RSS

Arxiu d'etiquetes: Zana

Ni os doblaron, ni os doblegaron, ni os derrotaron

Llego de Torres, de un curso de verano irrepetible organizado por Rosa Maria Artal en el que se buscaban respuestas válidas a tantas respuestas-trampa sobre la crisis económica y el fracaso de la democracia (entre unos interrogantes cada vez más ténues). Pero entre los muchos mails que esperan en mi bandeja de entrada está uno que me conmueve profundamente, de mi amigo Zana. Y ya no dudo sobre qué voy a escribir. Lo de Torres lo ha empezado a contar Rosa y Juan Tortosa, y más que se sabrá, seguramente, siguiendo los blogs de las personas que coincidimos en la Universidad de Verano cuyo director académico es Baltasar Garzón. Además, en la página web de la Fundación Internacional que preside su hija, María Garzón, tan comprometida como su padre, se colgarán los videos de las sesiones. No habrá mejor documento para entender lo que ha sido la experiencia de la Universidad de Verano de Jaén en la tierra natal de Baltasar Garzón.

Pero la voz de los compañeros y compañeras de las minas lleva demasiados días ausente en este blog. Por tanto, considero un honor poder reproducir las palabras de alguien que, además de amigo, ha sabido explicar el compromiso de una lucha justa y ahora, la dignidad de una retirada que estoy segura, sólo puede ser -por el bien de todas las clases trabajadoras de este país- transitoria. Dice Zana: “muchos padres dicen que tiene el éxito y muchos padrastros la derrota…no seré yo quien me aleje de los mineros en estos momentos. Su ejemplo ha servido para que en los trabajadores, de todo el mundo, no sólo de España, se reinicie algo que el capitalismo se había encargado de adormecer: las ganas de ganar…

Comparto esta voluntad de vencer, Zana, y tampoco me alejo de la justicia de vuestras reivindicaciones, ni de vuestro orgullo y valentía…con un abrazo fuerte y solidario, aquí estamos, y seguimos.

A LOS MINEROS, COMO EJEMPLO A SEGUIR

Ni os doblaron, ni os doblegaron, ni os derrotaron

En una sociedad en la que la mentira es el aire que respiramos, porque en ella, en la mentira, no hay ningún tipo de justicia, ninguna dignidad, vuestra lucha ha sido, es, una realidad. Y ese simple hecho, la certeza de haber luchado, ha de haceros sentir orgullosos.

Es una realidad, como que la hulla es negra y hermosa, que los Mineros habéis conseguido, en estos dos meses de dura lucha, muchas, y muy importantes, cosas. Aunque ahora no lo parezca, entre otros motivos porque los sicarios del Sistema se encargan de que esa sea la sensación, ellos están muy preocupados, por eso insisten en haceros creer que todo vuestro esfuerzo ha sido inútil. Por eso intentan deciros de que estáis solos, que los aplausos pasaron, que los periodistas se fueron, que nada conseguisteis. Como si no fuese en sí ya una victoria el valor de defenderse.

Aclaro a esos desertores de la dignidad que si fuese el caso, que no lo es, cargo con mi porcentaje de culpa en el resultado final de esta lucha. Y recalco: si fuese el caso, que no lo es. No estáis solos, muchos estamos con vosotros.

 Muchas son las cosas que vuestra lucha nos ha dado. Nos habéis recordado que si miles de arañas juntasen sus débiles telas pueden vencer al más fiero león, aunque éste se llame liberalismo. Incluso su poderosa maquinaría de “ingeniería del consentimiento”, esa que se encarga de modelar opiniones, veredictos, tendencias o percepciones, se ha visto desbordada por vuestro valor, por vuestro empuje y sacrificio. Sí, la mejor lectura que podéis, podemos, sacar de esto es que la lucha tiene sentido, que juntos se consiguen cosas (cosas que otros disfrutarán habiendo estado tumbados en el sofá. Y lo harán sin sentir ni un ápice de vergüenza, allá ellos).

Vuestro ejemplo ha servido para que en los trabajadores, de todo el mundo, no solo de España, se reinicie algo que el capitalismo se había encargado de adormecer: las ganas de ganar. Vuestro ejemplo nos ha ratificado que una lucha que se lucha, hasta el fin de las fuerzas, siempre es una buena lucha. Permitidme que os diga, con toda sinceridad, que vuestra dignidad, heredada de aquellos irremplazables mineros luchadores antifascistas, ha salido intacta. Es más, me atrevería a decir que ha salido reforzada. Enhorabuena. Luchadores.

Cuando la tranquilidad se asiente será el momento, y no antes, de hacer valoraciones profundas. Será en esa equidistancia necesaria, y desde el prisma científico del que hablaba Auguste Comte, desde donde se tenga que valorar y analizar el conflicto minero. El tiempo pone a cada uno en su sitio.

Sé que algunos de esos “amigos del sofá”, esos que en ningún sitio estuvieron, en ningún sitio donde los que estaban eran los dignos, querrán sentirse felicitados por estas mis palabras. Usad vuestra generosidad, dejadles que se recreen, en cada palabra que aquí lean, en cada halago merecido que a vosotros os hago, va su penitencia. Seguirán ciegos, vanidosamente ciegos. No entenderán.

Mis palabras sé que no tienen ningún valor especial, lo único que puedo deciros es que os las he escrito desde el orgullo de ser y sentirme minero. Uno más de y entre vosotros. Muchísimas gracias por todo. Compañeros.

Una serie de reconocimientos “especiales”.

En primer lugar a Las Mujeres de la mina, “Mineras” por mérito propio. Orgulloso, muy, muy, orgulloso de vuestra constancia, entrega, lucha y dignidad. ¡¡¡Chapeau!!!

A Miguel A. Iglesias y Rubén Darío Marcos (y por extensión a quienes ellos estimen) cabezas visibles de las organizaciones que han llevado el peso, el desgaste y las críticas, y que han estado ahí, dando la cara, hasta el último aliento.

Otro reconocimiento, no menos sincero, es para todas aquellas personas que, desde la lejanía geográfica y profesional, han mostrado su apoyo, absoluto, constante, fiel y desinteresado a la lucha de los mineros. A tod@s, pero muy especial y personalmente a: Ángels Martínez Castells, Salvador López Arnal, Virginia Mataix, Willie Toledo, Juli López, Jesús Brandulas, María José Rodríguez Rejas, Olmo Couto, Piedad Belmonte y Frederic Schmalzbauer, María Cañizares y Jorge Valencia. Muchas gracias.

Al Pueblo de Ciñera, del que ya no hace falta decir nada porque es ya un símbolo de la lucha obrera.

Y para terminar, con el corazón encogido por la emoción, gracias a: Sócrates, Ezequiel, Salva y Samuel…, impagables, irremplazables, valerosos… buena semilla.

Zana

 
1 comentari

Publicat per a 3 Agost 2012 in Ciutadania/Política

 

Etiquetes: , , , , , ,

Madrid, entero, se siente minero (menos el barrio de Salamanca, seguramente)

La Marcha Negra llega a Madrid mientras Ciñera es un pueblo odiado por la reacción, masacrado por el miedo. Mientras siguen su encierro los compañeros mineros que sólo quieren abandonar los pozos con el cumplimiento de la palabra dada a los hombres y mujeres de la minas.

Y mientras las mujeres demuestran, día a día, hora a hora, que son una pieza clave en esta lucha de clases que vienen ganando los mentirosos compulsivos y los enfermos de avaricia. Aqui puedes encontrar  el calendario de recibimiento.

He querido unir en esta entrada, mientras se oyen en los alrededores de Madrid los cantos de la #marchanegra, unos cuantos documentos para reflexionar, levantarse y actuar. Como esta entrevista al compañero Zana:

Y también esta carta:

CARTA DESDE CIÑERA AL SUBDELEGADO DEL GOBIERNO

Si eres neutral en momentos de injusticia, estás del lado del opresor (Desmond Tutu)

Me encuentro en un brete al no hallar una forma correcta con la que iniciar esta carta. Mis padres, honrados mineros ellos, me enseñaron que había que, como norma de buena educación, llamar señor y tratar de usted a quien ostenta cargos de relevancia, así como a las personas mayores y a las personas dignas.

Debería haber encabezado este escrito con un “señor Subdelegado”, pero es que entiendo que lo de “señor” le viene grande y que hace injusticia, por comparación, con muchos mineros a los que sí suelo, porque sí se lo merecen, llamárselo. Se entiende mi confusión ¿no?, por eso sepa usted que el tratamiento, que a partir de ahora le voy a dispensar, es mera cortesía, es simplemente una frontera que marque la diferencia entre “usted” y yo. Aún hay Clases.

Y usted es de la clase de los represores y embusteros.

Hoy, 5 de julio de 2012, los habitantes de Ciñera nos hemos desayunado con unas declaraciones suyas en un medio de comunicación, de esos que tienen ustedes a su servicio para mentir y engañar, en las que se descuelga usted con una serie de improperios, de estupideces, de memeces, que ellas, por sí solas, deberían hacerle entender que “los zapatos no son de su talla”. Si tuviese usted un poco de dignidad, de amor propio, se metería usted debajo de la mesa de su despacho y no saldría hasta los carnavales, y ese día lo haría disfrazado para evitar ser reconocido.

Leyendo sus declaraciones me reafirmo en la creencia de que la necedad y el orgullo son vicios siempre inseparables. Y en su casta política, es decir el PP,, esa que proviene ideológicamente del fascismo franquista, además suelen ir acompañados de este tic de señoritos violentos.

Por si le queda alguna duda, yo, como vecino de Ciñera, recibo con los brazos abiertos a los mineros que están defendiendo lo que su partido, el PP, les está robando. A quien no recibiría de buen grado es a usted que ha mandado reprimir a un pueblo, a usted ni a ningún cargo político del PP, verdaderos responsables de la muerte de la minería y de las comarcas mineras. Quizás pueda decírselo más alto pero no más claro: usted no es bien recibido por mí, en cuanto a vecino de Ciñera, porque usted, como responsable del PP, es parte del problema.

Señor Subdelegado, no nos venga usted con mentiras. Nosotros sabemos bien la verdad. Sabemos bien quien dispara contra el pueblo, quien utiliza la violencia dentro del casco urbano. Sabemos bien quien golpea, amparados en el anonimato y la superioridad numérica, a un indefenso. Y le recuerdo que lo que usted hace, mintiendo impunemente, es también otra suerte de violencia, de ataque, de agresión. Supongo que embebidos en su propia estulticia han llegado a creerse sus propias mentiras, algo muy común entre mediocres que han llegado a ciertos cargos por la vía del regalo y no por la del mérito, pero le advierto, y no lo confunda usted con una amenaza, torres más grandes han caído.

¿Quiere usted que la violencia termine? Llame usted al ministro Soria (ese clon patético del patético Aznar) y dígale que no robe a los mineros, que cumpla lo firmado por el Estado español con los sindicatos, eso que todos, menos usted parece ser, hemos leído y que se llama “plan del Carbón 2006/2012”. Bueno no sé ni para qué pierdo el tiempo diciéndole que defienda a los mineros, usted, agarrado a la teta del cargo, ni lo ha hecho ni se espera que lo haga. Usted es de la misma cuerda que quien nos está, con la disculpa de la crisis, robando el presente y el futuro. Y no solo a los mineros en activo, sino a todos los habitantes de las Comarcas Mineras.

¿Quiere usted saber por qué el pueblo de Ciñera admira, defiende y apoya a los mineros que les están plantando cara? Porque sabemos eso, porque sabemos bien quién nos está defendiendo y quién nos está atacando, y le aseguro que usted (y el PP), para quien esto escribe, está en el segundo grupo.

A buen seguro que esta carta ningún medio de comunicación la publicará, pero por si acaso algún acólito suyo en esta comarca se la hace llegar, le voy a pedir un favor. Dicen que si todo el que no tiene nada interesante que decir se callase, en el mundo habría un hermoso silencio que nos dejaría oír los bellos sonidos de la naturaleza. Háganos un favor: déjenos oír cantar a los pájaros.

Sin ningún tipo de aprecio se despide, desde Ciñera, Zana

Y este video,  que quizás ya hayas visto, para que se nos caiga de una vez la venda de los ojos:

Y  algo más información de la llegada de la #marchanegra a los alrededores de Madrid que puedes encontrar  en:

Crónica de cómo la marcha minera llega a Las Rozas.  Y de su paso por la Sierra

Y acabo, finalmente, con unas sonrisas:  http://es.calameo.com/read/001527496a61430b6697c

 
1 comentari

Publicat per a 9 Juliol 2012 in Ciutadania/Política

 

Etiquetes: , , ,

 
%d bloggers like this: