede minimizar y aun menos obviar. El enemigo es enorme y muy poderoso. Cuando interpreta que realmente peligran sus prebendas y sus beneficios, moviliza y dispone de medios brutales. El neoliberalismo, el capitalismo, el imperialismo y el militarismo norteamericano, la derechona política y parafascista, los enemigos vitales del socialismo y la justicia social, han demostrado sobradamente en todo el planeta y en Latinoamérica con especial crueldad su disposición para recurrir a los medios que sean, no importa cuales, para liquidar toda experiencia verdaderamente soberanista, autónoma y progresista, o por supuesto socialista. Recordemos el Chile de Allende, o la Nicaragua sandinista de los 90 por poner solo algún ejemplo.
En esta ocasión crucial para la región, la inversión de medios y recursos por parte del poder económico transnacional y político neoconservador debe haber sido singularmente cuantiosa. La historia irá arrojando esos datos.

6.- Estamos ante un evidente frenazo en la revolución democrática socialista de Venezuela.
Pero un freno no es ninguna renuncia. Incluso, quizá, pudiera haber sido necesario. Si hubiera ganado el SÍ habría sido denunciado como un “fraude” electoral. De haberlo hecho por escaso margen ser diría que insuficiente y amañado. Si ganando por un sí abundante la descalificación pre elaborada lo era como “pucherazo” y “dictadura electoral“.
No ha sido así, “por ahora”, proclamaba el presidente en la madrugada electoral.
Lo cierto es que una 6ª victoria consecutiva para Hugo Chávez, creciendo imparable desde 1998 se hubiera leído por parte de los “profesionales” y politólogos del sistema neoliberal como una demostración inapelable de la manipulación democrática del proceso bolivariano y su indiscutible líder.
Mal que les pese, esta “dulce derrota” genera credibilidad y legitimidad al presidente.

7.- Parece que el Gobierno afrontará ahora una fase autocrítica sobre métodos, medios y ritmos de avance hacia el socialismo. Eso puede y debe ser bueno para el desarrollo revolucionario. Habrá que analizar de como a pesar de un notable crecimiento económico del 9%, pero también con un mayor consumo y una inflación consiguientemente disparada (próxima al 17 %), sigue siendo aun insuficiente la concepción social de clara mejoría económica y mejor esperanza de futuro.
Nadie debiera discutir los esfuerzos y realizaciones del gobierno en materias de inversión social y en éxitos de universalización de la enseñanza, la vivienda, el trabajo o la sanidad, pero los beneficiarios de este evidente desarrollo hacia el bienestar social deben entender que sigue amenazado y que no pueden relajarse o inhibirse.

8.- Se impone pues un periodo contundente de respeto constitucional, al texto vigente. Desmontando la sarta de mentiras demagógicas difundidas con especial impunidad durante la campaña electoral. Vimos en unas imágenes emitidas por la televisión catalana una pobre mujer confesando temerosa su miedo a que los gubernamentales, si ganaban, le confiscasen su chabola.
Es necesario que la parte más activa del movimiento popular y progresista redoble sus esfuerzos más
pedagógicos para hacer llegar a las masas trabajadoras y a los y las pobres de Venezuela la certeza de quien es su aliado y quien su enemigo visceral.

9.- Un paralelismo sugerente: Como viene haciendo la “Europa avanzada y democrática” después del NO francés y holandés a la propuesta de Tratado para una Constitución europea, planteada en referéndum en su día, cabría actuar en la misma dirección.
A su imagen y semejanza, reformar/o retocar algunos aspectos que podrían haber generado la contestación negativa (a criterio de los redactores de la propuesta), y que no desvirtúen el sentido y la naturaleza del texto original. Dejar un tiempo de enfriamiento social y preguntar a la Sra. Merkel, o a los Sres. Sarkozy, Barroso o Zapatero, como se lo han montado hasta llegar a un Mini-Tratado resumido y condensado, el Tratado de Lisboa, aprobado por arriba y sin refrendo popular. ¡¡ Viva Europa!!

10.- Para acabar: quizá esta batalla perdida era, en efecto, del todo necesaria para acabar haciendo viable una clamorosa victoria final en esta guerra. Va a dar tiempo al Gobierno y a su presidente, aclara posiciones, actores y fuerzas en juego, modula calendarios, permite avances, rectificaciones, ensayo de tácticas, afianzamiento de conquistas sociales, juego democrático y en definitiva, como procede entre marxistas, aprender crítica y autocríticamente de la experiencia. Seguro que habrá servido para mucho.

 

Etiquetes: , ,

 
A %d bloguers els agrada això: