RSS

Arxiu d'etiquetes: Willy Meyer

El Golpe de Estado silencioso y el Pacto del Euro que nos acecha

Escribe Willy Meyer hoy en Público: El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durão Barroso, calificó de “revolución silenciosa y gradual” las medidas de control y de disciplina económica y financiera impuestas a los estados miembros de la UE, en una conferencia en la Universidad Europea de Florencia al día siguiente del Consejo Europeo que decidió el paquete de Gobernanza Económica Europea (18-06-10). “A veces en Europa los pequeños pasos son los más importantes. Leed atentamente las conclusiones del Consejo Europeo de ayer, por favor. Lo que está sucediendo es una revolución silenciosa, una revolución silenciosa en términos de una gobernanza económica más fuerte de forma gradual. Los estados miembros han aceptado –y espero que lo hayan entendido correctamente– dar poderes muy importantes a las instituciones europeas sobre vigilancia [económica] y un control mucho más estricto de las finanzas públicas. Esto sucedió ayer. Aceptaron el principio, por supuesto. Ahora nos toca legislar”, dijo Barroso.(…)

La maquinaria neoliberal europea impulsada por populares, socialdemócratas y liberales ha consensuado tres pactos: el Pacto de Estabilidad y Crecimiento, el Pacto de la Reforma Estructural y el Pacto del Euro, con la voluntad por parte de la Comisión y el Consejo de imponerlos a la ciudadanía europea representada por los parlamentos nacionales. La obligatoriedad de que los gobiernos presenten ante estas instituciones sus propuestas económicas antes que a los parlamentos nacionales supone, al contrario de lo que opina Durão Barroso, un verdadero golpe de Estado silencioso contra las soberanías nacionales mediante la presentación previa de los llamados Programas Nacionales de Reforma, desarrollo de la Estrategia Europa 2020, continuación a su vez de la fracasada Estrategia de Lisboa (previsión de un crecimiento anual del 3% y creación 20 millones de nuevos empleos en enero de 2010).

Desde Bruselas, este golpe pretende desmantelar el Estado social europeo y uniformizar criterios para atacar salarios (flexibilización laboral, destrucción de la negociación colectiva), reducir drásticamente la función pública tanto en personal como en retribuciones, retrasar la edad de jubilación, privatizar el sistema de pensiones y concluir con el proceso de desmantelamiento progresivo de los servicios públicos. La llamada Gobernanza Económica Europea (la concreción de los tres pactos) se contrapone al verdadero Gobierno Democrático de la Economía, imprescindible en la reconducción de la construcción europea para alcanzar la cohesión social, territorial y el bienestar social de las personas (seguir leyendo en Público)

Miremos un poco hacia atrás

En la cumbre de jefes de Gobierno del 2 de marzo de este año, los 27 acordaron por imposición de la canciller alemana, Angela Merkel, lo que se ha llamado el “Pacto del euro”: una serie de líneas directrices que deberán comenzar a poner en marcha en el plazo de un año. Las reformas incluyen el mercado laboral, el sistema financiero, la competitividad y las cuentas públicas. Alemania las exigió como condición imprescindible para seguir financiando la ayuda a países con problemas.

Las excusas oficiales al firmarlo el pasado 25 de marzo eran las de “mejorar la competitividad, acelerar el crecimiento y hacerlo sostenible a medio y largo plazo, generar mayores ingresos para los ciudadanos mientras se mantienen los modelos sociales”. Esto, por lo menos, es lo que dice el texto del acuerdo, firmado por los 27 jefes de Gobierno el pasado 25 de marzo. La verdad, es, sin embargo, que cada línea de los cientos de folios de nueva legislación es un alegato en favor de los recortes y la austeridad inspirados e impuestos por Angela Merkel. Según pudimos leer en Publico, Jacques Delors, respetado y experimentado europeísta, dijo que era “el documento más reaccionario producido jamás por la Comisión”, que él presidió durante nueve años.

Tres opiniones críticas a tener en cuenta:

Albert Recio, profesor de Economía Aplicada en la Universidad Autónoma de Barcelona, opina que equiparar la productividad a las ventas o a los beneficios es una vía fácil para la precarización cuando la estrategia de la empresa falle. Según Recio, la mayoría de sectores económicos están muy jerarquizados, y en empresas emblemáticas como Telefónica, que pretende un ERE con despidos masivos, se podrá argumentar “que la cúpula de empleados de la empresa es muy productiva, pero a costa de subcontratar servicios más baratos”.

Valdés Dal-Ré, catedrático de Derecho del Trabajo y la Seguridad Social en la Universidad Complutense de Madrid, añade que en España, las rentas del trabajo, es decir, la suma de todo lo percibido por los trabajadores en concepto de salarios, “ha caído repetidamente en los últimos años con respecto al PIB”. En otras palabras: de la tarta de la riqueza del país, los trabajadores cada vez se quedan con un trozo más pequeño.

Y finalmente Josef Niemec, secretario general adjunto de la Confederación Europea de Sindicatos, nos pone a Bélgica (país sin gobierno desde hace mucho tiempo) como ejemplo, y dice: “la protección laboral y la indexación de los salarios al nivel de vida ha funcionado bien en países como Bélgica, que sobrevive a la crisis a pesar de que no tiene un Gobierno que imponga medidas de austeridad, o quizás gracias a él”, ironiza, en referencia a la inestabilidad institucional del país.

votar

En este blog, sobre el Pacto del Euro o temas relacionados:

La flexiexplotació que ve d’Europa.
Sumando fuerzas para decir NO al Pacto del Euro
Todo lo que necesitas saber sobre el pacto del euro
Las elecciones en Portugal, el FMI y el NO al Pacto del Euro
Europa es social o no será

 
2 comentaris

Publicat per a 25 Juny 2011 in Economia crítica, Europa

 

Etiquetes: , , ,

Violencia en El Aaiun, besos en Barcelona

meyer-europarlamentario.jpg

Esta tarde Twitter echaba humo, desgranando los mensajes en los que iba explicando el viaje de Willy Meyer a Al Aaiun, cómo la policía marroquí ha impedido que al eurodiputado de IU y tres periodistas españoles desembarcarsen del avión para poder visitar los campamentos saharauis donde se les esperaba.

A su llegada a Al Aaiun, todos los pasajeros han podido desembarcar menos cuatro: el eurodiputado por Izquierda Unida WillY Meyer y los periodistas que viajaban con él. No ha sido posible, por tanto, que Meyer ni siquiera se acercara al campamento de protesta levantado por unos 20.000 saharauis a las afueras de El Aaiún ni pudiera hacerles llegar su solidaridad y la de IU, y comprobar la situación en la que se encuentran, escuchando directamente sus reivindicaciones y protestas a raiz de los últimos acontecimientos.

policiasmarroquies.jpgDespués de crearse una situación de violencia nada agradable, Willy Meyer informó de su condición de europarlamentario y finalmente el avión tuvo que despegar y seguir rumbo a Gran Canaria. Según informa Público, Willy Meyer considera que el rechazo a la entrada de varias delegaciones de medios de comunicación europeos “pone de manifiesto la opacidad con que el régimen marroquí trata el tema saharaui. Al tiempo, desgraciadamente, evidencia que el Gobierno de este país busca incrementar la represión policial y militar que sufren los saharauis acampados pacíficamente”, y el europarlamentario concluye que “el Gobierno español debe garantizar la seguridad del pueblo saharaui en el cumplimiento de la responsabilidad española con el proceso de autodeterminación de su antigua colonia”. Más información en Izquierda Unida.

Lo que ha vivido Willy Meyer y los periodistas que le acompañaban tiene poco o nada que ver con el cariñoso recibimiento que estos jóvenes han dado al Papa en las calles de Barcelona. Pero ambos hechos me hacen sentir el orgullo de vivir en una ciudad que sabe recibir tan adecuadamente a personajes como Ratzinger, y petenecer a una organización que practica con valentía la solidaridad con el Sahara, como es Izquierda Unida.

http://www.elperiodico.com/swf/CTVPlayer.swf?assetID=448792_es_videos&location=embed

amor-i-papa.jpg

votar

 
2 comentaris

Publicat per a 7 Novembre 2010 in Solidaridad internacionalista

 

Etiquetes: ,

Esther López Barceló: Comunistas

esther-lopez-barcelo.jpg

Por si no leen El País, cosa que nunca reprocharé, les copio la contestación que finalmente se publica sobre un comentario abusón y prepotente de la señora llamada Elvira Lindo y que tan magníficamente emplea la generosidad (y complacencia) consigo misma, y tanto la escatima hacia los demás… Y todo a raíz de una entrevista a Willy Meyer y a Esther López Barceló donde lo mínimo que puede decirse (si es que no se cayó en burda tergiversación) es que el periodista se cuidó de adecuar el lenguaje coloquial en la transripción escrita de sus propias preguntas y las contestaciones de Willy Meyer, pero en absoluto las de Esther. En el texto entonces se reflejaban con grandes luces y sombras afirmaciones que, de haber dado oportunidad a una mejor explicación (ni siquiera matización) no habrían levantado toda la polvareda anticomunista que se desató, con gran alborozo por parte de los de siempre. Pero la entrevista era para hacer daño. ¡Cómo puede una joven bien parecida, universitaria, inteligente y apasionada no estar con la socialdemocracia neoliberal bienpensante! Pues a por ella, con todo los refinamientos que el quehacer periódistico tiene y permite.

Y luego va Elvira Lindo y se encarama sobre la interesada confusión para lanzar su saetita semi-envenenada, llena de topicazos anticomunistas, sin despeinarse…

Pues bien por Esther por contestarla. Muy bien por Esther cuando ya consiguió la primera entrevista de El País. Y magnífico por Esther porque tiene 26 años y ya, lo que sabe, lo que lucha y ha luchado, y lo que aprende…y ha aprendido. Y, sobre todo, bien por Esther porque no está, ni estará, sola.

TRIBUNA: ESTHER LÓPEZ BARCELÓ

Comunistas II

El pasado 11 de noviembre, la señora Elvira Lindo tuvo a bien dedicarme su columna, que bajo el título Comunistas pretendía desacreditarme sobre la base de una entrevista que ELPAÍS.com publicó a raíz del congreso del PCE. Aprovechó así para verter (ése es su privilegio) toda una serie de tópicos anticomunistas, que personificó en mí.

Parece molestarle que siga habiendo comunistas y jóvenes comunistas. Pues siento darle una mala noticia: jóvenes y comunistas en este país, los hay a miles. En este siglo XXI, cuando la humanidad se enfrenta a una crisis global, lo que debería extrañar no es que una joven de 26 años que vive de su trabajo crea en el comunismo, lo que debería escandalizarnos es que se defienda lo actualmente existente.

Me ataca por “seguir la estela del asalariamiento político desde pequeños”. Tengo 26 años, nunca he cobrado de IU, soy arqueóloga y no encuentro trabajo (como miles de jóvenes en este país). Los jóvenes de IU decidieron de forma democrática quién de nosotros podía aceptar una beca del Consejo de la Juventud de España durante cinco meses y me eligieron a mí, entre otras cosas, porque estaba en paro.

Además, me preocupa que Lindo exagere mis palabras para divertirnos con sus prejuicios anticomunistas. Cuando puse de manifiesto que ante la celebración de la caída del muro también había que recordar lo que de positivo tuvo la Revolución de Octubre, entre otras cosas, la victoria contra el fascismo y la liberación de los campos de concentración, debió parecerle un anatema y cargó contra mí con el argumento de que me olvido de los gulags.

Yo no defiendo el estalinismo, criticado por el PCE desde hace más de 50 años, en ninguna de sus formas. Sin embargo, en estos días hemos visto cómo Merkel, Sarkozy y Berlusconi se erigían como la nueva esperanza del mundo pregonando que no hay otra alternativa. Igual han convencido a la señora Lindo. A mí no. Creo que lo que realmente les molesta es que los comunistas españoles defendemos una sociedad consecuentemente democrática: trabajamos por tener una democracia real, participativa, que sea la expresión de la voluntad de todos y no sólo una democracia formal, bipartidista y monárquica que siempre defiende a los poderosos. Socialismo y libertad fueron siempre los lemas del PCE.

A Lindo no se le podía escapar el otro tema favorito de la literatura anticomunista: Cuba, pero sin preocuparse por Guantánamo, el lugar de la isla donde se produce la violación más execrable de los derechos humanos, ni para denunciar el bloqueo genocida. Yo ya sé que no todo es perfecto en Cuba (ni en ninguna parte) pero también sé que los niveles de educación y sanidad públicas conseguidas en Cuba son difícilmente igualables. Creo que lo que más les molesta es que no se rinden.

Y ahí va el tercer tópico: que no nos rendimos. Me acusa de aprender “las enseñanzas recibidas de los viejos camaradas: no desistir nunca”. Y tiene razón: tenemos ganas de luchar, de combatir las injusticias, y sobre todo de combatir el capitalismo. Yo me hice comunista después de conocer de cerca a un guerrillero, de esos que persistieron, de los que no han desistido nunca, Quico Martínez -que sigue registrado con el calificativo de “bandolero” por defender la democracia en este país-.

Me sumo a su terquedad para cambiar las cosas en mí país. Con la misma persistencia que muchos comunistas tuvieron durante 40 años para combatir un régimen y traer a España derechos y libertades, entre ellas, la libertad de expresión de la que vive la señora Lindo.

Porque en tiempos como éstos en los que el capitalismo muestra su verdadero rostro, somos muchos, mal que le pese a cierta intelectualidad, los que vamos a hacer posible cambiar el mundo.

Visto en El País

 
27 comentaris

Publicat per a 14 Novembre 2009 in Igualtat, Mitjans de comunicaci

 

Etiquetes: , , , ,

 
%d bloggers like this: